miércoles, 18 de febrero de 2009

Un duro hueso de roer


Por: Carlos E. Méndez - cem_publicidad@hotmail.com - Quien se siente condenado a la pobreza material o espiritual, es normal que deposite su confianza en alguien que le prometa ayudarle a superar su crisis. Es precisamente lo que sistemáticamente este régimen ha venido haciendo con la masa, al lanzarle solo migajas en medio de su bonanza petrolera, para que siempre exista una razón para seguir obteniendo apoyo para su proyecto socialista que supuestamente es el que los va a sacar de abajo. A pesar de que la experiencia del pueblo cubano les está indicando otra cosa, el populacho ciega o fanáticamente se va matando como el pobrecito Chacumbele. Por eso, el chavismo se parece más a una secta religiosa, que a un movimiento político. En una secta, los seguidores están ganados a padecer su infortunio para purificar sus almas y, a inmolarse o sacrificar a sus hijos en “el altar del pueblo”, para congraciarse con el líder o mesías (con minúscula) que lo conducirá al paraíso terrenal. Los seis millones de votos a favor del oficialismo, contra los CINCO MILLONES de la oposición, tienen una explicación científica: La maquinaria política y/o ventajismo oficial; la disponibilidad de todos los recursos del estado hasta para comprar conciencias; las amenazas a los empleados públicos con despedirlos; el chantaje a los contratistas del estado; y, la intimidación al adversario con actos vandálicos e inclusive con amenazas por parte de las Fuerzas Armadas Nacionales o pretorianas al servicio del régimen, son algunas de las muchas razones que este domingo 15 de febrero dieron al traste con las esperanzas de esos CINCO MILLONES de venezolanos amantes de la libertad y de su democracia. Los empleados públicos en Venezuela, suman más de dos millones. Luego, los contratistas del estado, más las misiones populares, el ejército, las reservas militares, los extranjeros recién nacionalizados por el gobierno y, los que votan por los muertos, suman otros tres millones mas. He aquí de donde provienen los seis millones de votos a/f de la enmienda. Quién directa o indirectamente está comiendo del estado o de Chávez que viene siendo lo mismo, no quiere morirse de hambre aunque sospeche que todo esto es pan y circo, o que todo eso es igual a pan para hoy y hambre para mañana. A esto se suman los que sueñan con vivir del estado sin trabajar, que dicho de paso sea, bajo éste régimen, se cuentan cientos de miles. Bajo otras condiciones la oposición habría obtenido no menos de siete u ocho millones de votos. Pero, la oposición ha sido sistemáticamente acorralada y etiquetada por el gobierno como pro-yanquis y traidores a la patria entre otros epítetos. Y, a sus estudiantes, Chávez los desacredita tildándolos de niños ricos y de oligarcas. El país ha sido divido y la constitución pisoteada por este depredador. La oposición carece por completo de los recursos económicos que le sobra al oficialismo. Tampoco tienen acceso a ninguno de los medios de comunicación social del estado para trasmitir sus mensajes a la nación. Los que han perdido sus trabajos y la esperanza en las instituciones del estado y que se han visto en la necesidad de emigrar al exterior atemorizados por la ola de crímenes que azota al país, suman más de medio millón. En tal sentido, me atrevo a apostar que la oposición con muchísimo menos de la mitad de los recursos con los que contó el oficialismo, se habría anotado cómodamente una victoria irreversible. Estas circunstancias descritas pueden explicar el por qué este domingo 15 de Feb en Venezuela se impuso la sin razón. La lectura final de este proceso electoral, es que el país nacional ahora está menos dividido que antes y mejor preparado para afrontar lo que venga y de donde sabemos que puede venir. La oposición ha ido aumentando su caudal decidida y paulatinamente hasta alcanzar el nivel suficiente para salvar su democracia. En otras palabras, la oposición venezolana es cada vez, un duro y más grande hueso de roer. Por quién? Vaya usted a saber.

El legado de PDVSA


Por: Ramón Espinasa - Como mecanismo de relojería, a la medianoche del 31 de diciembre de 1975 los letreros de todas las estaciones de servicio del país, hasta ese momento operadas por empresas transnacionales, cambiaron por los de las nuevas empresas filiales de Pdvsa. El 1º de enero de 1976 los venezolanos despertamos para ver a Maraven sustituir a Shell, Lagoven a Creole, Meneven a la Mobil y así. Ésta fue una primera muestra de la eficiencia que caracterizarí a, durante lustros por venir, la empresa que llegaría a ser orgullo del país y ejemplo de las empresas petroleras en el mundo. Todavía está por escribirse la historia de Pdvsa hasta su destrucción hace ya tres años. En este artículo tan sólo quiero destacar tres aspectos de su legado. La relación con el petróleo - El primer aspecto atañe a la relación de la sociedad venezolana con el petróleo. Para el momento de la nacionalizació n, el país se percibía sin futuro en el petróleo. La tesis del agotamiento de las reservas, piedra angular de la política orientada a aumentar la presión sobre las operadoras internacionales hasta apartarlas del negocio, resultó una profecía auto-cumplida.
Para mediados de los setenta el país estaba convencido que quedaban reservas para poco más de diez años.. Lo que siempre había sido una mezcla de temor y anhelo nacional -el agotamiento de petróleo-, se hacía "realidad" con todo lo que ello implicaba. El fin del desarrollo financiado con renta petrolera se pensaba inminente. Sin embargo, la intensa campaña exploratoria después de la nacionalizació n, la reestimación de reservas en campos existentes y, en particular, la evaluación de la fabulosa base de reservas de la Faja Petrolífera del Orinoco, certificaron la masiva presencia de hidrocarburos en el subsuelo nacional. En los cuatro lustros después de la nacionalizació n, de la percepción de agotamiento se pasó a la certeza de reservas que aseguraban un muy largo horizonte de producción. Tan importante como la constatación de las inmensas reservas del país, Pdvsa, como industria nacional, cambió en alguna medida la relación del país con el petróleo. La actividad petrolera dejaba de ser un medio de financiar el desarrollo no petrolero, para convertirse en un fin en sí misma. La tesis de la "siembra del petróleo", tan arraigada en el pensamiento nacional, colocaba la producción de hidrocarburos exclusivamente como fuente de financiamiento de las actividades no-petroleras, agrícolas y manufactureras, consideradas las únicas genuinamente "nacionales" y con futuro en el país. Al correr el velo ideológico y político que aislaba la industria extranjera de la realidad del país, quedó de manifiesto que la industria petrolera era por mucho la primera industria nacional en cuanto a su demanda de bienes y servicios y generación de actividad económica conexa. La industria petrolera podía llegar a ser, en sí misma, un potente motor del desarrollo nacional e invertir en el petróleo una forma más de generar riqueza de un modo mucho más rentable que cualquier otra actividad productiva. La siembra del petróleo debía incluir en primer lugar la inversión en la propia industria petrolera. Mirando hacia el futuro, gracias a Pdvsa Venezuela encontró su espacio en la economía mundial. El país se descubrió a sí mismo como una potencia en la industria de la energía, capaz de suplir no sólo energía primaria sino de exportar manufacturas intensivas en energía, así como servicios conexos a esta actividad productiva. Evidencia de saber hacer político y empresarial - Pdvsa, por el sólo hecho de ser una institución creada por venezolanos, es otro importante legado. En primer lugar, la creación de Pdvsa fue una muestra de "saber hacer" político. Fruto de un muy amplio consenso nacional y de la negociación con las empresas extranjeras, el cambio tan importante como la propiedad y operación de una industria tan compleja y delicada como la petrolera, se produjo sin traumas. Ni por un instante se paralizó la continuidad de las operaciones mientras el estado nacional asumía el control de las mismas. Todo el mérito pertenece a la generación de políticos que llevó adelante semejante proceso. Pero más importante para la estima propia nacional es lo que vino después. En los cinco lustros siguientes a la nacionalizació n los venezolanos fuimos capaces, no sólo de continuar con las operaciones, sino de transformar una industria petrolera nacional, debilitada por lustros de desinversión por parte de las operadoras foráneas, sin vínculos internacionales, en una de las primeras empresas petroleras del mundo. No es este el lugar para detallar cómo se produjo esta transformació n; baste decir que fue reconocida mundialmente y que constituyó caso de estudio de las más prestigiosas escuelas de negocio. Lo que aquí quiero destacar es el impacto que este éxito mundial tuvo sobre nuestra sociedad. Los venezolanos reconocíamos en Pdvsa una empresa del primer mundo, un ejemplo de lo que país podía hacer y ser si se lo proponía. La gente - Sin embargo, Pdvsa, tenida meramente como empresa, sería una abstracción vacía de sentido profundo, porque el legado más importante que dejó al país fue su gente. Los seres humanos que construyeron esta empresa y que allí se formaron y formaron a otros. La valía de la gente de Pdvsa ha sido puesta a prueba por la competencia internacional. La diáspora que siguió a su destrucción ha demostrado cuánto valen los profesionales venezolanos en el mundo. No sólo en las operaciones, sino en el desarrollo tecnológico de punta, en la asesoría especializada y la formación de profesionales en otros países. Pdvsa, después de muerta como institución, sigue irradiando ejemplo a través de su gente. Serán estos venezolanos y otros por venir, quienes el día de mañana, en un ambiente de libertad, necesario para el trabajo creativo y la prosperidad empresarial, recrearán el sector petrolero venezolano. Hay que diseñar e implantar la organización institucional para el renacimiento de la industria petrolera nacional. No podemos saber cómo será Pdvsa en ese futuro. Será sin duda diferente de cómo fue y distinta de los despojos que quedan. Sin embargo, los venezolanos ya demostramos que cuando se crea un amplio consenso nacional somos capaces de crear instituciones de calidad mundial y sé que lo haremos de nuevo. Pdvsa fue destruida por el centralismo y el militarismo. La destruyeron los sectores más atrasados de nuestra sociedad. Hoy día no hay nada que celebrar sino la muerte de una empresa que fue orgullo del país y ejemplo del mundo. Sólo en ese sentido cabe decir que "ahora Pdvsa es otra".

Vamos a Dale


Por: Elizabeth Fuentes - Me encanta la tortica esa que tan diligentemente el CNE colocó en su página web ayer, para demostrar en porcentajes cómo fue que ganó el jefe de Tibisay su presunta elección democrática. "De vainita" podría titularse la información, porque viéndolo gráficamente eso es lo único que nos queda claro. De los cien trozos, Hugo y sus seguidores solamente se pudieron comer 54, a pesar de que en ese bonche de carnaval (porque a eso ha reducido el PSUV cada elección) el Presidente de medio país puso la casa, la caña, los disfraces, la orquesta, el cotillón, los autos para mandar a buscar a los invitados y hasta convirtió a los ministros en mesoneros, quienes llevaban la bandeja de tequeños solamente a aquellos disfrazados de revolucionarios. Y como cabe esperar en toda fiesta de nuevo rico que se respete, el semipresidente repartió personalmente los regalitos a la salida de la fiesta, una selección variopinta que iba desde o votas por mí o te boto del trabajo hasta el millón de bolívares por cabeza chin chin que usaron para "motivar" a los habitantes de Los Valles del Tuy, por mencionar los que me constan, para que asistieran obligados a su triste celebración. Y no porque ande en una de negación, como dicen los siquiatras, fue que amanecí bastante poco arrecha después de los resultados, sino porque con semejante camión de bolas que le echó el gobierno al más reciente capricho de su Líder Único (porque, ojo, allá adentro no hay nadie pero nadie que garantice llegar ni de tercero en las presidenciales del 2012), la torta que publicó el CNE en su portal, como habría dicho mi mamá, me supo a gloria. Porque ocurre que ese 45,66 por ciento, que como bien sabe Merentes termina siendo 46%, se me antoja como un puño de coleados en una celebración ajena, pero quienes a la larga fueron los que más gozaron: se levantaron a las carajitas más buenotas de todo Mérida, Miranda, Nueva Esparta, Táchira y el Zulia. Bailaron pegadito en el Distrito Capital y más pegadito aún en las zonas habitadas por oligarcas como La Vega, Santa Rosalía y Caricuao, sobre todo en ésta última, donde la diferencia fue mas pequeñita que el hijo de Tarek William Saab, quien por cierto usó al muchachito no sólo como testigo de su acto delictivo, sino como escudo humano frente a la opinión pública, valga la digresión. Que cada día que pasa, el sabor a gloria de la torta electoral de Tibisay y sus compinches se me agiganta, porque a medida que pasan las horas me percato de que ese pedazote que nos tocó en la repartición lo estamos degustando sin haberle robado un céntimo al Estado, sin amenazar a nadie con quitarle el trabajo o la beca, sin repartir comida en los mitines ni mentirle a la pobre gente ignorante con que el voto no es secreto, como hizo la jefa de enfermeras del ambulatorio Pastor Oropeza.
Que esta partición de bienes, que es como seguramente los corruptos de este gobierno perciben al país, me recuerda una anécdota personal, tragicómica si se quiere, ocurrida en los prolegómanos de mi primer divorcio, cuando el marido de entonces aceptó finalmente mi petición de separación con una sentencia inolvidable, jurando que se estaba vengando de mi desamor: "Ok. Yo me voy para el coño... tú te quedas con la niña y yo con el Volkswagen". .. Así están los chavistas hoy, celebrando puro presente, puro oportunismo, puro dinero recién llegado y contratos pendientes, mientras de este lado de la torta a nosotros nos dejan la mejor parte. Y por eso, no se imaginan la fiesta que se me ha quedado por dentro, el ratón de dicha que todavía me mantiene zarataca cuando intuyo que en el futuro se me seguirán atravesando los Mejías, Smolavsky, Guevara, Sánchez o Goicochea, creciendo y se reproduciéndose por todo el país. Y ni hablar de la dignidad de los habitantes de los barrios de Petare, de los olvidados de Delta Amacuro o los valientes de Bolívar, enfrentados con el único empleador de la comarca. Qué va, Tibisay. Por más elegante y peinadita que andabas la noche de la fiesta, por más que buscabas disimular tu entusiasmo para sumarte al festín, la torta que tan rápidamente pusiste sobre la mesa a pedido de tu jefe, creyendo que a quien parte y reparte le queda la mejor parte, terminó aplastada sobre tu cara, como en cualquier comedia barata.

Frase del Día

Quédate ante la puerta
si quieres que te la abran.
No dejes el camino
si quieres que te guíen.
Nada está nunca cerrado
sino a tus propios ojos.
Farid al-din Attar Nishapuri

Que así sea

Desciende a las profundidades de ti mismo,
y logra ver tu alma buena.
La felicidad la hace solamente uno mismo
con la buena conducta.
Sócrates

Te lo reitero Chavez: ¡Comenzó tu calvario!

El personal de los hospitales
que le quitaste a la Alcaldía Mayor
están, ahorita, en la calle.
Los agarraste para embromar a Ledezma
¿Te acuerdas?
No les has pagado.
Te BURLASTE DE ELLOS
tal y como te has BURLADO
de TODOS AQUELLOS
QUE CONFIARON EN TÍ
EN ALGÚN MOMENTO.
No hay nada
más miserable en esta vida
que BURLARSE y REIRSE
de quien depositó en uno
la confianza y hasta el cariño.
Pero ¿qué puedes tú entender de eso
si lo único que te interesa
es el estar rodeado de adulantes cómplices?

Por su propio bien


Por: Carlos Castillo Cardona - Me cuesta respirar. Con gran esfuerzo he sacado las manos por debajo de la lápida (psicológica o real) que el Presidente nos ha impuesto a los demócratas que creemos que las diferencias no se resuelven con las armas ni con la fuerza ni con la violencia. No es fácil escribir bajo ese peso. Nunca es fácil escribir. Y, más engorroso es escribir sobre lo que ya nos parece aburrido o sobre lo que nada de lo que digamos influirá en el pensar de las gentes. Me había propuesto no escribir sobre el presidente Uribe, porque ya da tedio leer sobre sus acciones, imaginar sus intenciones y fijarse en sus particularidades personales. Los temas sobre su movimiento, forma y contenido son insoportables. El presidente Uribe se ha vuelto predecible. Hace tiempo que cabalga sobre el mismo tipo de caballo; usa la misma ruanita de tela; sus consejos comunitarios son todos iguales, con el mismo resultado y el mismo amaño; sus arranques de ira ya no asustan, producen bostezos; la sonrisita, la volteada de ojos y el índice levantado ya no tienen gracia alguna; su exagerado acento antioqueño, lleno de diminutivos, parece de Sábados felices. Las órdenes que da a militares reacios ya son cantaleta insulsa. Nos han aburrido seis años y nos quieren dar otra taza de caldo. Por lo tanto, y aunque sea por última vez, escribo sobre nuestro Presidente para hacer algo que será ocioso: darle un consejo. Que no siga los pasos de Chávez. Las razones son sencillas y no sólo tienen que ver con los daños que se le hace a la democracia cuando alguien se perpetúa en el poder. También es por su propio bien. Lo que estamos viendo nos hace pensar que ya llegó el momento de suspender todo intento de nuevas reelecciones. Por el bien de este terruño maltratado y en favor del propio Presidente. Por su equilibrio emocional y mental y por su propio bienestar político. Si Uribe termina este período presidencial haciendo su tarea de gobernar y quitándose la preocupación de ser reelegido, va a salir con buen nombre entre la mayoría de los que lo han idolatrado hasta ahora. Pero si reinsiste, va a perder mucha de la buena fama que tiene entre sus seguidores y, más aún, la gran mayoría de ellos caerá en el mismo tedio, desilusión y desesperanza que a muchos de nosotros nos embarga. Ya nada es igual. Han cambiado los condicionantes políticos y el presidente Uribe está llegado a su nivel de incompetencia. Por eso se lo nota tan errático. No ha soportado la última entrega de los secuestrados. Ha tenido que pedir cacao a Restrepo. Trabajar, trabajar y trabajar es ahora voltear. Va y vuelve. Parece estar en bajada. Y se pondrá peor. La situación social será cada vez más difícil. El país sufrirá el coletazo de la crisis de la economía mundial, haciendo más precario el empleo y la protección social. La desigualdad aumentará. Las relaciones internacionales están en difícil momento, ensombrecidas por las acusaciones de violación de los derechos humanos. No son casuales las voces de ciertos políticos uribistas, empresarios y de gran parte de los gremios que expresan descontento ante una nueva reelección. Pero, Uribe insiste. Los patos que se lanzan al agua de las candidaturas son empujados por él. Para ver qué pasa. Y todos hacen caso al jefecito. Su ego, no la realidad del país, le impide pensar que ha llegado el momento de salir por el foro. Sí. Me cansa hablar de Uribe. Trataré de no hacerlo de nuevo. Finalmente, la indiferencia es más grave. Pero quiero advertir que sus pataletas de hoy o de mañana no lograrán que cambie mi posición democrática, contraria a los tiros y las bravuconadas. No pertenezco al bloque intelectual de las Farc. Nunca estaré de acuerdo con los que secuestran, matan, siembran bombas y minas antipersona y reclutan niños para la guerra. A los maniqueos les gustaría, pero yo, como muchos, quiero la paz por las buenas.

¿A qué le temes tú?


Había una vez un mago que experimentó tal compasión por un ratón que vivía en un constante temor del gato, que lo convirtio en gato. Pero este gato comenzó a tener miedo del perro, y el mago lo convirtio en perro. El perro a su vez tuvo miedo del tigre, y el mago lo cambió en tigre. Pero sus problemas no terminaron allí, ya que el tigre se puso a temer constantemente al cazador. Disgustado, el mago termino por transformarlo de nuevo en ratón, diciéndole: "Puesto que sólo tiene los nervios de un ratón, me es imposible ayudarte haciéndote revestir la forma del más noble animal". La mayoría de nuestros temores nunca se hacen realidad, pero toman la mayor parte del tiempo mental de muchas personas. Los miedos no tienen que ver con lo que pasa afuera, sino con el poder que nosotros mismos les damos. Una de las razones por las cuales repetimos sin parar los pensamientos negativos. es que no queremos olvidarlos. Al ponerlos por escrito garantizamos que no se nos olvidará. Transfórmalos en acción. Lo puedes hacer Ya y Ahora. Todas las preocupaciones pueden ser transformadas en acción. En cuanto actúan se deshacen del miedo. Piensa siempre en términos de acción.

Todos podemos aprender a ser flacos


Por: Maria Eugenia Sidoti - Contar calorías o evaluar los números de centímetros y balanzas no son las únicas constantes matemáticas que rigen la vida de Alberto Cormillot (70): su pasión es estrictamente proporcional al incansable ritmo que lleva. De acá para allá, por su clínica ubicada en el barrio de Núñez, el médico anda con su sonrisa a flor de piel y una colación a mano. Mientras tanto, en la sala de espera, varias personas obesas aguardan adelgazar y cambiar de vida, como lo vieron por tevé. Es evidente que el programa Cuestión de peso trajo toneladas de satisfacción: ayudó a decenas de participantes, aceleró la sanción de la Ley de obesidad en Argentina e instaló el tema de la gordura y la alimentación con honestidad y sensatez, educando a millones de televidentes. Porque –asegura el Dr. Cormillot– todo es cuestión de enseñar y aprender: “Hoy sabemos que el comer consciente y la neuroplasticidad son los nuevos pilares. Se trata de recientes descubrimientos en materia de obesidad, nutrición y neurofisiología. En el aprendizaje de nuevos esquemas mentales está el secreto para perder peso y mantenerse. Hacer las paces con el cuerpo es posible”, explica. ¿En qué consiste ese aprendizaje? La gente sabe cómo perder peso, pero a la larga la mayoría fracasa. Eso es porque, si no los ayuda un profesional, van a sobrevivir en ellos hábitos de gordos. La neuroplasticidad plantea que si uno pone en práctica esquemas mentales más saludables una y otra vez, a la larga se aprenden y dejan de lado los viejos malos hábitos. ¿ Y cómo funciona la neuroplasticidad? Es la capacidad del cerebro de generar nuevas conexiones entre neuronas, que envían neurotransmisores entre sí organizando redes. Esas redes van a delinear la conducta individual: el periodista tiene la red de hacer entrevistas, el futbolista la de meter goles y así. Se llaman “sinapsis”, y sólo sobreviven aquellas que el cerebro usa. Las que no, se duermen o desaparecen. El cerebro se adapta, es elástico. Pero un gordo tiene todo el sistema alterado, falla la conexión entre el cerebro y el estómago. Una vez que se programa para ser gordo, es muy difícil que eso cambie aun cuando pierda peso. ¿Entonces, cómo influye ese esquema en la obesidad? Las redes neuronales hacen que el gordo se vaya acostumbrando a serlo: deja de usar determinada ropa, de mirarse al espejo, de pesarse… Y tiene una contradicción: a lo mejor dice: “No voy a comer nunca más” y al rato compra una empanada. Es que todo el tiempo recibe mensajes contradictorios que le destruyen la sinapsis de la racionalidad. Se le dice que tiene que bajar de peso rápido, que con una dieta restrictiva le va a cambiar la vida. Pero él sabe, internamente, que no es cierto. La única manera de crear nuevas redes es con un plan negociado y seguimiento profesional. ¿De dónde vienen esos mensajes contradictorios? La mayoría desde afuera: vecinos, amigos, conocidos, medios de comunicación. Todo el mundo ve en el Parkinson algo serio, pero a la obesidad muchas veces no se la acepta como enfermedad. Al gordo se le dice que vaya a ver a un gurú, mientras que a alguien que tiene cataratas se le aconseja ir al oftalmólogo. Es muy peligroso, pero está instalado así: en el tema obesidad se puede decir cualquier cosa, mientras que en cardiología o pediatría no. ¿Por qué pasa eso? Porque como todo el mundo come, todos creen que pueden hablar de comida. Una locura. Así nace la ignorancia creativa: cuanto menos se sabe sobre determinado tema, más cosas se pueden inventar acerca de él. Entonces a alguien se le ocurre que un vaso de agua con limón en ayunas ayuda a perder peso y el consejo se extiende, aunque científicamente no tenga razón de ser. ¿El boca a boca alimentario siempre es malo? No, no siempre, porque en muchos casos opera el sentido común y puede ayudar. El problema es que todos opinan qué comer y se deja de lado que cada caso es único. Pero si uno sabe más o menos lo que tiene que comer… ¿Por qué fallamos? Porque operan viejos circuitos. La neuroplasticidad plantea que si uno practica y practica una disciplina, finalmente va a aprenderla. Entonces el tratamiento contra la obesidad consiste en enseñarle al gordo a que repita conductas hasta que le salgan automáticamente. Es como andar en bici: te caés y te caés, hasta que un día salís andando. Muchos creen que una vez que adelgazan ya está, se curaron. Entonces puede venir la recaída. Hay que asumir que la obesidad es una enfermedad para toda la vida y por eso es tan importante aprender a dejar de ser gordo. ¿Se contempla el error como algo bueno? El error es básico y hace bien. El tema es la repetición: todos podemos aprender a ser flacos, pero necesitamos una guía y mucha conducta. La persona con sobrepeso es trucha: todos los lunes empieza a hacer dietas heroicas que nunca pasan del miércoles. Es un autoengaño que justifica el atracón que vendrá después. “SI SEGUIMOS ASI, VAMOS A EXPLOTAR”. Su mensaje es claro, pero su despacho esconde una intriga tras otra: hay desde libros científicos, hasta cuentos y novelas fantásticas; pasando por réplicas egipcias, fotos, souvenirs de viajes y hasta juguetes de peluche. Incluso las cenizas de sus padres reposan sobre su escritorio, que desborda de objetos personales. “¿Por qué no voy a tener sus urnas acá? Si los quiero cerca…”, pregunta. Desde siempre, Alberto Cormillot come sano, pero también hace sus “permitidas” de sábados y domingos. “Nunca digo que no a un buen asado. Mi neuroplasticidad fue aprender a bailar. ¡Nunca lo había hecho en sesenta años! Hoy practico tap seis veces por semana y me encanta. Pero ojo, que no soy bueno, eh. Lo que tengo es una paciencia… –cuenta al tiempo que reconoce que los aprendizajes precisan de igual dosis de constancia y dedicación–. No será de un día para el otro, pero la gente puede ir incorporando mejores conductas. Comer con conciencia es fundamental y para eso sirve anotar lo que ingerimos. Pesarse también es importante, porque si uno sube va a comer menos. Al hacer una dieta es vital que los objetivos sean precisos y razonables: no se debe aspirar a bajar cuatros kilos por semana, ni caminar diez cuadras cada tanto”, sostiene el especialista. Hace casi cincuenta años que te dedicás a la alimentación. ¿Cómo hacés para innovar? Siempre me preocupo por saber qué es lo que le interesa al paciente: a todos no les pasa lo mismo, ni tienen los mismos miedos. Espero ver el caso, porque la obesidad puede ser parecida, pero las personas son distintas. No se puede poner piloto automático y dar siempre las mismas respuestas. Lo más fácil del mundo es recetar sin tener en cuenta si el paciente puede o no hacerlo. El guardapolvo no me habilita a decirle a una persona con sobrepeso que deje de comer: hay que estar muy bien preparado para demostrarle que va a lograr algo que ya intentó miles de veces. ¿Qué pasa con quienes no tienen demasiado sobrepeso? Si no les molesta, nada. El tema es que se sigan pesando, porque hoy a lo mejor son dos kilos, pero si se pierde la conciencia pueden aumentar. La gente cada vez come más y se mueve menos. Y todos los días aparecen nuevas cosas ricas y tentadoras que, en grandes cantidades, hacen mal. ¿Cómo se escribe esta historia hacia adelante? La gordura crece y, si seguimos así, la gente va a explotar. De hecho, muchos ya están explotando: el sobrepeso genera problemas de hipertensión, infartos, diabetes. Las proyecciones son malas: si la situación no cambia, en 2020 habrá en Argentina un 65% de gordos y en 2040 un 96%. ¿Qué es lo que se debe hacer para revertir el problema? Una política que contemple la salud alimentaria con seriedad. Fue muy importante el avance de la Ley de obesidad, porque se trata de una norma revolucionaria, pero todavía falta mucho y habrá que trabajar para ponerla en práctica. Yo creo que el trabajo que hicimos desde la tele, por ejemplo, tuvo su peso. Y que inclinó la balanza: le abrió la cabeza a la gente y demostró que hay muchas personas que atraviesan por lo mismo, y que se puede cambiar. La televisión es una herramienta importante y hay que aprovecharla. ¿Qué fue lo más importante desde tus comienzos hasta ahora? Que se comenzó a ver la obesidad como una enfermedad crónica. Y que se instaló que no hay que fanatizarse con las dietas, sino apelar al sentido común y descreer de las soluciones mágicas. Además, se propició el placer a la hora de comer para no pagar consecuencias. Conozco gente que se la pasó años subiendo y bajando de peso por negarse a un tratamiento serio. Lo importante es entender que bajar de peso es un proceso y no un acto.

Pdvsa comunista


Por: José Suarez Nuñez - La industria subió la nómina a 90.000 empleados y bajó la producción. Con el precio del barril a 9 dólares exportaba 40.000 barriles diarios de gasolina, pero ahora importa 50.000 barriles diarios. Pdvsa abandonó su actividad medular de buscar y producir petróleo y se ha convertido en una mega empresa importadora de pollo, leche, carne y compra cementeras, frigoríficos y otros negocios. El viernes pasado el país comenzó a perder con la explotación del negocio petrolero, aunque parezca insólito desde el punto de vista contable, debido a que la cotización del crudo bajó a menos de 34 dólares el barril en el mercado internacional y producirlo cuesta más que el ingreso por la venta. Por suerte, esto es temporal, porque los precios subirán. Extraer y producir un barril de petróleo cuesta 8 dólares, 6 dólares de refinación, pago de 10 dólares de regalías y 6 dólares de impuesto sobre la renta, totalizan 30 dólares y el precio internacional bajando golpeará a la economía venezolana en el corazón de sus actividades. Todo empezó cuando fue destruida la organización interna, que significaba que cada persona estaba donde podía dar mayor rendimiento, con elementales defectos, pero sin interesarles cultivar el culto a la personalidad. No pusieron en las oficinas y pasillos la foto del presidente Carlos Andrés Pérez, creador de Pdvsa, ni de los presidentes Caldera y Lusinchi. El pago de la ineficiencia fue apabullar las paredes con fotos del presidente Chávez, uniformarse de rojo, y la obligación de asistir a todas las concentraciones políticas. Desde el 2003 la producción ha caído en más de 800.000 barriles diarios y se han originado 157 accidentes desde 2003, con 48 empleados muertos y 138 lesionados, que incluyen sucesos en los taladros, refinerias, incendios, fallas en las instalaciones del Lago de Maracaibo y choques entre tanqueros. En lo que va del año 2009 (mes y medio) el precio de la cesta de exportación se ha mantenido por debajo de 40 dólares, 20 dólares menos por barril de lo calculado para que aporte petrolero al fisco participe en los gastos del país. Una sugerencia aireada por el presidente Chávez, de convertir a Pdvsa en una Empresa Petrolera Socialista (EPS) marcha con velocidad, y fuentes gubernamentales insisten que trabajan en los nuevos estatutos de la empresa petrolera estatal, diseñan su futura reestructuració n y la papelería correspondiente. Esto significa que Pdvsa desaparecerá, y le pondrán otro nombre, pero con las mismas instalaciones heredadas de producción, refinerías, taladros, tanqueros, patios, tanques, sin haber aportado nada nuevo, y la adquisición de 11 refinerías en Estados Unidos, Alemania, Suecia y Escocia, pagadas con petróleo almacenado para no derribar los precios, cuando había sobreoferta en el mercado mundial. Los estados financieros hasta septiembre del 2008 indican que se gastaron 30.000 millones de dólares en comprar crudos en el exterior, y no discriminan si es la suma total de las compras para Citgo Petroleum, la antigua Veba y Nynas Petroleum, o para atender los compromisos comerciales con los beneficiarios de PetroCaribe y otras asociaciones. Cuando el actual gobierno asumió el poder el precio del petróleo estaba a 9 dólares el barril, y se exportaban 40.000 barriles diarios de gasolina y 34.000 barriles diarios de “heating oil” (combustible de calefacción). En contraste, mientras el barril de crudo venezolano llegó a venderse a 122 dólares, estamos obligados a importar de 50.000 a 60.000 barriles diarios de gasolinas, o componentes de gasolina, que cuestan un ojo de la cara, para atender el mercado interno. El año 1999, Pdvsa debía 2 millardos de dólares y ahora adeuda 12 millardos de dolares, deben a los contratistas 7.8 millardos de dólares y tiene sin cobrar 24 millardos de dólares, aunque los ingresos por exportaciones petroleras en una década, alcanzan para pagar la mitad de la suma solicitada por el presidente estadounidense Obama al Congreso de ese país, para crear 4 millones de empleos. La página web de Pdvsa, anuncia que es la compañía más solvente de América Latina, pero incauta un equipo de perforación sumergible, cuando la empresa Ensco decidio paralizar sus operaciones reclamando el pago de 36 millones de dólares. La empresa H&P reclama cancelación de deudas por 100 millones de dólares y la empresa petrolera estatal no actúa, cuando los trabajadores no le permiten sacar 2 taladros que habían vencido su contrato. “Esa no es la empresa más solvente de América Latina” dijeron inversionistas foráneos trabajando en el país. Pdvsa, en una ofensiva autoritaria despidió masivamente más de 20.000 empleados en unas semanas, y después subió la nómina a más 90.000 personas, cuando el trabajo lo hacían unas 40.000 personas que incluían la nomina propia y los trabajadores de las contratistas, para bombear 3.3 millones de barriles diarios. Pdvsa olvidó su actividad medular de buscar petróleo y producirlo (exploración y producción) y se ha convertido en una mega empresa que importa pollos, leche, carne, compra cementeras, frigoríficos y bancos, y sus presupuestos de exploración son ínfimos en relación a los otros desembolsos multimillonarios en otras actividades. Han descuidado el mantenimiento de los pozos de los crudos convencionales, que nos han dado de comer en los últimos 60 años, y se lanzan en un plan mediático de siembra petrolera en la Faja Petrolera desde el 2005, para destacar que tenemos las mayores reservas petroleras del planeta. En una interpelación en la Asamblea Nacional , el antiguo vicepresidente de E&P, Luis Vierma, reveló el secreto. “Necesitamos 95 taladros para detener la declinación de los pozos y sólo tenemos 74 taladros.” Hizo público otro secreto a voces : “necesitamos 10 años para ponernos al dia en el personal de operaciones. Febrero 16, 2009.


Por: Carla Navarro - El No obtuvo 861.440 votos en los 5 municipios de la capital, 139.000 sufragios más que los alcanzados por Antonio Ledezma en noviembre. Caracas se ratifica opositora - Hubo una participación de 70%, de acuerdo con el segundo boletín del CNE La tendencia se repite con respecto a los últimos procesos electorales: el voto de la oposición es duro en las zonas de alta población, en particular en las capitales de estado. Además de la victoria en Caracas, el No se impuso en 7 ciudades capitales: Valencia, Coro, Los Teques, La Asunción, San Cristóbal, Maracaibo y Mérida. En el caso de Carabobo, se perdió en la entidad, pero ganó en su urbe más habitada (a la inversa de las regionales). En total, la oposición subió su respaldo en 16 de las 23 capitales. En Caracas, la oposición ganó e incrementó su caudal en los 5 municipios en relación con el 23-N. Sólo se cedió en Libertador, pero la ventaja chavista se redujo a la mitad (de 74.000 votos a 38.000 votos). En términos porcentuales, la votación del No fue casi 20% mayor en Caracas, siempre con respecto al 23-N, en un escenario similar de participación electoral. En ciudades como Barcelona, Barquisimeto, Maracay y Yaracuy el resultado electoral fue muy parejo: el Sí apenas superó al No por distancias no mayores de 3 puntos. En la capital anzoatiguense hubo casi un empate técnico: 50,02% a 49,9%. En otras ciudades, como Guanare, Tucupita, y en regiones como Vargas ­zonas de tradición chavista­ el incremento opositor osciló entre 5 y 10 puntos porcentuales. El politólogo Herber Koeneke aseveró que los resultados electorales de los últimos procesos afirman la pérdida de votos del presidente Chávez en zonas consideradas como rojas, rojitas: "El chavismo no tuvo el número de votos que esperaba. Mientras que la oposición aumentó su última votación. La oposición rescató zonas populares y Chávez tuvo una pérdida real en ellas. El hecho de que la oposición haya ganado en Sucre lo demuestra otra vez: hay un desgaste claro en los seguidores del Presidente". Un caso muy particular es San Cristóbal, en el que el No obtuvo su respaldo mayor con 68,41%, casi 20 puntos más que en las regionales. Mérida también llama la atención, de ser derrotada la oposición en noviembre subió dos meses después hasta 64,11% de los sufragios. El chavismo ganó en noviembre la Alcaldía de Barquisimeto con 55,36% de los votos, dos meses después perdió 3,98% de los votos. Koeneke cree que los resultados del referéndum revelaron una oposición que está en progreso y un gobierno que se mantiene por la capacidad de empatía que maneja el Presidente con los electores. "Si el referéndum se hubiese convocado a finales de año, Chávez habría perdido en muchos sectores populares", agregó El politólogo pronosticó para las elecciones parlamentarias y municipales una sorpresa electoral. • Segundo boletín - A menos de 24 horas de haber anunciado los primeros resultados, el Consejo Nacional Electoral presentó el segundo boletín con 99,57% de las actas transmitidas. Esto contrasta con lo sucedido el pasado 2 de diciembre, cuando el organismo comicial se negó a dar resultados definitivos. La opción del Sí alcanzó 6.310.482 votos (54,85%) y la del No, 5.193.839 sufragios (45,14%). Es decir, la diferencia entre los votos del chavismo y la oposición es de 1.116.643 sufragios. El segundo reporte señaló un total de 11.710.740 votos escrutados. Sólo faltan por contabilizar 409 actas. La cantidad de votos válidos fue de 11.501.321 y 206.419 los nulos. La abstención relativa, según actas transmitidas, es de 29,67%, lo que indica un poco más de 70% de participación.

Infelices


Presos políticos despues de la enmienda


Por: Mercedes Montero - El 15 de febrero, Hugo Chávez dio un paso adelante para llegar a ser el dictador vitalicio de Venezuela. Logró después de un grosero ventajismo en su campaña electoral ganar por cinco puntos de ventaja el Referéndum Aprobatorio que le da derecho a la reelección indefinida. Algo que es contrario a la democracia y característico de dictaduras como las de Mugabe en Zimbabwe, y Obiang en Guinea Ecuatorial. Eso al primer mandatario venezolano. No le importa en absoluto, necesita a como de lugar implantar el Socialismo del Siglo XXI, sin importarle cuales y cuan profundamente quebrante los derechos civiles de todos los venezolanos. No solo los de oposición, también los de sus seguidores. También es cuestionable, que la oposición haya aceptado ir a un proceso electoral para volver a someter a aprobación, lo que ya había sido rechazado el 2 de diciembre del 2007, que haya aceptado los resultados sin un verdadero reclamo; que al parecer hayan dejado de lado, en el olvido los atropellos sufridos por los estudiantes, comunicadores y activistas políticos, no solo durante la campaña electoral, sino a lo largo del gobierno de Chávez. Existe un grupo en particular al que vulnera la posibilidad de reelección indefinida del ciudadano presidente, ese grupo está formado por los perseguidos y presos políticos. Es fácil olvidar a quien está encerrado tras la rejas, cuando se está libre. No es fácil imaginar las penurias que sufren los familiares de los presos cuando se llega a la casa y está la familia completa esperando, con la relativa seguridad que se puede tener en la insegura Venezuela de la revolución roja – rojita. Hablemos de empatía, imaginemos por unos minutos que un familiar nuestro (Ni Dios lo quiera) está preso injustamente en un celda compartida con presos comunes, en una cárcel de alta peligrosidad. O, que el preso está en un calabozo donde no ve el sol, y, está enfermo y no se le permite el tratamiento médico requerido. Imaginemos por unos minutos que el juicio al que han sido sometidos nuestros familiares se transformó en el juicio más largo de la historia, o, que por ejemplo fueron condenados a 10, 12, 15 y hasta 30 años de prisión injustamente. ¿Cómo nos sentiríamos? Imaginemos que nuestro familiar que hoy está preso, una vez fue considerado héroe, después criticado y por último olvidado y abandonado. ¿Cómo nos sentiríamos? Cuando por dejadez, por comodidad, por considerar más fácil la rendición de nuestros derechos, como lo es aceptar volver a votar por algo que ya había sido rechazado, cuando se acepta sin hacer un justo reclamo la violación de nuestros derechos; indirectamente, pero no por eso con menor culpa, la prisión, juicios y condenas injustas de venezolanos cuyo “pecado” es ser inocentes de lo que se les acusa, somos culpables de permisividad, de falta de humanidad y de olvido.

Como te lo dije Hugo ¡Comienza tu calvario!


Dirigentes sindicales señalaron que unos cinco mil trabajadores quedaron en la calle - Cientos de trabajadores aguardaron ayer por respuesta en una compañía de cosméticos de Guatire (Juan Camacho) - La crisis económica pareciera ya estar tocando las puertas de varias empresas en la zona de Guarenas-Guatire. En lo que va de mes, por lo menos cuatro denuncias han sido reportadas a la Inspectoría del Trabajo relacionadas con casos de despidos masivos de trabajadores. Este martes, empleados de la empresa cosmética Belcorp (en Guatire) denunciaron que no los dejaron ingresar a la compañía, tras procesos de aviso de despido y por supuesta mudanza de las instalaciones. Un total de 480 trabajadores dicen estar afectados por esta paralización laboral. En su mayoría son mujeres, quienes operan en la industria de fabricación de líneas de belleza. Luego de la intermediació n de varios organismos oficiales, los trabajadores aguardaban ayer en las áreas externas de la compañía en espera de la respuesta de los empresarios. Rubén Espanche, dirigente sindical de la zona, señaló que en los últimos días por lo menos cinco compañías han despedido empleados: Jade, Jintex, Dazarán, Plastec y Belcorp, lo que representa según sus cálculos, que han quedado cinco mil trabajadores en la calle. "Son empresas que cierran sus puertas y luego no quieren reconocer los beneficios de trabajadores", aseguró el sindicalista. Espanche agregó que en estas situaciones es recurrente la evasión del patrono en cuanto a las responsabilidades de pago a sus empleados o el manejo de contratistas que cada cierto tiempo son sustituidas por otras. Por su parte, directivos de la Cámara de Industriales de Miranda señalaron que desde hace tiempo permanecen en un ambiente hostil y de dificultad legal, así como de obtención de divisas oficiales para la materia prima. Ricardo Álamo, directivo de esta Cámara, luego de una fusión ocurrida hace seis meses en empresas que antes formaban parte de la Cámara de Industriales de Plaza y Zamora, indicó que hasta los momentos no ha recibido denuncias formales de sus afiliados sobre problemas de despido de trabajadores, aunque sí comentarios sobre las dificultades y restricciones que atraviesan los empresarios a la hora de obtención de permisos, solvencias y dólares oficiales, lo que termina encareciendo productos como repuestos que son utilizados en la manufactura. "No escapamos a la crisis que se avecina. Es posible que las transnacionales que tengan problemas económicos terminen haciendo ajustes aquí en el país", comentó el empresario. Agregó que también hay situaciones donde se vence la contratación colectiva y la Inspectoría del Trabajo no cumple debidamente su rol de intermediació n con los sindicatos, produciéndose un apoyo incondicional hacia sindicatos que se hacen llamar "bolivarianos".

La reelección y la política de desgaste


Por: Yelitza Medina - Hace algunos años reconocidos analistas políticos sostuvieron que no había que sacarlo a la fuerza sino por desgaste. Conmoción más que sorpresa en ese momento me causó. La salida por la fuerza, además de ilegal y violenta, no es verdadera solución, amén del indeseable alto riesgo de derrame de sangre inocente. Pero ¿¡desgaste!? Hoy se puede entender mejor el porqué de esa reacción: el desgaste de Chávez conlleva también el del país y sus empobrecidas víctimas opositoras, y hasta de sus pobres seguidores pobres, estancados en su miseria o que incluso desmejoran en su calidad de vida. Desgaste que igualmente lleva implícito el deterioro de las instituciones por mal gobierno, corrupción, abuso de poder, quebrantamiento del orden jurídico, ineficiencia por la apatía funcionarial manipulados por la tolda en el gobierno, etc. Pareciera el desgaste una teoría acomodaticia, al son del juego del círculo vicioso de poder que ha reinado en toda nuestra vida republicana, hasta la fecha. Donde la corrupción y los delitos contra la cosa pública, reinan en una sociedad de cómplices así enriquecidos. Y ¿cuánto hay que esperar para que se desgaste? ¿Acaso es posible predecirlo? ¿Y si es reelecto? Como sucedió en el paro petrolero, que se podía ver a los ilustres y consagrados analistas de la democracia y líderes del mismo, decir: ¡mañana! ¡De tal día no pasa! Con socarrona voz y/o incluso risas. ¿Y a dónde nos condujo? La respuesta nos la ha dado todos estos años de profundización de la revolución internacionalizada a costa del erario público. Conmoción ante la carencia y sana esperanza en que, ya detectados los males económicos, políticos y sociales que nos aquejan, la sociedad venezolana no tome conciencia de la necesidad de aunar esfuerzos para demostrar que unidos podemos ayudar a salir del abismo funcional de la mayoría de compatriotas pobres, mal educados, explotados, sin verdaderas oportunidades y desesperanzados; que como veletas caen en las garras de los demagogos y manipuladores para llegar, mantenerse y hasta perpetuarse en el poder. Verlos con la decencia y el respeto aspirado, tendiéndoles mano amiga, en una cruzada de salvación de la Patria. Triste e irresponsable es que se esté aún siguiendo el trapo rojo de la figura de Chávez, sin esbozar una verdadera alternativa de gobierno. Permitiéndole en estos 10 años de avivar el resentimiento y el odio que éstos se estén consolidando, con el grave peligro en ciernes de dar al traste con nuestra democracia, unidad y paz social. Al tiempo que los politiqueros de oficio y oportunistas estén como caimán en boca de caño esperando su turno en el desgaste.