mover

mover

viernes, 27 de junio de 2014

¿Cucharita, Taza o Balde?


Durante una visita a un Instituto Psiquiátrico, le pregunté al Director: 

¿Qué criterio se usa para definir si un paciente debería o no ser Internado?

Bueno, dijo el Director, hacemos la prueba siguiente: 


Llenamos una bañera, luego le ofrecemos al paciente una cucharita, una taza y un balde y le pedimos que vacíe la bañera. En función de como vacíe la bañera, sabemos si hay que internarlo o no y con qué tratamiento empezar.

¡Ah! entiendo y respondí: 


Una persona normal usaría el balde porque es más grande que la cucharita y la taza.

- No - dijo el Director - una persona normal sacaría el tapón.... ¿Usted qué prefiere? ¿Una habitación con o sin vista al jardín?

miércoles, 25 de junio de 2014

Los sueños sueños son

Por: Luis Ugalde

 
 
 
 
 
El mal gobierno es de Maduro, pero el mal modelo político es de Chávez. Hace falta un nuevo gobierno decidido a salir de este desastroso modelo político, antes de que se hunda el país. Operación urgente y riesgosa. Maduro se quemó con la fórmula cubana-dictatorial y perdió la oportunidad. Nada ayudan la creciente represión y  la invasión militar de la Asamblea Nacional, del Banco Central, de una docena de gobernaciones y de decenas de institutos y ministerios, ni la multiplicación de intrascendentes enroques ministeriales. La causa del fracaso no está en ninguna conspiración, ni magnicidio, sino en  el modelo político dictatorial.   
Sacaron a Giordani y pueden cambiar a Maduro con la fórmula Emparan: no me quieren, pues “yo tampoco quiero mando”. Este primer cambio no vendrá de la oposición, sino del instinto de conservación, viveza y de cierta sensatez, de aquellos del gobierno decididos a cambiar el reaccionario modelo cubano por el “revolucionario” brasileño o uruguayo, para decirlo de alguna manera. Un nuevo gobierno para evitar el estallido, desmontar ilusiones y emprender la difícil recuperación económica y social, que arranque con inequívocas señales de cambio y garantías constitucionales nacionales e internacionales. Luego vendrán otros gobiernos con cambios más amplios pactados para llegar a encauzar democráticamente el país. El nuevo gobierno chavista arrancará aplausos de muchos, resistencia de algunos “revolucionarios” y callado beneplácito de otros, por las medidas de libertad para todos los estudiantes, alcaldes y demás presos políticos y despenalización de la oposición.
Más difícil será enfrentar la carestía, improductividad, inflación y empobrecimiento, con decidida apertura de negociaciones que conduzcan a la superación de la terrible crisis socioeconómica (todavía creciente) y al rescate pleno de la democracia, con fortalecimiento de las banderas sociales y programas efectivos que sustituyan a mentiras oficiales  sobre la superación de la pobreza. Combate frontal de la ineficiencia, corrupción e incompetencia gubernamentales, que son monumentales y transformación del pobrísimo nivel de gestión pública,  entendiendo que lo público no es sinónimo de estatal y estimulando y exigiendo más la dimensión pública de toda la sociedad. Rescate de la democracia con la separación de poderes públicos y selección democrático-constitucional para los cargos, eliminando la criminalización de la oposición y el uso del poder judicial para perseguir a los opositores y absolver a los amigos. Combate integral contra la violencia y la inseguridad y  cultivo del reencuentro nacional.
La oposición tiene que bajarse de la nube que remite el cambio para 2019 y también de los voluntarismos inmediatistas. Con su presión vendrán elecciones adelantadas, pero antes hay que conquistar un CNE nuevo, constitucional y creíble. Urge una oposición actualizada sincerada con la realidad a julio 2014, unida con el sufrimiento del país con la única obsesión de recuperar la democracia, con justicia social y productividad. No merecen gobernar quienes no son   capaces de tomar en serio las necesidades de la inmensa mayoría. Alternativa democrática unida, sin equívocos, dejando de lado las aspiraciones enanas de sus parcialidades; que ahora no se mete en gobiernos de transición, pero los exige y valora los pasos del gobierno para desmontar el disparate suicida del modelo.
Es la hora del pragmatismo en los pasos para salvar al país. La transición española requirió que un falangista de toda la vida (Adolfo Suárez) se diera la mano con el comunista que hizo la guerra (Santiago Carrillo) y que ambos tuvieron el valor de aceptar ser tachados de traidores por los suyos. La democracia venció pacíficamente a Pinochet con apoyo de militares aliados del dictador que apostaron a la transición. En Venezuela no habrá cambio democrático sin  apoyo militar, pero la nación no va a aceptar pasar de un militarismo con envoltorio democrático a otro más descarado.
Conclusión: Estos son sueños y, como dice el poeta, los sueños  sueños son. Pero hay diversas  clases de sueños: unos son fugas ilusas, otros, premoniciones  y otros  como el de Martin Luther King (I Have a Dream) se convierten en una formidable fuerza interior que moviliza a  millones  para superar exclusiones y lograr esperanzas. Escoja usted.

viernes, 20 de junio de 2014

La devaluada retórica política


Por: Fernando Facchin B. - ffacchinb@gmail.com

“Prefiero el imperio de las leyes 
a ser el tirano o el verdugo 
que elevará siempre una espada pendiente 
sobre la cabeza de los ciudadanos”. 
 Simón Bolívar

La retórica es una forma hueca de emplear las palabras para transmitir ideas devaluadas, debido a la carencia de liderazgo, de autocrítica, de principios éticos; hoy más que nunca se requiere el uso sistemático de la intelectualidad política; la sociedad experimenta una sensación de soledad político-partidista, una incoherencia irracional e individualista que tiene por finalidad la desaparición absoluta de los partidos políticos y esto sería una pérdida irreparable para el país. 
 
Los partidos políticos, en términos generales, carecen de la fuerza que otrora tuvieron, están alejados de la realidad nacional, del sentir popular de la ciudadanía, son víctimas de su propia soberbia absorbente lo que les impide hacer la necesaria e impostergable autocrítica, lo que hace perder la poca credibilidad existente en los partidos, los cuales, ante la grave situación que atraviesa el país, ya debieran haber realizado un análisis profundo de sus estructuras internas y de la forma dictatorial como han sido manipuladas,  hago reserva de Copei y espero los resultados de su nueva gestión. La falta de autocrítica no permite la oxigenación partidista y su crecimiento. 
 
Vivimos una época de alta crispación, época de mentiras, falsas promesas, banalidades, represión e insensatez y ante ello, se percibe un silencio dentro del clamor social, lacerantes insultos, denuncias clásicas de la falacia castrista con el supuesto magnicidio. Vivimos épocas de terrorismo de Estado, cobardía oficialista y raquitismo político-intelectual. La conciencia crítica de los ciudadanos está amordazada, se pretende adoctrinar, no educar. 
 
Venezuela hoy carece de líderes con visión de futuro que despierten el entusiasmo ciudadano y la adhesión de la sociedad, las organizaciones que pretenden dirigir la política solo persiguen un interés particular antes que el bienestar social. 
 
En esta retórica devaluada el lenguaje verbal y gestual usado por el régimen está  vacío, revela el estado mental en el que se encuentran ahora cuando el poder y el dinero les comienza a escasear, se refugian en una retórica autista, propia de la delincuencia política; se percibe la degradación del régimen a pasos agigantados y el extravío del heredero exégeta de las nocivas prácticas castristas, eso es signo inequívoco de desamparo intelectual que se interna en el lodoso terreno de las descalificaciones y el manoseo impúdico de las instituciones fundamentales con bastardos fines políticos y sin sentido del ridículo, lo que es propio de personas asociales, con gran desprecio por la normativa cívica y legal y una insoportable falta de respeto por los ciudadanos que no le sean serviles a sus propósitos. 
Venezuela padece de autoritarismo, salvaje capitalismo y terrorismo de Estado, disparidad social, corrupción, guerra sucia y destrucción total del país. ¿Hasta cuándo ha de ser tolerable tamaña situación, tamaña aquiescencia y complicidad pasiva? 
 
Decía Heinrich Himmler: “La mejor arma política es el terror. La crueldad impone respeto; los hombres podrán odiarnos pero no queremos su cariño, solo queremos su miedo”. Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia.

Golpes de Estado, golpes de Castro



Luis Marín  

Por: Luis Marín

GOLPES DE CASTRO
Fidel Castro puede prestarnos un excelente muestrario para dar una idea bastante aproximada de lo que se considera golpe de Estado en sentido clásico.

Un ejemplo, la desaparición de  Camilo Cienfuegos el 28 de octubre de 1959. El hecho es que le ordenaron someter a Huber Matos que criticaba en Camagüey la interferencia comunista en las Fuerzas Armadas, con el cálculo muy maquiavélico de ponerlo en el dilema de traicionar al amigo o exponerse a que lo acusaran de traicionar la revolución. Si alguno de los dos resultara muerto en un posible enfrentamiento, sería ganancia para Castro.

Como quiera que haya resuelto el dilema, no le gustó la solución: Huber Matos estaba vivo y Camilo de regreso a La Habana, en un trayecto corto, con un experimentado piloto. Entonces, el avión desapareció sin dejar rastros, presumiblemente derribado por un caza de la Fuerza Aérea en un confuso incidente nunca esclarecido. Todas los relacionados directa o indirectamente con el caso desaparecieron en forma violenta. No sobreviven testigos, nadie vio, nadie oyó, nadie dice nada.

Quizás el error de Camilo fue subirse al carro en que Fidel Castro entraba triunfante en La Habana, como se dice, robar cámara y aparecer en el primer plano eclipsando en alguna medida la imagen única del gran líder; quizás su origen popular, la influencia que se le atribuye entre el pueblo y la tropa; quizás el afán de corregir a Castro que lo llevó a preguntarle sardónicamente en medio de un discurso: “¿Voy bien, Camilo?”.

Otro, el ajusticiamiento del Che Guevara el 8 de octubre de 1967 en Bolivia. Para este caso basta detenerse en la carta de despedida del Che leída por Castro en un discurso exactamente dos años antes: “Hago formal renuncia de mis cargos en la dirección del partido, de mi puesto de ministro, de mi grado de comandante, de mi condición de cubano. Nada legal me ata a Cuba…”. Y más adelante: “Digo una vez más que libero a Cuba de cualquier responsabilidad…”.

En ese momento Guevara se encontraba perdido en el Congo de donde logró evacuar al personal cubano y salvarse milagrosamente en lo que consideró el mayor desastre de su vida. Execrado por la URSS después de su discurso de Argel criticando al bloque soviético, la lectura de aquella carta sin fecha, que se suponía podría ser usada sólo en caso de muerte, la consideró como una puñalada por la espalda.

El hecho es que estaba despedido, botado, en desgracia. No podía volver a Cuba sino clandestinamente, de la misma manera en que luego ingresó a Bolivia. Allí lo alcanzó la proscripción del Partido Comunista Boliviano que lo consideraba un aventurero y el anatema a sus teorías foquistas por el comunismo científico soviético.

Guevara fue entregado por agentes estalinistas del PCB y luego ajusticiado. Al igual que en el caso anterior, todos los participantes y testigos sufrieron una muerte violenta. Un dato curioso es que incluso extremistas europeos creyendo que estaban vengando al Che eliminaron a los únicos que podían desenredar la tramoya que lo expulsó de Cuba y lo llevó a un cerco del que no pudo escapar.

El hecho imprevisto fue que se convirtiera en un ícono revolucionario mundial, una impactante imagen propagandística, que los comunistas han explotado hasta el día de hoy, dejando sin despejar los oscuros nubarrones que eclipsaron su trágico destino.

Último, el general Arnaldo Ochoa, fusilado el 13 de julio de 1989. También vinculado a la aventura cubana en África; pero al contrario de Guevara, su maldición no fue la condena soviética sino ser el elegido como hombre de Moscú para la sucesión en Cuba.

Él hizo lo que le mandaron a hacer, alinearse con la URSS en todo, como correspondía a un comunista obediente y disciplinado. Lo que no podía preverse es que Moscú tomara el camino de la perestroika, el glasnost y que La Habana no lo siguiera, se rebelara y optara por seguir la ruta en solitario, algo absolutamente impensable segundos antes de que ocurriera. ¿Cómo es posible que los Castro se atrevieran a desafiar a la URSS?

Lo cierto es que los cubanos en el exterior se acostumbraron a decir que si Castro se ponía “chocho” habría que sustituirlo en la dirección del partido y del Estado. Ochoa era una de las pocas personas de la nomenklatura que tenía el privilegio de tutear a Castro. En una oportunidad, viendo que buscaba infructuosamente un tabaco, tuvo la osadía de decirle que se estaba poniendo “chocho”: esas fueron sus verdaderas últimas palabras.

El juicio de Arnaldo Ochoa es un modelo de lo que significa la justicia revolucionaria y muestra gráficamente en qué ha devenido la justicia en Venecuba. Se llama “tribunal de honor” a un monumento a la deshonra. Los abogados defensores eran de inferior jerarquía militar que jueces y fiscales, en sentido estricto, sus subordinados. Lo más patético es que reclaman más reconocimiento para sí porque la tarea que se les había  impuesto era más difícil, teniendo que defender a estos traidores, su sacrificio por la revolución era mayor que el de todos los demás.

Las autoinculpaciones de AO son más devastadoras que las acusaciones de la fiscalía; admite todos los supuestos crímenes, exculpa expresamente a Fidel Castro y al gobierno de sus actividades criminales y pide la pena de muerte para sí mismo.

La lógica estalinista sigue funcionando: un comunista debe adherir en forma irrestricta las decisiones del partido, sino es un traidor. Si el partido decide que él es un traidor, entonces tiene que aceptarlo porque sino confirma que lo es. Si lo admite, es un leal comunista, pero está condenado, mejor  aún, auto condenado.

AO murió gritando: “¡No soy un traidor!” Fidel Castro, que observaba su ejecución en circuito cerrado de televisión sólo comentó: “Murió como un hombre”.

Podríamos agregar el caso de Oswaldo Payá, pero eso nos llevaría a otro terreno.

EL ASESINATO DE CHÁVEZ
¿Quién puede decir semejante cosa? Su sucesor, que lo siente en su corazón. El cáncer, dice, se puede “inocular”; pero, ¿cómo? Si HC estuvo todo el tiempo en manos de los cubanos, incluso mucho antes de caer supuestamente enfermo, ¿quién podía tener acceso a él para inocularle el cáncer? Aquí el dilema obvio es: o los círculos de seguridad cubanos no funcionan o fueron ellos mismos quienes le inocularon el cáncer.

¿Qué dice Fidel Castro luego de la muerte de HC? Silencio. ¿Qué dice el gobierno cubano? Nada, en absoluto. ¿Qué hace el gobierno venecubano? 

¡Condecora a los médicos cubanos que supuestamente atendieron al paciente hasta su muerte!

¿Por qué no los condecoran sus jefes en Cuba? Se vería mal, muy mal. La pregunta es: ¿Por qué condecorarlos si el paciente murió? ¿Será que esa era la verdadera “misión cumplida”? Si la misión hubiera sido curarlo o mantenerlo con vida, no la cumplieron, entonces no cabe el premio porque universalmente se condecora a quien va más allá del simple cumplimiento del deber. Pero el régimen cubano cuando esconde los cachos muestra el rabo: ellos autorizan a sus nacionales para recibir condecoraciones de otros  países, luego, consienten en que estos supuestos médicos cumplieron su tarea más allá de lo que era razonablemente exigible, son héroes. Pero, ¿por qué? ¿Qué hicieron?

Eva Golinger, que se sepa, es la única que brinca al ruedo a respaldar esta teoría ultra conspirativista de la inoculación; pero como le corresponde, acusando a EUA, su país de origen. Esta es una de esas cosas extrañas que los americanos y sólo los americanos pueden hacer sin consecuencias, desde que desapareció el Comité Investigador de Actividades Antiamericanas.

En una larguísima reláfica que no resiste el menor análisis de estilo y que más parece redactada por el comité que fabrica las “Reflexiones” del comandante, EG suscribe la tesis de la inoculación del cáncer, pero se desbarranca hacia la idea de que podría ser una consecuencia lateral de actividades de espionaje electrónico, mediante radiaciones de microondas y cosas así.

Pero como la competencia técnica de Eva Golinger en física nuclear es equivalente a su virtud moral, la única credencial que le resta es ser gacetillera a sueldo del chavismo, así, lo único rescatable de sus numerosísimas y fatigantes intervenciones es que nunca es desmentida, refutada, corregida, ni descalificada por el interesado directo que es el gobierno de Cuba, ni por su filial en Venecuba.

Lo único bueno del totalitarismo es que cuando uno habla ya puede saberse lo que han convenido todos, puesto que su aspiración más celebrada es la unanimidad.

El gobierno de Cuba, el único directamente implicado en el asesinato de HC se delata con su silencio. Nunca hablan directamente sino a través de otros, conocidos empleados.

Pero, ¿por qué hacen tanta bulla con el tema? Parece que si ellos no lo hacen, otros podrían hacerlo y se dirigirían hacia el único sitio donde tendrían que ir las sospechas, entonces sólo se anticipan acusando, como siempre, a Estados Unidos.

Como en todos los ejemplos anteriores, quizás el error de HC fue pretender volverse el sucesor de Fidel Castro en la revolución continental; éste sería el móvil: Fidel Castro no tiene ni puede tener sucesores y todos los que lo han intentado han tenido el mismo fulminante final.

Buen ejemplo de Golpe de Estado, de estilo clásico, digno de Gabriel Naudé. 

Al basurero de la historia

Editorial de El Nacional
Al basurero de la historia
Giordaño
 
menudo se piensa que escribir sobre algún hombre público y poderoso que ha sido sorpresivamente defenestrado y arrimado a la cuneta de la historia es una tarea fácil. Al contrario, no resulta nada valiente y mucho menos un acto de coraje sacar a relucir la lista de sus grandes errores y de los innumerables actos de soberbia y de ignorancia que tanto daño le causó (y le seguirán causando por mucho tiempo) a un país que lo recibió con los brazos abiertos cuando llegó a estas tierras.

El carácter noble y abierto de los venezolanos con el extranjero siempre ha estado de manifiesto y quienes vinieron hasta aquí para ayudarnos a salir adelante merecen toda la gratitud del mundo.

No es este el caso de Jorge Giordani, un hombre que podía haber hecho mucho por esta Venezuela desesperanzada y que más bien se dedicó no sólo a destruir a un país que lo había acogido con los brazos abiertos, sino que se unió a una de las corrientes políticas más perversas que haya gobernado esta nación. Su experiencia de vida y la de su familia bien le pudo indicar que el camino de odio y discriminación que había prevalecido en Europa sólo trajo consigo destrucción y muerte, hambre y exilio a millones de personas.

Si alguien sabía lo que la doctrina bolivariana iba a imponer en Venezuela era él, no sólo porque su familia había sufrido lo indecible en Europa por la siembra del odio nazista, comunista y fascista, sino porque luego le tocó vivir en República Dominicana donde las dictaduras no parecían tener fin sino centenares de muertes y torturados, prisioneros y desaparecidos.

¿Acaso no se dio cuenta ni siquiera por un momento que con un gobierno cívico militar en Miraflores, con un líder desequilibrado y que se creía la reencarnación de Bolívar, Venezuela iba directo hacia el despeñadero porque no era precisamente la lucidez ni la racionalidad, lo que empujaba el rumbo de esta nación, sino un populismo mentiroso, ramplón y descaradamente deshonesto? "El monje", así lo catalogaron sus propios compañeros del equipo ministerial. A lo mejor, como buen diente roto, se imaginó que el mote lo distinguía por la frugalidad y su sequía de discursos en relación con el inmenso despeñadero de palabra que era su máximo jefe y su ídolo. Hoy su nuevo jefe, Nicolás Maduro, le da la patada y le carga sobre sus hombros todo el estiércol acumulado en 15 años de robos y corruptelas.

Pero al cometer el error de llamarlo el Monje sus compañeros contribuían a que la gente se diera cuenta, con mayor fuerza y claridad, que el resto del equipo ministerial bolivariano no tenía nada de santo y que, por simple deducción, eran Judas capaces de cualquier trapacería en la búsqueda de bienes y dinero. Desde luego que no todos entran en el mismo saco y sería un error considerarlo así, pero al situarlo a él solito como el honrado y el decente se acusaba a otros, seguramente mejores y más honestos que él.

El huracán de odio que se levantó con su ayuda y su supuesta sapiencia en materia económica no puede ocultar el brutal empobrecimiento que vivimos los venezolanos día a día. Se vive en el mercado y en la calle, se siente en la casa y puede cotejarse con las escasas y tardías cifras oficiales. Tales cifras muestran que durante el primer trimestre de este año el promedio de inflación mensual fue de 2,93%, de manera que en el trimestre actual el alza de precios casi se ha duplicado. Quizás por eso mantuvieron ocultos los datos durante más de dos meses hasta que Giordani escapara por la puerta trasera. La variación anualizada al mes de mayo fue de 60,9%. Todo hace prever que la inflación supere 70%. Con tal comportamiento de los precios se empobrece la población y particularmente se empobrecen los más pobres. Al basurero, señor Giordaño.

lunes, 16 de junio de 2014

Así funciona el cerebro cuando aprende


Tomado de: http://www.muyinteresante.es


Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT) ha descubierto de qué forma el cerebro humano es capaz de absorber y de analizar rápidamente nueva información, lo que llamamos aprendizaje. El estudio ha sido publicado en la revista Neuron.

Para el experimento, los investigadores realizaron varias pruebas de aprendizaje con monos mientras eran monitoreados mediante electroencefalografía (EEG) con objeto de medir las ondas cerebrales. En las tareas de aprendizaje, los científicos ya habían demostrado que las neuronas en la zona del cuerpo estriado del cerebro, la que controla la formación de los hábitos, eran las que se activaban en primer lugar y luego eran seguidas por una activación más lenta de las neuronas de la corteza prefrontal, el sistema de control ejecutivo del cerebro.

La clave estaba en averiguar si esta activación escalonada era provocada por una comunicación entre ambas regiones cerebrales o se trataba de dos sistemas independientes. Gracias a la medición de ondas cerebrales, los investigadores descubrieron que mientras los monos estaban aprendiendo la tarea, aparecieron nuevos patrones de ondas cerebrales, las llamadas ondas beta, que para sorpresa de los expertos, comenzaron a sincronizarse, lo que demuestra que ambas regiones, el cuerpo estriado y la corteza prefrontal, se están comunicando.

“Hay algún mecanismo desconocido que permite a estos patrones de resonancia formarse, y estos circuitos empiezan a 'sonar' juntos. Ese zumbido entonces puede fomentar posteriores cambios de plasticidad a largo plazo en el cerebro, pero la primera cosa que sucede es que empiezan a sincronizarse”, afirma Earl Miller, líder del estudio.

Según las conclusiones del estudio, nuestros 'circuitos' están en constante actualización para mantener la expansión de nuestro conocimiento, y “ahora estamos viendo la evidencia directa de las interacciones entre estos dos sistemas durante el aprendizaje, que no se había visto antes”, sentencia Miller.


GaleríaEl cerebro al desnudo
Para ver  todas las fotos haz click aquí

lunes, 9 de junio de 2014

La valentía de estar solo




"Las relaciones no te causan ni dolor ni infelicidad. 
Tan sólo sacan a relucir el dolor y la infelicidad que ya está en ti."
- Eckhart Tolle
Tus sentimientos, las energías vivas que se perciben en tu cuerpo en este momento, no fueron 'causadas' por alguien más, y tampoco son algo que alguien más pueda retirarlas. Nadie es responsable de tus sentimientos. La comprensión de esto puede dar término, de una vez por todas, al juego de la culpabilidad.
Sí, los demás pueden desencadenar dolor y tristeza en ti, ellos podrían ser contribuyentes en el campo en donde tu viejo y aún no resuelto dolor puede re-emerger, sin embargo, no tienen la capacidad para hacerte sentir como te sientes. Nadie puede hacerte feliz, nadie puede hacerte infeliz. Tan sólo estás siendo invitado, incesantemente, a encontrarte con todo aquello que no has enfrentado en ti mismo, a ponerte en contacto con aquello que nunca quisiste contactar dentro de ti, a explorar el campo.
Hacer a los demás responsables de cómo nos sentimos es el comienzo de toda la violencia, tanto interna como externa, de todos los conflictos y, ultimadamente, de todas las guerras que hay entre naciones.
No responsabilices a nadie en este asunto. Honra lo que está vivo en ti en este momento. Aprende a aceptar tus propios sentimientos como si fueran tus hijos queridos, sin importar la intensidad con la que ardan y clamen por atención. Celebra la vivacidad de tu herida, la vitalidad de tu decepción, la electricidad de tu tristeza. Arrodíllate ante el poder de tu enojo, honra su ardiente creatividad.
Desde este sitio de profunda aceptación, no te conviertes en alguien pasivo o débil. Todo lo contrario. Simplemente entras al mundo desde un lugar de no violencia, y por lo tanto, con un inmenso poder creativo, abierto a la posibilidad de escuchar honestamente, de dialogar con toda sinceridad, y con la posibilidad de cambios inesperados.
En el sufrimiento te empequeñeces. En el amor... todo es posible.
- Jeff Foster

miércoles, 4 de junio de 2014

El holandés errante

El holandés errante o el holandés volador (De Vliegende Hollander en holandés y The Flying Dutchman en inglés) es un barco fantasma, protagonista de una leyenda muy extendida alrededor del mundo.

Según la tradición, es un barco que no pudo volver a puerto, condenado a vagar para siempre por los océanos del mundo. El velero es siempre oteado en la distancia, a veces resplandeciendo con una luz fantasmal. Si otro barco lo saluda, su tripulación tratará de hacer llegar sus mensajes a tierra, a personas muertas siglos atrás.

Origen de la leyenda

Las versiones de la leyenda son innumerables, pero la original comenzó con el capitán de un barco holandés, un capitán burgués de Holanda llamado Willem van der Decken, quien hizo un pacto con el diablo para poder surcar siempre los mares sin importar los retos naturales que pusiera Dios en su travesía. Pero Dios se entera de esto y en castigo lo condena a navegar eternamente sin rumbo y sin tocar tierra, por lo que recibe el nombre de "Holandés Errante".
De acuerdo con ciertas fuentes, el capitán holandés Bernard Fokke (del siglo XVII) sirvió de modelo para el comandante del buque fantasma. Fokke fue célebre por la extraña velocidad de crucero que alcanzaba en las travesías entre Holanda y Java, por lo que se sospechaba que había firmado un trato con el demonio. En algunas versiones holandesas del mito, el capitán recibe el nombre de Falkenburg.
Marryat, en su versión, le da el nombre de van der Decken (que significa «en cubierta»), y recibe el de Ramhout van Dam en la versión de Washington Irving. Unos y otros no se ponen de acuerdo a la hora de llamar «holandés errante» al barco o al capitán.

Asimismo se dice que éste juró, de cara a una tormenta, que no daría marcha atrás hasta haber doblado el cabo de Buena Esperanza, aunque le costase llegar al Juicio Final. Se ha hablado también de un horrible crimen cometido a bordo del barco e incluso de una terrible epidemia que infectó a la tripulación, a la que por ese motivo no se permitió desembarcar en ningún puerto, siendo condenados desde entonces —barco y marineros— a navegar eternamente, sin posibilidad de pisar tierra. En cuanto a las fechas en que ocurriría, se ha hablado de 1641 y de 1680.

A menudo se han señalado las similitudes y concordancias entre las leyendas del holandés errante y el judío errante.

martes, 3 de junio de 2014

Colección bicentenario






Tomado de: http://prodavinci.com





1. La Colección Bicentenario: un debate actual y necesario. En las últimas semanas ha estado muy presente la discusión y también la preocupación que han despertado los contenidos de los libros de la Colección Bicentenario, especialmente los textos dedicados a las Ciencias Sociales y, de manera particular, respecto a la orientación e información referidas a la Historia de Venezuela. El asunto no es nuevo. Desde que se comenzaron a distribuir los libros de la Colección Bicentenario, en agosto de 2011, se han expresado diversas opiniones sobre las carencias, tergiversaciones y omisiones presentes en muchos de los libros. Igualmente, los responsables de su elaboración han expuesto sus puntos de vista y han salido en defensa de los contenidos de su propuesta editorial.
Por la prensa, a través de las redes sociales, en numerosos foros, distintos encuentros y acuciosos estudios, el tema ha sido objeto de un intenso debate que, sin duda, se mantendrá activo en los días y meses por venir, lo cual resulta inevitable y absolutamente insoslayable. Se trata de la elaboración de 42 millones de textos escolares por parte del Estado venezolano que han sido distribuidos a 6 millones de niños y jóvenes en edad escolar, a fin de que sirvan de soporte instruccional desde el primer nivel de educación básica hasta el último año de bachillerato, con una inversión de 1.5 millardos de bolívares, según registra la memoria del Ministerio del Poder Popular para la Educación del año 2013. Una acción de esta envergadura es natural y también fundamental que suscite una profunda y abierta discusión.

2. La posición de la UCAB. Pocos meses después de que se empezaron a distribuir los libros, el 9 de diciembre de 2011, la Escuela de Educación de la Universidad Católica Andrés Bello publicó un documento  en el cual fijó posición Ante la colección Bicentenario elaborada por el MPPE.
Los  profesores de la UCAB, además de reconocer el esfuerzo realizado por el ministerio y los docentes que participaron en la redacción de los textos, destacan como aspectos positivos el rechazo al libro único como recurso fundamental en la enseñanza, la estimulación a la búsqueda de otras fuentes de información y la preocupación por evitar la memorización de contenidos como mecanismo de aprendizaje.
El documento de la UCAB también incorpora una serie de consideraciones críticas: los contenidos de los libros, en su gran mayoría, no alcanzan el nivel requerido; la información es incompleta; no cumplen con su función bibliográfica; están ausentes numerosos temas que forman parte de problemáticas actuales y, en el caso de las ciencias naturales, no siempre hay coherencia entre las actividades propuestas y la metodología científica.
Uno de los aspectos más sensible subrayado por el documento de la UCAB tiene que ver con la numerosa y reiterativa presencia de información propagandística sobre el presidente Chávez y sobre los programas del gobierno bolivariano, lo cual se hace más visible y recurrente a medida que se avanza en los grados de enseñanza, de esta manera, puntualizan los docentes, se convierte “…una importante herramienta didáctica en propaganda política”.
En el caso de los libros de Ciencias Sociales, las conclusiones del informe dejan ver que los textos de 4to y 6to grado no siempre cuentan con una estructura clara y un hilo conductor que permita la comprensión de los procesos históricos; no está presente una clara ubicación en el tiempo y el espacio; las estrategias didácticas no recurren al análisis de documentos históricos, no se incentiva la investigación e indagación históricas y, además, son frecuentes los juicios de valor y la descalificación de personajes y situaciones del pasado. Nada de ello contribuye a una comprensión crítica y plural de nuestra historia.

3. Observaciones coincidentes. Con el mismo interés y preocupación han manifestado sus reflexiones y comentarios muchos otros docentes,  numerosos expertos en didáctica, los padres y representantes atentos al contenido de la educación que se le imparte a sus hijos, así como algunas de las más representativas instituciones y asociaciones que tienen entre sus objetivos el análisis y estudios de los problemas educativos, entre las cuales podemos citar el Centro de Investigaciones Culturales y Educativas (CICE), la Asamblea de Educación, el Centro de Reflexión y Planificación Educativa (CERPE) y el Observatorio Educativo Venezolano, entre otras.
Los puntos de coincidencia en la valoración general de la Colección Bicentenario se refieren a la poca profundidad de los contenidos, sus deficiencias metodológicas, sus carencias didácticas, su escasa contribución en la consolidación de aprendizajes verdaderamente significativos, redacción confusa y reducido nivel de exigencia, a lo que se suma su elevada carga ideológica, la cual se expresa en un tratamiento abiertamente favorable del proyecto político del gobierno bolivariano, y en un reiterativo culto a la personalidad del fallecido presidente Chávez. Estos últimos aspectos contravienen expresamente el derecho a una educación libre y plural consagrado por la constitución vigente.

4. Maltrato y tergiversación de la Historia. Los problemas antes enunciados se hacen más evidentes y tendenciosos en los libros de Ciencias Sociales y en el tratamiento de la Historia; es frecuente la descalificación del pasado, los juicios de valor, el maltrato de la historia y la presencia “del socialismo en el aula”; así lo expresó Javier Tarazona, presidente del Colegio de Profesores de Venezuela en el estado Táchira; Carlos Calatrava, docente de la UCAB, también sobre el mismo tema, explica que el tipo de precisiones que se hacen respecto a la historia no deja nada libre a la interpretación, se trata, por tanto de un esquema cerrado; Migdalia Lezama, profesora en la misma universidad, ha hecho una revisión exhaustiva de los textos poniendo especial atención en algunos de sus errores y omisiones más sensibles, como por ejemplo el mapa truncado de la Capitanía General de Venezuela y las consecuencias que ello tiene en la comprensión y conocimiento del proceso de formación del territorio. Tulio Ramírez, director del Doctorado de Educación de la UCV, en un estudio exhaustivo sobre el libro de 6to grado, concluye en que no hay objetividad ni equilibrio en el tratamiento del siglo XX, abundan las afirmaciones tendenciosas, se descalifica abiertamente a un sector de la sociedad  y se realiza un “ajuste de cuentas” con los gobiernos del llamado período de la democracia representativa, los cuales se presentan como los “responsables de la tragedia nacional”. Leonardo Carvajal, coordinador de la Asamblea de Educación, si bien reconoce que la gratuidad de los libros es un enorme alivio para el bolsillo de los padres, rechaza que se pretenda ideologizar la educación “… no puede haber una historia que sea chavista porque no es científico y la historia debe mostrar logros, debilidades y fortalezas de cada uno de los gobiernos”.

5. En defensa de la Colección. La ex ministra Maryan Hanson, bajo cuya administración se elaboraron y distribuyeron la mayor cantidad de libros, ha sido defensora irrestricta del proyecto; desde su punto de vista contribuyen al pensamiento crítico, analítico y creativo para la transformación de la realidad. En relación con las observaciones relativas a la presencia recurrente de la figura del presidente Chávez, dio a conocer su parecer en una rueda de prensa realizada el 26 de noviembre de 2013;  sus palabras fueron: “Sí, aparece el Comandante Eterno porque es la historia inmediata y no tenemos por qué negarla”.
En una entrevista publicada en Últimas Noticias el 12 de mayo, el actual ministro Héctor Rodríguez expresó su apoyo a la Colección y, si bien afirmó que son buenos, también dijo que había que mejorarlos; ha manifestado igualmente su disposición a discutir y conocer cuáles son  las observaciones, siempre y cuando no se caiga en  “politiquerías”. Expresión de esta receptividad fue proposición de realizar una reunión en el ministerio con un grupo representativo de los docentes y expertos que han hecho el estudio y análisis crítico de la Colección. Esta reunión el 26 de mayo,  todavía no se había realizado.
Menos permeables a considerar las críticas han sido algunos de los coordinadores y autores de la Colección.  En un reportaje publicado por El Nacional el 8 de diciembre de 2013, María Elena Hurtado coautora de varios títulos del área de Ciencias Sociales, frente a los comentarios sobre la propaganda afecta al gobierno expresó su parecer en esos términos:
“¿Cómo vamos a escribir en contra de la ideología del Estado?”. La profesora Zully Millán, del área de matemáticas, sobre el mismo tema afirmó:  “…todo docente es político; tú formas y tú educas y sabes hacia dónde estás direccionando”.
No solamente se reconoce que hay una posición política en el tratamiento de los libros, sino que, además, se justifica y ratifica. El Estado, la educación y los textos están al servicio de un proyecto político, el del gobierno bolivariano y punto.

6. Verdades irrebatibles. Esta posición queda reafirmada en términos bastante similares en una entrevista a la profesora América Bracho, coordinadora de los textos de Ciencias Sociales, publicada en El Correo del Orinoco, el 29 de septiembre de 2013.
Confiesa la profesora Bracho que se le ocurrió la idea de hacer los libros en una oportunidad que estaba viendo al presidente Chávez por televisión. El fundamento del proyecto editorial es la educación bolivariana, su soporte filosófico: el árbol de las tres raíces. La orientación de los textos es “liberadora”; se busca la “libertad de pensamiento” y el “pensamiento crítico”; el propósito es enseñar “la verdad”, diciendo lo que los otros libros omiten, lo que no les conviene. En su concepto, la educación es un acto político e ideológico. Es, pues, esta premisa la que guía la orientación y contenidos de los libros.
No comparte las observaciones hechas por algunos críticos, según las cuales, están presentes tergiversaciones y omisiones históricas. Frente a un Cipriano Castro presentado anteriormente como dictador, se ofrece ahora un presidente nacionalista; a los presidentes de la democracia se le reconocen sus obras públicas, pero se dicen sus errores. Todo  lo que se encuentra en los textos “es irrebatible”, es “la verdad histórica”, afirma Bracho de manera categórica.
Dicho de esta manera no parece que están elaborados pensando o procurando el debate,  la “libertad de pensamiento” y “el pensamiento crítico”, en tanto que la información y contenidos se ofrecen como “verdades irrebatibles”, se descarta de entrada  la posibilidad de abrir un margen para discutir y estimular el espíritu crítico de los alumnos.

7. Enseñar historia. Uno de los problemas fundamentales de los libros de Ciencias Sociales de la Colección Bicentenario es la orientación política y la concepción didáctica que están presentes en el tratamiento de los temas y problemas relacionados con la historia y su abierta distancia con las más recientes tendencias que, desde la últimas década del siglo pasado, han procurado enriquecer y problematizar la enseñanza de la historia.
Los estudios sobre didáctica de la historia publicados en los primeros años del siglo XXI, tanto en España como en América Latina, así como los seminarios que se han realizado sobre esta temática, han insistido de manera especial en la diversidad de herramientas que pueden utilizarse para acercar a los niños y jóvenes al conocimiento de su pasado, así como la importancia que reviste incorporar una metodología de trabajo en el aula en la cual se involucre a los alumnos en la construcción del conocimiento, mediante el manejo directo de fuentes documentales, de testimonios, de distintas miradas sobre los procesos históricos, con el auxilio de material bibliográfico e iconográfico de diversa orientación. Los libros de texto, si bien no son el único recurso instruccional, constituyen una pieza fundamental del proceso de enseñanza de la historia, de allí la importancia de que sus contenidos y orientación favorezcan y faciliten una lectura abierta, amplia, crítica y diversa sobre los procesos históricos, en su redacción debe tenerse especial cuidado para evitar el uso de frases calificativas, de epítetos y de juicios de valor; libros cuyos contenidos, lejos de antagonizar y polarizar, fomenten el espíritu democrático; que el tiempo histórico y la periodización obedezcan a criterios explícitos y claros que permitan la comprensión de los cambios ocurridos y de los aspectos que se sostienen en el tiempo. Se trata de erradicar una práctica bastante extendida mediante la cual las posiciones ideológicas de los autores, o de los gobiernos de turno, terminan siendo viabilizadas a través de los textos escolares.
Esta nueva didáctica de la historia fundada en la crítica, en la promoción del debate, en la discusión abierta, en la búsqueda de las posiciones divergentes, en la indagación constante y en la defensa de su autonomía frente a los intereses de la sociedad política, contrasta abiertamente con el espíritu sectario, cerrado, ideologizado, maniqueo y descalificador que está presente en los contenidos de los libros de Ciencias Sociales de la Colección Bicentenario. De allí la importancia de conocerlos, debatirlos, de tomar posición respecto a sus carencias y de  promover la defensa de una enseñanza  plural, crítica, independiente y democrática, no sólo de la historia sino de todas las áreas del conocimiento. Este es un derecho inalienable de los niños y jóvenes venezolanos y es también un deber de la sociedad luchar por hacerlo posible. Hay múltiples maneras y se está trabajando en ello.

No hay peor ciego que el que no quiere ver


 











En la madrugada del 6 de mayo del 2005 , falleció en la ciudad de Miami Rafael Díaz-Balart . 

Esté usted o no de acuerdo con su posición política a través de los años, es asombroso revisar ahora, 54 años después (mayo de 1955),el profético discurso que pronunció en la Cámara de Representantes de Cuba. 

Esta alocución fue con motivo de la amnistía concedida a Fidel Castro , que cumplía condena en el Presidio de Isla de Pinos por el artero asalto al Cuartel Moncada el 26 de Julio de 1953


Discurso de Rafael Díaz-Balart hace 54 años atrás.

Señor Presidente y Señores Representantes:

He pedido la palabra para explicar mi voto, porque deseo hacer constar ante mis compañeros legisladores, ante el pueblo de Cuba y ante la Historia , mi opinión y mi actitud en relación con la amnistía que esta Cámara acaba de aprobar y contra la cual me he manifestado tan reiterada y enérgicamente. 

No me han convencido en lo más mínimo los argumentos de la casi totalidad de esta Cámara a favor de esa amnistía. Que quede bien claro que soy partidario decidido de toda medida a favor de la paz y la fraternidad entre todos los Cubanos, de cualquier partido político o de ningún partido, partidarios o adversarios del gobierno. Y en ese espíritu sería igualmente partidario de esta amnistía o de cualquier otra amnistía. Pero una amnistía debe ser un instrumento de pacificación y de fraternidad, debe formar parte de un proceso de desarme moral de las pasiones y de los odios, debe ser una pieza en el engranaje de unas reglas de juego bien definidas, aceptadas directa o indirectamente por los distintos protagonistas del proceso que se está viviendo en una nación.
  
Y esta amnistía que acabamos de votar desgraciadamente es todo lo contrario. 
Fidel Castro y su grupo han declarado reiterada y airadamente, desde la cómoda cárcel en que se encuentran, que solamente saldrán de esa cárcel para continuar preparando hechos violentos, para continuar utilizando todos los medios en la búsqueda del poder total al que aspiran. Se han negado a participar en todo proceso de pacificación y amenazan por igual a los miembros del gobierno que a los de la oposición que deseen caminos de paz , que trabajen a favor de soluciones electorales y democráticas, que pongan en manos del pueblo cubano la solución al actual drama que vive nuestra patria.
  
Ellos no quieren paz.

No quieren solución nacional de tipo alguno, no quieren democracia, ni elecciones ni confraternidad. 
Fidel Castro y su grupo solamente quieren una cosa: el poder, pero el poder total, que les permita destruir definitivamente todo vestigio de Constitución y de ley en Cuba , para instaurar la más cruel, la más bárbara tiranía, una tiranía que enseñaría al pueblo el verdadero significado de lo que es la tiranía, un régimen totalitario, inescrupuloso, ladrón y asesino que sería muy difícil de derrocar por lo menos en 20 años. 

Porque 
Fidel Castro no es más que un psicópata fascista, que solamente podría pactar desde el poder con las fuerzas del comunismo internacional, porque ya el fascismo fue derrotado en la Segunda Guerra Mundial , y solamente el comunismo le daría a Fidel el ropaje pseudo-ideológico para asesinar, robar, violar impunemente todos los derechos y para destruir en forma definitiva todo el acervo espiritual, histórico, moral y jurídico de nuestra República.
  
Desgraciadamente, hay quienes desde nuestro propio gobierno tampoco desean soluciones democráticas y electorales, porque saben que no pueden ser electos ni concejales en el más pequeño de nuestros municipios. Pero no quiero cansar a mis compañeros representantes. 

La opinión pública del país ha sido movilizada a favor de esta amnistía. Y los principales jerarcas de nuestro gobierno no han tenido la claridad y la firmeza necesarias para ver y decidir lo más conveniente al Presidente, al Gobierno y, sobre todo, a Cuba. Creo que están haciéndole un flaco favor al Presidente, sus ministros y consejeros que no han sabido mantenerse firmes frente a las presiones de la prensa , la radio y la televisión.
  
Creo que esta amnistía, tan imprudentemente aprobada, traerá días, muchos días de luto, de dolor, de sangre y de miseria al pueblo cubano, aunque ese propio pueblo no lo vea así en estos momentos.

Pido a Dios que la mayoría de ese pueblo y la mayoría de mis compañeros representantes aquí presentes, sean los que tienen la razón.  
Pido a Dios que sea yo el que esté equivocado.