mover

mover

martes, 20 de septiembre de 2016

Crisipo de Soli: Morirse de risa

Tomado de: http://historiasdelahistoria.com/


Crisipo de Solos, llamado “columna del Pórtico“, fue un filósofo griego del siglo III a.C. que recibió la influencia de la Nueva Academia y se convirtió en una de las principales figuras del estoicismo. Un erudito un poco arrogante –“si pensara que había alguien mejor que yo, me habría ido a que me enseñase”-, un maestro de la dialéctica y un escritor prolífico -se dice que no se acostaba ningún día sin haber escrito 500 líneas-. Escribió más de 705 tratados, de los que ninguno ha sobrevivido excepto algunos fragmentos citados en las obras de autores posteriores, como Cicerón, Séneca, Galeno o Plutarco.

Este pensador tuvo la brillante idea de darle de beber algún tipo de bebida alcohólica a un burro. Las consecuencias fueron que el pobre animal se emborrachó e intentó comerse los higos de un cactus. Esta rocambolesca situación le produjo tal ataque de risa a Crisipo que le provocó la muerte. Personalizó la frase “morirse de risa“.

martes, 13 de septiembre de 2016

¿Hacia dónde nos conduce la MUD?

Por: Gustavo Azócar Alcalá



Sólo quedan 4 meses para que concluya 2016 y el rancho sigue ardiendo. Con la estrategia de la polarización, y el cuento del gallo pelón, Nicolás Maduro pareciera estar a muy pocos pasos de lograr tres objetivos estratégicos que se propuso a comienzos de año: 1) impedir que haya referendo revocatorio. 2) impedir que haya elecciones de gobernadores y 3) impedir que se instale una Mesa de Diálogo con la Oposición.

Las obedientes “reptoras” del CNE ya dieron suficientes pistas para indicarnos muy claramente hacia dónde nos quiere llevar la revolución. Socorro Hernández dijo la semana pasada que “la recolección del 20% de las firmas se haría entre el 24 y el 30 de octubre”, mientras que Tania D´amelio afirmó que “el revocatorio se haría, en el mejor de los casos, 90 días después de que se verifique la recolección del 20%”.

Tomando en consideración las declaraciones de dos de las cuatro “reptoras” oficialistas del CNE, todo parece indicar que el gobierno ha ordenado retrasar el Revocatorio por lo menos hasta finales de marzo de 2017. Eso, claro está, si la MUD mantiene su lucha por la realización de la consulta a pesar de que ésta no se efectúe antes de que concluya el presente año.  La MUD pidió una fecha para la recolección de las firmas y ya se la dio, extraoficialmente, Socorro Hernández: del 24 al 30 de octubre. La coalición opositora también exigió una fecha para la realización de la consulta, y esa también se la dio, extraoficialmente, Tania D´amelio: 90 días después que se verifique el cumplimiento del requisito del 20%, es decir, luego que se compruebe que hemos recabado cerca de 4 millones de firmas, lo cual ocurrirá, si acaso, a finales del mes de noviembre o quizá a comienzos de diciembre de 2016.

El segundo objetivo estratégico de Maduro: impedir que se realicen elecciones regionales de gobernadores y diputados, parece ser ya un hecho. La MUD se la puso bombita al ex chofer del Metro de Caracas: no hizo lo que tenía que hacer para exigir que se llevarán a cabo esos comicios. Nicolás desea que en 2016 no se haga una sola elección, porque eso impediría que quedara evidencia física (en el papel, es decir, en votos) de que su gobierno no supera el 20% de popularidad y su administración no cargaría sobre los hombros, al menos por ahora, con otra derrota aplastante como la sufrida el 6 de diciembre de 2015. El muchacho que es llorón y la MUD que lo pellizca.

Mientras el gobierno avanza en su estrategia de evitar que haya referendo y elecciones regionales este año, la Mesa de la Unidad Democrática luce errática, sin saber a ciencia cierta qué hacer, convocando manifestaciones multitudinarias, que colapsan las calles y avenidas de las principales ciudades del país por unas cuantas horas, pero que concluyen en más de lo mismo: discursos de algunos líderes opositores sobre una tarima para después enviar a toda esa marea humana de nuevo a sus casas, con el cuerpo cansado, la piel quemada por el sol y las manos vacías.

Ese es el tipo de “oposición” que le gusta al gobierno. La que sale a protestar una vez a la semana y después se va a su casa. Duele decirlo pero es así: las contradicciones dentro de la MUD tienen “entrampada” a la oposición venezolana. Los factores políticos que integran la Mesa de la Unidad Democrática no pudieron ponerse de acuerdo a comienzos de año, en relación a cuál debía ser el camino más expedito para salir del gobierno de Nicolás Maduro. Recuérdese que cada partido propuso un camino distinto: referendo, enmienda, abandono del cargo, renuncia, constituyente, la partida de nacimiento, etc. En esas discusiones se nos fueron los primeros 4 meses de 2016.

La MUD no exigió al CNE la realización de elecciones regionales de gobernadores porque tampoco había consenso entre los partidos que la integran. Unos querían elecciones regionales, otros no. Célebre es ya la frase del actual Presidente de la AN y máximo líder de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, quien declaró que “las elecciones regionales no son la prioridad”.

La última gran contradicción dentro de la MUD tiene que ver con respecto a si hay o no hay diálogo con el gobierno. Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López,   dijo que su marido si quiere dialogar con el ejecutivo.“Sí señor (…) De hecho él está esperando que vaya alguien del Gobierno a hablar con él, y lo ha pedido”, añadió.
La esposa del fundador de VP afirmó que “hoy no hay diálogo en Venezuela (…) pero ojalá se abra y veamos acciones contundentes de gestos del Gobierno para que todos los venezolanos digan que bueno el diálogo (…) De mi voz nunca vas a oír que digo ‘no’ a un diálogo, el diálogo siempre es importante y siempre hay que estar abierto a que se dé, además Leopoldo piensa igual, Leopoldo siempre me dice: es importantísimo dialogar”.
Enrique Márquez, vicepresidente de la Asamblea Nacional y dirigente deUn Nuevo Tiempo (UNT), señaló que su partido le propuso a la MUD aceptar el diálogo con el gobierno. “En lo personal, no tengo ninguna duda de que en una conversación franca, una que ponga por delante la solución de los problemas de los venezolanos, es positiva”.
Márquez, quien es la voz del preso político y ex gobernador Manuel Rosales, dijo que “necesitamos un diálogo para que pueda haber gobernabilidad para el futuro, si no hay un encuentro o mínimo entendimiento, el país no va a poder salir de esta situación calamitosa (…) Yo he recomendado a Ramos Allup que atienda la invitación del presidente Nicolás Maduro y vaya a hablar con él (...) yo sí creo que Henry debe reunirse con Maduro, colocando por delante el sufrimiento de nuestro pueblo”.
Henry Ramos Allup, presidente de la AN, consultado con relación a la posibilidad de dialogar con el gobierno de Nicolás Maduro, dijo que “entre matarnos y hablar, yo prefiero hablar (…) no hay exigencias para sentarse a dialogar y hay propuestas que las haremos cuando nos toque sentarnos a conversar".

Ramos dijo que "si nos ponemos a exigirnos cosas de parte y parte no va a haber diálogo (...) El que nos sentemos a dialogar con el gobierno no significaría que desistiremos del revocatorio. No dialogaremos con los pantalones en los tobillos (...) Parece que quien no quiere el diálogo es el propio gobierno, y tiene razón en no quererlo porque en un diálogo saldría completamente derrotado, no tiene una para ganar porque no tiene razón en nada”.
María Corina Machado, coordinadora del partido Vente Venezuela,  sostuvo que “el diálogo busca darle estabilidad a la dictadura (…) el ex presidente Zapatero cumple su rol como mediador de un proceso de diálogo que solo beneficia al Gobierno de Nicolás Maduro (…) el Gobierno busca ganar tiempo para impedir a toda costa que se realice el referendo revocatorio”.

Henrique Capriles, líder de Primero Justicia,  dijo que “nosotros (oposición) no vamos a perder tiempo en un diálogo que llama ahora Nicolás Maduro para ver cómo dilata el revocatorio (…) cuando hay hambre no hay tiempo, por lo que la ruta al revocatorio es el camino (…) No perdamos tiempo en los temas que no son importantes para el pueblo, ahora lo importante es buscar solución a la crisis y la salida a la problemática del país es el revocatorio”.
El gobernador del estado Miranda agregó que “un diálogo en Venezuela debe servir para respetar la Constitución y eso quiere decir que este año debe haber un proceso de referéndum revocatorio, porque es nuestro derecho (...) el país no está en condiciones para perder tiempo en un diálogo que no dé resultados, dado que la prioridad es superar la profunda crisis económica y social que atraviesa el país”.

Del lado del gobierno, Nicolás Maduro insistió en el tema del diálogo señalando que "estoy obligado a llamar a una rectificación a la oposición y a que se sienten a un diálogo político por la paz y la prosperidad del país; basta de insensatez, de violencia, de conspiración". Pero mientras llama al diálogo, Maduro ordena encarcelar a varios líderes de la oposición, entre ellos al diputado de Voluntad Popular por el estado Zulia, Léster Toledo; encarcela al director del portal Reporte Confidencial, abogado Braulio Jatar y al periodista de la AN, Alejandro Puglia y arrecia la persecución contra varios alcaldes, entre ellos David Smolansky. Es obvio que Maduro no quiere dialogar con nadie.

El vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, jefe de una de las tres facciones que dominan el gobierno, sostuvo que “ellos (la oposición) dicen que si no hay referéndum no hay diálogo, pues no habrá diálogo porque aquí no va a haber referéndum este año”.

Durante una gira por el estado Trujillo, Cabello aseguró que “ni en 2016 ni en 2017 habrá referendo revocatorio (…) En 2017, al paso que vamos tampoco habrá revocatorio aquí en Venezuela. 

La oposición dice ahora que si no hay revocatorio entonces no se dará el diálogo, pues nosotros decimos que no va a ver diálogo porque no habrá revocatorio”.

El ministro para la Defensa, Wladimir Padrino López ratificó el respaldo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) a los esfuerzos que realiza el Gobierno Bolivariano en promover el diálogo y la paz entre los diversos sectores políticos del país. Padrino escribió a través de su cuenta oficial en la red social Twitter, @vladimirpadrino,  que "la FANB acompaña al Presidente y Cmdte. en Jefe @NicolasMaduro, en su llamado al diálogo nacional para seguir transitando senderos de paz".
Termino estás líneas con la misma idea con la que comencé: faltan 4 meses para que termine 2016. El gobierno está a punto de lograr sus 3 objetivos estratégicos: evitar el referendo, evitar las elecciones regionales y evitar el diálogo. Tengo dos preguntas: ¿Cuáles son los tres objetivos estratégicos que se propuso lograr la MUD antes de que concluya el año 2016?  ¿Alguien sabe hacia dónde nos conduce la MUD?

SC. 12 de septiembre de 2016

Twitter: @gustavoazocara
Instagram: @gustavoazocaralcala
Facebook.com/GustavoAzocarAlcala

lunes, 12 de septiembre de 2016

Mirar en cinco direcciones...


¿Ves?


Cargando con el muerto y Salvado por la campana







En la Edad Media, si aparecía un cadáver en una población en extrañas circunstancias sin que nadie pudiera identificarlo –y costear los gastos del entierro–, todo el pueblo entero, de manera conjunta, debía pagar una multa llamada Homicidium u omecillo, recogida dentro de las leyes de la época.
Por esa razón, cuando aparecía algún cuerpo sin vida que cumpliera estos requisitos, los vecinos intentaban sacar del pueblo el cadáver –muerto, generalmente, de forma violenta y sin poderse descubrir al autor del delito– antes de que lo vieran las autoridades: “cargaban con el muerto” y lo dejaban en el pueblo vecino, o incluso lo tiraban a un río o al mar.
Fue en esta época también cuando surgió la idea de, al cerrar el ataúd, agarrar a la muñeca del difunto un hilo y pasarlo por un agujero del ataúdpara luego atarlo a una campanilla que se colocaba sobre la tierra. Si el individuo estaba vivo, sólo tenía que tirar del hilo y sonaría la campanilla.
Así sería desenterrado por la persona que se quedaba junto al ataúd durante unos días.
De esta acción surge la expresión “salvado por la campana” que usamos hoy en día.
Los lugares para enterrar a los muertos eran de pequeñas dimensiones y no había siempre suficiente sitio para todos.
Los ataúdes eran abiertos, y los huesos de su interior se retiraban para reutilizar la caja funeraria con otro cadáver.
A veces, al abrir los ataúdes se percibía que el enterrado había arañado la tierra, luego había sido enterrado vivo.

domingo, 11 de septiembre de 2016

La diferencia entre ser jefe y ser líder







Eran tiempos de bonanza en el país. Pablo y Fernando eran dos amigos que tenían diferentes empresas de servicios. Todo les iba fenomenal en el trabajo. Sus empresas eran muy parecidas, aunque lo que las diferenciaba era la personalidad de cada uno de ellos.
Pablo era un hombre calmado, tranquilo. Que nunca hacía oídos sordos ante una sugerencia de cualquier trabajador. Fernando era todo lo contrario. Era un tipo duro y serio, y aunque era muy listo se echaba todo el peso de la compañía a sus espaldas sin tener en cuenta la opinión de ninguno de sus trabajadores.
Sin embargo, el trabajo empezó a bajar. El mundo entero había entrado en una especie de crisis que estaba provocando el cierre de muchas empresas y la consecuencia de tener a más gente parada, por lo que no tenían ingresos, lo que repercutía en las empresas de Pablo y Fernando en que no podían consumir.
Ambas aguantaron unos años, debido a que tenían clientes fijos que les ayudaba a subsistir en mayor o menor medida, aunque sin embargo la cuerda ya no podía estirarse más.
Pablo estuvo como un mes dándole vueltas para darle la noticia a sus trabajadores, no encontraba las palabras exactas para decirles que no podía darles más trabajo. Fernando en cambio, con una cabeza más fría para eso, comunicó la noticia al día siguiente, ya que mientras más días estuviesen abiertos, más dinero perdía la compañía.
Pasaron unos años. La economía mejoró y otra vez se necesitaban empresas de servicios. Pablo y Fernando vieron la oportunidad y no la dejaron escapar. Pusieron ofertas de trabajo pero la gente no les respondió de la misma forma a ambos. A Pablo le llovían las peticiones, puesto que todos sabían de su buen hacer como persona al mando de la empresa, a Fernando sin embargo, nadie lo llamaba, puesto que no querían trabajar con un hombre que no les trataba bien.
Pablo hoy ha consolidado tanto su empresa que Fernando, al ver que no conseguía trabajadores, le tuvo que pedir trabajo a su amigo.
Historia por: Antonio Torrero
Tomado de: http://www.primmero.com/diferencia-jefe-lider/
 

jueves, 8 de septiembre de 2016

¡Lean bien!












Por: Virginia Contreras 

El tema del referéndum revocatorio (RR) en Venezuela sigue más latente que nunca. Cierto sector de la oposición venezolana, liderado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), y muy especialmente por el Gobernador del Estado Miranda Henrique Capriles, han llamado a una marcha para el próximo 1 de septiembre a fin de protestar y presionar al Consejo Nacional Electoral (CNE) para que fije la fecha en que se realizaría la consulta popular.
Del RR es mucho lo que se ha dicho, más aun cuando existe la sospecha fundada de que este no vaya a realizarse, debido a las descaradas e ilegales tácticas dilatorias del  organismo electoral.
Una de las críticas que comúnmente se escuchan en relación con dicha consulta es la interrogante sobre el porqué la MUD, en vez de iniciar los trámites para la consulta al inicio del año 2016, espero hasta 4 meses después para hacerlo, dándole así al Gobierno Nacional la mejor excusa para colocar todas estas piedras en el camino que estamos viendo.  La razón de tal dilación es algo que permanecerá en el misterio, y que a la hora de la verdad en estos momentos carece de relevancia.  No obstante hay un aspecto en relación con esto que merece nuestra atención, porque ha marcado la actuación de la sociedad venezolana por lo que va de todos estos años de gobierno bolivariano, y que podría explicar el porqué, a pesar de los grandes esfuerzos que se han hecho para salir de esta pesadilla que representa el llamado “Socialismo del Siglo XXI”, no ha podido ser.
Todas las sociedades del mundo, y la venezolana no es una excepción, están conformadas por personas de diferentes creencias e ideologías, incluso dentro de las mismas organizaciones políticas. Un ejemplo gráfico fuera de nuestras fronteras, es el caso del candidato presidencial del Partido Republicano de los Estados Unidos, Donald Trump, el cual después de infinidad de críticas y hasta desplantes de los propios miembros del partido, termino imponiéndose con una candidatura anti partido por encima de sus rivales verdaderamente republicanos.  A pesar de la situación política venezolana, en la cual la mayoría de los derechos constitucionales están conculcados por el Gobierno, cada ciudadano posee el libre albedrio para dar a conocer sus ideas frente a sus semejantes, o por lo menos para intentar hacerlo. En el caso particular del RR, es cierto que un sector representado por la MUD probablemente se tomó más tiempo que el requerido para interponer la solicitud de su realización, creando con esto una serie de críticas sobre la efectividad de la agrupación.
Ahora bien, la pregunta que muchos deberían hacerse es ¿en dónde estaban los otros sectores de la sociedad venezolana, que en vez de esperar a que la referida organización actuara, no lo hicieron antes, y permitieron que transcurriera irremediablemente el tiempo hasta llegar a la situación actual?
Esta pregunta que muchos nos han planteado dentro y fuera del país, nos lleva a entender la verdadera realidad de Venezuela. En esta, a pesar de que la crisis arremete contra todo el mundo, todavía permanecen intactas las corrientes individualistas que caracterizan al liderazgo tradicional, dejando a un lado las bondades del liderazgo colectivo que se han venido destapando en estos últimos tiempos en el mundo, y que han logrado derrocar gobiernos, desarrollar empresas y hasta servir como áreas de estudio en las más importantes universidades e instituciones académicas internacionales.
En el caso de Venezuela, aun cuando la mayoría de los ciudadanos manifiesta su rechazo al Gobierno Nacional, a la hora de actuar se sienten impedidos de hacerlo porque existen otras organizaciones, o personalidades que tal vez hasta sin proponérselo, impiden la ejecución de cualquier otra iniciativa que no sea la suya, o por lo menos la realización de estas sin la autorización tacita o expresa de la agrupación. Esto es tan cierto, que a pesar de escucharse algunas otras propuestas para intentar lograr salir de la crisis, dichas propuestas son consideradas prácticamente como una afrenta al liderazgo de la MUD, o de alguno de sus más notorios miembros, y sus propulsores son vistos casi como enemigos de la misma, e incluso hasta son acusados de ser afectos al oficialismo.
El problema no es solo que se impida la disidencia dentro de una sociedad que se dice libre, y que paralelamente está luchando por retomar la senda de la democracia. El drama radica en que con esta actitud se condena a toda esa sociedad a asumir los errores y las consecuencias de las estrategias que un sector- que aun con la mayor buena fe del mundo, pero sin consultarle a nadie-  pudieran cometer.
Muy probablemente por mero populismo, el Presidente Chávez introdujo como elemento fundamental de su política lo que él se encargó en denominar “el poder del pueblo”. Con esto garantizaba Chávez la adhesión, casi hipnótica, de un gran sector de la sociedad venezolana. A este sector, compuesto por los más desposeídos, se les hizo ver que eran “ellos” y no Chávez quienes asumían el liderazgo del país, y que solo el Gobierno haría lo que aquellos decidieran, ya fuera mediante referendos, elecciones, o meras decisiones dictadas en los entornos de los Consejo Comunales. Lo que Chávez nunca les dijo a estas personas es que al final, quien tenía la última palabra era el propio Presidente de la Republica.
Lo importante de este poder del pueblo, es que con esto el gobierno revolucionario hacia ver  a sus adeptos como “suyo” lo que en realidad era una mera política gubernamental. Así, cuando se votaba en el referéndum consultivo por la reelección indefinida, quienes apoyaron la propuesta sentían que esa reelección les garantizaría no la permanencia física de un caudillo, sino la extensión del poder popular que este les había entregado. Esto vino desarrollándose en todas las acciones que el gobierno venia ejecutando, incluso en aquellas medidas coercitivas como las expropiaciones, en donde los seguidores de aquel se veían reivindicados al apreciar que quienes poseían propiedades-que supuestamente les habían sido robadas al pueblo- ahora obtenían su castigo. El milagro de Chávez se basó en hacer sentir a su gente participes de las acciones que se tomaban, y dueños de un proyecto que les pertenecía por derecho propio.
Esto no necesariamente existe hoy en día en Venezuela, o por lo menos no con esa pasión con que la sociedad agrupada en los sectores más golpeados económicamente, sentía por los proyectos socialistas.  Todos quieren salir de la crisis. No obstante, no todos sienten como suyas las propuestas que hacen los demás. Podrán salir a marchar mil veces, pero aun cuando las medidas a ejecutar los beneficien, no necesariamente las verán con sentido de pertenencia;  y sin esto no hay quien de la vida por nada.
La dinámica política e incluso económica actual, ha venido caracterizándose por la asunción de una responsabilidad colectiva. El liderazgo colectivo no significa que desaparezcan los líderes individuales, sino que estos hagan una “causa común” capaz de integrar a todos, y de hacerlos entender que si alguien gana todos ganan, pero que igualmente si uno pierde, las consecuencias serán negativas para todos. El liderazgo colectivo implica la adhesión, no a la MUD, ni a un personaje de esta, sino a una causa, y esa causa no puede ser otra que Venezuela.  El liderazgo colectivo no es visto como un mecanismo de control, sino de cooperación.  El liderazgo colectivo implica compromiso, y no puede entenderse como un liderazgo tradicional, de modo jerárquico; y es que lo que lo caracteriza es su identificación con los valores de todos y no con los intereses de unos pocos.
Este liderazgo colectivo fue el que logro, aun con la ayuda de otros factores, los triunfos en las llamadas  “revoluciones de colores”. Una de ellas fue la “Revolución Naranja”, desarrollada en Ucrania, y cuyo líder fue Víktor Yuschenko, (ex Presidente de la República de Ucrania entre 2005 y 2010).  Casualmente, hace algún tiempo, el Sr. Yuschenko, le escribió una emotiva carta al hoy preso político, Leopoldo López, enviada a la cárcel en donde este se encuentra. Si hay alguien que sabe de la necesidad de asumir liderazgos colectivos, es precisamente Yuschenko, cuyos asesores hoy en día no entienden por qué si bien las agrupaciones políticas venezolanas les han consultado sobre la posibilidad de desarrollar estas estrategias en Venezuela,  han asumido todo,  menos cuando se trata de aplicar el liderazgo colectivo.
Faltan casi dos años para que Nicolás Maduro de por finalizado su mandato a la presidencia de Venezuela. Son muchas las situaciones que se producirán hasta entonces, así como habrá muchas posibilidades de establecer estrategias al respecto. 
De no entenderse la realidad del país y la necesidad de incluir a toda la sociedad venezolana en un mismo proyecto, el riesgo no será la ausencia del liderazgo colectivo, sino eventualmente la producción de un suicidio colectivo.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

La Toma de Caracas del 1-9-2016 y la nueva amenaza proferida por la dictadura judicial



















Por: Allan R. Brewer-Carías 

La llamada “Toma de Caracas” que se realizó el 1º de septiembre de 2016, convocada en nombre del pueblo de Venezuela por la oposición democrática al Gobierno representada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), sin duda puede considerarse como la concentración política o manifestación de fuerza popular de oposición pacífica al Gobierno más multitudinaria que en una sola cuidad haya ocurrido en todo el Continente. La misma, efectuada con el objetivo de exigir el cumplimiento de los lapsos para la efectiva realización del referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro con el objeto de sacarlo a él y a su régimen del poder así como para exigir del Consejo Nacional Electoral la realización de las votaciones para elegir gobernadores y miembros de los Consejos Legislativos de los Estados que corresponde realizar en 2016. 

En la víspera de dicha convocatoria, el Gobierno formuló toda suerte de amenazas represivas imaginables contra la oposición, apresando a líderes políticos sin motivo, o con motivos falsos, y trasladado presos políticos arbitrariamente de sus lugares de detención, al punto de que ante la negativa del Estado de aceptar una misión de observación y acompañamiento que le formuló la Secretaria General de la Organización de Estados Americanos al gobierno, el Dr. Luis Almagro tuvo que advertirle al Gobierno en comunicación del 30 de agosto de 2016 que hacía “responsable al Gobierno de Venezuela de asegurar al pueblo su derecho a manifestarse pacíficamente, su derecho de asociación y su derecho de libre expresión sin sufrir ningún tipo de violencia e intimidación”, manifestándole: “su preocupación por lo ocurrido estos días previos al llamado de la oposición democrática venezolana del 1º de septiembre, donde se han recibido denuncias que demuestran el recrudecimiento de la represión y de las violaciones de Derechos Humanos. Se pretende criminalizar la protesta, se amenaza con inhabilitar a partidos políticos, y se criminaliza la actuación de diputados de la Asamblea Nacional y activistas de la sociedad civil, acciones que dejan serias dudas de que al gobierno venezolano le interese un diálogo serio y constructivo para salir de la crisis en la que ha sumergido a Venezuela. 

En las semanas anteriores a estos acontecimientos, la conducta del Tribunal Supremo para desmantelar la democracia y el Estado de derecho, que hemos denunciado como conformando una “dictadura judicial,” no se había detenido, y basta para constatarlo la sentencia de la Sala Electoral del Tribunal Supremo Nº 108 de 1º de agosto de 2016,6 mediante la cual quizás se quiso preparar el camino para la adopción de un acto más irresponsable y definitivo en la confrontación de poderes del Estado, consistente en la posible “disolución” de hecho de la Asamblea Nacional, al declarar no sólo que la nueva juramentación de los diputados electos por el Estado Amazonas efectuada ante la Asamblea el 28 de julio de 2016, “carece de validez, existencia y no produce efecto jurídico alguno” por haber sido la proclamación de los mismos “suspendida” judicialmente desde el 30 de diciembre de 2015; sino que a partir de dicho día 1º de agosto de 2016, también decidió la Sala que “carecen de validez, existencia y no producen efecto jurídico alguno” todos “aquellos actos o actuaciones que en el futuro dictare la Asamblea Nacional” con la participación de los diputados juramentados. 

Se trató, así, de una nulidad declarada sobre actos inexistentes y desconocidos, por ser futuros e inciertos, lo que fue un soberano, arbitrario y peligroso disparate. En todo caso, si los diputados fueron juramentados fue para que participaran en las labores legislativas, lo que significó bajo el criterio de la Sala, que todo lo que ha decidido y decida la Asamblea Nacional a partir del 1º de agosto de 2016 carecería de validez, existencia y no produciría efecto jurídico alguno. Y como la decisión se adoptó en el marco de un amparo cautelar – aun cuando sin identificarse el supuesto derecho fundamental lesionado ni citarse a los supuestos agraviantes –, entonces, con la misma también se abrió la puerta para que la Sala Constitucional pudiera en el futuro avocarse al conocimiento del asunto por simple “notoriedad judicial,” y pudiera proceder a aplicar la inconstitucional doctrina que sentó en 2014, en el caso de los Alcaldes de los Municipios San Diego del Estado Carabobo y San Cristóbal del Estado Táchira, terminando entonces decretando la “cesación” de las funciones de los diputados que incurrieran en desacato, y con ello proceder a “disolver” de hecho la Asamblea, como se ha venido anunciando en forma desvariada. 

La decisión de la Sala Constitucional también abrió la puerta para que otros órganos depredadores del poder público pudieran también contribuir a cerrar la Asamblea Nacional, como fue lo anunciado del Poder Ejecutivo, de proceder a ahogarla presupuestariamente para, de hecho, tratar de impedir que funcione, lo que efectivamente comenzó a ocurrir al terminar las sesiones ordinarias de la Asamblea el 15 de agosto de 2016. 

En fin, de lo que se trata en la “dictadura judicial” que tenemos es de desplazar a los representantes de la voluntad popular del marco institucional del Estado, como la culminación del proceso de demolición de la democracia, lo que incluso fue ya formalmente “anunciado” por el Presidente de la República, sin duda en respuesta a la multitudinaria manifestación popular de rechazo a su Gobierno del 1º de septiembre de 2016, al declarar que: "Le he pedido a un grupo de juristas, al Procurador General, que en el marco del Decreto de Emergencia Económica y Estado de Excepción, me preparen un decreto constitucional para consultarle a la Sala Constitucional para levantar la inmunidad a todos los cargos públicos, empezando por la inmunidad parlamentaria en Venezuela, si fuese necesario". 

Como bien lo observó José Ignacio Hernández: “Esta amenaza podría ser preludio de un nuevo episodio del conflicto contra la Asamblea Nacional, que incorporaría un elemento sumamente peligroso para el orden democrático y constitucional: desconocer la inmunidad parlamentaria con base en argumentos jurídicos bastante primitivos, permitiendo no sólo el enjuiciamiento sino, además, la privación de libertad de diputados, como consecuencia de una acción de retaliación política.” 

Ello por supuesto sería absolutamente inconstitucional pues conforme al artículo 200 de la Constitución la inmunidad parlamentaria, como privilegio de los diputados, solo puede ser allanada en los casos de comisión de delitos por el Tribunal Supremo de Justicia, “única autoridad que podrá ordenar, previa autorización de la Asamblea Nacional, su detención y continuar su enjuiciamiento”, luego de realizado el antejuicio de méritos correspondiente (art. 266.3). Como lo observó María Alejandra Correa: “La Constitución no confiere al Presidente de la República atribución alguna para instar al Tribunal Supremo de Justicia para allanar la inmunidad parlamentaria, ni para dictar decretos que la condicionen o excluyan. Ni siquiera en el marco de un Estado de Excepción, porque durante la vigencia de éstos no se afecta el funcionamiento de los demás Poderes Públicos (artículo 339, último aparte de la Constitución)”. 

Lo cierto, en todo caso, es que la intención del Gobierno y de la Sala Constitucional, como ha sido anunciado, es acabar definitivamente con la Asamblea Nacional, y la representación popular, buscando la expresada inconstitucional y tortuosa vía para quizás, alegando el desacato de los diputados a cumplir con las inconstitucionales sentencias del Tribunal Supremo de Justicia que le han cercenado las facultades constitucionales a la Asamblea, proceder a “allanarle” la inmunidad parlamentaria a los diputados con la sola intervención de dicho Tribunal Supremo, al considerar que la “autorización” que la Constitución exige que deba dar la propia Asamblea Nacional para ello, no es posible que pueda sea emitida, ya que sus Salas decidieron en sus sentencias recientes, como la Nº 108 de 1º de agosto de 2016 de la Sala Electoral antes indicada, que todos los actos de la Asamblea “carecen de validez, existencia y no producen efecto jurídico alguno”. 

O sea, tan simple y burdo como esto: como la Asamblea Nacional no puede decidir nada válidamente, porque así lo decidió el Tribunal Supremo, entonces no puede autorizar el allanamiento de la inmunidad parlamentaria de los diputados como lo exige la Constitución, pudiendo entonces ello ser decidido con la sola participación del Tribunal Supremo. 

Y mientras todo esto quizás se pueda estar preparando tras bastidores, la persecución política ha continuado, y muestra de ello fue el inconstitucional secuestro y detención del periodista Braulio Jatar, por supuestamente haber difundido legalmente un video con imágenes verídicas de una manifestación callejera en la cual vecinos del barrio Santa Rosa de La Asunción, en la Isla de Margarita, participaban legítimamente, y entre ellos, muchas señoras mayores amas de casa que blandían cacerolas como única “arma” para expresar su descontento, y que tuvieron que enfrentar a un irresponsable Presidente quién en una insólita bravuconada pretendió mezclarse con los manifestantes queriendo él solo callar el ensordecedor ruido de las cacerolas de las amas de casa, lo que por supuesto no sólo no logró, sino que no logrará de ahora en adelante. 

Ver: http://bit.ly/2bXxX4f

viernes, 2 de septiembre de 2016

Carta abierta del Padre José Antonio Fortea a Maduro







Estimado señor Maduro:
La marcha de hoy en Venezuela no es una marcha política. Es la marcha de la dignidad, de la honradez, de la decencia de un Pueblo que ha sido ultrajado, engañado, machacado y encadenado.
Salga al balcón y mire al horizonte, hacia la marcha. Toda la gente digna está contra usted. Ha logrado unir al país, señor presidente. Por fin lo ha logrado, pero contra usted.
Evidentemente, no apelo a su decencia, señor Presidente. Sólo me queda apelar a su más básico y elemental sentido de supervivencia. Si se obceca en enrocarse, las cosas se le van a ir de las manos del peor modo posible. No hace falta ser muy inteligente, como usted, señor presidente, para darse cuenta de lo peligroso que es vivir en una nación donde todo el mundo está desesperado, hasta los carceleros.
La desesperación tiene un límite y usted lo va a comprobar muy pronto. La única duda que todos tenemos es cuál es el precio que va a hacer pagar a ese pueblo.
Esta marcha hubiera sido imposible hace un año. Con su régimen de libertades, hubiera sido irrealizable. Pero ahora se enfrenta a una masa incontenible de millones de desesperados. ¿Se da cuenta de que intenta contener lo incontenible?
El día de hoy será largo, el más largo de su presidencia. En teoría, los presidentes se dedican a gobernar. Usted, a partir de ahora, se va a dedicar a contener a las masas. Va a vivir el día de hoy como una batalla. Triste presidencia la de aquél que batalla contra su pueblo. Quizá la única guerra que no se puede ganar.
No le quito más tiempo, porque hoy va a tener mucho trabajo. No sé lo que va a pasar hoy. Tampoco usted sabe si dentro de un año se acostará en la cama de su dormitorio o en el lecho de una prisión a la espera de ser juzgado por jueces imparciales.
Hoy todo conspira en su contra, señor Maduro. Hoy, hasta la mirada de los carceleros es más torva. 
Por primera vez en su mandato, mira al rostro de los pretorianos tratando de interpretar la frialdad de sus gestos.
Suyo afectísimo.
 
Padre Fortea
Sacerdote - Demoniólogo