jueves, 28 de abril de 2011

El padre, el hijo y el burro



Erase una vez, un padre, su hijo y su burro, que venían de la dehesa de cuidar del ganado. En el camino el padre se sentó encima del burro mientras el hijo tiraba de el. Cuando se cruzaron con una señora y viendo la estampa, dijo "¿pero cómo un padre puede obligar a su hijo a tirar del burro mientras él va cómodo a lomos de este?, es vergonzoso que un padre consienta tal cosa. Ellos dos se miraron avergonzados y se cambiaron los puestos. Siguiendo el camino, estando el hijo sobre la bestia y el padre tirando de él, se cruzaron con un arriero que viendo la estampa dijo, "¿pero cómo un padre puede ir a pie tirando de un burro teniendo un hijo tan fuerte y joven?, es vergonzoso que un hijo consienta tal cosa. Ellos se volvieron a mirar avergonzados encontrando como única solución las las criticas ir los dos a pie. Continuando el sendero, se les cruzó un peregrino que les dijo "¡me parece increible, que teniendo un animal de tan buen porte, tengan los amos que ir a pie pudiendo ir a lomos de este". El padre y el hijo se volvieron a mirar sin saber una vez más el qué decir al respecto, creyendo que ir los dos en los lomos del burro seria una buena idea. Ya a mitad de camino, estando los dos a lomos del animal, se cruzó un cura que viendo la estampa les dijo "¿no les da vergüenza? que un pobre animal, ya mayor, tenga que soportar el maltrato de sus amos, teniéndolos que llevar a lomos, desde vaya usted a saber donde?".
MORALEJA: Haz lo que creas que es correcto, como hagas caso a los demás, podrás acabar llevando el burro a hombros.

ATENCION Trabajadores Petroleros botados de PDVSA en 2002


Asunto: Nota de Prensa por el fideicomiso - Nota de prensa entregada hoy a los medios de comunicación - De manera inconsulta PDVSA TRANSFIERE FONDOS DE FIDEICOMISO DE EXTRABAJADORES - La Asociación Civil Gente del Petróleo y UNAPETROL informan a sus miembros y a la opinión pública en general que una vez más PDVSA haciendo uso abusivo de su poder, transfirió de manera inconsulta, el pasado 15 de abril, los fideicomisos de los trabajadores ilegalmente despedidos en el 2002 y 2003, desde el Banco Mercantil hacia el Banco de Venezuela. Los fondos de fideicomiso se encontraban depositados en los bancos comerciales de mayor solvencia financiera en el país, elegidos por el trabajador. Resulta curioso que PDVSA, aprovechando el asueto de Semana Santa, ordene al Banco Mercantil la transferencia de los fondos del fideicomiso de los trabajadores despedidos a raíz del Paro Cívico de finales del 2002, que tenían compromiso firmado con esa entidad financiera. Estas personas además de recibir un mensaje de texto a sus celulares donde se les informaba que por instrucciones de PDVSA sus fondos de fideicomiso fueron transferidos al Banco de Venezuela, se les notificó también que el préstamo contra su fideicomiso había sido procesado exitosamente, sin que ellos hubiesen solicitado préstamo alguno. Al requerirse información al respecto al Banco de Venezuela o al Mercantil, las cuentas reflejan un saldo en cero y las entidades financieras no suministran más datos de los movimientos, alegando que requieren una autorización de PDVSA. Por lo anteriormente expresado Gente del Petróleo y Unapetrol, en representación de los afectados por esta medida, rechaza los movimientos no autorizados y notifica que no se ha hecho ninguna solicitud de préstamo y por tanto desconocemos cualquier transacción que se haga sobre nuestros fondos. Consideramos que el banco FIDUCIARIO que administra el Fideicomiso de los trabajadores de PDVSA, es responsable de cumplir con el contrato y si hace un uso inadecuado o no autorizado de los fondos, estará obligado a resarcir los daños causados a los trabajadores. El Artículo 108 de la Ley Orgánica del Trabajo establece en una de sus partes que “…La prestación de antigüedad, atendiendo a la voluntad del trabajador, requerida previamente por escrito, se depositará y liquidará mensualmente, en forma definitiva, en un fideicomiso individual o en un fondo de prestaciones de antigüedad o se acreditará mensualmente a su nombre también en forma definitiva, en la contabilidad de la empresa. Lo depositado o acreditado mensualmente se pagará al término de la relación de trabajo y devengará interés según las opciones previstas en la Ley”. Al respecto recordamos que PDVSA no ha cancelado las prestaciones sociales, el fondo de ahorros y fondo de jubilaciones a los trabajadores que reclamaron su reenganche y no cedieron a las presiones mediante las cuales las nuevas autoridades pretendían la renuncia y admisión de hechos que justificaban el despido por parte de PDVSA. Sorprende que una institución financiera de la tradición y prestigio del Banco Mercantil, haya realizado este procedimiento cuando la Ley del Trabajo establece claramente que el contrato del fideicomiso es exclusivamente entre el trabajador y el banco comercial. En consecuencia nos reservamos nuestro derecho a ejecutar las acciones legales que consideremos pertinentes en contra PDVSA y las instituciones financieras que hayan violado nuestros derechos laborales una vez que nuestros abogados hayan analizado rigurosamente el caso. Lamentamos profundamente que PDVSA una empresa que en el pasado se caracterizó por su apego a las leyes, ahora no solo se le identifica como una empresa operativamente mal manejada, sino que hace uso o permite el uso de los bienes de sus trabajadores con fines desconocidos, como es el caso reciente del desfalco realizado al Fondo de Jubilaciones bajo la mirada complaciente de su actual directiva, hecho al que ahora se suma el manejo poco transparente de las prestaciones sociales. Ante la posibilidad que esta situación se extienda a otras entidades bancarias, alertamos a nuestros asociados a solicitar información sobre el estatus de sus fideicomisos, así como mantener al tanto a Gente del Petróleo y a Unapetrol de cualquier irregularidad que observen sobre el manejo de sus fondos.
Caracas 27 de abril de 2011

Notificaciones a través de :

http://www.facebook.com/l/750c1CjgsvsXDCzMvU6LjTc_zEA/www.acgentedelpetroleo.org
Contactenos Correo:
gentedelpetroleo@gmail.com - Twitter: @acgdelp - Facebook: Grupo Gente del Petróleo y Grupo Unapetrol
Beatriz García Armas

Gente de Comunicaciones Corporativas, C.A.
0416-6301942

Ciudadano Venezolano: ¡ELIJA!


Cuando hay una tormenta los pajaritos se esconden, pero las águilas vuelan más alto - GANDHI, Mohandas

Cincinato, Solón y la Transición


Por: Carlos R. Alvarado Grimán - aserne2009@gmail.com - Los grandes destruyen las ciudades, y la imprudencia del pueblo les precipita en la esclavitud - Solón - Los venezolanos conformamos una sociedad enferma. Los males del pasado se agravaron con la medicina militarista que nos mantiene cercanos a la agonía. El odio social, el resentimiento, la corrupción, la incompetencia y la altísima criminalidad son cicutas que están minando las últimas defensas de nuestro deteriorado tejido económico y social. La oposición se mantiene empecinada en leer el libro equivocado de la historia, buscando recetas que curen nuestros males, pero sin el conocimiento pleno y exacto de la enfermedad que padecemos y de la manera efectiva como atacarla. Es una insensatez pretender un cambio político en Venezuela, el paso de un Estado totalitario hacia la democracia, sin que medie un proceso previo de transición que establezca condiciones propicias, que impidan el colapso prematuro del nuevo gobierno que se instaure, luego de la ignominiosa era chavista. No imaginamos ni creemos posible un gobierno democrático exitoso y pacífico, sin una junta de transición que aplique un severo tratamiento de alto impacto contra la enfermedad venezolana, para que ésta ceda y se pueda dar en campo fértil el inicio de un proceso de recuperación del país. La Junta de Transición no encontrará un manto de rosas, sino caminos espinosos, llenos de obstáculos y trampas, por lo cual, deberá adoptar duras medidas y tomar decisiones trascendentes que muchos quizá no entenderán, pero que permitirán restituir la sindéresis y la cordura, en la forma de conducir al Estado venezolano. No podemos perder la perspectiva del país que encontraremos, una vez sucumba Chávez. El Tte. Coronel nos legará un país: con un conjunto de leyes abominables que habrá que derogar, revisar o reestructurar; una economía arruinada, a pesar de los repuntes que pueda experimentar el precio del barril de petróleo; un Estado corrompido profundamente, con mafias criminales de todo pelaje insertos dentro de sus estructuras y; con presiones de grupos paramilitares y criminales que querrán mediante el sabotaje, torcerle el brazo al nuevo gobierno, para intentar reinstalar al Tte. Coronel y sus camarillas en el poder. La instauración de una junta de transición requerirá la previa y activa participación, no de uno, sino de varios Lucio Quincio Cincinato que emulen a este militar y general romano, para que enfrenten la difícil misión de restablecer el orden y la paz en Venezuela, por cualquier medio necesario, pero que a la vez tengan el desprendimiento personal, como Cincinato en su tiempo, para devolver el poder a la autoridad civil. Además necesitaremos muchos hombres como el legislador ateniense Solón, elementos sin apetencias personales por el poder, que coadyuven a la producción de leyes y cambios democráticos para que, con remedios y soluciones duras pero inteligentes y justas sanen las enfermedades sociales y políticas de nuestro tiempo. Estos Solón deberán tener las capacidades para la elaboración de Políticas públicas y de Estado que todos los factores democráticos se comprometan a aceptar y respetar, durante el lapso de por lo menos 100 años, independientemente de los gobiernos que sigan al periodo de transición. Es necesario que nuestros líderes asuman niveles de conciencia con alcances e impactos históricos, apartando sus intereses y apetencias individuales o grupales. Es el tiempo para que pensemos en el país que queremos rescatar y alzar de los actuales escombros. La patria reclama la unión de las mejores y buenas voluntades para que la convirtamos en una nación civilizada y prospera. Es el momento para impulsar e iniciar un periodo de luz, donde el conocimiento sea una de sus principales virtudes, con hombres de pensamiento y acción positiva que conduzcan la transición: Hombres como Cincinato y Solón.

De Rotterdam

Reírse de todo es propio de tontos, pero no reírse de nada, lo es de estúpidos - Erasmo de Rotterdam

martes, 26 de abril de 2011

Anónimo

Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida - Anónimo

Aquiles Nazoa



Aquiles Nazoa (Caracas, 17 de mayo de 1920 – †entre Caracas y Valencia, 25 de abril de 1976) fue un escritor, periodista, poeta y humorista venezolano. Hijo de Rafael Nazoa y Micaela González y hermano del también poeta Aníbal Nazoa. En su obra se expresan los valores de la cultura popular venezolana. Estudió en la Escuela Federal Zamora hoy conocida como Escuela 19 de abril de la Parroquia San Juan. Pasó mucho tiempo en la calles de su parroquia y solía permanecer largo tiempo pensando en la Plaza Capuchinos. Luego de ejercer varios oficios comenzó a trabajar en el diario El Universal como empaquetador. Después fue corrector de pruebas y paralelamente empezó a estudiar francés e inglés, lo que le permitió ser guía de turistas en el Museo de Bellas Artes. Fue corresponsal de El Universal en Puerto Cabello. Estuvo bajo arresto en 1940 por "difamación e injuria" al criticar a las autoridades del Municipio. Trabajó en Radio Tropical, tuvo una columna en El Universal titulada “Punta de lanza”, y fue reportero del diario Últimas Noticias. Colaboró en el semanario El Morrocoy Azul y en el diario El Nacional, fue director del Verbo Democrático publicación de Puerto Cabello; fundó órganos jocosos como "La Pava Macha", "El Tocador de Señoras" y otros más. Escribió para la revista Sábado de Colombia y vivió un año en Cuba donde fue director de "Zig-Zag". En 1945, asumió la dirección de la revista Fantoches. En 1956 fue expulsado del país por el régimen de Marcos Pérez Jiménez, pero regresó en 1958. Un poema suyo, "Polo Doliente" fue musicalizado por José Seves del grupo chileno "Inti Illimani". Otra obra suya, titulada "Importancia y Protección de la ñema de Colón" fue convertido en ópera bajo el título "Los Martirios de Colón" por el Maestro Federico Ruiz. En 1976 Xulio Formoso grabó el álbum Levántate Rosalía basado en los poemas de uno de sus libros que a su vez ha pasado a ser una de las publicaciones más populares de Venezuela: "Humor y amor". Es el único disco dedicado enteramente a la obra poética de Nazoa. Nazoa obtuvo el Premio Nacional de Periodismo en la especialidad de escritores humorísticos y costumbristas en 1948. También recibió en 1967 el Premio Municipal de Literatura del Distrito federal, Premio al mejor libro publicado. Muere en un accidente automovilístico entre Caracas y Valencia el 25 de abril de 1976.

John James Audubon




John James Audubon (Les Cayes, Saint-Domingue (actual Haití), 26 de abril de 1785 – †Nueva York, 27 de enero de 1851) fue un ornitólogo, naturalista y pintor, nacionalizado estadounidense en 1812 de origen francés, considerado como el primer ornitólogo del Nuevo Mundo. Audubon nació en la colonia francesa Saint-Domingue (actual Haití). Era el hijo ilegítimo de un capitán de navío francés y su amante. Creció en Francia junto con su madrastra. Audubon afirmó que en su más temprana educación recibió clases de Jacques Louis David, un pintor posteriormente famoso en la Francia revolucionaria, pero esta afirmación se ha descartado posteriormente junto con otras "ficciones" de Audubon. En 1803, su padre le consiguió un pasaporte falso para viajar a los Estados Unidos y así evitar su llamamiento a filas en las Guerras Napoleónicas. Audubon cogió la fiebre amarilla y el capitán del barco lo alojó en una casa de huéspedes regentada por mujeres cuáqueras que cuidaron de él hasta que se repuso y le enseñaron la particular versión cuáquera del idioma inglés. En ese año conoció y comprometió con su vecina Lucy Bakewell, con la que se casaría en 1808. Audubon supervisó una granja familiar cerca de Filadelfia y comenzó el estudio de la naturaleza realizando los primeros anillamientos del continente americano. Audubon ataba hilos a las patas de Sayornis phoebe y determinó que volvían a los mismo lugares de anidamiento año tras año. Después de años de negocios exitosos en Pensilvania y Kentucky, sufrió una bancarrota. Esto le obligó a esforzarse más en sus estudios de la naturaleza y en la pintura y navegó por el río Misisipi con su arma, sus pinturas y un asistente con la intención de encontrar y pintar todas las aves de América del Norte. A su llegada a Nueva Orleans, Luisiana en la primavera de 1821 vivió durante un tiempo en el Barracks Street 706. Ese verano se mudó río arriba a la plantación Oakley en la Parroquia de West Feliciana para enseñar a pintar a Eliza Pirrie, la hija más joven de los propietarios, y allí paso una gran parte de su tiempo paseando y pintando en los bosques. (La plantación, situada en 11788 Highway 965 entre Jackson, Luisiana y St. Francisville, Luisiana, es en la actualidad el Audubon State Historic Site y es posible hacer visitas guiadas). Para dibujar o pintar las aves, Audubon tenía que dispararles primero, realizando un disparo fino para evitar hacerlas pedazos. Entonces usaba alambres para mantenerlas derechas y conseguir una postura natural. Además representaba a las aves de forma natural en su propio ambiente. Esto suponía un gran contraste con las rígidas representaciones de sus contemporáneos, como Alexander Wilson. Audubon una vez escribió: Digo que hay pocas aves cuando mato menos de cien en un día. Uno de sus biógrafos, Duff Hart-Davis, revela, Cuanto más rara era el ave, con mayor impaciencia la perseguía Audubon, sin preocuparse aparentemente porque su muerte acercase un poco más a la especie a su extinción. Puesto que no disponía de ingresos, vivía de vender retratos bajo demanda, mientras que su mujer, Lucy, trabajaba como tutora para las familias ricas de las plantaciones. Audubon buscó un editor para su obra en Filadelfia pero fracasó en parte porque se había granjeado la enemistad de varios de los principales científicos de la ciudad en la Academia de Ciencias Naturales. Finalmente, en 1826 embarcó junto con su portafolio hacia Londres. Los británicos nunca tenían suficientes imágenes de los bosques de EE.UU. y tuvo un éxito instantáneo. Fue apodado el "The American Woodsman" y consiguió suficiente dinero para publicar su Birds of America. Esta obra consistía en láminas de tamaño natural grabadas y pintadas a mano. Incluso el rey Jorge IV se convirtió en un admirador de Audubon. Éste fue nombrado miembro de la Royal Society. En esto siguió los pasos de Benjamin Franklin, que había sido el primer miembro americano. Mientras se encontraba en Edinburgo para buscar suscripciones para su libro, dio una demostración de su método de usar alambres para mantener a las aves muertas en la Wernerian Natural History Association del profesor Robert Jameson. Uno de los alumnos en la audiencia era Charles Darwin. Durante esta estancia también visitó al anatomista Robert Knox (no mucho antes de que Knox se asociara con Burke y Hare). Audubon acompañó su libro "Birds of America" con Ornithological Biographies, que incluía información sobre cada especie. Este libro lo escribió junto con el ornitólogo escocés William MacGillivray. Tanto el libro de dibujos como las "biografías" fueron publicados entre 1827 y 1839. Durante este tiempo, Audubon continuó haciendo expediciones a Norteamérica y compró una propiedad en el río Hudson, que ahora es el Audubon Park. En 1842 publicó una versión popular de Birds of America en Estados Unidos. Su obra final trataba sobre los mamíferos, Viviparous Quadrupeds of North America. Ésta fue completada por su hijo y su hijastro. Audubon abrió una tienda de comestibles en Louisville, Kentucky, vivió en Henderson, Kentucky y fue testigo del terremoto de Nueva Madrid. Tuvo dos hijos: Victor Gifford (nacido el 12 de junio de 1809) y John Woodhouse (nacido el 30 de noviembre de 1812), y dos hijas: Lucy (1815-1817) y Rose (1819). Audubon está enterrado en Trinity Churchyard entre la calle 155 y Broadway en Manhattan, Nueva York.

lunes, 25 de abril de 2011

Sin comentarios

Refrán Castellano

El que se alegra del mal del vecino, el suyo le viene de camino - Refrán Castellano

El sentido del Derecho



Por: Macky Arenas - mackyar@gmail.com - Durante este asueto de Semana Santa, nuestros pasos nos llevaron a poblaciones casi contiguas a Caracas. El deterioro es evidente. Las carreteras están en el dolor. Las colas, muchas veces no provocadas por el volumen de vehículos sino por el pésimo estado de las vías, son incrementadas por el irrespeto de los “operativos de seguridad”. Estos consisten en colocar conos rojos a cada paso, acompañados de un puñado de efectivos que se limitan a conversar, a ratos entre sí, a ratos con los conductores que pasan, retrasando el tráfico de una manera absolutamente injustificada. No se busca ser eficientes, sino hacer creer a la gente que se está trabajando. Deplorable. No cuentan –en la gran mayoría de esas llamadas alcabalas- con unidades equipadas para auxiliar personas, mucho menos transportes. No se les observa ocupados en ninguna tarea. Simplemente están allí, viendo pasar el día, haciendo lento y penoso el trayecto de la gente de un lado a otro. Qué decir de las carreteras y autopistas! Mi experiencia –por sólo mencionar un tramo- en la Cortada del Guayabo me permite afirmar, sin temor a equivocarme, que pronto esa ruta estará incomunicada, tales son las peligrosísimas fallas de borde que amenazan la estabilidad de la carretera, sin contar las verdaderas montañas de basura que se acumulan, en muchos casos, inhabilitando todo un canal. Viviendas situadas casi sobre esas fallas colocan a la desgracia en puertas. Todo esto ocurre ante la mirada indiferente de quienes deben ocuparse del mantenimiento de esas vías y el aparente conformismo de los afectados. Ciertamente que más allá de los males y penurias que trae un gobierno indolente; más allá de las molestias que todo esto comporta y sin mencionar la corrupción que se queda con los recursos que debían estar destinados a mejorar la infraestructura y, por supuesto, mucho más allá de la larga lista de razones para la protesta que tendría esta sociedad, está la amarga experiencia del constatar que nuestro pueblo parece haber perdido el sentido del derecho. Ni siquiera nos referimos al derecho a disfrutar de una buena administración y utilización de los bienes nacionales. Nos referimos al derecho que, como ciudadanos de un país cuyo gobierno dispone de bienes que pertenecen a todos, tenemos a una vida digna, cómoda, a no amanecer cada día al borde del abismo. El deterioro físico de la nación revela un declive mucho peor, el del abandono gubernamental que degrada al ciudadano y el que refleja la pasiva aceptación de esa situación, que lo degrada aún más. Estamos llegando, casi sin percatarnos, a los niveles de dificultad para el discernimiento entre el bien y el mal que se apoderó de pueblos sometidos a los mayores vejámenes a lo largo de la historia. Gentes que perdían la capacidad de reclamo, de lucha y hasta olvidaban qué era lo que les confería estatura moral para exigir, literalmente tragados por el abandono y la desmoralización. Ese es un riego que el liderazgo –que como tal debe ser preclaro- debe calcular, no sea que se les oxiden ante sus ojos los mecanismos de la legítima reacción. Erigirse contra el atropello triunfante y alinearse de parte de quienes han sido afectados por el desprecio del derecho no es, sin más, ceder al aullido de las masas. Antes bien, es manera de colocar la patria como ara y no como pedestal. Porque la pérdida del sentido del derecho está convirtiéndose en la más amarga experiencia de nuestro tiempo. Y la más peligrosa.
Tomado de: http://www.gentiuno.com

El extraño caso de la desaparición de las FARC de Venezuela



Por: Virginia Contreras - Muchos se preguntan qué habrá por detrás de los pasos que recientemente han unido a mandatarios tan disímiles como Juan Manuel Santos, de Colombia; Hugo Chávez, de Venezuela; y Porfirio Lobo, de Honduras. La respuesta es muy sencilla: Barack Hussein Obama. Aún cuando ha sido imperceptible para algunos, los hechos han venido desarrollándose desde meses atrás, en donde han convergido tanto los intereses del mandatario colombiano, por mejorar su política exterior con la vecina Venezuela, como la necesidad del presidente norteamericano de impedir cualquier atisbo de crisis en Latino América. Si bien resulta difícil señalar desde cuándo el presidente Obama ha tenido entre sus planes presentarse para la reelección presidencial, es obvio que esa posibilidad ha debido rondar por su cabeza desde hace tiempo. Y es que cuatro años pasan volando, más aún cuando el mandatario no las ha tenido todas consigo. Casos como la reforma del sistema de salud, propiciada por él, hoy en día están en el banquillo de las Cortes norteamericanas en más de veinte estados, y ya ha sido anulada por inconstitucional en Virginia (parcialmente) y en Florida (en su totalidad). La reforma migratoria, anzuelo para atraer el voto latino, en vez de beneficiar a este esperanzado sector de la población, se ha convertido en un boomerang. Tanto así, que “sólo en los nueve primeros meses de su gobierno se produjeron casi el doble de deportaciones que hace cinco años”, según lo ha ratificado la “Transactional Records Access Clearinghouse” (Trac), de acuerdo a los datos de la Oficina de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE). Esto, sin contar las graves diferencias que se han producido en relación con aspectos vinculados a la política exterior del actual gobierno estadounidense en materia de defensa, como la situación en Afganistán, hecho que además de haber causado serias diferencias con importantes autoridades de las fuerzas armadas de los Estados Unidos -por la manera cómo se ha implementado la estrategia- en la práctica pareciera no avizorar un futuro mejor. Lo evidencian tanto las listas de soldados norteamericanos muertos en acción, como la amenaza que significa el que el conflicto se trasladara hacia países vecinos de aquél, como Pakistán. La mala suerte ha sido tal para el presidente Obama, que ni siquiera hechos de menor envergadura, como la oferta de eliminación de la cárcel de Guantánamo, o la sustitución de los procesos militares, por juicios civiles a los allí detenidos, han podido materializarse. Políticas éstas, sin incluir otras de mucho mayor interés para el grueso de la población estadounidense, como la crisis económica, y todos los aspectos vinculados con ésta, como el desempleo, el recorte o no de los impuestos, la situación inmobiliaria, la disminución del gasto público, entre otras, lo cual ha llevado al jefe de Estado a una considerable disminución de su popularidad. Si a esto le incluimos la pérdida de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos, en las pasadas elecciones parlamentarias, el reto que tiene entre manos el mandatario, si quiere continuar viviendo en la Casa Blanca, no es poca cosa. Comprenderemos entonces el interés de eliminar toda huella de crisis, o tensión política -al menos a simple vista- en el continente. De todos los jefes de Estado considerados para colaborar con Obama, no hubo mejor candidato que Juan Manuel Santos, presidente de Colombia. Este, recién estrenado como gobernante, necesita, de todas-todas, estar de buenas con su homólogo estadounidense, si de verdad quiere echar a andar su política de “prosperidad democrática”. La necesidad de profundizar su relación con los Estados Unidos, representa no sólo la materialización del tan esperado Tratado de Libre Comercio (TLC) con dicho país, sino la continuación de la colaboración que desde hace décadas ha facilitado el gobierno norteamericano, en la lucha contra el narcotráfico y ahora contra el terrorismo. De allí, que el argumento que el gobierno colombiano ha dejado colar, respecto a que “de no ser tratados como un socio igualitario por los Estados Unidos, Colombia buscará nuevos destinos”, resulte poco menos que creíble. Lobbies van y lobbies vienen, presencia en los medios de comunicación de los Estados Unidos a cada rato de personalidades justificando la necesidad de la ratificación del TLC, preparación de documentos a los cuales se ha comprometido el presidente Santos remitir a la Casa Blanca, visitas del vicepresidente y del presidente de Colombia a los Estados Unidos, y ahora incluso la solicitud del gobernante colombiano para que sus antecesores en la Casa de Nariño, se lancen al ataque en pro de dicho Tratado, evidencian que una cosa es lo que se dice al tratar de no demostrar desesperación, y otra muy distinta son las acciones tomadas a fin de amarrar el negocio. Dos han sido los asuntos qué tratar respecto a la situación latinoamericana: 1.-Venezuela, de cuyo presidente, Obama no quiere escuchar ni un silbido; y 2.- La crisis de Honduras, mancha oscura en la historia de nuestras democracias, toda vez que, aparte de Cuba, su origen democrático ha sido cuestionado por ciertos gobiernos del hemisferio. En base a esto, el gobierno de Colombia empezaría su tarea. Quiso la fatalidad para el narcotraficante Walid Makled aparecer en territorio colombiano en momentos tan propicios para los intereses colombo-venezolanos. Esto explicaría el que en noviembre pasado, el presidente Santos, aún sin esperar la decisión de la Corte Suprema de Justicia al respecto, se arriesgara a comprometerse a extraditar a dicho criminal a Venezuela, una vez terminaran los trámites legales. Para los conocedores de la personalidad del mandatario, este hecho, de adelantar opinión frente a una institución como la Corte Suprema de Justicia, que produjo tantos dolores de cabeza a su antecesor, no podía obedecer sino a un acto deliberado. De hecho, si comparamos tal actitud con la asumida por él dos meses después, durante su viaje a Europa, veremos que la diferencia fue notable. En esta oportunidad, ante las interrogantes surgidas por las llamadas “escuchas ilegales” en Colombia (chuzadas), en donde se pretende involucrar al ex mandatario Álvaro Uribe, Santos actuaba con profusa prudencia durante el programa de televisión “Hard Talk”, de la cadena “BBC” de Londres, respondiendo que “estaría, muy, muy triste, si eso ocurriera, pero lo aceptaría, por supuesto” (sic). El problema no radica en analizar, por enésima vez, si fue USA o Venezuela quien solicitó primero la extradición del delincuente Makled. La situación estuvo muy clara desde un principio para el gobernante colombiano; y es que si quería ganarse el favor de su homólogo venezolano, a fin de mejorar las relaciones comerciales, y a su vez tranquilizar al jefe de Estado norteamericano, la extradición comprometida era más que necesaria. Como dirían por allí: con Makled, Santos mataba a dos pájaros con una misma piedra. Es cierto que en el país del norte ha habido descontento con la medida en cuestión, tanto así que hasta aquellos congresistas que han venido confirmando su deseo de votar a favor del TLC, han manifestado su disgusto con dicha extradición. Pero lo que es una realidad, es que la decisión de extraditar al narcotraficante no estaba dirigida a satisfacer más que a una sola persona: el inquilino de la Casa Blanca. Ya éste verá cómo cumple sus promesas para con su colega colombiano. El otro caso vinculado a Venezuela, y mucho más difícil de digerir, se refiere al conflicto surgido entre ambos gobiernos, como consecuencia de la denuncia que el pasado año, el gobierno colombiano interpusiera ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), respecto a la presencia, casi convicta y confesa, de aproximadamente 1.200 guerrilleros colombianos, establecidos estratégicamente en 87 campamentos a lo ancho de la frontera venezolana. Recordemos incluso, que pocas horas después de publicitada dicha denuncia, al gobierno de Venezuela no le quedó más remedio que romper relaciones diplomáticas con aquél. Por lo menos con esto trataba de enderezar el entuerto que significaba la evidencia presentada frente a la comunidad internacional. Como dirían en España, lugar aprovechado por el jefe de Estado colombiano para deslastrarse de tan dramática denuncia: “la oportunidad la pintan calva”; y es así que, en plena visita ante la Madre Patria, el pasado 12 de abril, frente a la “Televisora Española”, el presidente Santos declaraba: “Tenemos constancia de que los campamentos que nosotros teníamos ubicados ya no están ahí (en Venezuela)" (sic). Lógico es suponer que las palabras del actual mandatario no alegraran el espíritu del pueblo colombiano, y muy especialmente el de los casi 500 mil efectivos que conforman una de las fuerzas militares mejor preparadas del continente, quienes han visto desaparecer impunemente a dichos criminales hacia territorio venezolano. Tanto fue el efecto, que el propio ex presidente Álvaro Uribe manifestó públicamente su inconformidad con tamaña aseveración. Lo cierto del caso es que el gobernante reculó ante sus declaraciones iniciales. Aprovechando el inicio de la Semana Mayor, en entrevista exclusiva para la emisora de radio “la FM”, advertía: "Nunca dije que ya no hay presencia de las FARC en Venezuela, sino que los campamentos que teníamos localizados ya no están en el sitio donde sabíamos que estaban". Continuando más adelante: "No dije ni que esos campamentos se trasladaron a Colombia, ni que se mantuvieron en Venezuela, porque no lo sabemos. Infortunadamente la labor de inteligencia que se acumuló durante mucho tiempo se perdió porque ellos (las FARC) se dieron cuenta de que los estábamos vigilando y tomaron precauciones". Insistiendo, por último, que “hoy por hoy el Gobierno no sabe si esos campamentos están en Venezuela o en Colombia(sic). Olvidaba el mandatario en esta nueva intervención, sus declaraciones durante el almuerzo-conferencia organizado por el “Foro de la Nueva Economía”, en el Hotel Ritz de Madrid, durante el mismo viaje a España, en donde ante las insistentes preguntas de los periodistas invitados, desdecía anticipadamente de la aclaratoria antes referida, afirmando categóricamente: “Hemos visto actividad de guerrilleros de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y del ELN (Ejército de Liberación Nacional), cada vez más activa en la frontera. Es decir, los hemos visto trasladándose a Colombia(sic). Quiso la casualidad, este 19 de abril, que los medios de comunicación internacionales recogieran una reciente solicitud, que supuestamente realizara el máximo líder de las FARC, alías “Alfonso Cano”, ordenándole al comandante guerrillero, “Grannobles”, (hermano del fallecido jefe guerrillero “Mono Jojoy”), que “deje el refugio que tiene en la frontera con Venezuela y vuelva al combate”. Como se ve, al parecer el único confundido respecto al paradero de la guerrilla colombiana, es el mismo presidente Santos. El segundo caso que el gobierno norteamericano requiere finiquitar antes de la próxima Asamblea General de la OEA, a realizarse en junio, en El Salvador, se refiere a la reincorporación de Honduras al organismo hemisférico, a cuyo efecto necesita del concurso de sus Estados miembros. Siendo por todos conocido que la piedra de tranca para tal situación, lo ha sido el gobernante venezolano, era obvio suponer la necesidad de “solicitar su buena pro” para tan delicada misión. Nuevamente resultaría de una incuestionable utilidad la intervención divina del gobernante Santos. Y así, como quien saca un conejo de un sombrero, aparece el presidente hondureño, Porfirio Lobo, en la tan esperada reunión Santos-Chávez en Cartagena de Indias, el 9 de abril pasado. El resultado del cónclave no se hizo esperar, hasta el punto de que a la salida del mismo, Lobo adelantara información sobre su próxima reunión, la cual pretende celebrar en compañía de sus mismos anfitriones, y del otrora indiciado, y ahora libre de culpa, el ex presidente Manuel Zelaya. La situación de Honduras amerita una consideración especial, por el hecho de hacernos recapacitar respecto a antiguas prácticas que los demócratas del mundo supusimos superadas. A raíz de la violación de principios constitucionales, definidos como delictivos por la propia Constitución hondureña, el para entonces presidente Zelaya, fue destituido de su cargo, y ordenada la apertura de varios procesos judiciales en su contra. Paralelamente, Honduras fue suspendida de la OEA, por considerarse irregular la manera como Zelaya fue destituido de su cargo. Para nadie es un secreto que el gobierno que lideró esta suspensión, así como el establecimiento de una serie de sanciones políticas y económicas, fue Venezuela. El caso es que, sin que hubiera mediado un proceso judicial de por medio, y a sabiendas de que en dicho país no procede el juicio en ausencia por los delitos imputados al ex gobernante, la Corte Suprema de Justicia de Honduras “suspendió”, el pasado 25 de marzo, las tres órdenes de captura que operaban en contra del ex mandatario -entre ellas dos por procesos en los que era acusado por corrupción. Esta situación, de desmantelamiento de las instituciones del Estado hondureño, resulta altamente preocupante. De hecho, en el mes de enero de este año, la Presidenta del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, Ileana Ros-Lehtinen, en comunicación enviada al subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Arturo Valenzuela, advertía que “Los Estados Unidos debe cesar de presionar a Honduras para que absuelva al ex presidente Manuel Zelaya” (sic). Incluso, el propio Arturo Valenzuela, meses atrás, en una conferencia en el “Brooklyn Institute, en Washington DC, señalaba que “el presidente hondureño, Porfirio Lobo, ha hecho sus deberes y ha preparado el terreno para que Honduras sea readmitida en la OEA”(sic). La interrogante que se presenta a raíz de esta manera anti jurídica de resolver la causa del ex mandatario hondureño, nos obliga a preguntarnos si serían esos, “los deberes”, a los cuales hacía referencia el representante de la diplomacia norteamericana. De ser así, el hecho no puede ser más alarmante, al verificar que esos valores, de respeto absoluto a las instituciones del Estado, y de independencia de los poderes públicos, tan estrictos dentro del territorio norteamericano, no se compaginan con los parámetros exigidos por las mismas autoridades estadounidenses, cuando de otros gobiernos se trata. La intervención de otros Estados en los asuntos internos de Honduras ha llegado a un extremo tal, que nuevamente la congresista Ros–Lehtinen, el 19 de abril pasado, hace pública su preocupación al señalar “que la presión internacional, para forzar el retorno del ex Presidente hondureño Manuel Zelaya usurpa la soberanía de Honduras porque Zelaya fue removido de su cargo por violar la Constitución hondureña”. Urgiendo a todos los países miembros de la OEA a “desistir de esas tácticas de presión”; así como pidiéndoles que “reinstalen a Honduras durante su próxima reunión del mes de junio”. Tales circunstancias deben hacernos recapacitar respecto a lo frágiles que resultan nuestras democracias, al depender las unas de las otras de acciones u omisiones de nuestros mandatarios, los cuales en muchos casos ni siquiera se han puesto a pensar las consecuencias que puedan generar sus actos. El caso actual de Colombia es un ejemplo de ello. Colombia, un país con unos antecedentes tan complejos, pasó de considerarse prácticamente un Estado fallido, a un ejemplo de perseverancia en la lucha por la democracia. Seguramente existen decenas de historias respecto a los grandes sacrificios que esto ha ameritado. Uno de esos ejemplos que se nos vienen a la memoria se refiere al capitán Camilo González, oficial de inteligencia, adscrito a la regional de Inteligencia de la Primera División del Ejército (RIME), en Santa Marta, Colombia, y el cabo Gregorio Martínez, también dedicado a labores de inteligencia. Ambos militares no tuvieron la suerte de escuchar las palabras de su presidente respecto a la pretendida desocupación, desaparición, mudanza, o como se le quiera llamar, de las FARC, del territorio venezolano. Los cuerpos sin vida de estos dos militares aparecieron con señales de haber recibido terribles torturas, en territorio fronterizo de Venezuela, en el 2007. Es cierto que ya han pasado cuatro años de este terrible suceso, pero lo grave de la situación no es únicamente la irreparable muerte, y terrible sufrimiento que han debido padecer estas personas. El hecho es que la historia completa no deja de ser más asombrosa aún, al conocerse que supuestamente dichos militares fueron descubiertos por miembros de la guerrilla, y por oficiales, dentro de territorio venezolano, quienes al parecer los habrían trasladado a la sede del “Destacamento de Apoyo Aéreo # 1 de la Guardia Nacional”, en el estado Zulia. Lo demás es historia: los cuerpos fueron encontrados en las circunstancias descritas. Por si esto fuera poco, la información apunta a la participación de un altísimo funcionario de la inteligencia militar venezolana, el cual habría dado la orden de proceder como en efecto sucedió. Todos estos eventos nos llevan a considerar la difícil situación en la cual se encuentra el gobernante colombiano, quien, “por razones de Estado”, actúa con amigable consideración, mientras los indicadores demuestran que con nuevos amigos como los suyos, no necesita enemigos. Si a esto le agregamos la inmensa responsabilidad que dicho funcionario ha heredado de su antecesor, en el sentido de haber convertido éste a Colombia no sólo en un ejemplo a seguir, sino en el muro de contención del socialismo del siglo XXI y/o la revolución bolivariana, el peso que tiene sobre sus hombros el mandatario no es nada envidiable. El caso del presidente Obama resulta menos comprensible. Este, desconociendo las realidades de este lado del hemisferio, pareciera dirigir su política exterior como quien pretende completar un rompecabezas, con piezas extrañas y a empujones. No estamos aquí para juzgar a nadie, pero en el caso de estos dos gobernantes, es innegable que todos seremos beneficiarios, o víctimas, de sus aciertos o desaciertos. El tiempo dirá si dichos mandatarios pensaban para la próxima generación, o si simplemente lo hacían para la próxima elección.

Beltrán

La ironía es el coraje de los débiles y la cobardía de los fuertes - BELTRÁN, Elie

Anónimo

Quizá la vida no tenga sentido, pero todo tiene significado" - Anónimo

viernes, 22 de abril de 2011

Las Siete Palabras


PRIMERA PALABRA
“PADRE, PERDÓNALOS, PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN”
Significado de estas palabras de Jesús: “Padre, perdónalos...”
En medio de este suplicio y dolor, Jesús dice unas palabras impresionantes que sorprenden a todos, ya que nadie las esperaba: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lc.23,33-34). Jesús podría haberlos aniquilado y destruido, ya que tenía poder y fuerza para ello. Pero no lo hace porque ha venido no para destruir sino para salvar a todos. Jesús podría haberlos confundido con un prodigio o un portento. Pero no lo hace porque no quiere ser aceptado por la fuerza y el dominio, sino por el amor y la entrega. Jesús invoca la misericordia de su Padre para aquellos que lo acababan de crucificar. El Nuevo Testamento representa la culminación del perdón de Dios. Jesucristo “librará al pueblo de sus pecados” (Mt.1,21). Esa era la misión del Mesías (Sal.130,8). Y a eso vino, “a llamar a los pecadores” (Mc.2,17). Jesucristo es el “Siervo” doliente de Yahvé, traspasado por nuestros pecados, machacado por nuestras iniquidades, herido de muerte por nuestros delitos (Is.53,1-11). Fue clavado en la cruz “y murió por nuestros pecados” (ICort.15,13). Por eso, no es de extrañar que el Señor Jesús invoque la misericordia del Padre para que perdone a los que acaban de crucificarlo. Nos quedamos sobrecogidos cuando volvemos a escuchar las palabras que Jesús dirige al Padre a favor de los que le acaban de crucificar. Nos quedamos desbordados por este gesto de Jesús. ¡Cuánto tenemos que aprender nosotros a quienes nos cuesta tanto perdonar, comprender, disculpar, olvidar! Todo ser humano necesita el perdón; necesita ser perdonado. Tú y yo también necesitamos ser perdonados profundamente. Necesitamos el perdón de Dios; ese perdón que llega y alcanza lo más hondo de nuestra conciencia. Necesitamos ese perdón que nos da alegría y gozo, esperanza y paz. Necesitamos escuchar la voz de Dios que nos dice: “vete en paz; tus pecados son perdonados” (Jn.8,11). Necesitamos el perdón de Dios que nos llega a través del sacramento de la Penitencia. Al pedir perdón para nosotros, Cristo nos invita y nos urge a perdonar a quien nos haya ofendido. Como Cristo perdona a los que lo han crucificado, nosotros debemos perdonar. No se trata de que nosotros perdonemos para que Él nos perdone; es al revés: puesto que Dios nos ha perdonado, nosotros debemos perdonar; “del mismo modo que el Señor os perdona, así también vosotros debéis perdonaros” (Col.3,13).Dios perdona para que nosotros perdonemos. “La regla es que imitemos nosotros a Dios y no Dios a nosotros, cuando perdonamos” (J.Maldonado). La medida del perdón es también Dios que perdona todo y siempre, pecados graves y pecados leves, y lo hace hasta setenta veces siete (E.Martín Nieto). Por todo ello, hemos de recordar siempre que:
Somos llamados a perdonar en las familias
Sois llamados a perdonaros en el matrimonio
Somos llamados a perdonar en las relaciones sociales
Somos llamados a perdonar en el día a día, en todo momento.
Con frecuencia reclamamos para nosotros el perdón de aquellos a quienes hemos ofendido por nuestra debilidad, por nuestras culpa. A veces incluso exigimos una reparación pública.
¿Estamos dispuestos a perdonar a los demás?
¿Estamos dispuestos a perdonar sin ser perdonados?
Que la puesta del sol no caiga sobre vuestro enojo. Que podamos rezar con verdad: “perdona nuestros pecados como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”.

SEGUNDA PALABRA
“HOY ESTARÁS CONMIGO EN EL PARAÍSO”
Significado de estas palabras de Jesús: “Hoy estarás conmigo....”
Uno de los que habían sido crucificados con Cristo, falto de arrepentimiento por sus crímenes, se suma a la burla y a la blasfemia de unos y de otros que están allí, e insulta a Jesús: “¿no eres tú el Cristo? Pues ¡sálvate a ti y a nosotros! Haz el milagro si eres Dios. Este hombre se ha quedado con su oscuridad y con sus tiniebla. Con todo, dejemos el juicio en manos de Dios. En cambio, el otro le respondió diciendo: “¿Es que no temes a Dios tú que sufres la misma condena? Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio éste nada malo ha hecho” (Lc.23,39-43) . Este hombre no mide a Jesús según sus criterios. No le dice cómo tiene que actuar. Sólo confía en Jesucristo. Por eso le dirige una petición: “acuérdate de mí, cuando vayas a tu Reino”. Este hombre aún conserva su dignidad y es capaz de escuchar el grito insobornable de su conciencia que pone ante sí sus pecados. Se confiesa pecador y necesitado de perdón y de misericordia. La respuesta de Jesús no se hace esperar. Aquel hombre crucificado escucha las palabras más importantes de su vida. Jesús le dice: “hoy estarás conmigo en el paraíso”. Jesús se muestra compasivo, rico en piedad, misericordioso. Jesús se deja ganar por un corazón pobre y humilde. Desde la cruz, Jesús abre el camino al cielo a este hombre pecador arrepentido, que muere en paz pues sabe que Jesús le ha perdonado. Un día nos encontraremos cada uno de nosotros al borde de la muerte. En ese momento tan importante y tan decisivo para nuestra vida presente y venidera no hemos de replegarnos sobre nosotros mismos. Es el momento de la verdad profunda de nosotros mismos y de nuestras existencias. Es el momento en el que tenemos que presentarnos ante Jesucristo, juez de la humanidad. Supliquemos al Señor que no nos trate como merecen nuestros pecados, sino que nos acoja en su infinita misericordia y nos conduzca a su Reino. Pongamos nuestra entera confianza en la misericordia infinita y entrañable del Señor. Sabemos que quien se fía del Señor nunca será confundido. Quien espera en el Señor nunca se perderá. Sabemos que quien vive y muere a la sombra de la Cruz de Jesucristo, despertará en el regazo del Padre para toda la eternidad. Dios escucha, acoge y perdona a todo aquel que lo invoca con humilde y sincero corazón. Sabemos que hay perdón para nuestros pecados, para todos nuestros pecados porque la misericordia de Dios es infinita. Abramos nuestra alma a la gracia salvadora de Dios que todo lo redime y todo lo perdona. Sabemos que no tenemos ciudad permanente aquí, sino que buscamos otra, la del cielo. Con la Iglesia confesamos: “creo en la resurrección de los muertos y en la Vida eterna”. Señor, tómanos y llévanos contigo a la Casa del Padre.

TERCERA PALABRA
“MUJER, HE AHÍ A TU HIJO. JUAN, HE AHÍ A TU MADRE”
Significado de estas palabras de Jesús: “Mujer, he ahí a tu hijo...”
Junto a la cruz de Jesús estaba su Madre María que “mantuvo fielmente la unión con su Hijo hasta la cruz, en donde, no sin designio divino, se mantuvo de pie, se condolió vehementemente con su Unigénito y se asoció con corazón maternal a su sacrificio, consintiendo con amor en la inmolación de la víctima engendrada por Ella misma” (LG 58). María estaba de pie, junto a la cruz de su amado Hijo Jesús, inocente y santo. Sostenida y ayudada por Juan, el discípulo amado de su Hijo, soporta el dolor de la madre herida por su Hijo que está al borde de la muerte en la cruz. María llora en silencio. María medita en su corazón las palabras que un día, ya lejano, le dijera Simeón en el Templo cuando ofrecía al Padre a su propio Hijo: “una espada atravesará tu alma”. María recuerda también aquellas palabras que un día, ya lejano, ella misma había dicho al Ángel en la Anunciación: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”. En estos momentos se está cumpliendo el designio de Dios sobre su Hijo y sobre ella misma. María consiente con fe y amor. Ella es la celebrante misteriosa de un misterio que Ella vive en el silencio y adoración. Jesús está llegando a su fin. Se mantiene en obediencia perfecta al Padre y en servicio sacrificial a favor de la humanidad. Antes de morir, Jesús nos quiere hacer un regalo inesperado. Pero ¿le queda algo todavía a Jesús? Nos había regalado su palabra y su perdón; nos había regalado la Eucaristía; nos estaba entregando su vida...Parecía que ya no le quedaba nada. Pero sí; le quedaba algo. Mejor dicho, le quedaba alguien a quien Jesús amaba profundamente: su bendita Madre; y quería darnos también a su Madre. Nos amaba con un amor desmedido, sin medida....que le llevó hasta regalarnos a su propia Madre para que fuera nuestra Madre. “En el momento de su muerte, que es también la hora de la salvación, Jesús propone al discípulo Juan considerar a María, la “mujer”, símbolo de la Iglesia, como su madre, como uno de sus bienes espirituales: la madre de Jesús es acogida por el Discípulo en un espacio interior que estaba constituido para él por su relación con Jesús; Juan la acoge como su madre, en la fe” (I.de la Potterie). Jesús nos confió al cuidado y solicitud maternales de su Madre. Juan Pablo II afirma que “la Madre de Cristo...es entregada al hombre -a cada uno y a todos- como madre. Este hombre junto a la cruz es Juan, “el discípulo que Él amaba. Pero no está él solo. Siguiendo la tradición, el Concilio (LG 48 y 53) no duda en llamar a María “Madre de Cristo, madre de los hombres”. Pues está “unida en la estirpe de Adán con todos los hombres...; más aún es verdaderamente madre de los miembros de Cristo por haber cooperando con su amor a que naciesen en la Iglesia los fieles” (RM 23). María vela por nosotros; con su amor materno cuida de los hermanos de su Hijo que todavía peregrinamos por este mundo hacia la Casa del Padre y nos encontramos tantas veces en peligros y ansiedades hasta que lleguemos por la misericordia de Dios a la patria bienaventurada. María es Madre de la Iglesia, y por eso la Iglesia entera acude con confianza a María y le pide su ayuda para realizar la misión que su Hijo le ha confiado. “Ruega por nosotros, amorosa Madre”. Permítenos, santa María, unir a tu dolor de madre el dolor de tantas madres del mundo que lloran desconsoladas la muerte de sus hijos víctimas de la droga, del hambre, de la guerra, de la violencia. Permítenos, santa María, unir a tu dolor de madre el dolor de tantas madres que lloran apenadas la muerte de sus hijos víctimas de accidentes, de maldades. Permítenos, santa María, acompañarte para aliviar tu dolor, para secar tus lágrimas, para estar a tu lado en esa tarde del primer Viernes Santo de la historia. Acojamos a María en nosotros, en nuestro corazón, en nuestra vida....como hizo Juan. De este modo, se hará realidad en nosotros la exhortación de Juan Pablo II: “en la vida de todo cristiano debe haber una dimensión mariana”. María recorre con nosotros el camino de nuestra vida. ¡Santa María!, ven con nosotros a caminar...

CUARTA PALABRA
“DIOS MÍO, DIOS MÍO, ¿ POR QUÉ ME HAS ABANDONADO ?
Sentido de las palabras de Jesús: Padre ¿por qué me has abandonado?
Hemos de excluir cualquier interpretación que afirmara que el Padre desamparó y abandonó a su propio Hijo en la cruz. Jesús nunca dejó de existir en el Padre, ni el Padre en Él. Su voz y su grito, por tanto, no son una protesta, una queja, una rebelión. Las palabras de Jesús son las primeras palabras de un salmo-lamentación que concluye con una acción de gracias a Dios. Por eso es necesaria interpretarlas en el conjunto de este salmo que, en última instancia, es un canto de esperanza dentro del dolor y la persecución. Las palabras de Jesús no eran blasfemas, sino expresión del sufrimiento del justo como experiencia de abandono de Dios. Las palabras de Jesús manifiestan su angustia profunda pero reflejan también su oración confiada. El que ora no rechaza a Dios, sino que deja que Dios sea Dios en él; él ora, cumple la voluntad de Dios. Jesús se pone en las manos de Dios, su Padre, y acepta sus designios para Él. Su muerte no era un fracaso. Jesús era el siervo que carga con los pecados y los crímenes de los pecadores y da su vida en rescate por al multitud. Su muerte tuvo sentido ya que era la entrega amorosa y total de sí mismo por la multitud como bien lo exponen los relatos de la institución de la Eucaristía. Ni la desesperación, ni la rebelión contra Dios, ni la protesta airada hacen mella en la conciencia de Jesús. En efecto, Jesús sigue dialogando con Dios su Padre; sigue hablando a Dios su Padre; sigue dirigiéndose a Él; sigue confiándose a Él. Jesús sabe que su Padre le responderá a su tiempo y en su momento. Por eso, Jesucristo no fue derrotado, ni acabó en un fracaso total, ni sucumbió a la desesperación. En medio del dolor, Jesús espera en el Padre. Es verdad que Cristo pasó por la cruz y por la muerte. Pero no terminó todo ahí. Hubo para Jesús una mañana de luz y de vida: la resurrección. A Jesús le esperaba la vida divina que sólo Dios conoce. El Padre acreditó a Jesús. También nosotros hemos de pasar algún día por el sufrimiento y la muerte. Hagamos nuestra la experiencia de Jesús. Pongámonos en las manos de Dios y no nos apartemos jamás de él. Aunque no veamos con claridad todas las cosas; aunque no dominemos nuestro futuro...confiemos en Dios que no abandona nunca y siempre llega a punto.....Con el salmo oremos: “el Señor es mi Pastor, nada me falta....Aunque pase por cañadas oscuras, nada temo, porque Tú vas conmigo; tu vara y tu cayado me sosiegan”.

QUINTA PALABRA
“TENGO SED”
Significado de estas palabras de Jesús: “Tengo sed”.
A) Jesús está sediento
No es extraño que Jesús sienta sed; tenga una sed inmensa que abrasaría sus entrañas... Jn.19,28-29). San Marcos (15,23) nos informa de la costumbre humanitaria de los soldados de dar a los que han sido crucificados “vino mezclado con mirra”, para aliviarles el dolor. A Jesús se lo ofrecieron, pero no lo aceptó, ya que quería conservar la plena lucidez en la hora oscura y dolorosa que está viviendo. San Mateo (27,34) recuerda el salmo 69: “veneno me han dado por comida, en mi sed me han abrevado con vinagre” (v.22) y ve cumplida la Escritura en el gesto de los soldados que mezclan el vino con hiel. Jesús ya no puede rechazar el vinagre y deja que el hisopo enjugue su boca lastimada y sus labios resecos. Pero hay más, toda la amargura del mundo toca los labios de Jesús. Mas la sed de Cristo no la puede ni apagar ni colmar más que su Padre ya que solamente Él puede reconocer su obediencia sacrificial y acoger su muerte como pacificación del mundo. Jesús tiene sed de Dios y de la fe de los hijos de Dios. La fe de aquellos que le miran y la fe de aquellos que un día creerán en Él por la palabra de sus discípulos (cf. Jn.20,29). B) La sed de Jesús es más profunda que la sed física. Jesús tiene sed, como tierra reseca, de la fe y del amor de la humanidad por la que está entregando su vida hasta el final. Jesús tiene sed de ti y de mí. Jesús tiene sed de tantos jóvenes que con tanto afán e ilusión se abren a la vida. Buscad a Cristo. Dirigid vuestros pasos a Cristo y saciaréis para siempre vuestra sed de verdad y de amor, de esperanza y de vida, de paz y felicidad. C) Jesús es la fuente de agua viva. Jesús ha venido a este mundo para que nadie perezca de sed. Él es la fuente de agua viva que salta hasta la vida eterna. “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba el que cree en mí; como dice la Escritura: de su seno correrán ríos de agua viva” (Jn.7,37). ¿En qué consiste esta agua?, nos preguntamos. La respuesta nos la da el propio evangelista Juan: “Jesús hablaba del Espíritu que iban a recibir los que creyeran en Él” (Jn.7,39). Acerquémonos a esta fuente y bebamos de balde. Jesús quiere que no seamos tierra árida que no da frutos de vida y de santidad, de paz y de amor, de justicia y de libertad. Jesús quiere saciar la sed de tantos seres humanos. A todos nos llama y nos invita a que busquemos las corrientes de agua viva y a que no acudamos a cisternas de aguas corrompidas. Recordemos las palabras de Jesús a la mujer samaritana: ”Si conocieras el don de Dios, me pedirías que te diese de beber de esa fuente que salta hasta la vida eterna”. Esa fuente es el costado abierto por la lanza del soldado. De esa fuente mana y brota el agua viva.
Quien tenga sed de amor, que venga a esta fuente y beba.
Quien tenga sed de sabiduría, que venga a esta fuente y beba
Quien tenga sed de santidad, que venga a esta fuente y beba.
Quien tenga sed de felicidad, que venga a esta fuente y beba.
Quien tenga sed de alegría, que venga a esta fuente y beba.
Jesús es el Buen Pastor que conduce y guía a sus ovejas hacia fuentes de agua viva. Dejémonos guiar por Cristo a las fuentes de agua viva.

SEXTA PALABRA
“TODO ESTÁ CUMPLIDO”
Significado de las palabras de Jesús: “Todo está cumplido”
Todo se ha consumado. Jesús ha corrido su carrera; ha cumplido su misión; ha guardado todo lo que el Padre le había encomendado. Ha realizado fielmente el designio y la obra del Padre. Ahora llegó el momento final. Ahora tendrá lugar su Pascua, es decir, su vuelta a la casa del Padre de donde salió para conducir a los hombres hasta ella. Es verdad que “esta vuelta a la Casa de donde salió” tiene un camino peculiar. Cristo ha de adentrarse por los caminos de la pasión y de la cruz; Cristo ha de pasar por el desfiladero angosto y doloroso de la Pasión para llegar a la Casa del Padre, en la que “nos preparará un sitio, porque quiere que donde está Él, estemos también nosotros un día”. Por eso, te pedimos, Señor, que no te vayas sin nosotros; que no nos dejes abandonados en la cuneta de la historia. Queremos estar contigo siempre y para toda la eternidad. No te olvides de nosotros, Señor. Te queremos mucho, con todo nuestro corazón. Tú lo sabes, Señor. Todo está cumplido, dice Jesús suspendido de la cruz. Quedaba aún una cosa. Escuchemos este relato de Juan: “como era el día de la Preparación para que no quedasen los cuerpos en la cruz el sábado -porque aquel sábado era muy solemne-, los judíos rogaron a Pilato que les quebraran las piernas y los retiraran. Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primero y del otro crucificado con Él. Pero al llegar a Jesús, como le hallaron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua...y él sabe que dice verdad” (Jn.19,31-35). Esto es lo que faltaba. Del costado de Cristo, nuevo Adán, dormido en el árbol de la cruz nació la Iglesia y, con ella los sacramentos de la vida: la Eucaristía y el Bautismo. Muerto Cristo, nacen la Iglesia y los sacramentos. Cristo muerto en la cruz dejó abierto el camino al Espíritu Santo. Se ha cumplido la profecía de Ezequiel: “el agua bajaba del lado derecho de la Casa, al sur del altar...Por donde quiera que pase el torrente, todo ser viviente que en él se mueva, vivirá” (47,1.9). Ahora ya tiene todo sentido. Por todos los caminos Cristo ha pasado. Ya no hay callejones sin salida. Ya no hay rutas oscuras y sin sentido. Los caminos del hombre, si coinciden con los caminos de Cristo, desembocarán en el corazón de Dios. Hemos de mirar y entender las cosas desde el designio de Dios que se hizo realidad en Jesucristo. Todo queda iluminado por el Señor. San Pablo lo decía con palabras muy claras: “Todo es vuestro, vosotros sois de Cristo y Cristo es de Dios”. "Para los que aman a Dios todo coopera para su bien”. “Nada podrá apartarnos del amor de Dios revelado en Cristo; ni la vida ni la muerte, ni el dolor ni el sufrimiento, ni la persecución ni las enfermedades...” (Rm.8, 31-39).

SÉPTIMA PALABRA
“PADRE, EN TUS MANOS ENCOMIENDO MI ESPÍRITU”
Significado de estas palabras de Jesús: “Padre, en tus manos...
A) Jesús no muere negando a Dios, ni renegando de sí mismo
Jesús no muere desesperado ni alejado de Dios. Jesús no muere ni rebelándose contra Dios ni blasfemando contra Él. Jesús no muere insultando a los que lo han crucificado.
B) Jesús muere confiándose a las manos de Dios, su Padre. Jesús ha cumplido la obra que le encomendó el Padre. Ya puede morir tranquilo y en paz y hacer suyas las palabras del salmista: “en paz me acuesto y enseguida me duermo, pues sólo tú, Señor, me asientas en seguro” (Sal.4,9). Jesús puede dormir y descansar en paz. En Él se cumplen las palabras del salmista: “su carne descansará segura porque Dios no lo entregará a la muerte ni dejará a su fiel conocer la corrupción” (Sal.15,10). Jesús es dueño de sí hasta el mismo final de la muerte, “sabiendo que el Padre le había puesto todo en sus manos y que había salido de Dios y a Dios volvía” (Jn.13,13), se dispone a entregar su espíritu en las manos del Padre, a confiarle su vida, su alma, su ser entero. Al morir Jesús entregando su alma entre las manos del Padre, Jesús nos muestra que es necesario dejar a Dios ser Dios en nosotros, en nuestras vidas, en nuestras historias, en nuestras muertes. Al morir Jesús confiando su persona y su destino final al Padre, nos está mostrando que la muerte no es final del camino para nadie. Más allá de la muerte está Dios que es el Señor de la vida y de la muerte, y que nos espera en el momento de mayor soledad del hombre para liberarnos de la muerte. Nos espera para acogernos y guardarnos para toda la eternidad, si hemos vivido a la sombra de la cruz de su Hijo Jesús, si hemos guardado sus mandamientos. El Padre de Cristo se nos revela como Padre nuestro que nos abre sus brazos para acogernos, curarnos, salvarnos definitivamente...Sabemos que nos espera una vida eterna y feliz con el Señor y con todos aquellos a quienes quisimos entrañablemente en esta vida. En el abandono a las manos del Padre se hace realidad el deseo de plenitud del hombre. Contemplemos la muerte de Jesús y la forma cómo muere el mismo Jesús. Nos hará mucho bien. Con esta visión, creo y espero que reciben consuelo nuestros llantos, luz nuestras contradicciones, esperanza nuestras desesperanzas, ánimo nuestros desalientos, perdón nuestros pecados, alegría nuestras tristezas, compromiso nuestras pasividades, solidaridad nuestras insolidaridades, mansedumbre nuestras intolerancias, misericordia nuestras venganzas. Jesús caminó desde el portal de Belén hasta la Gloria pasando por el Calvario...Caminemos con Cristo confiando siempre y plenamente en Dios. Cuando Dios nos llame de este mundo, pongamos nuestra alma en sus manos.

Tomado del Blog http://nieto1-leamoslabiblia.blogspot.com/

El Dia de la Tierra


Imagen tomada de: jgensanisidro.blogspot.com

El Día de la Tierra es un día festivo celebrado en muchos países el 22 de abril. Su promotor, el senador estadounidense Gaylord Nelson, instauró este día para crear una conciencia común a los problemas de la superpoblación, la producción de contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la Tierra.

La primera manifestación tuvo lugar el 23 de abril de 1970, promovida por el senador y activista ambiental Gaylord Nelson, para la creación de una agencia ambiental. En esta convocatoria participaron dos mil universidades, diez mil escuelas primarias y secundarias y centenares de comunidades. La presión social tuvo sus logros y el gobierno de los Estados Unidos creó la Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Ambiental) y una serie de leyes destinada a la protección del medio ambiente.

En 1972 se celebró la primera conferencia internacional sobre el medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo, cuyo objetivo fue sensibilizar a los líderes mundiales sobre la magnitud de los problemas ambientales y que se instituyeran las políticas necesarias para erradicarlos.

Las Naciones Unidas celebran el día de la Tierra cada año en el equinoccio invernal (alrededor del 21 de marzo). El 26 de febrero de 1971, el secretario general U Thant firmó una proclamación a ese efecto. Al momento del equinoccio suena la Campana de la Paz en la sede central de la ONU en Nueva York.

El Día de la Tierra es una fiesta que pertenece a la gente y no está regulada por una sola entidad u organismo; tampoco está relacionado con reivindicaciones políticas, nacionales, religiosas, ideológicas ni raciales.

En el Día de la Tierra se reflexiona sobre la importancia del vital líquido que es indispensable para la vida de todas las especies del planeta incluida la humana como lo que es el agua ya que de toda el agua que existe en el planeta tan solo el 2% es potable.

El Día de la Tierra apunta a la toma de conciencia de los recursos naturales de la Tierra y su manejo, a la educación ambiental, y a la participación como personas ambientalmente conscientes. Una reverencia por la vida y las fuentes de nuestro ser..."

Tomado de: http://es.wikipedia.org

miércoles, 20 de abril de 2011

La ruta recorrida y por recorrer



Por: Antonio Cova M. - ave38@yahoo.com - Los venezolanos llevan 12 años resistiendo y no parece que vayan a dejar de hacerlo - Desde que amaneció el 2011 los venezolanos no hemos dejado de recibir las más diversas lecciones. Debe ser porque es un año bicentenario. Cumplimos doscientos años de haber dado el paso más arriesgado que podíamos emprender cuando España se enseñoreaba en nuestro continente: la desafiamos y lo hicimos del modo más radical que se podría imaginar. Realizamos -¿lo recuerdan?- el más atrevido y sensacional firmazo que recuerda nuestra historia, el firmazo de la emancipación. Es muy posible que en aquel alegre y desapacible momento -el 5 de Julio de 1811- el grupo de venezolanos que se atrevió a estampar sus firmas jamás imaginó lo que esas firmas desencadenarían. Hasta ese momento todo iba tansobre ruedasque nadie podía suponer que los riesgos adquirirían una siniestra presencia. Desde el año siguiente Venezuela sólo conoció el horror, el pesar y la angustia. Habían comenzado los costos, los costos que nadie percibió al principio. Pero volvamos al presente, a los 200 años después y sus lecciones. La primera, el más fenomenal y contundente desmentido que el mundo árabe está dando a quienes desde el mundo desarrollado les contemplaban con piedad mal disimulada: no tenían remedio y su postración bajo yugos de satrapías de varias décadas era hasta una garantía. Esos déspotas, tan zalameros con Occidente, cumplían bien el encargo: la paz de los cementerios y ¡a los negocios! Lo que nadie imaginó es que la fenomenal tecnología comunicacional que esos negocios habían desatado sería la peor amenaza para esos déspotas. Cuando febrero transcurría raudo, como castillos de naipes se derrumbaban las primeras satrapías. En un santiamén cayó la dictadura tunecina y el turno tocó en suerte a Egipto, donde pataleó un poco más, pero ya pasó a la historia. A estas alturas, Occidente por fin salió de su estupor y al contemplar la matanza de Libia, llevada a cabo con crueldad carnavalesca con las armas que le había vendido al comediante que vive metido en un disfraz, tuvo que intervenir y decretar que el fin de Gadafi había llegado, sin importar el tiempo que tome su derrumbe. Los vecinos, al ver la determinación de los hasta ayer sometidos en la abyección, han tenido que correr y ver si el tiempo todavía alcanza para hacer las reformas que les permitirían sobrevivir. En esto anda el Bashar de Siria, que hasta ha lamentado con lágrimas de cocodrilo los más de doscientos muertos que sus esbirros han conseguido. El tiempo dirá de cuánto tiempo todavía disponen los confiados déspotas del Cercano Oriente. Un poco lejos de allí, otro aprendiz de brujo, el derrotado presidente de Costa de Marfil pretendía, al más puro estilo africano, seguir en el poder como si nada. No captó los nuevos vientos. Sus secuaces y sus milicias no vacilaron en asesinar a todo aquel que intentara resistir. Desoyó consejos de varios presidentes africanos que le visitaron y no entendió la significación de la decisión de las Naciones Unidas, que todo el tiempo le brindó su protección a quien le derrotara en las elecciones. Hoy, por fin, este señor está preso y listo para enfrentar a la justicia por los crímenes cometidos. La pesadilla cesó para todos y comienza para él y su pandilla. Era hora. Estas son las lecciones para Venezuela, que ya va camino de las elecciones más cruciales que debe encarar en esta larga pesadilla. Acosado por problemas de toda índole, Chávez, con más compromisos que plata para encararlos y dando muestras contundentes de que entiende poco, pretende (como la Cenicienta del cuento que convirtió a ratoncitos en guardias y chambelanes) asustarnos con ancianos disfrazados de milicianos. Los venezolanos llevan 12 años resistiendo y no parece que vayan a dejar de hacerlo justo cuando el régimen aparece más frágil y vulnerable, por eso estoy en desacuerdo con el veredicto de mi amigo Tulio Hernández sobre que el tiempo de la sublevación pasó y que Venezuela no transitará el camino árabe. Los venezolanos sabemos lo que nos falta por transitar y lo haremos si no nos dejan otra opción. Si el señor Chávez, llegado el momento se muestra obcecado por seguir aferrado al poder con el que nada ha logrado, puede tener por seguro que habrá emprendido la ruta de Costa de Marfil, con todas sus letras. Por su bien, que no dude que ese trayecto le lleva al abismo. Hasta allí no le acompañarán sus cachorros y aprovechadores de toda laya. Y súbitamente, sin acompañamiento ni misericordia llorona, el final, que bien pudiera ser una copia al carbón marfileña.

martes, 19 de abril de 2011

San Expedito


San Expedito
San Expedito es contemporáneo de Santa Filomena y San Jorge. Vivió a principios del siglo IV bajo el imperio de Diocleciano, emperador que años más tarde lo mandaría a matar, y era el comandante de una legión de soldados romanos. A pesar de defender al Imperio Romano de los Bárbaros Asiáticos, cierto día fue tocado por la gracia de Dios y recibió la Luz Divina; este episodio cambiaría para siempre su vida convirtiéndose inmediatamente al cristianismo. Al momento de su conversión, un cuervo se hizo presente simbolizando al Espíritu del Mal y le dijo Cras... Cras... Cras... , (lo que en latín siginifica Mañana ... Mañana... Mañana...) intentando persuadirlo en la misma hora de su conversión al Cristianismo a que lo dejara para después. San Expedito reaccionó enérgicamente aplastando al cuervo con su pie derecho mientras exclamaba Hodie... Hodie... Hodie (que en latín significa Hoy... Hoy... Hoy... ) no dejare nada para mañana, a partir de hoy seré Cristiano. El 19 de abril de 303 DC, por orden del Emperador Diocleciano, fue sacrificado en Melitene, sede de una de las Provincias Romanas en Armenia junto con sus compañeros Caio, Galatas, Hermogenes, Aristonico y Rufo.
Por su historia es que San Expedito es un Santo que atiende los casos urgentes, en este mismo momento; los casos que, de producirse una demora, habría un gran perjuicio. Pero este santo Patrono, no atiende para ser venerado, sino para que en acción de gracias nos acerquemos a Dios, sin postergaciones, siguiendo su ejemplo; y en el caso de haber efectuado alguna promesa, él también nos pide presteza en cumplir aquello que le fue prometido.
San Expedito es reconocido por el Don que Nuestro Padre Misericordioso le dio para resolver nuestras necesidades en formas urgente pero también es Patrono de los Jóvenes, Socorro de los Estudiantes, Mediador en los Procesos y Juicios, Salud de los Enfermos, Protector en los Problemas de Familia, Laborales y Negocios, pudiendo ser invocado en otros casos.
Cuando tengan un pedido muy urgente, rezen este triduo a San Expedito para que vuestra gracia se conceda rápidamente. Para bajar el triduo click aquí.
Primer día
Glorioso San Expedito, vengo a implorar tu socorro y obtener de Dios, por tu intercesión, las gracias que solicito de su misericordiosa bondad.
Admiro tu dedicación y fidelidad al deber de estado. Por la manera por la cuál desempeñaste tus deberes de soldado y de jefe, enseñaste a todos que no hay estado de vida en el que no podamos santificarnos. Basta para eso cumplir cristianamente todas las obligaciones.
Concédeme pues, por los méritos que adquiriste delante de Dios en el cumplimiento de estos deberes, la gracia de cumplir yo también fielmente, los de mi propio estado sin jamás lamentarme ni acobardarme.
Concédeme además de eso, las gracias que solicito del cielo durante este Triduo.
Amén.
Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria.
Segundo día
Gloriosos San Expedito, yo admiro en tí la rapidez con que en cualquier ocasión actuabas para el cumplimiento de tu deber. Por eso eres el modelo de la generosidad y del celo con que debemos dedicarnos al trabajo, muy especialmente de nuestra santificación.
Por los méritos que adquiriste de este modo, ven en auxilio de mi tibieza en la práctica de la virtud, a fin de que me separe completamente de los lazos que me ligan al pecado y que pueda darme más enteramente al servicio de Dios y del prójimo con generosa actitud.
Concédeme además de eso, las gracias que solicito del cielo durante este Triduo.
Amén
Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria.
Tercer día
Glorioso San Expedito, la prueba y el sufrimiento nunca te fueron evitados. Supiste aceptarlos con coraje y confianza. Y con el fin de asemejarte más al Divino Crucificado, no rehusaste de verter tu sangre por él. ¡Cuán lejos estoy de imitarte! Ante las menores pruebas y dificultades cotidianas, me lamento, gimo y a veces me revuelco, en vez de aceptarla fillialmente como venidas de la Divina Providencia.
Enséñame pues, a no lamentarme jamás y antes aceptar generosamente, para purgar mis faltas, todas las cruces que me reserva la Divina Providencia.
Concédeme además de eso, las gracias que solicito del cielo durante este Triduo.
Amén
Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria.
Tomado de: http://www.expeditosan.com.ar/rezos/triduo.htm

lunes, 18 de abril de 2011

Alegoría judía


Cuenta una antigua alegoría Judía, que una vez un hombre muy rico fue a pedirle un consejo a un rabino. El rabino lo tomó de la mano, lo acercó a la ventana y le dijo: "Mira"... El rico miró por la ventana a la calle. El rabino le preguntó ¿qué ves? El hombre le respondió: "veo gente". El rabino volvió a tomarlo de la mano y lo llevó ante un espejo y le dijo: ¿"qué ves ahora"? El rico le respondió: "Ahora me veo yo". El rabino le contestó: "¿Entiendes?"... En la ventana hay vidrio y en el espejo hay vidrio. Pero el vidrio del espejo tiene un poco de plata. Y cuando hay un poco de plata uno deja de ver a la gente y comienza a verse solo a sí mismo.

Plauto

Mus uni non fidit antro - Plauto

Franklin

Si los hombres son tan perversos teniendo religión, ¿cómo serían sin ella? - FRANKLIN, Benjamin

sábado, 16 de abril de 2011

Manejo de la situación de crisis


Recomendaciones para el manejo de la situación de crisis - El presente material tiene por finalidad ofrecerle orientaciones para que usted pueda identificar su situación actual y estrategias para su manejo. Se considera de gran importancia que usted preserve su salud y la de su grupo familiar, por lo cual es de nuestro interés ofrecerle las siguientes recomendaciones. 1.- Su seguridad física y mental tanto a nivel personal como familiar debe ser una prioridad. Ninguna precaución es innecesaria. Debe cuidar de que los suyos estén a buen resguardo y contar con planes de contingencia para evitar agresiones y vejámenes físicos y psicológicos. 2.- No permita que violenten sus derechos, es preferible enfrentarse a la autoridad que ilegalmente ejerza presión que someterse de manera inmediata. El agresor debe sentir que usted sabe que él está haciendo algo incorrecto. De igual modo evite enfrentamientos frontales y agresivos. En otras palabras no se “enganche” en el juego psicológico del agresor y más bien busque desarmarlo con la ley. 3.- Si usted sufre de algunos de los siguientes síntomas usted está padeciendo de estrés agudo. A continuación se enumeran los más comunes: • Alteraciones en el sueño como insomnio, • Dificultades para conciliar el sueño, • Levantarse en la noche con sobresalto o palpitaciones • Imágenes repetidas en su mente, • Dormir más de lo normal, • Sensación de pesadez, • Fatiga, • Desánimo, • Desesperanza, • Pensamientos pesimistas o contrariamente aceleración del pensamiento, • Dificultad para controlar los pensamientos, • Malestar corporal, • Ansiedad, • Irritabilidad • Alteración de la ingesta de comida, • Comer de más o de menos respecto a lo regular, • Síntomas psicosomáticos como dolores musculares, • Gastritis, • Afecciones respiratorias, • Alteraciones en la vida sexual. 4.- Estos síntomas pueden manejarse con algunas recomendaciones y es un trastorno pasajero. En caso de que dure más de tres (3) meses debe acudir a un especialista ya que el malestar puede volverse crónico, es decir puede mantenerse en el tiempo y transformarse en algo más grave. 5.- La primera recomendación es hacer actividades que lo relajen y le permita tomar distancia psicológica del problema. Dicha actividad debe ser del gusto personal pero se recomienda hacer deporte como caminar, montar bicicleta, etc., leer alguna lectura que lo distraiga, reunirse con amistades con una intención recreativa, etc. 6.- Si usted está sufriendo por que sus rutinas están alteradas, busque algunas actividades que le permitan sentir que su vida mantiene cierta continuidad. Por ejemplo si usted se levantaba temprano y salía a su trabajo a las 6:30 a.m. y su situación actual no lo amerita, entonces busque mantener esa rutina y haga alguna actividad en esas horas. Ocupe su tiempo con alguna actividad que le sea productiva o en donde usted se sienta útil, puede organizar actividades con los vecinos, recabar información sobre el problema, crear grupos de discusión, estudiar sobre un tema particular. Recuerde que el ocio no es buen consejero. 7.- Evite asumir posiciones radicales o defender apasionadamente puntos de vista extremos. Es muy fácil pasar de la euforia y el entusiasmo desmedido a la depresión y el abatimiento. Mientras más centrado esté más energía dispondrá. El agotamiento emocional es más fuerte y desgastante que el agotamiento físico. Las posiciones y en general una emocionalidad intermedia, moderada y racional serán su mejor autodefensa. 8.- Evite tomar decisiones importantes producto del desespero, la angustia o la impulsividad. Usualmente las decisiones tomadas de esta forma son las peores y casi siempre usted se arrepentirá. Medite cuidadosamente, ahora más que nunca cada uno de sus pasos. No permita que las circunstancias externas o los agresores le hagan “perder la cabeza”. La racionalidad y la reflexión lo ayudarán a tomar mejor sus decisiones. 9.- Transmita esta información a compañeros de trabajo, amigos y especialmente a sus familiares. Si usted es el afectado directo no crea que sus seres queridos no están siendo igualmente afectados. Cuide de ellos. Muchas veces el estrés se manifiesta con peleas familiares, desacuerdos de última hora, disputas, reacciones de poder. En situación de crisis como la que vivimos la familia debe estar más unida que nunca. No permita que el estrés que ocasiona esta crisis afecte sus relaciones interpersonales.<> 10.- El manejo de la información depende de usted. La información proveniente de las distintas fuentes (conversaciones informales, rumores, radio, televisión, prensa escrita y otros) puede ser regulada por usted. Los medios son un producto que el usuario puede decidir utilizar a su gusto y conveniencia, bajo el control de usted y su grupo familiar. 11.- Para los casos en que piense que puede serle útil una consulta psicológica especializada, disponemos de información sobre profesionales que están disponibles para prestar este tipo de apoyo. 12.- Ante situaciones en las cuales se sienta amedrentado o vulnerados sus derechos individuales o colectivos, tiene a su disposición la Guía de Orientación Laboral que servirá de soporte en la prestación de la asistencia legal requerida. La misma está disponible en la página Web: http://www.trabajadorpetrolero.com/ Como complemento a esta información anexamos un tópico de gran interés alusivo a los elementos psicológicos que identifican una situación de acoso laboral y que pudiesen estar presentes en esta crisis. ELEMENTOS PSICOLÓGICOS ASOCIADOS AL ACOSO LABORAL Identificando la Situación de Acoso El acoso empresarial ha sido definido en el campo de la psicología como “un conflicto de larga duración que tiende a escalar en que varias acciones de abuso y acoso son utilizadas sistemáticamente contra la víctima” y como “un intento malicioso para forzar a que una persona salga de su lugar de trabajo a través de acusaciones injustificadas, humillaciones, acoso general, abuso emocional y/o intimidación”. Es importante destacar que toda situación de abuso o acoso implica que existe un desbalance de poder en que la persona utiliza su poder y autoridad para arrinconar a su víctima. Lo cual implica también que por una razón u otra no busca negociar y tratar al otro en igualdad de condiciones, aunque intente mostrar que sí hay una igualdad y una consideración hacia el otro. El acoso suele comenzar de manera sutil e irse incrementando e incluye conductas como: - Cuestionar las decisiones de la persona. - Enjuiciar negativa, injusta y descontextualizadamente el trabajo del otro. - Aislar a la persona de sus redes sociales (no hablarle, no considerar su opinión). - Atacar la esfera privada de la persona (criticándola, buscando hacerla quedar mal, sugerir que la persona está mal psicológicamente). - Agresión verbal (gritarle a la persona, insultarla, amenazarla). - Agresión física (incluye la amenaza de violencia física y usos menores de la violencia). - Utilización de rumores que tienden a confundir y a desacreditar a la persona. Susan Dunn, especialista en el trabajo con víctimas de acoso empresarial identifica diez características encontradas frecuentemente en el acoso: 1. Ataques a la dignidad, integridad, credibilidad y competencia profesional de los empleados. 2. Comunicaciones negativas, humillantes, intimidatorias y controladoras directas. 3. Comunicaciones negativas, humillantes, intimidatorias y controladoras pero en forma de insinuación. 4. Utilización de otros grupos o miembros del equipo para incrementar el acoso. 5. Utilización continua, múltiple y sistemática de este tipo de estrategias. 6. Estas estrategias se utilizan para desacreditar, confundir, intimidar, aislar y forzar a la persona a someterse. 7. Se intenta forzar a la persona a que se vaya, se retire. 8. Hacer parecer que la eliminación de la persona de su lugar de trabajo fue voluntaria. 9. Estos hechos son tolerados, ignorados o aupados e instigados por los dirigentes de la organización. 10. Intentan hacer ver que todo esto ha sucedido por culpa del trabajador. Una gran parte del acoso se ejerce a través de la comunicación y se hace de manera indirecta y solapada. Esas comunicaciones suelen incluir las siguientes estrategias: 1. Rechazar la comunicación directa: Se tiende a eludir la comunicación directa y dejar todo en la insinuación. 2. Deformar el lenguaje: El mensaje es voluntariamente vago e impreciso y genera confusión. 3. Mentir: En su tratado sobre el arte de la guerra, redactado en el siglo V antes de Cristo, el chino Sun Tsu escribió: “el arte de la guerra es el arte del engaño; si adoptamos siempre una apariencia contraria a lo que somos, aumentamos nuestras oportunidades de victoria”. Las cosas se dicen sin decirlas, esperando que el otro comprenda el mensaje sin tener que nombrarlo. Otro tipo de mentira indirecta se basa en contestar de un modo impreciso, con evasivas, o mediante un ataque en forma de broma. El interlocutor no debería tener en cuenta ningún mensaje que no se formule explícitamente, por mucho que se trasluzca. 4. Utilizar el sarcasmo, la burla y el desprecio: El agresor se esconde detrás de la máscara del irónico y del bromista. 5. Utilizar la paradoja: en el nivel verbal se dice una cosa, y en el nivel no verbal se expresa lo contrario. El discurso paradójico se compone de un mensaje explícito y de un mensaje sobreentendido. El agresor niega la existencia del segundo. 6. Descalificar: La descalificación consiste en privar a alguien de todas sus cualidades. Miradas despreciativas, suspiros exagerados, insinuaciones, alusiones desestabilizadoras o malévolas, observaciones desagradables, críticas indirectas que se oculta detrás de bromas y burlas. 7. Imponer autoridad: La toma de poder se lleva a cabo mediante la palabra. Se trata de dar la impresión de conocer mejor las cosas, de detentar una verdad, “la verdad”. Por esta vía, atraen a compañeros que no están seguros de sí mismos y que tienden a pensar que los otros saben más que ellos mismos. 8. La violencia: La fase de odio aparece con toda claridad cuando la víctima reacciona e intenta obrar y recuperar un poco de libertad. Cuando tiene que justificar su odio, el agresor lo hace ver como una persecución por parte de su víctima. Se coloca así en una situación de legítima defensa. En este mismo sentido, adopta una actitud pleitista. Todo aquello que no funciona es culpa de los demás, que se han unido en un proyecto contra él. Como protegerse: El agresor sabe hasta dónde puede llegar, sabe medir su violencia. Si siente que la víctima reacciona en su presencia, retrocede hábilmente. La agresión se destila también a pequeñas dosis cuando se produce en presencia de testigos. Si la víctima reacciona y cae en la trampa de la provocación subiendo el tono, es ella la que parece agresiva, y el agresor aprovecha la ocasión para situarse en la posición de víctima. El acoso aumenta cuando la víctima asume estrategias evitativas y poco asertivas ante el conflicto. De manera que hay que intentar enfrentar de manera asertiva la situación de crisis.
En base a lo anterior puede ser útil para enfrentar posibles situaciones de acoso:
1. Identificar si existen maniobras abusivas: Es importante analizar fríamente si algunas de estas estrategias comunicacionales están siendo utilizadas para acosarnos. 2. Establecer una red de comunicación abierta y accesible: Conozca y comparta con sus compañeros los procedimientos habituales de acoso y agresión. 3. Desarrollar procedimientos para registrar las situaciones de acoso: utilice testigos, haga registros de video, audio y cualquier otro medio que permita identificar tal situación. 4. Atender nuestras necesidades fuera del ambiente laboral. 5. Procurar conocer y utilizar las redes de apoyo disponibles. 6. Buscar apoyo en personas cercanas y de confianza. 7. Evitar caer en la retaliación agresiva: Es importante tratar de mantener una respuesta asertiva frontal pero sin caer en agresiones que tienden a escalar al conflicto. La lógica del afrontamiento es lograr protegerse mientras se evidencian y demuestran las agresiones del acosador.