mover

mover

viernes, 28 de abril de 2017

Opinión de Julio Cesar Pineda sobre la salida de Venezuela de la OEA

El tema de la salida de Venezuela de la OEA por decisión del Ejecutivo Nacional y concretamente por mandato del Presidente Nicolás Maduro, es un asunto que ocupa el interés del país y la región, por ello en El Tubazo Digital quisimos consultar la opinión del exembajador Julio Cesar Pineda sobre esta situación, en este sentido fue consultado por nuestro redactorAmílcar Jiménez, en el programa radial “Buenos días, el cafecito noticioso”, trasmitido por Tremenda 1012.3 FM, a las 7 am,  esto fue lo que dijo:
¿Un asunto de esta magnitud para poder hacerse efectiva no depende de la aprobación de la Asamblea Nacional?
La constitución venezolana establece que los tratados internacionales deben ser ratificados por la Asamblea Nacional,  una decisión como esta, adherirse o salirse de un organismo internacional meritaba el paso de por la AN, como el gobierno desconoce a esta institución dio el paso directamente sin la consulta previa lo cual le quita legitimidad a esta decisión.
En segundo lugar la tendencia en la diplomacia, moderna es pertenecer a organismos internacionales, la OEA viene desde 1948 tres años después de Naciones Unidas, y la tendencia es que cuando un estado sale de algún organismo internacional como fue el caso de la Unión Europea, lo adecuado es que el pueblo se manifieste través de un referendo y diga si esta de acuerdo o no por la importancia que tiene pertenecer a una organización regional, los europeos nos han  dado ejemplo cuando por vía de referendo se decide el ingreso  o la salida, como el caso Brexit, aquí es sólo una decisión del ejecutivo.
¿Es conveniente la salida de Venezuela de la OEA?
Es Absolutamente inconveniente, es aislar el país de un mecanismo regional importantísimo, es crearnos un problema de derechos humanos a nivel internacional, es dejar a los venezolanos desasistidos de la comisión interamericana de derechos humanos, también del tribunal de derechos humanos con sede en Costa Rica, todo lo que existe, todo lo que favorece a los venezolanos en materia de derechos humanos.
Para Venezuela es grave, además por principio constitucional, la constitución de 1999, establece que los tratados que tienen que ver con derechos humanos, y en la OEA hay muchos tratados de derechos humanos, son aceptados como tratados supranacionales, prácticamente forman parte de la constitución venezolana, por lo cual es un mandato constitucional.
Lo cierto es que ni Bolivia que es amiga de Venezuela, ni Ecuador, niNicaragua, ni El Salvador que son los únicos amigos con que cuenta Venezuela, van a acompañarla a salirse de la OEA porque esa es una estructura necesaria y conveniente y seguirá fortalecida, lo único es que Venezuela quedará como Cuba al margen de esta organización, y aunque vaya a otras organizaciones como la CELAC, que no está institucionalizada siempre va a encontrar un panorama de perdida de votos, perdida de apoyos porque se ha ido perdiendo todo el apoyo que tenía.
El 2 de mayo se reunirá la CELAC  para tratar la situación país, ¿qué puede ocurrir allí?
La CELAC es la misma OEA pero sin Estados Unidos ni Canadá, son 2 votos nada más y eso no significa que cambie el espíritu de los votos para Venezuela, seguirán criticando al país, seguirán preocupados porque no hay elecciones, porgue haya mecanismos humanitaria para que haya medicinas y alimentos.
Seguirán reclamando la independencia de la AN, es decir, no va a cambiar el escenario, simplemente es dar mas tiempo o correr la arruga, la única ventaja que tiene el gobierno es que la CELAC es un simple mecanismo de cooperación, pero es sólo prolongar la crisis, ya tenemos `problemas en la OEA, estamos a punto de que nos expulsen de MERCOSUR, y seguramente en la reunión de El Salvador habrá una crítica muy fuerte.
Ahora, el problema es venezolano, la gente en la calle, la comunidad internacional podrá apoyar, indicar, señalar, ero es el pueblo en la calle quien va a forzar que esta crisis se resuelva.

jueves, 27 de abril de 2017

Carta al libro





Por: Andrés Hoyos

Querido compadre, me alegra mucho que tus apresurados sepultureros de hace unos años se hayan quedado con los crespos hechos.
Me gusta recordar que eres quizá el invento tecnológico más importante de la humanidad, al menos desde la escritura y la agricultura, ambas prehistóricas. La tuya es la más poderosa extensión de la cumbre del ingenio humano, el lenguaje hablado, que según sospechan algunos paleontólogos pudo ser el arma que selló la victoria del Homo sapienssobre el resto de los homínidos.
Para 1449, cuando Gutenberg terminó de inventar la imprenta de tipo móvil, la población de Occidente era casi del todo analfabeta y los idiomas se seguían fragmentando a gran velocidad. Tú hiciste posibles la alfabetización y la educación de multitudes. Por eso compites con ventaja con la rueda, la electricidad y la digitalización, solo que ya llevas cinco siglos y medio entre nosotros y la gente te da por descontado.
No, no eres necesario para hablar con la familia y los amigos, así Gabo haya dicho que escribió sus libros para que los amigos lo quisieran más. Alguien se preguntará: ¿y para qué demonios quiere uno hablar con extraños si tiene la familia, los amigos, los compañeros de trabajo y los vecinos? Pues porque la civilización está construida sobre el diálogo con extraños. Las instituciones que permiten la vida colectiva solo pudieron surgir cuando la especie superó la escala personal, el horizonte tribal.
Fuiste, entonces, la primera manera de hablar masivamente con extraños y durante siglo y medio tuviste la exclusividad en el ramo, hasta que aparecieron tus primos hermanos, los periódicos. Ahora los medios abundan: la radio, la televisión, el internet, los teléfonos móviles y un creciente etcétera. Cada uno tiende a descollar en una forma de comunicación. La tuya, que es la concentración del mensaje, o sea la aspiración a encontrar la esencia de las cosas (raramente se logra), no tiene sustitutos.
Sin embargo, somos desagradecidos por naturaleza, de suerte que desde los tiempos del profeta canadiense, Marshall McLuhan, te están tomando las medidas para hacerte el ataúd. Les seducía a estos pirómanos de la novedad multiplicar los caminos de la escritura, sin percatarse de que con ello la autoridad del autor, valga la redundancia, se perdía. Querían matarlo, para usar la noción rimbombante de Roland Barthes, pero no pudieron porque el sentido común valora su existencia. Los hipertextos, que pretendían mandarte a los museos, ahora se ven como meros apoyos de navegación. Tu solidez física, tu vocación de permanencia y tu potente esquema lineal resultaron a la postre más perdurables que la última algarabía. O para decirlo en idioma vernáculo: los profetas de la posmodernidad tacaron burro contigo.
Al final, los libros electrónicos no solo no te mataron, sino que parecen haber alcanzado un techo (en Estados Unidos, donde más lejos llegaron) del 20% del mercado. Este reciente triunfo sobre tus sucedáneos digitales, cuya participación en la torta ha incluso comenzado a disminuir, es también el triunfo de tu maravilloso diseño. Consistes de un grupo variable de hojas empastadas, sobre las cuales se imprimen líneas sucesivas de texto, interrumpidas por párrafos y capítulos, así como por tal cual ilustración. Eso eres.
Por una vez, si es para fabricar libros, que talen árboles, ojalá cultivados en forma sostenible, y que se haga el papel.

martes, 25 de abril de 2017

Carta Abierta a la MUD

Señores
Mesa de la Unidad Democrática (MUD)
Su Despacho.-

Me dirijo a ustedes en nombre de la Gran Alianza Nacional, GANA, para plantearles lo siguiente:

La situación de Venezuela es de suma gravedad, no sólo porque experimentamos una catástrofe humanitaria, sino también una crisis política sin precedentes, en la que inciden variados factores: la injerencia cubana, el narcotráfico, el terrorismo islámico y crímenes de lesa humanidad, entre otros.

En estas circunstancias, no es posible resolver la crisis con un cronograma electoral. Solo la salida inmediata del régimen puede dar inicio a una recuperación nacional. Hacemos esta aclaratoria porque muchos de ustedes han insistido, públicamente, que las protestas ciudadanas que llenan las calles de Venezuela son para pedir elecciones, y eso no es cierto. La gente lo que pide a gritos es la salida de Maduro, aún más justificada ahora, luego de los asesinatos, torturas y encarcelamientos que él ha ordenado durante este mes de abril.

En el pasado su organización incurrió en dos errores fundamentales: negociar con el régimen en el 2014, oponiéndose absurdamente a “La Salida”,  y dialogar a finales de 2016, sin lograr absolutamente nada excepto el enfriamiento de la calle.

En las últimas horas nos han llegado alarmantes rumores de que algunos de ustedes estarían negociando de nuevo con el régimen, un cronograma electoral a cambio de parar las protestas.

No se deben entregar una vez más las luchas de nuestro pueblo por una promesa de elecciones. Venezuela no se los perdonaría. La MUD sería sobrepasada por los acontecimientos y surgirá un nuevo liderazgo opositor que represente el interés de los ciudadanos y no el de los partidos.

Les hacemos esta exhortación porque no deseamos su fracaso, sino por el contrario, que obtengan un gran triunfo, constituyéndose en los protagonistas del cambio de gobierno que todos deseamos.

En estas horas definitorias, reciban nuestros cordiales saludos.

Atentamente,

Enrique Aristeguieta Gramcko
Presidente de GANA

lunes, 24 de abril de 2017

Carta Abierta a Henry Ramos Allup

Por: Dakar Parada 




Estimado parlamentario Henry Ramos Allup,
He leído su tweet donde manifiesta que: “Lo que necesitan nuestros barrios es comida, medicinas, seguridad, educación y servicios públicos”. En dicho tuit quedan plasmadas dos ideas que han llamado mi atención y son el motivo por el cual me aboco escribirle esta carta.
En primer lugar, es llamativo que usted se refiera a las necesidades solo de “nuestros barrios” cuando bien pudo hablar de “la población”, “los ciudadanos” o el más común “nuestro pueblo”. Siendo así bastante cónsono con la filosofía del “pobrismo” que ha dominado la política venezolana desde siempre. Esa filosofía de creer que los pobres son más importantes que los ricos es un cáncer que hemos tenido en el país y que deberíamos todos tratar de erradicar desde el mismo uso de nuestro vocabulario. Más aún usted que es una persona que presume (programa Vladimir a la 1, del 17 de octubre de 2016) y con razón de su buena utilización de nuestro idioma.
Esta filosofía pobrista de la política nacional queda plasmada en la siguiente frase que es histórica, mas por lo ridícula que por otra cosa: “Esa autopista que está haciendo el gobierno, no tiene ningún tipo de utilidad, simplemente la construye para transitar con los cadillacs de los ricos desde el puerto de La Guaira. Acaso díganme ¿Ustedes comen autopistas?”. Esto lo dijo en 1952, durante un mitin en uno de “nuestros barrios” de Caracas, el líder opositor al gobierno de la época, Rafael Caldera, refiriéndose a la construcción de la Autopista Caracas – La Guaira. Este es el tipo de locuras que se llegan a decir por el afán de dividir a los ciudadanos con fines políticos de establecer nichos de votantes.
Por lo antes expuesto, antes de pasar a la segunda idea de mi interés, me permito en mi condición de ciudadano, sugerirle que cambie la expresión “nuestros barrios” por la expresión, los ciudadanos o cualquier otra que represente con mayor grado de aproximación a toda la población nacional. Que para eso es usted diputado de la Asamblea Nacional (y no solo de “nuestros barrios”) y próximo candidato presidencial de su partido.
Tengo claro, que seguramente usted sabe más que yo de política y que hay ciertas palabras y discursos que proporcionan mayor rédito político que otros, pero supongo que esa es la diferencia entre un político populista y un estadista.
La segunda idea a la cual quiero hacer referencia, es al diagnóstico que usted plasma en el tweet, en cuanto a lo que necesitan los ciudadanos.
Lo que los ciudadanos necesitan no es más asistencialismo del Estado como usted propone, de eso han tenido desde que crearon el barrio. Me permito pues enumerar cosas que a mi juicio si necesita la población, circunscribiéndome solo a la parte material, ya que es el aspecto mencionado en su tweet:
  1. En primer lugar, necesitamos una moneda fuerte, la cual no se devalúe y que sea reconocida internacionalmente. Tenemos economistas brillantes en Venezuela, como Hugo Farías quien lleva años proponiendo un régimen de libertad monetaria. Puede ver un resumen de su propuesta en este video. Esto permitiría que el fruto del trabajo de los ciudadanos no pierda poder adquisitivo y puedan ahorrar. Con el ahorro, las personas pueden planificar y planear una estrategia de largo plazo para su proyecto de vida y así poder procurarse todos los bienes que usted dice que necesitan, educación, salud y lo que quieran. Desde la Asamblea Nacional (AN) su bancada podría proponer una iniciativa parlamentaria para establecer dicho régimen monetario.
  2. Otro aspecto que considero necesario, es multiplicar las fuentes de empleo. Bien podría usted, desde la AN, iniciar la derogación de leyes como la de Costos y Precios Justos, y/o la Ley del Trabajo, y eliminar todas las trabas para constituir empresas y contratar personal.
  3. Otra cosa necesaria, sería la inversión privada en todos los aspectos mencionados por usted. La inversion privada es lo que hace posible el fenomeno que representa el hecho de que en un barrio de díficil acceso se puedan ver los camiones de cervezas de empresas privadas despachando mercancia puntualmente y sin embargo no haya electricidad o agua potable. Imagine que grandes empresas inviertan en todos estos rubros, distribución de alimentos, medicinas, seguridad, transporte, instituciones educativas, instalaciones deportivas, centros culturales, centros recreativos. Las posibilidades de inversión en Venezuela, bien sea en los barrios, caseríos, poblados, ciudades grandes o pequeñas es inmensa. Bien pueden los legisladores como usted, presentar proyectos de leyes que otorguen incentivos fiscales para la inversión de dichos sectores.
Con estas tres cosas: moneda fuerte, inversión de capital privado y empleo, los ciudadanos pueden procurarse por si mismos y no mediante regalos del Estado, todas sus necesidades. Elevando así la dignidad y autoestima de las personas.
Por último, estimado diputado, me despido respetuosamente deseándole la mayor de las suertes y esperando que mi carta haya dejado claro la siguiente idea: Los individuos no necesitan dadivas del Estado, necesitan libertad para emprender sus proyectos de vida, como bien dice nuestro Himno Nacional: “el pobre en su choza libertad pidió”. Libertad; no comida, ni medicinas, ni seguridad, ni educación, ni servicios públicos. ¡LIBERTAD!

miércoles, 19 de abril de 2017

Los cisnes negros de las transiciones


El jugo de lechosa de Linares Alcántara… En 1876 Guzmán Blanco terminó su período presidencial y se fue para París a descansar. Seleccionó como sucesor al general Francisco Linares Alcántara para que le cuidara el coroto por dos años. Sin embargo operó la ley de la patada histórica y Linares una vez presidente se apartó de la tutela de su jefe. Los jaladores de Guzmán lo acompañaron. Las gallinas comenzaron a cantar como gallos. Las mismas manos callosas de tanto adular al Guzmán “igualito al Libertador”, derribaban sus estatuas moteadas “el manganzón” y “el saludante”. Linares se transformó en el nuevo hombre providencial. Sin embargo en plena gloria, murió. Parece que se comió un dulce de lechosa (nada que ver con el de Chávez) en La Guaira y se envenenó. Todavía no se sabe si fue un accidente o un crimen. Lo cierto es que su muerte fue un cisne negro que lo cambió todo y aceleró el regreso de Guzmán. Las estatuas fueron reconstruidas y la jaladera… también.
Por cierto, cuando la caravana del entierro de Linares Alcántara pasaba frente a El Calvario, sonó un tiroteo y todo el mundo salió corriendo. El cadáver de Linares, apenas horas antes líder providencial de Venezuela, quedó solitario y abandonado en una urna en el medio de la calle. “Que solos que tristes se quedan los muertos”, hubiera recitado el gran Bécquer.
- La muerte de Rafael Urdaneta… Años atrás, en 1845, el ascenso de los liberales era imparable. Lucía agotado el tiempo de la Oligarquía Conservadora. Había consenso en que el hombre que garantizaba una transición calma era el General Rafael Urdaneta. Sin embargo, éste viajó a Europa en tarea de reconocimiento para la Independencia de Venezuela y se murió en París. Y adiós consenso. Tratando de salvarlo, Páez seleccionó como candidato a José Tadeo Monagas. La luna de miel duro hasta el asalto al Congreso en 1848. Y luego, la Guerra Federal. El régimen de los Monagas, corruptos y nepóticos sembró las semillas de la de la guerra. El cisne negro que lo cambió todo fue la muerte de Urdaneta.
- El riñón de Cipriano Castro… Castro era el “fefe” y Juan Vicente Gómez el segundón sin malicia, o así parecía. A Castro le supuraba un riñón y había que operarlo. Los médicos de aquí no se atrevían porque estaban amenazados, si fallaban morían. Castro dejó en el poder a su compadre Gómez, tan buen actor que las lágrimas salían de sus ojos de cocodrilo y rodaban por sus cachetes mientras le decía: Don Cipriano lléveme con usted. Castro se enternecía y Doña Zoila le decía deje al compadre en el coroto. Tal vez se preguntaba que si se iba Juan Vicente quién le iba a capar los gatos, “tiene manos de cirujano”. La enfermedad de Castro fungió de cisne negro. De haber sido un riñón sano, quien sabe que de rumbos hubiera tomado nuestra historia.
- La enfermedad de Diógenes Escalante… En 1945, el General Medina Angarita, o no podía o no quería dar paso a elecciones directas, universales y secretas en Venezuela. Además había una nueva generación política y militar emergiendo. Se logró como candidato de consenso al Embajador en Washington Diógenes Escalante, quien se comprometió a los cambios. Sin embargo enfermó y Medina seleccionó como nuevo candidato al Dr. Ángel Biaggini, se rompió el consenso… y vino el 18 de octubre. El cisne negro fue la enfermedad de Escalante.
Hay acontecimientos inesperados que marcan la historia, o la desvían. Unos de manera más drástica que otros. Hay otros que tal vez no sean propiamente cisnes negros, pero sí cisnes grises, como en 1958 el almirante Wolfang Larrazábal. ¿Por qué? Por su inmensa mentalidad democrática. Nos contó en cierta ocasión como algunos de sus compañeros cuando era presidente lo incitaban a que diera un golpe y se quedara en el poder. Y él les inquiría: ¿o sea que ustedes me pusieron aquí para que sacara a un dictador y ahora quieren que me convierta en otro? Si el almirante hubiera sucumbido a las adulancias, otro hubiera sido el destino de Venezuela.
Otro cisne gris fue la temprana muerte de Chávez. Hoy tuviera apenas 62 años. ¿Habría diferencias con esta espantosa crisis terminal si estuviera vivo? ¿Se hubiera eternizado Chávez más de lo que lo hará Maduro? La especulación el libre.
¿Y LOS CISNES DE ESTA TRANSICIÓN?
Con cisnes o sin cisnes, con la democracia me resteo, parece decir esta potenciada e inesperada (¿otro cisne negro?) rebelión de las masas. Un deslenguado me dijo que si no existiera un cisne negro… habría que inventarlo, porque es imperativo rescatar la democracia.
Adelante, por arriba de los cisnes, adelante.
Rafael Gallegos

Comunicado de la Presidencia Episcopal Venezolana



LOS VENEZOLANOS EXIGIMOS EL RESPETO A NUESTROS DERECHOS CIVILES Y A TODOS NUESTROS DERECHOS.



1. En estos momentos de gran confrontación política, la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana hace a todos los venezolanos un llamado a rechazar cualquier manifestación de violencia y a respetar los derechos de todos y cada uno de los ciudadanos.
2. La democracia se caracteriza, ante todo, por el respeto y protección de los derechos de los ciudadanos. Cuando el Estado (o el Gobierno) los desconoce o irrespeta, deja de ser un Estado democrático, pierde legitimidad en su desempeño, pues su función es la defensa de todos los ciudadanos independientemente de su ideología política. Los ciudadanos conservan sus derechos, pero los ven disminuidos o anulados. Hay otros factores que niegan la democracia, como es la concentración de los poderes públicos en manos de un solo poder. Esta es la situación actual de Venezuela.
3. Defender los derechos humanos fundamentales, la vida, la libertad, la salud….y los demás derechos de los ciudadanos, es un deber de todo ser humano. Es también un derecho y un deber de la Iglesia y de todos los creyentes, pues lo derechos humanos y civiles no pertenecen exclusivamente al ámbito de lo socio-político sino también al religioso. Para los creyentes, en efecto, Dios es el autor de la vida y su protector. El mandato divino “No matarás” es una defensa de la vida. En esta misma línea se inscribe el mandato de proteger la creación y promover una ecología integral.
4. Para los creyentes en Cristo, el mandato va más allá del “No matarás”. En el Evangelio, Jesucristo nos manda: Amen a sus enemigos, recen por los que los persiguen (Mt 5,46).El cristianismo es el primero y fundamental humanismo, fundamentado en la voluntad de Dios, lo que El quiere para la humanidad, y en su palabra.
5. La protesta cívica y pacífica no es un delito. ¡Es un derecho! Su control no puede ser una represión desmedida. La Constitución Nacional la garantiza, las leyes la amparan. La sociedad la reclama y la protege. La Iglesia acompaña y exhorta a los ciudadanos para que sea pacífica. Las marchas cívicas deben ser libres sin más restricciones que las que se derivan del deber de respetar la vida, la propiedad y el bien común.
6. La Conferencia Episcopal Venezolana respalda en todos sus aspectos las declaraciones y actuaciones de los Señores Cardenales Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas, y Baltazar Porras, Arzobispo de Mérida, y de otros pastores de nuestra Iglesia.
7. La Conferencia Episcopal Venezolana pide a todos los ciudadanos, a los creyentes en Cristo y a los hombres y mujeres de buena voluntad, actuar según la recta conciencia, los principios democráticos y las leyes del país, así como ejercer el derecho a la manifestación y protesta pública de manera respetuosa con las personas y propiedades y de modo responsable y pacífico. Cristo Resucitado llama a todos a compartir gestos de reconciliación y a “la búsqueda de válidas soluciones pacíficas antes las controversias, para el progreso y la consolidación de las instituciones democráticas, en el pleno respeto del estado de derecho” (Papa Francisco, Bendición Urbi et orbi, 16.04.2017)
8. La Conferencia Episcopal Venezolana exige al Gobierno, particularmente al Ministerio Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, a la Guardia Nacional y a los Organismos Policiales respetar en sus actuaciones la dignidad de las personas y el derecho a la libre expresión de la protesta y manifestaciones pacíficas y democráticas.
9. Que Jesucristo Resucitado y su Santísima Madre nos alcancen del Padre Celestial la iluminación para celebrar el histórico 19 de Abril con dignidad, respeto y paz.
18 de abril 2017
PRESIDENCIA DE LA CEV