miércoles, 30 de noviembre de 2011

Refrán Castellano

Llevando cada camino un grano,
bastece la hormiga su granero para todo el año

Los zapatos rojos


De: Hans Christian Andersen - Cuento Infantil

Hubo una vez una niñita que era muy pequeña y delicada, pero que a pesar de todo tenía que andar siempre descalza, al menos en verano, por su extraña pobreza. Para el invierno sólo tenía un par de zuecos que le dejaban los tobillos terriblemente lastimados.

En el centro de la aldea vivía una anciana zapatera que hizo un par de zapatitos con unos retazos de tela roja. Los zapatos resultaron un tanto desmañados, pero hechos con la mejor intención para Karen, que así se llamaba la niña.

La mujer le regaló el par de zapatos, que Karen estrenó el día en que enterraron a su madre. Ciertamente los zapatos no eran de luto, pero ella no tenía otros, de modo que Karen marchó detrás del pobre ataúd de pino así, con los zapatos rojos, y sin medias.

Precisamente acertó a pasar por el camino del cortejo un grande y viejo coche, en cuyo interior iba sentada una anciana señora. Al ver a la niñita, la señora sintió mucha pena por ella, y dijo al sacerdote:

-Deme usted a esa niña para que me la lleve y la cuide con todo cariño.

Karen pensó que todo era por los zapatos rojos, pero a la señora le parecieron horribles, y los hizo quemar. La niña fue vestida pulcramente, y tuvo que aprender a leer y coser. La gente decía que era linda, pero el espejo añadía más: "Tú eres más que linda. ¡Eres encantadora!"

Por ese tiempo la Reina estaba haciendo un viaje por el país, llevando consigo a su hijita la Princesa. La gente, y Karen entre ella, se congregó ante el palacio donde ambas se alojaban, para tratar de verlas. La princesita salió a un balcón, sin séquito que la acompañara ni corona de oro, pero ataviada enteramente de blanco y con un par de hermosos zapatos de marroquí rojo. Un par de zapatos que eran realmente la cosa más distinta de aquellos que la pobre zapatera había confeccionado para Karen. Nada en el mundo podía compararse con aquellos zapatitos rojos.

Llegó el tiempo en que Karen tuvo edad para recibir el sacramento de la confirmación. Le hicieron un vestido nuevo y necesitaba un nuevo par de zapatos. El zapatero de lujo que había en la ciudad fue encargado de tomarle la medida de sus piececitos. El establecimiento estaba lleno de cajas de vidrio que contenían los más preciosos y relucientes zapatos, pero la anciana señora no tenía muy bien la vista, de modo que no halló nada de interés en ellos. Entre las demás mercaderías había también un par de zapatos rojos como los que usaba la Princesa. ¡Qué bonitos eran! El zapatero les dijo que habían sido hechos para la hija de un conde, pero que le resultaban ajustados.

-¡Cómo brillan! -comentó la señora-. Supongo que serán de charol.

-Sí que brillan y mucho -aprobó Karen, que estaba probándoselos. Le venían a la medida, y los compraron, pero la anciana no tenía la mejor idea de que eran rojos, o de lo contrario nunca habría permitido a Karen usarlos el día de su confirmación.

Todo el mundo le miraba los pies a la niña, y en el momento de entrar en la iglesia aún le parecía a ella que hasta los viejos cuadros que adornaban la sacristía, retratos de los párrocos muertos y desaparecidos, con largos ropajes negros, tenían los ojos fijos en los rojos zapatos de Karen. Ésta no pensaba en otra cosa cuando el sacerdote extendió las manos sobre ella, ni cuando le habló del santo bautismo, la alianza con Dios, y dijo que desde ahora Karen sería ya una cristiana enteramente responsable. Respondieron las solemnes notas del órgano, los niños cantaron con sus voces más dulces, y también cantó el viejo preceptor, pero Karen sólo pensaba en sus zapatos rojos.

Al llegar la tarde ya la señora había oído decir en todas partes que los zapatos eran rojos, lo cual le pareció inconveniente y poco decoroso para la ocasión. Resolvió que en adelante cada vez que Karen fuera a la iglesia llevaría zapatos negros, aunque fueran viejos. Pero el domingo siguiente, fecha en que debía recibir su primera comunión, la niña contempló sus zapatos rojos y luego los negros... Miró otra vez los rojos, y por último se los puso.

Era un hermoso día de sol. Karen y la anciana señora tenían que pasar a través de un campo de trigo, por ser un sendero bastante polvoriento. Junto a la puerta de la iglesia había un soldado viejo con una muleta; tenía una extraña y larga barba de singular entonación rojiza, y se inclinó casi hasta el suelo al preguntar a la dama si le permitía sacudir el polvo de sus zapatos. La niña extendió también su piececito.

-¡Vaya! ¡Qué hermosos zapatos de baile! -exclamó el soldado-. Procura que no se te suelten cuando dances. -Y al decir esto tocó las suelas de los zapatos con la mano.

La anciana dio al soldado una moneda de cobre y entró en la iglesia acompañada por Karen. Toda la gente, y también las imágenes, miraban los zapatos rojos de la niña. Cuando Karen se arrodilló ante el altar en el momento más solemne, sólo pensaba en sus zapatos rojos, que parecían estar flotando ante su vista. Olvidó unirse al himno de acción de gracias, olvidó el rezo del Padrenuestro.

Finalmente la concurrencia salió del templo y la anciana se dirigió a su coche. Karen levantó el pie para subir también al carruaje, y en ese momento el soldado, que estaba de pie tras ella, dijo:

-¡Lindos zapatos de baile!

Sin poder impedirlo, Karen dio unos saltos de danza, y una vez empezado el movimiento siguió bailando involuntariamente, llevada por sus pies. Era como si los zapatos tuvieran algún poder por sí solos. Siguió bailando alrededor de la iglesia, sin lograr contenerse. El cochero tuvo que correr tras ella, sujetarla y llevarla al coche, pero los pies continuaban danzando, tanto que golpearon horriblemente a la pobre señora. Por último, Karen se quitó los zapatos, lo cual permitió un poco de alivio a sus miembros.

Al llegar a la casa, la señora guardó los zapatos en un armario, pero no sin que Karen pudiera privarse de ir a contemplarlos.

Por aquellos días la anciana cayó enferma de gravedad. Era necesario atenderla y cuidarla mucho, y no había nadie más próxima que Karen para hacerlo. Pero en la ciudad se daba un gran baile, y la muchacha estaba también invitada. Miró a su protectora, y se dijo que después de todo la pobre no podría vivir. Miró luego sus zapatos rojos y resolvió que no habría ningún mal en asistir a la fiesta. Se calzó, pues, los zapatos, se fue al baile y empezó a danzar. Pero cuando quiso bailar hacia el fondo de la sala, los zapatos la llevaron hacia la puerta, y luego escaleras abajo, y por las calles, y más allá de los muros de la ciudad. Siguió bailando y alejándose cada vez más sin poder contenerse, hasta llegar al bosque. Al alzar la cabeza distinguió algo que se destacaba en la oscuridad, entre los árboles, y le pareció que era la luna; pero no; era un rostro, el del viejo soldado de la barba roja. El soldado meneó la cabeza en señal de aprobación y dijo:

-¡Qué lindos zapatos de baile!

Aquello infundió a la niña un miedo terrible; quiso quitarse los zapatos y tirarlos lejos, pero era imposible: los tenía como adheridos a los pies. Cuanto más danzaba más tenía que bailar, por campos y praderas, bajo la lluvia y bajo el sol, de día y de noche, pero por la noche aquello era terrible.

Entró bailando por las puertas del cementerio, pero los muertos no la acompañaron en su danza: tenían otra cosa mejor que hacer. Trató de sentarse sobre la tumba de un mendigo, sobre la cual crecía el amargo ajenjo, pero no había descanso posible para ella. Y cuando se acercó, bailando, al portal de la iglesia, vio a un ángel de pie junto a la puerta, con larga túnica blanca y alas que llegaban de los hombros al suelo. El rostro del ángel mostrábase grave y sombrío, y su mano sostenía una espada.

-Tendrás que bailar -le dijo-. Tendrás que bailar con tus zapatos rojos hasta que estés pálida y fría, y la piel se te arrugue, y te conviertas en un esqueleto. Bailarás de puerta en puerta, y allí donde encuentres niños orgullosos y vanidosos llamarás para que te vean y tiemblen. Sí, tendrás que bailar...

-¡Piedad! -gritó Karen, pero no alcanzó a oír la respuesta del ángel, porque los zapatos la habían llevado ya hacia los campos, por los caminos y senderos. Y sin cesar seguía bailando.

Cierta mañana pasó danzando ante una puerta que ella conocía muy bien. Del interior procedía un rumor de plegarias, y salió un cortejo portador de un ataúd cubierto de flores. Y Karen supo así que la anciana señora había muerto, y se sintió desamparada por todo el mundo, maldita hasta por los santos ángeles de Dios.

Siguió, siguió danzando. Tenía que bailar, aun en las noches más oscuras. Los zapatos la llevaban por sobre zarzas y rastrojos hasta dejarle los pies desgarrados, sangrantes. Más allá de los matorrales llegó a una casita solitaria, donde ella sabía que vivía el verdugo. Golpeó con los dedos en el cristal de la ventana y llamó:

-¡Ven! ¡Ven! ¡Yo no puedo entrar, estoy bailando!

-¿Acaso no sabes quién soy yo? -respondió el verdugo-. Yo soy el que le corta la cabeza a la gente mala. ¡Y mira! ¡Mi hacha está temblando!

-¡No me cortes la cabeza -rogó Karen-, pues entonces nunca podría arrepentirme de mis pecados!

Pero, por favor, ¡córtame los pies, con los zapatos rojos!

Le explicó todo lo ocurrido, y el verdugo le cortó los pies con los zapatos, pero éstos siguieron bailando con los piececitos dentro, y se alejaron hasta perderse en las profundidades del bosque.

Luego el verdugo le hizo un par de pies de madera y dos muletas, y le enseñó un himno que solían entonar los criminales arrepentidos. Ella le besó la mano que había manejado el hacha, y se alejó por entre los matorrales.

"Ya he padecido bastante con estos zapatos -se dijo-. Ahora iré a la iglesia, par que todos puedan verme".

Y se dirigió tan rápidamente como pudo a la puerta del templo. Al llegar allí vio a los zapatos que bailaban ante ella, y aquello le dio tanto terror que se volvió a su casa.

Toda la semana estuvo muy triste, derramando lágrimas amargas, pero al llegar el domingo se dijo:

"Ahora sí que ya he sufrido bastante. Me parece que estoy a la par de muchos que entran en la iglesia con la cabeza alta".

Salió a la calle sin vacilar más, pero apenas había pasado de la puerta volvió a ver los zapatos rojos bailando ante ella. Se sintió más aterrorizada que nunca, y volvió la espalda, pero esta vez con verdadero arrepentimiento en el corazón.

Se dirigió entonces a la casa del párroco y suplicó que la tomaran a su servicio, prometiendo trabajar cuánto pudiera, sin reclamar otra cosa que un techo y el privilegio de vivir entre gente bondadosa. La esposa del sacristán tenía buenos sentimientos, se compadeció y habló por ella al párroco. Karen demostró ser muy industriosa e inteligente, y se hizo querer por todos, pero cuando oía a las niñas hablar de lujos y vestidos, y pretender ser lindas como reinas, meneaba la cabeza.

El domingo siguiente fueron todos al templo, y preguntaron a Karen si quería ir con ellas. Pero Karen miró sus muletas tristemente y con lágrimas en los ojos. Y se fueron sin ella a la iglesia, mientras la niña se quedó sentada sola en su pequeña habitación, donde no cabía más que una cama y una silla. Estaba leyendo en su libro de oraciones, con humildad de corazón, cuando oyó las notas del órgano que el viento traía desde la iglesia. Levantó su rostro cubierto de lágrimas y dijo: "¡Oh, Dios, ayúdame!"

En ese momento el sol brilló alrededor de ella, y el ángel de túnica blanca que ella viera aquella noche a la puerta del templo se presentó de pie ante sus ojos. Ya no tenía en la mano la espada, sino una hermosa rama verde cuajada de rosas. Con esa rama tocó el techo, y éste se levantó hasta gran altura, y en cualquier otra parte que tocaba la rama aparecía una estrella de oro. Al tocar el ángel las paredes, el ámbito de la habitación se ensanchó, y en su interior resonaron las notas del órgano, y Karen vio las imágenes en sus hornacinas. Toda la congregación estaba en sus bancos, cantando en voz alta, y la misma Karen se encontró a sí misma en uno de los asientos, al lado de otras personas de la parroquia. Cuando acabó el himno, todos volvieron la vista hacia ella y dijeron: "¡Qué alegría verte de nuevo entre nosotros después de tanto tiempo, pequeña Karen!"

-Todo ha sido por la misericordia de Dios -respondió ella. El órgano resonó de nuevo y las voces de los niños le hicieron eco dulcemente en el coro. La cálida luz del sol penetró a raudales por las ventanas y fue a iluminar plenamente el sitio donde estaba sentada Karen. Y el corazón de la niña se colmó tanto de sol, de luz y de alegría, que acabó por romperse. Su alma voló en la luz hacia el cielo, y ninguno de los presentes hizo siquiera una pregunta acerca de los zapatos rojos.

martes, 29 de noviembre de 2011

Platon

El cuerpo humano es el carruaje;
el yo, el hombre que lo conduce;
el pensamiento son las riendas,
y los sentimientos, los caballos
PLATÓN

¿Eres adicto a tu celular?

Hoy en día todo el mundo tiene teléfono móvil, y el porcentaje de los que tienen smartphones crece aún mas con el tiempo. En esta infografía van a ver datos realmente interesantes sobre el uso de los teléfonos móviles, entre los cuales podemos resaltar los siguientes:

El 83% de la gente tiene un teléfono móvil.
El 35% de la gente tiene un smartphone.
5 de 10 persones reconoció su adicción a los teléfonos móviles.
El 40% de la gente reconoció que usa el teléfono en el baño.
El 11% de los jóvenes envía más de 200 mensajes de texto al día.

Los Manuscritos del Mar Muerto, escritos por una secta apocalíptica


Parte del Manuscrito del Mar Muerto (Wikimedia Commons)

Por Alfred López | Cuaderno de Historias -
Desde que fuesen encontrados en 1947 en las grutas de Qumrán (Cisjordania) por un pastor beduino, los rollos de los Manuscrito del Mar Muerto han sido un auténtico misterio para todos los investigadores que los han estudiado. Informaciones recientes se atreven a señalar que, muy posiblemente, gran parte de los manuscritos fueron escritos por un grupo perteneciente a la secta apocalíptica de los esenios. Se ha llegado a tal conclusión tras analizar 200 tejidos textiles hallados en el mismo lugar de Qumrán. Hasta la fecha, eran múltiples las divisiones entre los propios investigadores sobre la verdadera autoría de los rollos y de cómo llegaron hasta allí. Estas recientes hipótesis abren nuevas vías de investigación que ayudarán a resolver con más certeza todos los misterios creados alrededor de dichos documentos, aunque sigue sin unificar criterios entre los expertos.
Tejido utilizado para guardar los rollos de los Manuscritos (Livescience)
Las investigaciones han revelado que todos los tejidos encontrados están hechos de lino y no de lana, que era lo habitual en la época en el Antiguo Israel. La carencia de decoración y el hecho de que algunos tejidos hubiesen sido blanqueados, hacen suponer, a algunos investigadores, que los esenios se encuentran tras la autoría de varios de estos rollos.Sin embargo, otras investigaciones apuntan que los tejidos de lino podrían haber sido llevados allí sobre el año 70 d.C. por aquellos que huyeron del ejército romano tras la caída de Jerusalén, y que estos son los responsables de haber puesto los rollos en dichas grutas.De hecho, fueron escritos aproximadamente entre el siglo III a.C. y el año 70 d.C., tal y como datan todas las investigaciones realizadas exhaustivamente. Miles fueron los fragmentos de pergamino que tuvieron que ser juntados para poder componer toda la colección de manuscritos (alrededor de 900 textos). Los idiomas en que fueron escritos son el arameo y el hebreo.
Manuscritos del Mar Muerto expuestos en el Museo de Israel (Dailymail)

Más de medio siglo después de haber sido hallados, los arqueólogos empiezan a desvelar con claridad cuáles son los mensajes allí contenidos, el porqué y por quién se escribieron.Los manuscritos contienen una amplia variedad de textos, entre los que se incluyen unas primeras copias de la Biblia hebrea, himnos, calendarios y salmos (entre otras obras). Un equipo de investigadores encabezado por la conservadora de materias orgánicas de la Autoridad de Antigüedades de Israel, Orit Shamir y Naama Sukenik, estudiante graduado de la Universidad Bar-Ilan, ha analizado los 11 tejidos de lino encontrados en las grutas de Qumrán y los ha comparado con otras muestras halladas en otros lugares de Israel. Han determinado su estudio en los resultados de otra investigación realizada en el año 2007, en el que un equipo de arqueólogos comprobó que los tejidos de lana que habían sido encontrados anteriormente en un lugar conocido como "Cueva de Navidad" al sur de Qumrán, no tenían relación con los habitantes de aquel lugar.
Diferentes tejidos encontrados y comparados en las grutas de Qumrán

Todo esto ha facilitado el poder centrarse en las 200 muestras de tejidos de lino encontrados, con la casi certeza de que son el único tipo relacionado directamente con los manuscritos del Mar Muerto. El hecho de que estuvieran blanqueados y careciesen de decoración alguna, determina la humidad con la que vestían y como querían diferenciarse del mundo romano, tal y como asegura Orit Shamir. Al contrario que muchos de sus colegas en tareas arqueológicas, Shamir sostiene que, de haber sido llevados los rollos desde Jerusalén hasta Qumrán se habrían encontrado restos de tejidos de lana en la cueva junto a los manuscritos. El hecho de que se trate de lino, y que éste fuese utilizado por los esenios, determina la autoría de los manuscritos o al menos de un importante número de ellos. El Museo de Israel digitalizó recientemente, en alta resolución, gran parte de los "Manuscritos del Mar Muerto".

Tomado de:
http://es.noticias.yahoo.com/blogs/cuaderno-historias/los-manuscritos-del-mar-muerto-podr%C3%ADan-haber-sido-152653376.html

El Universal 29-11-11


lunes, 28 de noviembre de 2011

¡Revuelo aéreo!


Por: Claudio Nazoa - Lo que van a leer es absolutamente cierto, ocurrió en un vuelo Caracas Miami, el 17 de noviembre. Este artículo no es contra los empleados de Santa Bárbara Air Lines, ni contra la tripulación, ni contra INDEPABIS que, según mi opinión, fueron diligentes intentando resolver los inexplicables contratiempos de este vuelo surrealista.
6:00 am: Salgo ilusionado de mi casa.

6:50 am: Llego al aeropuerto. Hay una cola de pasajeros como de 2 cuadras. Algunos desde el día anterior. Me apiado de ellos sin darme cuenta de que esa era mi cola y que yo soy el último.

8:00 am: Voy al mostrador. Creen que me voy a colear y me insultan. Aclaro que voy a preguntar. Una empleada con rostro cansado y atormentado, dice que no hay aviones porque están malos. Le pregunto que qué hago, me contesta que no sabe. Regreso a la cola.

10:30 am: Mi vuelo era a las 11:00 am, pero primero deben partir los del día anterior. Llega Laureano Márquez. Una mujer da un discurso, dice que los hombres no tenemos bolas, yo respondo: bolas hay pero aviones no. Llega un avión. La cola avanza. Informan que ese vuelo es para los pasajeros de las 6:00 am del día anterior, con suerte saldremos después de las 6 pm en aviones de un misterioso país llamado Iceland, que, al parecer, viven de alquilar 2 aviones que tienen.

12:00 m: Nombramos un comité de vuelo presidido por un maracucho que lleva horas protestando: "En esta verga tienen que registrarnos, porque si no...". Otros pasajeros impugnan la elección y eligen a una señora gorda, también maracucha, que amenaza con quemar maletas en la puerta del aeropuerto.

1:00 pm: Laureano descubre en Google que Iceland es un micro país cerca del Polo Norte a 3 horas de Inglaterra.

1:05 pm: Protesta contra Iceland. Se oyen cosas absurdas como: "Fuera Iceland de Venezuela".

1:45 pm: Llegó un avión de Islandair, pero tuvieron que devolverlo porque venía malo.

2:10 pm: Cumbre con los líderes: INDEPABIS, Santa Bárbara y el aeropuerto.

2:40 pm: INDEPABIS multa a la línea aérea. Prometen 650 Bsf. y bono alimenticio. Alguien pregunta: "¿Y cuándo salimos?". El líder responde: "Preguntáme algo más fácil". Pitas y gritos contra el líder. Lo acusan de vendido.

6:30 pm: Chequean a los pasajeros del vuelo de las 11:00 am. Laureano se queda porque él es de las 4 pm. Los del vuelo de las 11 nos despedimos abrazando a los de las 4: "ánimo, ustedes también podrán lograrlo".

8:30 pm: Cenamos con el bono. Nos enteramos que los de las 6 am andaban todavía por allí. Compramos café molido en las tiendas, no para llevarlo a Miami, sino para traerlo de nuevo a Venezuela.

9:30 pm: ¡Increíble!, subiremos al avión, pero nadie sabe dónde están los pilotos. Parecemos zombis. Protestas a todo gañote.

10:00 pm: Llegan 2 pilotos entre abucheos y groserías. El capitán anuncia que él es inocente y que está haciendo un favor, ya que los pilotos asignados se encuentran atrapados en un hueco en la autopista Francisco Fajardo de Caracas y que si lo seguían insultando, se devolvía. Pedí aplausos para el capitán. Me llamaron jala bola.

10:40 pm: Ya, dentro del avión, el capitán pregunta: "¿quién es fulano de tal?... ¿quién es?... si no aparece no despego". Tímidamente, alguien levanta la mano. Venga acá - dijo el capitán- este señor por twitter le faltó el respeto a mi madre y dijo otras vulgaridades: ¡discúlpese públicamente! Los pasajeros, desesperados, gritábamos: "Discúlpate..., discúlpate". Bueno...yo... -dijo fulano- ofrezco disculpas por las obscenidades que le dije al capitán. ¡Bravo! ¡Bravo! -gritamos todos. El avión despegó. Ya nadie sabía ni nos importaba hacia dónde íbamos.

2:00 am: Llegamos a Miami (Laureano llegó a las 6:00 am). Ahora entiendo por qué los cubanos se lanzan al mar: porque la otra opción es Santa Bárbara.
¿Quién es el culpable?

domingo, 27 de noviembre de 2011

¿Qué pasa en el cuerpo en la primera hora después de beber una Coca Cola?


En los primeros 10 minutos: 10 cucharadas de azúcar entran a su sistema. (ciento por ciento de la dosis diaria recomendada) Usted no vomita inmediatamente del dulce tan exagerado porque el acido fosfórico corta el sabor, permitiéndole a usted soportarlo.

A los 20 minutos: El nivel de azucar en su sangre aumenta rápidamente, causando una explosión de insulina. Su hígado responde a esto convirtiendo cualquier cantidad de azúcar que pueda atrapar en grasa. (Y hay mucha azúcar en estos momentos)

A los 40 minutos: la absorción de la cafeína esta completa. Sus pupilas se dilatan; la presión de su sangre sube; como respuesta, su hígado suelta mas azúcar en su torrente sanguíneo. Los receptores de adenosina en su cerebro ahora están bloqueados y esto previene que a usted le dé sueño

A los 45 minutos: Su cuerpo aumenta la producción de dopamina, estimulando los centros de placer en su cerebro. Esto es físicamente, la misma forma en que la heroína trabaja, a propósito.

A los 60 minutos: El acido fosfórico amarra el calcio, magnesio, y zinc a su intestino, causando una aceleración extra a su metabolismo. Este está compuesto por altas dosis de azúcar y endulzantes artificiales lo cual incrementa la excreción urinaria del calcio.

A los 60 minutos: las propiedades diuréticas de la cafeína entran a trabajar. (Le hace dar ganas de ir al baño.) Ahora es seguro que usted evacuara el calcio, magnesio y zinc que estaba dirigido hacia sus huesos, así mismo como los electrolitos, sodio y agua.

A los 60 minutos: Mientras la fiesta dentro del cuerpo muere poco a poco, y se comienza a tener un bajón de azúcar. Los consumidores se pueden volver irritables, lentos o perezosos.

También ya ha, literalmente, orinado toda el agua que estaba en la Coca Cola. Pero no sin antes agregarle nutrientes valiosos que su cuerpo pudiera haber usado para cosas tan importantes como hidratar su sistema, o construir huesos y dientes fuertes.

Esto será seguido por un bajón de cafeína el cual vendrá en las próximas horas (Tan solo 2 si usted es un fumador.)

La Coca Cola sola no es el enemigo solamente en este caso. Es el combo dinámico de dosis inmensas de azúcar combinadas con cafeína y acido fosfórico, las cuales son encontrados en todas las gaseosas y sodas del mundo.

Fuente: Haceinstantes

Lea la postura de Coca- Cola en relación a la nota haciendo click aquí

viernes, 25 de noviembre de 2011

Ella no miente... sueña



Frase del día

No hay nada que refresque mejor la sangre que una buena acción.

La burla

De todas las injurias, la burla es la que menos se perdona. Quien hace burla de otro gana un gusto pequeño y un enemigo grande.

La extraña locura de la reina Juana I de Castilla


Por: Alfred Lopez - Blog de Noticias - La historia de los diferentes monarcas que han reinado España a lo largo de los siglos está llena de hechos singulares que han llenado miles de páginas en la literatura, pero sin lugar a dudas, uno de los personajes que ha llamado la atención a numerosísimos historiadores es Juana I de Castilla, conocida a lo largo de los años como Juana la loca. Cada vez son más los que no están conformes con el mote dado a la que se convirtió en monarca de una manera casual y cuya figura ha sido frecuentemente desacreditada a causa de esa locura que se le otorgaba, cuando muy posiblemente no la padeciese. Juana I de Castilla se convirtió desde pequeña en un elemento de negociación para sus padres, los Reyes Católicos, que tras darle una excelente educación, la prometieron con el príncipe heredero de la casa de los Habsburgo. Los historiadores que se dedican a estudiar su figura tratan de demostrar que, realmente no padecía la locura que la mantuvo recluida la mayor parte de su vida. Algunos datos parecen indicar que fue una invención de las personas que trabajaban en la corte. A los 16 años fue enviada por sus padres a Flandes, donde se casaría con Felipe de Habsburgo. Un año mayor que ella y cuya belleza cautivó por completo a la infanta. Tras conocerse, ambos pidieron contraer matrimonio rápidamente y así poder consumarlo cuanto antes. Juana, como adolescente que era, tenía una extraordinaria capacidad de amar y de entrega a su ser amado, pero el carácter promiscuo del joven hacía que éste desease estar con otras mujeres además de con la suya, lo que propició continuos ataques de celos en su esposa. Y fruto de ello, sufrió una serie de crisis nerviosas que muchos señalaron como brotes de locura. Tampoco ayudaron demasiado los continuos embarazos por los que pasó, ya que en nueve años trajo al mundo un total de seis descendientes. Tras el fallecimiento de Isabel la Católica, la casualidad hizo que Juana llegase al trono de Castilla, el cual estaba destinado para su hermano mayor, Juan, que falleció prematuramente al igual que la infanta Isabel, segunda en la línea de sucesión. Estos hechos, facilitaron el trono como consorte a Felipe, pero su esposa deseaba quitarle poderes si éste no dejaba de tener encuentros sexuales con otras mujeres. Las escenas en las que Juana reprochaba la conducta lasciva de su esposo, eran aprovechadas por él, para intentar demostrar a los otros miembros de la corte la frágil salud mental de su esposa. Pero debemos tener en cuenta que, recién iniciado el siglo XVI, los estudios médicos sobre trastornos de la mente no estaban lo suficientemente avanzados como para poder determinar un diagnóstico tan exacto, tal y como las crónicas de entonces nos han hecho llegar a través de los siglos. Múltiples y oscuros intereses políticos hacían de Juana una figura incomoda para algunos miembros de la corte, sobre todo para su esposo, que veía peligrar el valioso regalo que le había llevado el destino: ser rey de Castilla. El gran aliado de Felipe en todo este asunto fue su propio suegro Fernando de Aragón, el cual también deseaba sacar partido y acordó con su yerno el reparto del reino. Para ello debían conseguir incapacitar a Juana, y así lo hicieron. Pero Felipe también encontró una muerte prematura (a los 28 años) y el amor incondicional que sentía Juana por él hizo mella en su cada vez más debilitada salud, quedando recluida en el castillo de Tordesillas para el resto de su vida.
Tomado de: http://es-us.noticias.yahoo.com

jueves, 24 de noviembre de 2011

La Haya


La Haya, 24 nov (EFE).- La Fiscalía de la Corte Penal Internacional declinó hoy comentar la denuncia que presentó el lunes el exdiplomático venezolano Diego Arria ante esta instancia contra el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a quien acusa de delitos de lesa humanidad. “La Fiscalía tiene como principio no hacer comentarios sobre las comunicaciones que recibe”, indicó a Efe la portavoz de la Corte Penal Internacional (CPI), Nicola Fletcher. De acuerdo con el artículo 15 del Estatuto de Roma, que rige el funcionamiento de la CPI, la Fiscalía de esta instancia judicial “tiene la obligación de analizar” cualquier información recibida sobre presuntos crímenes para así poder determinar si admite o no a trámite una de esas denuncias. El tiempo que la Fiscalía necesita para decidir si abre una investigación propia sobre crímenes de lesa humanidad o de guerra en un país “depende de cada caso en particular”, indicó Fletcher, si bien el proceso se acelera cuando un caso es remitido por el Consejo de Seguridad de la ONU, como ha ocurrido en el caso de Libia. No es la primera vez que la Fiscalía, dirigida por el argentino Luis Moreno Ocampo, recibe “comunicaciones” -es así como se denominan estas primeras denuncias presentadas por individuos o Estados ante la CPI- relacionadas con Venezuela. Ocampo rechazó conjuntamente 12 comunicaciones recibidas por la Fiscalía, en la que se denunciaban presuntos crímenes de guerra o de lesa humanidad supuestamente cometidos por el Gobierno venezolano o fuerzas asociadas al mismo. En febrero de 2006, Ocampo rechazó conjuntamente 12 comunicaciones recibidas por la Fiscalía, en la que se denunciaban presuntos crímenes de guerra o de lesa humanidad supuestamente cometidos por el Gobierno venezolano o fuerzas asociadas al mismo. En esa ocasión, la respuesta del fiscal, a la que ha tenido acceso Efe, no se admitieron a trámite las denuncias sobre presuntos crímenes de guerra y genocidio en Venezuela porque “basándonos en la información disponible referente a eventos en Venezuela desde julio de 2002, la situación claramente no responde a los componentes de un conflicto armado”. Es por esa razón, alegó el fiscal, “por lo que no hay base suficiente para creer que se han cometido crímenes de guerra de acuerdo con la jurisdicción de la Corte”. Respecto a supuestos crímenes de lesa humanidad, Ocampo concluyó en su respuesta de 2006 que “no hay base suficiente” de acuerdo con las comunicaciones para creer que “ha habido un ataque sistemático y masivo contra la población civil”, lo cual es un requisito de el Estatuto de Roma impone a la jurisdicción de la Corte. Según Diego Arria, quien fue embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y es uno de los seis aspirantes a ser el candidato opositor único en las elecciones presidenciales del próximo año en Venezuela, la denuncia contiene “un inventario de acciones realmente terribles, de las brutalidades cometidas contra miles y miles de venezolanos”. Estos presuntos crímenes “van desde asesinatos hasta desplazamientos forzados y eliminación de la propiedad, como parte de una política sistemática generalizada de Estado de violar los derechos humanos y realmente cometer crímenes de lesa humanidad”, indicó. Creada en 2002, la CPI investiga en estos momentos presuntos crímenes en Uganda, Sudán, República Democrática del Congo, Libia, Costa de Marfil y Kenia. También ha abierto investigaciones preliminares en Afganistán, Georgia, Colombia, Guinea, Palestina, Honduras, Corea y Nigeria. Ocampo ha explicado en reiteradas ocasiones que, por ejemplo en el caso de Colombia, donde sí que se han constatado presuntos crímenes de lesa humanidad, no se ha abierto una investigación propia porque las autoridades nacionales ya investigan esos crímenes y la CPI solamente puede hacerlo cuando el propio país no tiene capacidad o voluntad para realizar las pesquisas.

Anónimo

Los puestos eminentes son como las cimas de los peñascos;
sólo pueden llegar a ellos las águilas y los reptiles -
Anónimo

El Universal 24-11-11


El presidente ante la Corte Penal Internacional


Por: Julio César Pineda - juliocesarpinedap@gmail.com - @jcpineda - El siglo XXI nos ofrece un nuevo Derecho Penal Internacional fundamentado en la responsabilidad universal, mediante la cual, cualquier persona puede ser juzgada o declarada responsable por actos u omisiones referidos a violaciones de Derecho Internacional, especialmente en materia de Derecho Humanos, al margen las leyes internas del Estado de su nacionalidad. La Corte Penal Internacional (CPI) fue creada por el Estatuto de Roma, aprobado el 17 de julio del 1998 por la Conferencia Diplomática de Plenipotenciarios de las Naciones Unidas. En el Preámbulo de este Tratado se reafirma el patrimonio común de las culturas y las atrocidades que sufren los seres humanos por políticas autoritarias, generando crímenes que constituyen una amenaza para la paz, la seguridad y el bienestar de la humanidad. Estos delitos de carácter internacional deben tener su castigo tanto en el plano nacional como a nivel mundial y someterse a la acción de la justicia para que no haya impunidad de los autores de estos atentados a la dignidad humana. Se recuerda que todo Estado debe ejercer su jurisdicción penal contra los responsables de crímenes internacionales, pero también la necesidad de una instancia supranacional, de carácter permanente, independiente, vinculada a la ONU, con competencia sobre los crímenes más graves. Esta CPI complementa la jurisdicción penal de los Estados y garantiza la nueva dimensión del Derecho Penal Internacional. Se estableció como sede de la CPI, La Haya, Países Bajos, con personalidad jurídica internacional. El artículo 5 de la CPI al referirse a los crímenes de la competencia de la Corte estableció los siguientes: genocidio, lesa humanidad, crímenes de guerra y agresión. Delitos que son imprescriptibles y solo cuando fueron cometidos después de la entrada en vigor del estatuto. En cuanto a la agresión se definirá en conferencias futuras. De conformidad con el Derecho Internacional vigente los Estados en cuyos territorios se hayan cometido estos delitos, o cuyos nacionales sean víctimas de tales crímenes, tienen el derecho y la obligación legal de investigar y enjuiciar a las personas encargadas de cometer tales crímenes. El precandidato presidencial y expresidente del Consejo de Seguridad de la ONU, Diego Arria, presentó esta semana en La Haya una denuncia contra el Sr. Presidente de Venezuela, fundamentando la misma en cinco delitos enmarcados en los que la CPI en su artículo siete denomina "Crímenes de Lesa Humanidad": asesinato, esplazamiento por la fuerza, encarcelación, tortura y persecución política. Siempre que sean realizados en forma sistemática y general promovidos por un gobierno, una organización o grupo con la consecuente responsabilidad penal individual. Este documento fue recibido por el Fiscal General de este Tribunal Penal Mundial el argentino Luis Moreno Ocampo. Como toda denuncia deberá estar sustentada en pruebas, con testimonios, publicaciones, informes y expedientes de las supuestas víctimas en el territorio venezolano, y bajo el pre-supuesto de que la justicia en estos casos no ha actuado en Venezuela. De acuerdo a lo establecido por la Corte, el Fiscal General podría solicitar investigar al Jefe de Estado venezolano como ocurrió en su momento en los casos del presidente de Sudán, Omar Bachir, y durante el conflicto de Libia contra el líder Gadafi y su hijo Seif Al Islam, contra quien en estos momentos Moreno Ocampo insiste en procesarlo en La Haya. Naturalmente que tratándose de un Tribunal plurinacional, especializado e independiente, procede un juicio, siempre que tenga una fundamentación jurídica y fáctica. Venezuela fue el primer país de América Latina bajo el gobierno del presidente Chávez, en ratificar esta instancia Jurisdiccional Penal Internacional, aunque la firma del convenio se realizó durante el periodo del presidente Caldera. Cuando un gobierno se hace parte de un Tratado Internacional como es el caso de Venezuela, está obligado por el mismo. Con respecto a la denuncia de Diego Arria las autoridades venezolanas están obligadas a responder ante las acusaciones con los crímenes que se le atribuyen al presidente, más allá de las declaraciones del PSUV de carácter político y no jurídico. Seguramente en los próximos días este tema obligará a muchas reflexiones, no solo de personeros del Gobierno y de la oposición sino de los sectores académicos, universitarios e intelectuales, interesados en esta nueva realidad del Derecho Internacional Penal.

El discurso más corto


Por: Bryan Dyson, ex Presidente de Coca Cola al dejar uno de los cargos más importantes del mundo.

"Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire. Estas son: - Tu Trabajo,- Tu Familia,- Tu Salud,- Tus Amigos y - Tu Vida Espiritual, Y tú las mantienes todas éstas en el aire. Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará. Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo. Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso. Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo. Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos. Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente. Y sobretodo, crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno.

Mahoma

Una persona fuerte no es aquélla que tira al suelo a su adversario. Una persona fuerte es la persona que sabe contenerse cuando está encolerizada - MAHOMA