lunes, 16 de febrero de 2009

¿Y usted? ¿A cuál clase pertenece?

Se dice que existen tres clases de testigos:
los que han visto bien,
pero dudan de lo que han visto;
los que han visto mal,
pero creen haber visto bien;
y los que no han visto nada
y aseguran haber visto todo.

Marco Aurelio Almazán

Un nuevo líder de extrema derecha está convulsionando la política israelí


Es un día negro para Oriente Medio: la derecha ha ganado la mayoría de las bancas en las elecciones israelíes y el dirigente extremista Avigdor Lieberman es la persona que tiene en sus manos la responsabilidad y el poder de conformar el próximo gobierno. Lieberman y sus seguidores prometen bombardear Irán, re-invadir Gaza en lugar de respetar el alto al fuego, detener las negociaciones e imponer duras medidas contra la minoría árabe-israelí. Esto podría ser un golpe mortal a todo el trabajo que hemos realizado en Medio Oriente. Sin embargo, muchas voces progresistas (tanto judías como árabes) comparten nuestro pensar y necesitan desesperadamente de nuestra ayuda.Donde sea que los extremistas han triunfado, hemos tenido que organizarnos para derrotarlos. Hace algunos años, muchos pensaron que todas las esperanzas estaban perdidas luego que los neo-conservadores ganaran las elecciones de EE.UU., luego los progresistas, haciendo uso de las herramientas que provee internet, renacieron como ave fénix y lograron lo impensable: colocar a Barack Obama en la Casa Blanca. En Israel, hoy la desesperación por la pérdida de los campos de paz puede dar lugar a la construcción de nuevos líderes y voces contra el odio y por la paz.Con sólo 10.000U$D podemos ayudar a dos jóvenes israelíes a usar el modelo de Avaaz de activismo online para que lleguen y movilicen a miles de otros israelíes este año, con 5.000U$D comprarían espacios de publicidad en la vía pública en Jerusalem. Sigue este enlace para ver este breve y terrible vídeo sobre la agenda extremista de Lieberman y donemos para apoyar a una nueva generación a alzar la voz por la paz y el cambio en Israel: http://secure.avaaz.org/es/change_in_israel/?cl=186392823&v=2867. Tenemos una red afianzada con quien trabajar en conjunto en Israel, con más de 10.000 miembros de Avaaz y contactos con promisorios jóvenes activistas que están sedientos de cambio. Sólo necesitan nuestra ayuda en organizarse frente a las divisiones, uniendo los fragmentados grupos de electores en pos de la paz y la justicia. Muchos israelíes han apoyado nuestra campaña global por el alto al fuego en Gaza y han unido sus voces a las nuestras en cuestiones como cambio climático, Birmania, Tíbet y Zimbabue. Ahora es nuestro turno de estar junto a ellos. Aún siendo una minoría al comienzo, las voces progresistas de Israel pueden conseguir que nuestros esfuerzos por una mejor diplomacia estadounidense y de la comunidad internacional sea más efectiva. Conocemos a las fuerzas a las que nos estamos oponiendo. Pero por debajo de la superficie, encontramos que la mayor parte de los israelíes están por la paz, la justicia social y el pragmatismo. Antes de estas elecciones, cuando el gobierno de Israel lanzó la ofensiva sobre Gaza, los sondeos de opinión mostraban que los israelíes querían renovar el cese de hostilidades con Hamas y en muchas ocasiones hemos visto vastas expresiones de apoyo a la paz en Israel.El surgimiento de Lieberman en si mismo demuestra cuan eficaz puede ser organizarse, en este caso apuntando a llevar a Israel por un camino equívoco. Ahora, una nueva generación de israelíes necesita de nuestra solidaridad para movilizarse contra el extremismo y avanzar hacia valores y causas que compartimos. Todos quienes realicen donaciones serán informados regularmente del progreso obtenido con el esfuerzo conjunto. Mira el video de la salvaje campaña de Lieberman en el enlace de abajo y ayúdanos a apoyar una nueva generación de activistas para organizar el cambio en Israel: http://secure.avaaz.org/es/change_in_israel/?cl=186392823&v=2867. Con esperanza y determinación,Paul, Graziela, Ricken, Ben, Alice, Paula, Iain, Pascal, Milena, Brett y todo el equipo de AvaazPD: Para un informe de nuestras campañas pasadas, cliquea aquí: www.avaaz.org/es/report_back_2

Ultimas Noticias


45%


Por: Jorge Henriquez - Cinco millones de personas se opusieron a la propuesta de enmienda constitucional que le permitirá al presidente Hugo Chávez, gobernadores, alcaldes y diputados, postularse a sus cargos de elección popular para discernir si el pueblo los quiere "premiar" por su buen gobierno. Esas son ahora las reglas de juego. Una enmienda que muchos reclamamos inconstitucional, como un asunto ya zanjado en la consulta del dos de diciembre de 2007, pero que el chavismo, en una jugada estratégica bien pensada luego de las elecciones regionales del 27 de noviembre pasado, logró imponer como legal, poderes con rodilla en tierra de por medio. Y ganan con 6 millones de votos, contra una oposición que por primera vez en una consulta, logra superar su techo histórico en los últimos 10 años. Faltará superar el trauma. Para quienes entendemos la democracia como un sistema que va más allá de las votaciones, esta derrota significa un duro golpe. Pero luego viene el futuro. Y a eso vamos a tener que enfrentarnos con nuestras mejores armas, entre ellas, el aprendizaje que de todo esto debe sacar el sector opositor. Si hay algo de lo que el chavismo ha sabido sacar provecho es de la debilidad política de los líderes opositores. Todos nos quejamos de que no hay proyecto de país, no hay líderes fuertes, no tenemos una "cara visible". De hecho, la gran pregunta que se hacen los venezolanos ahora es quién será el candidato que enfrentará a Chávez en el 2012. Y todos ven con terror que parece no haber nadie en el panorama. Que hace falta alguien nuevo, sin mácula, con carisma, eficiente, que personifique al héroe de nuestra telenovela. Aprendamos: ese héroe no existe. No existe tal y como esperamos que sea. Queremos que nuestros políticos sean una especie de semidioses que sean capaces de enamorarnos, de enamorar a los chavistas, de ganarle a Chávez, de resolver todos los problemas del país y de devolvernos la patria que "nos merecemos". Eso no existe. Pero nada más lejos de llevarnos a la desesperanza. Lo que tenemos, con todo y sus defectos, tiene la posibilidad de ocupar el 45% de la Asamblea Nacional. Pudimos demostrar que tenemos 5 millones de votos. La pregunta es: ya los usamos para oponernos a Chávez… ¿seremos capaces de ponerlos ahora a la disposición de los pocos que han decidido hacer de la política su vida? ¿estaremos dispuestos a darle un voto de confianza a ese grupo de políticos que todos los días aparecen luchando contra este gobierno? ¿O seguiremos dándoles por la cabeza porque "no están a la altura"? Yo lo que me pregunto es de donde vamos a sacar a los líderes políticos que se supone estamos esperando: ¿de Marte? ¿o vienen en un cupón dentro de una caja de Ariel? No es conformismo: es darle al César lo que es del César. Hay mucho liderazgo joven asumiendo las riendas de la política opositora, y creo que no hace falta nombrarlos porque todos ya se habrán hecho una imagen en su cabeza de quienes son los que han estado ahí todo este tiempo, haciendo la mejor oposición que hasta ahora han sabido hacer. Y hoy demostramos que ellos podrían contar con 5 millones de votos para ponerle a Chávez un freno institucional en la Asamblea Nacional y comenzar a generar un balance de poderes que devuelva a Venezuela poco a poco a las sendas democráticas. ¿Qué haremos? ¿Le seguimos dando golpes a la piñata, o nos decidimos a apoyar a quienes desde hace un buen tiempo están intentando ganarse la confianza de los venezolanos?

Entendimiento, Conocimiento y Voluntad para seguir la lucha


Por: Alberto Rodríguez Barrera - "Tocamos, vemos las propiedades de esta substancia; pero esa misma palabra "substancia" -lo que está debajo- nos advierte suficientemente que lo que está debajo nos será siempre desconocido: fuere lo que fuere lo que descubramos de sus apariencias, siempre quedará por descubrir debajo."Voltaire Comparando ideas y comparando cosas es que relacionamos y agrupamos los objetos, por medio de relaciones que dependen de quien observa y de las propiedades de ese observador. Las ideas de relación son fundamentales para el conocimiento. Tales ideas no son simples, no proceden de la experiencia. La esencia de las ideas –en sus modos mixtos o de relaciones- ponen a prueba la capacidad de poner en orden el lenguaje, ya que en los labios o en escritos las palabras pueden ser muy buenas y autorizadas, pero también de inciertas, poca o ninguna significación. (Los autócratas ofrecen siempre ejemplos de estas tres modalidades. ) Es cuando podemos definir su esencia cuando entendemos que conocemos algo, la esencia de la idea, que es abstracta: su realidad está en la mente. La experiencia proporciona ideas simples, cualidades de los cuerpos, pero ninguna idea compleja; la mente humana las une –como concepto- a una idea nominal. Pero la esencia real está en las operaciones que se desprenden del individuo; establecemos una relación entre el conjunto de ideas simples que vienen de la experiencia y comparamos definiciones; las cualidades sensibles se nos presentan entremezcladas y suponemos que tienen en sí mismas su causa: la esencia real. Y donde las facultades o la estructura externa sean diferentes, allí la constitución interna no es la misma. (Hoy nos vemos en la obligación de procesar las esencias de las ideas hacia la necesidad de libertad.) La mente es la que forja las esencias específicas y formamos libremente nuestras ideas de sustancias, más por sus esencias nominales que por sus esencias reales. Como las esencias nominales no son un cálculo exacto de los límites fijados por la naturaleza, las sustancias no muestran la raíz de todas las cualidades. Queremos decir que más allá de las falsedades políticas que nos inundan, está la existencia de nosotros mismos, que somos tratados como si no existiéramos. Decía Descartes: "Pero advertí en seguida que aun queriendo pensar, de este modo, que todo es falso, era necesario que yo, que lo pensaba, fuese alguna cosa... Y habiéndome percatado que nada hay en, pienso, luego existo, que me asegure que digo la verdad, a no ser que yo veo muy claramente que para pensar es necesario ser... Entonces no cabe duda de que, si me engaño, es que yo soy; y, engáñeme cuanto quiera, nunca podrás hacer que yo no sea nada..." Más que afirmar nuestra existencia, lo importante está en la posesión de conciencia -moral, política y jurídica- capaz de defender la libertad, cuya pérdida sería una falta de responsabilidad. Las soluciones metafísicas se reemplazan por el conocimiento positivo, eliminando el mal uso de los nombres, de las situaciones y de las posibilidades que el propio sentido común resuelve con facilidad. La razón en la facultad básica para el conocimiento y para ejercer la libertad; relacionamos la información sensible e intuitiva para establecer las ideas que fundamentan el conocimiento, abstraer y proporcionar la voluntad que determina y mueve la búsqueda de felicidad; razonar de sagacidad e ilación que hace al hombre capaz de leyes, de vivir bajo reglas generales, porque la sociedad civil sólo es posible por medio de agentes que razonen, y la libertad se reduce a la capacidad de hacer o no una acción... Pensamiento y movimiento son los dos campos de acción del hombre, quien para actuar necesita una voluntad que lo mueva y un entendimiento que proponga los objetivos. La libertad no pertenece a la preferencia de la mente, es una potencia que pertenece a la persona que hace o deja de hacer; la mente no tiene la potencia de abstenerse de ejercer la voluntad.... La libertad necesita de la voluntad, con su trasfondo hedonista-utilitari sta, y la voluntad sólo es posible por la satisfacción o el malestar. El motivo que nos impulsa a cambiar siempre es un malestar. No se trata de seguir cualquier deseo, producto de nuestros numerosos malestares, sino de examinar o considerar para dirigir la voluntad hacia los más provechosos. Debemos convertir el juicio recto en el principio fundamental de la libertad, cuyo ejercicio constante es la consecución de la felicidad. Para comprender las raíces y las verdaderas causas del poder político, ahí donde se debaten naturalmente los hombres, es necesario un estado de completa libertad para decidir y ordenar sus actos y sus propiedades como mejor les plazca, dentro de los límites de la ley natural, sin necesidad de depender de la voluntad de un dictador, especialmente cuando éste carece del entendimiento y del conocimiento de la esencia real del hombre.

David y Goliat


Samuel (Proverbio 17) - Cuenta un cuento muy viejo, que había un joven pastor llamado David, y un gigante, Goliat, que creía que con su fuerza podía abusar de todos. El caso es que este Goliat siempre llevaba puestos casco, coraza, y en una mano tenía el escudo, y en la otra, una espada grande, como él. Y que se había ido a una llanura a decir bravuconerías, y que nadie se le acercaba, y que él se reía con carcajadas como truenos; y que entre una y otra, gritaba: –¡A ver, a ver quién puede conmigo! Y no había quien se le acercara. Y el gigantón se reía más alto aún. Y el caso es que en aquel lugar vivía David, un muchachito alegre, que no hacía maldades. Todo el día lo pasaba cuidando las ovejas de su familia; llevándolas a lugares donde hubiera buena hierba para comer, y al río, donde se quitaban la sed. Si tenía una oveja recién nacida, él la cargaba si la veía cansada, y acariciaba a la madre. Y por las tardecitas, después que el Sol se iba, el pastor jugaba con las ovejas, corriendo tras ellas, que se viraban y daban golpecitos con sus cabezas en las piernas de David. Después de este retozo, el pastor dejaba a los animalitos en un lugar seguro y se iba al río, a darse un chapuzón. Luego, caminaba hasta su casa para comer su pan y su queso. Si había buen tiempo, regresaba con sus ovejas y dormía bajo un árbol, cerquita del rebaño. ¡Ah! Se me olvidaba decir que David tenía una honda que usaba de lo mejor. Durante años practicó y practicó, y no había quien le ganara en eso de tirar piedras lejos y con fuerza. La honda la utilizaba para jugar, pero, sobre todo, para defender a las ovejas. Si un lobo se acercaba, a pedradas lo hacía huir David, y si volvía, apuntaba mejor, y por lo menos le rompía una pata para que aprendiera a no atacar a los animales indefensos. Y resulta que un día David se enteró de lo que estaba pasando con Goliat. A David no le gustó nada. Y pensó: “Así que porque es grande anda abusando de todo el mundo... Eso no es justo. Y si nadie se le enfrenta, no nos dejará vivir tranquilos”. Por eso dijo: –¡Voy a pelear con el Goliat ese! Trataron de convencerlo de que si hombres ya hombres, y buenos guerreros, no se atrevían, menos debía atreverse él. –¡Voy a pelear con el Goliat ese! –volvió a decir. Y allá se fue con su honda y con varias piedras que había recogido en el río. Cuando a Goliat le dijeron que aquel muchachito iba a pelear con él, se rió tan fuerte que sus carcajadas doblaban los árboles altos y levantaban polvareda por todas partes. Al llegar David, el gigantón seguía riéndose. Pero David no tuvo miedo. Sin decir nada, puso una piedra en su honda, apuntó mejor que nunca y la lanzó. La piedra fue a enterrarse en la frente de Goliat, quien dio unas vueltas sobre si, dejó caer el escudo y la espada, y luego cayó él, muerto. Todos se quedaron tan sorprendidos que no encontraron qué decir. David sí dijo: –Lo primero es no tener miedo a nadie, por más gigante que sea. Lo segundo es estar convencidos de que tenemos la razón, de que es justo lo que queremos. Lo tercero es saber usar bien el arma que tengamos. El lobo es el peor enemigo de las ovejas, el que más las persigue.

El chocolate negro es bueno para el corazón


El consumo habitual de chocolate puede asociarse a una mejora de la salud desde el punto de vista cardiovascular, unos pocos bocados de chocolate negro por día pueden tener el mismo beneficio de una aspirina en reducir la coagulación sanguínea además de prevenir infartos. El chocolate contiene flavonoides y estas sustancias, que se encuentran en muchos vegetales y en productos procedentes de ellos como vino tinto, té, cebollas, entre otros, tienen una influencia beneficiosa sobre la salud cardiovascular. En el trabajo publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition, Carl Keen y colaboradores confirmaban, en una investigación realizada en varios grupos de sujetos sanos, que la protección del chocolate se ejerce a través de dos vías: 1. Reduciendo en la sangre la cuantía de las lipoproteínas de baja concentración (LDL) o colesterol “malo”. 2. Inhibiendo la activación de las plaquetas que representa el primer paso de la formación de trombos en el interior de los vasos y, de este modo, como hace la aspirina, ejerciendo una acción anticoagulante. Otro estudio realizado por la doctora Diane Becker, profesora de la Escuela de Medicina Johns Hopkins, confirmó que la composición de los granos de cacao tiene un efecto bioquímico similar al de la aspirina para reducir la aglutinación de plaquetas sanguíneas. Los resultados de este último estudio muestran –a diferencia de estudios anteriores– que dosis reducidas de chocolate negro son suficientes para tener efectos anticoagulantes y que no es necesario consumir varios kilogramos para obtener estos efectos. Por eso, comer un pequeño trozo de chocolate o beber un chocolate caliente en el marco de un régimen alimentario cotidiano es probablemente bueno para la salud mientras no se coma demasiado y, sobre todo, no se coma chocolate mezclado con manteca y azúcar.

Por cierto. ¿Qué de la vida del "héroe" Ramos Allup, del "líder" M. Rosales, del "ejemplo de leguleyo" J. Borges y del "ex" guerrillero Petkoff

Dichosísimo aquel que corriendo
por entre los escollos
de la guerra,
de la política
y de las desgracias públicas,
preserva su honor intacto.

Simón Bolívar

¡Aun no me han derrotado!


Por: Francísco González - La noche de hoy he visto como tras poner en la balanza uno de los derechos naturales, este se pierde en las urnas, sin embargo, no me han derrotado, porque ese supuesto triunfo es una victoria pírrica, les recuerdo que el registro electoral aun no es transparente y no han podido demostrar nado sobre los dobles y triples cedulados, los guerrilleros que entran y salen de la frontera. También sabemos que usan los recursos del estado para hacer proselitismo y humillas a nuestra gente pisoteando su dignidad y aprovechándote del clientelismo populista. Vivimos en una dictadura, somos oprimidos, somos explotados, pero aun así les ha tomado años destruir nuestro sistema democrático y aun no logras ganar la voluntad de la masa del pueblo. Los retamos allí en cada rincón, "no vamos a luchar hasta la muerte vamos a luchar hasta la victoria, no importa si esta mas allá o mas acá de la muerte", están montados sobre su tope y solo les queda la caída libre, en cambio nosotros seguimos depurando el lastre. Nos vemos allí en cada rincón, en cada calle, en cada casa, lucharemos sin cuartel y no podrán sino retroceder y aún cuando hablen en lenguaje de tanquistas, al final toda guerra se decide en una batalla final donde el enfrentamiento principal es a mano limpia.

La organización del desamparo - Teódulo López Meléndez


La invasión de los muertos


Por: Eugenio Montoro - Pues resulta que los muertos se pusieron de acuerdo y decidieron volver al planeta Tierra. Eran muchísimos pero, como no tenían cuerpo, el traslado fue relativamente rápido. Así, los millones de muertos que requirieron miles de años en pasar del aquí para el allá, en pocas horas estaban de vuelta. Al principio nadie se enteró porque no se veían, pero a medida que el sol los oxidaba, comenzaron las apariciones. La prensa y los noticieros no dejaban de publicar los casos: “Visto el espíritu de fulano en tal sitio” y seguían las declaraciones del testigo que juraba que no se había tomado un trago desde hacía cuatro meses. Pronto las mismas noticias se repitieron tanto que vinieron a ser “caliche” y los muertos se convirtieron en lo cotidiano. Algunos buscaron a sus difuntos y fue muy emotivo el encuentro. Claro que no se veía bien una parrilla para celebrar el asunto porque los muertos no comían, pero se podía charlar con ellos por señas. Los muertos pronto estuvieron en todas partes. En realidad no molestaban mucho, pero no dejaba de ser una novedad. Pareció importante averiguar la razón de su retorno y se planteó hacer una reunión con los fantasmas para discutir el tema. Así las cosas, se preparó un encuentro con representantes de los vivos y de los muertos. Se hizo en un sitio amplio, asistieron miles de espectadores y se transmitió por televisión. ¿Por qué han regresado? Era la pregunta principal. Por señas un muerto dijo: “Hemos venido a quedarnos. Vamos a gobernar el planeta y vamos a construir un mundo feliz para todos”. La sorpresa y los murmullos no se hicieron esperar. “Desde hoy yo seré el líder del planeta y todos deberán obedecerme”. Realmente la situación no era fácil de entender. El mundo de los vivos iba a ser controlado por los muertos y ellos habían tomado la decisión por su cuenta. “Desde hoy, dijo el muerto, se comerá una vez y solo cien gramos por día. Todos estaremos en la línea y el que no lo resista pasará para este lado y ya no sufrirá más”. “Se elimina el tener relaciones sexuales. No es necesario hacer más vivos pues el número de muertos es ya suficiente”. “De ahora en adelante solo se trabajará para producir los cien gramos de alimento. Nada más. Las casas, los edificios y todo lo que existe será propiedad colectiva así que podrán dormir donde quieran”. Aunque algunos sonreían por lo absurdo del asunto, la protesta del lado de los vivos no se hizo esperar. Un grupo empezó a gritar “Aquí lo que viene es guerra”, pero resultó claro que eso no funcionaría ya que no se podía matar a un muerto. “No haremos nada de eso, dijo uno de los vivos, además les exigimos que se marchen. Nosotros seguiremos buscando la felicidad a nuestro modo y ningún muerto va a venir a cambiar eso”. Se escucharon grandes aplausos para el orador. El muerto líder volvió a tomar la palabra por gestos. “Ustedes deberán acatar el nuevo orden. Un mundo feliz donde todos pronto estaremos muertos y sin necesidades”. Juan, despiértate carajo, llevas media hora dando brincos en esa cama. La voz de María lo trajo a la realidad.. Te digo que no debes tomar ron. Ayer te volviste verga. Párate que ya es hora para que bajes al trabajo. Juan Bimba recordaba en detalle su sueño. Que loquera con esos muertos, pensó. Si me va bien hoy voy a sacar a María a pasear.

Venezuela ilícita e indefinida


Por Eitan Steinmetz - Una sociedad no tiene el gobierno que se merece, una sociedad tiene el gobierno que "es". En ese sentido, Venezuela en gran medida es este despelote colosal y flagrante, esta miseria moral y esta corruptela institucionalizada que encarna nuestro comandante en jefe. Eso somos, ¿de qué nos escandalizamos? ¿Jefazos como el nuestro los hay por doquier, en cada esquina? Uno vende objetos robados, otros discos y películas falsificadas, más allá vemos al celebérrimo guisón y en aquella mesa al banquero o el empresario que le sonríe estupideces a su propia ruina. También los hay que trafican drogas, los contrabandistas, los que lavan dinero proveniente de negocios ilegales, los matraqueros, los vendedores de armas y, por supuesto, los secuestradores. Están en los barrios, en las urbanizaciones burguesas y en las asociaciones clasemedieras. Los comandantes están en todos lados. Los niños no se salvan, los estamos educando para la improvisación, el conformismo y la trampa. Nos topamos en todos lados con pequeños comandantitos: irrespetuosos y pendencieros, que nunca quieren hacer su tarea. Desde pequeñitos fortalecemos en ellos el valor de la viveza, el desinterés en la invención democrática y la falta de compromiso. Sueñan con crecer, ser militares y dar un despelotado y torpe golpe de Estado (¿otro 4 de febrero?). De hecho, les compramos juegos y películas piratas para que se diviertan haciendo guerras imaginarias contra el imperio. Además, están los corruptos, los de antes, los de ahora y los de siempre. ¿Cómo los llamaban? ¿Los doce apóstoles? Ahora mutaron en boliburgueses. Las fortunas que han edificado merecen un premio Guinness, en eso sí la revolución ha sido revolucionaria, en la cantidad de dinero que ha amasado su oligarquía en cuestión de segundos. En la Venezuela ilícita e indefinida están también quienes esconden y excusan las vagabunderías de sus hermanos y amigos, los que no les importa que sus padres o madres vendan su honorabilidad a cambio de unas cuantas monedas. Están, por último, los más patéticos, los que reniegan de su propio padre Simón Bolívar, aplaudiendo por interés o por delirio a quien más lo insultó en su momento: Marx, un alemán que nada tiene qué ver con nuestro lodazal y a quien hoy rinden culto los traidores. Hay de todo en la villa del comandante. Nada nuevo ni nada extraño en este país que somos y que cada media hora asesina a uno de los nuestros, por asco humano. No hay escándalo que nos inquiete, pues somos un escándalo indefinido y perenne. Nuestro Gobierno es impecablemente ilícito, compuesto por espíritus enanos: todo violentan y perturban. Sus portavoces, inmaculados en el cinismo, han sido acusados de toda suerte de corruptelas, vinculaciones terroristas, complicidades narcotraficantes y criminales, y nada importa. Somos "eso": ilícitos de oficio. El imprescindible y obligatorio libro de Moisés Naím, Ilícito, señala y signa con detalle nuestra tragedia. Hay que leerlo para comprender nuestra fatalidad política. Nuestro Gobierno, nuestra sociedad, se ha ido entretejiendo en una red ilícita que todo cunde y abarca. Para sobrevivir hay que violentar algo: la vida, el trabajo, la familia, la verdad. Hay que ser más comandante que el vecino, es decir, más "vivo" y tramposo. No hay límites, ni los habrá si, como pueblo, el día 15 de febrero no marcamos con un No rotundo nuestra indiferencia. Espero que después de diez años indefinidos hayamos aprendido.

Oficio y vocación


Por: Gabriel Zaid - Hubo un tiempo en que los artistas creaban para encontrar la gloria, no la fama. Hoy son multitud los que escriben y pintan y esculpen con el único objeto de alcanzar notoriedad pública. Gabriel Zaid vuelve a trazar la línea entre la vocación y la búsqueda de celebridad. Para disuadir a alguien que insistía en cantar, pintar o escribir sin el menor talento, se decía suavemente: "Dios no te llama por ese camino". Esto implicaba que hay caminos, y que seguir una vocación no era hacer una elección, sino ser elegido. Algo de este concepto (la vocación como fatalidad) hay en las Cartas a un joven poeta (de 20 años) que Rainer Maria Rilke (de 28) escribió en 1903: Me pregunta si sus versos son buenos. Los envía a las revistas, y se inquieta porque no los publican. Pregúntese a sí mismo por qué quiere escribir. Pregúntese si debe escribir. Pregúntese si puede vivir sin escribir. Si su necesidad de escribir es imperiosa y surge de lo más profundo de su corazón, ¿qué le importa lo demás? Construya su vida en función de esa necesidad, aunque tenga que trabajar en otra cosa, y escriba en la más completa soledad. Ezra Pound fue más audaz cuando James Laughlin lo buscó como maestro, siguió sus enseñanzas por un tiempo y le mostró sus poemas: Nunca llegarás a ser un gran poeta, pero puedes ser un buen editor de poesía. Laughlin (que siguió escribiendo porque necesitaba hacerlo) le hizo caso y fundó una editorial digna de Pound: New Directions. La palabra oficio, según Corominas (Breve diccionario etimológico de la lengua castellana), viene del latín officium, contracción de opificium, derivada de opifex 'artesano', a su vez compuesta de opus 'obra' y facere 'hacer'. En cambio, vocación viene de vocatio 'acción de llamar', a partir de vox 'voz'. Tener oficio es saber hacer, tener vocación es ser llamado. El concepto de vocación es de origen religioso. Los profetas son llamados a profetizar, aunque duden de su capacidad, tengan miedo o se resistan al mandato divino; idea ajena al concepto moderno de fijarse metas y empeñarse en tener éxito. Curiosamente, San Pablo parece anticiparlo: "Olvidando lo que dejo atrás y lanzándome a lo que me queda por delante, puestos los ojos en la meta, sigo corriendo hacia el premio de la soberana vocación de Dios en Cristo Jesús" (Epístola a los filipenses, 3, 13-14, traducción de José María Bover). Pero no hay que olvidar el origen de esa vocación, contraria a su voluntad de perseguir a los cristianos, cuando, casi llegando a Damasco, fue derribado del caballo y convertido violentamente por una voz del cielo que decía: "Saulo, ¿por qué me persigues?" (Hechos, 9, 3-4).
La vocación no se refería a un oficio, profesión o especialidad, como hoy se entiende cuando se da a los jóvenes orientación vocacional, sino a la conversión religiosa. De hecho, Pablo tenía un oficio (skenopoios, que Bover traduce como "fabricante de tiendas de campaña", aunque pudo ser peletero, que no es incompatible, porque las tiendas eran de pieles, según el Dictionary of Paul and his letters de Hawthorne y Martin). Pablo no dejó su oficio al convertirse en apóstol, y lo dice en varias ocasiones: Estoy ocupadísimo, trabajo con las manos, nadie me mantiene. Sería justo comer de mi apostolado, pero prefiero trabajar "noche y día para no ser cargoso a ninguno de vosotros [...] Quien no quiera trabajar, tampoco coma" (2 Tesalonicenses, 3, 8-10). Distinguía la vocación del trabajo. El poeta Wallace Stevens, el novelista Franz Kafka, el músico Charles Ives y el antropólogo Benjamín Whorf hicieron su obra paralelamente a su trabajo en compañías de seguros. Jesús de Nazaret y Pablo de Tarso fueron microempresarios, a diferencia de Francisco de Asís, que nunca trabajó: fue un júnior que escupió sobre los negocios de su padre y se fue de mendigo para seguir su vocación a tiempo completo. Tantos millones de personas quieren hoy escribir que circulan revistas para orientarlas, como Writer's Digest, donde se publican buenos artículos sobre el oficio de escribir, sobre cómo deciden los editores y sobre cómo venderles un texto. Sensatamente, recomiendan no soñar en escribir a tiempo completo, sino vivir de otra cosa. Vivimos hoy en una cultura del éxito, y sería absurdo rechazarla como si pudiéramos vivir en otra. Es mejor rescatar lo que tiene de valioso. Por ejemplo: tomar en serio los propósitos, empezando por aclararlos. ¿Quiero cantar o salir en televisión? ¿Pintar o ganar dinero? ¿Escribir o ser famoso? Cuando lo importante no es cantar, pintar o escribir, sino salir en televisión, la prioridad está en aprender relaciones públicas, desenvoltura, vestuario, maquillaje, no en aprender el arte de la voz o de la mano. El éxito se ha vuelto una vocación religiosa, indiferente a los oficios particulares. Lo importante es tener éxito, no importa en qué, ni cómo. Lo cual es una devaluación del oficio y se presta a confusiones. El arte de escribir, pintar o cantar no es el arte de ser visto y volverse noticia. Si lo importante es el llamado divino a la apoteosis, puedes vivir sin escribir, pero no vivir ignorado por la televisión.

Son varios los "actores" y en diferentes ámbitos. Pero esa "felicidad" se tornará en real y verdadera amargura en el momento justo.

Los actores son muy felices,
porque tienen una gloria
sin responsabilidad
Alfred de Vigny