mover

mover

viernes, 13 de febrero de 2009

Frase del Día

Un vaso medio vacío de vino
es también uno medio lleno,
pero una mentira a medias
de ningún modo es una media verdad
Juan Cocteau

Urosa Savino ¡Esto es para Usted!

La misa negra - El pasado 4 de febrero, observamos a una Sacerdote ataviado de ROJO, oficiando un “misa de campaña” en la fecha onomástica de la pretendida revolución bolivariana. Su lenguaje se caracterizó por la blasfemia, el descredito y la necesidad de tener a Hugo Chávez Frías, en el Poder del Estado, por los siglos de los siglos. Al personificarlo como el ELEGIDO; muchos piensan que se trató de una Misa ROJA. Pero otros creemos que por las ofensas a la dignidad y deidades eclesiásticas, se trato de: LA MISA NEGRA. Hablar de la Misa Negra es sumamente delicado. Era propio de ceremonias sacrílegas, ejecutadas por un Clérigo que particularmente, renuncia a la ley de Jesucristo. El maldiciente; tenía frente al altar a una mujer completamente desnuda que sostenía una vela negra, supuestamente hecha con la grasa de un niño sin bautizar. Un cáliz lleno de orina o sangre de una meretriz. Una cruz invertida que colgaba sobre el altar y hostias triangulares hechas con pan quemado. Estas ofrendas eran conjuradas por el oficiante, quien ungía los genitales de la mujer. Luego hacia la invocación a Satán, a otros demonios y se oían seguidamente una serie de salmos cantados al revés o diversas oraciones, con flagelaciones y quema de libros religiosos. Es de mal gusto describir parte de lo que acontecía en dichas celebraciones, pero se hace necesario destacarlas. Se requiere de un Canónigo, que abandone voluntariamente su religión o sus creencias; en síntesis un sacerdote: RENEGADO. Puede darse el caso que el celebrante este apartado de las predicas religiosas por decisión del Gobierno eclesiástico del Sumo Pontífice, concilios y/o prelados. También podría ser por prohibición expresa -de la diócesis católica correspondiente- para oficiar misas dentro catedrales, iglesias, capillas o templos y parecería que el presbítero Adolfo Rojas, aplica en el perfil.Lo cierto es que la ofensa y el descredito no se ha quedado ahí. Todo tiene un marco común en un inusitado PÚLPITO: La celebración de las Elecciones del Refrendo IMPUESTO, por la ENMIENDA constitucional. Desde ahí se trasmite que es necesario investir a Hugo Chávez Frías por ser el unigénito. Se difunde que la Enmienda es el motor para consolidar el gobierno del PUEBLO y a nuestra óptica, es la esencia para concretar la dominación Castro Comunista en Venezuela, por parte de Hugo Chávez Frías y sus Secuaces. En el ritual en cuestión se demostró el alcance ideologico-politico a que ha llegado, el vandalismo que nos desgobierna. Tienden a inducirnos a que nos sumemos a la causa de Hugo Chávez Frías y por el contrario, -de acuerdo con las razones Históricas provenientes de la Edad Media- seremos reos de los procesos de la INQUISICIÓN Chavista. Ésta nos condenaría a la Hoguera o quizás al PAREDÓN y nuestro delito seria ser presuntos blasfemos, a las líneas maestras de Jesucristo, para aprobar la permanencia perpetua de Hugo Chávez Frías en el Poder. La esencia de celebrar una especie de Misa Negra -donde se profanaba las celebraciones católicas- promueve el TEÍSMO de Hugo Chávez Frías y evidencia principios básicos de los estudios de OPERACIONES PSICOLÓGICAS dirigidas a toda la Población; a saber:a) En la Fuerzas Armadas se asume que la INSTITUCIÓN se acabó. La indignidad de los Generales a las órdenes de un teniente coronel retirado -disfrazado de comandante en jefe- no tiene nombre; pero si parangón con sus homólogos subordinados al ex - Cabo de Reserva, del Ejército Alemán: Adolfo Hitler. Por eso difunden que si Hugo Chávez Frías deja la presidencia; la FAN desaparece. Eso estaría por verse; aunque sabemos que en vez de disciplina o subordinación; solo hay ADHESIÓN. No hay discrepancias con HUGO y hoy hay varios oficiales presos, por pertenecer a una supuesta operación “independencia.”b) En PDVSA las cuentas por pagar sobrepasa los 8,5 millardos de dólares al cierre del 2008. A los proveedores nacionales se les llamo el día 11-02-09, por la indisponibilidad de pagos, antes de los comicios. Más bien le exigieron “colaboración” porque los niveles gerenciales, distritales, de línea u operacionales se comprometieron con Hugo Chávez Frías, en aprobar la Enmienda. De no lograrlo; estarían despedidos, por eso exigen contribución con: Vehículos, toldos, equipos de sonido, tarjetas telefónicas y otros, para trabajar por el triunfo del SÍ. Aquellos -los proveedores- solo obtendrán sus pagos; si Chávez gana el referendo. c) En lo político, el PSUV y el desgobierno se desligan del colectivo “La Piedrita.” Nadie responde por su dotación de armas y/o equipos. Se persigue a Valentín Santana, líder del grupo paramilitar. El Demente- Presidente difunde: “No tengo duda, a La Piedrita la financia la CIA.” El Colectivo se pronuncia en el documento “Maten a Valentín” por demás elocuente. Son evidentes asuntos de ultra izquierda, con señalamientos hacia la ultra derecha. Pero el Estado no pude accionar; las armas de la República -en manos de la FAN- están al servicio de un proyecto político y por su cantaleta de: Patria, Socialismo o Muerte; no sabemos MUERTE a quien. Se estimula la Guerra Civil y solo el Chapulín de Miraflores; podrá salvarnos.d) En la Sociedad Civil, NO tenemos dudas que el domingo 15 de febrero se impondrá el NO. Pero también deberíamos pasearnos por el otro escenario; por cualquier circunstancia. De ahí el texto enmendado de la Constitución -que NO se conoce- podría estar redactado así: Artículo 230. El periodo presidencial es de 10 AÑOS. El Presidente o Presidenta de la República puede ser reelegido o reelegida, de INMEDIATO, para un nuevo periodo. De acuerdo con lo difundido por el presbítero Adolfo Rojas, celebrante de la precitada Misa Negra solo Hugo Chávez Frías, tiene esa opción y sobre la base de su HOMILÍA solo él podrá gobernarnos porque: “CHÁVEZ vislumbra la HISTORIA porque esta con DIOS.” ¡Que blasfemia!Solo la falta de principios morales del capellán Adolfo Rojas, puede indicarnos que Hugo Chávez Frías es: “INDISPENSABLE en este momento y por mucho tiempo todavía, para que permanezca abriendo e impulsando el camino de la LIBERTAD.” Que falta de consideración y respeto al inducirnos a su MISA NEGRA y al Imperio de la LEY del vandalismo socialista; por siempre. No nos atrevemos a pensar que tipo de enseñanza transmite el Cura Adolfo Rojas, en las Escuelas Bolivarianas. Tiene expresa prohibición, para NO oficiar misas en recintos eclesiásticos y presunta calificación de: PEDERASTA. Sacerdote RENEGADO Adolfo Rojas; respete a la Virgen y a la comunidad católica de Venezuela. Llévese su SACRILEGIO, a otra parte. Si lo considera conveniente, tome las armas y váyase a las montañas a realizar sus CONJUROS, que ya sabremos cómo COMBATIRLO. Mientras tanto; deje tranquilo al PUEBLO con sus creencias religiosas. No disfrace el panorama diciendo que se colocó la investidura ROJA para recordar su amor por los muertos y para decir “Patria, socialismo o muerte ¡venceremos!” COLECTIVO Nacional sabrá seleccionar lo que le conviene y estamos seguros que dirá de nuevo NO a la vagabundería. NO a la hechicería. No al fetichismo. No a la brujería. NO a la homosexualidad gubernamental. NO al saqueo de la Patria. NO al Comunismo. NO a la MISA NEGRA y por lo tanto; NO a Hugo Chávez Frías el IMPÍO en DIOS que pretende ser Presidente vitalicio de Venezuela. ¡NO es NO!

Q' la Misericordia Divina se encargue de ellos y de quien, a diario, irrespeta la memoria de su propia Mamá. ¡No digo más!

Plaza Altamira

Aparentemente es lo que vale; pero caro paga quien se rinde ante ella.

La riqueza
es lo que más honran los hombres
Eurípides

El libro del desasosiego


Por: Teódulo López M. - Cuando el señor Alves –fiel servidor de nuestra embajada en Portugal, ya fallecido- puso sobre mi escritorio de Ministro Consejero O livro do desassossego escrito por “Bernardo Soares”, heterónimo de Fernando Pessoa, jamás imaginé que tendría que parafrasearlo muchos años después para describir la situación venezolana. Tampoco imaginé que Alves me había puesto delante un libro de la magnitud y de la trascendencia de aquel. En aquellos años se había abierto el famoso baúl donde el gran poeta había amontando centenares de originales y yo le había dicho que me comprara todo lo que fuese apareciendo. Escribía yo a toda velocidad mi libro Pessoa, la respuesta de la palabra, el que sería publicado muchos años después por la Academia Nacional de la Historia de mi país (1992).Hago la referencia porque desde aquel día cada vez que oigo la palabra desasosiego la asocio a Pessoa. Es más, creo que el poeta se apoderó de ella de tal manera que es imposible separarla de su nombre. Sin embargo, lo que los venezolanos viven día a día es una falta absoluta de sosiego que, sólo tal vez por mi compenetración con Pessoa, asocio en este texto. Lo que percibo es que les parece vivir en una irrealidad, en un estado alterado, en una incongruencia tal que los hace parecer actores de una tragicomedia. Los venezolanos flotan sobre esta nube de incontinencia y tratamos de llegar al día siguiente para encontrarnos con una nube sustituta de la anterior, y así día tras día.El desasosiego se ha apoderado de la nación. Los venezolanos han aprendido que los países no tienen fondo y que pueden seguir cayendo indefinidamente. El día anterior fue muy malo, pero fue mejor que el hoy. Padecemos una crisis de desabastecimiento como no recuerdo, una inflación galopante que devora el dinero y los ingresos, una inseguridad que nos ha restringido en nuestros horarios y en nuestras salidas, una devaluación de hecho que trata de ocultarse penalizando a quienes hablen del dólar paralelo, una carestía que nos hace temblar y, lo peor, un empeño en seguir destruyendo.Se prohíbe la distribución de determinados productos en la frontera, se militariza la distribución de la gasolina, se trata de enfrentar el problema despreciando a los productores nacionales y haciendo compras masivas de alimentos en el exterior, muchas de ellas en el odiado imperio. Venezuela es un imperio, el de la incongruencia, el de la desfachatez, el de la inopia más pura y perversa y, por supuesto, el de la injerencia en los asuntos internos de otros países y el de las agresiones económicas a Colombia.Tenemos nueve años escribiendo el libro del desasosiego, pero el desasosiego está llegando a límites peligrosos. El país está sembrado en la angustia, cada hora espera una noticia mala y la noticia mala llega. Cada día se produce un hecho fuera de toda lógica, pero los venezolanos piensan que ha podido ser peor. Sin embargo, el desasosiego ha convertido al país venezolano en una bomba de tiempo. Hace unos días asistí a un centro comercial a hacer diligencias y de golpe me encuentro con las santamarías abajo; cuando logro salir la policía me advierte que me desvíe pues –según dicen- en la esquina hay un maletín con explosivos. Comento que allí no hay ninguna oficina importante. Cada día hay una historia. Cada día un sobresalto. Cada día la imposibilidad de conseguir algo. Cada día una amenaza: no habrá más pan, deberemos comer yuca, alega el dedo ex-omnipotente que desgobierna a la república.Esta es la república del desasosiego. El desasosiego es otro elemento que nunca es suficiente, puede ir en aumento, como en efecto va. Cada día los venezolanos agregan una página al libro del desasosiego que, con paciencia inaudita, escriben y se dejan escribir. Por ello he advertido a los candidatos presurosos que anuncian sus postulaciones para las elecciones regionales de octubre que el primer deber no es ser candidatos, sino el de oponerse al régimen –ahora agregaría que poner los ojos sobre el desasosiego- y mantenerse sobre los problemas de la gente que lo demás vendrá por sí solo cuando llegue la hora de las encuestas. Por ello miro con aprehensión ese comunicado de los “intelectuales” donde apenan se limitan a pedir al gobierno transparencia, claridad y amplitud. Alegan que es en homenaje al 23 de enero de 1958 y a los intelectuales que se opusieron a la dictadura de entonces, pero no encuentro allí ni homenaje ni nada que se le parezca, ni un comportamiento como el de aquellos hombres y mujeres. No quiero ser “abajofirmante” y menos de documentos timoratos. El país requiere que sus intelectuales hablen claro, no que se refugien en bojote a hacer de declarantes pávidos.La población es víctima del desasosiego. Las elecciones regionales están lejos, aunque celebremos el pronunciamiento de los partidos que proclaman el compromiso de presentar un solo candidato y la declaración principista de “Podemos”. Las cosas van de mal en peor. La única verdad es que no podemos tener la certeza de que esto llegue hasta las elecciones regionales. Algo huele muy mal en Dinamarca. Hay que ocuparse del desasosiego. Hay que poner sobre la mesa un proyecto de país que entusiasme. Hay que prever, olfatear los síntomas que asoman por todas partes y que huelen tan fuerte que logran opacar los fétidos de la basura que está en todas las calles de todas las ciudades. Del desasosiego a la ira hay un solo paso.Los estudios de opinión indican que ya la población no separa al dedo ex-omnipotente de todas las desventuras que vivimos. Las encuestas señalan que el dedo ex-omnipotente va en barrena. Caminar un poco indica que la población ya no acepta a estos desarrapados que corren a aprobar apoyos sobre las FARC porque el dedo ex-omnipotente lo dijo o que se apresuran a llevar testigos de nuevo ante el disfraz de parlamento para inculpar a Nixon Moreno –el estudiante, ya graduado, refugiado en la Nunciatura Apostólica por ser culpable del primer planteamiento estudiantil que sacudió al país- o que se dedican estúpidamente a “diagramar” como es la IV Flota que los norteamericanos piensan reactivar o que se rasgan las vestiduras porque ven venir un “noriegazo”. La paranoia los hace ver helicópteros gringos bajando sobre Miraflores a llevarse al dedo ex-omnipotente por aquello del narcotráfico.De desasosiego a barril de pólvora hay un paso. Los sectores populares –no ya sólo la clase media- padecen de falta de leche para los niños, de muerte de conductores, de asaltos en las busetas, de cobro de peaje en sus barrios, de escasez generalizada, de imposibilidad de cubrir la cesta básica. De tantas y tantas cosas que están transformando el desasosiego en profunda rabia.Pessoa: “Lo que sobre todo hay en mi es cansancio y aquel desasosiego que es gemelo del cansancio, cuando este no tiene más razón de ser que la de estar siendo”.

Mirémonos en el espejo de Cuba o Zimbabwe


El vicepresidente de Episcopado de Venezuela, Roberto Lückert, pidió hoy a los venezolanos que como nación se reflejen en la realidad de Cuba, Zimbabue y Corea, al reiterar su rechazo a la enmienda constitucional para la reelección ilimitada que se votará el próximo domingo.Lückert, un acérrimo adversario de la “revolución” de Chávez, pidió a sus compatriotas “no tener miedo e ir a votar” en el referendo sobre la enmienda, con el argumento de que lo que pase ese día “es responsabilidad de los venezolanos”.“Retrátense en Cuba, Zimbabue y Corea. ¿Qué ha pasado en esos países donde los presidentes son reelegidos y reelegidos, y además se heredan? ¿Eso es lo que quieren para nuestro país, ver una Cuba deteriorada y siempre buscando culpables afuera?”, preguntó el arzobispo de Coro en una entrevista con Unión Radio de Caracas.De ser aprobada la enmienda, Chávez quedará habilitado para presentarse nuevamente al cargo presidencial en el 2012, lo que bajo las actuales normas constitucionales es imposible, ya que se limita a una sola la posibilidad optar y repetir en un cargo designado por votación popular.Lückert, vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), expresó, además, que no entiende “por qué el presidente Chávez se quiere eternizar en el poder“.“Ya lleva diez años y le faltan cuatro. Ya es suficiente para demostrar de lo que es capaz“, opinó Lückert, quien volvió a preguntarse si los venezolanos van “a eternizar al presidente de la República hasta que se ponga viejo”.Las siempre duras críticas de Lückert contra Chávez y su “revolución” han recibido respuestas igualmente virulentas por parte del jefe del Estado, que lo ha calificado de “oligarca” y lo ha acusado de actuar como un político en vez de como un religioso.“No soy un eunuco y yo vivo en Venezuela y me angustio por Venezuela y tengo que reaccionar ante los problemas del país”, afirmó este jueves a Lückert, al resaltar que su condición de prelado no le impide opinar de política.