mover

mover

martes, 19 de febrero de 2008

Psicópata encubierto


LA VOZ - Miércoles, 19 de Septiembre de 2007 - Psicópata encubierto - Por: Carlos R. Alvarado Grimán. Mucho se ha especulado entorno a los supuestos trastornos mentales de Hugo Chávez. Algunos psiquiatras, lo han encuadrado dentro del típico caso de un individuo con trastornos bipolar. Es decir, cambios emocionales bruscos que van desde completa euforia y alegría hasta total depresión y tristeza. Con relación a su vida sexual, también se especula mucho. Sus hacedores de imagen han intentado proyectarlo como un Don Juan del Siglo XXI, pero recientemente un connotado periodista, miembro de la Real Academia de la Lengua española, ha introducido un nuevo elemento: Su posible homosexualidad. Realmente la personalidad de Chávez da para todo tipo de corrillos. Unos amigos conocedores de la materia psiquiátrica, señalan que la personalidad de Chávez se ajusta perfectamente a un típico caso de "narcisismo maligno". Quienes padecen esta psicopatía son sujetos provenientes de familias disgregadas, desafectas, violentas y con conductas antisociales. El narcisista maligno es un sujeto que aunque se muestra omnipotente, en el fondo es inseguro y con profundo complejo de inferioridad; manifiesta incapacidad para identificarse con valores morales; es en esencia manipulador, mentiroso compulsivo; desprecia a sus semejantes y viola sus derechos. Puede mostrar señales de arrepentimiento o remordimiento, pero sólo como un ardid para evitar ser penalizado. En el hogar es un verdadero verdugo en eso de la violencia intrafamiliar; sus únicas relaciones personales perdurables son las llamadas parasitarias o utilitarias. ¿Encaja?. Aunque los defensores a ultranza del Presidente, aleguen que su vida privada debe ser respetada, nosotros creemos que si sus supuestos trastornos mentales están incidiendo sobre su estilo de gobernar, entonces es un problema de toda la sociedad venezolana y por consiguiente, tenemos el derecho de conocer al dedillo todo sobre su vida personal e íntima. Conocer al Chávez real, nos ayudará a comprender la magnitud de la tragedia a la cual nos enfrentamos, para así, establecer estrategias que nos permitan canalizar efectivamente nuestros esfuerzos y poder liberarnos de la pesadilla chavista. Parafraseando a Groucho Marx diríamos que "Él puede parecer un psicópata y actuar como un psicópata. Pero no nos dejemos engañar. Quizá es realmente un psicópata encubierto.

Ley del camión de basura


¿Con que frecuencia permites que las tonterías de otras personas cambien tu estado de animo?. ¿Permites que otro conductor te haga molestar cuando vas manejando, o un mesonero grosero, un jefe cortante o un empleado insensible arruine tu día?. A menos que seas el "Terminator", por un instante estas algo molesto. Sin embargo, lo que distingue a una persona exitosa es lo rápido que puede enfocarse de nuevo en lo que realmente es importante. Hace algunos años que aprendí esta lección. La aprendí en el asiento trasero de un taxi en Caracas. Me subí a un taxi y partimos para el Litoral Central. Íbamos en el carril derecho cuando de repente un carro negro brinco de un cajón de estacionamiento justo en frente de nosotros. El chofer freno con fuerza, dio un patinazo y por unos pocos centímetros evito chocar con el otro carro. El conductor del otro carro, el que casi causo un accidente, volteo su cabeza y empezó a gritarnos con muchas palabrotas. El taxista solo sonrió y le saludo amable. Así que, yo le pregunte, ¿Por que hizo eso?. Ese tipo por poco destruye su auto y nos manda al hospital. Entonces el taxista me dijo lo que ahora llamo "La Ley del Camión de Basura". Muchas personas son como un camión de basura. Andan llenos de basura; llenos de frustración, rabia, y decepción. Ya que se les va amontonando la basura, necesitan un lugar en donde puedan tirarla. Si se lo permites, te la echan a ti. Cuando alguien quiere echar su basura sobre ti, no lo tomes en forma personal. Solo sonríes, saludas, deséales lo mejor y sigue adelante. Estarás feliz de que lo hayas hecho. Así que, esto era la Ley del Camión de Basura. Empecé a pensar, ¿Cada cuánto permito que los camiones de basura me atropellen? y ¿Cada cuánto tomo la basura que llevo y la riego sobre otras personas, en el trabajo, en casa, en las calles?. Fue ese día que dije "Ya no voy a hacer eso" cuando empecé a ver muchos camiones de basura. Veía lo que llevaban. Veía cuando llegaban para vaciar la basura. Y como mi taxista, ya no lo tomo en forma personal. Solo sonrió, saludo, les deseo lo mejor y sigo adelante. Uno de mis jugadores favoritos de fútbol americano de toda la historia, Walter Payton, hizo esto todos los días en el campo de fútbol. Tan pronto como cayó al suelo después de ser tableado, se paraba. Nunca se quedaba pensando en el evento. Payton estaba listo para hacer que la siguiente jugada fuera la mejor. Los buenos líderes saben que tienen que estar listos para su próxima junta. Los padres buenos saben que tienen que recibir a sus hijos con abrazos y besos cuando regresan de la escuela. Los maestros y padres saben que tienen que estar totalmente presentes y dando lo mejor para las personas que les son importantes. La gente exitosa no permite que los camiones de basura tomen el control de su día. ¿Y tú?. ¿Que pasaría en tu vida, empezando hoy, si permitieras que mas camiones de basura pasaran sin que te afectaran?. Apuesto que estarías más feliz. Así que:
Ama a las personas que te tratan bien.
Olvídate de las que no lo hacen.
Cree que todo sucede por una razón.
Si se te presenta una oportunidad, TOMALA.
Si algo cambia tu vida, DEJA QUE TE CAMBIE.
Nadie dijo que seria fácil. Solo prometieron que valdría la pena. Se más amable de lo que es necesario, porque cada persona con la que te topas esta peleando alguna batalla.

El asesino de Bolívar

Por Petit Da Costa - En uno de sus últimos actos de delirante insensatez Chávez ha ordenado investigar la causa de la muerte de Bolívar dando por supuesto que fue víctima de un asesinato, por lo cual los investigadores, apartados de sus deberes oficiales, tienen el encargo de averiguar, setenta y ocho años después, quien fue el asesino. Consecuente con su iniciativa, y siguiéndole la corriente, debemos hacer público el resultado de una investigación más reciente. La que concluimos hace pocos días, habiéndola iniciado en 1999 cuando Juan Liscano afirmó haber asistido a una cena, invitado por Chávez, en la cual había una silla intocable reservada al Libertador, que se supone estaba allí en espíritu. No sabemos si era en plan de espíritu burlón o molesto por haberle interrumpido el descanso eterno. Nadie lo vio, salvo el anfitrión porque según era sólo para él la visión. Desde entonces quedamos maliciosos y decidimos seguirle el rastro al espíritu y al vidente. Con el primero buscamos comunicarnos, pero nos dimos cuenta que el vidente lo tenía secuestrado. Y sin derecho a rescate. Quisimos ir al lugar de su cautiverio, pero nunca pudimos dar con las coordenadas. Entonces se nos ocurrió llamar al espíritu del Negro Primero y pedirle por caridad ayuda para la liberación de aquella alma oprimida. Fue, pues, el Negro Primero a hacernos la diligencia. Pasó una alcabala, de esas que han puesto dondequiera para obligar a la gente a bajarse de la mula. Lo dejaron pasar sin pagar nada porque para los chavistas, que son racistas, todo negro es pendejo y por ello “chavista” pobre. Preguntó qué sabían de Bolívar y los demás espíritus le contestaron: lo mató Chávez. Lo mató primero políticamente llamando bolivariano a un vulgar movimiento de arribistas y corruptos, para remate castro-comunistas. En el futuro al que le digan bolivariano gritará “zape” y mostrará la contra de la mabita. Lo remató acabando con la empatía del pueblo con su nombre, que antes atesoraba como símbolo de riqueza representado en la moneda con su efigie, de la cual ahora la gente se desprende presurosa como si estuviese empavada. La gasta o la convierte en dólares. Conmovido por la noticia que Bolívar había muerto por segunda vez, quedóse el Negro para indagar los pormenores. Entonces supo que el espíritu de Bolívar había caído en desgracia desde el momento en que reclamó que a un movimiento castro-comunista lo llamaran bolivariano. Esto no lo podía aceptar porque él era un escuálido de toda la vida, pero no cualquier escuálido sino nada menos que un oligarca. Además liberal, de los que profesaban el liberalismo económico. Nada de meterse con la propiedad privada, ya que el mayor propietario de haciendas y esclavos era su familia. Nada de nacionalizar las minas, porque había heredado la de Aroa. A otro perro con este hueso, exclamó. Pero lo que más le molestó fue constatar que los tales bolivarianos no eran más que una banda de corruptos, asaltantes de camino, trasegadores de maletines, que vinieron con hambre atrasada y como el barbarazo estaban acabando con todo. Si él estuviera al mando, gritaba, los habría fusilado sin misericordia, comenzando por el cabecilla, que ya lo tenía hasta aquí porque, para mayor desprecio, se enjuagaba ruidosamente la boca con su nombre. Pero no era nada para lo que vino después. Le contaron que ya Bolívar se ahogaba por la indignación que le causaba el abuso de su nombre, cuando se presentó Páez, que se la tiene jurada a Chávez diciendo dondequiera: “ese es maluco porque es uno de los llaneros de Boves que ha reencarnado”. Y para aumentar la arrechera de Bolívar le mostró lo que le había pasado a la moneda con su efigie. Le mostró este cuadrito: Depreciación del bolívar durante los 9 años de Chávez Base: Bs. 564,50 x US$ 1 en 1998. 1999: 648,25. 2000: 699,75. 2001: 763,00. 2002: 1.401,25. 2003: 1.600, oo. 2004: 1.920, oo. 2005: 2.665, oo. 2006: 3.305, oo. 2007: 6.500, oo. Depreciación total durante el período: 1.051%. Entonces Bolívar explotó. La mentada de madre se oyó en los confines del más allá. No lo quería creer. Iracundo se levantó exclamando: coño, búsquenme al carajete ese para fusilarlo. No recordaba que estaba rodeado de “bolivarianos”, los que, como adulantes que son, llevaron el chisme. Entonces Chávez decidió enterrarlo sin responso ni velorio, para que nadie se entere. Cuidado, pues, si la venganza de Bolívar será peor que la venganza de la momia.

El puercoespín


Durante la era glacial, muchos animales morían por causa del frío. Los puercos espín, percibiendo esta situación, acordaron vivir en grupos, así se daban abrigo y se protegían mutuamente. Pero las espinas de cada uno herían a los vecinos más próximos, justamente a aquellos que le brindaban calor. Y, por eso, se separaban unos de otros. Nuevamente volvieron a sentir frío y tuvieron que tomar una decisión: o desaparecían de la faz de la tierra o aceptaban las espinas de sus vecinos. Con sabiduría, decidieron volver y vivir juntos. Aprendieron así a vivir con la pequeñas heridas que una relación muy cercana les podía ocasionar, porque lo que realmente era importante era el calor del otro y... sobrevivieron. La mejor relación no es aquella que une personas perfectas, es aquella donde cada uno acepta los defectos del otro y consigue perdón por los suyos propios.

Asi es...


Cuando tengo el arco tenso, dice Herrigel a su maestro zen, llega un momento en el que, si no disparo inmediatamente, siento que voy a perder el aliento. Mientras intentes provocar el momento de disparar la flecha, no aprenderás el arte de los arqueros, contesta el maestro. Lo que a veces altera la precisión del tiro es la voluntad demasiado activa del arquero. Un guerrero de la luz a veces piensa: "Todo lo que yo no haga, no será hecho". Pero no es exactamente así: él debe actuar, pero debe dejar también que el Universo actúe en su debido momento.
Manual del Guerrero de la Luz - Pablo Coelho.