sábado, 30 de agosto de 2008

¿Cómo Olvidar?


¿Cómo olvidar los días grises,
si son ellos los que me traen el brillo del sol?
¿Cómo olvidar las derrotas,
si son las que me proporcionan las victorias?
¿Cómo olvidar los errores,
si son ellos que me dan las lecciones?
¿Cómo olvidar la soledad,
si fue ella que me hizo entender mis amores
y me trajo a mis amigos?
¿Cómo olvidar las tristezas,
si ellas hicieron que mi suerte cambiara?
¿Cómo olvidar los planes fracasados,
si el fracaso me puede enseñar a soñar?
¿Cómo olvidar a Dios,
si Él siempre me sostiene como un Padre?

La cultura del engaño

Por: Mons. Baltazar Porras - faustihg@yahoo.es - Lo lamentable es que tanto el gobierno como la oposición partidista mienten. Se vive bajo sospecha porque se intuye que se miente a mansalva. No hay nada que carcoma más la convivencia que vivir siempre en vilo. Se tiene la sensación de ser considerado tonto, ya que el engaño, las medias verdades, la manipulación se convierten en la forma ordinaria de relacionarse con las personas. No se trata de que cada pulpero alabe su queso. Es algo más profundo. Se vive bajo sospecha porque se intuye que se miente a mansalva. La tecnología ayuda a la disciplina, pero hay una salida: ¡no funciona o se cae el sistema! Siempre sucede cuando más falta hace, para favorecer a los allegados. Cuando hay más pasajeros que puestos, en avión o en autobús, el sistema no sirve o se va la luz. uriosamente, en los bancos se cae la línea los viernes por la tarde. La cultura del engaño se impone como norma absoluta de conducta. Es la forma más habitual de actuar de los empleados públicos, desde los más encumbrados hasta el portero. Todo lo malo se debe a la omnipotente CIA que no tiene más oficio que fregarle la vida a los venezolanos. El Gobierno nos tiene pillados, grabados, seguidos, con pruebas de estar maquinando lo peor. Pero, éstas no aparecen nunca. Los venezolanos nos reproducimos a una velocidad mayor que las ratas. ¡Ahora somos 28 millones! Las cifras oficiales del petróleo, del Banco Central, de cualquier estadística, no coinciden con los parámetros internacionales o están desactualizadas. La transparencia del CNE es tal que estamos ante un búnker del que no se tiene acceso directo a ninguna información confiable. Se nos vende la existencia de informes técnicos que sólo figuran en el papel de quienes los conciben. Los ejemplos se pueden multiplicar al infinito. Cabe preguntarse: ¿así se construye un país, una sociedad, una convivencia confiable? ¿O es que todos somos tan idiotas que nos comemos los cuentos con más candidez que un niño? Sin verdad, transparencia y respeto por el otro no hay equidad ni justicia.

Frase del día

El cobarde sólo amenaza cuando está a salvo
Johann W. Goethe

El cobarde sólo amenaza cuando está a salvo


LA VOZ - Por: Johann W. Goethe - Chávez: Somos millones y si esta revolución fuera armada, no quedarían rastros de pitiyanquis por esta zona. El presidente Hugo Chávez Frías aseguró nuevamente que los "pitiyanquis" de Venezuela no volverán porque este país es libre y presentando disculpas si se entrometía en la soberanía de otros países, señaló que ni en Ecuador, Uruguay o Nicaragua, volverán a gobernar. "Los pitiyanquis deberían darle gracias a Dios de que esta revolución que ha comenzado es pacífica, porque nosotros somos millones y si fuera armada, no quedarían rastros de pitiyanquis por esta zona". "Nosotros no queremos violencia, más bien hemos estado evitándola". Aseguró que ahora mismo, hay una nueva provocación alentando a los militares a que se "pongan los pantalones". Arremetió nuevamente contra el sistema capitalista, culpándolo de la crisis alimentaria y energética, generando la pobreza mundial. "Es la hora de la nueva independencia y sepamos, hombres venezolanos y ecuatorianos que sólo juntos podremos lograrlo. Solos no podríamos mover la lápida que nos puso por encima el nuevo imperialismo. Por eso yo los invito a no perder ni un solo día para dar la batalla y derrotar a este nuevo imperio". El Primer Mandatario, no perdió la oportunidad para afirmar que la CIA está operando las 24 horas al día en estas tierras, en sus laboratorios de guerra, para tratar de mantener el sometimiento y alimentando odios contra esta revolución que comenzó ya hace unos 20 años. Rechazó igualmente, que Bolivia y Ecuador estén copiando el mismo modelo. Aseguró que lo que pasa, es que están bajo las mismas circunstancias y deben tomarse los correctivos para que los "pitiyanquis" no vuelvan a gobernar.

Video de Maria Conchita Alonso

http://venezuelavig ilante.com/ mensaje/video. htm

Propiedad asesinada. Hasta los pobres caen

Editorial el nacional VL - El miércoles pasado el Presidente de la República dijo que "el Gobierno venezolano no está obligado a aceptar las condiciones de ninguna instancia internacional" . De esta manera se completa el círculo: no se acatan la Constitución y las leyes nacionales.. . y ahora tampoco se acatarán los tratados. En una palabra: se hace lo que a él le da la bolivariana gana. Parece que tenía razón Simón Bolívar cuando, desilusionado, allá en el año 1829, afirmaba que "los tratados son papeles, las constituciones libros, las elecciones combates, la libertad anarquía y la vida un tormento". Al menos esto ultimo lo sufrimos hoy en carne propia gracias al más ferviente paladín bolivariano. En las expropiaciones recientes, Chávez dejó claro que las empresas afectadas deben aceptar, sin chistar, los avalúos que hace el Gobierno sobre sus propiedades. "Le pagaremos lo que cuesta", afirma, pero no aclara que es él quien determina lo que cuesta y cómo se paga. En el caso de no haber acuerdo, admite, como una concesión graciosa, que tienen el derecho de acudir a instancias internacionales. Pero de inmediato aclara que "el Gobierno no les hará caso". Algunos inversionistas afectados han recurrido al arbitraje y otros han amenazado con hacerlo. Se trata de empresarios de origen diverso. Unos provienen del llamado imperio, otros de la Unión Europea y algunos de países latinoamericanos, supuestamente hermanos. Pero ¿qué pasa cuando se trata de un propietario venezolano? Pues primero se le desprestigia, se pone en duda la transparencia de su patrimonio, su capacidad de trabajo y su honradez como empresarios. Luego, cuando el circo se ha montado, entonces se le llama para ofrecerles migajas por sus propiedades. En el ínterin, se le colocan piquetes de franelas rojas a meter bulla y luego se manda a la Guardia Nacional y el Ejército para completar el ciclo de ablandamiento psicológico. Son pasos contemplados en el manual de cualquier chantajista, cuando quiere comprar a precio de gallina flaca una propiedad. La situación es más alarmante aún para los inversionistas venezolanos. Si a alguien se le ocurre la idea de expropiarlos, no tienen el consuelo de poder acudir a los mecanismos que estipulan los tratados supranacionales. La situación es aún más cruel con los medianos y pequeños propietarios: esos no tienen derecho a pataleo. Esta semana, a un modesto comerciante chino, el alcalde Freddy Bernal le derribó su negocio en el oeste de la capital sin darle mayores explicaciones. Luego le tocó el turno a un ciudadano portugués que atendía un sencillo abasto, y desde luego, la picota cayó sobre un colombiano o ecuatoriano que se ayudaba con un taller mecánico. ¿Y los venezolanos de las clases populares? A ellos no les sale ninguna compensación cuando se les derriba sus ranchos y se les promete crédito y vivienda nueva. Su propiedad privada no existe. Por ello, este jueves salieron a protestar contra (perdonen la frase) los "chulos Evo, Ortega, Correa y Kirchner". Tienen razón.