lunes, 29 de junio de 2009

The Wall Street Journal

The Wall Street Journal - By: MARY ANASTASIA O'GRADY - Honduras Defends Its DemocracyFidel Castro and Hillary Clinton object. Hugo Chávez's coalition-building efforts suffered a setback yesterday when the Honduran military sent its president packing for abusing the nation's constitution.It seems that President Mel Zelaya miscalculated when he tried to emulate the success of his good friend Hugo in reshaping the Honduran Constitution to his liking.But Honduras is not out of the Venezuelan woods yet. Yesterday the Central American country was being pressured to restore the authoritarian Mr. Zelaya by the likes of Fidel Castro, Daniel Ortega, Hillary Clinton and, of course, Hugo himself. The Organization of American States, having ignored Mr. Zelaya's abuses, also wants him back in power. It will be a miracle if Honduran patriots can hold their ground.Associated PressThat Mr. Zelaya acted as if he were above the law, there is no doubt. While Honduran law allows for a constitutional rewrite, the power to open that door does not lie with the president. A constituent assembly can only be called through a national referendum approved by its Congress.But Mr. Zelaya declared the vote on his own and had Mr. Chávez ship him the necessary ballots from Venezuela. The Supreme Court ruled his referendum unconstitutional, and it instructed the military not to carry out the logistics of the vote as it normally would do.The top military commander, Gen. Romeo Vásquez Velásquez, told the president that he would have to comply. Mr. Zelaya promptly fired him. The Supreme Court ordered him reinstated. Mr. Zelaya refused.Calculating that some critical mass of Hondurans would take his side, the president decided he would run the referendum himself. So on Thursday he led a mob that broke into the military installation where the ballots from Venezuela were being stored and then had his supporters distribute them in defiance of the Supreme Court's order.The attorney general had already made clear that the referendum was illegal, and he further announced that he would prosecute anyone involved in carrying it out. Yesterday, Mr. Zelaya was arrested by the military and is now in exile in Costa Rica.It remains to be seen what Mr. Zelaya's next move will be. It's not surprising that chavistas throughout the region are claiming that he was victim of a military coup. They want to hide the fact that the military was acting on a court order to defend the rule of law and the constitution, and that the Congress asserted itself for that purpose, too.Mrs. Clinton has piled on as well. Yesterday she accused Honduras of violating "the precepts of the Interamerican Democratic Charter" and said it "should be condemned by all." Fidel Castro did just that. Mr. Chávez pledged to overthrow the new government.Honduras is fighting back by strictly following the constitution. The Honduran Congress met in emergency session yesterday and designated its president as the interim executive as stipulated in Honduran law. It also said that presidential elections set for November will go forward. The Supreme Court later said that the military acted on its orders. It also said that when Mr. Zelaya realized that he was going to be prosecuted for his illegal behavior, he agreed to an offer to resign in exchange for safe passage out of the country. Mr. Zelaya denies it.Many Hondurans are going to be celebrating Mr. Zelaya's foreign excursion. Street protests against his heavy-handed tactics had already begun last week. On Friday a large number of military reservists took their turn. "We won't go backwards," one sign said. "We want to live in peace, freedom and development. "Besides opposition from the Congress, the Supreme Court, the electoral tribunal and the attorney general, the president had also become persona non grata with the Catholic Church and numerous evangelical church leaders. On Thursday evening his own party in Congress sponsored a resolution to investigate whether he is mentally unfit to remain in office.For Hondurans who still remember military dictatorship, Mr. Zelaya also has another strike against him: He keeps rotten company. Earlier this month he hosted an OAS general assembly and led the effort, along side OAS Secretary General José Miguel Insulza, to bring Cuba back into the supposedly democratic organization.The OAS response is no surprise. Former Argentine Ambassador to the U.N. Emilio Cárdenas told me on Saturday that he was concerned that "the OAS under Insulza has not taken seriously the so-called 'democratic charter.' It seems to believe that only military 'coups' can challenge democracy. The truth is that democracy can be challenged from within, as the experiences of Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, and now Honduras, prove." A less-kind interpretation of Mr. Insulza's judgment is that he doesn't mind the Chávez-style coup.The struggle against chavismo has never been about left-right politics. It is about defending the independence of institutions that keep presidents from becoming dictators. This crisis clearly delineates the problem. In failing to come to the aid of checks and balances, Mrs. Clinton and Mr. Insulza expose their true colors.Write to O'Grady@wsj. com Printed in The Wall Street Journal, page A11 __._

Asonada contra el populismo


Editorial - El Ejército de Honduras acabó ayer con el mandato presidencial de Manuel Zelaya el mismo día en que pensaba celebrar una consulta ilegal que le hubiera permitido perpetuarse en el poder después del 27 de enero de 2010, cuando acababa su Gobierno. Zelaya salió esposado del palacio presidencial a primera hora del domingo y, posteriormente, fue trasladado a Costa Rica, donde, tras pedir asilo, declaró que había sido secuestrado. En el país se vivió una calma tensa después de una jornada que se desarrolló bajo el manual del golpe de estado clásico, tan conocido en Iberoamérica. Poco después de las seis de la mañana, la programación del canal oficial del Gobierno, así como de una cadena afín, fue suspendida, y la electricidad, cortada. Los militares tomaron el control de las calles y los blindados patrullaban por Tegucigalpa sin oposición alguna. Sólo unos centenares de personas se encararon con los soldados frente a la casa presidencial sin mayores consecuencias. Se trató, por tanto, de una asonada incruenta, de lo que cabe felicitarse. Las Fuerzas Armadas explicaron que el golpe fue la respuesta a la intención de Zelaya de celebrar un referéndum al margen del ordenamiento sobre el cambio en la Carta Magna. El propio líder del movimiento castrense, Romeo Vásquez, depuesto y repuesto jefe del Estado Mayor, argumentó que «no se estaba haciendo uso de las armas, sino de la razón». La realidad es que ningún demócrata puede estar de acuerdo con el uso de la fuerza para derrocar a gobiernos legítimos, pero en este caso, además de condenar las formas, tenemos la obligación de valorar el fondo y las especiales circunstancias derivadas del desafío de Zelaya a la legalidad vigente amparado en los resortes presidenciales y en el respaldo económico y político de Hugo Chávez. Zelaya era uno más de esos mandatarios americanos que habían abrazado el populismo y manifestaba su entusiasmo por el caudillo venezolano y la revolución bolivariana. Por encima de cualquier ideología política, lo cierto es que el depuesto presidente hondureño intentó forzar un cambio político por una vía no prevista en la Ley ni en la Constitución. Su objetivo era, como el de Chávez en Venezuela, ser reelegido y perpetuarse en el poder para vulnerar la limitación de mandatos prevista en Honduras. Que la consulta ilegal estaba inspirada desde Venezuela era evidente cuando se supo que los materiales para la misma eran una cortesía de Chávez. Pero lo más trascendente es que la iniciativa de Zelaya fue declarada ilegal por el Parlamento y la Corte Suprema de Justicia, y ni siquiera su propio partido político la apoyaba. Zelaya pretendía atropellar el Estado de Derecho y la celebración de una consulta fuera de la ley y sin ningún tipo de control habría abocado al país a una fractura gravísima. No podemos tampoco pasar por alto que, según la Constitución del país centroamericano, las Fuerzas Armadas son garantes de la legalidad. Para nosotros, cualquier golpe de estado que ponga fin al poder legítimamente constituido nunca puede ser una buena noticia, pero tampoco lo es un presidente populista que decide violentar la democracia y las leyes con una política de hechos consumados bajo el inquietante paraguas totalitario de Chávez. El futuro de Honduras debe pasar por un inmediato regreso de los militares a los cuarteles para que el Parlamento y la Corte Suprema repongan la legalidad sin injerencias externas ni abusos de poder. El nombramiento de Roberto Micheletti como nuevo presidente por el Congreso es un primer paso.

La mezcolanza de Honduras


Por: Simón Anduze - ¿Quiere Zelaya ser reelegido?, sí. ¿Está asesorado por Chávez?, sí. (Ahora quiere desligarse del venezolano porque duda de la conveniencia de esta conexión, y pide ayuda a los EEUU). ¿Es Zelaya traidor a la patria según la Constitución de Honduras?, sí. (ARTICULO 4.- …La alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República es obligatoria. La infracción de esta norma constituye delito de traición a la Patria). ¿Perdió Zelaya la “calidad de ciudadano” según la Constitución? , si. (ARTICULO 42. Numeral 5- La calidad de ciudadano se pierde: Por incitar, promover o apoyar el continuismo o la reelección del Presidente de la República). ¿Es Zelaya el presidente legítimo de Honduras?, sí. ¿Es Zelaya un tirano como el Presidente de Venezuela?, no… ¡pero está en eso!. ¿Son los militares los llamados a detener las pretensiones de Zelaya?, no… ¡para eso están los jueces! ¿Debían los militares esperar a que Zelaya dominara todos los Poderes –tal como en Venezuela– para dar un Golpe de Estado?... ¿sería demasiado tarde?. (Esta es la otra cara de la moneda). ¿Actuaron inconstitucionalmen te los militares?, sí y no. (ARTICULO 272.- Las Fuerzas Armadas de Honduras, son una Institución Nacional (…) apolítica, obediente y no deliberante. Se constituyen para mantener (…) la alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República). ¿Saben los militares Hondureños qué hacer con el cuero después de haber matado el tigre), no… ¡ahora inventaron la renuncia de Zelaya! ¿Ayuda Chávez a Zelaya cuando declara "vamos a quebrar el golpe" o cuando dice “Tendríamos que actuar militarmente, he puesto en alerta a la FAN. Yo no puedo quedarme con los brazos cruzados (…) es un momento de prueba suprema para nosotros"?... ¡claro que no ayuda, porque pone a Zelaya como su lacayo y al pueblo hondureño como su vasallo! (El Presidente de Venezuela olvida que Honduras es un Estado soberano… ¡él, que tanto habla de soberanía!

Comunicado de Control Ciudadano


Control Ciudadano deplora la amenaza de Guerra efectuada por el Presidente Chávez por causa de la crisis en Honduras. Control Ciudadano (www.controlciudadano.org) deplora la amenaza de guerra y de intervención que el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela ha efectuado respecto a la crisis que en este momento se desarrolla en Honduras. La situación en Honduras a esta hora, se manifiesta complicada en términos de amenazas a la democracia y efectiva subordinación del poder militar al poder civil. Sin embargo ello no autoriza al Presidente de Venezuela a intervenir en la crisis y amenazar con acciones a ser desplegadas por Venezuela dentro del territorio hondureño. Control Ciudadano exhorta al Presidente Hugo Chávez Frías, en el marco de la atribución constitucional que tiene asignada de dirigir las relaciones internacionales del Estado Venezolano, a ejercer dicha competencia en términos de transparencia y respeto al principio de no intervención a que obliga el artículo 152 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela; principio reconocido también por la Carta Democrática Interamericana. Control Ciudadano espera una positiva resolución de la crisis hondureña en el marco del dialogo entre sus instituciones y con plenas garantías de respeto a los derechos humanos de todos aquellos ciudadanos que apoyen al Presidente Manuel Zelaya y también de los que apoyen las decisiones del Poder Judicial y el Congreso en ese país. Caracas, 28 de Junio de 2009. Rocío San Miguel - Presidente de Control Ciudadano, para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional.

Y como Venezolana, me adhiero a este Comunicado

El Foro Demócrata Cristiano de Venezuela - Ante los sucesos que ocurren en la hermana República de Honduras, queremos manifestar nuestro reconocimiento a las Instituciones Democráticas hondureñas que, encabezadas por su Congreso Nacional y su Tribunal Supremo de Justicia, han hecho frente a un nuevo atentado contra el estado de derecho y los postulados de la Carta Democrática de la OEA, atacados por la iniciativa golpista del Presidente Manuel Zelaya, por instrucciones del venezolano Hugo Chávez en su afán de controlar a todos los pueblos de Continente, sin respeto a sus soberanías nacionales. Al igual que en la vieja Europa de las primeras décadas del Siglo XX, se pretende acabar la democracia y el estado de derecho con maniobras electoreras, amparadas por una opinión internacional dominada por el miedo y una falsa esperanza de paz, que luego quedó frustrada con el sacrificio de 50 millones de seres humanos, la destrucción del Continente y otras zonas del mundo. Queremos acusar a Hugo Chávez como instigador del golpe intentado por Zelaya en Honduras, para convertir a ese heroico pueblo en otra de sus posesiones coloniales, sumada como trofeo petrolero, a la triste lista que ya conforman Bolivia, Ecuador, Nicaragua y algunas excolonias europeas en el Caribe. Felicitamos y respaldamos al soberano Congreso Nacional de la República de Honduras, a su honorable Tribunal Supremo de Justicia y a sus autoridades electorales independientes que rechazaron la maniobra de una espuria e ilegal encuesta tendente a incitar el cambio de la constitución, que permitiera violar el principio de la alternabilidad y entronizar en el Poder a un nuevo títere del chavismo castrista continental. Especial reconocimiento nos merece la firme y digna actuación de las Fuerzas Armadas hondureñas que, siguiendo el mandato de las autoridades civiles, legítimas representantes de su pueblo, han dado una envidiable demostración de respeto a su uniforme, su juramento de defensa a sus instituciones y sus fronteras, y honor a su bandera. Caracas, 28 de junio de 2009. Luis Betancourt Oteyza - Coordinador Nacional