miércoles, 27 de mayo de 2009

O sea, de los comunistas vende patria

Plaza Altamira


Elementos del Frente Francisco de Miranda
congregados en la Plaza Altamira
para protestar por la presencia de Vargas Llosa.


Keep your words
soft and sweet
just in case
you have to eat them.
:

¿Guantánamos?


Por: Danilo Arbilla - Italia, España, Francia no cejan y arremeten contra los trabajadores extranjeros y endurecen las normas contra la inmigración. En Italia se llega a a extremos tales que organizaciones de defensa de los inmigrantes y la izquierda consideran que las medidas constituyen “una vuelta a la lógica de las leyes raciales de la época de Mussolini”. Y no es que exageren mucho; las nuevas normas impulsadas por Silvio Berlusconi y su aliados de la extrema derecha (Liga del Norte) prevén las “asociaciones de ciudadanos" encargadas de alertar o señalar sobre alteraciones del orden publico en defensa de la seguridad interior. De señalar o alertar a reprimir y agredir hay solo un paso y hay motivos para temer la vuelta de las fuerzas de choque fascistas del Duce. Il Cavaliere, entre devaneos amorosos y cortocircuitos conyugales, no se olvida de perseguir a extranjeros. Los inmigrantes se defienden y acusan a “ los Berlusconi, los Sarkozy y los Zapateros” de querer "hacerle creer a las sociedades europeas que los responsables de la crisis económica mundial somos los inmigrantes". Y tampoco exageran. Para Europa la culpa de la crisis la tiene el otro. Los EEUU, los inmigrantes, del este o del oeste, los gitanoso quien sea. Como tienen miedo no se animan a acusar mucho a los musulmanes. Eso sí, nada de mirar para adentro y preguntarse cuánto de lo que hoy ocurre es consecuencia de “los bienestares“ y “prosperidades“ conseguidas a caballo de una política de subsidios que ahora viene a cobrarles la cuenta. El presidente francés, a quien también, como Berlusconi, le gusta hacer declaraciones llamativas y dedicar buena parte de su gestión a temas amorosos y conyugales para hacerse notar, se para en puntas de pies y encara temas “solidarios y humanistas“, pero simultáneamente impulsa desde la Unión Europea mayores restricciones para inmigrantes y trabajadores y residentes extranjeros en Europa. En España la izquierda no reclama como en Italia, porque ocurre que es el izquierdista Rodríguez Zapatero quien hace mas severa las leyes contra los inmigrantes, en línea parecida a la del derechista Berlusconi. Los socialistas españoles tratan de disimularlo un poco, pero es lo mismo: fijan limites de edad, de residencia, de estancia legal en el país, de antigüedad como cotizantes, pero todo claramente dirigido a, como dicen las propias organizaciones “poner contra las cuerdas a los inmigrantes que actualmente viven enEspaña”. También Zapatero como Berlusconi hace mas duro el régimen dedetención en los centros de internamiento de inmigrantes, pero igual posa de progresista y defensor de los derechos humanos y está siempre listos a condenar los “muros“ y los campos de internación cuando son en los Estados Unidos o en Israel. Para los inmigrantes no hay diferencias, ellos quieren “puentes y no muros“ y no tienen dudas en afirmar que los centros de detención de inmigrantes , de los cuales hay 9 en España y unos cuantos en Italia, “en realidad son verdaderos Guantánamos“. Nada lo justifica, pero los detalles importan: en Guantánamo fueron confinados sospechosos de cometer actos terroristas y matar gente inocente. Los que van a los “guantánamos“ españoles e italianos, en gran parte nietos y biznietos de italianos y españoles, no pueden ser acusados de nada, salvo de querer trabajar. Además no tienen ni el chánce de discutir y defender ante un tribunal imparcial sus derechos, tan legítimos, humanos y sociales como de los europeos.

Los venezolanos ¿Somos demócratas?


Por: Asdrubal Aguiar - Con buena pertinencia, mi amigo el historiador Elías Pino Iturrieta discurre en su último artículo sobre la realidad política y social que nos acompaña (El Universal, 16 de mayo de 2009), preguntándose acerca de los límites de la locura como de los límites del aguante de quienes soportan a los locos, pacientemente, presas incluso de la más pasmosa indiferencia. En igual orden, en días pasados me explican en cuanto al divorcio que hay en el país entre la política y su círculo “vicioso” y el círculo “virtuoso” de quienes medran esperando su bienestar económico. El ámbito de lo político, cada día más, muestra como el inquilino de Miraflores se dispara en sus afanes de irredento populista y a la par adopta medidas de represión selectiva e in crescendo, ante las cuales media una reacción tímida en la población. Y en el espacio cotidiano, del quehacer social y económico, el propio mandamás provoca controles, limita el oxígeno de las divisas, reduce la competencia entre los actores comerciales, pero no deja –por la misma falta de competencia– de nutrir los bolsillos a los pocos que sostienen la menguante actividad productiva nacional, obligándolos a la servidumbre y al silencio. De modo que, la relación entre la economía y la política, que en tiempos de normalidad recíprocamente se alimentan y fortalecen y que al hacer crisis la una, por efecto reflejo, la otra se contamina y cede dando lugar a los cambios de ciclo propios de la historia universal, ésta vez no hacen sinergia en el caso venezolano. De allí, entonces, que la locura de la agenda política gubernamental no encuentre contención, y que el desbordamiento de las angustias en los planos social y económico, cuando lo hay, en nada afecta la dinámica expansiva de la primera y su arbitrariedad. De modo que, en cuanto al límite posible que puede tener la ausencia de pudor de nuestro mandón o la aceleración de su “imperio personal” –así lo llama Elías– y, con vistas al límite opuesto que, según lo dicho, nunca encontrará éste, incluso de ceder en sus límites la capacidad de aguante en quienes por lo pronto y “por ahora” lo toleran, podría añadírsele otra idea capaz de unir la realidad del citado personaje con la de la gente que lo sufre y soporta. La idea es en verdad una pregunta: ¿Somos los venezolanos demócratas o, mejor, no somos acaso –hablo de una mayoría– iguales en espíritu a quien nos desgobierna? Porque si la respuesta a lo último es afirmativa, cabe concluir que éste no tiene límites en su despropósito porque como país somos un despropósito y éste hace parte del mismo ser nacional; que en función del mismo despropósito es capaz de retraer y desdibujar sus fronteras para la tolerancia. Estamos próximos al bicentenario de nuestra Independencia. Nuestra historia, vista en retrospectiva y más allá de los amagos democratizadores que ella ofrece durante los siglos XIX y XX, sólo puede hablar de democracia y de república de partidos entre 1959 y 1999, admitiendo que el sistema de partidos hace implosión en 1989. De modo que, en la suma nos quedan tres o cuatro décadas de conocimiento y de vivencia acerca de ese modo de existir y de convivir que cuaja desde los tiempos más remotos, en la Grecia antigua; que busca espacios durante las Repúblicas medievales italianas y que encuentra semilla buena con la Ilustración y las grandes revoluciones americana, francesa y gaditana. No obstante lo cual es apenas, luego de 1945, cuando, concluida la Segunda Gran Guerra, hacen sentido pleno para el Occidente las ideas de libertad, de respeto a la ley, y de garantía universal a los derechos humanos. Los estándares de esa experiencia –si breve para los venezolanos- han sido codificados paulatinamente y por vía de una acumulación decantada de las ideas y de la praxis política por el Derecho americano. La vigente Carta Democrática Interamericana es apenas la síntesis de un largo trayecto, construido sobre el puente que separa a la libertad de las dictaduras que hemos conocido repetidamente, pero sirve de base para que nos examinemos –sobretodo quienes, desde la oposición, aprecian que la sobrecarga autoritaria no ha llegado aún- en lo que somos y en los que nos falta para decirnos un país de demócratas. La democracia es respeto a los derechos humanos. No caben en ella los presos políticos, los miles de homicidios de cada año, ni juicios como el realizado en contra de los Comisarios Simonovis, Vivas y Forero. La democracia es acceso al poder y su ejercicio conforme al Estado de Derecho. No admite los gobiernos de facto, como el instalado en el Distrito Capital de la metrópolis caraqueña y tampoco el dictado de leyes, como la que hace posible la presencia en Caracas de una gendarme no electa por el pueblo y nombrada a dedo. La democracia son elecciones libres y justas. Nadie puede ser inhabilitado para votar o ser votado, salvo mediante sentencia judicial, y a los elegidos –como Antonio Ledezma o los gobernadores Vivas, Capriles, Salas, Pérez y Morell- se les respeta, por respeto a la soberanía popular; y el poder electoral, en democracia, informa y no oculta resultados, como lo hizo el CNE durante el referendo de la reforma constitucional. La democracia son partidos plurales. No es el régimen de un “partido único” financiado por el Estado, cuyos funcionarios son a la vez dirigentes del “único partido” mientras los otros partidos mueren de mengua o se castiga a quien intenta financiarlos. La democracia es separación de poderes. En ella la Justicia sirve al gobierno ni el parlamento lo aplaude como “focas”, sin controlarlo, y sin negarse a investigar los hechos de corrupción presunta de los Cabellos o los Rangel, o los Ramírez o los Chávez, y paremos de contar. La transparencia es democracia. Las estadísticas y actuaciones gubernativas estan abiertas al conocimiento público. En ella todos tienen derecho a saber porqué quebró nuestra industria petrolera y a que manos, venezolanas o extranjeras, o cubanas, ññegan los ingentes dineros producidos por el petróleo durante la última década. En ella no hay corrupción. La probidad es regla en democracia. Por ende, el Ministerio Público no puede negarse a investigar el Caso Antonini o perseguir a los pistoleros de la Masacre de Miraflores. Democracia es rendición de cuentas por los funcionarios, cuyos bienes y haberes los desconoce el país porque el Contralor de la República así lo prohíbe. Es, sobretodo, libertad de expresión y de prensa, por ser ésta su columna vertebral, léase el modo de vivir en el que todos dicen lo que le plazca sin temor a retaliaciones, como las ejecutadas contra RCTV y Globovisión. En democracia, en fin, la autoridad civil somete a los militares, y el Presidente se empeña en ser ciudadano y no viste ni se comporta como soldado. Aún así hay quienes se dicen “ni-nis” e indiferentes y creen que la democracia aún no ha llegado a su término, porque hay elecciones, así el derecho a la participación, clave y núcleo real de su vigencia, haya mudado, y sea Hugo Chávez Frías quien a diario nos participe sin consultarnos y sin permitirnos opinar en contra de lo que decide en soledad. Nada más.

Tintín y los Pícaros


Tintin y los Pícaros es el vigésimo tercero y último de los álbumes de Las aventuras de Tintín publicados por su autor (Hergé). El álbum apareció en 1976 tras 8 años de preparación desde la publicación del anterior volumen (Vuelo 714 para Sídney). En ese año se tradujo a la mayoría de los idiomas en los que puede encontrarse, siendo la última traducción la edición griega, acabada en 1993. Argumento: La historia comienza con Tintín llegando a Moulinsart donde es informado por el Capitán Haddock que Bianca Castafiore ha iniciado una gira por San Theodoros (La oreja rota), el país del derrocado General Alcázar. Al día siguiente Tintín, Haddock y el profesor Tornasol se enteran que Bianca Castafiore, su sirvienta Irma, su pianista Wagner y los detectives Hernández y Fernández han sido arrestados bajo acusaciones de conspiración para derrotar al general Tapioca (dictador gobernante de turno de San Theodoros), y ellos tres (Tintín, el capitán y Tornasol) son acusados de planear la operación. Tintín, Haddock y Tornasol viajan a San Theodoros para reunirse con el general Tapioca quien les retine sin hacerlos prisioneros. Durante el curso de una visita turística a una pirámide azteca, organizada con el fin de que Tintín sea «rescatado» por el general Alcázar, son víctimas de una traición de Pablo (La oreja rota) quien intenta ayudar a los tapioquistas a que supriman a los cuatro amigos. Tintín se da cuenta de esta treta y consigue lograr que todos salgan con vida tras lo cual se dirigen al campamento de los guerrilleros Pícaros comandados por el general Alcázar. Una vez en el campamento de Alcázar y sus guerrilleros los Pícaros, quedan patentes las pocas posibilidades de éxito del golpe de estado que pretende llevar a cabo el general Alcázar, debido a que sus soldados se encuentran permanentemente borrachos (debido a las cajas de whisky que les lanzan los aviones del general Tapioca). Tintín logra convencer al general Alcázar para que realice una revolución sin derramamiento de sangre y a cambio él se encargará de evitar que sus hombres se emborrachen. Usando un nuevo invento del profesor Tornasol que produce intolerancia al alcohol (y que ha sido probado por el Capitán Haddock sin que él lo supiera) logran que los hombres de Alcázar no puedan probar el alcohol. Cuando planean el golpe, aparece un autocar perdido de artistas belgas (los Alegres Turlurones) dirigidos por Serafín Latón para participar en los festejos de Tapiocápolis. Usando los mismos disfraces del grupo de artistas logran entrar en la capital y tomar el poder. Se descubre que el cerebro detrás de la mentira es el coronel Sponz (El asunto Tornasol).

¡Exacto Marcel Granier! Creo que al día de hoy solo Ud. habla claramente. Y los "no interesados" no son solo rojos.

¿Que van a regular la tv por cable? ¡No vale! Yo no creo. Cómprese un DVD y resuelto el problema. No se enrrolle.

Por: Pablo Peñaloza - El Universal - Parlamento redacta norma para regular a la TV por suscripción - El presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Comunicación Social del Parlamento, Manuel Villalba (PSUV-Monagas) , informó hoy que están trabajando en un proyecto de ley para regular a la televisión por suscripción. En el marco de la reunión de la Comisión Coordinadora de la Asamblea Nacional, Villalba anunció que "ya se tiene un borrador, el cual presenta detalladamente la propuesta de ley que deberá ser discutida previamente. La televisión por suscripción no tiene control y debería regularse". Villalba comentó que el contenido de la TV por suscripción "no corresponde con la educación y cultura" del país. Canales regionales, que dependen de las "cableras" para transmitir su señal, han denunciado que estas empresas les aplican un trato discriminatorio. Según los afectados, las operadoras no privilegian la producción nacional, mientras les exigen el pago de tarifas que los llevan a la quiebra.

Premio Recibido. Gracias Sammy


Nuestro amigo Sammy Landaeta, La Protesta Militar, nos entrega el Premio Blog Dorado cuya esencia simboliza la unión entre blogueros. Tiene como simbología los colores que utiliza. Así el color AZUL representa paz, profundidad e inmensidad y el color DORADO la sabiduría, riqueza y claridad de ideas. Muchas Gracias Sammy. En breve derivaré el Premio a otros Blogs y como bien lo dices, en estos momentos duros de nuestra Patria cuando la verdad no está a la orden del día, debemos seguir adelante para que llegue el momento en el que no tengamos miedo de hablar abiertamente para así poder cerrar las puertas de todo aquel que no duda en negociar lo que sea a cambio de una prebenda. En breve colocaré aquí la lista de Blogs. Un abrazo. Magda

jajajajajajaja


RAMO VERDE. El general en jefe, Raúl Isaías Baduel, ex ministro de la Defensa del gobierno de Chávez, sigue pasando malos ratos en la prisión militar de Ramo Verde, en Los Teques, donde se encuentra recluido y le ha tocado coincidir con varios oficiales a los Baduel le ordenó juicio y prisión por “deslealtad con la revolución bolivariana y a su comandante Hugo Chávez”. El más reciente altercado entre los oficiales presos y su ex “verdugo” fue protagonizado por el teniente coronel de la Guardia Nacional, Humberto Quintero Aguilar, quien pocos días antes de salir en libertad coincidió con el ex ministro en el patio de presos y le reclamó su detención por haber capturado al líder de las Farc Rodrigo Granda. Quintero le llamó cobarde y cabrón y se le fue encima, correspondiéndole Baduel salir en carrera, pegando gritos para que lo auxiliaran. La Razón.

Vea los billetes

Solo vean de que se trata y luego decida
si quiere marcar una Cruz encima de la marca.

Reclamo de vecinos de El Hatillo y respuesta de la Alcaldía


18 de mayo de 2009 - Buenos días Señores. Los vecinos de El Rocio seguimos esperando lo que parece eterno que es nuestro asfaltado, no entiendo mucho lo que pasa, tengo entendido que los recursos están aprobados y listos y entonces? Hay que tener en cuenta las lluvias que en cualquier momento empiezan asi que por favor. Aprovecho para comentar nuestra inseguridad, hay un grupo de motorizados de muy mal aspecto que no son de nuestra urbanización y se instalan en los terrenos de la antena ubicada dentro de El Rocio y se drogan y queman la grama. Hemos llamado a polihatillo pero nada. Una vecina llamo a Poli Miranda a ver si nos ayudan. También seguimos esperando por una reunión con la alcaldesa. En espera de respuesta nuevamente, Lic. Adriana Bonilla - ASOROCIO
:::::
La respuesta acerca del asfaltado: El Hatillo 26 de mayo del 2009. Buenos días; quiero informarles que la Alcaldía de El Hatillo, esta ejecutando el asfaltado en El Rocio desde hace una semana, para cumplir con los objetivos programados con las comunidades. Sin más que hacer referencia, atentamente; Ing. Alfredo de Sousa - Dir. Obras y Servicios Públicos.
::::::
FALTAN LAS RESPUESTAS ACERCA DE LA POLICÍA Y ACERCA DE LA SOLICITUD DE REUNIÓN CON DO NASCIMENTO.

Lamentáblemente sabemos que es así


Magda Mascioli G. - Hay muchos modelos de "armas", hay diferentes modelos de "regímenes", existen muchas formas de poner una pistola en el pecho de la gente para lograr que se arrodille; hay algunos que se llenan la boca pregonándose "demócratas" pero que no son más que otro tipo de abusadores que también utilizan artimañas de todo tipo para lograr que los demás se arrodillen y eliminan del camino a todo aquel que osa levantar su voz en contrario. Pero hay mucha gente, muchísima gente, que no está dispuesta a arrodillarse, sino solo en la Iglesia y ante Dios. Los acostumbrados a abusar, a atropellar, a mal utilizar un supuesto poder que creen poseer, pero el que en realidad solo detentan por circunstancias absolutamente accidentales, siempre pagan en la vida los atropellos que, soberbiamente, llevan a cabo. Que nadie dude de eso. En la vida siempre -siempre- uno recibe lo que da. Y que nadie suponga que va a salir liso de sus malas acciones. Podrán cerrar canales y radios, podrán robar, confiscar; nos podrán sacar de redes de correo, pero no nos harán agachar la cabeza. Y más temprano que tarde cada quien recogerá el fruto de sus acciones. Que no quepa la menor duda de eso. Porque unos pocos podrán engañar a unos cuantos mucho tiempo, pero las caretas siempre caen, y la mayoría de las veces a manos de sus propios actores. Y quien piense que con quedarse calladito va a pasar liso, creo que con salir a la calle podrá constatar que muchos de aquellos que pensaron lo mismo son los que, al día de hoy, estan siendo abusados por el régimen. Que los trabajadores de Globovisión no se arrodillen. Luchen ¿Los cierran? ¡Que lo hagan! Pero JAMÁS se arrodillen. Ya llegará el tiempo en que TODOS los abusadores, SIN EXCEPCIÓN, pagarán con creces sus atropellos. ¡Y que NADIE dude de eso! !ADELANTE!