mover

mover

martes, 26 de mayo de 2009

Hagamos un ejercicio




Por: Magda Mascioli G. - Indiscutiblemente que salí a la calle a protestar el cierre de RCTV y absolutamente no comparto el que se cierre otro canal. Globovisión, mal que bien, es el único reducto que nos queda a todos -OJO- a todos los ciudadanos, de oposición y chavistas. Porque es sabido, en especial por los chavistas de a pie, que los canales del régimen no le dan cabida a nadie que vaya a decir nada que no guste a los jefes. Y... hablando de todo como los locos... no se por qué me viene a la mente un sitio que funciona exactamente igual que vtv. Pero bueno, eso es harina de otro costal sobre el que hablaremos en su momento y con escritos en mano para que no puedan decir despues, como dicen los chavistas, que lo que traigo para acá son cuestiones "medíáticas". Volviendo al asunto, mientras veía un trabajo de estos de investigación acerca de las corruptelas imputadas a Di Martino, pensaba que me parece bien la recopilación y difusión que se hace del material que, por lo menos, mueve a investigar los casos denunciados. Lo que me parece que pone bajo cuestionamiento la objetividad del canal, es que no hay ni un solo trabajo parecido en los casos equivalentes cuyos actores se dicen de oposición. Por ejemplo, en aras de la objetividad del canal, yo, como venezolana, en mi caso, de oposición, quiero ver cuál es la recopilación de papeles que ponen bajo cuestionamiento la honestidad de algunos, con la misma claridad y orden que lo han hecho con Manuitt, Rangel, Cabello, Bernal, Barreto, Di Martino, etc., etc. Es decir, usando la frasesita esa que les encanta según como les acomode, lo que es bueno para el pavo, es bueno para la pava. Y me mueve a curiosidad lo siguiente: si quien estuviera en el Marriott de cualquier país, gastando ese puño de real fuera X rojo, o seguidor de los rojos, por ejemplo ¿Ustedes creen que no hubiéramos visto ya hasta la copia de la última facturita de la última botellita de agua que se tomó el individuo? Yo creo que sí. Es más, no tengo dudas al respecto. Yo quiero ver, por ejemplo, porque tengo derecho a saber, la recopilación de documentos relacionados con Catalá y con Rosales, para comenzar. Porque si eso no se presenta, entonces lamento tener que aceptar que cuando el análisis y la "objetividad" están enfocados solamente hacia los adversarios, estamos haciendo exactamente lo mismo que hacen los de VTV, pero al revés. Es decir, somos tan "objetivos" como ellos. La confianza se gana señores, y se gana dando igual tratamiento a todas las noticias. Un periodista, aun cuando tiene como ciudadano su propia opinión, cuando se para detras de una cámara a INFORMARME, me tiene que informar de todo y de todos por igual y no espero yo que me diga quién es inocente o no, porque esa no es su función. Ni es la función de los de VTV, ni es la función de los de Globovisión. Y si creen que el vulgo no se da cuenta de eso mis estimados, t'an pelados de extremo a extremo.

Totalmente de acuerdo Padrón. Pero recuerde que en Venezuela, los sigüices, son variopintos.


Por: Paciano Padrón - El Presidente de la República es de temer por sus impulsos irracionales, si bien conocemos también sus debilidades, su condición de correlón y su capacidad de dar pasos hacia atrás, para relanzarse luego sobre su presa u objetivo. El teniente coronel Chávez está evidentemente desequilibrado por su afán de poder, por su apetito insaciable de autoridad sin límite, que lo lleva sin escrúpulo alguno a procurar su objetivo, bajo la premisa de que el fin justifica los medios. No obstante eso que es verdad, y a pesar de la perversidad que encierra la conducta de un hombre con tal patología, más miedo le tengo al sigüí, a quien, estando en su entorno, por adulancia al jefe, hace cualquier cosa para complacerlo; será más papista que el Papa, irá más lejos que lo que el propio Chávez iría. Sigüí, como se sabe, es un venezolanismo, una expresión autóctona, es un adjetivo/sustantivo que califica en el más alto nivel de desprecio al adulante o jalamecate de los poderosos. Su uso que fue muy frecuente en la primera mitad del siglo XX, ha ido decayendo; tal vez hoy su significado es desconocido por la mayoría de los jóvenes. El sigüi puede ser de escaso o ningún poder, en busca de recompensa; más peligroso es el sigüi funcionario de alto nivel, que siente especial complacencia en mostrar su servilismo al jefe. El DRAE no lo reconoce como término castellano, pero el Diccionario de Venezolanismo lo define como “Individuo que sigue a alguien importante, adulándolo y en actitud sometida y servil”. Ahora, más recientemente, a esos aplaudidores de oficio el pueblo los llama focas. Un sigüí adivina -o cree adivinar- lo que el líder aún no ha dicho, para complacerlo antes de que hable; pareciera decirle “pida por esa boquita”, para hacer lo que corresponda y sin miramiento satisfacer el ego del jefe. Por ejemplo, cuando Chávez dijo que Rosales debía ir preso, al día siguiente había ya 18 distintos expedientes en la Fiscalía y en la Contraloría; los Diputados se movieron con inusitada agilidad; la marmota de Russián brincó como águila; Luisa Ortega removió archivos en la Fiscalía, las gallinas cantaron como gallos y, por todos lados, se satisfizo el deseo de quien cree poderlo todo. En noviembre de 2008 -luego de las elecciones regionales- Chávez dijo que quería una enmienda constitucional para la reelección inmediata, y Tiby con sus muchachos del CNE saltó diciendo que ya todo estaba listo para sufragar; Doña Cilia en apenas ocho horas presentó un proyecto de Enmienda Constitucional, y al día siguiente, Luisa Estela y sus chicos del TSJ declaraban que ese bodrio jurídico estaba perfectamente avenido a la Constitución. El Presidente Chávez, aún en medio de su delirio de grandeza, podría circunstancialmente respetar algunos límites, pero no así el sigüi, irrefrenable jalamecate. Una sigüí es Doña Cilia, como lo son Luisa Estela, Luisa Ortega, Tiby, Gabriela la Defensora de ella misma y de su puesto; como lo es Clodosbaldo quien, en un lance de adulación de los buenos, dijo para satisfacer al jefe que “en Venezuela hay exceso de libertad de opinión”. El pobre Clo-clo olvidó que en materia de Derechos Humanos no hay excesos ni carencias, simplemente existe o no, se respeta o no. Así como no hay mujeres medio embarazadas, no hay medio Derechos Humanos. También existe sigüí a nivel regional y municipal, Gobernador y Alcalde oficialista emulando al jefe en arbitrariedades y despotismo. El sigüí, quien es peligroso por su irrefrenable adulación -más peligroso que el jefe- también es más débil cuando se presenta el fin de la fiesta. Es el primero en cambiar gorra y camisa, para arrastrarse ante la nueva realidad. Pronto veremos esos y otros cambios, si entendemos que en la calle debemos librar la batalla contra el autoritarismo totalitario.

El gasto por mes y medio


Solamente en hospedaje en hoteles 5 estrellas sin incluir gastos de alimentación, transporte, abogados, personal a su cargo, escoltas, etc., asciende a la cantidad de Veinte Mil (20.000) dolares. Siendo que Carlos Ortega sí está en el exilio por pararse frente al régimen durante la huelga general y enfrentar a Chavez ¿Será que lo podrán ayudar en su precaria situación? ¿No? Ya lo sabía. Gracias.

La cuchufleta

El título original es ¡Somos tan decentes! Yo preguntaría ¿Somos tan decentes?


Por: Teódulo López Meléndez - teodulolopezm@yahoo.com - Nos reciben ogros, pero somos tan decentes. Expropian aquí y allá, pero somos tan decentes. Allanan, persiguen y abren toda clase de juicios, pero somos tan decentes. Se insulta y se dicen groserías a más no poder en cadena nacional, para que los columnistas que son tan decentes exclamen que nosotros somos decentes. Avanza el terrorismo de Estado, pero nosotros somos muy decentes. Nuestras "marchas" son tan decentes que contrastan con la rudeza de nuestros adversarios, dicen los plumíferos que son tan decentes. Somos tan decentes que todo lo hacemos conforme a las reglas de la urbanidad, dicen las señoras tan decentes que ejercen la decencia. Corremos hacia el matadero, pero lo haremos con mucha decencia. Mienten, hasta el infinito mienten, engañan, falsifican, pero las escritoras tan decentes dicen que no podemos perder la compostura, tenemos que comportarnos como gente decente. Si llegase el momento de un paredón, lo principal será marchar hacia él con mucha decencia. La decencia es la condición esencial para que brote un liderazgo. Como esta gente se ha portado con tanta decencia al "marchar", pues ellos deben ser los líderes, ya que lo hicieron con gran decencia. Al fin este país tosco nos ha dado un ejemplo de decencia. Quienes nos han dado un ejemplo de decencia nos han mostrado que para enfrentar la dictadura hay que ser muy decente y dialogar con ella guardando el buen comportamiento y la decencia. La marcha tan decente ha podido tener más éxito del que tuvo, pero es que la otra parte era tan indecente. El contraste está dado, los parámetros definidos, la polarización delineada: nosotros somos tan decentes y ellos son unos indecentes. Hemos llegado a la máxima expresión de la historia: somos tan decentes. La sociología ha sido definida: ellos son indecentes y para ser líder de este país frente a los indecentes hay que ser muy decente. Una cosa que en otro tiempo se llamaba habilidad política se reduce hoy a ser decente. Lo que en otro tiempo se llamaba capacidad de liderazgo se limita hoy a ser decente. Lo que antes se llamaba transformación para evitar que nos transformen por la fuerza y nos reduzcan a nada, ahora se llama guardar la compostura, actuar como damas y caballeros en un tinglado regido por el Manual de Carreño. Nosotros somos tan decentes que cumplimos con todo lo que nos piden. Si quieren nuestros documentos en determinado tipo de papel, pues cumplimos porque somos muy decentes. Si nos dicen que nos desviemos por allí, pues nos desviamos porque somos muy decentes. Al cumplir con todo demostramos que somos muy decentes. Ahora a los errores políticos se les llama decencia. Ahora a las metidas de pata se les llama decencia. Ahora a la falta de visión estratégica se le llama decencia. Ahora cuando uno ve tanta decencia se lanza a exclamar "apareció el liderazgo que es tan decente". Avergüenza que todavía haya en Venezuela quienes se consideren intelectuales y aborrezcan del por ellos llamado "neoliberalismo", estúpida fórmula conque –quienes dicen esto- encubren la desidia, la irresponsabilidad y la estulticia. Quienes son tan cortos de mira son unos indecentes. Ya no sirven ni para aliados de ocasión.

Con el valor de los valores


Por: Alberto Rodríguez Barrera - “Pero todo esto es un error, porque los gobiernos se diferencian en tipos, como es evidente para cualquiera que considere el asunto de acuerdo al método que nos ha guiado. Como en otros departamentos de la ciencia, así en la política, el compuesto debe siempre ser disuelto/resuelto hacia los elementos simples o las menos partes del todo. Debemos por tanto mirar los elementos en que el estado está compuesto, para poder ver en qué tipos diferentes de gobierno se diferencian unos de otros, y si algún resultado científico puede ser obtenido sobre cada uno de ellos”. Aristóteles. Al trazar paralelos históricos vemos que la problemática de los valores se conoció en épocas muy tempranas (Platón, Aristóteles, Agustín, Tomás de Aquino); los clásicos la trataron en la misma dirección fundamental. Si bien se comprende que los valores y los bienes no se separan (forman un reino unitario, ordenado en sí), los hombres nunca nos pondremos de acuerdo sobre todas las cuestiones relativas a los valores, porque –en virtud de su libertad innata- no queremos reconocer una instancia superior común, motivo por el cual reina una gran incertidumbre en la filosofía. Esto no se puede “matematizar”, nunca alcanza el ideal matemático de seguridad: “Esto debe ser así, de otra manera no quedaría ningún margen para decisiones personales últimas que, sin embargo, no necesitan ser ciegas a la razón. A partir de ahí tiene lugar justificado el salto de la fe como complemento del saber humano imperfecto. El saber y la fe están a salvo en su diferencia” (H. Meyer). La indefinibilidad pertenece a la esencia del hombre, que es una transición en la corriente de la vida, “un eterno ‘salir’ de la vida por sobre sí misma” (Scheler). Pero hay más de una tabla emocional de valores, porque como bienes son a la vez emocionales y racionales. Cuando surgen del subconsciente (apreciaciones subjetivas) se determinan emocionalmente; cuando surgen de la reflexión racional resisten a menudo la prueba objetiva y empírica, haciéndose tal reflexión esencial respecto a los valores. Valor es una cualidad del ser a la que aspiramos como un bien, digno y valioso, de ser posible, en grados muy diferentes. ¿Hay valores relativos absolutos, supremos? Dios está para los deístas, y cualquier ídolo para los ateos dispuestos a hacer sacrificios, ir a la fuerza, dar la vida. El hombre se atreve a determinar la cualidad del valor del ser concreto; ordena su mundo de bienes según puntos de vista subordinados a su libertad y razón. Lo que es congruente y absurdo, verdadero y falso, bueno y malo, no son adquisiciones de la evolución natural del hombre, más bien es la constitución ontológica de un espíritu sin más, de un espíritu que sólo aparece en el hombre. Por su indefinibilidad y porque los valores siempre tienen una relación con el hombre, jamás agotaremos el problema de los valores. Pero –como no lo capta el chavismo- es esencial la reflexión racional en la aprehensión de los valores; es decisiva para el conocimiento y el uso de los valores; requiere de análisis lógicamente construido, el contexto total de la realidad y su aprehensión por el espíritu humano. Porque la razón de los hombres ha reconocido que ninguna verdad está aislada, ya que está ligada a otras verdades por las relaciones de causa y efecto. La aprehensión subjetiva del valor incapacita al chavismo para reconocer lo objetivamente valioso porque no habilita la ayuda de la razón. No quieren ni sacan conclusiones prácticas, se dejan determinar por una inmanencia inconsciente, por errores, y la pereza los lleva a tomar el camino del menor esfuerzo, se cansan y entregan al ídolo del autoreconocimiento, sin reconocer lo mejor, siguiendo lo peor. Es posible favorecer y facilitar el uso objetivo de la razón, aunque con privaciones y desilusiones, porque la vida humana es rica por todos lados. Debemos dar respuestas de valor correctas, con aprehensión y ejecución objetiva de los valores (excluyendo meras apreciaciones) . Para la convivencia nacional e internacional, donde el hombre individual y el estado singular se equivocan más, dejándose determinar por ídolos más que por su mayoría, hay que reconocer más valores comunes, buscar y encontrar un equilibrio material. Es la filosofía del pluralismo; organizar el orden de los valores de la sociedad humana según la experiencia general y basar en hechos empíricos las apreciaciones valorativas de la sociedad.

La marcha sin tregua del totalitarismo


Al igual que en la Rusia roja, en la roja Venezuela de Chávez la velocidad de los acontecimientos generados por el Gobierno está desbordando y entumeciendo a la población y le ha quitado su capacidad de reaccionar ante el avance de la Tiranía.Desde diciembre de 2008, luego de perder el poder en algunos estados y municipios, Chávez le pisó el acelerador a su revolución. Después del 15 de febrero, con su enmienda de la Constitución aprobada y con la “legalidad” en mano para postularse a la Presidencia por toda su eternidad, la celeridad y profundizació n de su totalitarismo fue aún mayor.En esta marcha sin tregua de Chávez y su revolución, no existe día en la vida del venezolano que no acontezca algún hecho político que revolucione su existencia. Esto, sin contar las “menudencias” de los asesinatos, sicariatos, secuestros o robos a granel que agobian la jornada diaria de los hombres, mujeres y niños de la República de Chávez.Sólo contando los sucesos de los últimos dos días, se tiene una "pequeña" muestra de que la revolución no dejará en pie libertad ni derecho alguno.Por ejemplo, la libertad de expresión, tan vejada y maltratada en este decenio y a casi un año del robo de la señal de RCTV, recibe una nueva estocada. Así se está buscando la vía para cerrar Globovisión, a fin de cumplir la orden pública del mandatario a ese respecto. Por ello, ante la evidencia del alto costo político que representa cerrar un canal de noticias por informar a la población el alcance de un sismo, se rebuscan motivaciones alternas para doblegar al canal. Ahora, se seguirá la vía de la criminalizació n, no sólo del medio sino de sus propietarios y directivos.En esta nueva táctica estaría inserto el vulgar asalto a una propiedad de Guillermo Zuloaga, presidente de Globovisión, donde se guardaban legalmente unos 24 vehículos de una distribuidora automotriz también de su propiedad. La excusa fue indagar sobre la presunción de un delito que en ningún momento fue especificado por los funcionarios que ejecutaban el allanamiento. La intencionalidad de trasfondo es tratar de acallar a un medio de comunicación que incomoda a la revolución.Fue curioso, que luego de acosar a la propiedad de Zuloaga durante todo el día, un numeroso grupo de funcionarios de diferentes entes del Gobierno, comandados por el director del CICPC, hiciera una agresiva “visita domiciliaria” justo cuando el Presidente iniciaba la segunda cadena nacional de radio y televisión del día. Cabe señalar que este abuso del uso de las cadenas nacionales por parte del Gobierno, es en sí mismo una violación al derecho de información veraz y oportuna del venezolano así como una violación a la libre comunicación.Pero ése no fue todo el arrollamiento revolucionario en el día de ayer. En esa segunda cadena del día, el mandatario dio otro salto a la usurpación de la propiedad privada. El nuevo arrase a la propiedad incluyó la orden pública de “nacionalizar” a cinco de las empresas del sector briquetero y de tubos de acero más grandes de Guayana, así como a Cerámicas Carabobo. La libertad de emprendimiento es castigada por el Chávez confiscador, al que sólo le faltó el silbato para hacer el símil perfecto de la despedida de los directivos de PDVSA allá por 2002.Mientras tanto, este jueves los rojitos de la Asamblea Nacional dieron un paso adelante hacia la aprobación de una ley electoral que cercenará aún más los derechos políticos del venezolano, y de una Ley de Cooperación Internacional para arrodillar a las organizaciones no gubernamentales al socialismo. No da descanso ni detiene su saqueo a la democracia.