mover

mover

lunes, 18 de mayo de 2009

Y éste no se cuida de ninguno de los dos


Los gobiernos electos
deben guardarse de dos excesos:
el espíritu de la desigualdad,
que los conduce a la aristocracia,
y el espíritu de la igualdad extrema,
que los conduce al despotismo

¿Puedo comulgar?


Magda Mascioli G. - Confieso que soy una mala Católica en el sentido que no voy a Misa todos los Domingos porque el Cura que está en mi Parroquia no es santo de mi devoción; es retrechero, mal hablado y odioso, y además sangre de chinche jajajaja. Pero bueno. El asunto es que ayer sentí la necesidad de ir a visitar a Dios, más allá de las "conversas" que tengo a diario con Él (que son bastantes). Estábamos en el sermón del Padre mencionado quien, por cierto, dio un muy buen Sermón. No se si es que el hombre ha mejorado o es que yo, recordando a mi amigo que me dijo que uno no debe depositar su fe en una persona, he puesto de mi parte. Dio una interesante explicación acerca de lo sucedido con los Curas que agarraron sus macundales y se vinieron de otras partes del país a poner la cómica en Puerto Cabello convirtiendo en acto polítiquero, un Acto de Fé como lo es la Bendición del mar. Cuando llegó el momento de ir a comulgar, una señora de mediana edad que estaba a mi lado, se volteó y me hizo esta pregunta: ¿No puedo comulgar, verdad? Un poco "fuera de foco" ante esa pregunta, le dije: No se. ¿Por qué cree Ud. que no puede comulgar? Bueno, es que yo a este hombre (Chavez) no lo soporto. Cada vez que lo mencionan es que siento que se me revuelve todo. Estando así, no puedo comulgar ¿verdad? No se qué respuesta esperaba de mi parte, pero le dije: Bueno, no se. Sería cuestión que Ud. se preguntara si vale la pena que alguien, sea Chavez o no, le impida a Ud. comulgar. Porque mientras Ud. está aquí ante esa pregunta que evidentemente la afecta, Chavez está gozando un puyero en La Patagonia. En ese momento, la Sra. comenzó a llorar asintiendo con su cabeza como diciendo, mi cabeza lo entiende pero mi corazón no. La dejé tranquila porque me dí cuenta que no necesitaba a nadie ni nada más allá de su comunión con Dios, aunque no comulgara. Así estamos.

Premio Recibido. Gracias


La apreciada amiga Martha Colmenares nos otorga el Prêmio Inconfidentes 2009, cuya referencia la podemos encontrar en el Blog do Clausewitz. El movimiento político conocido como Inconfidencia Mineira (1789) tuvo origen en Vila Rica, actual Ouro Preto, en Minas Gerais. Se trataba de una conspiración contra el dominio de la Corona Portuguesa y se inspiraba en las ideas libertarias que prevalecían en la época, fruto de la Revolución Francesa y de la independencia de Estados Unidos. En el movimiento se involucraron personalidades como jueces, curas, militares y poetas. Joaquim José da Silva Xavier, el Tiradentes, uno de los líderes del movimiento, al ser detenido y juzgado, asumió la responsabilidad de la conjura. Condenado a la horca, fue ejecutado el día 21 de abril de 1792, su cabeza fue expuesta en plaza pública en Vila Rica y las demás partes de su cuerpo colgadas en distintos lugares de la carretera que comunicaba Minas Gerais con Río de Janeiro. La crueldad del castigo, en vez de amedrentar, exacerbó el espíritu autonómico de la Colonia y convirtió a Tiradentes en el mártir de la independencia nacional. En homenaje a Tiradentes, protector cívico de la nación brasileña, fue creado en esta fecha el Prêmio Inconfidentes 2009 destinado a celebrar la Libertad y como reconocimiento a todo medio de difusión de ideas que sean contrarias al socialismo y al comunismo y que luchen por la libertad de su nación. Las condiciones son: El Premio será concedido a blogs y sitios que han desarrollado trabajo importante de la transmisión de ideas contrarias al dominio y al político culturales de la izquierda socialista. No se podrá conferir, por lo tanto, a espacios virtuales sin una ideología definida, que apoyan o sean adeptos a gobiernos marxistas o de pensamiento socialista. Las reglas para la concesión son (y las coloco en el idioma original de su creador): "1ª- la libertad buscada para Tiradentes y ése es defendido por el blogueiro o la tela a dominar que homaged tendrá junta ser explanada con la presentación del comenda. 2ª- homaged podrá formular su concesión particular, desde entonces ese acoplamiento con la original que concede y ése establece uno honrado a él. 3ª- homaged podrá conceder al Inconfidentes premiado 2009 hasta 15 blogs y los sitios, desde entonces de que si caben en el artículo anterior -condiciones del mérito-. 4ª- del Inconfidentes premiado 2009 tendrá que ser particularmente lugar insertado en el blog homaged, en la forma de figura o de acoplamiento. Los blogs y los sitios de Awardees Awardees para mí son defensores indicados incondicionales del ideário de la libertad que fue defendida por Tiradentes hasta el momento pasado de la horca, consistiendo todos estos espacios virtuales como bastiões de la lucha contra el comunismo mundial, en special que el socialismo de la extorsión defendió para el foro de São Pablo, que son por lo tanto mérito de mi reconocimiento y gratitud a la inspiración constante de estos amigos de modo que en todos los momentos seamos a él". Los Blogs a los que transfiero el Premio son:
Ficción Caracas
Pluma candente
Voz de vanguardia
Venezuela Libre
Esveritate

Los hipócritas nuevos ricos revolucionarios


Por: Elide Rojas - Si el comandante lo dijo, hay que hacerlo. Atacar a los medios es la última, aunque también reiterada manía del líder intergaláctico. Y, claro, para estas y muchas otras, cuenta con el incondicional seguimiento de sus monaguillos de siempre: los revolucionarios del Este, los sacrificados revolucionarios de camionetota, Ardí y soldaditos de la Guardia Nacional al frente de su casa ¡Qué lujo! Y ese es el problema de esta revolución. No el problema. En realidad es uno de los problemas. Por más que el comandante golpista se le vaya la vida hablando de que ser pobre es bueno, que ser rico es malo, que las camionetotas son innecesarias, que hay que andar por ahí en pelota con tal de reforzar al proceso o que es mejor meterse una arepa de conchas de ajo que una chuleta, más que la paja encadenada, lo que importa son los hechos, la realidad. Y en ese aspecto los revolucionarios más bien se parecen al padre Alberto, el galán de Miami Beach. El cura por un lado manda a todos los feligreses a seguir a ciegas los 10 mandamientos, incluyendo aquel que prohíbe andar en cosas raras con féminas y menos sin son la mujer del otro. El caso es que el cura playero hace todo lo contrario. Lo mismo ocurre con estos Ché Guevara devaluados. Dale con la moral y la ética revolucionaria. Dale contra los ricos. Dale contra las casas de lujo y los gastos innecesarios. Dale contra la viajadera y la gastadera de dólares. Dale contra los carros de lujo. Dale contra los colegios privados y las clínicas privadas. Dale contra los casinos y los hipódromos. Dale contra el imperio. Y la verdad verdadera es que estros revolucionarios de pacotilla, en su gran mayoría y especialmente los próceres, viven en el Este de Caracas en costosas urbanizaciones (las más caras), tienen los mejores carros importados, beben whisky del bueno, de 18 años en adelante. No dependen de la migaja de dólares de Cadivi, tienen buenas cuentas en el exterior, viajan hasta Miami cada vez que hay un puente y si es más larguito se escapan a costosísimas islas del Caribe, donde algún rico alcahuetea el acto revolucionario mirando para otro lado. No pueden ver un centro comercial. De inmediato ejecutan una emboscada guerrillera y compran todo lo que ven, especialmente sus mujeres. Viajan en cambote. Son patas de revolucionarios acomodados que, además, deben llevar a toda la familia. Para eso hay plata. Si les sale un juanete, o una carnita en un ojo, no van a Barrio Adentro. Los chamos revolucionarios van a colegios caros, de curas o de colonias extranjeras. Y juegan beisbol en escuelas privadas de pelota. Pero, muy importante. Los revolucionarios nuevos ricos son muy sensibles. No se es puede decir nada. De inmediato brincan, demandan y hasta amenazan con comandos que buscarán al oligarca agresor hasta debajo de las piedras. Es que ser revolucionario y rico es malo, solamente si se sabe. Es que son unos hipócritas de marca mayor. No hay manera de que un revolucionario de estos nuevos ricos esconda en qué anda, a dónde va y cómo gasta los reales. Los ve todo el mundo. El único que no ve ni sabe nada, cosa rara, es mi excelentísimo comandante, inmaculado revolucionario, pero ciego de perinola, Hugo Chávez Frías. Lástima. Para ir a la guerra, como dice, se necesita mejor vista. Y si es el radar anticorrupción que dice tener, pues debe mandarlo a China para que lo arreglen. No sirve.

Caprichos de un dictador


Por: Marcel Granier - Director de Radio Caracas Televisión - En Venezuela no habrá libertad de expresión mientras no existan elementos tan indispensables para ello como la libertad de información y el acceso libre a las fuentes oficiales. Hoy los medios de comunicación del Estado no son más que simples instrumentos propagandísticos para el dictador y sus ideales. Lo que pretende el presidente Hugo Chávez es que sólo se pueda escuchar su opinión. Toda visión distinta a la de él -o a la de su padre Fidel Castro, como él mismo lo ha llamado- carece de mérito y no merece ser considerada por nadie. Tal como ocurrió con Radio Caracas Televisión, volverá a cerrar un medio cada vez que alguien opine distinto a él y le esté llegando a la gente. Ese es el caso de Globovision, un canal independiente que le permite el acceso libre, sin condiciones, a quienes tengan una denuncia que hacer, un reclamo que formular o una aspiración que compartir. Chávez no tolera ninguna crítica a su régimen, ni olvida las acusaciones de corrupción contra su familia y su camarilla íntima. Conviene no olvidar que, en varias oportunidades, ha intentado golpes de Estado y ha violentado el Estado de derecho. No puede existir tampoco un Estado de derecho cuando todo depende de los caprichos del dictador. La libertad de información, de expresión, la libre reunión o la libertad de circulación permanecen a merced y están condicionadas a los designios del régimen. Las manifestaciones públicas de los ciudadanos son reprimidas mediante actos cargados de violencia. En algunos casos utilizan, para estos menesteres, a grupos paramilitares o a matones formados, entrenados y equipados por el Ministerio de la Defensa u otros organismos públicos. En democracia, el presidente está obligado a gobernar para todos los ciudadanos; Chávez sólo gobierna para su permanencia en el poder y sólo toma en cuenta (por lo menos, eso es lo que dice) a quienes le son incondicionales. De ahí que su lema sea ‘socialismo o MUERTE”. Que es lo que nos espera a todos los que no pensamos como él.

Muchos renunciamos a nuestra seguridad transitoria. Y aun cuando pareciera que no valió la pena ¡Sí valio! ¡No se olviden de eso mis compañeros!


Quienes son capaces de renunciar
a la libertad esencial
a cambio de una
pequeña seguridad transitoria,
no son merecedores
ni de la libertad
ni de la seguridad.
Benjamin Franklin

Lo dicho. Todo el mundo tiene un límite


Magda Mascioli G. - A la Socorro la botaron de CANTV porque se negó a bloquear/restringir internet y las líneas telefónicas luego del cierre de Globovisión. El G2 que está en cantv y en otros sitios GRACIAS A LOS VENDEPATRIA CHAVISTAS, informaron la especie a Chavez y por eso se la rasparon del cargo. Ahora enviarán a la que no tiene escrúpulos de ninguna clase para allá. Y en el puesto GOLPISTA que ocupa al día de hoy la golpista con nombre imperalista, gracias al múltiple golpista que es Chavez, pondrán a otro arrastrado como ella. Para el puestico, entre otros, está "pustulado" Isturiz.

Al vergatario...


se le acaba la pila a la segunda llamadita jajajajajaja.
El telefonito no es tan "vergatario" como lo pintaron jajajajajaja.
.

Atentamente, Milagros Socorro. Se adhiere Magda Mascioli y creo que un bojote más de ciudadanos


Por: Milagros Socorro - msocorro@el-nacional.com - Y ahí estaba uno, metido en asuntos de caraqueños: lidiando con un temblor de tierra, que nos sacó de la cama poco después de las 4:00 de la mañana, pero que antes nos había despertado abruptamente para mostrarnos nuestras habitaciones remecidas por una fuerza superior a todas cuantas han regido nuestras vidas en los últimos años, de suyo aciagas. No sé si se ha aludido al hecho lo suficiente, pero lo cierto es que el movimiento de tierra de la madrugada del lunes 4 de mayo fue tremendo. O se sintió de manera muy impactante en Caracas. Puedo dar fe, en cualquier caso, de que jamás había experimentado nada igual. Las camas parecían súbitamente libradas a un raudal del Orinoco. Las ventanas crujían y las paredes revelaban una condición inestable. El edificio parecía una estructura de lona azotada por un vendaval. Y estábamos durmiendo. Al menos en ese momento, no estábamos conspirando, ni buscando un callejón oscuro para acudir a la cita con el representante de la CIA y, entre maullidos, recibir el cheque que nos desliza en la faltriquera. Flotábamos entre las nebulosas de nuestra psiquis, como ha hecho el ser humano desde que superó la etapa de protozoario. Soñábamos el único sueño permitido a los venezolanos de hoy, el del agotamiento y la suspensión de la vigilia. Nuestra ropa de la víspera formaba un montón en el perchero. Queríamos un ratico más, antes de reanudar la faena nacional, hecha de hostilidad, inflación, desengaño y una figuración borrosa del futuro. Pero esa mañana no habría cinco minuticos más de sábanas tibias. La promesa que siempre pende sobre Caracas nos dio un aletazo horrible muy cerca del rostro. Ahí estaba el monstruo desperezándose. Y en vez de ronroneos se oyó una orden: vístete que bajamos. Los peinados eran indescriptibles. En las escaleras del edificio fuimos formando un rebaño enmudecido con los vecinos. El temblor había terminado en el subsuelo de Caracas pero se había instalado en mis piernas. No sé cómo pude bajar varios pisos con aquella incontrolable agitación. Ya en la planta baja, recuperado el resuello, comenzaron a sonar los teléfonos. "Estoy bien, mamá. ¿Estás loca?, qué voy a hacer ahora en San Bernardino. Ya pasó, tranquila". A cada comunicación seguía el intercambio de comentarios. "En Los Teques se sintió full". Y, desde luego, surgieron las evocaciones del terremoto del 67, que había dejado grietas en ese edificio a cuyo pie nos encontrábamos entonces. Queríamos saber qué había pasado, constatar nuestra sensación de fin de mundo con una medición confiable, con una vaina científica, con una vocería autorizada que nos dijera: Mira, sí, lo que sentiste ocurrió y tuvo tantos grados en la escala de Richter. Queríamos estar seguros de que ningún edificio se había caído, de que no teníamos familiares, amigos o alumnos musitando llamados de auxilio entre escombros. Y, sobre todo, queríamos saber si la bestia ya había completado su voltereta en el fondo de la tierra y que el temblor no repetiría, aumentado, destructivo, como dicen que está escrito en la palma de Caracas. Por eso aceptamos meternos en el apartamento de Emilio, en la planta baja, a esa hora. Claro que nos daba pena, pero necesitábamos información. Por eso, nos acomodamos frente a su televisor y sintonizamos Venezolana de Televisión, ¡que retransmitía una cadena!, una estúpida, irresponsable, abusadora, insultante, vulgar cadena. Y, por eso, nos cambiamos a Globovisión, donde un locutor dijo que la autoridad ¿competente? no podía declarar porque estaba manejando; a cuya voz siguió la de Alberto Federico Ravell, que no era a quien esperábamos oír, porque no es sismólogo ni dirige un instituto de tal, diciendo que conserváramos la calma. Nadie esperaba tampoco verte a ti, autócrata brutal. Sólo queríamos información confiable y la ilusión de que todavía habitamos un país. Pero de esa madrugada nos quedó la certeza de que tú sobras en todas partes, pero no estás donde deberías, fracasado presidente. Que los espacios donde no estás, minúsculo personajillo ubicuo, son infinitamente más amplios que aquellos que empañas con tu presencia provisional. Cierra Globovisión, cierra estas páginas desde donde te señalo de dictador, corrupto e inepto. Y seguirás en ese exilio donde se amontonan las figuras sobrantes.