mover

mover

miércoles, 13 de mayo de 2009

San Simón Bolívar


Por: Enrique Valle Andrade - evallea@hoy.com.ec - En el acertado prólogo de Eduardo Peña Triviño sobre el "Libro de Guayaquil", escrito por Melvin Hoyos Galarza y Efrén Avilés Pino, dice Peña: "En este recordar de acontecimientos y dejarlos escritos para que la posteridad no los olvide, los autores toman partido en varias discusiones y dejan notar su interés claro de recuperar para la historia el inobjetable rol que ha tenido la ciudad en los sucesos más significativos de la historia del Ecuador. De esta manera no podemos criticar que Efrén Avilés Pino y Melvin Hoyos Galarza pongan su amor y su pasión en esta biografía, y hacen bien ¿ Hasta qué punto son imparciales? Lo juzgará usted lector cuando sus ojos recorran las líneas de este libro apasionado".En realidad, en este libro, que para el prologuista es la biografía de Guayaquil, hay mucha pasión, pero por sobre todo, hay un inmenso y profundo estudio de la fuentes en que se han sustentado sus autores. Es muy posible que muchas de las afirmaciones que en él se hacen causen conmoción; y, de hecho, la han causado, pues ya han aparecido enardecidos detractores; en especial, aquellos apegados a la versión tradicional de la historia ecuatoriana, tan llena de mitos y exageraciones, que esta y otras obras se han encargado de desvirtuar.Quizá lo que más ha molestado a los impugnadores es la acerba crítica de los autores contra Bolívar, al que califican como "usurpador", por la forma violenta y arbitraria con que el venezolano ocupó militarmente a Guayaquil, para anexarla a Colombia. Es un hecho innegable que, para muchas personas la evocación de Bolívar es la de un ser intocable, al que se lo ha venerado como un santo, cuyas virtudes han sido engrandecidas, y sus defectos, sin objetividad histórica alguna, han sido minimizados. La verdad que surge de la lectura de este libro y de otros que se han apartado de esa tendencia deificante es que Simón Bolívar fue un hombre cuya grandeza es innegable, pero al que dominaron sus bajas pasiones; denigró sin piedad a quienes se cruzaron en su camino y obstaculizaron sus ansias de poder. En su "Windows" del sábado pasado, Simón Espinosa nos ha citado textualmente los oprobiosos dicterios que el caraqueño profirió contra los quiteños. Iguales y quizá peores ofensas lanzó contra los guayaquileños, los peruanos y a todos los que enfrentaron los excesos de su megalomanía. De su agresivo irrespeto no escaparon hombres nobles como Santander y Olmedo. Este, pese a los agravios, en un alarde de generosidad de espíritu, años más tarde lo inmortalizó literariamente en su grandioso poema épico. Quizá para tener una visión más cercana al propósito científico de los autores valga la pena considerar la defensa que Melvin Hoyos hace de la obra, cuando afirma "Todo historiador que se precia de tal tiene la obligación de buscar la verdad y enterrar los mitos una vez que esta fuese hallada.¿No nos corresponde acaso hacer lo propio con la historia de nuestra tierra si ya habíamos hecho nuestra la responsabilidad de escribir un libro sobre ella?

Los asesinos de PDVSA


Por Gustavo Coronel - El asesinato de PDVSA está siendo llevado a cabo por Hugo Chávez, Rafaél Ramírez y un grupo de gerentes incapaces de protestar contra el abuso que comenzó hace ya varios años. El punto de aceleración de este asesinato fue la llegada de Rafaél Ramírez a la presidencia de la empresa. Con ello se violó un principio elemental de buena gerencia: Nadie debe supervisarse a sí mismo. El Ministro del sector se convirtió en gerente principal de la empresa. Ello determinó su politización. Desde ese momento Ramírez se convirtió en el tesorero servil de Hugo Chávez, desviando el dinero que debía ir a la nación hacia los bolsillos de su amo. Millones de dólares fueron desviados de su destino legal y manejados sin transparencia, para ir a alimentar los fantasiosos proyectos de un desequilibrado, más interesado en ser líder planetario que en ser un presidente para todos los venezolanos. Esto ha convertido a PDVSA en un comodín del régimen. “Necesito un millón de verdes para Argentina, Rafaél”. “Entrena a los muchachos que van a los Olímpicos, Rafaél”. “Importa y ditribuye pollos, Rafaél”. “Mándale un avión a Evo, Rafaél”. “Refínamele crudo a Correa, Rafaél”. “Envíale diesel al Frente Farabundo, Rafaél”. “No olvides la plata de las casas para Bolivia, Rafaél”. “Reconstruyan la refinería de Fidel, Rafaél”. “Págale a SIDOR, a EDC, a CEMEX, pero no le des nada a la Exxon, Rafaél”. Y Rafaél presuroso, hacía todo esto y tantas otras cosas, algunas simplemente insensatas, otras abiertamente criminales. Un día, sin embargo, bajó el precio del petróleo y Rafaél comenzó a tener problemas de caja y sintió la necesidad de establecer prioridades. Un gerente honesto le hubiera dicho al amo que primero tenían que garantizar la continuidad de las operaciones y ello significaba mantener mejor, hacer las inversiones necesarias, pagar a los contratistas, dejar de expropiar empresas alocadamente, tratar de incrementar la producción que ya andaba por los escasos 2,4 millones de barriles diarios, dejar de regalar tanto petróleo que puede venderse a precios de mercado. Pero no lo hizo. Peor aún, a fin de mantener la ilusión de normalidad, de que todos estaba chévere, comenzó a pedir dinero prestado, con pago de petróleo a futuro, sin pensar que estaba hipotecando los ingresos de los hijos y nietos de los venezolanos. De China llegaron $6000 millones, de Japón unos $2,000 millones, a Citgo le rebanaron $1000 millones. Y ese dinero fue a parar a Miraflores o se usó para pagar algunas de las indemnizaciones de las empresas expropiadas, CANTV y EDC o pagar armas compradas a los Rusos. No fue utilizado para incrementar producción o cancelar las crecientes deudas contraídas con las empresas contratistas que apoyan las actividades medulares de la empresa. Llegó el momento en que le debían hasta $12.000 millones a unas 60 empresas: Schlumberger, Halliburton, Helmerich&Payne, William Co., las empresas de transporte lacustre, etc. Muchas de esas empresas son nacionales, otras son extranjeras. Su pecado fue tratar de cobrarle a Ramírez lo que los maulas del régimen les deben. Sin que ello les preocupara, inventaron que esas empresas habían sido tercerizadas indebidamente por la PDVSA escuálida y que, por lo tanto, había que “recuperarlas”. Mintieron por ignorancia o cinismo, ya que la mayoría de esas empresas nunca habían sido propiedad de PDVSA o de las concesionarias que operaron antes de la nacionalizació n (Quizás algunas lanchas de transporte habían sido propiedad de las concesionarias) . Mintió Chávez cuando dijo que con la confiscación bajarían los costos de operación, ya que PDVSA tiene costos laborales bastante superiores a las contratistas. Mintieron al decir que la acción era necesaria para el control de actividades estratégicas, confundiendo control con propiedad. Esos ignorantes no se dan cuenta de que, al tratar de abarcarlo todo, en realidad están perdiendo control efectivo de la actividad por aquello de quien mucho abarca poco aprieta. En los Estados Unidos, el país más involucrado en conflictos globales, la producción de armamentos es tercerizada y nunca han faltado las municiones o lo aviones de combate. Pero estos ignorantes piensan que PDVSA se garantiza su futuro porque las lanchitas que transportan a los empleados en el lago ahora son de la nación soberana y revolucionaria. No! El futuro de PDVSA se hubiera garantizado si esos personajes hubiesen hecho lo correcto, invertir y mantener, en lugar de las payasadas domésticas y foráneas en las cuáles se ha enterrado ese dinero. Peor aún, la verdadera razón para “nacionalizar' las empresas contratistas es no pagarles lo que Ramírez y Chávez les deben. La viveza criolla que los caracteriza les ha dado la brillante idea de que, al confiscar, podrán “pagar' las deudas o indemnizaciones con bonos de la república bolivariana, los cuáles ya se están pareciendo a los dólares de Zimbabue. Esa impúdica estratagema es la que refleja on mayor exactitud la naturaleza de esta parejita. uál será el impacto de esta última acción “soberana y nacionalista” de la parejita? En primer lugar, erosionar aún más la credibilidad internacional del régimen. O es que la Schlumberger puede hablar bien de quienes seguramente percibe como asaltadores de caminos? Si Helmerich&Payne se tiene que ir de Venezuela después de casi 50 años, por la irresponsabilidad de PDVSA, que dirán las otras empresas internacionales de perforación cuando PDVSA pida ayuda? La cuenta de taladros en Venezuela es ya menor de 60. Y Ramírez todavía tiene los riñones de aseverar que son 266! ue estarán diciéndose internamente las empresas que quisieran venir a producir petróleo del Orinoco? Posiblemente: “Invertiremos $20.000 millones en un país manejado por piratas tipo Somalia? Lo más probable es que cuando comenzemos a producir y mejorar el crudo nos quitan todo y nos pagan con bonos del estado. Fíjémonos en lo que le hicieron a las anteriores contratistas en el Orinoco!”. Hace poco conversaba con un distinguidísimo gerente venezolano, de notable trayectoria en el sector público y el sector privado, quien me decía: “Ya PDVSA está más allá del rescate. Cuando llegue el momento habrá que eliminarla y comenzar de nuevo con algún esquema que impida una repetición del desastre”. Ello me hizo pensar que este funesto Chávez es el producto final, de ignorancia concentrada, de una larga tradición patriotera mantenida por nuestros políticos, casi todos de biberón marxista, copias al carbón de la necedad mexicana de considerar al estado como religión. Casi todos estos políticos sintieron la necesidad de abogar por la propiedad estatal como única manera de tener control. Sin embargo, en sus narices han florecido múltiples sociedades donde este enfoque estatista es considerado como una estupidez, En paralelo, se han ido al foso sociedades admiradoras del estatismo. Ya lo dijo Einstein: :”La locura es repetir incesantemente el mismo proceso, esperando lograr un resultado diferente”.

La indiferencia


De: Ramiro Calle - "Las zonas oscuras de tu mente" - Así como el desprendimiento saludable, el desasimiento sano y el verdadero desapego son signos de equilibrio mental y emocional, la indiferencia es un error básico de la mente y conduce a la insensibilidad, la anestesia afectiva, la frialdad emocional y el insano despego psíquico. Nada tiene que ver esta indiferencia con ese no-hacer diferencia de los grandes místicos debido a su enriquecedor sentido de unidad que les conduce a conciliar los opuestos y a ver el aliento supremo en todas las criaturas y circunstancias. La indiferencia, en el sentido en el que utilizamos coloquialmente este término, es una actitud de insensibilidad y puede, intensificada, conducir a la alienación de uno mismo y la paralización de las más hermosas potencias de crecimiento interior y autorrealización. La indiferencia endurece psicológicamente, impide la identificación con las cuitas ajenas, frustra las potencialidades de afecto y compasión, acoraza el yo e invita al aislacionismo interior, por mucho que la persona en lo exterior resulte muy sociable o incluso simpática. Hay buen número de personas que impregnan sus relaciones de empatía y encanto y, empero, son totalmente indiferentes en sus sentimientos hacia los demás. La indiferencia es a menudo una actitud neurótica, auto-defensiva, que atrinchera el yo de la persona por miedo a ser menospreciado, desconsiderado, herido, puesto en tela de juicio o ignorado. Unas veces la indiferencia va asociada a una actitud de prepotencia o arrogancia, pero muchas otras es de modestia y humildad. Esta indiferencia puede orientarse hacia las situaciones de cualquier tipo, las personas o incluso uno mismo y puede conducir al cinismo. Hay quienes sólo son indiferentes en la apariencia y se sirven de esa máscara para ocultar, precisamente, su labilidad psíquica; otros han incorporado esa actitud a su personalidad y la han asumido de tal modo que frustra sus sentimientos de identificación con los demás y los torna insensibles y fríos, ajenos a las necesidades de sus semejantes. También el que se obsesiona demasiado por su ego, sobre todo el ególatra, se torna indiferente a lo demás y los demás, al fijar toda su atención (libido, dirían los psicoanalistas más ortodoxos) en su propio yo.Unas veces la indiferencia sirve como «escudo» psíquico y otras para compensar las resquebrajaduras emocionales; cuando esta actitud o modo de ser prevalece, la persona tiene muchas dificultades en la relación humana, aunque también, a la inversa, podría decirse que al tener muchas dificultades en la relación humana opta neuróticamente por la indiferencia, lo que irá en grave detrimento de su desarrollo interior, ya que para crecer y que nuestras potencialidades fluyan armónica y naturalmente se requiere sensibilidad, que es la quintaesencia del aprendizaje vital y del buen desenvolvimiento de nuestras potencialidades más elevadas, si bien nunca hay que confundir la sensibilidad con la sensiblería, la pusilanimidad o la susceptibilidad. Muchas veces la indiferencia sólo es una máscara tras la cual se oculta una persona muy sensible pero que se autodefiende por miedo al dolor o porque no ha visto satisfecha su necesidad de cariño o por muchas causas que la inducen, sea consciente o inconscientemente, a recurrir a esa autodefensa, como otras personas recurren a la de la autoidealización o el perfeccionismo o el afán de demostrar su valía o cualquier otra, en suma, «solución» patológica. En la senda del desarrollo personal, es necesario desenmascarar estas autodefensas y «soluciones» patológicas para que puedan desplegarse las mejores potencialidades anímicas, que de otro modo quedan inhibidas o reprimidas e impiden el proceso de maduración.Esta autodefensa que es la indiferencia se acrisola ya en la adolescencia, en muchos niños que recurrieron a la misma para su supervivencia psíquica, fuera por unas insanas relaciones con las figuras parentales o por su exceso de vulnerabilidad en la escuela y en el trato con sus compañeros o por otras muchas causas a veces no fáciles de hallar. Para ir superando este error básico que es la indiferencia, la persona tiene que abrirse e irse desplegando, aun a riesgo de sufrir, pero asumiendo todo ello como un saludable ejercicio para lograr su plenitud y no seguir mutilando sus mejores energías anímicas y afectivas. A la falta de preferencia o interés, lo que está localizado en la punta del látigo del desprecio, se le llama indiferencia. Es lo que se experimenta en el grado cero de la emoción, es decir, cuando los sentimientos están más fríos que calientes. Los cínicos, que mienten con desfachatez, los arrogantes y los soberbios que estiman su sí mismo en demasía, son indiferentes porque están fuera del escenario, porque parece no importarles nada. No estar implicado afectivamente con algo es un arma poderosa para manipular a los otros, al medio y al interior propio. La indiferencia es un lujo afectivo porque el indiferente no sufre con el sufrimiento de los demás. Y así como no sufre tampoco ríe, se sorprende, grita, llora o patalea. El indiferente no hace lo que todos los demás sí y por eso puede tachársele de aburrido o pedante. Los indiferentes nunca faltan en todas partes porque la indiferencia flota en el ambiente. Es como el aire que uno respira. Mientras todos se preocupan demasiado por sí mismos nadie se preocupa por los otros. La indiferencia permite la pobreza, el abuso, la violencia y la frialdad, por algo las calles se han llenado de basura, mendigos, vagabundos, prostitutas, asaltantes y corruptos. Como permite el empobrecimiento del espíritu, termina por enfriar todo aquello que encuentra a su paso. Es la guerra fría a la que todos juegan quizá sin darse cuenta. Cuando se quiere ser frío, se opta por ser indiferente. Sin embargo, hay dos tipos de indiferencia, la real y la simulada, pero al igual que todas las emociones lleva una suerte de gestualidad que la deja fluir por todo el cuerpo, después de todo cuando uno se muestra indiferente lo hace completito y no por partes. Es decir, toda emoción siempre lleva dentro una suerte de actuación, una estilización individual que sólo le pertenece a quien la porta. Y esa estilización va a todas partes con sus portadores, es como una sombra que no se ve, pero que está pegada a los diferentes modos de ser de cada uno.La indiferencia real, la que no se actúa, la que es más natural que artificial, no necesita de mucha estilización porque simplemente brota, como los suspiros o los recuerdos. La simulada, salta con cierta intención de hacer como si nada pasara, niega la vida porque hace como si en la vida no hubiera pasado nada. Es una suerte de venganza endulzada con la perversión de hacer sentir al otro que no se siente. Sin importar la forma en que se presente, al negar la vida, la indiferencia mata, tortura, aniquila, pero no a quien la porta sino a quienes se les aplica. Necesita de los demás para poder despreciarlos. Al ser un escudo protector para el gladiador que la posee, también puede servirle de lanza para herir a los demás. Por ello a los indiferentes se les trata de manera distinta porque no están en comunión con los otros. La indiferencia es un modo muy particular de negar la comunión de los demás con el desprecio. A los indiferentes se les permiten las caras largas y endurecidas. Parece que nada les divierte y una forma de incorporarlos a la comunidad a la cual niegan es tratarlos bien. Los indiferentes son los aguafiestas de las reuniones porque siempre tienden a negar lo bonito de la comunión y lo hacen pasar como algo trivial y superfluo. Sin importancia pues.No obstante la indiferencia es casi una condición generalizada. En un mundo en el que todos se enamoran cada vez más de su sí mismo, la posibilidad de vivir juntos se desvanece porque en la indiferencia el otro desaparece, con todo y sus emociones. Y no vale nada. Pero como el otro desaparece, el indiferente también se desintegra porque al negar la sociedad a la que pertenece se niega a sí mismo y entonces no le queda nada más que un mundo idealizado o mistificado que lo aleja de la realidad en la que vive. Los indiferentes viven en un mundo que han creado para sí porque sólo importan ellos, nadie más. La indiferencia generalizada permite toda clase de abusos desde el incremento de los precios de la leche hasta la violencia sexual. Y a esta sociedad le hace falta implicarse más con su realidad para poder modificarla. Desgraciadamente la indiferencia ha triunfado en un mundo en donde la falta de compromiso es una posición más cómoda. Mientras el compromiso exige responsabilidad, la indiferencia sólo requiere del cinismo, la soberbia y la arrogancia para olvidarse que el mundo está roto o a punto de romperse.

Analítica


¿Los ricos son subhumanos? - En una de sus alocuciones más atrabiliarias el Presidente Chávez afirmó que los ricos no eran humanos, simplemente tenían el cuerpo pero no su esencia.Ese fue el argumento que utilizaron los nazis para quitarle la humanidad a vastos sectores de la población calificándolos de "Untermenschen" o lo que es lo mismo menos que humanos. Con esa condición aplicada a los judíos, homosexuales, retrasados mentales, gitanos y tantos más se permitió a las fuerzas de la SS que asesinaran, sin sentirse culpables, a millones de seres que para ellos, como había dicho el Führer, no eran humanos, casi era lo mismo que acabar con cucarachas y chinches. Antes de ellos Lenin y Stalin le habían aplicado los epítetos más despreciables a los pequeños agricultores y campesinos a los que se les aplicaba el término despectivos de kulaks. Ese mismo desprecio por ciertas categorías humanas fue lo que prevaleció en la época colonial en África y que tuvo su última expresión con el apartheid en Sudáfrica.En la Venezuela actual hay definitivamente un apartheid político en el que están ubicados todos los que no son adictos al proceso revolucionario. Estos son descalificados con los epítetos de escuálidos, pitiyanquis, contra revolucionarios, fascistas, golpistas etc. Al igual que los cubanos que calificaban de gusanos a todos los que no estaban con la revolución. Pero lo grave ahora es que a esos insultos se agrega la deshumanización de todos los disidentes, sin que se establezca una medida monetaria para determinar quiénes son y quiénes no son ricos. Es evidente que los ricos "boliburgueses" no entran en esa definición pero sí está en ella, la cada día más empobrecida clase media, e incluso gran parte de los trabajadores no afectos al régimen. Si esto fuera sólo un recurso retórico del Presidente sería grave, pero cuando se escucha a los acólitos del PCV decir que lo que hay en Venezuela es una lucha de clases en la que no hay adversarios sino enemigos que deben ser ser liquidados, hay que pensar seriamente que el camino de la destrucción, del odio y del resentimiento se ha entronizado en la cúpula del poder. Vendrán medidas cada día más discriminatorias en contra de los que no merecen , para la revolución, la calidad de ciudadanos sino simplemente la de súbditos o peor aún de esclavos.

El loco del cañón


Por: Macky Arenas - Socióloga y periodista venezolana - mackyar@gmail.com - El cañón que dispara cada día contra el país es el poder omnímodo que ha engullido a los demás. Día tras día, entre estrépitos, vomita decisiones que emanan de la voluntad de un solo hombre. No hay un piche anuncio que tenga soporte constitucional. No hay otro propósito que no sea blindar ese poder imperial. No hay una sola afirmación que no sea basada en la mentira goebbeliana. No se escucha una afirmación que no contradiga el mandato popular. Es la gran conspiración. El cañón dispara contra los derechos humanos, contra la vida, contra la propiedad, contra el trabajo, contra la educación, contra la libre iniciativa, contra la expresión y la opinión, contra la paz ciudadana, contra la estabilidad personal e institucional del país y contra convivencia civilizada. El cañón desestabiliza. El cañón apunta contra los venezolanos honrados, quienes a base de esfuerzo y tesón han construido su plataforma de progreso, han preservado empleos estables, han hecho planes para el futuro, han preparado a sus hijos para surgir y han adquirido sus bienes con el sudor de muchos años de trabajo y desvelos. El cañón es golpista. El cañón tiene objetivos compulsivos y hacia ellos dirige su mira: los medios independientes y la Fe recia. La gente opina y profesa sus creencias porque son elementales, legítimas e irrenunciables apetencias humanas. Pero tanto para opinar como para practicar lo que se cree hace falta un entorno de tolerancia. Eso es incompatible con el tema del cañón. La sociedad venezolana tiene alma democrática. El cañón no cuadra. No pueden coexistir cañón y libertad. El cañón ha impuesto su tronar para ensordecer al pueblo. Para aturdir. Para que el abuso pase bajo la mesa. Para que no se entienda nada. Para que sólo se oiga lo que oyen los sometidos. Para que no se escuche la voz de la protesta. Para que no se capte la magnitud de la miseria. Para que no se propague la indignación ante la entrega de la patria. Para que no se calibre la demolición del país. Para que no se registre el fracaso. El cañón no desea oír pasar al pueblo pidiendo justicia, exigiendo castigo contra quienes la niegan y sentenciando para siempre a los verdugos de inocentes; el cañón pretende silenciar el ruido cuartelario. También el colectivo. El cañón tiene miedo a que se sienta el miedo de quien lo hace explotar. El cañón busca a una oligarquía en medio de la bruma que enajena su entendimiento. El cañón arremete contra los dueños de tierras e inmuebles agazapados detrás de la falacia bullanguera, las amenazas y las reales agresiones. El cañón, desesperado, quiere ocultar el despojo, el robo, la confiscación. El cañón suena más fuerte cuando la denuncia asoma su fea cara. El cañón ataca los símbolos con la esperanza de quebrar la persistencia: Rómulo Gallegos, símbolo de civilidad; la Iglesia , símbolo de imbatibilidad espiritual; Globovisión, símbolo de resistencia democrática en defensa del derecho a la información y la expresión. Cuando acaben los símbolos, el cañón se volverá contra sí mismo, como el escorpión, porque el veneno no perdona. Y no tendrá ya símbolos a los que aferrarse para mantener la nariz a flote. Es su destino. Ese es el cañón. ¿Quién es el loco?

Llamando al Sistema Automatizado de PDVSA


Riiinnng, Riiinnng, Riiinnng...
Bienvenido al sistema automático de voz
de atención telefónica de PDVSA,
la Empresa "recuperada"
de todos los Venezolanos
Para Español... marque 1;
Para Chino... marque 2;
Para Iraní... marque 3
Para consultar Status de sus Facturas... marque 4;
Para Cobros... Apriete el culo, porque plata ¡no hay!

Jaimito


Un niño necesitaba US$1000, rezaba todos los días para que alguien se los regalara, Cadivi no soltaba un centavo. Un día decidió escribir una Carta a Dios en el Cielo, pidiendo los US$1000 y la mandó por correo. Cuando el Jefe de Correos de Carmelitas vio a quién estaba dirigida la carta, decidió enviarla a Chavez. Claro, le falta poco para ser un DIOS. Hugo Chavez, al recibirla, quedó gratamente impresionado e instruyó a su secretaria para que enviara al niño $100, pensando que para un niño pequeño, esa cifra debía significar una gran cantidad, ademas era en dolares del imperio mejmo y a Bs 6300 ni se diga. El niño, feliz con los $100, se sentó rápidamente a escribir una carta de agradecimiento que decía: Gracias, querido Dios, por mandar el dinero. Sin embargo, por alguna razón que no me explico, lo mandaste a través de Palacio de Miraflores y, como era de esperar, estos corruptos se robaron $900, seguro que pensaron que era parte de su comisión. Ni la correspondencia de Dios respetan estos maricones. La próxima vez mándala por empresa de correos privada que es más seguro. Abrazos, Jaimito.

O sea...


¡Sobran las palabras!


El presidente Hugo Chávez y su combo actúan como si Venezuela fuese su hacienda particular en donde pueden hacer lo que les venga en gana, en vez de una República independiente integrada por ciudadanos libres. De allí es oportuno recordarle al país y a lo que pueda quedar de institucionalidad, que el 3 diciembre de 2006 sólo se le otorgó un mandato por 6 años que expira en enero de 2013 y que la enmienda aprobada el 15 de febrero de 2009, sólo le dio la potestad de postular su candidatura sin límites que no es lo mismo -ni se escribe igual-, que creer que ha sido reelecto de facto de manera indefinida. Es decir, Chávez no es el Presidente vitalicio de Venezuela y su mandato tiene fecha de expiración. Aclarado este punto, también cabe puntualizar que la definición de la República, las funciones y deberes de su Presidente, así como los deberes derechos y garantías de sus ciudadanos están perfectamente delimitados en la Constitución de 1999. Entre los aspectos más importantes de esta Constitución se encuentran: Que Venezuela es una República irrevocablemente libre e independiente. Que es un Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, el cual está basado en valores como el respeto a la vida, a la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia y la responsabilidad social, con preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político. Que los fines esenciales del Estado Venezolano son la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz. Además éste debe promover la prosperidad y bienestar del pueblo, así como la iniciativa privada. Que los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos. Ordena que su Gobierno sea siempre democrático, participativo, electivo, descentralizado, alternativo, responsable, pluralista y de mandatos revocables. Entre las principales garantías y derechos ciudadanos que se deben recordar en estos tiempos de inconstitucionalida des están: La Igualdad y la prohibición de discriminación de cualquier índole; el acceso a la administración de justicia para hacer valer los derechos e intereses, incluso los difusos; el derecho a que sus representantes rindan cuentas públicas transparentes y periódicas sobre su gestión; el derecho a asociarse con fines políticos y a manifestar, pacíficamente y sin armas, y se prohíbe el uso de armas de fuego o sustancias toxicas en el control de las manifestaciones; el respeto a su integridad física y a que no se le viole su libertad personal; el derecho a la libertad de conciencia y a manifestarla, así como el derecho a la libre expresión del pensamiento, ideas y opiniones; el derecho a dedicarse libremente a la actividad económica de su preferencia. Y se garantiza la libertad de trabajo, de empresa, e industria. El derecho a la propiedad. Todo ciudadano tiene el derecho al uso, goce, disfrute y disposición de sus bienes. Se prohíben las confiscaciones, las cuales sólo podrán ejecutarse cuando exista sentencia firme por hechos ilícitos perfectamente delimitados. Además la Constitución especifica claramente que esta Carta Magna no perderá su vigencia, aún cuando sus mandatos dejasen de observarse por acto de fuerza o porque fuera derogada por cualquier medio distinto al previsto en ella. Y le otorga el deber a todo ciudadano, investido o no de autoridad; "de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia". ¡Sobran las palabras!

Venezuela: hot spot in the Caribbean


By: Gustavo Coronel - The process of deterioration in Venezuela has accelerated significantly during the last six months. Venezuelans have shown great patience, often bordering on apathy, but conditions in the country are fast approaching significant turmoil and possible violence. This is happening before the eyes of our hemispheric political leaders. Although significantly authoritarian from the beginning of his presidency, the performance of President Hugo Chavez during the last months has become one of a dictator: no checks and balances, decisions concentrated in his hands, dissenters persecuted, national assets utilized without accountability and his pretensions of turning Venezuela into another Cuba no longer disguised. He has become a political bulldozer, running over all dissent. Items: General Raul Baduel, one of his former Ministers of Defense and now a political dissenter, has been imprisoned on charges of corruption; Twelve Caracas police officers accused by the government of shooting against Caracas marchers in April 11, 2002, were given sentences of up to 30 years in prison when, in fact, the shooting was done by snipers under the orders of the Chavez regime, none of whom have ever been charged; Manuel Rosales, Mayor of the city of Maracaibo and one of the most prominent leaders of the opposition, is now in exile in Peru after served an order of arrest on charges of corruption; Prominent members of the opposition such as former Mayor of the Chacao District of Caracas, Leopoldo Lopez, have been prevented from running for public office, on vague accusations of corruption; Globovision, the last truly independent TV station left in the country after the confiscation of assets and the closing down of Radio Caracas TV, has been served with a notice of suspension. The reason? Informing the Venezuelan public about the earthquake that took place some days ago before the government officially aired the information. The Mayors and Governors of the opposition, who won their offices through elections, are being openly harassed and their work being made extremely difficult. Mr. Antonio Ledezma, the Mayor of Greater Caracas, was expelled from his headquarters, which were immediately occupied by a puppet governor directly named by Chavez. The money that should be sent to these states and mayoralties by the central government is being cut-off. This represents an open violation of the constitution and of the will of the people and has recently been the object of condemnation by the European Parliament. The Ateneo de Caracas, one of the oldest cultural centers of the country and a center of perceived opposition to Chavez, has been ordered by the government to evacuate peremptorily the premises they have occupied for long decades. As they have no other place to go this probably means their disappearance. The Caracas home of former president and novelist Romulo Gallegos, where the beloved novelist lived for many years, is now partly used as a government food market. A bust of Gallegos has been removed from the presidential palace and replaced with one of mediocre, early XX century dictator Cipriano Castro. Gallego's books have been burned by the thousands by the regime, in a barbaric action copied from Bradbury's Fahrenheit 451. Petroleos de Venezuela, the state-owned company, has stopped paying many of its contractors. The size of the debt to Tulsa's Williams Companies, Tulsa's Helmerich and Payne, Schlumberger, Halliburton and other companies already amounts to $8-12 billion. While these debts keep mounting, the Chavez regime has simply taken over the assets of some of these companies. Such a move will add about 8,000 new workers to the already adipose payroll of Petroleos de Venezuela, the state- owned Petroleum Company,while leaving about 22,000 others without jobs. The May 1st Caracas march against the government was met with tear gas and strong repression by the Chavez-controlled armed forces. In a cynical display Chavez went on TV to accuse the unarmed citizens of an act of aggression against our armed forces. A new law is now being passed by the Chavez-controlled National Assembly that will make it illegitimate for NGO's to receive foreign financing. Most of these not-for-profit organizations, especially those in the field of human rights, receive help from USA or Europe. The law is clearly targeted against this type of organizations, as Chavez feels that they are strong centers of political opposition. In his obsession to break away from all things made in America Chavez bought 53 Russian, Mi, helicopters but forgot that pilots have to be trained before they can fly them. During the last year four have crashed, causing 18 deaths. The armed forces, an institution that should be the guarantor of democracy seems is under Chavez's political control due to the lavish monetary handouts and privileges received by the military elite. They now salute in Cuban style: Fatherland, Socialism or Death. Chavez's message has become disdainful of legality. Drunk with power he currently leads an offensive against democracy in several of his socialist satellites, mostly Bolivia. He is threatening with leaving the Organization of American States, OAS, although this organization, led by weak-kneed Secretary General Jose Miguel Insulza, has been criminally tolerant of his undemocratic transgressions. In shaking his hand U.S. President Obama allowed Chavez to use this gesture to convince his followers that Obama is his friend and will let him do as he pleases. The democrats of Venezuela and all Latin America are frustrated by the apparent U.S. lack of will to live up to its democratic values.