mover

mover

lunes, 22 de septiembre de 2008

Corrido bolivariano

Corrido bolivariano: Y que nos niños, también los ancianos, tengan salud y una educación

Frase del Día

"Nadie podrá decir que un nido calentito y dichoso dará de sí muy grandes personas. La inadaptación a lo imperfecto es lo que mejora al hombre".
Antonio Gala

Corte petrolero puede motivar un embargo


Por: José Suárez Núñez - Venezuela vende 1,2 millones de barriles a EEUU, y las refinerías de Citgo tendrían que comprarlo en el mercado mundial si hay un corte de suministros, que originaría demandas posteriores. Las fallas de suministros originarán demandas. Un embargo perturbaría importaciones superiores a más de 10 millardos de dólares anuales y dificultades en el abastecimiento doméstico. En junio de este año el Departamento de Energía de Estados Unidos contabilizó compras a Venezuela de 1.2 millones de barriles diarios de crudos y productos. Si se materializa el corte de suministro a EEUU, incluirá los crudos que envía a las refinerías del sistema Citgo. No irán a la quiebra, pero tendrán mayores gastos operacionales, y las plantas de Lake Charles y Corpus Chisti tendrán que comprar más caros los 250.000 barriles diarios de crudos tipo Merey 16 en el mercado mundial, pero seguirán operando porque tiene personal muy experimentado. Citgo tiene una deuda de 1.800 millones de dólares con bancos de Estados Unidos con un crédito rotativo y como garantía dieron las refinerías de Lake Charles y Corpus Christi. Esto se produjo después que el Gobierno venezolano trasladó hacia bancos de Europa y Asia los gruesos volúmenes de dinero de las reservas de la Nación. Pdvsa ya vendió las refinerías asfalteras de Paulsboro y Savannah, pero tiene contratos atados a la venta, de más de 40.000 barriles diarios. Hace casi dos años vendió la participación del 42% que tenía en la refinería de Lyondell-Citgo, y tiene un contrato de suministro de 240.000 barriles diarios. La refinería de Lemont, en Chicago, que registra los mejores dividendos compra directamente crudos canadienses. La venta de Citgo está planificada, la decisión política está tomada y sólo falta buscar el momento oportuno para ejecutarla para crear una crisis nacional en Estados Unidos, es la opinión que mentalizan los funcionarios gubernamentales y gestores privados que están en el negocio de la venta. A estas afirmaciones de funcionarios, corre paralelo el rumor, aunque pueda parecer inexplicable, de que ConocoPhillips podría ser un candidato para comprar el sistema Citgo. Aún mantiene la sociedad con Pdvsa en la refinería de Sweeney, donde tiene un contrato de suministro de 160.000 barriles diarios. Conoco sigue el juicio de arbitraje contra Pdvsa, por la expropiación en Ameriven, Petrozuata y el campo de Corocoro. La sociedad con Hovensa, en Islas Vírgenes que involucra un suministro de 270.000 barriles diarios, ocasionaría otra controversia y demanda. Para los funcionarios duros no tiene sentido tener refinerías en Estados Unidos, cuando la intención es cortar el suministro de crudos y productos para venderlos en otros mercados. Unos consultados piensan que el presidente Chávez no cortará el suministro de petróleo a Estados Unidos y otros estiman que lo hará en un momento oportuno y no está distante. Los que estiman que el corte sucederá más temprano que tarde, dijeron que automáticamente reaccionará la maquinaria federal estadounidense con un embargo de Washington a las exportaciones hacia Venezuela, similar al que aplicaron a Cuba hace varias décadas y no ha sido levantado. Sin embargo el gobierno de Chávez podría utilizarlo electoralmente, y cualquier conflicto, escasez de alimentos podrían adjudicarlo al bloqueo, como ha hecho Castro durante cuatro décadas. Un suceso de tal magnitud puede ser utilizado (el corte y el posterior embargo) con una escasez de miles de artículos y productos, que podrían enturbiar la política local en medio de un período electoral. Los crudos que se exportan a Estados Unidos son el 85% de los ingresos por exportaciones petroleras, y aunque dentro de una decisión triunfalista para “golpear al imperio” sería contraproducente, porque colocar esos crudos serían con fuertes descuentos. Estos crudos están adaptados a esas refinerías y los compradores aprovecharían esa circunstancia, para pedir descuentos. Los que auspician el corte, desconocen que operativamente es un problema. China no los compraría todos, los de Occidente no se pueden cargar con supertanqueros (de 2 millones de barriles), ya que la barra de Maracaibo no permite buques de más de 500.000 barriles diarios. La mayoría son crudos de 17 Api, que no los procesan las refinerías europeas y japonesas. Los crudos sintéticos de Ameriven y Sincor entrarían en Europa, pero los de Petrozuata y Cerro Negro son de baja calidad. Si Estados Unidos no vende las piezas de repuestos para los aviones, como reaccionaría si recortan los suministros de petróleo.

Posturas desesperadas



“El gobierno de Chávez ha aplicado sistemáticamente políticas discriminatorias que han limitado el ejercicio de la libertad de expresión de los periodistas, el derecho a la libertad sindical de los trabajadores y la capacidad de la sociedad civil de promover los derechos humanos en Venezuela”, sostiene Human Rights Watch en el informe sobre la situación de los derechos humanos en ese país. Esta afirmación, que muchos venezolanos consideran tímida, dio para otra actuación salida de madre del Gobierno venezolano. En un acto sin precedentes, expulsó del país a los delegados de HRW, alegando que ese análisis es “una intromisión en los asuntos internos”. Se trata tan solo del informe anual acostumbrado por esta polémica organización que afirma defender la vigencia de los derechos humanos en el mundo y que, como es usual en materia tan sensible, si acaso da para controversias, pero no para actuaciones como la del régimen de Chávez. De allí que el vicecanciller chileno Alberto van Klaveren saliera en defensa de su compatriota José Luis Vivanco, delegado de HRW para las Américas y calificara su expulsión de Venezuela como un acto “desproporcionado”, anunciando que Chile pedirá explicaciones “por vía diplomática”. A ello el canciller venezolano, Nicolás Maduro, ha reaccionado con vehemencia, afirmando que la postura chilena es “escandalosa”, al defender la actuación de una “organización que recibe financiamiento del Gobierno estadounidense”. Se trata, claro está, de una calumnia. HRW se caracteriza por no recibir donaciones de ningún gobierno, menos del norteamericano al que ha criticado a lo largo de los últimos años, en especial en torno a la guerra de Iraq y a la situación de los prisioneros de guerra en sitios como Guantánamo. Pero es el estilo de Chávez en Venezuela: cada vez que sucede algo que contraría sus propósitos de hegemonía en América Latina, o cada vez que se acerca una elección interna, responsabiliza “al imperio” por lo sucedido, con ánimo de fanatizar a sus militantes y enardecer el ambiente de su país. Así sucedió con los problemas de Bolivia. No bien Evo Morales expulsó al Embajador estadounidense, Venezuela hizo lo mismo, agregándole el lenguaje de sargento que acostumbra Hugo Chávez cada vez que quiere bajar a las alcantarillas, lo que sucede con frecuencia. Es una estratagema para crear un enemigo externo, de tal forma que quien se oponga puede ser acusado de “traidor” y “enemigo de la Patria”. Exactamente la atmósfera de “intolerancia política” denunciada por HRW para, en este caso, evitar la derrota en la elecciones regionales previstas para noviembre, en las que el chavismo puede perder un buen número de gobiernos locales y regionales. Este tipo de reacciones desproporcionadas y contrarias a las maneras que rigen las relaciones internacionales revelan el desespero de quien se siente débil, sabe que ha cometido errores costosos y no puede mirar al futuro con tranquilidad. Por otro lado, en Colombia no hay embajador de Venezuela hace meses. ¿Acaso será mejor así?

Vivanco: Insulza puede hacer algo más que opinar


El director para América de Human Rights Watch, criticó al Mandatario venezolano diciendo que actúa al margen de la Constitución. Pidiéndole "más" a José Miguel Insulza reaccionó ayer José Miguel Vivanco -director para América de Human Rights Watch (HRW) expulsado por el gobierno de Chávez-, luego de que el secretario general de la OEA criticara la medida, pero dijera que no podía actuar ante un hecho interno de Caracas. "Su opinión es valiosa, pero puede hacer más que opinar. Hay que buscar la manera de que, con los instrumentos que existen, abordar el deterioro de las instituciones en Venezuela, más allá de mi caso personal", dijo a La Tercera. También estaba molesto con alusiones a su currículo en artículos difundidos en portales electrónicos oficiales de Caracas. Ahí se afirmaba que Vivanco fue funcionario del gobierno de Pinochet. "Falso", dice Vivanco, quien explica que tras titularse en 1983 de abogado en la Universidad de Chile, ganó una beca de la Fundación Ford que le permitió llegar en 1986 a HRW. Ya en Washington, ingresó a la secretaría ejecutiva de la Comisión Interamericana de DD.HH., donde litigó ante la corte interamericana y estuvo hasta 1989. En ese puesto tuvo a su cargo supervisar la situación de derechos humanos en Panamá, donde viajó para conversar con el gobernante de facto Manuel Antonio Noriega. Tras su trabajo en Cejil -ONG pro DDHH fundada por él-, Vivanco volvió en 1994, a través de concurso público, a la dirección para América HRW. Cuando Insulza fue canciller sostuvo intensos debates públicos con él por la postura del gobierno de Frei en el caso Pinochet y la aplicación de la ley antiterrorista en la administración de Ricardo Lagos. También defendió al ex ministro Francisco Javier Cuadra ante la Comisión Interamericana de DD.HH luego de que la Suprema lo condenara a raíz del "caso drogas" en el Congreso. Además de conocer a los cuatro jefes de Estado que ha tenido la Concertación Entre sus cercanos están Heraldo Muñoz, José Zalaquett, Carlos Ominami y José Antonio Viera-Gallo. Pero también ha buscado lazos con personeros de oposición: en 2007 almorzó con Sebastián Piñera y conoce a Andrés Allamand, quien llegó a Washington en 1998. "CHAVEZ ABANDONO SU CONSTITUCION" - Con respecto a Hugo Chávez, Vivanco señaló que él "abandonó su propia Constitución y ejerce al margen de la Constitución, y se las arregla para intimidar a todo aquel que se le cruce en el camino como golpista, conspirador. Los epítetos que me lanzan a mí son comunes" dijo a Cooperativa, destacando que "esa es la democracia que hoy día desgraciadamente opera en Venezuela, sin límites, sin controles. El Presidente tiene la capacidad y la libertad para operar con total impunidad porque el Poder Judicial ha abdicado de sus funciones contraloras", acusó Vivanco.

Ala de Cuervo

Peligroso juego de títeres


Por: Mauricio Botero Caicedo - Las muñecas son un jueguete tan ingenioso como divertido. Al abrir una muñeca en la mitad, con enorme sorpresa uno encuentra otra muñeca más pequeña, y al abrir ésta, descubre una muñeca aún más pequeña, y así sucesivamente. Algo parecido al juego de las muñecas ocurre con los títeres: un titiritero mueve los hilos de un títere, títere que a su vez mueve los hilos de uno o varios otros títeres de menor jerarquía, algunos de los cuales juegan igualmente el doble papel de títere y titiritero, hasta que se llega al títere que no tiene hilos que mover. En varios campos de la geopolítica continental, el titiritero mayor es Fidel Castro, aquel decrépito dictador que en los cincuenta años que ha ejercido el poder, lo único que ha logrado es sumir al pueblo cubano en la más absoluta miseria. Según se supo hace algunos años, durante las crisis de los misiles en Cuba en 1962, Castro azuzó por todos los medios posibles a los soviéticos a iniciar una guerra nuclear con Estados Unidos. En dicha guerra muy posiblemente centenares de millones de personas hubieran perecido. Las cabezas frías, especialmente la de Kennedy y Kruchov, se impusieron y se logró evitar una catástrofe de magnitudes inimaginables. El demente caribeño se tuvo que tragar, por muchos años, las ganas de empujar al mundo a una confrontación nuclear. Castro, como los Borbones de antaño, ni aprende ni olvida. Con un pie en la tumba y manipulando con destreza los hilos de su títere, Hugo Chávez, Fidel pretende revivir el enfrentamiento entre Rusia y Estados Unidos, enfrentamiento que puede llegar a escalarse a una guerra nuclear. Chávez sigue al pie de la letra los planes demenciales de Castro y mira con entusiasmo cualquier conflagración. Las compras masivas de armamento en Cuba; las bases rusas en Venezuela; los bombarderos soviéticos patrullando las aguas del Caribe, son sólo algunos indicios de lo que este par de incendiarios tienen en mente. Chávez, títere y titiritero subalterno, maneja otros títeres aun de menor rango: Evo en Bolivia; Correa en Ecuador; Ortega en Nicaragua; Zelaya en Honduras; y un infeliz en la isla de Domenica, cuyo nombre se le escapa hasta al mismo Chávez. Todos los anteriores son peones menores en el tablero de ajedrez de Castro, pero en su momento servirán para echarle gasolina al incendio que este par de pirómanos pretenden armar. Es obvio que para este juego se necesitan tres. Putin ha dado muestras de ser tan demente como el cubano y el venezolano. Las coincidencias entre la toma de Checoslovaquia por parte de Hitler y la toma de buena parte de Georgia por parte de Putin son espeluznantes. Según relata el historiador James C. Davis, la población de Checoslovaquia era en su mayor parte eslava, de habla eslovaca o checa, pero la población germanoparlante vivía en los Sudetes, unas montañas a lo largo de la frontera alemana. Hitler comenzó a extender el rumor de que la mayoría eslava aterrorizaba a esta minoría alemana y que había matado a miles. Pidió entonces que Checoslovaquia cediese los Sudetes a Alemania y, de no hacerlo, amenazaba ocupar no sólo los Sudetes, sino toda Checoslovaquia, lo que meses después cumplió. Quien crea que Putin no es un hombre inmensamente peligroso, está profundamente equivocado. Entre Las Sudetes y Ossetia no hay mayor diferencia. ~~~ Los daneses y otros europeos que ayudan a las Farc con sus camiseticas deben cambiar de táctica. En lugar de enredarse en negocitos majaderos, si realmente quieren apoyar a los narcoterroristas lo que deben hacer es consumir perica hasta que se imbecilicen del todo. Las Farc son, de lejos, el principal cartel de la droga en el mundo. Es de una lógica apabullante que a medida que estos malandrines consuman droga, buena parte de los denarios que escupen va directamente al bolsillo de los terroristas.

Como a los perros en Misa


Por: Héctor Abad Faciolince - EN UN LIBRO DESOLADOR Y EXTRA- ordinario, Diario de un mal año, J. M. Coetzee denuncia con una ira justa y desesperada las brutalidades del Poder, la tenaza de opresión con la que el Estado (cualquier Estado) nos va asfixiando a las personas comunes y corrientes desde el instante mismo del nacimiento. Lo que intentan hacer las organizaciones que defienden los derechos humanos es por lo menos patalear y protestar contra las arbitrariedades más aberrantes de todos los poderosos de este mundo, a ver si al menos les tiembla la mano cuando cometen las violencias más oprimentes del Poder. A causa de lo anterior, desde todas las vertientes ideológicas del Poder, empezando por los funcionarios obsecuentes de todos los gobiernos, llueven los rayos y el odio contra un activista como José Miguel Vivanco. Lo odian porque defiende a las personas, no a los gobernantes. Los poderosos de todos los colores lo detestan, pero al menos no lo vapulean en público, como acaba de sucederle en Venezuela. El régimen chavista acaba de expulsarlo a las patadas. Después de leer su informe sobre las claras violaciones del gobierno venezolano a los derechos humanos, los funcionarios de Chávez lo trataron como a los perros en misa. El caso es que uno no se vuelve perro aunque lo traten como tal y más bien son los chavistas quienes quedan como lo que son: unos militares que se portan como gorilas. Para que los bolivarianos locales entiendan la gravedad de este acto, hay que ponerlo al revés. Hay que imaginar lo que dirían de Uribe si éste hubiera expulsado a Vivanco de nuestro país después de alguna de sus denuncias contra el Estado colombiano. Muchas veces ha venido aquí José Miguel Vivanco y ha denunciado con valentía las atrocidades cometidas por funcionarios del Estado colombiano y por sus Fuerzas Armadas. Si ustedes entran a la página web de Human Rights Watch y buscan el capítulo dedicado a Colombia, podrán leer muchas de las barbaridades que aquí niegan Uribe y sus funcionarios. Pero incluso detestando sus denuncias, aquí no se ha llegado a la brutalidad de expulsar a una persona respetada en todas partes como un humanista independiente. Uno de los mayores logros de la cultura de los derechos humanos es que ha hecho conscientes a muchas personas en el mundo entero, de que no solamente los reyes, los gobernantes, los dignatarios, los jerarcas políticos o eclesiásticos tienen derechos. Antes las personas comunes tenían solamente deberes, y en general deberes de obediencia y sometimiento ante los actos opresivos de los más fuertes, o del Estado que estos más fuertes habían erigido como su propiedad privada. La cultura de los derechos humanos nos ha enseñado que no todo se nos puede hacer, y que podemos reclamar ante los poderosos, ante los funcionarios, y desenmascararlos. Es lo que ha hecho Human Rights Watch, por ejemplo, frente a las atrocidades que cometen las tropas de Estados Unidos en Irak o en Guantánamo. Su oposición a los métodos de tortura en los interrogatorios, sus denuncias de los bombardeos a civiles, demuestran que esta organización no es un títere del Estado gringo, como la quiere hacer aparecer el tirano Chávez. Lo que pasa es que Vivanco, así como denuncia a Estados Unidos o a los militares colombianos, también le ha dicho al gobierno bolivariano algunas verdades incómodas. Por ejemplo, que el Presidente de Venezuela ha purgado a su antojo a la Corte Suprema , y ha puesto en el lugar de los destituidos a magistrados condescendientes con el régimen y cómplices con sus arbitrariedades. Les ha recordado que no pueden tratar allá como golpista a todo aquel que sea de la oposición, de la misma manera que le recordó a Uribe que no podía tratar de terroristas a sus contradictores políticos. La tesis de Coetzee sobre el origen de los Estados es la siguiente: los bandidos más sanguinarios, los más capaces de matar y oprimir, se toman el poder y se llaman a sí mismos el Estado. Una vez se hacen con el poder central, empieza el desangre de todas las personas, en una especie de parasitismo generalizado. Unos parásitos sustituyen a otros en las alternancias del poder; unos golpistas reemplazan a los anteriores. Las organizaciones de derechos humanos desenmascaran los casos más nítidos del parasitismo del Poder. Es esto lo que no soportan los desenmascarados.

A 5 años de Los Semerucos

Venezuela to buy Chinese combat planes: Chavez


Venezuela will buy combat and training aircraft from China this week, leftist Venezuela President Hugo Chavez confirmed in a television broadcast Sunday. The purchases will be made as part of a six-country tour, Chavez said in his broadcast of the "Alo President" television program from the Miraflores presidential palace in Caracas, hours before leaving on a "strategic interest" trip to Cuba, China, Russia, Belarus, France and Portugal. Chavez, a staunch foe of the US government, confirmed that during his stay in Beijing he will purchase 24 K-8 aircraft "to train fighter pilots." The planes could be part of Venezuela's air force by next year. The president also confirmed that while in Beijing he will arrange the construction of tanker vessels in Chinese shipyards, with the aim of installing a shipyard in Venezuela in the near future. These plans come in addition to the construction of a refinery in China to process oil from Venezuela, and plans to create a bi-national company to install a refinery in the remote oil-rich Orinoco region in eastern Venezuela. Caracas provides 500,000 barrels of oil per day to Beijing, a trade which is expected to increase to one million barrels a day by 2012. Chavez, who describes China as a strategic ally, will move forward with a six billion dollar bilateral investment fund. China will contribute four billion dollars to the fund, and Venezuela two billion dollars. Caracas will use the fund for "socialist productive projects." "Before we had to go to Washington to beg for money. Not now. Now we negotiate with the Chinese," said Chavez. Chavez announced that during his visit to Beijing the investment fund will benefit from an additional four billion dollars for further "development" in Venezuela. After China, Chavez will head to Moscow. Venezuela in recent years has been broadening its military ties to Moscow, and Chavez backed Russia in the recent Georgian conflict. Last week, Russian supersonic Tu-160 bombers for the first time flew training runs with Venezuela in an area of the Caribbean traditionally considered the US military's sphere of influence. Chavez's trip is expected to last until September 27.

Cuestión de principios


Por: Víctor Maldonado - victormaldonadoc@gmail.com - El presidente Chávez se ufana de presidir una revolución centrada en valores. Argumenta que su gobierno es nacionalista, no tolera la intervención extranjera, es antiimperialista, objeta el modelo económico del capitalismo, vela por los derechos humanos de los más débiles de la sociedad, y sostiene que el centro de la estrategia latinoamericana debe ser político. Pero cuando analizamos la práctica política del régimen vemos que los valores humanos del socialismo del siglo XXI se hacen jirones y terminan embadurnados de la conveniencia del momento. Por ejemplo, acepta la escisión de Osetia del Sur y Abjasia, pero le parece indignante la reacción autonómica de las provincias de Bolivia. Defiende "hasta con su sangre, si es posible" la integridad territorial de Bolivia, pero se ha mostrado más que interesado en dotar a las FARC de estatus beligerante y de la posibilidad de que administren una porción del territorio colombiano. Acusa a los Estados Unidos de intervencionistas, pero por otra parte amenaza con invadir a Bolivia, si le tocan un pelo a Evo. Exige para sí una línea de disciplina inalterable, pero disfruta al dirigirse directamente a los soldados colombianos, bolivianos o ecuatorianos, pasándose a toda la línea de mando sin pedir excusas o parecerle inapropiado. Practica una verborragia torrencial en los medios de comunicación, en las que se permite todas las indiscreciones posibles, y sin embargo reacciona ferozmente si un ministro de otro gobierno comenta su conducta o duda de la validez de sus propuestas. Rechaza la hegemonía militar "del imperio" pero parece estar desesperado por concertar unas bases militares rusas en suelo venezolano. Y en cuanto a los derechos humanos, depende. En ningún caso serán, por ejemplo, los de Nixon Moreno o los del prefecto del departamento de Pando, en Bolivia. Más bien defenderá los propios, advirtiendo detrás de cada sombra una conspiración magnicida, a la que ahora se suma el conspicuo José Vicente Rangel, experto montador de ollas noticiosas, a quien los achaques de la edad lo tienen viendo manos homicidas por todos los rincones de su casa. Por lo general los gobernantes mantienen un compromiso con la verdad. Tratan por lo tanto de no mentir, tal vez porque saben que al hacerlo se vuelven esclavos y rehenes de sus propias palabras. Pero eso tampoco es un problema para el nuestro, cuya capacidad para dar rienda suelta a sus delirios es proverbial. Inventa conspiraciones, persecuciones y atentados; inventa capacidades de control, inteligencia y seguimiento, que ni la CIA ha podido igualar; inventa obras y proyectos que no con todo el dinero del mundo se pueden hacer; se inventa aliados (o los compra) y últimamente se inventa silencios muy convenientes, como cuando le preguntan sobre un tal Antonini, o de sus viejas afinidades con las guerrillas. Inventa con la desesperación de alguien que se está ahogando, para ganar tiempo, o para no dejarse abatir por la ola que viene. Inventa para procurarse a sí mismo un mito que lo iguale con sus próceres. Inventa el asesinato del Libertador, la conjura de Santander, y por supuesto, la animadversión de todos aquellos que le resultan diferentes. Inventa mientras compra audiencias, mientras extorsiona gobiernos, mientras el chorro de petrodólares le sostiene un auditorio conveniente de leales y de mercenarios. Por lo que se ve, el único principio que vale la pena para el presidente es él mismo. El único valor es mantenerse en el poder, aun cuando estos dos objetivos lo hagan caer sistemáticamente en la contradicción y la mentira. Aun cuando la realidad sea una bofetada cotidiana en su rostro. Aun cuando en la emoción de un halago exitoso Aristóbulo confiese alguna que otra verdad: Que los tiranos y los criminales son ellos y no nosotros.