jueves, 18 de septiembre de 2008

La revolución se arma


DEFENSA-VENEZUELA - Por Humberto Márquez - CARACAS (IPS) El gobierno de Venezuela aumentó los rangos y cargos de su cúpula militar, continuó las compras de nuevos sistemas de armas, institucionalizó las milicias, dividió su territorio en cinco regiones para la "defensa integral" y por primera vez lo abrió a ejercicios aeronavales con Rusia. "Hay una revolución militar y desde los cadetes hasta los almirantes y generales en jefe son, con algunas excepciones pues siempre las hay, una masa de soldados que están cada día más comprometidos con el pueblo y con el proyecto, con la Constitución y la revolución", proclamó el presidente venezolano Hugo Chávez. El proceso que dirige es "una revolución pacífica, pero armada", insistió el mandatario. El estreno de armas, aliados, estructuras, tareas y presillas en la institución castrense coincidió en septiembre con un nuevo enfrentamiento político entre Caracas y Washington y con la advertencia de Chávez de que actuaría militarmente en Bolivia si el presidente de ese país, Evo Morales, fuese asesinado o derrocado por sus oponentes. En lo interno, coincide con el inicio de la campaña política con vistas a elegir en noviembre a gobernadores y alcaldes, instancia en la que Chávez puede tener unos cuantos resultados adversos si se confirman los resultados de las encuestas. Pero también con denuncias gubernamentales, desdeñadas por la oposición, en el sentido de que se estaría fraguando un nuevo golpe de Estado o un intento de magnicidio en Venezuela. "Lo que en verdad está ocurriendo es que se dan pasos para la militarizació n de la sociedad y para abandonar el concepto de que el poder militar debe supeditarse al civil", señaló a IPS Rocío San Miguel, directora de la organización no gubernamental Control Ciudadano para la Seguridad , la Defensa y la Fuerza Armada Nacional. Los cambios efectuados en la Fuerza Armada son producto de una nueva ley, entre las casi 70 dictadas por Chávez en el periodo de un año y medio que el parlamento le facultó para legislar por decreto sobre una docena de materias. La ley facultó al mandatario para establecer "regiones estratégicas de defensa integral" y, en ese marco, dividió al país en cinco: central (Caracas y estados vecinos), occidental, oriental, Guayana (sudeste) y los Llanos (centro y sudoeste). San Miguel hizo notar que el territorio Esequibo, bañado por ese río y sus afluentes y que es el occidente de la actual Guyana, no figura en la repartición a pesar de que Venezuela formalmente lo reivindica como propio desde antes de la independencia de su vecino país, en 1966, lo cual puede sentar un precedente a favor de Georgetown en esta disputa limítrofe. En paralelo, Chávez creó nuevos rangos militares: mayor general (general con tres soles), entre el general de división (dos soles) y el general o almirante en jefe (cuatro soles), éste último un nuevo estamento máximo para la Armada. Por sobre esos centenares de generales y almirantes de uno a cuatro soles estará el comandante en jefe, que es el presidente de la República , con la particularidad de que no será una posición nominal como en el pasado sino de jefatura efectiva. Chávez hizo carrera hasta teniente-coronel, grado en la mitad del escalafón de oficiales que existía en 1992, cuando encabezó una cruenta sublevación militar que fue dominada y le condujo a la cárcel durante dos años, antes de pasar a retiro. Los nuevos rangos y cargos que inflan la cúpula castrense permiten a Chávez, según observadores como San Miguel, dirigir la Fuerza Armada con la gente que más conoce y de su mayor confianza, la de las promociones egresadas de las academias militares en 1978 o antes, en el límite del vencimiento del tiempo usual de servicio, que es de 30 años. Ello en particular, cuando se han reformado otros elementos de la institución, como agregarle el cognomento de "bolivariana" (Ejército, Armada, Aviación y Guardia Nacional bolivarianas) , "mientras que en la práctica política se han identificado los términos chavista y bolivariano" , observó el polemista opositor Teodoro Petkoff. Como consigna de saludo y despedida, la institución ha adoptado el lema "Patria, socialismo o muerte", a despecho de críticas opositoras, según las cuales se exceden disposiciones constitucionales sobre el carácter a partidario de la Fuerza Armada. Por otra parte, los poco más de 100.000 efectivos de la Fuerza Armada serán reforzados con una cantidad similar de un nuevo componente, las milicias, reemplazo de cuerpos que antes eran prácticamente de papel, como la reserva y la guardia territorial, y que podrán coordinar su trabajo con los consejos comunales. Estos son definidos en otras leyes, y así promovidos por el oficialismo, como la unidad o célula básica de organización popular para construir una sociedad socialista, aunque la mayoría de ellos se consagra a mejorar viviendas y otros espacios de hábitat. El general retirado Alberto Muller, vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, dijo recientemente a IPS que "la creación de la milicia responde a la doctrina de la guerra asimétrica, de todo el pueblo", ante el supuesto de una invasión. La milicia "tiene su historia en Venezuela desde 1830, recoge la tradición de que todos los ciudadanos deben participar en la defensa del país y se supera el problema de que una casta militar profesional pueda dar un golpe de Estado". En cambio, para el general retirado Raúl Baduel, ministro de Defensa de Chávez entre 2006 y 2007 y ahora crítico del gobierno, "las milicias se convertirán en una fuerza paralela a la Fuerza Armada , en una nueva guardia pretoriana". Aunque la doctrina para hipótesis de conflicto sea de "guerra asimétrica", el grueso de los recursos va al armamento convencional, y Venezuela en los últimos tres años hizo compras por más de 4.000 millones de dólares a Rusia y unos 1.000 millones a China. En Rusia se han comprado 24 cazabombarderos Sukhoi-30, más de 60 helicópteros MI, 100.000 fusiles AK Kaláshnikov, una fábrica para producirlos en Venezuela, barcos de superficie, y se tramita la adquisición de submarinos, mientras que a Beijing se le compran 24 aviones Karakorum K-8, de entrenamiento y patrullaje. Los K-8 se adquieren después de que se frustró la compra de Supertucanos a Brasil, debido al veto impuesto por Estados Unidos para que componentes de ese origen presentes en esos aparatos fuesen entregados a Venezuela, con cuyo gobierno está enfrentado política y diplomáticamente. Para remarcar la "alianza estratégica" con Moscú, Venezuela recibió por primera vez en su historia la visita de dos cazabombarderos estratégicos Tupolev TU-160 de ese país, y en noviembre recibirá una pequeña flota rusa para efectuar maniobras conjuntas. Nuevamente aparece el horizonte electoral, pues tales maniobras coincidirán con los comicios que, pese a su carácter regional y municipal, son considerados tanto por Chávez como por sus detractores como decisivos para fortalecer o debilitar el "proceso".
La cientista social Colette Capriles ha sostenido que Chávez, con movimientos como los efectuados en la institución castrense, "afianza sobre la sociedad el poder del Estado dirigido por él, para en la práctica hacer lo que quiera independientemente de cómo los ciudadanos sufraguen". Puso como ejemplo que otra ley reformada por Chávez, la de Administració n Pública, le faculta para nombrar autoridades regionales, con atribuciones y presupuesto, "quienes podrán pasar sobre los gobernadores y alcaldes, aunque fueren elegidos y no impuestos". San Miguel destacó que también los jefes de las regiones tendrán presupuestos para obras y servicios, así como facultades amplias que minimizarán el papel de los civiles elegidos como gobernadores y alcaldes. Por añadidura, el presidente podrá designar a dichos jefes con prescindencia de su grado o jerarquía, lo cual, según San Miguel, "siembra desasosiego, pues si un oficial superior recibe órdenes de uno inferior se destruye el paradigma jerárquico". Finalmente, la recomposición de la cúpula castrense permitió al presidente Chávez estrenar en público días atrás su uniforme de comandante en jefe. (FIN).
http://www.ipsterraviva.net/LA/currentNew.aspx?new=1374

007 en Bolivia


Por: Hernán Zeballos H. - Todos conocen al legendario representante de su Majestad Británica, el personaje creado por Ian Fleming, el Agente Secreto 007, con licencia para matar. Bueno, el presidente Hugo Chávez, protector del Gobierno actual, se ha declarado un émulo del personaje británico y está dispuesto a ocupar Bolivia, en el momento que él considere oportuno, cuando sus amigos (o amigo en particular) consideren que están en peligro, por la amenaza que representa el Imperio para nuestro país, así como la Media Luna. Sucede ahora que, cuando menos cerca a dos o tres millones de ciudadanos no originarios, están en peligro, y deben andar como lo declaró, ¡qué ironía!, alguien que será retornado al país para ocupar una celda en Chonchocoro, con el “testamento bajo el brazo”, porque 007 puede entrar en acción. Algo más, el protector de Bolivia se ha sentido molesto con las declaraciones del general Luis Trigo, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, quien en defensa del país ha expresado que las FFAA, como corresponde, no permitirán la injerencia de ningún país, para ocupar territorio boliviano. ¡No!, dice Chávez, el general Trigo y sus comandantes inmediatos se encuentran en huelga, porque no salen a matar bolivianos. Además reclama: “se toma la libertad de, sin consultar con su Presidente, salir a responderle al presidente Chávez”. Nuestro canciller: chitón. Más claro agua, ahora somos una nueva colonia. La primera prueba para poner en vigencia a 007 en nuestro territorio se ha dado en Cobija, tal como revela el titular de un periódico de circulación nacional, el aeropuerto de esa ciudad se ha recuperado “a tiros”. Siguiente paso, las “FFAA detienen a 11 personas y las envían como confinadas” (16/09). Parecía que después de una no tan larga primavera democrática, se retorna al procedimiento de “confinar” a ciudadanos bolivianos dentro de nuestro propio territorio. De forma paralela, en una acción muy rápida, la presidenta Michelle Bachelet convocó a los presidentes de UNASUR para analizar la crisis boliviana, ya que el país no tiene la capacidad para resolver entre sus ciudadanos los problemas generados por las decisiones del Gobierno que busca imponer un modelo socialista asociado a otro modelo indigenista, en ambos casos apuntando a crear un país aislado, que busca retroceder en la Historia. Esto último, como bolivianos, es preocupante, porque el mensaje que lanza UNASUR es de total respaldo al Gobierno actual, pero basado en una visión incompleta del problema, ya que no toma en consideración los puntos de vista, los deseos de otra parte muy grande de la ciudadanía, una visión distinta de país. El argumento es: “respaldar las acciones del Presidente originario, que busca que las regiones ricas contribuyan con parte de sus recursos a favor de los más pobres del país”. Aquí no aparecen temas de fondo, el retorno al pasado, mediante la imposición de un proyecto de nueva Constitución Política del Estado que busca dividir al país en 36 naciones y separar a sus habitantes entre indígenas, campesinos originarios y los otros y la imposición de un esquema de dominio por los primeros, mediante sistemas diferenciados en la organización del Estado y la justicia. Detrás de todo esto, parecería existir un auténtico interés de los países vecinos, para que nuestra economía se debilite, el caso de la ausencia de inversión para seguir desarrollando nuestros recursos gasíferos pese a millonarias ofertas de inversión que no aparecen, y la conformación de un Estado tribalizado, al cual habrá que venir a imponerle “cascos azules” de las Naciones Unidas o una “fuerza de paz” que acabe con la independencia del país, ya que no podemos entendernos entre nosotros. Luego, seguramente siguiendo el modelo de Irak, se instalará un grupo que establezca a quien vendemos nuestro gas, a un precio definido –los clientes están a la vista: Brasil, Argentina y Chile— y para qué utilizaremos esos recursos, uno de esos usos sin duda será comprar alimentos de nuestros propios vecinos. ¿Ficción o realidad? En un corto plazo, lamentablemente, tendremos las trágicas respuestas.

Lamentable debut de Unasur


Por: Samuel Mendoza - De acuerdo con su carta constitutiva, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) fue creada para velar por la paz, la democracia, la justicia y la libertad en los países de América del Sur. Convocados por su presidenta pro témpore, Sra. Michelle Bachelet, Presidenta de Chile, los mandatarios de los países que componen esa Unión se reunieron el lunes pasado, 15 de septiembre, en Santiago de Chile, para considerar y analizar la grave situación que en esos momentos se estaba viviendo en nuestro país, Bolivia. Tras unas ocho horas de deliberaciones, los mandatarios sudamericanos redactaron y aprobaron la que se ha dado en llamar “Declaración de La Moneda” (Palacio presidencial de Chile). Se trata de un documento muy escueto de 9 puntos, a través del cual se lamenta los enfrentamientos, las muertes, los heridos y, en general, la delicada situación en Pando, donde, en la víspera, murieron 15 personas, muchas más resultaron heridas y unas cien desaparecidas. Acuerdan los miembros de Unasur crear una comisión “para realizar una investigación imparcial que permita establecer y esclarecer a la brevedad esta lamentable suceso...”. Hasta ahí, todo parece bien hilvanado. Sin embargo, de principio a fin el documento denota la parcializació n total e inequívoca de los presidentes sudamericanos con una de las partes en conflicto, esto es, con el gobierno del presidente Evo Morales Aima, sin intentar siquiera analizar o tomar en cuenta la versión del lado opuesto contenida en una carta dirigida a la Presidenta de Unasur por el Consejo Nacional Democrático (Conalde), a fin de establecer realmente la verdad de los hechos. En efecto, se expresa “el más pleno y decidido respaldo al Gobierno”, condenan cualquier intento de golpe civil, condenan también el ataque a instalaciones gubernamentales y, en alguna medida, tratan de ser imparciales haciendo “un llamado a todos los actores políticos y sociales involucrados a que tomen las medidas necesarias para que cesen inmediatamente las acciones de violencia, intimidación y desacato a la institucionalidad democrática y al orden jurídico establecido”. Se trata, pues, del único punto (4) en que los presidentes tratan, aunque forzadamente, de ser imparciales al juzgar los hechos de Pando. Lamentablemente, todo el resto del documento está dedicado a dar “pleno y decidido respaldo al Gobierno” sin tomar en cuenta su culpabilidad en el estado de caos y anarquía en que se vive actualmente en Bolivia. ¿Qué olvidó Unasur en su Declaración de La Moneda? Pues, 1. que el gobierno del presidente Evo Morales no aliente, organice y financie manifestaciones, marchas, bloqueos, ocupación ilegal de tierras, cerco a ciudades, enfrentamientos con grupos autonomistas y cívicos, considerando que, si el Movimiento Al Socialismo (MAS), partido del Gobierno, no hubiera obligado a campesinos pandinos y benianos a marchar contra Cobija (ciudad rebelde de la “media luna”) para defenestrar a su Prefecto, nada de lo ocurrido se habría producido y la sangre no habría llegado al río. 2. Que el Gobierno y el MAS dejen de alentar a los tenebrosos ´ponchos rojos`, a los cocaleros, a los sin tierra, a los alteños y otros grupos, para que siembren el terror y la intranquilidad en las ciudades y ataquen brutalmente a medios de comunicación y a periodistas independientes. 3. Que se juzgue los hechos en Pando imparcialmente, pues el Gobierno, de antemano, ha condenado al prefecto Leopoldo Fernández a 30 años de prisión sin escuchar siquiera su versión sobre los hechos y apresándolo y trasladándolo a La Paz con engaños, haciendo peligrar su vida frente a grupos masistas violentos. Unasur, si se precia de imparcial y de apegado a las leyes que rigen las naciones involucradas, debió haber incluido en su Declaración un acápite mediante el cual inste al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a no entrometerse en asuntos internos de otros países, particularmente de Bolivia, Nación a la que ha amenazado en reiteradas ocasiones con enviar tropas militares para sembrar odio, sangre, muerte, dolor y luto con el pretexto de defender a su gobernante Evo. Unasur debe reconocer y estar consciente de que todo el estado de casos, anarquía, división y virtual desgobierno en Bolivia, es culpa de ese autócrata que, cual si fuese una limosna y una propina, coloca en el bolsillo de su colega Evo Morales unos “cheques bolivarianos” que hieren profundamente la dignidad de Bolivia y de los bolivianos. Su amenaza de crear en nuestros país ‘uno, dos o más Vietnam’, fue rebatida, finalmente, por el comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de la Nación, Gral. Luis Trigo, a quien ahora Chávez acusa de haberse declarado en “huelga de brazos caídos” por no obedecer sus órdenes y por no soportar sus amenazas. ¿Por qué Unasur no tiró de las orejas a su más eufórico y deschavetado miembro que es el presidente venezolano? ¿No era oportuno llamarle la atención y sugerirle que se deje de meter las narices en Bolivia? ¿Por qué no recomendarle que el dinero que dilapida en otros países, incluyendo Cuba, Nicaragua, Ecuador, Bolivia y Argentina (caso maletín con 800 mil dólares), no dedica a librar al pueblo venezolano de la pobreza en que se debate?. Esa sería una buena, oportuna y sensata declaración del flamante organismo sudamericano. Ahora se anuncia una nueva visita del chileno José Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA). ¿Para qué?. Para analizar los hechos y procurar el diálogo a fin de lograr la paz en Bolivia. Muy loable, por cierto. Ocurre, sin embargo, que el Sr. Insulza ya tiene una idea clavada en su cerebro, más como chileno que como cabeza de la OEA, cual es la de procurar que los bolivianos acabemos por desangrarnos para que su país y otros, caigan como buitres sobre sus despojos. ¿O no? Bueno sería que, antes de tomar decisiones parcializadas, las comisiones de Unasur escuchen la voz del cardenal boliviano Julio Terrazas, quien dijo el domingo pasado que “los venenos que hoy nos pueden hacer morir, quizás no son de las serpientes sino de los odios y del racismo, de los llamados a la violencia (por las partes en conflicto), son el veneno que está matando el alma y el espíritu de los bolivianos” y condenó a quienes provocan los enfrentamientos para envenenar a los pueblos. “Defender el proceso de cambio o morir”, dice don Evo Morales; pero, ¿no será que ese proceso de cambio racista nos está ya llevando al desastre y a la muerte? Ya estamos en el fondo del barranco, ¿qué nos queda?. Sólo pedir a Dios que gobernantes y gobernados podamos finalmente llegar a acuerdos y unirnos patrióticamente para salvar, recuperar y reconstruir la Patria antes de que sea demasiado tarde. Ojalá que en el futuro, Unasur tome mejores caminos para alcanzar mejores metas en el destino de nuestras naciones.

El régimen se ha ido cerrando cada vez más


Por: Francisco Peregil - El responsable del equipo investigador de Human Right Watch relata las dificultades para recabar la versión del Gobierno - Cuando Hugo Chávez desea emitir un mensaje de interés nacional todos los canales de radio y televisión del país, públicos y privados, están obligados a difundirlo en directo. Es lo que en Venezuela se conoce como "cadena". Desde que ganó sus primeras elecciones en diciembre de 1998, Chávez ha pasado el equivalente a 43 días seguidos en cadena. En directo ha cantado boleros, ha destituido ministros, ha anunciado reformas, los progresos escolares de su hija Rosa Inés y hasta ha contado durante 5,28 minutos los sudores que le entraron cuando le sobrevino "en mitad de un túnel, en cadena", una diarrea. Crímenes, favores y vista gorda - Chávez se hace con el control de los jueces

Informe de HRW sobre règimen de Chavez


Otro accidente en PDVSA


Las mentiras tienen patas cortas


Por: Antonio Sánchez García - “Las mentiras tienen las patas cortas” - Refranero popular - Mal, muy mal ha de andar funcionando el laboratorio de guerra sucia de Miraflores si el intento por aplacar las escandalosas revelaciones del maletinazo con un magnicidio y un golpe de Estado se esfumó en menos de una semana. Ya están detenidos los magnicidas – hombres de paja del propio régimen montados en la olla para cazar incautos – y desaparecido todo peligro de golpe de estado, pero el caso de Maiónica, Carlos Kaufman y Carlos Durán está recién en sus comienzos. Ahora es cuando.Es el problema de manejar asuntos de estado con la política fascista de la mentira. “Miente, miente, que algo queda” es la consigna de estos politicastros rojo-rojitos. Pero la mentira tiene las patas cortas. Y allí están las desaforadas acusaciones del teniente coronel, secundado como siempre por sus lacayos asamblearios: noticias de un periódico de ayer. La verdad, en cambio, se impone mal que le pese a la revolución bolivariana. ¿Y qué dice esa verdad? Que el régimen es la versión moderna y venezolana de Alí Baba y sus cuarenta ladrones. Que en las bases del régimen pulula una corte de parásitos y gusanos enriqueciéndose a manos llenas con pleno consentimiento del presidente de la república, para quien la corrupción es inmanente a su sistema de dominio.Que las máximas autoridades a quienes está entregada la seguridad de la república estén coludidas con las narcoguerrillas colombianas en el tráfico de estupefacientes es francamente aterrador. Y que desde el vicepresidente de la república hasta ministros de diversas carteras, nadie tenga las manos limpias, no puede menos que conmover a los hombres decentes de nuestro país.Jamás en la bicentenaria historia de la república estuvo el país en manos más criminales que las de la mafia cuartelera y militarista que en 1998 y tras un sistemático asalto al Poder por medio golpistas y electorales se apropió del gobierno, usurpó todas las instituciones y las puso al servicio del enriquecimiento ilícito, las violaciones a todos los derechos constitucionales y la destrucción sistemática de nuestras tradiciones democráticas. ¿Cuáles serán las consecuencias de tanto estupro, tanta iniquidad, tanto crimen? Un país medianamente decente ya le hubiera puesto un fin a tanto desafuero, a tanta humillación, a tanto desprestigio. ¿Permitiremos los venezolanos que continúe esta danza de corrupción y latrocinios?Por ahora, no tenemos otras armas que las que nos dicta la Constitución: unirnos en defensa de la moral pública y expulsar el 23 N a los fariseos del templo. Pero que Hugo Chávez y todos sus lacayos no se llamen a engaño: les esperan juicios públicos y severos, estrictamente ceñidos al ordenamiento jurídico, hoy pisoteado por esta justicia del horror y la vergüenza. Que no se olviden de los precedentes de los juicios y sentencias del Jurado de Responsabilidad Civil y Administrativa, que en 1946 condenara a varias centenas de funcionarios públicos enriquecidos a la sombra de la dictadura de Juan Vicente Gómez. Entre ellos José Vicente Rangel Cárdenas, padre y abuelo de connotados protegidos del régimen.La verdad tiene su hora. Ya se aproxima. Las mentiras tienen las patas cortas.

En El Mundo de Bolivia