mover

mover

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Colores bajo el mar


Lo que hoy no conseguiste
con ánimo y cariño lo podrás lograr mañana.
Sí alguna vez tus sueños se derrumban
busca un poco de luz en tu ventana
Prométete a ti mismo un arco iris
y vuelve a comenzar.
No te detengas
construye nuevos sueños.
Piensa siempre que en tu camino
nada es imposible.
Pon todo tu ser
en todo lo que hagas
Baña siempre tus días
en el dorado resplandor del entusiasmo
Nunca más vuelvas a saludar el amanecer
sin una meta
Ve hacia las oportunidades
no esperes solamente que ellas vengan a ti
Es más fácil levantarse de una caída
que de una cobardía
No es el tiempo el que sana las heridas
sino el amor y la compañía
Piensa que cada día es el más importante
y entrégale tu fuerza y tus deseos
Mantente siempre en contacto con tu Creador
a través de la Oración

Desde Caracas, Venezuela, mis mejores deseos por una...

Merry
Christmas
Sretan Bozic
(Croacia)Mo'adim Lesimkha (Hebreo)Nodlig mhaith chugnat (Irlanda)Feliz Natal! Feliz Ano Novo! (Brasil)Nadolig Llawen (Gales)Hartelijke Kerstroeten (Holanda)Gëzuar Krishlindjet Vitin e Ri! (Albania)Geseende Kerfees en 'n gelukkige (Africa)Rõõmsaid Jõulupühi ja Head uut aastat (Estonia)Schéi Krëschtdeeg an e Schéint Néi Joer (Luxemburgo)Idah Saidan Wa Sanah Jadidah (Irak)Pax hominibus bonae voluntatis (Latín)Buon Natale e Felice Anno Nuovo (Italia)Shinnen omedeto. Kurisumasu Omedeto (Japón)
Selamat Hari Natal & Selamat Tahun Baru (Indonesia)
Kellemes karácsonyi ünnepeket és Boldog újévet!
(Hungría)Sawadee Pee mai (Tailandia)
Bon Nadal i feliç any nou
(Valencia)Noeliniz Ve Yeni Yiliniz Kutlu Olsun (Turquía)Ia ora i te Noere e ia ora na i te matahiti 'api (Tahití)Chung Mung Giang Sinh - Chuc Mung Tan Nien (Vietnam)Bon Nadal e Bo Ani Novo (Galicia)Joyeux Noël et Bonne Année! (Francia)Selamat Hari Natal dan Tahun Baru (Malasia)Bones Navidaes & Gayoleru anu nuevu! (Asturias)Shenoraavor Nor Dari yev Soorp Janunt (Armenia)Veseloho Vam Rizdva i Shchastlyvoho Novoho Roku! (Ucrania)Kala Christougenna Ki'eftihismenos O Kenourios Chronos (Grecia)Colo sana wintom tiebeen (Egipto)Bon Nadal i feliç any nou! (Cataluña)Glædelig Jul og godt nytår (Dinamarca)Linksmu Kaledu ir laimingu Nauju metu (Lituania)Ciid wanaagsan iyo sanad cusub oo fiican (Somalia)Feliz Navidad, Felices Pascuas (Paises Castellanoparlantes)Fröhliche Weihnachten und ein glückliches Neues Jahr! (Alemania)Meri Kirihimete (Nueva Zelanda)God Jul och Gott Nytt År (Suecia)Zorionak eta Urte Berri On! (Euskadi)Boas Festas e um Feliz Ano Novo (Portugal)
Craciun fericit si un An Nou fericit!
(Rumania)Gajan Kristnaskon & Bonan Novjaron (Esperanto)Tchestita Koleda i Shtastliva Nova Godina (Bulgaria)Pozdrevlyayu s prazdnikom Rozhdestva i s Novim Godom (Rusia)Wesołych Świąt Bożego Narodzenia i szczęśliwego Nowego Roku! (Polonia)Oloman (Cartagena)Hristos se rodi (Serbia)Srecen Bozic (Eslovenia)Zalige Kertfeest (Bélgica)Hauskaa Joulua
(Finlandia)

Nada puedo hacer para solucionar las penas del mundo, pero mucho puedo hacer para colaborar en el pedacito de mundo que me toca

Publicado por Mai en Megaresistencia
Había una vez un sabio que solía ir a la playa a escribir. Tenía la costumbre de caminar por la playa antes de comenzar su trabajo. Un día, mientras caminaba junto al mar, observó una figura humana que se movía como un bailarín. Se sonrió al pensar en alguien bailando para saludar el día. Apresuró el paso, se acercó y vio que se trataba de un joven y que el joven no bailaba sino que se agachaba para recoger algo y suavemente lanzarlo al mar. A medida que se acercaba saludó: - "Buen día, ¿Qué está haciendo?" - El joven hizo una pausa, se dio vuelta y respondió: - "Arrojo estrellas de mar al océano". - - "Supongo que debería preguntar ¿Por qué arrojas estrellas de mar al océano?" -, dijo el sabio. El joven respondió: - "Anoche la tormenta dejó miles de estrellas en la playa, hoy hay sol fuerte y la marea está bajando, si no las arrojo al mar, morirán". - - "Pero joven, replicó el sabio, no se da cuenta que hay cientos de kilómetros de playa y miles de estrellas de mar, ¿Realmente piensa que su esfuerzo tiene sentido?" - El joven escuchó respetuosamente, luego se agachó, recogió otra estrella de mar, la arrojó al agua y luego le dijo: - "Para aquella, sí tuvo sentido". La respuesta sorprendió al hombre. Se sintió molesto, no supo que contestar y regresó a su cabaña a escribir. Durante todo el día, mientras escribía, la imagen de aquel joven lo perseguía. Intentó ignorarlo pero no pudo. Finalmente al caer la tarde se dio cuenta que a él, el científico, a él, el sabio, se le había escapado la naturaleza esencial de la acción de aquel joven. Él había elegido no ser un mero observador en el Universo y dejar que pasara ante sus ojos. Había decidido participar activamente y dejar su huella en él. Se sintió avergonzado y esa noche se fue a dormir preocupado. A la mañana siguiente se levantó sabiendo que debía hacer algo. Se vistió, fue a la playa, encontró al joven y pasó el resto de la mañana arrojando estrellas de mar al océano.

¿Cuál es el barco en el que más navegas?

Un día se supo que la isla se hundiría. Todos prepararon sus barcos para partir, con excepción del amor, que quería permanecer en su hogar hasta el último instante. Cuando la mayor parte de la isla estaba ya bajo el agua, el amor decidió pedir ayuda. En ese momento pasó la riqueza en una imponente galera, y el amor le preguntó:
- Riqueza, ¿puedes ayudarme?
La riqueza le respondió:
- No, lo lamento. Llevo mucho oro y mucha plata en mi barco. No hay forma de que quepas.
El amor se apresuró entonces a pedirle ayuda a la vanidad, que navegaba en un yate muy fino y elegantemente adornado:
- Vanidad, ¿podrías ayudarme?
Y la vanidad contestó:
- Perdóname, Amor, pero estás mojado y lleno de barro. No quisiera ensuciar mi lindo bote.
El amor vio a la tristeza:
- Tristeza, ¿puedo ir contigo?
- Oh... Amor, -replicó,- estoy tan triste que prefiero estar sola.
La felicidad también rechazó la petición, porque estaba tan feliz que no quiso ocuparse de nada que interrumpiera la dicha que sentía.
De repente, el amor escuchó una voz que lo llamaba:
- Amor, ven, acércate. Yo te llevo.
El amor estaba tan agitado, contento, y aliviado, que no se le ocurrió preguntar quién lo había salvado.
Al llegar a tierra firme, el amor cayó en cuenta de su olvido y queriendo saber a quién agradecer, le preguntó a un anciano que contemplaba el océano.
- ¿Quién me ayudó?
- Fue el tiempo.- afirmó la sabiduría.
- ¿El tiempo? -cuestionó incrédulo el amor- ¿Por qué?
Y la sabiduría aclaró:
- Porque el tiempo es capaz de entender la grandeza del amor.
¿Valoras, agradeces y disfrutas a quienes te aman?