martes, 16 de diciembre de 2008

Título Académico vs. Calidad Humana


El poder y el delirio


Por: Mario Vargas Llosa - La biografía de Hugo Chávez escrita por el ensayista mexicano Enrique Krauze muestra un personaje más complejo de lo que se piensa. El venezolano está abrasado por el patriotismo y el culto a Bolívar. Quienes consideran al comandante Hugo Chávez un ser primitivo y superficial juzgándolo sólo por sus apariciones televisivas, en las que derrocha truculencia, demagogia, vulgaridad, diatribas y jerga, se llevarán una sorpresa leyendo el libro que el historiador y ensayista mexicano Enrique Krauze ha dedicado al presidente venezolano: El poder y el delirio. En su intenso rastreo, Chávez aparece, desde adolescente, antes de ingresar al Ejército, como un joven abrasado por una pasión subversiva y patriótica, que practica el béisbol con éxito y devora libros de historia de su país, biografías de sus héroes y escudriña sin tregua la vida y proezas de Bolívar a quien profesa un culto religioso y sueña con emular. Más tarde, ya de oficial, experimentará una singular conversión a la ideología y los designios revolucionarios de los guerrilleros a quienes ha sido enviado a combatir a la región de Anzoátegui. Allí, en los setenta, leyó un libro que, según Krauze, cambió su vida: El papel del individuo en la historia, del padre del marxismo ruso, Gueorgui Plejánov. A partir de entonces, mezclando reflexiones propias con lecturas de Marx, Lenin y panfletos revolucionarios latinoamericanos, al mismo tiempo que a su devoción por Bolívar añadía la fascinación por Fidel Castro, irá construyendo su peculiar ideología, una alianza de militarismo, marxismo y fascismo, en el que el eje y motor de la revolución es el héroe epónimo, entendido éste en la acepción carismática y trascendental que le atribuyó Carlyle en su libro (tan admirado por Hitler) De los héroes y el culto de los héroes. Todo esto ocurre en el secreto, claro está, pues el Ejército del que forma parte Chávez se halla en aquellos años identificado con los gobiernos democráticos de Venezuela y empeñado en una lucha difícil contra las guerrillas que, apoyadas por Cuba, han abierto varios frentes de lucha en el interior del país. Dentro de sus filas, Chávez forma sociedades secretas y conspira ya entonces preparando la toma del poder mediante un golpe, algo que sólo intentará, fracasando en el intento, años más tarde, en 1992, durante el segundo Gobierno de Carlos Andrés Pérez. De manera que cuando el comandante Chávez sube al poder, en 1998, ungido por los votos de los electores venezolanos, está lejos de ser un improvisado. Va a poner en práctica un proyecto político y social que irá puliendo y radicalizando desde el gobierno, pero que ya le rondaba la cabeza desde su juventud. Ésta es también una tesis que hace suya el ex presidente boliviano Jorge Quiroga, para quien Chávez es un astuto estratega que, detrás de sus extremos histriónicos, va edificando sin prisa ni pausa y a golpes de chequera -de petrochequera- un imperio continental estatista, totalitario y caudillista. Este proyecto, dice Krauze, aunque se promueve a sí mismo con una retórica revolucionaria y marxista, tiene, por su componente militarista, vertical y sobre todo el culto irracional del héroe, una entraña fascista, y su semejanza mayor, en América Latina, son Perón y el peronismo. Uno de los aspectos más interesantes de la investigación de Krauze es mostrar la influencia que ejerció sobre Chávez un pintoresco personaje de híbrido prontuario, Norberto Ceresole, peronista, profesor de la Escuela Superior de Guerra en la URSS, representante de Hezbolá en España, antisemita y neonazi militante, autor de libros de geopolítica que negaban el Holocausto. Luego de haber estado vinculado a la dictadura militar de izquierda del general Velasco Alvarado en el Perú, Ceresole se convirtió en asesor y panegirista del comandante Chávez, a quien acompañó en sus giras por el interior de Venezuela. El poder y el delirio es un libro muy ameno, compuesto de ensayo histórico, reportaje periodístico, documento de actualidad y análisis político. Traza un animado fresco del pasado inmediato venezolano, donde encuentra las raíces secretas de la crisis que abrió a Chávez las puertas del poder en el deterioro, despilfarro y corrupción en que degeneró una democracia que, a la caída de la dictadura de Pérez Jiménez, y con el Gobierno de Rómulo Betancourt había abierto un período, ejemplar en ese momento latinoamericano, de libertades públicas, fortalecimiento de las instituciones civiles y de la legalidad, a la vez que de intensa preocupación social. Con justicia, Krauze llama a Betancourt "la figura democrática más importante del siglo XX en América Latina", pues no sólo impulsó la libertad en su país sino luchó sin desmayo contra todas las dictaduras, de Trujillo a Fidel Castro, que mantenían al continente en el atraso y la barbarie. Si la llamada "doctrina Betancourt" que quería comprometer a todos los gobiernos democráticos del continente a romper relaciones y a acosar diplomáticamente a todo régimen de facto hubiera prosperado, otra sería la suerte política de América Latina en la actualidad. Por eso fue atacado con ferocidad sin igual por los dos extremos y se salvó de milagro de los varios atentados contra su vida. Krauze tiene razón: Rómulo Betancourt fue un demócrata cabal, un estadista honrado y lúcido, y si todos los gobernantes que lo sucedieron hubieran seguido su ejemplo jamás hubiera surgido en Venezuela un fenómeno como el de Chávez. Por desgracia no fue así y, al igual que en otras democracias latinoamericanas, la ineficiencia y la corrupción que vinieron después hicieron que grandes sectores sociales, frustrados en sus anhelos, se dejaran seducir por los cantos de sirena revolucionarios. Y, ahora, mientras luchan por recuperar la democracia que perdieron, aprenden (¿aprenden, de verdad?) que el sacrificio de la libertad es siempre inútil, pues los hombres fuertes y caudillos acarrean siempre peores males que los que pretenden remediar. En los animados diálogos y mesas redondas y entrevistas con intelectuales venezolanos de distintas tendencias que acompañan el ensayo de Krauze, se despliega toda la complejidad de la situación actual en Venezuela, y queda claro que hay criterios muy diversos entre los análisis que hacen distintas figuras de la oposición, de un Teodoro Petkoff a un Germán Carrera Damas o a un Simón Alberto Consalvi, para explicar el fenómeno Chávez. Pero lo que surge de todo ese rico material polémico es algo que resulta muy alentador: lo más graneado y sólido de la intelectualidad venezolana, sea de izquierda, de centro o de derecha, milita en las filas de la oposición democrática al régimen caudillista de Chávez y trabaja para impedir que el proyecto autoritario cancele los espacios de libertad que aún sobreviven. Y todos parecen coincidir en la convicción de que esa lucha por la libertad debe ser pacífica, de ideas y principios, y electoral. Esta es la primera vez en la historia de América Latina en que un régimen "revolucionario" no ha conseguido reclutar a un solo artista, pensador o escritor de valía y más bien se las ha arreglado para ponerlos a todos ellos en la oposición. Vale la pena subrayarlo y celebrarlo porque lo cierto es que hasta ahora todas nuestras dictaduras, sobre todo si eran de izquierda, han tenido cortesanos intelectuales, y a veces de alto nivel. No es menos extraordinario que en la resistencia a Chávez militen, en la vanguardia, los estudiantes universitarios, en su gran mayoría, y sobre todo los de las universidades públicas, es decir, los de origen social menos próspero. Enrique Krauze entrevista a varios de ellos y hace un perceptivo examen de las razones que han llevado a los jóvenes venezolanos a rechazar la supuesta "revolución socialista del siglo XXI" y a movilizarse, en diciembre del año pasado, contra el intento del régimen de Chávez de legitimar su eternización en el poder mediante un plebiscito. La derrota que allí experimentó el régimen, por primera vez, es una fecha histórica, porque desde entonces ha cambiado la correlación de fuerzas, y ello ha quedado demostrado el pasado 23 de noviembre, con los resultados de las elecciones en las que la oposición conquistó los cinco Estados principales del país y un gran número de alcaldías. No creo que sea wishful thinking predecir que desde ahora, y aunque ello tome tiempo, Venezuela dejará de retroceder hacia el autoritarismo pleno y avanzará de nuevo hacia una democracia renovada, enriquecida por la experiencia y vacunada contra los errores que engendraron la anomalía de la que ahora trata de emanciparse.

No habrá referéndum

Por: Asdrúbal Aguiar - correoaustral@gmail.com - Nada daña tanto a la democracia como el abuso o la inflación de democracia; es decir, ninguna sociedad crece y madura democráticamente por la sola circunstancia de que sea convocada al ejercicio electoral todos los días, como ocurre entre nosotros. La democracia, para ser tal, reclama de una ética, de una relación inseparable entre los fines legítimos de la democracia y los medios para alcanzarlos, que siempre han de ser tan legítimos como aquellos. Lo que quiere decir, en síntesis, que la democracia, si acaso reclama de formas, es su ejercicio efectivo el que le da su tono y la hace ser, más que una expresión estructural de la organización política de una sociedad, un testimonio de vida cotidiana, un estado del espíritu ciudadano. La reiteración de esta enseñanza, que logra trasuntar a las horas adversas que viven hoy las democracias occidentales bajo la amenaza continuista de sus gobernantes, la creo pertinente a la luz de la enmienda inconstitucional en que se ha empeñado el pequeño caporal de Miraflores, cuyo mandato vence fatalmente el 2012. Una de las exigencias centrales de la democracia reside en el ejercicio del poder conforme al estado de derecho. La Corte Interamericana de Derechos Humanos, cada vez que puede, repite hasta la saciedad y por lo mismo que no concibe a la democracia sin acatamiento a la legalidad constitucional por los gobernantes, ni ésta ni aquella sin la garantía del ejercicio efectivo de los derechos humanos y las libertades fundamentales. Se trata de una tríada cuyas partes pierden su total sentido en defecto de las otras. El Presidente Chávez, con abierto desprecio por una decisión soberana que le vincula y que mal puede desatar, como lo es el pronunciamiento popular reprobatorio de su manida reforma constitucional socialista y, junto a ella, de su obsesión por mantenerse en el poder, vuelve otra vez por sus fueros y de nuevo, para tal cometido, le ha pedido al pueblo venezolano -Asamblea Nacional mediante- volver otra vez a comicios. No albergo duda en cuanto a que en la calenturienta y poco asentada cabeza de nuestro "mogrollo" gobernante bulle otra vez aquella idea que lo llevara, en 1999, a tirar al traste el orden constitucional de 1961. Dijo y se lo aceptó la Corte Suprema de entonces, que por sobre la voluntad de la mayoría votante no podía empinarse ninguna Constitución por importante que fuese. Y desde entonces, qué duda cabe, cree, a pesar de su muy declinante popularidad, que su propia Constitución puede hacerse y deshacerse o remendarse cada vez que llame al pueblo a comicios y en cada oportunidad hacer variar, al ritmo de las emociones, los alcances de contrato social que le da a Venezuela su estabilidad republicana. De allí que, en el fondo de las cosas, no entienda este dislocado personaje que mal puede volver a proponer su iniciativa de modificación constitucional para reelegirse durante lo que le resta de su período de Gobierno. Y de allí que, además, juegue con las imágenes y atropelle con saña el sentido jurídico y teleológico de las expresiones reforma y enmienda constitucionales, para afirmar que lo que ahora propone es una enmienda y no una reforma, algo distinto según él y de suyo posible todavía. De allí sus insultos desaforados a quienes le han dicho lo contrario y hasta su osadía -propia de la ignorancia sin límites- de pedirle a los decanos de Derecho de nuestras universidades que vuelvan a estudiar leyes. Cabe, pues, repetir lo dicho. No hay democracia allí donde no se ejerce el poder conforme al estado de derecho. Y si éste falla en sus seguridades -dado que no es una suerte de sustancia maleable y ajustable al gusto de caudillos o revoluciones de turno- tampoco hay ni se puede predicar la existencia de un régimen que respete y garantice los derechos y libertades fundamentales. Así de simple. Vayamos por parte en la explicación. El carácter de una enmienda y su diferencia con una reforma, reside, dicho coloquialmente, en la insignificancia sustantiva de la primera; no se trata de una diferencia cuantitativa, que se centre en el mayor o menor número de artículos que sea objeto de la reforma o enmienda constitucionales. La reforma de un solo artículo puede afectar la estructura fundamental del texto constitucional en tanto que la enmienda, comprometiendo a muchos artículos, no logra hacerlo. De modo que, a la luz de la norma sobre la reelección presidencial planteada en la reforma de 2007 y rechazada por el pueblo y vuelta a replantear por su único interesado -el Presidente- como enmienda, basta con señalar que a tenor de la Constitución en vigor la forma del Gobierno venezolano es alternativa y de mandatos revocables; lo que quiere decir que el andamiaje constitucional de 1999 corre en línea contraria a quienes intenten perpetuarse en el ejercicio del poder. Y ello es así, aun cuando, en un arresto de desespero, el padre de la enmienda quiera argüir que la vigencia de las monarquías española e inglesa vitalicias y hereditarias en nada predican que sus regímenes sean antidemocráticos; a menos que, lo así dicho por éste, sea la meridiana confesión de que sólo aspira verse coronado como rey de los venezolanos. Sea lo que fuere, si lo anterior por elemental no basta y tampoco le basta a Chávez la prohibición constitucional de presentar dentro de un mismo período constitucional una reforma constitucional rechazada disfrazándola de enmienda, cabe recordar y recordarle que la Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política, en su artículo 193, una vez como señala que no pueden convocarse a más de dos actos de votación sobre distintos referendos.. ., precisa luego que "si la materia -léase el fondo y no la forma- objeto de un referendo fuere rechazada por el pueblo, no podrá presentarse de nuevo durante los dos años siguientes". Siendo así, si Chávez, por lo visto, ha decidido no atender ni ajustar su conducta a la Constitución ni apegarse a las reglas sustantivas del estado de derecho, y si acaso lo que le importa son las formas, no cabe duda en cuanto a que nunca antes de diciembre de 2009 -los dos años de ley- podrá invitar al pueblo a un nuevo referendo sobre su permanencia o no en ejercicio de la Presidencia. Así de claro. Entre líneas. El anuncio por el Presidente Correa, socio de Hugo Chávez, de que no pagará la deuda externa contraída por su país, es apenas una puesta en escena -para medir las reacciones internacionales- de cuanto pretende hacer o hará éste, sucesivamente y una vez como haya raspado la olla de Pdvsa. Al despropósito, quiéranlo o no sus responsables, se le ven las costuras. Habiendo llegado el período de las vacas flacas y luego del grosero derroche que han hecho de los tesoros de sus respectivos países durante la larga década de las vacas gordas, quieren hacerle ver a sus pueblos que viviremos en la pobreza por culpa de una banca transnacional expoliadora y capitalista. ¡Mogrollos y mogollones! • Llegó Raúl Castro a nuestro suelo colonial en calidad de emisario de la Corona habanera, para revisar el estado de nuestras circunstancias y las acciones de su Capitán General Hugo Chávez Frías. ¡Quién lo hubiese imaginado!

Obligado ni a la esquina


Por: Victor Zambrano - Un nuevo paso se añade a las jornadas de cedulación. Una vez que las personas asisten a la Onidex para obtener la cédula de identidad son conminadas a firmar a favor de la enmienda constitucional para apoyar la reelección presidencial indefinida. Cuando se les entrega el documento los instan a firmar para activar el referendo consultivo para modificar el artículo 230 de la Carta Magna. La situación pudo ser constatada ayer en la oficina ubicada en el sector Sierra Maestra del municipio San Francisco, donde todas las personas que se cedularon durante la jornada matutina fueron abordadas por la funcionaria que plastificaba y entregaba el documento, quien los conminaba firmar a favor de la consulta. “Justo antes de entregarme la cédula plastificada me dijo que si iba a firmar para lo de la enmienda y me mostraron una carpeta que dice recolección de firmas. Yo les dije que no estaba interesada en firmar, así que me la entregaron y me retiré”, dijo Nelly Sandoval, una ciudadana a la salida del recinto. Sandoval consideró la actividad como un “irrespeto a las instituciones públicas” por lo que instó al sector oficialista a ubicar puntos de apoyo que sean específicos para la recolección de firmas. “Me parece insólito que hagan eso en la sede de una institución que presta un servicio público, para eso deben tener lugares específicos donde no se mezcle una cosa con la otra”. Elimary Rincón, una estudiante, confirmó que su firma y la de otras personas que estaban en la fila para obtener la cédula de identidad fue solicitada por la funcionaria que se encontraba al final de la mesa. La joven expresó su molestia por el hecho pues -a su juicio- “no es el lugar adecuado para la recolección de firmas. Están llevando la política a organismos públicos”. En PDVSA también - Desde la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de la República ha sido considerable el número de denuncias emitidas desde el seno de Petróleos de Venezuela (PDVSA). Las fuentes que por temor a ser removidas de sus puestos de trabajo siempre han pedido no ser identificadas aseguran que en tiempos electorales la empresa petrolera se convierte en un escenario más utilizado por el Gobierno para hacer proselitismo político. “Para recoger las firmas necesarias para el referendo de enmienda constitucional nos han hecho firmar de forma reiterativa a las mismas personas todas las semanas llevando el control con unas carpetas de registro que tienen”, así lo denunció un trabajador de la sede de PDVSA ubicada en el sector El Menito del municipio Lagunillas. Las declaraciones de empleados y ex empleados de la estatal petrolera revelan que las tendencias a exigir a la nómina de trabajadores de la empresa a participar en prácticas políticas que favorezcan al Gobierno no son nuevas, datan desde el año 2004 cuando el oficialismo organizó una recolección de firmas para respaldar al primer mandatario nacional frente a la recaudación de rúbricas emprendida por el sector opositor para solicitar la revocatoria del mandato presidencial a Hugo Chávez. PDVSA no escapó de este hecho. La actividad se repitió en el año 2006 en un nuevo proceso de recolección destinado a favorecer la creación del Partido Socialista Unido de Venezuela. No sólo dentro de las sedes sino en las adyacencias ya pueden verse “puntos rojos”. Ochocientas mil en Zulia - Betty de Zuleta, miembro del buró político del PSUV, afirmó que la meta del partido de la tolda roja es recolectar un total de 800 mil firmas en el estado Zulia a través de dos etapas que la diputada denominó como “oleadas”. “La primera etapa tiene como meta lograr la recolección 350 mil firmas y culminará el 17 de diciembre para ser trasladadas a Caracas en esa fecha, posterior a esa primera entrega se mantendrán las jornadas de recolección en un segunda etapa que plantea la meta de 450 para lograr las 800 mil”.

Uh, ah, Chávez NO se va


Por: José Guerra - La revolución mexicana comprendió el lapso entre 1910 y 1920 en un proceso que se inició con el alzamiento contra el régimen continuista de Porfirio Díaz que ya tenía treinta años en el poder. La revolución la inició Francisco Madero con una consigna muy simple pero directa, que fue al corazón del pueblo de México: "sufragio efectivo, no a la reelección". Consolidada la revolución y luego de disputas intestinas entre sus dirigentes, Pancho Villa, uno de sus líderes más populares, cuyo verdadero nombre era Doroteo Arango acuñó una frase extraordinaria; "Ahora que la revolución ha degenerado en gobierno", para referirse a la traición a los ideales que originaron la insurrección social en México. Eso mismo es lo que le está pasando a lo que Hugo Chávez llama una revolución o también socialismo el siglo XXI: está degenerando. Lo que comenzó como un basto movimiento de masas por un cambio en Venezuela, que Hugo Chávez supo encarnar y utilizar para sus fines personales, es hoy una caricatura de revolución cuyo único y exclusivo móvil es su reelección por seculum seculoron. Chávez quiere ser presidente vitalicio y punto. Para ello cuenta con una camada de segundones, alienados políticamente cuya razón de existencia es el culto a su persona. Nada motiva al proyecto sino la figura de Chávez, no hay ideología sino aquella que sirve para reverenciarlo. La adoración destilada. Hasta dónde habrá llegado la decadencia del proyecto socialista del siglo XXI que dos de sus voceros más calificados son el general Alberto Muller Rojas, quien fue gobernador en la época del presidente Lusinchi y prominente militar de ese régimen y Lina Ron con un repertorio político que se inicia y concluye con la frase "ordene mi comandante". No hay figura, a parte de Chávez, que elabore una idea coherente sobre cualquier tema por simple que éste parezca. Sin embargo, lo que se llama el chavismo dista mucho de ser una doctrina o ideología, no pasa de ser un sentimiento como lo fue en Venezuela la fuerza representada por algunos presidentes. ¿Quién se acuerda en Venezuela del medinismo, en honor a Isaías Medina Angarita o del perejimenismo? Más allá de un evento aluvional, para calzar los puntos y convertirse en ideología, le falta mucho al chavismo y es difícil que pueda lograrlo porque allí ha sobrado el dinero y faltado las ideas. Una fuerza política que durante las recientes elecciones del 23 de noviembre apeló a la compra de votos a punta de divisas petroleras, no tiene futuro aunque hoy luzca como mayoritaria. Mucho menos una que coacciona a los empleados públicos para pretender sus votos. El reparto de artefactos eléctricos y monedas jamás no puede sustituir a la ideología como motivación política. Esa fuerza chavista sin dinero no tiene impulso moral porque está corrompida en sus cimientos. Es una fuerza corrompida y corruptora. Pero el régimen de Chávez tiene otros problemas. Está minado por el peculado y el nepotismo y ello es contrario a una revolución, porque ésta se inspira siempre en la honestidad y la pulcritud en el manejo de los recursos públicos. PDVSA, la principal empresa del Estado está castigada por el porcentaje corruptor y el tráfico de influencias. Hugo Chávez ha hecho de la administració n pública una especie de hacienda personal, que invocando buenos propósitos, maneja a su antojo sin rendirle cuenta a nadie y como dice Enrique Krauze, escritor mexicano, ha hecho de la propiedad pública su propiedad privada, al regalar, donar o transferir a terceros países dineros a raudales que pertenecen a todos los venezolanos. Quizás una de las peores acciones de Chávez ha sido haber llevado la política partidista a la Fuerza Armada Nacional. Es vergonzante ver a facciones de oficiales en actos proselitistas y a los cuarteles convertidos en casas de beneficencia o sede del PSUV, ello porque para Chávez la fuerza armada es su verdadero partido, en una especie de simbiosis que sigue la máxima del ideólogo fascista Norberto Ceresole, muy admirado por Chávez: Caudillo-Pueblo- Ejército. Estos elementos fascistas han calado hondo en la estructura del Estado-gobierno en Venezuela al punto que cuando se le junta con el marxismo-leninismo importado desde Cuba, ello no puede resultar sino en una mezcla indigesta. La conformación de bandas armadas vestidas con franelas rojas con el objeto de atemorizar y agredir a quienes considera el enemigo, son prueba de ello. Esas bandas armadas, camisas rojas, imitan muy bien a las camisas pardas de Hitler que sembraron el miedo y el terror en la Alemania nazi, las tristemente recordadas Sturmabteilung (SA), las tropas de asalto. En Venezuela se acabó la sana distinción entre gobierno y partido de gobierno, las dos son la mismo entidad, como lo hizo el nazismo. Hitler lo dijo en 1939 en un mitin en Hamburgo. "El partido es el líder y el líder es el partido". El partido oficial de Chávez es una estructura militarizada, organizada en batallones, escuadras y patrullas, como si se tratara de una formación militar, donde él manda y los demás obedecen. Derrotado de manera contundente en el campo de las ideas y ya en retirada vergonzante, a los panfletarios del socialismo del siglo XXI, no le ha quedado otra que refugiarse arrinconados en la reelección de quien ellos dicen es su único líder, porque sin Chávez son nadie.

La contracción puede ser una bendición


Por: Jorge Carvajal P. - Hemos ido de ida por la vida sin darnos cuenta que nos alejábamos peligrosamente de nosotros mismos. Esta crisis es una feliz oportunidad para regresar a lo que es de veras esencial: nuestra propia humanidad.Como una glaciación que congeló la expansión desordenada llegó, en la década de los años 30, la recesión de la economía mundial En nuestros días el crecimiento artificial, jalonado por la invasividad de la competencia y de la guerra, se congela de nuevo, como diciéndonos que la contracción es sólo aquello que sucede a la expansión. En las crisis despertamos, de las emergencias, emergemos. Si no nos resistimos al cambio podemos en verdad crecer.Y ¿Qué tal si no nos resistimos a contraernos? Tal vez así la crisis podría convertirse en una preciosa oportunidad para regresar a nosotros mismos y, a través de este ocaso, reconocer la belleza de nuestra noche interna. Estamos a tiempo para concebirnos de nuevo. Para reinventarnos. En esta contracción puede suceder lo que de veras vale para ser: una expansión interior, un encender el corazón, para que la tierra sea hogar y hoguera.¿Regresamos?Si….de una vez por todas, sin resistencias, regresemos. Si después de cada expansión el corazón no se pudiera contraer, no sería posible nuestra vida. Si en la matriz del caos no se gestara el nuevo orden, la evolución no sería posible. Sin un camino de retorno la vida pierde su sentido. Regresar por los caminos recorridos, para encontrar adentro el lugar donde un día nos perdimos, es ahora necesario. Escuchemos la voz de la necesidad, para reconocer que no hay cosecha sin semilla.Perdimos el contacto con lo esencial cuando confundimos ser y tener, vivir y consumir, existir y cosechar. Perdimos la conciencia de la esencia cuando convertimos la existencia en una estrategia para crecer cuantitativamente. Perdimos el rumbo cuando nuestro intelecto se alejó de nuestro centro y, así, sin corazón, nuestro crecimiento fue tan externo como peligroso. La macroeconomía iba muy bien, claro está, la apariencia era fantástica, pero no había un soporte interior, y como un castillo de naipes, una tras otro fueron cayendo las aparentemente invulnerables fortalezas. Porque no tenían corazón.El corazón de la vida se expande y se contrae. Las expansiones indefinidas no son posibles, pues la misma vida se renueva por la muerte, y el devenir evolutivo hace que todos los caminos conduzcan de nuevo hasta nosotros mismos. En todo caso, más tarde o más temprano, regresamos sobre nuestros propios pasos.Cada paso es una huella, un surco en la tierra de la vida, donde sembramos las semillas de nuestras acciones. Y un día regresamos, para constatar que la calidad de la cosecha es el resultado de la siembra.Y ¿Qué hemos sembrado? La ilusión de una libertad sin responsabilidad. El espejismo de la exclusividad. La confusa idea de ser para tener, que nos ha llevado a la ilusión de creer que es esencia la apariencia. Sembramos ya no el Dios universal del amor sino un pequeño Dios, a imagen y semejanza de nuestros pequeños intereses. Hemos sembrado la semilla de la competencia y nos hemos perdido la cosecha humana del compartir. Hemos sembrado la semilla de la posesividad y nos hemos perdido la cosecha de la fraternidad. Sembramos para saciar nuestros sentidos y cosechamos el vacío del sentido. Hemos sembrado la esperanza en los valores de la bolsa mientras se desvalorizaban las acciones de nuestra propia humanidad. Invertimos en seguros de vida que sólo nos podían asegurar la muerte.Lo esencial no es el fruto de nuestras acciones, lo verdaderamente sustancial son las semillas. Lo esencial no es producir, ni cosechar, ni mucho menos consumir. Lo esencial, esa siembra verdadera que determina la calidad de nuestras cosechas, es lo que damos de todo corazón. En ello nos jugamos la felicidad.Una cultura es un cultivo, y para cultivar la nueva tierra, hemos de cultivar nuestra propia tierra, la de nuestro cuerpo, la de nuestra energía. Hemos de cultivar la tierra de nuestras relaciones humanas, pues de ella nace toda economía. Hemos de cultivar la tierra de todas nuestras religiones para que todas sean religiones del amor y el amor sea nuestra verdadera religión.Cuando, alrededor de sus cuarenta años de vida, las águilas maduras no pueden utilizar ya ni su pico ni sus garras retorcidas, destruyen el pico envejecido golpeándolo contra las rocas. Después de un largo ayuno crece un nuevo pico con el que se arrancan de raíz las plumas viejas y las inservibles garras. Con su equipaje renovado las águilas emprenden el vuelo de una nueva vida. ¿Qué tal si renunciáramos a nuestra desmedida ambición que es como la avidez envejecida del pico y de las garras? Es tiempo de emprender el vuelo del alma humana para contemplar la unidad del plan del que somos parte. Es el tiempo de revisar la economía, pero no sólo la de las relaciones entre los gobiernos y la banca, sino también nuestra economía cotidiana, para renunciar, para saber perder sin perdernos, para desechar, también nosotros todos, la ilusión neoliberal de una expansión ilimitada. Restauremos la economía dando nueva vida a las cosas humildes y sencillas. Barrer, escarbar la tierra, recoger las hojas secas, garrapatear de nuevo el poema que había matado nuestra prisa. Mirarnos a los ojos sin temor. Cultivar en presente la confianza, para que en el horizonte de la vida se dibuje un nuevo amanecer.Cuando a nuestra vida vuelva la humildad sencilla de ser lo que somos, seguro habrá más tiempo, tendremos tiempo, seremos tiempo. Seremos cultores de la nueva tierra y no simplemente cultos. No temamos, no nos caeremos de nosotros. A lo mejor toquemos fondo, pero no hay nada más peligroso que las olas superficiales, cuando no tenemos el ancla del ser en el fondo de nosotros. Más allá de la incertidumbre, en el reino de las profundidades, el tener se disuelve en el propio ser, y ya nada se puede perder.Caen las acciones. Ascienden sin un segundo de retraso las mareas y el reloj cósmico marca nuestro tránsito por la constelación de Acuario. No se quedó la tierra en Piscis. Caen por enésima vez los indicadores de la bolsa de valores, pero aún la savia asciende en busca de la luz. Se alteran los ciclos de la economía pero la tierra gira sobre si misma cada veinticuatro horas, y alrededor del sol, justamente en los trescientos sesenta cinco días del reloj solar. ¿Vemos oscuro el porvenir y queremos refugiarnos en el pasado? Entonces, hay una solución posible. Disolvernos en esa naturaleza que es la nuestra. Resolvernos. Resolvernos, para que comience el presente, ese tiempo interior indelegable en que podemos ser como nosotros. Y regresar a la madre, a la tierra, al surco, a la luz interior de nuestro recóndito fuego. Encontrar la belleza sencilla de lo esencial. Revelar de la apariencia su vanidad sin sustancia y sin sentido. Tal vez en esta crisis de sentido podamos cambiar de dirección, para volver por el camino de nosotros mismos. Se puede ganar perdiendo. Se puede perder ganando. Cuando no nos resistimos a perder el lastre del no ser, revelamos la siempre alegra y sencilla la levedad del ser. Cuando la cosecha nos hace olvidar de las semillas perdemos la magia del sembrador. Si la abundancia nos hace olvidar que el dar es nuestra siembra, esa abundancia sólo será el primer paso a la miseria.Que Dios bendiga esta crisis. Que en el surco de nuestra tierra herida sembremos ahora las mejores semillas. Las de la tolerancia y la flexibilidad. Las de la humildad y la de la sencillez. Y, sobre todo, la semilla de la autenticidad, para que seamos lo que somos de verdad, y nuestra economía, nuestras relaciones y nuestra vida no estén, ya nunca más, soportadas en la mentira.Jorge Carvajal P23 noviembre 2008

La reelección indefinida es una trampa bien concebida


Por: Rodolfo Mondolfi - El abogado Carlos Eduardo Apitz opina que la reelección indefinida es una trampa bien concebida, y recuerda que el 2 de diciembre del año 2007 se le propuso al pueblo de Venezuela una reforma constitucional en dos bloques. En el primer bloque, tal como señala el proyecto de reforma constitucional del oficialismo, estaba la propuesta de modificación del artículo 230 de la Constitución, y lo que buscaba era suprimir 11 palabras para permitir de esa manera la reelección indefinida, lo cual ya le fue consultado a los venezolanos, quienes mayoritariamente votaron No, enfatiza Apitz, quien destaca que ésa es la razón que permite decir claramente, entre otros argumentos, que la reelección indefinida es una trampa bien concebida, pero además no sólo se consultó a los venezolanos el 2 de diciembre, por cuanto en este mismo mes del año 1999 también se consultó y el pueblo de Venezuela votó favorablemente por este artículo 230, que está vigente y permite la reelección inmediata por una sola vez, es decir, ésta es la segunda ocasión que se le ha consultado al ciudadano si quiere una elección indefinida, y éste ha dicho claramente que no. -Es una trampa bien concebida debido además, entre otras cosas, a que no era materia de una reforma, porque para modificar el artículo 230 es obligatorio hacerlo a través de una asamblea constituyente, no es posible hacerlo por vía de reforma constitucional ni siquiera, y aún menos puede ser posible hacerlo por enmienda de la Constitución, que más parece una enmienda personal, por cuanto lo único que busca es satisfacer el capricho personal del Presidente de la República de reelegirse todas y cuantas veces quiera, y a eso le hemos dicho no; esa reelección indefinida es una trampa bien concebida, insiste. "El pueblo de Venezuela, actuando en legítima defensa de su Constitución, el año que viene, estoy convencido de esto, le va a decir no a esta nueva pretensión del ciudadano Presidente de la República, y lamentablemente, al no tener un Poder Judicial independiente e imparcial que frene y ataje esta nueva amenaza, este incumplimiento grotesco de la Constitución, será el pueblo quien haga justicia en legítima defensa de su Carta Magna y su democracia". Mentira, engaño y estafa - -La propuesta de enmienda constitucional aprobada por la Asamblea Nacional utiliza los mismos términos planteados en la reforma del año 2007, que fue votada. Aquí lo que hay es mentira, engaño, estafa. La propuesta de enmienda del artículo 230, aprobada recientemente por el Parlamento, expresa textualmente: "El período presidencial es de seis años y el Presidente o la Presidenta de la República puede ser reelegido o reelegida de inmediato y por una sola vez para un nuevo período", y los diputados de la Asamblea Nacional están disfrazando esa reforma constitucional propuesta, votada y negada el 2 de diciembre de 2007, comenta Apitz. Lo que tenemos que resolver es que el Presidente haga buena su palabra y entregue su cargo el 10 de enero de 2013, para que volvamos a recobrar la esperanza de que la Constitución se cumpla, que haga ciertos todos los derechos humanos que prevé, que se haga cierto el principio de separación de los poderes públicos, el Estado de Derecho, las libertades civiles y políticas que ella regula, entre otras la libertad de expresión y de ser enjuiciado en libertad. La única esperanza que tenemos de que esta Constitución se cumpla es que el Presidente salga derrotado, sufra un duro revés el año que viene en el referendo relativo a la referida enmienda constitucional. Es nuestra única esperanza de que la Constitución se cumpla, una normativa en la que cabemos todos, chavistas y no chavistas, a la cual todos nos debemos, hasta el Presidente de la República, muy a pesar de este nuevo intento de incumplirla. ¿Qué pasará con el Presidente si es derrotado en su pretensión? - -Eso habría que preguntársele a él, por mi parte estoy pendiente del pueblo de Venezuela. Como dije antes, una vez derrotado el primer mandatario en el referendo de esta enmienda constitucional disfrazada, lo que pasará es que tendremos una esperanza en que la Constitución se cumpla. Me parece extraño y pregunto si es justo que esta celeridad presidencial para que se apruebe esta enmienda constitucional hubiese sido bueno que se utilizara para reducir la jornada laboral, para crear el fondo de seguridad social de los trabajadores por cuenta propia, que se elevaran las misiones a rango constitucional, garantizar la gestión de los trabajadores en la dirección de las empresas públicas. ¿Por qué no se hizo eso, que era el aspecto social de la reforma? ¿Por qué no se utiliza esta velocidad institucional para mejorarle la calidad de vida al pueblo de Venezuela? Se trata de una mentira, de un engaño, de una estafa, y por eso es que siento que, más que una reelección, es una traición a la Constitución. El referendo que viene es una oportunidad única para defender la Constitución y la democracia votando "No". El Presidente de la República, como cualquier ser humano, habrá cumplido un ciclo y tendrá que darle paso a otros venezolanos que también tienen vocación de servicio y quieren dirigir los destinos del país. El ex magistrado Juan Carlos Apitz se pregunta, por ejemplo, si no será también conveniente darles la oportunidad para dirigir los destinos del país a quienes han demostrado una buena gerencia pública, el caso del hoy gobernador del estado Lara, Henry Falcón, electo con más del 73 por ciento de los votos, lo cual avala su buena gerencia en su calidad de alcalde del municipio capital. Si no sería conveniente también darle la oportunidad a José Gregorio Briceño, quien fue electo por más del 60 por ciento de los votos, que lo consolidan otra vez como gobernador del estado Monagas, o el caso del hoy gobernador del estado Vargas, Jorge Luis García Carneiro, quien también resultó electo con más del 60 por ciento de los votos. Y otros muchos venezolanos, como Manuel Rosales, electo alcalde de Maracaibo con más de 83 por ciento de la votación; ¿por qué esos venezolanos no pueden tener la posibilidad de dirigir los destinos de la nación, y además respaldados por una voluntad popular que es innegable? Una vez que el Presidente de la República salga derrotado el año que viene en este referendo de enmienda constitucional disfrazada, tendrá que entender que cumplió su ciclo y debe darle paso a otros venezolanos que también desean participar directamente dirigiendo los destinos del país. Derechos humanos - El abogado precisa que, en esta materia, la situación en Venezuela es dura y difícil, porque existe una clara violación de los derechos humanos esenciales; en el país se conculca la libertad de expresión cuando se persigue a periodistas, cuando se les abre procedimientos administrativos a medios de comunicación sin causa ni razón suficiente para ello; además, se conculca la libertad sindical. En este sentido, Apitz recuerda las elecciones sindicales realizadas en el año 2005, cuyas autoridades electas nunca fueron reconocidas; más aún, la persona que resultó seleccionada para dirigir los destinos sindicales del país, Carlos Ortega, tuvo que irse del país perseguido judicialmente. Juan Carlos Apitz también recuerda que en Venezuela se violenta el derecho a elegir y ser electo, y cuestiona cómo es posible que se haya urdido la tramoya de las inhabilitaciones políticas para apartar a venezolanos que tenían una clara opción de triunfo en determinados estados y plazas electorales; eso efectivamente conculca el derecho a elegir y ser electo. Pero también en el país se conculca el derecho a la vida, aquí no hay una política pública coherente de seguridad ciudadana. -Como señalan las encuestas de Provea, en lo que va de año se han registrado más de 12 mil asesinatos en el país, frente a un Poder Judicial ineficiente e ineficaz, caracterizado por estar de rodillas sus magistrados al Poder Ejecutivo, lo cual atenta contra su efectividad y eficiencia. Lamentablemente, ese Poder Judicial no puede hacerle frente al maremágnum de la criminalidad desbordante y agobiante en Venezuela, donde se violenta un elenco importante de derechos humanos reconocidos en nuestra Constitución y amparados también por la Convención Interamericana de Derechos Humanos, y sobre todo por la Declaración Universal de estos derechos, hace 60 años. La única esperanza que tenemos del cumplimiento de esta Constitución es que el Presidente de la República salga derrotado, como seguramente saldrá en la pretendida enmienda; el Presidente no quiere cumplir ni hacer cumplir la norma constitucional que él mismo promovió, y por ello tenemos que derrotar esta nueva amenaza de violación. Hace falta otro escenario político y otra realidad institucional. El ex magistrado trae a colación la sentencia del mes de agosto del año 2005 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde denuncia claramente en su texto que la mayoría de los jueces en Venezuela son provisorios, lo cual atenta contra la noción de independencia judicial, porque no pueden ejercer plenamente su responsabilidad y función de administrar justicia. Ha dicho esa sentencia la urgencia de corregir esta situación, pero sobre todo exige la creación de una jurisdicción disciplinaria donde se le garantice al juez ser juzgado en condiciones de objetividad e imparcialidad.
Juan Carlos Apitz es especialista en Derecho Público, ex magistrado de la Corte Primera en lo Contencioso Administrativo, profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad Central de Venezuela, ex magistrado conjuez de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia y fue presidente de la Sala Contencioso Administrativa de este alto tribunal, de donde fue defenestrado, junto a los ex magistrados Perkins Rocha y Ana María Ruggeri, por emitir un fallo judicial contra la Misión Barrio Adentro en el año 2003.

El laberinto de Chávez


Las Verdades de Miguel - Por los vientos que soplan, Chávez perderá el próximo referéndum. Las razones son múltiples. aunque la mediática es la determinante. En el discurso de Chávez están ausentes los elementos de convicción y eso ha sido suficiente para que prevalezca la imagen del perdedor. La matriz de opinión creada tras la convocatoria de un referéndum, permite avizorar que el Presidente recibirá una zurra de votos contrarios a la reelección. Es evidente la debilidad del equipo conformado para la campaña por el SI. Chávez se equivoca cuando asume que sus funcionarios deben abandonar sus competencias para ir por el pais tratando de convencer al electorado de la necesidad de la reelección. Ha sido contundente el efecto logrado con el texto extraido de una proclama de Bolívar en Angostura, donde el libertador se muestra contrario a la perpetuidad de un hombre en el poder. Ha sido una sorpresa el que los opositores apelaran a Bolívar para darle fuerza a sus argumentos; Chávez no tuvo tiempo para desmontar el discurso contrario y casi balbuceó la respuesta. Prácticamente puso en duda a Bolívar, lo cual no es malo, pero le resta credibilidad porque el argumento parte de quien hasta ahora ha sido un incondicional del ideario bolivariano. La contradicción del Presidente no deja dudas acerca de su soledad, esa que él mismo se ha forjado tratando de ocultar la incompetencia de su tren ejecutivo, lo deseable hubiera sido que Chávez consultara de inmediato a su ministro de Información y Comunicación para blindar una respuesta, pero, qué pedirle a Izarra, quien no llega siquiera a ser una copia de un estratega de la comunicación, cuando más ha sido un come pautas publicitarias. Y si hubiera apelado al PSUV las cosas no habrian sido distintas; qué se le puede pedir a Müller Rojas en su decrepitud; imposible esperar duraznos de una mata de ocumo. Entretanto, se generaliza la percepción de un Chávez derrotado y de qué manera. La estrategia de campaña por el SI es equivocada porque fija sus esperanzas en el viejo efecto de la maquinaria. Desde antes de empezar la campaña, Chávez se perfila como un perdedor y su equipo no tiene una réplica que frene esa tendencia. Todo lo contrario, Chávez fortalece la matriz con un discurso incongruente y de argumentos nada sólidos. El Presidente ha mostrado su lado débil, ese que lo hace aparecer como un hombre seducido por la adulancia, de otra manera no se explica el concepto mesiánico que tiene de la reelección. He dicho que Chávez ha cometido el más grave error politico de su vida planteando la reelección, razonando que el pais sin él no vale nada, que sin su presencia nos aguarda el diluvio. La argumentación de Chávez ha creado serias dudas en el pueblo, dejando una veta para los opositores. En condiciones absolutamente democn!ticas la reelección no tiene por qué ser mal vista. Cuál es el problema que Chávez sea candidato las veces que quiera, en todo caso somos los electores quienes tenemos la última palabra. El meollo del asunto está en que Chávez ha demostrado que para lograr su propósito está dispuesto a utilizar todo el avasallante poder del Estado; ese se ve cuando ha puesto a todos sus ministros en campaña. Sin embargo, el efecto producido por el abuso de poder puede tener un efecto contrario, sobre todo si se mantiene una estrategia equivocada, por ejemplo, las reiteradas cadenas le restan simpatías al primer mandatario. Hay una deformación manifiesta de los tratados comunicacionales. Al abusar de los medios se interfiere también en los espacios de cada quien y es obvio que quien se disgusta con una cadena se bloquea ante el mensaje. En lo que a mi respecta, sostengo mi completo desacuerdo con una enmienda de la Constitución colocada en el escenario polltico de forma atropellada y sancionada por una Asamblea Nacional convertida en el hazmerreir del pais. Todos sabemos que en esa instancia es imposible establecer un debate serio acerca del porvenir de la República, porque en la AN todo se reduce a la consigna repetida por quienes sólo piensan en mantener sus privilegios. Insisto, podrán ensamblar una maquinaria partidista con todo el poder del Estado: el resultado será el mismo y la apatía cada vez mayor. De la manera como se están planteando las cosas. la próxima derrota será escandalosa. Ojalá que estas Navidades sirvan para la reflexión. Estimo que esta puede ser la oportunidad que tiene Chávez de irse unos días al cajón del Arauca. Allá: al entrar la Nochebuena, columpiándose en un chinchorro, tendrá tiempo de hurgar en el firmamento a ver si encuentra una respuesta que le ayude a salir del laberinto.

Comunicado Profesores de Derecho Universidades

Nosotros, Profesores de Facultades de Derecho y de Facultades de Ciencias Jurídicas y Políticas de Universidades públicas y privadas del país, consideramos imprescindible fijar nuestra posición respecto a la iniciativa de modificar el artículo 230 de la Constitución mediante el procedimiento de enmienda, con el fin de permitir la reelección presidencial continua o indefinida. 1º. Expresamos nuestro apoyo y adhesión al pronunciamiento hecho recientemente por los Decanos de las Facultades de Derecho de las Universidades del país. Rechazamos las expresiones ofensivas emitidas contra los autores de una declaración estrictamente académica, institucional y apegada a Derecho. 2º. Objetamos el argumento conforme al cual un contenido esencial o medular de una propuesta de reforma constitucional ya rechazada por el voto popular, pueda ser presentado nuevamente dentro del mismo período constitucional, mediante otro mecanismo de revisión; menos aún cuando se trata de una enmienda, que es el mecanismo de menor jerarquía. Presentar una propuesta que fue negada usando ahora ése mecanismo representa una manera de burlar, mediante un fraude a la Constitución, la prohibición contenida en el artículo 345 de la Carta Magna. Esa interpretació n aislada constituye, a la postre, un desconocimiento de la voluntad popular, que al respecto ya se expresó. 3º. Las normas constitucionales no pueden ser interpretadas fuera de su contexto ni prescindiendo de su finalidad. La razón de ser del artículo 345 es que la desaprobación popular de una iniciativa de revisión constitucional, es decir, de un intento de ejercer el poder o competencia de revisión constitucional, tenga ciertos efectos en el tiempo, lo cual no debe ser soslayado acudiendo a un trámite como el mencionado. 4º. Igualmente consideramos que se debe mantener prudencia, respeto y objetividad cuando se analizan y comparan regímenes jurídicos extranjeros. En cuanto a las referencias hechas a los mandatos presidenciales de España y Francia para pretender justificar la enmienda, resulta necesario recordar que existen diferencias fundamentales entre los sistemas jurídicos y políticos de esos Estados y el de Venezuela. En el régimen monárquico-parlament ario español el Rey es el Jefe de Estado, mientras que la jefatura de gobierno está a cargo del Presidente del Gobierno, quien es nombrado por el Rey, si cuenta con el apoyo parlamentario. En Francia el Presidente es elegido por sufragio universal directo, pero comparte el poder con el Primer Ministro y su mandato es de cinco años con una sola reelección inmediata por otro periodo igual. Tanto en España como en Francia, los primeros ministros pueden ser cesados en cualquier momento por el voto de censura parlamentario. En nuestro país, en cambio, el régimen es presidencialista y, por tanto, monocéfalo, pues el Poder Ejecutivo está encabezado por el Presidente de la República, quien es al mismo tiempo jefe del Estado y del Gobierno. Es por ello que comparaciones como las mencionadas deben realizarse con el debido cuidado y seriedad, para no generar confusión en los ciudadanos. 5º. Permitir que un cambio de tal trascendencia sea llevado a cabo mediante una enmienda, implicaría un grave precedente, el cual podría dar lugar a que, en el actual período constitucional, se implementen por esta vía las demás modificaciones a la Constitución contenidas en el proyecto de reforma que fue ya rechazado por el pueblo. 6º. Finalmente exhortamos al Presidente de la República, a los Diputados de la Asamblea Nacional y demás representantes de los distintos órganos del Poder Público a mantener la ecuanimidad, a tratar con respeto y sin discriminación a todos los ciudadanos, y a reconocer la improcedencia de la enmienda constitucional para un fin que afecta directamente uno de los principios fundamentales de nuestra Carta Magna, contenido en su artículo 6, concerniente a la alternabilidad, principio que va más allá de la sola garantía de la celebración de elecciones periódicas y se traduce esencialmente en la fijación de límites a la reelección de una autoridad ejecutiva en el cargo que desempeña por mandato popular.

Frase del Día


Cuando la tiranía se derrumba procuremos no darle tiempo para que se levante
Maximilien Robespierre

Un estudio muestra la viabilidad de una posible vacuna contra el VIH


El estudio subraya la importancia de las células T en la fabricación de futuras vacunas en humanosMadrid (11/11/2008).- Un estudio en monos ha mostrado la eficacia de una vacuna para frenar la expansión del virus de la inmunodeficiencia simia, lo que según sus autores muestra la viabilidad de una posible vacuna contra el VIH en humanos. Los científicos, dirigidos por Dan Barouch en el Centro Médico Diaconesa Beth Israel en Boston (Estados Unidos), modificaron el virus responsable del catarro común para portar una proteína del virus de la inmunodeficiencia simia (VIS). A diferencia de otros métodos de vacunación, a los monos se les proporcionó inyecciones de una vacuna realizada a partir de una cepa diferente del virus del resfriado con el objetivo de promover una reacción inmune fuerte contra la proteína del VIS. Cuando se les aplicó una dosis letal del VIS, los animales vacunados podían combatir el desarrollo del Sida y siguieron sanos durante un año después de la infección.Según explica Barouch, "aunque nuestra vacunación no evitó la adquisición de la infección por VIS, redujo sustancialmente los niveles del virus en la sangre de estos animales y evitó el desarrollo del Sida".Una de las cepas de virus del resfriado utilizadas para preparar la vacuna, el adenovirus de serotipo 5, ha mostrado en ensayos clínicos en humanos aumentar la susceptibilidad en vez de proteger contra el VIH. Por esta razón, la vacuna utilizada en el estudio nunca podría ser utilizada en humanos, sin embargo, el trabajo sugiere que las células T podrían utilizarse para combatir el VIH. http://www.azprensa.com/noticias_ext.php?idreg=39075

La amenaza sigue latente


Por: Ernesto García Mac Gregor - garciamacgregor@gmail.com - Estamos de acuerdo en que la oposición ganó tres nuevos e importantes estados para un total de cinco y que además de Caracas, controla seis capitales valiosas (Ciudad Bolívar, San Carlos, ciudad de Mérida, La Asunción, San Cristóbal y Maracaibo). Sin embargo, Chávez, aparte que mantuvo 17 de las 22 gobernaciones, se apoderó nada menos que del 80% de las 263 alcaldías del país. Por su parte, la oposición perdió 40 ayuntamientos de 100 que tenía, quedando sólo con 63. Cualitativamente, la oposición es más importante, pero en el total de votos, que es lo que realmente importa, Chávez es mayoritario y es quien controla las alcaldías, que representa el poder más cercano al pueblo. Por otra parte, debe quedar claro que la gran mayoría de los chavistas no está allí por motivaciones ideológicas o morales. Muy pocos creen en refritos revolucionarios pasados de moda. La casi totalidad de los que votan a favor, lo hacen por razones estrictamente monetarias. Empezando por los pobres, con el reparto de las misiones; los del PSUV con sus cambures y prebendas y los corruptos con el robo más descarado habido en este sufrido país. Incluso, las naciones oportunistas que apoyan a Chávez, lo hacen mientras puedan vaciarle el barril sin fondo de Miraflores. De allí la desesperación de Chávez ante la eminente crisis económica y social que se le avecina para mediados de año cuando el reparto no dé para mantener los programas sociales, los robos descarados y los regalos extorsionadores al exterior. Por eso la prisa de la enmienda para atornillarse en el poder. Sabe que el supuesto triunfo del 23N fue verdaderamente pírrico, porque con otra victoria como esa pierde la guerra. Sabe que la caridad y los regalos no aseguran fidelidad perruna y que pueblo hambreado no cree en payasadas. Pero también es cierto que Chávez perdió el 2D porque hasta los pobres temían que el comunismo les quitara sus casas, hijos y libertades. Ahora, la situación está camuflada como si se tratara de dar el apoyo al pobrecito presidente perseguido por la oligarquía. Por eso es importante divulgar que se trata de una patraña para aprobar leyes totalitarias y para volver al mismo socialismo del siglo XXI que fue ampliamente rechazado por la mayoría de la población. Que oiga quien tiene oídos.