.

.

miércoles, 29 de octubre de 2008

La homosexualidad: un debate abierto


La homosexualidad: Un debate abierto - Por: Javier Gafo - (Bilbao, Desclée de Brouwer, 1997). 267 pp. El fenómeno humano de la homosexualidad se encuentra en el elenco de las cuestiones disputadas más candentes de la época contemporánea. Así lo demuestran los continuos debates a que asisten muchas sociedades, sobre todo cuando se trata de la aprobación de leyes que legitiman las uniones homosexuales, la igualdad de los derechos de las parejas homosexuales respecto de las parejas heterosexuales, y la posibilidad de adopción de hijos por parte de las parejas homosexuales. La discusión y el debate se tornan más candentes aún cuando nos encontramos posturas tan encontradas entre sí, como pueden ser las asumidas por el magisterio ordinario de la Iglesia y las de aquellos grupos y movimientos que luchan en pro de la defensa de la igualdad de los homosexuales en el ámbito de la sociedad. Dentro de este debate se inscribe el aporte de la edición de Javier Gafo, director la Cátedra de Bioética de la Pontificia Universidad de Comillas, en Madrid.La obra de Javier Gafo es una miscelánea en colaboración, en la que intervienen cinco especialistas, que abordan la homosexualidad desde diferentes ópticas con miras a obtener una visión global de la misma. El punto de partida de la obra es el reconocimiento de que la homosexualidad es un fenómeno humano que sigue siendo problema, pues en torno a él siguen habiendo puntos oscuros sobre los que la ciencia no ha logrado poner luz. Tal es el hecho, a modo de ejemplo, de la etiología de la homosexualidad. En efecto, sobre el origen de la homosexualidad hay sólo teorías e hipótesis que no tienen un carácter concluyente desde el punto de vista científico. Desde S. Freud hasta nuestros días, la homosexualidad ha pasado por "etiquetas" que la han considerado desde una patología, anomalía psíquica y una aberración moral, hasta una condición que surge desde la exuberancia de la sexualidad humana y su posibilidad de darse a través de múltiples manifestaciones.La obra consta de cinco interesantes intervenciones. Ante un libro de esta naturaleza surge una necesaria pregunta: ¿ha habido innovaciones respecto de lo dicho hasta ahora sobre la homosexualidad? Esta pregunta no es susceptible de ser respondida con un "sí" o un "no". Es más adecuado afirmar que la obra en cuestión tiene la particularidad de integrar, en una visión de síntesis, los lugares comunes en torno a la homosexualidad con los nuevos avances que se han dado en esta materia en el ámbito de la investigación científica. Las cinco intervenciones, sin embargo, tienen en común la novedad de presentar la realidad humana de la homosexualidad integrada en una visión mucho más amplia, como lo es la realidad humana en general y del comportamiento sexual humano en particular. Por esta razón, lejos de ofrecer un saber fragmentario y estanco sobre la homosexualidad, yo creo que la obra tiene una pretensión de síntesis, aún y cuando se trata de una obra en colaboración."El debate psicológico sobre la homosexualidad", por Carlos Domínguez, presenta la homosexualidad desde el punto de vista de la psicología en general y desde el psicoanálisis en particular. Esta intervención tiene el mérito de intentar rescatar lo más genuino del pensamiento de Freud en torno a la homosexualidad, al tiempo que mostrar que no es Freud el padre de lo que se ha dado en llamar homofobia, en el ámbito social contemporáneo. Resulta interesante, a propósito de la homofobia, cómo el autor destaca que los sentimientos homo fóbicos se corresponden al miedo latente que la persona tiene de ser homosexual… "Biología del comportamiento sexual humano: genética y homosexualidad", es el título de la colaboración de Juan-Ramón Lacadena, en el que intenta mostrar cómo la genética y la biología ofrecen valiosos aportes para la comprensión del fenómeno humano homosexual, desde las bases biológicas, las más fundamentales del ser humano. Ana Gimeno, desde su intervención "Homosexualidad e intimidad", trata de destacar el concepto de intimidad como un modelo de relación al que aspira –y está llamado- todo ser humano y cómo es vivida la intimidad desde la realidad de la condición humana homosexual.Mención aparte merece la intervención de Javier Gafo, "Cristianismo y Homosexualidad", en la que destaca, en una visión de síntesis, qué es lo que se puede decir, desde la visión cristiana, en torno a la homosexualidad. En esta visión de síntesis se integran los datos de la Sagrada Escritura y de las intervenciones del magisterio ordinario de la Iglesia, desde la aparición de la Declaración "Persona humana", en 1975. Es importante destacar que Javier Gafo hace un cometario de los textos de la Sagrada Escritura que tradicionalmente han sido aducidos como condenatorios de la homosexualidad, llegando a la conclusión de que sólo tres textos son susceptibles de ser considerados como condenatorios de la homosexualidad (Los dos textos del libro del Levítico y el de la Carta a los romanos, donde se incluye la homosexualidad femenina). Creo que la visión de Javier Gafo, sin "ir más allá" de lo dicho por "la oficialidad", resulta de utilidad, por un lado, para ver "el estado de la cuestión" en torno a la visión cristiana de la homosexualidad y, por otro lado, como un medio de mostrar al colectivo gay que la visión cristiana no tiene para la homosexualidad, como última palabra, la condenación.Finalmente, la colaboración de José Luis Trechera, "Los homosexuales vistos por sí mismo: Datos y conclusiones de una muestra española", constituye el producto de una investigación de campo, con base a una encuesta realizada a personas homosexuales en España. El trabajo resulta interesante si se considera la importancia de los datos empíricos en el debate en torno a un problema. Sin embargo, tiene la limitación de ser un "estudio de campo", sujeto a una zona geográfica específica y con un número determinado de personas en una época y contextos también determinados.La obra de Javier Gafo, aparte de todos los méritos de los que puede ser merecedora, pone de manifiesto que la homosexualidad sigue siendo un "debate abierto", en donde se exige que las posturas asumidas no padezcan del reduccionismo intelectual que imponen los prejuicios, así como las opiniones que no nacen de una investigación y sistematización metodológicas, sino de un pensamiento que tiene más de visceral que de intelectual.

2 comentarios:

  1. El autor de esta nota defintivamente no podría vivir en Venezuela con ese apellido (Jajajajaja!).

    ResponderEliminar
  2. No, ni de chiste jajajaja.

    ResponderEliminar

Su Comentario