mover

mover

lunes, 14 de julio de 2008

Be Ahead of the Pack


By: John Feffer - The Real Crisis in Pakistan - Mad Cows, Mad People - FPIF Summer Film Series: Cocalero donate your economic stimulus rebate to a progressive future. Iraq, Iran, & Nuclear Abolition Lobby Day - Here's a tip on how to sound smart on foreign policy.When your friends are talking about the Iraq War, shake your head and look very somber. "The real problem," you inform them, "is Iran. That's the next battlefield. "Okay, people have been talking about Iran for several years now. And, according to Seymour Hersh, not only are we already conducting a low-intensity war over there, the Democrats last year approved a no-longer-secret escalation of those activities. So you have to be prepared to deal with their smug, oh-yes-we-know- all-about- that look. "But while everyone is looking at Iran," you say, after shaking your head again and looking even more somber. "The real problem is Afghanistan. That's the problem that everyone is missing."But suppose they're already talking about Afghanistan, because maybe not everyone is missing this problem after two consecutive months of casualty figures worse than Iraq and the attack this week that left nine U.S. soldiers dead. If reference to Afghanistan doesn't get them, then you should stroke your chin and say very quietly, "The real problem is Pakistan. That's the real mess."By this point, the Sunday morning news programs should be calling for your expert commentary. But let's say that you have well-read friends and they're already talking about Pakistan. And didn't President Bush acknowledge that Pakistan, not Iraq or Afghanistan, would be the biggest challenge for his successor? So now you have to switch gears and fall back on your last gambit. It's time to try outrage. "The real problem," you inform them, "are not the rogue operations out there in Pakistan or Afghanistan. The problem is here: in Dickistan. It's Dick Cheney's office. That's the lawless province causing all the havoc."But let's go back to the real world for a moment and the issue of Pakistan. There's much talk these days about the Taliban and al-Qaeda and other militant organizations plotting all sorts of mayhem in Pakistan's version of the Wild West: the areas that border Afghanistan. U.S. officials are concerned that the new civilian government in Pakistan is so eager to cut a deal with these militants that it's willing to look the other way at their cross-border operations in Afghanistan. And the Pakistani government is none too pleased about the cross-border operations conducted by the U.S. military, including the air strike last month that killed 11 Pakistani soldiers.Surely the Pakistanis themselves are concerned about the resurgent Taliban, the elusive bin Laden, and the potential of frontier chaos spreading throughout the country. Not so, says FPIF columnist Zia Mian. "When asked who was most responsible for violence in Pakistan today," he writes about a recent poll in Pakistan's American Problem, "over 50% of Pakistanis blame the United States. About 10% blame respectively India and the Pakistan army (and ISI). The Pakistani Taliban was blamed by less than 5%." Indeed, while extremist violence is certainly a problem in Pakistan, it isn't a central preoccupation, reports FPIF contributor Fouad Pervez. "On my recent trip to Pakistan, every conversation veered toward one of four issues. These topics also fill most news broadcasts and top the headlines in every newspaper. Pakistanis talk about these issues on the streets, in the markets, and at the masjids," he writes in The Real Crisis in Pakistan. "These issues - the economy, the electricity load sharing, the water shortage, and the political instability - cut across social class, gender, and geography. Hardly anyone talks about extremism. You might catch a mention of extremist actions in the last few minutes of a news broadcast - if you have electricity to watch the news, that is."The policy implications of this anti-Americanism and this proliferation of economic challenges are so clear that even the TV instapundits should figure out what the real problem is. U.S. military policy has been counterproductive. We are creating more militants than we are "neutralizing" - in Iraq, Afghanistan, and Pakistan. We need to shift over from the hypermilitary approach to an economic development model, and quick. But that's going to require a major, immediate, cessation of operations in that most dangerous province of all: the rogue fiefdom of Dickistan. Ballots, Cows, and NukesThe situation in Zimbabwe remains murky. Negotiations between the Mugabe government and the opposition are ongoing, Russia and China refuse to back UN sanctions against the ruling elite, and a new report from South Africa's Human Sciences Research Council describes a worsening situation on the road toward civil war.FPIF contributor Briggs Bomba takes a step back to look at this conflict between change by ballot and change by bullet. "The world's attention has been riveted in 2008 by election crises in Africa, first Kenya and now Zimbabwe," he writes in Ballots vs. Bullets in Kenya and Zimbabwe. "In both cases, challenges remain in converting electoral victory to political power. Can a victorious opposition come to power in the face of an obstinate incumbent? This question is particularly relevant when the incumbent regime controls the coercive apparatus of the state and the opposition only has the ballot in its corner. In the battle of the ballot vs. the bullet, can there ever be a fair match?"South Koreans are still wrought up about imports of U.S. beef. FPIF contributor Gavan McCormack connects the protests in Seoul to the larger food crisis in the world. "Beef consumption is not a fundamental human right but the privilege of a tiny elite," he writes in Mad Cows, Mad People. "Each kilo of meat they consume is the equivalent of around eight kilos of grain, and requires a substantial volume of precious water to produce. Naturally, Koreans (or any people) may indulge a passion for beef eating by allocating their own land, water, and labor to it, but they can have no claim upon the global economy to such an entitlement. And if the global beef market is dominated by a country whose agriculture is so structured that dead animals are recycled as pellets of food for living ones, the very principles of free trade itself must be reconsidered - as the Koreans are doing."Finally, FPIF contributor Robert Alvarez debunks the notion that we can boost the nuclear energy sector and recycle the used fuel to produce even more energy. Just consider the plutonium problem. "Of the 370 metric tons of plutonium extracted from power reactor spent fuel over the past several decades, about one third has been used," he writes in Nuclear Recycling Fails the Test. "Currently, about 200 tons of plutonium sits at reprocessing plants around the world - equivalent to the amount in some 30,000 nuclear weapons in global arsenals."

¿Qué es más importante?


Por: Rafael Alfonzo H. - cedice@cedice. org.ve - A pesar de todo ¿Debemos preguntarnos qué es más importante: el país o nuestro bolsillo? Hoy más que nunca los venezolanos debemos preguntarnos qué nos está sucediendo. ¿Qué pasó con ese país espectacular, lleno de oportunidades y retos, rodeado de bellezas y recursos naturales, bendecido por Dios como ninguno otro? Un país que a través de su historia ha tenido gente luchadora, trabajadora, alegre, servicial, echada para adelante, con gran sentido de oportunidad, sacrificada y bondadosa, siempre dispuesta a ayudar a quien más lo necesita en momentos de gran dificultad. ¿Qué nos está pasando que ante las dificultades del entorno, día a día vamos perdiendo la esperanza, las ganas de luchar, caemos en el pesimismo y nosotros mismos nos quedamos como simples espectadores de una catástrofeanunciada? Es hora de reflexionar seriamente. Nuestros genes nos dicen que algo nos pasa, pero un sentido derrotista y cómodo hace que esperemos que sea un tercero el que nos reverse esta realidad, cuando en el fondo somos nosotros mismos los llamados a actuar. Nos hemos convertido en temerosos managers de tribuna que tan solo nos llenala crítica, y hasta pareciera que nos anima la magnitud de los desastres. Nos venimos acostumbrando al "más o menos", sin entender que el futuro esbrillante si tan solo queremos inyectarnos de esfuerzo y optimismo. Esto, solo si estamos dispuestos a sacrificarnos por un país que tanto nos ha dado y que hoy nos reclama algo a cambio. ¿Debemos preguntarnos seriamente qué es más importante: el país o nuestro bolsillo? Contamos con invalorables recursos naturales que solo nos servirán en lamedida en que generen valor agregado local. En otras palabras: no somos ricos por el petróleo ni los minerales, sólo lo seremos si sabemos utilizarlos para generar inversión, desarrollo, competitividad, equidad y prosperidad, gracias a nuestro esfuerzo e ingenio individual y colectivo. Estos recursos naturales no volverán. Contamos con un activo humano que debe aprovecharse al máximo de su capacidad productiva y creativa. Todos y cada uno de los venezolanos debemos utilizar al máximo nuestras habilidades y talentos con un gran sentido de responsabilidad y oportunidad. Cada uno en lo que es mejor. Como sociedad debemos reivindicar al maestro, darle el puesto que se merece brindándole no sólo una remuneración acorde con su importancia, sino el reconocimiento general de su aporte a la sociedad. Los mejores deben ser los maestros del mañana. Lo mismo para la policía y los bomberos. Unámonos todos para que en un gran acto de disposición y desprendimiento entendamos y ayudemos a los más necesitados. Les demos una mano inclusive anuestros agresores, y nos responsabilicemos todos a sacar este país delpesimismo y lo convirtamos en uno equitativo, próspero y responsable. Sonhoras de grandes transformaciones que exigen coherencia, dedicación,valentía y claridad de objetivos. El clientelismo, el amiguismo, el proselitismo y el oportunismo deben quedaren el pasado, para dar paso a un nuevo liderazgo que sepa aprovechar ygerenciar el potencial humano del que disponemos. Un liderazgo que sea luchador, de principios y valores, y exija y proclame el Estado de Derechocon sagrado en nuestra Constitución.Los partidos políticos tienen una responsabilidad histórica ante la actual coyuntura. Deben dar un viraje político que garantice una alternativa de gobernabilidad que nos lleve a la modernidad. Que tengan la valentía de apartarse del tradicional sistema de conseguir votos por la vía del populismo, y se comprometan con la población a transformar al país en uno del primer mundo, donde el individuo sea el gran protagonista y el Estado el garante de la equidad. Los ciudadanos debemos organizarnos y pasar de la retórica a la acción. Somos nosotros quienes debemos exigir los cambios y comprometernos a responsabilizarnos para contribuir a ello. Del paradigma del subdesarrollo debemos pasar al paradigma del progreso. Un gobierno serio y auditable que asuma sus responsabilidades en salud, educación y seguridad, que incentive la iniciativa privada al máximo. Un gobierno respaldado por poderes e instituciones autónomas nos devolverá la esperanza y la oportunidad de tener un país próspero y equitativo. La ley como defensa ante el poder y nunca su mero reflejo. No es posible seguir permitiendo que los poderes públicos estén subordinados al Gobierno,y no sirvan para controlarlo. Está en nuestras manos. No hipotequemos nuestra libertad por retornos monetarios coyunturales que luego perderemos.

Una Flor



¿Cuál es nuestra identidad?


Por: Juan Pablo Vitali - Muy extraño sería, que un griego del siglo de Pericles, o un romano bajo el Imperio de Augusto, se preguntaran sobre su identidad.Sin caer en tales alturas históricas, podemos decir que nosotros, en este sagrado Sur, tampoco necesitábamos hacernos esa pregunta tiempo atrás, porque lo que nos dio origen, vivía en nosotros muy naturalmente, muy entrañablemente. Teníamos una forma de ser, de pensar, de sentir, un territorio, una clara conciencia del proceso histórico que nos otorgó nuestro destino, y nos imprimió en el alma nuestra cultura. La conquista, los criollos, la fusión, la mutación cósmica del hombre europeo en la polaridad Sur, en su nueva misión irrenunciable, corría firmemente por nuestras venas.Todos teníamos una somera idea de cuáles eran nuestros ascendientes más o menos inmediatos; pero no era ése, un tema que nos preocupara demasiado. Nuestro tema era la Patria y nuestro destino común, nuestras luchas, y la defensa de lo que considerábamos justo, y sentíamos como propio.Siempre supimos sobre la incidencia del imperio anglosajón en nuestro Sur. Siempre supimos que no éramos ni queríamos convertirnos en eso: Una furia mercantil y expoliadora. Nuestra cultura hospitalaria, pudo sostener la amistad de muchas razas, porque todos participaban de ella, que se mantenía firme en su eje cósmico inmutable. Todos depositaban aquí sus mejores esperanzas, iluminados por la Cruz del Sur, enriqueciéndonos.El largo camino de Grecia, de Roma y de España, había desembarcado sus estandartes en nuestras playas, y bajo su sombra, cobijó a otras razas del continente. Con el aporte de esa sangre, San Martín libertó esta parte de América del Sur.El sabio ciclo de la conquista y la fusión, fortaleció a los ejércitos libertadores, que debieron hacerse cargo de nuestro espacio, cuando se disgregó el Imperio Español.El gaucho, el llanero, el roto, el charro, los hombres del cuchillo, de la guitarra y del caballo, fueron entonces estirpe y arquetipo, nuestros paisanos, nuestra elite guerrera, nuestros caudillos. Los inmigrantes sucesivos – sobre todo los de las guerras y las hambrunas europeas - sintieron también como algo natural, la nueva etapa que signaba su destino, en la hospitalidad, en la amplitud del territorio, y en la perfecta continuidad histórica de su cultura y de su destino. Pero por detrás, lentamente, crecía la sanguinaria determinación del nuevo imperio, y el odio sin límites de los resentidos. Dos caras de un materialismo irreductible.Sobre esas bases, se instaló la dialéctica del odio y la ambición, que nos fue saqueando la identidad, encaminándonos hacia una síntesis tan morbosa como preconcebida, denominada progresismo.Los saqueadores pasaron a menudo del comercio al homicidio, fundamentando los hechos en el buen funcionamiento de la economía, según el correcto sentido del mundo – de su mundo, claro -.A los resentidos, se les suministró muy pronto una ideología a su medida: el marxismo, que se complementó con otras ideas afines, de las cuales quiero mencionar especialmente el indigenismo, ese extraño racismo antirracista, que pretende volver la historia hasta antes de la conquista, hablando en español – cuando no en inglés -, con teléfonos celulares, por medio de ongs y apoyos internacionales – siempre desinteresados, claro -. También quieren dejar su antigua Patria, quienes pretenden hacerse ciudadanos de la patria única global, porque creen asegurarse así, algunas utilidades en el mundo ficticio del dinero, en medio del cual piensan mantenerse en pie, por medio de sus capacidades superiores, o sea, tener cierta cantidad de dinero, fabricado ilimitadamente por sus amos, como un mero papel a su servicio. Pero nosotros, no tenemos opción, porque el Sur fue un lugar que amamos demasiado. Y digo el Sur, porque es un hermoso término poético, abarcativo de nuestra hermandad continental hispanoamericana, y porque es un símbolo y un mito, porque señala y convoca, porque la gran flecha de nuestro mapa señala un polo místico al Sur del Sur, hacia la Antártida, hacia Las Malvinas, un destino que de no asumirse, se convertirá también en un castigo. Todas nuestras energías estuvieron en amar ese Sur, nuestro Sur, y no en preguntarnos sobre una identidad que teníamos muy clara.Acaso teníamos todo demasiado cerca, y entonces era muy fácil amarlo: La tierra era todavía poderosa, y hablaba por sus árboles, por sus montañas y por sus ríos. Las personas eran honestas, respetuosas y leales. Las familias eran bien constituidas y amplias, como las de los antiguos romanos. Los jardines, los trenes, los desfiles, las escuelas, el trabajo, y la voluntad de ser y resistir, hacían el resto. Ciertamente, se puede escribir un tratado sobre la conformación de una identidad. Quizá hayan escrito alguno que valga la pena, pero allí no se encontrará la magia, que sólo conoce quien la ha experimentado. No se explicarán allí los patios, los portones, los jardines oscuros, los zaguanes, y toda una estética austera y elevada. No, la historia no vuelve atrás, pero el sentido de ser criollo, de haberse desprendido un día de un continente, para forjar uno nuevo, hecho de voluntad, de acero y de distancia, no puede perderse para siempre, entre los dominios dialécticos de globalizadores y resentidos. Con nuestro Ser, recibimos nuestro destino, lo demás, es sólo un episodio más de la devastación global, algo que muchos de nosotros, jamás podremos aceptar.

Necesitamos un Gerente


Por: Wilmer Chiquín Sánchez - Como siempre, recibí las breves e interesantes notas que nos haces llegar sin firma, tal como irá esta. Me refiero a la titulada LA UNIDAD ESTA HERIDA DE MUERTE. Y me ha provocado reflexionar sobre el tema. Esa unidad a la que se refiere quien escribe, no está herida de muerte, porque nunca hubo un verdadero criterio de unidad, y cuando se propuso, sólo era palabrería para que la verdadera oposición —que es el pueblo opuesto a este gobiernucho que tanto daño ha hecho— se lo creyera. Sencillamente un engaño masivo, pues es tanto el dolor que nos embarga, que podríamos caer en la tentación de creerle a cualquiera, ejemplo de eso es lo que estamos viviendo. Lo cierto, es que si bien tenemos un atajo de inmorales que nos desgobiernan, también tenemos un atajo que se deja gobernar por quienes no merecen ser gobierno. Y se dejan gobernar por que de una u otra forma los que se autopregonan sus líderes están tendiendo la cama para su inmediato futuro y ninguno se ha detenido a pensar ¿qué es lo que más conviene al país? La mira se ha centrado en que Chávez no regrese al poder, pero no veo movimiento alguno dirigido a lograr reestablecer la paz, la armonía y la hermandad. Y no es que no haya un líder, es que los que hay están más que viciados y el pueblo opositor, que no es lo mismo que la oposición, anda descabezado, sin creatividad, sin planificación, sin estrategias frente a un brillante futuro al que no sabe como abordar. No hay quien dirija a quienes estamos dispuestos a salir adelante, pillar la trampa que de nuevo se pretende instaurar, no hay quien estimule nuestro patriotismo para hacernos ir a las urnas masivamente. No hay un proyecto país, no hay búsqueda y selección del recurso humano fresco y emprendedor, que por cierto, sobra en Venezuela. Profesionales que asistidos por otros profesionales se atrevan a salirle adelante a los actuales candidatos mostrándoles como se gerencia un país. No resentidos o especuladores del poder, a cambio de cuya obtención venderían a su familia. Gente cuyos principios y valores morales estén por encima de sus intereses personales, como sucede con quienes se han postulado. Deben revisar las enseñanzas de políticos verdaderos y no continuar siendo arrastrados en búsqueda de poder. De aquello que se conoce ahora como la IV Republica , hay gente honorable, pensante, capaz que si bien su tiempo cronológico ya pasó para gobernar, bien podrían asesorar con sus conocimientos y experiencia a los que serán de la VI. Necesitamos un gerente.

¿Ocaso de las FF.AA.NN.


Por: G.D Oswaldo Sujú Raffo - Por los últimos acontecimientos ocurridos en el país, en donde se han visto involucradas nuestras FF.AA.NN directa o de soslayo, temo preguntarme si estamos ante el ocaso de ellas como institución fundamental del Estado venezolano. Lo más triste es que pareciera no importarle a nadie, cuando pertenecen a todos los venezolanos. Atrás están quedando sus glorias, sus esfuerzos y sacrificios. Sangre, sudor y lágrimas para salvar, defender y mantener un sistema democrático elegido por el pueblo y atacado vilmente por el castrismo comunismo cubano, ayer derrotado por nosotros y hoy entronizado en los cimientos del Estado venezolano. Los vicios de la llamada “IV República” se han quedado ínfimos si los comparamos con lo que ocurre en esta “pomposa” V República, en donde un caudaloso e interminable torrente de millones de dólares, solo ha servido para enriquecer una nueva oligarquía de civiles y militares, en detrimento de las primarias necesidades de un pueblo, distraído con pan y circo, en medio de la corrupción más grande e infame de nuestra historia. En toda nación han existido las FF.AA.NN, que además de sus funciones específicas de defensa, vigilancia y de coadyuvar en el desarrollo, tiene la responsabilidad de ser “el gendarme del Estado”, es decir de velar, en última instancia, por el fiel cumplimiento de la Constitución y leyes de la República, incluído el mismo Presidente. La forma insana y malévola como desde hace diez años se ha manipulado y deteriorado esta fundamental institución, nos presenta un cuadro caótico y agónico de lo que fue una organización querida y respetada por su pueblo. La intromisión de la política partidista en sus filas, la modificación de sus leyes orgánicas y reglamentos vitales, la desviación de sus misiones y funciones fundamentales; así la corrupción, el servilismo, la adulancia y el menoscabo del profesionalismo, son la gangrena que corroe las bases de la Institución, creando desmotivación, indisciplina y desmoralizació n dentro de sus integrantes. La ambidiestra política exterior, la confusión doctrinaria y los “inventos para complacer al Jefe” han deteriorado la capacidad de reacción, cohesión y operatividad de las FF.AA.NN para cumplir su sagrada misión. No es solo comprar nuevos ó repintados sistemas de armas, ó jactarse de comandar miles de milicianos, ó de hacer shows burdos y ridículos; la guerra moderna impone la tecnología, liderazgo y sobre todo la moral del soldado sobre el número y la anarquía. La moral, esencia del éxito de toda organización humana, se fundamenta en la claridad de principios y en la razón de ser, por ello fue un crimen atroz el haberse permitido un “juramento revolucionario y socialista” en la reciente graduación de oficiales, contrario a la tradición y esencia de nuestras FF.AA.NN. Ya es el colmo de tanta demencia y jalabolismo! ! O es que ya se olvidó el ridículo y cantinflérico “movimiento” de los diez batallones o los mísiles lanzados y perdidos en la 5ta. dimensión, o en las maniobras “socialistas” y desfiles burlescos. La responsabilidad de lo que hoy sucede en las FF.AA.NN, compete a todos los ministros de la defensa y a todos los generales y almirantes, comandantes de las fuerzas en primer término. Mañana deberán justificar ante el pueblo y la propia Institución su traición , complicidad y cobardía por no impedir el ocaso de la misma. Recordar al Rey Faroud y su corte de generales, almirantes, mariscales de campo, generalísimos y generales en jefes, todos llenos de condecoraciones y colguetas, barridos por Nasser y sus compañeros decididos en salvar al Egipto de entonces...La recuperación o reconstrucció n de nuestra nación en el futuro cercano, deberá comenzar por sus FF.AA.NN y así debemos hacerlo todos, por esta Venezuela que es tuya, mía y nuestra. La Patria es primero. ¡Hasta luego!

La Palabra de Hoy


CONSIENTE (escrito con S) - Es la Segunda Persona del Tiempo Presente del verbo CONSENTIR que significa ¨permitir algo o condescender en que se haga algo¨. CONSCIENTE (escrito con SC) - Es un adjetivo que significa que ¨se siente, se piensa, se quiere y se obra con pleno conocimiento de lo que se hace¨. Una segunda acepcion es ¨Uso a plenitud de de los sentidos y facultades¨