viernes, 6 de junio de 2008

Cubazuela y el Art. 1 de la Constitución


Por Adolfo R. Tayhardat - www.adolfotaylhardat.com - La Constitución Nacional dice (Art. 1º.): “Son derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad y la autodeterminación nacional”. Para Chávez y su gobierno esa disposición constitucional no cuenta para nada. Al parecer el empeño de Chávez de convertir a Cuba y Venezuela en un solo país sigue vigente, pasando por encima el derecho de los venezolanos a la autodeterminació n nacional, que conlleva la potestad de los ciudadanos a decidir sobre el destino de su propio país. Ese destino no puede, bajo ninguna circunstancia quedar sometido a los caprichos de un gobernante antojadizo y extravagante. Hace tres años publiqué en este diario un artículo que titulé “CUBAZUELA”, a raíz de la afirmación de Chávez en su Aló Presidente del 31 de julio de 2005, cuando dijo: “La federación o unión con Cuba sería beneficiosa para toda América Latina”. Desde entonces Chávez ha venido convirtiendo a Venezuela en una colonia cubana. Sus constantes reivindicaciones de la soberanía y la independencia de Venezuela no cuentan en la relación con Cuba. Es un hecho que los cubanos “están metidos hasta en la sopa” en Venezuela, incluso en áreas sensibles como son los servicios de inteligencia, la Fuerza Armada, dentro del Palacio de Miraflores, en el Fuerte Tiuna, en la Cancillería, los servicios de identificació n y extranjería, los aeropuertos, las notarías. A esto se agrega la presencia de más 30 mil médicos cubanos, una cantidad desconocida de presuntos educadores y otro tanto de entrenadores deportivos. Esta situación es en sí un grave atentado contra la integridad nacional de la cual habla el artículo 1º. de la Constitución citado más arriba.
Durante su reciente visita a Cuba el vocinglero de Maduro, tratando de ser más chavista que Chávez dijo, entre otras cosas que “los vínculos entre Cuba y Venezuela van mas allá de simples conceptos sobre política internacional” que “Nuestra relación va mucho mas allá, es una hermandad profunda histórica, estratégica, la cual nos ha convertido en un solo pueblo, en una única nación como lo soñaron los padres libertadores”. Sin embargo, da la impresión de que en Cuba no comparten el frenesí de Chávez con la idea de una unión, confederación o federación Venezuela-Cuba. El breve comunicado conjunto emitido al término de la visita se limita a dejar constancia de que “El Presidente cubano ratificó al canciller venezolano la solidaridad de nuestro pueblo y gobierno con la hermana Revolución Bolivariana de Venezuela”. Nótese que habla de solidaridad del gobierno y el pueblo cubano con la revolución bolivariana”, ni siquiera con el gobierno de Chávez. El comunicado añade “ambos políticos intercambiaron sobre la situación en sus respectivos países y el desarrollo de los excelente nexos bilaterales, así como sobre diversos asuntos de la agenda regional e internacional”. El Canciller cubano tampoco se hizo eco de lenguaje entreguista y vendepatria de Maduro. Se limitó a ratificar “la condena de la isla a “la campaña mediática internacional contra Venezuela y el presidente Hugo Chávez”. Esto quedó reflejado en Comunicado Conjunto en los siguientes términos: “Cuba rechaza con todas sus fuerzas la campaña internacional orquestada por el imperialismo” . Estas frases, por remachadas y manoseadas han perdido todo impacto. La cautela que se aprecia en el Comunicado hacen pensar – espero no equivocarme - que el proyecto “Cubazuela” no pasa de ser un antojo ficción, una monomanía de Chávez y de Fidel Castro. Desaparecido éste del escenario político cubano prevalece la racionalidad y el pragmatismo que caracterizan a Raúl. Tengo la impresión al presidente Raúl Castro no le gusta para nada Chávez. Mantiene con él una distancia prudente para no perjudicar los jugosos beneficios que la idolatría enfermiza del gobernante venezolano por Fidel Castro le proporciona a su país. Los cubanos son tan orgullosos de su condición de cubanos y de la independencia de su país como los venezolanos. Ni ellos, ni nosotros estamos dispuestos a sacrificar nuestra soberanía en un proyecto insensato como es el fundir a nuestros países en una sola unidad. Las uniones o federaciones de países que se ha intentado crear en el mundo han fracasado. Recordemos la República Árabe Unida (RAU) integrada por Egipto y Siria, que duró escasamente tres años. Lo mismo ocurrió con la unión entre Egipto y Libia que tuvo una vida de apenas unas semanas. En esos casos se trataba no solamente de países afines en muchos aspectos, sino de pueblos que profesan la misma religión y el mismo sistema jurídico consagrado en el Corán. Estos precedentes seguramente los tiene en cuenta Raúl Castro quien sabe que una fusión de esa naturaleza solo duraría el tiempo que Chávez se mantenga en el poder. El día que Chávez sea “destronado” – ojalá sea muy pronto - ese proyecto se convertirá en cenizas. Sin embargo, esto no significa que debamos bajo bajar la guardia. Mientras Chávez siga gobernando seguirá impulsando esa extravagante idea, seguirá abriéndole las puertas del país a cuanto cubano quieran despachar para acá y continuará violando flagrantemente el artículo 1º. de la Constitución. ¿Cómo puede un gobernante atentar impunemente contra los derechos a los derechos irrenunciables de la Nación como son: la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad y la autodeterminación nacional”. ¿Esto no se llama traición a la patria?.

El camino hacia la delación


Una Tribuna para voces del decoro - Por Mercedes Montero - mechemon99@yahoo.co.uk - El 28 de mayo de 2008 apareció publicado en Gaceta Oficial con Rango, Valor y Fuerza el Decreto Ley del Sistema Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia, que tiene como principal objetivo hacer de la nación venezolana un pueblo de delatores. Este es el corolario del trabajo arduo llevado a cabo por la “revolución” a lo largo de nueve largos años.. Este es el fin de una serie de medidas que le permiten al primer mandatario blindar la implantación del “proceso”. Todo comenzó con la división entre lo ciudadanos colocándoles dos etiquetas, oligarcas /escuálidos (opositores) y patriotas..(chavistas). Ambos grupos dejaron de ser adversarios para ser transformados por obra y gracia del discurso presidencial en enemigos. En cualquiera de los actos y manifestaciones políticas los extremistas de la revolución atacaban violentamente a su adversario. (La gente cogió miedo). Después de los sucesos del 11 de abril de 2002, la oposición fue catalogada como “golpista”, la represión del 13 y 14 de abril fue descomunal. Hubo seguidores de Chávez presos, que fueron dejados en libertad y considerados héroes de la revolución. También hubo policías presos (Continúan presos sin que se les haya probado delito alguno. A esos policías se los ha presionado, torturado psicológicamente para que declaren en contra de sus compañeros, bajo la falsa promesa de libertad (El miedo se incrementó). Entre diciembre 2002 y enero 2003, se dio el Paro Cívico nacional. Este Paro fracasó, pero dejó como resultado, además de muchos negocios quebrados y empresas con mala situación:, el despido masivo de 23.000 trabajadores petroleros, a quienes nunca se les ha cancelado sus prestaciones sociales y se le han violado todos sus derechos civiles. Esos ciudadanos han sido calificados como terroristas y saboteadores. (la gente puso sus barbas en remojo y como lección aprendida empezó a protestar anónimamente). En el camino hacia el Referéndum Revocatorio Presidencial, apareció la Lista de Tascón (Lista en la que aparecen los nombres de las personas que firmaron la solicitud para revocar al presidente). Esa lista ha tenido dos graves consecuencias: a) Le sirvió a la revolución para negarle a los firmantes trabajo, despedir del trabajo, no permitir contratación con el gobierno, colocar toda clase de dificultades para obtener sus documentos, hacer gestiones, etc. Lamentablemente la oposición también apeló a la consulta de la Lista como garantía de lealtad, y, sin darse cuenta contribuyo al otro logro de la famosa lista. b) Se limitó el tamaño de la oposición. A partir del número de firmas recolectadas, se habla de los casi 4 millones de ciudadanos de oposición. Si ven los resultados electorales de la oposición siempre están alrededor de esa cifra. ¿Cómo se explica? El secreto del voto había sido develado con consecuencias devastadoras. El tamaño permitido a la oposición para fines de imagen democrática de la revolución quedó claramente definido. Vino el programa Maisanta, una versión magnificada de la violación del secreto del voto y de la confidencialidad de los datos personales. Los buhoneros vendían libremente ese programa. Las consecuencias han sido nefastas. Tirios y troyanos apelan al uso del programa, para consultar los datos de los ciudadanos, al parecer sin darse cuenta que eso es traspasar la privacidad. La gente se siente desnuda y a la intemperie. Esta acción es una forma de delación. Poco a poco el gobierno fue tomando el control de los medios, compra, apabullamiento, la paliza dominical de Aló Presidente, las medidas administrativas que dificultan el desenvolvimiento de los medios opositores o independientes. Pero el broche de oro, fue el cierre de RCTV. La auto mordaza se impuso. No importaron ni las protestas, ni el sentir del pueblo. La gente comprendió el significado del silenciamiento masivo. La transformación de la educación en adoctrinamiento, la eliminación de los pruebas de aptitud para entrar a las universidades, el intento de destrucción de las universidades icono, la restricción y justificación para la compra o importación de libros, el cierre de editoriales son formas de represión que mantienen el atraso tecnológico y la falta de actualización del conocimiento; elementos claves para poder mantener en “orden revolucionario" la libertad de pensamiento. La ignorancia es caldo de cultivo para la delación. Lo único que faltaba era el Decreto Ley de Inteligencia y Contrainteligencia, como corolario, con todo lo que este Decreto implica, para declarar la delación como forma de interacción nacional. Los vecinos delatarán a todo aquel otro vecino al que le tengan rabia, o envidia. La gente guardará silencio cómplice por temor a la represalia, los ojos no verán, los oídos serán sordos. El Gobierno considerará información estratégica, que puede colocar en peligro toda la seguridad del país, a toda aquella protesta por mucha razón que exista para protestar. Toda estadística que muestre las deficiencias en un área de la economía, seguridad, alimentación o cualquier cosa, será considerada un atentado. Cualquier investigación sobre un resultado electoral que se considere fraudulento será un delito. Todo el que se atreva a hablar, a disentir, a protestar como consecuencia será un delincuente y pagará con cárcel su aventura. ¡Bienvenidos señores al mundo de delación del Socialismo del Siglo XXI!.

El Guerrero de la Luz

Un guerrero no anda con le quiere hacer mal. Ni tampoco es visto en compañía de los que lo quieren "consolar". Evita a quienes sólo están a su lado en caso de derrota, esos falsos amigos que quieren probar que la debilidad compensa. Siempre traen malas noticias. Siempre intentan destruir la confianza del guerrero, bajo el manto de la "solidaridad". Cuando lo ven herido, se deshacen en lágrimas, pero en el fondo de su corazón están contentos porque el guerrero perdió una batalla. No entienden que esto forma parte del combate. Los verdaderos amigos de un guerrero están a su lado en todos los momentos, en las horas difíciles y en las horas fáciles.
Manuel del Guerrero de la Luz - Pablo Coelho