mover

mover

martes, 3 de junio de 2008

Chávez Decree Tightens Hold on Intelligence


June 3, 2008 - By SIMON ROMERO - CARACAS, Venezuela — President Hugo Chávez has used his decree powers to carry out a major overhaul of this country’s intelligence agencies, provoking a fierce backlash here from human rights groups and legal scholars who say the measures will force citizens to inform on one another to avoid prison terms. Under the new intelligence law, which took effect last week, Venezuela’s two main intelligence services, the DISIP secret police and the DIM military intelligence agency, will be replaced with new agencies, the General Intelligence Office and General Counterintelligence Office, under the control of Mr. Chávez. The new law requires people in the country to comply with requests to assist the agencies, secret police or community activist groups loyal to Mr. Chávez. Refusal can result in prison terms of two to four years for most people and four to six years for government employees. “We are before a set of measures that are a threat to all of us,” said Blanca Rosa Mármol de León, a justice on Venezuela’s top court, in a rare public judicial dissent. “I have an obligation to say this, as a citizen and a judge. This is a step toward the creation of a society of informers.” The sweeping intelligence changes reflect an effort by Mr. Chávez to assert greater control over public institutions in the face of political challenges following a stinging defeat in December of a package of constitutional changes that would have expanded his powers. Mr. Chávez, who has insisted the defeat will not dampen his ambitions to transform Venezuela into a Socialist state, said the new law was intended to guarantee “national security” and shield against “imperialist attacks.” He lashed out at its critics as being agents of the “empire,” meaning the United States. The law’s stated aim of protecting Venezuela follows a history of antagonism between the governments in Caracas and Washington, dating at least from the Bush administration’ s tacit support for a short-lived coup against Mr. Chávez in 2002. Recently, Venezuela has claimed it was subject to military intimidation from the United States, pointing to a recent violation of Venezuelan airspace by an American fighter jet and Washington’s recent reactivation of its Fourth Fleet to patrol Latin American and Caribbean waters. On Sunday, Mr. Chávez referred to critics of the intelligence law as de facto supporters of the Bush administration and of the Patriot Act, the American antiterrorism law that enhances the ability of security agencies to monitor personal telephone and e-mail communications. Mr. Chávez’s new intelligence law has similar flourishes. For instance, it authorizes his new intelligence agencies to use “any special or technically designed method” to intercept and obtain information. But the new law may also point to the influence of Cuba, Venezuela’s top ally, on intelligence policies. For instance, the use of community-monitorin g groups to assist in gathering intelligence resembles Cuba’s use of neighborhood Committees for the Defense of the Revolution to report on antigovernment behavior. “This is purely Cuban-style policy,” Juan José Molina, a legislator with Podemos, a leftist party that broke from Mr. Chávez’s coalition last year, said of the new intelligence law. “Our rulers want to impose old models upon us.” Interior Minister Ramón Rodríguez Chacín announced the intelligence overhaul in a public appearance here last week, saying it was needed to combat “interference from the United States” by having intelligence agency workers imbued with “ideological commitment.” On Monday, however, Mr. Rodríguez Chacín softened his tone, saying the law would not lead to political intimidation or restrict freedom of expression. “We are talking about the responsibility all Venezuelans have with the security of the state and the resolution of any crime,” he said. The drafting and passage of the law behind closed doors, without exposing it to the public debate it would have had if Mr. Chávez had submitted it to the Assembly, also contributed to the public uproar and suspicion. One part of the law, which explicitly requires judges and prosecutors to cooperate with the intelligence services, has generated substantial concern among legal experts and rights groups, which were already alarmed by the deterioration of judicial independence under Mr. Chávez. While the language of this passage of the law, and several others, is vague, legal experts say the idea is clear: justice officials, including judges, are required to actively collaborate with the intelligence services rather than serve as a check on them. “This is a government that simply doesn’t believe in the separation of powers,” said José Miguel Vivanco, Americas director for Human Rights Watch, the New York-based rights organization. “Here you have the president legislating by decree that the country’s judges must serve as spies for the government.” Mr. Chávez’s opponents here grasped for reasons as to why he chose this moment for the intelligence overhaul, with his government grappling with economic problems like climbing inflation and slowing economic growth even as the price of oil, the lifeblood of Venezuela’s economy, remains near record levels. “Even within the Bolivarian movement, this would officialize Soviet- and Cuban-style purges, accusing dissidents of being spies, traitors or agents of the imperialist enemy,” El Nacional, a normally staid opposition newspaper, said in an editorial that ended, “This is revolting.” In some ways, the changes would merely refine the control Mr. Chávez already exerts over intelligence operations. His government has already used voter registration data to purge employees deemed disloyal to the president from the intelligence agencies and other parts of the civil service. Several legal activists said Monday that they were studying ways to appeal the law, but the viability of a legal challenge remains unclear. “This is the most scandalous effort to intimidate the population in the 10 years this government has been in power,” said Rocío San Miguel, a prominent legal scholar who heads a nongovernmental organization that monitors Venezuelan security and defense issues. Ms. San Miguel said information her group had collected could be deemed illegal under the new law. The group has data from military sources showing that Mr. Chávez’s efforts to create a force of one million reservists had fallen far short. “Under the new law, this information could be considered a threat to national security and I could be sent immediately to jail,” she said. “Effectively this is a way to instill fear in NGOs and news organizations and parts of society that remain outside the government’s reach.”

Plano Esquinas Caracas







Esquina DEL MUERTO

El nombre de esta esquina caraqueña no puede ser más trágico. Llamase El Muerto parece una pesadilla de mal gusto. Pero con ese nombre ha sido conocido un sitio donde se levantó un vivo que iban a enterrar.Y va de cuento: estamos en la Caracas de los tiempos de "La Guerra de los Azules", o "Guerra de los Cinco Años". Godos y centralistas, o federales, se disputaban el poder. Venezuela es un país desquiciado y arruinado.Dos bandos irreconciliables surgen en cada calle, en caserío en cada poblado. Los Centralistas llevan la bandera roja y los federales amarilla. El partido de los Godos esta formado por la "Aristocracia Criolla", por los ricos; los hombres que frecuentan los bancos que tienen casa y solar con manumisos y que conservan su prejuicio de clase, cierran fila en él. Al frente del partido Federalista, con su jefe, el General Juan Crisóstomo Falcón a la cabeza están las grandes masas campesinas que corrían tras el señuelo del repartimiento de tierras. Los hombres que luchaban por una conquista social: la tierra.Una de estas guerrillas llegó a Caracas por los lados del Guaire, trabajándose una descomunal batalla en cada esquina, en cada plaza, en cada calle. Las familias, horrorizadas antes los desmanes de los soldados, cerraban los portones de sus casas; y en medio de la oscuridad de la noche se oían solamente los quejidos de los moribundos que morían en plena calle sin auxilio; y los autillos de los perros. Alguna que otra mano femenina llegaba a realizar un acto de autentico valor, abriendo con sigilo el viejo portan de la casona para ofrecer una venda, un remedio o un poco de agua o alimento al herido. Eran las pocas que se arriesgaban como siempre. Las mas, se quedaban apoltronadas en sus viejas butacas haciendo la digestión y esperando el final de la contienda. Llegaban a negar al enemigo no solamente su derecho a la vida y a la libertad sino que les trataban como si fueran seres irracionales.Las honorables damas mantuanas esperaban, tras de la romanilla de la ventana, el paso del caudillo vencedor, para arrojar a sus pies una flor o una sonrisa.Eran aquellos viejos tiempos... se habían efectuado una guerrilla en las calles de la amedrentada ciudad. Por todas partes se miraban los cuerpos de los soldaditos venezolanos que caían a tierra para no levantarse más. La carne de cañón, que es la que pierde siempre en las revueltas organizadas por las ambiciones en pugna. Luego de una tregua que fuera pedida por ambos mandos contendientes, fueron enterrados los muertos que bloqueaban las calles de la ciudad. Caracas toda estaba obstaculizada por los muchos cadáveres y heridos que morían a plena luz del sol, sin auxilios médicos o espirituales. Un pánico colectivo recorría la ciudad de un extremo a otro.Una cuadrilla de hombres avanzó para comenzar su trabajo de levantar a los muertos, llevándolos en camilla al cementerio cercano para darles sepultura. Y cuentan que cuando llegaban por el sitio que hoy se conoce por "Esquina del Muerto" un soldado que llevaban a enterrar se sentó en la camilla, diciendo con voz de ultra tumba:"No me lleven a enterrar, porque yo estoy vivo...". Fácil es imaginar la estupefacción de los camilleros. Soltaron de inmediatos las angarillas y emprendieron veloz carrera, dejando al "muerto" vivo en plena calle.Y la ESQUINA del MUERTO recibió desde entonces su iniciación. Más tarde y cuando corrió la noticia de boca en boca, era corriente que los vecinos, al pasar por la esquina "donde se levanto el muerto" se persignaran, como si aquello hubiera sido una cosa del demonio. Era, simplemente, un hombre que se había desvanecido por la herida, sin atención a tiempo, que lo desangró en la calle y que volvió a su conocimiento cuando le llevaban a la sepultura dando origen a la hoy conocida y legendaria "Esquina del Muerto".

Esquina DEL MADERERO

















La Esquina del Maderero se llamó así por voz popular, debido a que en aquel sitio existió un gran depósito de maderas. En tiempos viejos se levantó, en un corralón, el viejo "Teatro del Maderero", formado por cuatro paredes sin techo ni pavimento, con un andamio en coleta y pintando en vivos colores, donde se representaban las funciones llamadas "Las Jerusalenes".Entonces no había luz en la ciudad y la iluminación del espectáculo se hacía por medio de candilejas, cuyas mechas se alimentaban con grasa animal y emitían largas columnas de humo.Manuel León fue uno de los artistas que se hicieron célebres en el Teatro del Maderero, representando a Cristo en la Pasión. Vicente Farfán interpretaba a Pilatos. Era costumbre que los artistas, reclutados entre las gentes del mercado y los negocios, inventaran de su propio peculio las palabras, pues no tenían tiempo de estudiar los papeles y también porque casi todos eran analfabetos. De ahí que fuera tan divertido asistir al "Teatro del Maderero", el primer teatro popular que se estableció en Caracas.Durante las representaciones de los Nacimientos, se armaban las grescas con cualquier motivo, pues el teatro era muy visitado por los "guapos" del lugar, y salían a relucir los pardillos, el guayacán y el chaparro, repartiendo palos a diestra y siniestra entre los asistentes.Cercando el teatro estaba el Río Caroata, sitio que arrastraba los desperdicios de la ciudad. Cuentan que en más de una oportunidad, el manso río se rebeló de su triste destino, llevándose todo cuanto encontraba por delante y como es natural, los débiles cartones que fungían de paredes en el famoso teatro.A su puerta, -durante las funciones-, se formaban hileras de vendedoras de paño, camisa y fustán, con azafates de dulces, iluminados por el célebre farolillo de cuatro vidrios y vela de sebo.El teatro constaba de cuatro puertas, un hall de entrada, sus hileras de palcos que visitaba la "crema y "el paraíso" que sólo era visitado por el pueblo "alpargatudo". La luneta estaba formada de sillas que se desarmaban cada vez que se formaba un lío.A la hora de la función, que se anunciaba con ocho campanazos, el teatro estaba siempre repleto de público. Era natural, en una ciudad donde no había diversiones; y cuando se levantaba el telón, comenzaban a oirse las estrofas que salían de los labios de alguna artista improvisada en "arcángel historiador", y trajeada con "miriñaque", como era la moda en aquellos tiempos.Después de las diversas apariciones de vírgenes y ángeles, el público comenzaba a impacientarse; y se oían pitos y frases de subido color que hacían enrojecer al público culto, el de los palcos.Ante los gritos descorteses y los adjetivos ofensivos, la policía se desgañitaba tratando de poner el orden; y muchas veces se armaba tal escándalo, que los artistas se veían precisados a bajar el telón, para que diera comienzo a "la orquesta" de los vendedores de chicha y maní tostado.Eran célebres las piezas que allí se representaban. Los artistas, hombres y mujeres sin ninguna cultura, en ocasiones tenían que improvisar su papel. En uno de ellos, el Arcángel Miguel bajaba hasta el público en una "nube" de trapo, y un chistoso que estaba entre el público, gritaba: "Míralo, si es Natividad, el chocolatero...".Y el pobre muchacho, viéndose descubierto, gritaba a todo pulmón: "Súbeme, Jesús María, que ya me reconocieron"...Este percance daban mayor colorido al espectáculo, las risas y chirigotas eran tan grandes, que la gente, especialmente el público del "paraíso", reía a reventar."Las Jerusalenes" perdieron su crédito por los líos que se armaban a cada rato dentro del teatro.En 1905 los chicos de la prensa, acaudillados por Candelario Pérez, Cronista de "El Pregonero", Maximiliano Lores, Director de la "La Linterna Mágica", Juan José Churión y otros, donde organizaron una función benéfica para resucitar "el viejo teatro", con tan mala suerte, que le dieron una pita descomunal a los artistas. Y ha sido, sin duda, el viejo popular Teatro de Maderero, lo que ha dado mayor renombre a la Esquina.Por lo demás, la Esquina del Maderero ha sido un sitio donde siempre han existido grandes depósitos de madera, aserraderos y carpintería, justificándose así su nombre. Aún en nuestros días existen aserraderos de fama en aquel lugar donde se celebró las llamadas "Jerusalenes", y "Nacimientos", desde los viejos tiempos coloniales. No obstante, el Cronista Bolet Peraza, en su conocida y celebrada obra "El teatro del Maderero", dicen que el nombre se debe en virtud de "que, en su recinto y durante las místicas representaciones de "Nacimientos", solía hacerse un uso malsano del pardillo, del guayacán, del chaparro-manteco y otras maderas de construcción ebanestería y molimiento, de cuya flexibilidad y contundencia daban fe los doloridos cardenales que celebraban cónclave en las costillas del respetable público".

Esquina DEL GUANÁBANO

La Esquina del Guanábano tuvo su origen, como su nombre lo indica, por un hermoso guanábano que en aquel sitio prestaba su sombra acogedora al viandante y ofrecía la dulzura de sus frutos a los vecinos y a cuantos se acercaron a sus ramas. Debe ser un origen muy antiguo, pues no se conocía entonces en aquel barranco, una calle, propiamente dicha.La Esquina del Guanábano era, hasta hace poco tiempo, una esquina anónima, como otra cualquiera de esta Caracas popular. Se comprende que con el fin de ambientarse, algún vecino nombró el árbol que hacía sombra en el lugar y así quedó hasta nuestros días.Sería poco lo que pudiéramos decir de ella si no fuera por el puente que también lleva su nombre y que le ha dado una trágica celebridad llegando su fama hasta el extranjero.Fue en los tiempos en que el viejo Guzmán construyó su vieja mansión en lo alto de La Pastora, que se hizo de necesidad colocar un puente por sobre el abismo que se abre a su vera. El único puente que unía a la parte alta de La Pastora con el centro de la ciudad, era el "Puente de Carlos III", fabricado bajo el reinado del Rey Carlos III el año de 1759 y siendo Gobernador de Venezuela el Brigadier González Torres de Navarra. Parece que fue construido en el lapso comprendido entre 1786. Hoy existe en el una placa de mármol en que está grabada la fecha de su construcción.Cuando el viejo Guzmán se fue a vivir a su lujosa quinta, no existía ninguna calle que uniera el sitio con el resto de la ciudad, por lo que se hizo de urgencia echar un puente sobre el abismo donde habría sus ramas al viento frío de La Pastora el hermoso Guanábano que una mano anónina sembrará en aquel sitio. Y pusieron manos a la obra.El puente fue realizado por el ingeniero Doctor Muñoz Tebar y refieren que el día del estreno el peso de la gente lo hizo estremecer, siendo clausurado de inmediato para hacerle una más sólida reconstrucción.Entones el puente había sido fabricado con tablas que crujían cuando algún carro o carreta pasaba por encima de él. Más tarde, cuando fuera Ministro de Gómez Centerno Grau, fue totalmente reconstruido, bajo la dirección del Ingeniero Ayala. Lo que ha hecho célebre el Puente Guanábano no son sus casas humildes que han surgido a la orilla del Río Catuche, ni sus hermosos jardines de rosas que se miran desde su altura, ni bello paisaje, sino que hoy en día cuenta con un número de récord de suicidios. Todo aquel que se siente con deseo de desaparecer del mundo de los vivos, se arrojan desde lo alto del puente trágico. Conocemos el caso de una señora que se tiró y la ropa en la caída se le abrió, cayendo como paracaídas con ligeros aporreos solamente. Y el del suicida que quedó engarzado en una rama del guanábano. Pero la generalidad de lo que buscan en él la muerte, la encuentran hasta verse obligada las autoridades a poner un guardia diario para vigilar que los suicidas no se arroje por el Puente del Guanábano.Un caso curioso fue el de la madre que quiso arrojarse en unión de sus dos pequeños hijos, porque el marido la había abandonado, siendo salvada milagrosamente por un pasajero que transitaba en aquel momento por el puente. Y el de el polaco que llegó a Caracas dirigiéndose directamente hasta el puente y tirándose hacia el abismo, cayendo completamente destrozado. Muchas historias, trágicas conoce el Puente del Guanábano. Cuando se inicia la ola de suicidios en Caracas, el puente sirve, como dice el pueblo en su lenguaje criollo, de "revólver del pobre". Y bajo sus arcadas de hierro se han estrellado más de dos mil personas locas o desesperadas, que han creído encontrar en la muerte violenta, el remedio a todos sus males.Bajo el puente viven familias pobres que lavan sus ropas a la orilla del río y cocinan sus alimentos en un anafe. Muchos niños y anciano inútiles y enfermos, viven bajo el puente en chozas levantadas por ellos mismos. El famoso Guanábano que dio nombre al lugar, desapareció hace mucho tiempo.

Esquina DEL CRISTO

Por: Carmen Clemente Travieso - Estamos en los tiempos de los aparecidos, de los fantasmas, de las ánimas del purgatorio que salen rezando por las noches, produciendo el pánico en los espíritus timoratos y creyentes. Los tiempos en que los pobres y amedrentados habitantes de la vieja Santiago de León de Caracas no tenían paz, ni en la intimidad de sus hogares ni en las calles de la ciudad. Los tiempos en que "la dientona" -una mujerona que mostraba unos dientes descomunales desde cualquier zaguán-, lograba atemorizar a los ciudadanos, fueren estos adultos o niños, quienes llegaban en carrera hasta su casa y se escondían bajo cualquier mueble huyendo a la terrorífica visión de aquel adefesio que les acababa de mostrar unos dientes grandes, como los que un burro o un elefante. Este disfraz o fantasma, como se le llamaba entonces, tenía predilección por los barrios más concurridos y cuando más distraído estaba el transeúnte, se le tropezaba de manos a boca, provocando el pánico entre los viandantes que llegaban a mirarla.Eran esos viejos tiempos, de leyenda, de historias escalofriantes, de aparecidos, de carros que corrían por las calles de piedra despidiendo chispas de fuego y azufre en su alocada carrera por las oscurecidas calles de la ciudad.En aquellos tiempos, los alrededores de la hoy conocida Esquina del Cristo eran, como casi toda la ciudad, un peladero rodeado de barrancos. Allí un día apareció un nicho con una imagen de Cristo dentro, al cual se le hacían fiestas y se le colocaban flores y luces todos los años, en memoria de una leyenda que corría de boca en boca entre los vecinos estremecidos de pavor.Cuando comienza esta leyenda, el sitio no tenía nombre y estaba situado "tres cuadras al norte del puente de la reivindicación". Los vecinos comenzaban por decir que "por aquellos lados el diablo estuvo suelto por algún tiempo". Y refieren el cuento así:En una de aquellas casas vivía, hace muchos años, un bodeguero cuyo nombre se ha perdido para la historia. Este nombre era un negociante sin conciencia que había logrado crear a su derredor y entre sus vecinos, un clima de terror y de leyenda por su impiedad, por su carácter díscolo y por su inconsciencia al "sisar" los comestibles que vendía a los vecinos.[/size][size=9]Nadie le quería, todos le temían, especialmente cuando hablaba con su voz profunda y trémula tratando de influenciar en el ánimo de los que le escuchaban. Los vecinos nunca le vieron hacer un bien al prójimo, ni prodigar una caricia a un niño, ni regalar un pedazo de papelón a una anciana que, temblorosa llegaba hasta él en solicitud de una limosna... Era, en suma, un hombre malo, sin conciencia, que sólo estaba pendiente de robar a los infelices que ocurrían a su negocio a comprar algún alimento.Este carácter y proceder del bodeguero le valió el nombre de "el diablo" y sólo así era conocido en los alrededores."Yo no vuelvo más a casa de ese diablo de la bodega, porque me está robando sin conciencia", decía una vecina."Ese diablo de la bodega está peleándose con todos los que llegan allí a comprar", repetía un cliente."Yo sé que es un ladrón descarado, por no tener donde comprar los alimentos y por fuerza hay que ir a su negocio a buscarlos", agregaba la negrita que vivía en el rancho de la quebrada.Y fueron pasando los meses y los años sin que se pusiera remedio a aquel descarado robo que ejercía "el diablo" de la bodega con sus vecinos. Las autoridades, pendientes de asuntos mayores o de más méritos para ellos, se descuidaban en poner un poco de tranquilidad en el solitario lugar, donde un pueblo indefenso era víctima de los desordenados apetitos de un "diablo" de carne y hueso.Así las cosas, un día corrió la voz entre las comadres del lugar:"¿Sabes? Al amigo del bodeguero se lo llevó el diablo, y él ahora está peor que nunca: se ha puesto el mismito diablo... Lo que falta es que le salgan los cuernos para que se parezca a Lucifer..."Y las mujerucas se santiguaban aterrorizadas..."Cristo nos valga", decía la abuela santiguándose y tomando de la mano al nietecito para que no se enterara de lo que allí se comentaba."El mismo diablo cargará con su alma para tranquilidad nuestra", decía Ña Narcisa, la señora que le "colocaba" las arepas para la venta.Y todo continuó lo mismo por un tiempo más, hasta que un vecino, creyente y temeroso, consultó con su confesor y le presentó el problema que confrontaba la comunidad para buscarle un remedio. El cura aconsejó a los vecinos consternados por las tropelías del bodeguero, que instalaran en un nicho la efigie de Cristo y lo colocaran en lo alto de la pared, para ver si se ahuyentaban al maligno.Así lo hicieron los vecinos y dice la leyenda que desde aquel momento "el diablo dejó de atormentar a los vecinos" con sus frecuentes apariciones. Lo que no explica la leyenda es si el hombre murió luego "aparecía su alma en pena", o si era que se disfrazaba de diablo para mantener el estado de terror del vecindario. Es probable que fuera esto último lo que hiciera, el muy bandido.Lo cierto es que "el alma en pena del bodeguero", aparecía en forma de diablo en aquellos lugares oscuros hasta el momento en que los vecinos, aconsejados por el cura, colocaron el Cristo en el nicho en lo alto de la pared.

Esquina DE MIJARES

La casona donde hoy se encuentra instalado el "Club Venezuela", era antiguamente la regia mansión de los Mijares en los siglos XVIII y XIX. Era entonces casa de habitación de los Marqueses Mijares de Solórzano quien era Alférez de su Majestad en los campos de Flandes. Su primer dueño fue Pedro de Mijares, natural de Solórzano. Vivía en Caracas con su mujer Francisca Díaz de Roxas, desde el año de 1605.En su primitiva construcción la casa era una de las más lujosas de Caracas, lucía pavimentos y sardineles de piedra y ladrillos, tinajeros empotrados, caballerizas, un vasto corredor llamado "de los chaguaramos" y ventanas con guardapolvo, que aún ostentan. La mansión abarcaba un amplio terreno que lindaba con la otra esquina.El año de 1669 había sido avaluada en 5,735 pesos y siete reales. Entre sus bienes guardaba plata labrada, esmeralda, collares de filigrana y de diamante, y hábitos de alcántara y calatrava, cojines de terciopelo carmesí guarnecido de oro y una inmensa cantidad de tela de raso, crea, tafetán, damasco, mandarín leonado y morado, y muchas suntuosidades que demuestran el poderío de sus habitantes.El Capitán Felipe Francisco Mijares fundó un mayorazgo en 1737. Pero ya el último Marqués de Mijares estaba en deuda con la Real Hacienda. En enero de 1815 es entregada la mansión al cuidado de una esclava. Y en 1863, a la muerte del Cnel. Juan Bautista Mijares -el último Marqués-, la casa queda en poder de su hijo Ramón quien la hipoteca en 4,000 pesos. Estaba, no obstante, avaluada en 18,801 pesos con 50 centavos.Francisco Mijares de Solórzano y Roxas, Provincial y Alcalde Mayor de la santa Hermandad, caballero de Alcántara, había casado en primeras nupcias con Francisca de Vázquez y Roxas y en segundas con Catalina Hurtado de Monasterios. Para el año de 1664 el matrimonio vivía, con sus hijas María y Francisca en la regia mansión que ya comenzaba a nombrarse de Mijares.Aquel mismo año se celebraron en Caracas con gran nubosidad, los dos matrimonios: María con Manuel Felipe de Tovar, viudo, y Francisca con su hijo, Antonio de Tovar.Era costumbre entre las clases adinerada, dar una dote a las hijas para el matrimonio. Los Marqueses de Mijares dieron a cada una "una dote de treinta mil pesos en dinero efectivo, joyas, tierras y esclavos". El maestro de Campo recibía en efectivo veinte mil pesos de a ocho, y su hijo Antonio, quien no tenía sino 25 años, no recibía sino diez mil pesos en plata acuñada y labrada. Era considerado un "menor". También dieron le entre otros bienes, "un estrado de veinticuatro almohadas de terciopelo carmesí con cuchillas y borlas de seda y oro, colgaduras de damasco carmesí de Granada, guarnecidas de oro y una alfombra del Cairo, traída de España".La hija Francisca obtuvo las tierras del Valle, dos molinos y ocho mil árboles de cacao en el valle de Catta. Dicen que la suntuosidad de estas bodas llamó la atención de la capital. El pueblo en masa se congregó en la "casa de Mijares" para mirar a las desposadas.La tercera hija de los Marqueses de Mijares, de nombre Mariana, casó con el Alférez Manuel de Tovar y Bañes; y Catalina, con el Alférez Lorenzo Martínez de Villegas.La casa de los Marqueses de Mijares lindaba al norte, calle real por medio, con solar del Capitán Diego Hernández de la Mora y por el sur, con el solar del Pbro. Juan de Vargas Machuca. Al frente estaban las casas de Antonio Rodríguez Canela y por el este, el solar del maestre de campo Juan de Liendo. Eran vecinos.Cuando comprendió que se acercaba su muerte, Don Francisco hace donación al Convento de San Francisco de ocho mil reales de plata, los cuales recibió el fraile Juan Sánchez. Al de San Jacinto dio, en vida, un sagrario de plata de valor de 5,004 reales "y una carroza vieja y abandonada en el fondo de las caballerizas".Refieren las crónicas que sólo en el alumbrado en su sepulcro y el de su esposa, se consumieron en el primer año 4,436 reales en cera. Entre los bienes dejados por los poderosos marqueses, estaban sillas de mano y taburetes de "vaqueta de Moscovia". Géneros ricos de damasco y tafetán que fueron rematados a las puertas de las casas capitulares y la casa fue adjudicada a Don Juan Mijares de Solórzano, primer marqués de este nombre, nacido en 1652. Entre la lista de los bienes de los marqueses de Mijares están las haciendas de Chirgua, Aroa, Tácata y Valle de la Pascua. Los Mijares tenían sepultura en San Jacinto. Los jueves santos daban comida a doce pobres de solemnidad y seis pesos de limosna a cada uno, asistidos por el mismo marqués y su capellán.Para el año de 1815 la casa de los Mijares estaba vacía. En 1863 cuando murió el último Mijares - hijo del último marqués -, Juan Bautista Mijares, la casa solariega quedó en poder de su hijo Ramón, el cual la obtuvo después de una transacción con los demás herederos.La casa estaba situada entre las calles de "Fraternidad" al norte y las "Leyes Patrias" al oeste, Ramón Mijares la hipoteca por 4,000 pesos "y venta de su parte en la Hacienda de Santo Domingo". Esta avaluada en 18,01 pesos y 50 centavos. La hipoteca la obtuvo el Señor Guillermo Espino.La casa de los Marqueses de Mijares, opulenta y fastuosa está hoy totalmente reconstruida. En la parte donde seguramente estaba el jardín de los chaguaramos, todavía se puede mirar algo de su vieja construcción. El Club Venezuela instalado en la casona colonial de Mijares, fue fundado por Don Manuel Antonio Matos el año de 1859. Pronto celebrará su centenario. Este Club tiene en sus estatutos la curiosidad de que todos los presidentes de la República son miembros honorarios del club. También se llamó Club Concordia. Su primer presidente fue el Doctor José María Ortega Martínez y entre sus fundadores están el Doctor Julio Calcaño Herrera, Lucas Ramella, José Herra, Juan Esteban Linares, Alejo Losada, los hermanos Boulton, y toda la plana mayor del comercio caraqueño. Lo más valiosos que tiene el club Venezuela en sus salones, fuera de la pinacoteca, es su biblioteca con más de 3,000 volúmenes, con toda la literatura mundial.El club a dado fiestas magníficas con derroche de gracia y dinero, especialmente en los carnavales. No obstante, el nombre de Mijares es el que ha eternizado la esquina hasta nuestros días.Hoy, la casa de Mijares a desaparecido para dar paso a un alto edificio moderno de varios pisos que se llama Edificio Mijares.

Esquina DEL CONDE

Dos eran los condes de título nobiliario que vivían en la esquina de su nombre: el de San Javier y el de La Granja. San Javier, desde el año de 1732 el de La Granja desde 1795, títulos adquiridos mediante 22,000 ducados que entregará Don Antonio Pacheco, rico hacendado de las mejores vegas de café y cacao y Don Fernando de Ascanio, quien lo obtuvo por extensión de la descendencia directa de Luis Antonio de Oviedo, tío del historiador Oviedo y Baños. Su renta principal provenía de haciendas de cacao de los valles de Capaya, San Nicolás y el Tuy, con su montante de 186,000 pesos.La casa de los Condes de La Granja estaba situada en el ángulo sureste de la actual Esquina del Conde y fue por muchos años propiedad de la familia Boulton, Don Fernando Ascanio era hijo de Don Juan de Ascanio y de Doña Josefa Monasterios y Oviedo. En 1798 piden se les conceda oratorio privado a su casa en la esquina nombrada.Don Fernando Ignacio de Ascanio, Conde de La Granja, asistió en unión de Manuel Marcano, ambos reconocidos realistas el año de 1814, al pueblo del Valle a entrevistarse con el terrible Boves, siendo fusilados en la calle en el sitio del rincón del Valle, por las tropas del temible guerrillero. Su cuerpo fue enterrado el día 10 de julio del mismo año en la Catedral de Caracas, con el hábito de La Merced. De su solariega mansión sólo quedó el zaguán.La casona del Conde de San Javier estaba situada al frente. Su dueño, Don Antonio Pacheco, vecino de Caracas, optó por uno de los títulos de Conde entregando en caja 22,000 ducados por mediación de su apoderado. Era hijo de Don Juan Jacinto Pacheco y de Doña Manuela Tovar, descendiente de conquistadores y pobladores de Caracas y Maracaibo. En 1732 se concedió otro título a Bernardo Rodríguez del Toro, natural de Caracas, quien tomó el título de Marqués del Toro, después de pagar sus 22,000 ducados en las cajas del rey. Por ello el pueblo los bautizó con el nombre de "grandes cacaos", en razón de que los títulos de nobleza los obtenían con la explotación de la conocida semilla.[/size][size=9]Los cronistas dicen con justa razón que la "Esquina del Conde" debía llamarse en propiedad de "Los Condes", pues frente a la casa solariega del Conde de San Javier, estaba situada la del Conde de La Granja y un poco más al norte, el primero, el de Tovar.En la casa de alto del Conde de Tovar se celebró la Jura de Carlos IV a fines del pasado siglo. En el banquete que dieron los notables de Caracas de 400 cubiertos, como obsequio al Libertador, el año de 1827, el mantel de la mesa estaba constituido por grandes espejos unidos. Y es conocido el lujo de los dueños de aquellas mansiones cuyos suelos eran de losas azules y blancas de mármol, traído de Génova; sus rejas y balaústres de madera de naranjos torneados y poseían sillas de mano con molduras doradas, abundante sedería y porcelana de China. En joyas y diamantes poseían enormes fortunas.Era costumbre en aquellos tiempos mirar en estas regias mansiones de los "grandes cacaos", los retratos de Luis XIV y de las Reinas Isabel de Farnesio y María Luisa de Saboya, guindados en la sala principal bajo dosel de damasco carmesí con flecos de oro, como una demostración del fervor monárquico. Mas, cuando triunfaron las ideas republicanas, estos retratos fueron a parar al desván y sustituidos -con un encantador oportunismo-, por los de Francisco de Miranda y Simón Bolívar.En sus regios salones se reunían las bellas de la época, vestidas con sus molestas crinolinas y llenas de lazos; se las miraba sonreír tras el abanico de plumas a algún conde o marqués importado; calzadas con sus chupines de raso y en las manos el pañuelito tejido en frivolité. Los hombres vestían casaca azul, peluca blanca y camisa de fino batista orlada de encajes, zapatillas de patente con hebilla de oro y lazo negro recogiendo la peluca. Así se miraban bailando algún rigodón o cuadrilla pisos de las regias mansiones, profusamente iluminadas con lámparas de velas circundadas por briseras de cristal.De todo aquello sólo queda el recuerdo, envuelto en el perfume de vidas regaladas, en contraste con la miseria de los esclavos que eran explotados en las haciendas de cacao y en los oficios domésticos. No llegaba todavía para ellos la hora de la redención.Hacia el norte estuvo situada la casa de los Condes de Tovar, cuyo título les fuera concedido el año 1771. La casa fue refabricada en 1785, y hoy está transformada en Edificio de Correos.La casa del Conde de La Granja fue luego mansión de Oviedo y Baños, el autor de la primera "Historia de la Provincia de Venezuela". Luego fue destruida y en sus terrenos se construyó el "Pasaje del Capitolio", que toma su nombre del teatro del mismo nombre allí situado. La del Conde de San Javier, propiedad de Don Antonio Pacheco y Tovar estuvo ubicada donde hoy se levanta el Ministerio de Educación. Anteriormente y antes de su total destrucción, estuvo en ella "La Imprenta Nacional", después "El Eco Venezolano" y por último "El Nuevo Diario", órgano de la dictadura gomecista. En ella casona se instaló la Junta Suprema de Caracas, conservadora de los Derechos de Fernando VII, el 20 de abril de 1810; y un año más tarde, -1.811- se congregaron en sus salones los Diputados del Primer Congreso de Venezuela.Refieren algunos que conocieron la vieja mansión, que cuando Samuel Darío Maldonado andaba por las calles de Caracas persiguiendo los platanales y destruyendo los árboles, un día llegó hasta la vieja casona del Conde de San Javier en compañía de Don Pedro Emilio Coll, el admirable autor del "Castillo de Elsinor", empeñado en hacerle ver una figura que decía se desprendía de las escaleras hacia el corredor."Míralo, Pedro Emilio, allí viene el Conde de San Javier con su peluca blanca, sus zapatillas de tacón, su espada de empuñadura de plata... Viene hacia nosotros... Mira las luces... Allí, en la escalera...".Don Pedro Emilio, con su habitual calma, responde: "Tranquilízate, Darío, que no son sino imaginaciones tuyas. El Conde está muerto y enterrado hace más de dos siglos allí, en la capilla de la Catedral. Eso que ves son fantasmas creados por tu imaginación...".Pero no fue posible quitarle la idea de la cabeza y continuaba "viendo" al Conde bajar las escaleras armado de su espada de empuñadura de plata.Y esta es la "Esquina del Conde". Su historia queda relatada en las viviendas de la aristocracia criolla que obtuvo sus títulos nobiliarios, gracias a las numerosas haciendas que poseían, trabajadas por mano esclava.El sitio que ocupara la regia mansión del Conde de La Granja, es hoy el Pasaje del Capitolio y en el de la casona señorial del Conde de San Javier, está el edificio del Ministerio de Educación. El nombre de "Esquina del Conde" quedó eternizado en aquel lugar hasta nuestros días.

Esquina de MATURÍN

Las viejas crónicas que hablan de la ciudad nombrada comúnmente Santiago de León de Caracas, nombran un "cuadrilátero histórico" que estaba comprendido entre las Esquinas de Altagracia, Maturín, Traposos y la Bolsa. Era en este sitio llamado "histórico" donde se desarrollaron los acontecimientos más notables de los días de la Colonia, el cual estaba comprendido entre doce manzanas.Los cronistas dicen que en el plano de Juan de Pimentel con sus 24 manzanas de viviendas, no podía estar ubicada la casa del fundador de la Ciudad, Diego de Losada, basándose en que el centro de la ciudad era la Plaza Mayor y que "el campamento, conforme a las reglas militares debía hallarse en el centro", como es natural. "Mal podía el jefe del ejército -dicen- vivir fuera del poblado". No obstante, Enrique Bernardo Núñez afirma en su obra citada que "la razón de lo que Losada escogió aquel barranco por estar cerca del agua, parece decisiva", "porque era costumbre militar en las Indias establecer el campamento cerca del agua", por el temor de que los indios la emponzoñaran".Landaeta Rosales expresa que "la esquina de Maturín era excelente posición estratégica, porque estaba al abrigo de las barrancas de Catuche y podía dormir hacia el oriente el camino que conduce a Galipán, a la Costa y al Oeste de Catia"... Y sus colinas, donde asaltaban los indios el campamento. No obstante, Pimentel dice que la fundación de Losada "empezó en las cercanías de Catuche o Catuchacao". También dice Pimentel en su descripción que "las casas del Cabildo no estaban fabricadas en 1571".Sea como fuere, en Caracas siempre se señaló la Esquina de Maturín, donde estuvo hasta hace pocos años un garage, el sitio tenido por la voz popular como la "Casa de Losada", al extremo que hasta hace pocos años existía allí una placa que señala así el lugar de la casa del fundador de la ciudad. Y, caso extraño: la esquina no lleva su nombre.La Esquina de Maturín se llamó en los viejos tiempos "Esquinas de Arguinzones", conocida así por la familia que habitaba la casa esquinera y más tarde llamada Maturín. Dicen también los que sostienen la tesis de que allí estuvo ubicada la primera casa que se fundó en Caracas, que ésta estaba rodeada de hermosos corrales y parques. El lado oriental del "cuadrilátero" estaba circundado por dos casas célebres: la que fundó Losada en Maturín y aquella en que nació Bolívar.Otros cronistas creen que la Casa del Conquistador estuvo situada en la Esquina de la Santa Capilla, que se llamó entonces de "San Sebastián" porque en ella existió una ermita que mandó erigir él mismo "al invicto mártir de este nombre acogido como abogado contra las flechas de los indios". No obstante, el hecho de que Losada sólo viviera dos escasos años en la ciudad por él fundada, hacer creer a algunos cronistas que su constante rechazo a los ataques de los indígenas no le dejaran tiempo para fabricar su casa. Fue la suya una vida inquieta, viajando constantemente para fundar los pueblos de Caravalleda y recorriendo los pueblos de los Teques, etc. "Es difícil pensar -dice Enrique Bernardo Núñez, el Cronista de la Ciudad- que Losada tuviera tiempo de fabricar casa propiamente dicha, cuando en tiempos de Don Juan de Pimentel comienzan a levantarse las primeras de teja"...En la casa de la familia Arguinzones existía, a fines del siglo XVII, en su puerta de entrada, una campana de la cual pendía una cadena de hierro. El culpable que era perseguido se llegaba hasta ella y tiraba de la cadena. De inmediato quedaba al amparo de la audiencia y nadie podía tocarlo. Era esta una gracia concedida por los monarcas españoles a determinadas familias linajudas de la época, en recompensa de sus muchos servicios prestados a la corona.Es de imaginarse que serían muchos los perseguidos por cualquier motivo: un robo, un maltrato, un desacato a la iglesia, o a su majestad, una desobediencia al obispo; o los muchos esclavos negros que se alejaban de las casas de sus amos huyendo a la explotación y maltrato de que eran víctimas. Estos perseguidos corrían exalados hasta la esquina de Maturín -entonces de Arguinzones- a alcanzar la cadena de hierro salvadora de los azotes públicos en la Plaza de Armas de la ciudad. O de la vergüenza, o de la horca...Más de una historia trágica surgió, sin duda, al golpe de las campanas que aparecía como una tabla de salvación bajo el arco de la puerta de la casa de los Arguinzones. Aún hoy la leyenda ha tejido algunas historias de llantos y gritos que se oyeran en las altas horas de la noche, al golpe de una campana cuyo sonido algunos creen distinguir entre la niebla de los recuerdos...En ésta célebre esquina de Maturín y en terrenos donde actualmente se levanta el vetusto e imponente Templo Masónico, existió la casa del Regidor Valentía Ribas, hermano de José Félix Ribas, ambos conjurados del 19 de abril de 1810. Fue en aquella casa de los Ribas, donde se reunieron por la última vez los conjurados la noche del miércoles santo, antes de cumplir su misión. Allí, dentro de sus viejos muros, se dictaron las medidas que se habrían de tomar en la creación de la nacionalidad venezolana. Allí resonaron las palabras de Francisco de Miranda y Simón Bolívar, la de Muñoz Tébar y de Coto Paúl. Allí se invistió a Vicente Salias con el alto cargo de torcer el rumbo de la historia, al pedirle que arrebatara el bastón de mando al Capitán General Emparan. ¡Allí nació el 19 de abril de 1810! En su seno se encontraban el Canónigo Madariaga y todos los padres de la nacionalidad.A principios del pasado siglo, la familia Arguinzones había desaparecido totalmente. La mansión de los Ribas desaparece con el terremoto de 1812. El 31 de enero de 1815 es fusilado José Félix Ribas en Valle de la Pascua (Tucupido). Un asistente de Moxó, con el fin de ganarse el premio de 5,000 pesos puesto a la cabeza de Valentía Ribas, le asesina vilmente en el Hato de Camatagua.Ya la casona amplia y cordial del fundador de Caracas, había desaparecido. Su campana salvadora de las injusticias de una clase social, es un vago recuerdo en la memoria de los venezolanos. Y el sitio se llamó Maturín, no sabemos por qué causa. Lo que hace célebre la Esquina de Maturín son los hechos relatados, íntimamente unidos a la formación de la nacionalidad venezolana y a la vida de sus héroes.Hasta los últimos tiempos la Esquina de Maturín "Tenía un marco digno de su leyenda, con sus calles con barandales y sus rojos paredones". Era un retazo de la vieja Caracas "que se amparaba en sus aleros". Al sur estaba el callejón de San Pedro y al Norte, el de los Canónigos. En el ángulo noroeste de la Esquina de Maturín había una lápida que decía: "AQUÍ ESTUVO LA PRIMERA CASA DE CARACAS DONDE VIVIO SU FUNDADOR DIEGO DE LOSADA". (E. B. B., obra citada).Todo hoy ha desaparecido. En el sitio donde se supone existió la casa del fundador de la ciudad, se levanta un moderno edificio. Lo mismo en las esquinas adyacentes. Sólo perdura el nombre: "Esquina de Maturín". En 1777 fue morada del capitán Pedro Luis de Arguinzones y el sitio fue entonces conocido con ese nombre.

¡LEA! Despues no diga que no lo sabía


En la Esquina que antecede a la tristemente
célebre Esquina de la Cárcel, conocida popularmente por "La Rotunda", estuvo situado el hospital anexo al convento de los Padres Neristas, a dos cuadras más arriba. Sitio de dolor fue el hospital, con sus tiempos de la Capitanía General. Dio nombre a la "Esquina de Hospital".En la cárcel, propiamente dicho, existió desde los tiempos coloniales una prisión que se conoció con el nombre de "Rotunda Vieja" para diferenciarla de la "Rotunda Nueva" que le había sido anexada. Esta nueva rotunda había sido construida por Guzmán Blanco.Cuentan que durante los tiempos guzmancistas, Las Rotundas, Nueva y Vieja, estuvieron repletas de presos políticos. Todos los que se opusieron a la dictadura fueron encerrados en sus tétricos calabozos. El sitio tenía una construcción en forma de rotonda, ahí su nombre.El año 88 fue encerrado en La Rotunda, y muy bien tenido, el General Joaquín Crespo, quien se había alzado contra el gobierno de Rojas Paúl. Pero cuando La Rotunda comenzó a tomar aspecto de tragedia, fue con los gobiernos de Castro y Gómez, especialmente durante los 27 años de la dictadura gomecista, el nombre de la vieja cárcel era citado en voz baja como una blasfemia. Para entonces sus calabozos estaban repletos de millares de presos "desafectos al régimen", que dormían hacinados unos encima de otros y eran torturados a diario, encerrados en calabozos hasta morir de hambre y de sed y apaleados hasta la muerte. Allí se hicieron célebres, de una trágica celebridad, el Coronel Porras que mandaba a los presos a golpes de mandarria y el siniestro Cabo de Presos Nereo Pacheco, quien después que terminaba de torturar a un preso, se armaba de un cuatro y entonaba canciones a la luz de la luna.En La Rotunda murieron, por orden del déspota Juan Vicente Gómez, millares de hombres, por el delito de amar la libertad de su país. Entre ellos recordamos los nombres del Doctor Angel Carnevali Montreal, ex Gobernador del Distrito Federal, el General Pablo Guisepi Monagas, Eliseito López, el poeta Leopoldo Torres Abandero, Pedro Manuel Ruiz, el Padre Mendoza y sufrieron muerte lenta, envenenados, el Presbítero Franquiz y el Padre Monteverde.En La Rotunda murió "El Guerrilero del Ávila", General Antonio Ramos. Hubo venezolanos firmes en sus ideas de libertad que permanecieron muchos años en La Rotunda, entre ellos el Doctor Rafael Arévalo González, quien llegó a contar diez detenciones con 20 años de prisión; el Coronel Rafael Vargas, el Coronel Román Delgado Chalbaud, quien permaneció 18 años; el General Zoilo Vidal con 16 años y muriendo loco; Jobito Pimentel, Avelino Martínez, Leoncio Martínez, José Rafael Pocaterra, el gran escritor, Doctor Carlos León, el General Uzcátegui, abrumado por los años y por 70 libras de grillos en los pies. Miguel Rocha, Enrique Chaumer, J. J. Abreu, Santiago Siso, Pedro Manuel Juliac, Víctor Juliac, Rómulo Acuña y el poeta Andrés Eloy Blanco estuvo encerrado en el "Calabozo del olvido" padeciendo hambre y sed por muchos días. También estuvo el líder de la Federación de Estudiantes, Jóvito Villalba.En las cárceles de Gómez se entraba, pero no se salía. No se conoció jamás de ningún preso que hubiese escapado de la terrible mazmorra caraqueña, custodiada por hombres armados que hacían vigilancia constante desde las mirillas que coronaban el edificio por sus partes norte y sur. La historia de La Rotunda es algo para ser contado en muchas páginas. Es la historia de los hombres que amaron la independencia y la libertad de su país y murieron por ella. Bajo sus bóvedas estuvieron torturados los jóvenes estudiantes del año 28, antes de ser enviados a Palenque y Puerto Cabello.Refieren que el único preso que logró escapar de La Rotunda fue Samuel Darío Maldonado, cuando se inició la confusión producida por el terremoto de 1900. De resto, los que habían entrado vivos, sólo salían muertos o eran trasladados a otro penal más fuerte aún.En el año 27, cuando Gómez dio libertad a los presos, La Rotunda fue habilitada para depósito del Ministerio del Trabajo y el público tuvo acceso a ella. Entonces, y durante una visita, pudimos leer lo siguiente en uno de sus calabozos: "aquí murieron Ramón Figueroa, Felipe Gil, Francisco Brices, Pablo Báez, Gregorio Barreto, Coronel Tomás Pérez, Alcántara y muchos más". En otra expiró el padre Mendoza. Más allá, se volvió loco el General Zoilo Vidal. En sus paredes, un quinteto:"NO guardo rencor insanoal imbécil agresivo, innoble y sucio tirano, pero no beso la mano" que no detiene cautivo". Más allá un letrero: "aquí murió de hambre, sometido a horribles torturas, el Capitán Mendoza". En una celda que parecía una tumba, con letras negras estaba escrito: "General Nieves, muerto de hambre y de sufrimientos por la voluntad de un déspota".Después de liquidada la dictadura gomecista, La Rotunda fue echada abajo y se formó en su sitio la Plaza de la Concordia que es un remanso de paz. Por las tardes, cuando las hojas comienzan a amarillear y caen arrastradas por la brisa, la Plaza de la Concordia semeja un paisaje londinense, con sus farolas iluminadas, sus jardines reverdecidos y sus bancos repletos de jóvenes y parejas que conversan y de niños que corretean envueltos en la niebla de atardecer caraqueño. El pueblo de Caracas ama y venera este sitio. Es corriente mirar de tarde en tarde a algún pariente de las víctimas sacrificadas en La Rotunda, discurrir con sus pensamientos en medio de la paz ambiental. Numerosos actos culturales se han celebrado en la Plaza de la Concordia en homenaje a las víctimas de la dictadura.La Esquina se llamó en los tiempos de la Colonia, "La Cárcel". Luego el pueblo la bautizó "La Rotunda " y hoy se llama "La Plaza de la Concordia".


LA ROTUNDA (1843) - Régimen de Juan Vicente Gómez

Con este nombre se conoce a la cárcel caraqueña más célebre de la segunda mitad del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX. A la misma fueron a parar y terminaron sus días muchos de los opositores a la dictadura de Juan Vicente Gómez. Fue creada mediante una orden de la Diputación Provincial de Caracas, del 6 de diciembre de 1843, según la cual debía construirse una cárcel pública al sur del Hospital de Caridad de Hombres, fijando un máximo para su costo de 75.000 pesos, de acuerdo con el plano presentado por el agrimensor público Manuel Florentino Tirado y el alarife José Francisco Herrera. El edificio se comenzó a construir en 1844, bajo la presidencia de Carlos Soublette y se concluyó en 1854, durante el gobierno de José Gregorio Monagas. El diseño de la cárcel estaba inspirado en el sistema de aislamiento individual del “Panopticón”, ideado por el inglés Jeremías Bentham a finales del siglo XVIII; de allí que tuviera una forma circular, la cual pronto serviría de apodo para el edificio. La superficie de La Rotunda era de 1.100 m2, el patio circular interno medía 24 m de diámetro y desde allí, se divisaban los 2 pisos de calabozos radicalmente dispuestos a razón de 24 cubículos de aproximadamente 2 m x 3 m, más uno que servía de entrada. En cuanto a las celdas, las mismas estaban equipadas solamente con puertas y se encontraba divididas entre sí por gruesos muros de mampostería. El edificio esta precedido por un cuerpo frontal donde se alineaban los cuartos de los guardias, la entrada y probablemente, algún servicio sanitario.
Los dos lados de La Rotunda (norte y sur) estaban separados de los nuevos perimetrales por unos estrechos pasillos de inspección, uno de los cuales servía de entrada. El círculo de las celdas se encontraba contenido en cuadrado de muros, quedando en las 4 esquinas unos espacios triangulares sin acceso, en los cuales, posteriormente, se abrieron puertas para calabozos. Uno de estos fue el tristemente célebre “calabozo del olvido”, donde se aislaba al prisionero durante largos períodos de tiempo. En 1881, el ingeniero Roberto García diseñó una “rotunda norte o nueva”, igual en forma y tamaño a la llamada “rotunda sur” que fue la primera en construirse. Desde su edificación, en La Rotunda fueron recluidos presos políticos, procesados militares y también presos comunes. No obstante, su mayor notoriedad la alcanzó durante los gobiernos de Cipriano Castro (1899-1908) y particularmente, de Juan Vicente Gómez (1908-1935). Entre las numerosas torturas que se aplicaban en La Rotunda al igual que en otras cárceles venezolanas de fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX, figuran el “cepo de campaña”, las “colgadas”, el “tortol”, el “acial”, las “pelas”, los “grillos” y el “apersogamiento”. Además de las prácticas anteriores, se solía poner veneno y vidrio molido en los alimentos de los presos. La Rotunda fue cerrada temporalmente en 1927 como parte de la amnistía promovida por el entonces secretario de la Presidencia, Francisco Baptista Galindo, pero fue abierta de nuevo en 1928. En 1936, tras la muerte de Gómez, fue demolida, construyéndose en su lugar la plaza La Concordia.

http://www.venezuelatuya.com/historia/rotunda.htm

LA TUMBA (2015) - Régimen actual en Venezuela

El padre de Gerardo Carrero se llama Gerardo Carrero. Habla sin parar. Como un tren furioso. Todo él es un despeñadero de palabras que intentan dibujar la apremiante situación de su hijo preso en el SEBIN. Le molesta el lugar común que dicta que nadie quiere más a un hijo que la madre. Es la quintaesencia del fervor paterno. Tiene el temple de la gente de montaña. Una roca. Hasta que se cansa de serlo en alguna frase y el dolor es como un animal en sus ojos. El padre de Gerardo Carrero se llama Gerardo Carrero. Tiene un koala a la altura del pecho que se le mueve como si quisiera mudarse de sitio. El lo ajusta a cada rato, lo atrapa, lo devuelve a la posición original. Será que le protege el corazón. Tendrá allí la piedra de su ánimo. No sé. El padre de Gerardo Carrero se llama Gerardo Carrero y tiene las palabras exactas que le caben en su rabia. Ni una más.

A Gerardo Carrero lo detuvieron el 8 de mayo del 2014 en un campamento de protesta de casi 350 carpas asentado frente a la sede de la ONU en la Avenida Francisco de Miranda. Su delito: exigir la libertad de los estudiantes detenidos. Las autoridades arrasaron con el sitio mientras todos dormían en la boca de la madrugada. Hubo 243 detenidos esa noche. Carrero fue trasladado al SEBIN del Helicoide. Un día inició una huelga de hambre y el castigo fue inolvidable: lo guindaron esposado de una reja, le forraron las muñecas con papel periódico (para evitar marcas) y lo golpearon con una tabla. Estuvo doce horas en esa posición, humillado y obligado por las circunstancias a orinarse encima de su propia ropa. Luego decidieron llevarlo a la sede del SEBIN en Plaza Venezuela. Bienvenido a La Tumba. Una pésima noticia.

El padre viaja incansablemente a la capital a visitar a su hijo, a preguntar por su caso, a hablar con gente, alguien tiene que ayudarlo, alguien tiene que saber cómo. Del Táchira a Caracas y de Caracas al Táchira es mucho autobús todas las semanas. Tuvo que dejar de trabajar para ocuparse de todo. Su hijo tiene los brazos llenos de ronchas y pus, me comenta una estudiante que lo ha visto en las audiencias. Gerardo está desde el 26 de agosto del 2014 en La Tumba. Así le dicen los propios carceleros. Es un sustantivo bien fundamentado. A ese sitio no llega el sol. No puede. No alcanza. Son cinco pisos bajo tierra. Cinco sótanos contra el sol.

Allí la noche es un contrasentido: una luz blanca. Nadie la apaga nunca. Una luz que insiste durante el día. Una luz que ofusca. Ya Gerardo olvidó los detalles que diferencian al día de la noche. Las semanas son un acopio amorfo de tiempo. No sabe si cuando come desayuna o cena. Ya no entiende cuándo tener sueño o cuándo despertarse. Todo es un solo día. Larguísimo. Apenas lo han asomado al sol tres veces en tanto tiempo. Y le toman fotos para que parezca que así es siempre. Pero no. Es teatro. Alguien le dio una pista para entender las vueltas de la tierra: “cuando dejes de escuchar el sonido del Metro, son más de las once de la noche”. Porque el Metro de Plaza Venezuela pasa cerca. Por algún lugar de arriba. Pero a él no le gusta decirlo. Capaz y sus carceleros prohíben que el Metro pase más por esa estación.

Lo mismo temen los otros dos estudiantes sumergidos en La Tumba: Gabriel Valles y Lorent Gómez Saleh, deportados el 4 de septiembre del 2014 por Colombia en tiempo record e imputados por conspiración, terrorismo e instigación a delinquir.

Plaza Venezuela es un hervidero de carros, mototaxistas, perrocalenteros, peatones apurados, gente en diligencia. Es el centro exacto de Caracas. Nadie sospecha que cien metros bajo tierra están confinados a la tortura blanca tres estudiantes de este país. Sobre la superficie, en el ardor del asfalto, sus padres deambulan sin cesar por el hilo de su angustia.

Yamile Saleh visita a Lorent, su hijo, los días permitidos, lunes y viernes de 11 am. a 3 pm. Yamile también ha dejado de trabajar. Solía dedicarse a la alta costura, pero la cabeza no le da para pensar en telas y zurcidos. Tiene cinco meses sin agarrar una aguja. Ha consumido todos sus ahorros. Al fin y al cabo es su único hijo. Ella es madre soltera. Anda muy sola en todo esto. Le tocó mudarse. La acosaban telefónicamente por ser “la madre del terrorista”. Le decían: “Ya sabemos quién eres y dónde vives”. No aguantó. Quiere irse del país apenas termine la pesadilla. Si termina. Aun así, carga los colores de la bandera en un delgado collar. Viaja todas las semanas desde Valencia con dos álbumes de fotos de su hijo con personalidades del fuero internacional. Cuando se le ocurre hablar con los medios, recibe represalias. Mientras me cuenta se le salen las lágrimas: “Mi hijo tiene siete años en esta lucha. Me abandonó a mí. No terminó su carrera de Comercio Internacional. No ha hecho lo propio de su edad: la playa, el cine, los amigos”. Yamile repite su historia en todas partes. Se reunió con Tarek William Saab, el nuevo Defensor del Pueblo, quien parece querer demostrar que su antecesora, Gabriela Ramírez, fue un derroche de omisiones a los deberes de su cargo. Al menos Tarek William ha recibido, sin distinciones ideológicas, a muchos de los agraviados por el régimen. Le prometió a Yamile, no la libertad de su hijo, pero sí un mínimo de dignidad. Ella espera que cumpla, asomada día y noche en su insomnio.

Le comento del video de Lorent, exhibido en TV, donde habla por skype de planes de lucha inadmisibles, altisonantes, contrarios a la vida. La madre admite ciertos excesos, y otros los mete en el paquete de un montaje. Pero no se trata de si es culpable o inocente, ella no pide su liberación, solo ruega que lo saquen de La Tumba. Ha aprendido de derecho, de custodios y tribunales. Su vocabulario está atestado de palabras nuevas. La vida le dio un vuelco a la modesta costurera que hoy solo habla de derechos humanos.

La tortura blanca es impoluta. No deja huellas. No hay batazos en el hígado. Todo ocurre con la asepsia de los cirujanos. Todo pasa adentro, en los sótanos del cuerpo y de la mente.

El frío, por ejemplo. En los calabozos de La Tumba no descansa el frío. El aire acondicionado les escupe su respiración de hielo a toda hora. Es como una nevera eterna. Blanca, glacial, callada. La cama es de cemento. Tan tosca como dura. El padre de Gerardo me cuenta que su hijo come en el suelo, y es como pensar en un perro. 

Sus esfínteres dependen de un timbre. Debe pulsarlo y esperar que alguien lo conduzca al baño. Los estudiantes presos no se ven. Se gritan para saberse del otro lado. Las celdas tienen cámaras y micrófonos ocultos que registran lo que hacen, cómo se mueven, lo que piensan en voz alta. Su salud se ha llenado de diarreas, fiebres y vómitos. Les asusta lo que comen. Les prohíben la visita de sus abogados y médicos. No tienen teléfonos. No ven noticias. Tienen meses sin oír una canción. El silencio es su techo, su pared, su piso. No hay espejos. No saben ya cómo son. No tienen colores que ver, porque allí el mundo es blanco y kaki, como el uniforme que visten. La vida mide apenas 3×2 metros cuadrados. La sensación es de estar enterrados vivos. De irse aproximando en cámara lenta hacia la muerte.

El papá de Gerardo sigue viajando todas las semanas a verlo. Su único equipaje es la rabia. Dice que su hijo le prohíbe sacar pendones o volantes con su nombre. “Si no están los nombres de todos los estudiantes presos, no”, le advierte. La madre de Lorent está agotada de verse llorar. Lo mismo la madre de Gabriel Valles.

Muchos organismos y personas han acudido a todas las instancias para denunciar lo que en ese umbral del infierno sucede. Pero, según comentan, cuando se trata de estudiantes y presos políticos el silencio de los tribunales es la regla.

Por encima de La Tumba pasan centenas de peatones todos los días sin saber que cinco sótanos más abajo se encuentran tres estudiantes venezolanos envueltos en una luz blanca bastante parecida a la muerte.

Es inadmisible que exista un lugar tan siniestro en nuestro país. Es la tumba blanca de los Derechos Humanos.
Extracto tomado de: 
http://www.elpropio.com/actualidad/Escalofriante-Leonardo-Padron-Tumba-Sebin_0_680331991.html