mover

mover

miércoles, 28 de mayo de 2008

Tibet: ¿Es el Dalai Lama un moderado?


Por Domenico Losurdo - Nuevo en www.michelcollon.info - Esa es la reputación que ha conseguido formarse con gran habilidad política y mediática. Sin embargo, los observadores más informados no se dejan convencer.El 15 de mayo, el ex-canciller alemán Helmut Schmidt publicó un artículo en "Die Zeit" que contenía algunos pasajes especialmente significativos: "El Dalai Lama también ha cometido errores. En sus libros, presenta los territorios de Gansu, Qindgai, Yunnan y Sichuan, habitados por pequeñas minorías tibetanas, como partes integrantes del Tibet. Es un argumento provocador que no necesitábamos". No hay duda, ¡resulta difícil interpretar el proyecto expansionista del Gran Tibet como una expresión de moderación y voluntad de conciliación! Sólo un incendiario podría defender este tipo de propósitos que, en definitiva, implican el desmembramiento de China (uno de los objetivos más ansiados del colonialismo y del imperialismo desde finales del siglo XIX). Debería existir, añade Schmidt, un compromiso : " En el fondo, el debate está claro. Por una parte China debería reconocer la autonomía religiosa de los tibetanos y acoger al Dalai Lama como su jefe espiritual. Por la otra, el Dalai Lama y todas las sectas lamaistas deberían reconocer la legalidad del gobierno Chino y de su ordenamiento jurídico en el Tibet". Desafortunadamente- añadiría- la separación entre el ámbito político y el ámbito religioso no es aceptada en absoluto por los fundamentalistas. La "Constitución", que fue realizada por el gobierno tibetano en el exilio, concluye con una "Resolución especial", aprobada en 1991, que proclama la obligación político-religiosa de tener "fe" y de estar subordinado a su "Santidad el Dalai Lama", llamado a "seguir siendo nuestro jefe supremo y temporal". Las declaraciones del ex-canciller alemán no son un hecho aislado. El 19 de mayo el International Herald Tribune publicó un artículo que reconstituía un breve relato sobre la intransigencia del presunto campeón de la moderación y de la razón: " El Dalai Lama no ha sabido aprovechar una serie de oportunidades: no tomó en consideración la mano que le tendió el general Hu Yaobang en 1981; rechazó una invitación a China en 1989; anunció la decisión del Panchen Lama de tal forma que fue percibida por China como un insulto. Cuando el Dalai Lama y su entorno hablan de "genocidio" y reivindican un Tibet con una superficie equivalente a casi a un cuarto del territorio chino, chocan a los chinos moderados". ¿Qué conclusiones podemos sacar? Explicar la "cuestión del Tibet" a partir de las declaraciones del Dalai Lama y de sus discípulos sería como reconstruir la revolución francesa fiándose de los análisis de las reacciones de los nobles que, en ese momento, se encontraban refugiados en el extranjero, y que trataban de centrar todas sus esperanzas en las armas de las potencias contra-revolucionarias. El movimiento tibetano en el exilio adopta ahora esa misma actitud. Continúan con la esperanza de realizar sus proyectos expansionistas y fundamentalistas mediante un desmantelamiento de China, parecido al que tuvo lugar en URSS y en Yugoslavia. Sueñan con que algún día Pequín pueda ser bombardeado de forma sistemática por las fuerzas humanitarias de los EEUU y de la OTAN como lo fue Belgrado en 1999. La campaña de difamación y de odio actualmente en curso constituye un aspecto esencial de la preparación ideológica de la guerra deseadas por estas elites. En cuanto a la reacción tibetana, resulta significativo que, en 1999, la embajada china en Belgrado fuese atacada. A pesar de todo, el impetuoso desarrollo de este gran país asiático evidencia todavía más el carácter demente e irrealista de este proyecto criminal. ¿Presenta el Dalai Lama algún signo de arrepentimiento? Mientras la población china guardaba tres días de duelo de forma solemne y unánime por el terrible terremoto que acaban de sufrir, en Alemania, su siempre sonriente Santidad convocaba ruidosas manifestaciones de calle aclamando sus reivindicaciones habituales. La estrategia de la provocación continúa....
Una traducción de Daphne Marcos para Investigation - Para más información sobre el autor (en italiano): Losurdo - Para más articulos sobre Tibet (en francés): http://www.michelcollon.info/

Frase del día


Pueblos libres, recordad esta máxima: Podemos adquirir la libertad, pero nunca se recupera una vez que se pierde." Jean Jacques Rousseau

Frase del día

'Todo lo que es necesario para el triunfo del mal, es que los hombres de bien no hagan nada'.
Edmund Burke

Solicitudes a Chávez, “verdes”, psiquiatras y RCTV


Por Teódulo López Meléndez - Yo le pido a Chávez/ tú le pides a Chávez/ él le pide a Chávez/ nosotros le pedimos a Chávez y así hasta el final de la conjugación del verbo pedir. ¿A quién se le pide? Uno no sabe si buscar el intérprete para sordos mudos para el destinatario de tantas solicitudes o para quienes mandan los mensajes que evidentemente piden y más piden en una grandísima “pedidera”. Y he aquí a Chávez saltando de emoción y gritando “sí, pídanme”. Pedirle a Chávez que respete el orden constitucional y se porte bien es llenarlo de alegría, pues argumentará que no se han dado cuenta de nada. Más alegría le da cuando los peticionarios acompañan la solicitud de respeto al orden constitucional con pequeños -y a veces no tan pequeños- requiebros hacia la violación de ese orden. Pero hay otros que conjugan los verbos crear/ ofrecer/ inventar/ construir. Ando por Chacao con dos propósitos: presenciar el acto donde Samantha Quintero firmará ante un notario su oferta de una campaña ecológica por la alcaldía, debido a la contaminación reinante con afiches, camiones con parlantes y demás parafernalia. El segundo, encontrar un adaptador para un grabador, pues ando en planes de poner sonido a nuestra página literaria de la editorial www.aladecuervo. net; si bien Chacao es el paraíso de todo lo que tiene que ver con electricidad, electrodomésticos, sonido y demás menjurjes, no consigo lo que busco: en todas las tiendas me dicen que por falta de divisas no hay piezas de ningún tipo. En cuanto a lo primero, aprovecho para conocer a Samantha, pero la visita me depara una agradable sorpresa adicional. Me encuentro con los muchachos del Movimiento Ecologista (el equivalente a los llamados “verdes” europeos) y los verbos crear/ ofrecer/ inventar/ construir. Es evidente que no han tenido acogida en los medios, pues confieso que no sabía de ellos. Son unos muchachos estupendos con quien converso sobre el concepto de política, les sugiero que se llamen “verdes” como en Europa y en otros lugares del mundo, les pregunto si son candidatos a algo y la respuesta me llena de satisfacción. En efecto, casi todos aspiran en el Municipio Libertador, de manera que no andan rebuscándose espacios fáciles. Son todos profesionales universitarios. Para citar un solo ejemplo, Enrique Rubio es candidato a alcalde de Libertador. Es un ingeniero electrónico egresado de la Universidad “Simón Bolívar” y coordina la llamada “Escuela de emprendedores” . Su oferta de gobierno está inspirada en el trabajo realizado en más de 100 comunidades, entre las cuales el 23 de enero, La Vega, La Yaguara, La Pedrera, El Valle, Catia, San Martín, El Guarataro, Carapita y Carapa. Me pongo a leer su programa de gobierno y me encuentro con “fortalecimiento de la ciudadanía”, “plan de enlace gubernamental” , “plan de atención a las prioridades municipales” y un “plan de desarrollo municipal”. Uno se recarga cuando se encuentra a las mujeres y a los jóvenes que andan haciendo sus primeros pininos en la política. Ofertas concretas, pensadas, analizadas, factibles. Gente así dignifica cualquier campaña electoral, la hace trascendente. Seguramente muy poca gente, en eso que llaman “factores de poder”, sabe quien es Enrique Rubio, candidato a alcalde de Libertador, pero tengan la seguridad de que sabrán de él, como sabrán de todo ese grupo de muchachos estupendos, como sabrán de estos “verdes” venezolanos que entienden la política como una entrega al servicio de sus conciudadanos. Dejo de lado mi tesis sobre la renovación de la democracia gracias a las mujeres y a los jóvenes, para volver sobre los que piden. “Le pedimos que respete el orden constitucional, le pedimos que no viole los artículos que pretendía reformar, le pedimos que se porte bien y ejerza como un presidente democrático”. Quizás debería ir hasta la picaresca española, apelar a Don Francisco de Quevedo, hurgar en los resquicios de la “commedia” italiana o hasta en algunos exabruptos de aquellos que se pronunciaban en la intimidad de la Inglaterra isabelina. Debería apelar a “Pancho” Herrera Luque con una llamada telefónica para pedirle que me instruyera sobre el comportamiento adolescente, pero el novelista desgraciadamente no está y no tengo amistad con Franzel Delgado Señor; el único psiquiatra que conozco desde los años juveniles en la UCV es Rubén Hernández, pero él es especialista en sexología y de eso no se trata. Cuando se cumple un año de la expropiación de RCTV recuerdo que la última vez que entré a ese canal fue a mediado de los años 60 (como se ve no estoy en la lista de “entrevistados predilectos”). Tuve que ir porque Arístides Calvani era un caso. Un día nos anunció a sus alumnos de Filosofía del Derecho que estaría ausente de clases por viaje al exterior y que su programa de televisión quedaría a cargo de su joven alumno Teódulo López Meléndez. Me costó un mundo llegar: las calles estaban sembradas de clavos, no había un alma por la calle y una bala perdida bien podía toparse con la humanidad de cualquiera, pero tenía que cumplirle a Arístides quien había entregado su programa de televisión a un imberbe de 17 años. La situación en la calle se debía a una ofensiva de la guerrilla que ahora pintarrajeaba las paredes con la consigna RR, Renuncia Rómulo. Golpeado en el campo el movimiento guerrillero intentaba la acción urbana. Pedía la renuncia del presidente y pedir la renuncia de un presidente equivale a varias cosas: movimientos masivos o violencia desatada o acción guerrillera o ataques armados. Eso de pedirle la renuncia a un presidente no es sentarse en la computadora a teclear “yo te pido la renuncia”. Por cierto, a su regreso el doctor Calvani no me dijo ni media palabra sobre mi comportamiento en RCTV. Cuando me vio me dedicó una de sus esplendorosas sonrisas y una de sus sonoras carcajadas y permítanme decirles que me parece recordar saqué una excelente nota en Filosofía del Derecho, a pesar de lo mal estudiante que fui toda mi vida. http://es.mc264.mail.yahoo.com/mc/compose?to=tlopezmelendez@cantv.net