mover

mover

jueves, 1 de julio de 2010

Ramón Guillermo Aveledo


Por: Magda Mascioli G. - Hoy, en el noticiero de la mañana, ví otro segmento de “Usted lo vio”, por Globovisión. Supuse que iba a ser “bendecida” con alguna de esas profundas consideraciones del jefe del régimen castro-comunista que de manera nefasta se ha propuesto destruir a los venezolanos y al país. Pero no. Me equivoqué. En esta ocasión se trataba de una exposición de Ramón Guillermo Aveledo. Nada profundo. En esta ocasión no fue uno de esos análisis “estupendos” a los que nos tienen acostumbrados los representantes tradicionales y milenarios de las cúpulas partidistas ¿de oposición? Fue, más que una declaración, una consideración que se hacía Aveledo. Dijo poco más o menos lo siguiente, palabras más o menos: Están diciendo que la MUD es MUDa (ésto con un dejo de ofendido al mejor estilo de las novelas). Yo lo he visto (mirando a un lado y al otro con aire grave, asintiendo con la cabeza y gesticulando). El que no es mudo es el gobierno porque ¡CARAJ! como habla (con aire afirmativo y molesto). Pero es sordo, ciego y no tiene olfato. Sordo, porque no oye a la gente lo que le dice; ciego, porque no ve lo que pasa, y no tiene olfato porque no huele lo que dejó PODRIR (fin del segmento de “Ud. lo vio”).
Bueno. ¿Qué puedo decir aparte de indicar que del tiro me quedé asi… como condorito? No sabía si reir, si comentar algo, si no comentar nada, si permitir que se me subieran los apellidos, si obviarlo. Al final, como era tan temprano para agarrar calenteras, lo que dije fue: que riñones que tienen estos tipos. Que descarados que son, sinceramente.
En primer lugar Aveledo, el gobierno ni es sordo, ni es ciego, ni es mudo. El gobierno castro-comunista está haciendo única y exclusivamente lo que tiene planeado hacer desde antes de asumir el poder; poder al que accedieron, por cierto, gracias a que muchos de ustedes lo apoyaron, lo propagandearon, pidieron el indulto y la conservación de sus derechos políticos y ayudaron a meterselo a la gente las 24 horas del día como la panacea de los problemas nacionales OLVIDANDO que Chavez fue uno de los golpistas que intentó romper con el hilo constitucional de la República deponiendo a un Presidente electo por los ciudadanos.
Es decir Aveledo, no es que Chavez y cia. no ven, no oyen, no hablan. Es que NO LES INTERESA porque Chavez está en el camino que se propuso andar. No es que comete equivocaciones... es que está haciendo lo que quiere hacer. ¿Qué parte de eso es lo que ustedes no lograr entender?
Por otro lado me parece de antología realmente el descaro con el que Ud. afirma que los demás son sordos, ciegos y mudos. ¿Quiénes han estado SORDOS ante el silencio ensordecedor de lo que los ciudadanos están exigiendo desde hace DOCE AÑOS? ¿Quiénes han estado sordos ante la exigencia de país de unas elecciones primarias para ELEGIR a los candidatos a la AN? ¿Quiénes estuvieron de espaldas a los ciudadanos cuando USTEDES IMPUSIERON a sus compinches en las listas y los circuitos IMPIDIENDO a los ciudadanos ELEGIR a los candidatos? Eso sin contar con las comiqueras de los jefes de partidos que NIEGAN A SUS BASES elegir nuevas autoridades y sin contar cuando pusieron a Borges como primero de lista y en dos circuitos junto a Ojeda. ¿Cómo se llama eso Aveledo? ¿Sordera?
¿Ceguera? ¿Habla Ud. de ceguera Aveledo? ¿Qué tal la calle Aveledo? ¿Ud. ha tenido oportunidad de salir a la calle? ¿La ha palpado? ¿LA HA VISTO?
¿Mudez? Por favor Aveledo. Han pasado DOCE AÑOS. DOCE AÑOS en los que los que se las dan de héroes han mantenido un perfil bajito a la espera, por ejemplo, de lanzar su candidatura a la presidencia... tipo Alvarez, por poner uno. Un silencio acorde solo con sus propios intereses mezquinos en detrimento del país y de los ciudadanos.
Lástima y vergüenza es lo que dan Aveledo. Lástima y vergüenza. Porque es insultante para la inteligencia de TODOS los ciudadanos de este país el que Ud. y todos sus compinches politiqueros de supuesta oposición se aparezcan con sus peroratas politiqueras mediocres creyendo que los venezolanos somos imbéciles. No tienen respeto ninguno, no tienen vergüenza, no tienen dignidad. Escupen, se burlan, humillan a la ciudadanía cada vez que se aparecen en TV. a echarle cuentos a los venezolanos a estas alturas de la tragedia. Dan verguenza y pena ajena en esas ruedas de prensa vacías, repetitivas, con lenguaje no verbal claro y evidente que contradice el verbo; ruedas de prensa estúpidas con las que se solazan ofendiendo con jactancia, pedantería, soberbia, la inteligencia de la gente.
Definitivamente cuando salga Hugo Chavez, TODOS USTEDES tendrán que salir junto con él para que así las bases de los Partidos Politícos ejerzan su derecho a sustituir en las jefacturas de los mismos a todos los carcamales que tanto daño le han hecho a este pobre país, por acción y por omisión.
Y no se olviden que los venezolanos estamos como dicen en el llano: ¡COMO CAIMANES EN BOCA DE CAÑO!
__________________________________________
P.D. Por cierto Aveledo. Una clasesita gratis de Castellano. El Verbo correcto es PUDRIR Aveledo, y no "Podrir" como usted dijo. Le pongo un ejemplo de conjugación de primaria: actualmente los venezolanos estamos conjugando ese verbo en Tercera Persona del Plural del Modo Imperativo Negativo, o sea… ¡NO PUDRAN! De nada.

Por la cultura de la vida


Por: René Núñez - Internacionalista - La vida es un proceso terrenal, con una fecha de inicio y una fecha de término. Como todo proceso. La primera se conoce con el nacimiento. Y la segunda con la muerte. La duración está determinada por lo biológico pero también incide lo social. Lo biológico por las debilidades heredadas de padres e hijos: enfermedades congénitas. Además del envejecimiento natural del cuerpo. Lo social influye también en la reducción del tiempo de vida por las falencias económicas para aliviar o corregir oportunamente males físicos. La afección se complica cuando el Estado no cumple con sus deberes de protección y defensa de la vida, de los derechos humanos. La ciencia y la tecnología, son medios coadyuvantes por excelencia en la búsqueda de mayores expectativas de vida. Por ello el Estado como rector de una sociedad tiene un rol determinante en esa dirección facilitando conocimiento, empleos estables y duraderos, seguridad natural y jurídica, protección social, sosiego, armonía, y sobre todo paz. En resumen la vida es un proceso de mejoramiento continuo físico, mental y espiritual, donde Estado y ciudadanos deben interactuar y participar con conciencia, respeto y dignidad. Por encima de la vida no hay otro interés terrenal supremo. Ir contra ella, ir contra la especie humana. Todo pueblo procura evolucionar para vivir mejor, seguro, independiente, y en paz. Hasta los más fanatizados o desadaptados sociales lo intentan, por supuesto, a su manera. Con la diferencia que parten de una premisa errada de creer tener la verdad absoluta, cosa que no existe terrenalmente. Se trata, entonces, de una lucha individual y colectiva permanente. Buscando siempre el bien común. El diseño del camino o la vía para lograrlo, hace la diferencia. Provocando división del mundo. Unos, la minoría, conciben la violencia como un medio y un fin a la vez. Otros, la gran mayoría, pregonan la paz a pesar del reconocimiento de sus propias desavenencias e intereses. Nos anotamos en este grupo último, porque amamos a Dios, por ende, defendemos la cultura de la vida. Rechazamos la de la muerte, porque detrás de ella está Satanás. La paz, una condición humana imprescindible para el encuentro. Para el diálogo. Para la discusión y el análisis. Para la tolerancia de la diversidad de pensamientos y acciones. No hay otra manera de preservar la vida en su integridad, si de por medio no hay respeto, dignidad y racionalidad por lo que hacemos. Nadie es perfecto. No habido ni habrá gobiernos perfectos. Pero las instituciones si son perfectibles. Esa es una razón de lucha. A la luz de la historias se han librado y se seguirán librando luchas por vivir mejor y seguros. No ha sido fácil. Pero tampoco imposible, muchas derrotas en varias partes de la tierra han sufrido sus depredadores. No cabe duda, cada vez hay mayor audiencia y espacio en defensa de los derechos humanos, una necesidad imprescindible para la convivencia espiritual y material compartida, sin odios, resentimientos, divisiones, exclusiones; bajo un orden interno y externo donde seres vivos sean tratados igual ante la ley. Y cuando me refiero a seres vivos, incluyo a animales, además del medio ambiente, porque al final de cuentas somos un solo ecosistema: Tierra. Quienes mejor han entendido esta realidad han sido aquellos pueblos sufridos por los antagonismos de sus dirigentes; encontrando en la democracia el sistema de vida más cercano a la justicia humana. No me estoy refiriendo a la democracia formal, la de apariencia, la débil y viciada de errores y desviaciones, administradas por gobiernos populosos, acostumbrados a llegar al poder no para servir a todos por igual, sino para satisfacerse asimismo, servir a sus amigos, a sus partidos, a su familia. La verdadera democracia que resalto es aquella capaz de facilitar a los ciudadanos la mayor suma de felicidad integral, mediante una autónoma e independiente administración de poderes, garantes de la igualdad ante la ley. Incluyendo derechos de los animales y los de protección del medio ambiente. La pluralidad del pensamiento y de las ideas. La tolerancia. La alternancia en el poder. El sistema de libertades. El derecho de la propiedad privada. La educación. La salud. La promoción de valores y principios de bien. La premisa de bien común, marca la diferencia del por qué pueblos civilizados exhiben un alto desarrollo humano, espiritual y material y otros no. No se trata de un problema ideológico sino de conciencia humana para garantizar la vida en toda su dimensión, no como han pretendido algunos gobiernos farsantes haciendo creer que son ellos Mesías salvadores y combatientes de las desigualdades sociales. No se trata de eso. El problema es de conocimiento, gerencia y transparencia, únicas posibilidades de asegurar resultados positivos a favor de la evolución de la humanidad. Venezuela, nuestro país, atraviesa por esa confusión. Gobernantes y gobernado tenemos corresponsabilidad por la precaria relación humana en que nos encontramos. ¿Saben por qué? Porque como ciudadanos hemos renunciado a derechos políticos, humanos, espirituales y democráticos, no hemos estado participando en la discusión de los problemas y las soluciones de tu barrio, de tu comunidad, de tu municipio, de tu estado. Ese retiro voluntario irresponsable, en gran parte, lo han tomado unos dirigentes vivos, farsantes y vagabundos para hacer de los gobiernos una oportunidad de negocios particulares ignorando -ex profeso- las competencias del mandato para los cuales fueron elegidos.

A la Opinión Pública Nacional

El Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela se dirige a la opinión pública nacional a fin de manifestar su preocupación por la información divulgada a través de algunos medios de comunicación nacional con respecto a los hallazgos de contenedores con productos alimenticos presuntamente descompuestos.
La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece que:
1.- La salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida y que
2.- Todas las personas tienen derecho a la protección de la salud, así como el deber de participar activamente en su promoción y defensa, y el de cumplir con las medidas sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de conformidad con los tratados y convenios internacionales suscritos y ratificados por la República.
Según el Reglamento General de Alimentos:
1.- Todo alimento debe ser de la naturaleza y calidad que solicita el comprador u ofrezca el vendedor; y no podrá ofrecerse a la venta cuando se encuentre en malas condiciones, contravenga lo dispuesto en este Reglamento, o cuando por cualquier otro motivo pueda ser nocivo a la salud.
De acuerdo a lo establecido anteriormente y considerando la Legislación Nacional de Alimentos, la institución desea expresar su opinión y recomendar:
a. Inspeccionar minuciosamente los alimentos que se encuentran en los contenedores a fin de detectar deterioro, contaminación o infestación de los mismos que pudieran evidenciar o representar riesgos, bien sea, físicos, químicos o biológicos para la salud de humanos y/o animales.
b. Llevar a cabo un muestreo exhaustivo de los lotes de alimentos a fin de determinar aquellos que no muestren evidencias visibles de deterioro y si se cumple o no con las Normativas Venezolanas con el objetivo de garantizar su inocuidad y su posible uso posterior.
c. Considerar necesariamente que en los procesos de comercialización de los alimentos es de suma importancia la determinación y evaluación de la rastreabilidad de los diferentes productos, haciendo énfasis en el cumplimiento obligatorio de las Buenas Prácticas de Fabricación, Transporte, Almacenamiento y Manipulación de los Alimentos como garantía de su calidad e inocuidad.
d. Conocer que la fecha de vencimiento de un producto por sí sola no será un índice adecuado para tomar una decisión, ya que la vida útil del mismo está determinada por las condiciones de tiempo, almacenamiento y manejo, evaluadas y establecidas previamente por el fabricante.
e. Tener en cuenta que los alimentos que no cumplan con los requerimientos normativos para su consumo pueden representar un riesgo para la salud, por lo tanto deben ser destruidos cumpliendo con las normas ambientales y sanitarias establecidas por los organismos competentes, acto al que debe dársele un seguimiento exhaustivo.
f. Establecer criterios de decisión, de aceptación o rechazo del uso de estos productos basados en análisis de laboratorios oficiales y/o privados, ya que un alimento desde el punto de vista sensorial puede parecer aceptable cuando en realidad microbiológica o toxicológicamente puede representar un riesgo para la salud.
g. Estimular el desarrollo e implementación de una estrategia nacional para el control de alimentos y desarrollar actividades en respuesta a emergencias de inocuidad de los mismos. A tal fin, se sugiere la creación de grupos de trabajo entre el Estado, la academia y la industria para abordar eficientemente estos temas.
h. Advertir y educar a los consumidores que siempre deben estar alerta ante la adquisición de alimentos de dudosa procedencia en cuanto a su origen, calidad e inocuidad.
Finalmente, la institución se pone a la disposición para brindar el asesoramiento y servicio de análisis de alimentos necesario, a través del recurso humano calificado con el que cuenta, para garantizar la inocuidad de los alimentos, como lo ha hecho en cada momento en que le ha sido solicitado, tanto por el Estado como por la industria de alimentos.
Dra Rosa Raybaudi
Directora
Instituto de Ciencias y Tecnología de Alimentos

Sin comentarios


Heráclito

No te puedes sumergir dos veces
en el mismo río.
HERÁCLITO de ÉFESO

Ciceron

Mi conciencia
tiene para mi más peso
que la opinión de todo el mundo.

CICERÓN, Marco Tulio