mover

mover

sábado, 3 de octubre de 2009

La juventud venezolana


Por: Padro Paul Bello. http://www.paulbello.blogspot.com/ - A lo largo de nuestra historia como Nación, la juventud venezolana ha mantenido su presencia, a la vez que heroica, definitivamente influyente sobre el futuro político del país. Tal presencia se manifestó desde los primeros tiempos de la lucha por la Independencia, cuando en 1814, ya a punto de perderse la II República por la fuerza de la llamada Legión Infernal que comandaba José Tomás Boves, por orden del Libertador, el gral. José Félix Ribas convocó a los seminaristas para combatir al asturiano cuyas tropas amenazaban tomar la ciudad de La Victoria. Ochenta y cinco jóvenes, algunos adolescentes aún, con grave riesgo para sus vidas, asumieron tan tremenda responsabilidad. La victoria en La Victoria los coronó de gloria. Pero no fue ese su único triunfo: los sobrevivientes acompañaron a Ribas en Charallave cuando, siete días después, el 21, fue derrotado Rosete; y también en Ocumare, el 20 de marzo, contra el mismo Rosete, así como presumiblemente participaron al lado de Ribas, cuando con Bolívar pusieron en fuga una división realista que amenazaba tomar Antímano. El balance, tremendo en término de vidas, fue que para el mes de julio de 1814 apenas quedaba un sobreviviente de los 85 jóvenes que asistieron generosos al reclamo de la Patria. En el pasado siglo XX, la primera rebeldía política de la juventud universitaria ocurrió en el año de las Reformas Universitarias de Córdoba, 1918, cuando en Caracas, en noviembre, un grupo de estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad Central, con la excusa de celebrar el día del Rey de Bélgica entonces ensalzado por la victoriosa causa aliada, salió a las calles para manifestar ante la Legación de ese país, pero con la verdadera intención de condenar la actitud pro-germana del gobierno. De la Legación fueron a la Plaza Bolívar dando gritos contra la tiranía y mueras a Gómez. Entre quienes participaron en esos hechos estuvieron Andrés Eloy Blanco, Gustavo Machado Morales, Gonzalo Carnevali, Rodolfo Moleiro y otros. Diez años más tarde, en febrero de 1928, una nueva generación estudiantil, de la que los padres de muchos de sus integrantes tenían importantes posiciones o relaciones con el gobierno gomecista, desarrolló otro movimiento de protesta contra la tiranía de Gómez, cuya trascendencia histórica ha sido del mayor significado en la política venezolana. De nuevo, como en 1918, la excusa formal tenía que ser trivial: la coronación de la Reina Beatriz, elegida con motivo de la Semana del Estudiante que se celebraba entre el 6 y el 12 de febrero de ese año, así como el recolectar fondos para edificar la Casa del Estudiante. Convocó la Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV) de la UCV. Ninguno entre los concitados ignoraba el verdadero propósito del encuentro: denunciar públicamente el significado de la perdida de libertades impuesta por la tiranía. La mañana del día lunes 6, el lugar escogido fue el Panteón Nacional. Allí, el líder de la FEV, Jóvito Villalba, pronunció vibrante discurso en el que fustigó a quienes “han mantenido su cara al sol durante veinte años”. En la noche, en un teatro, Pío Tamayo recito, en el acto de coronación de Beatriz, sus propios versos que hablaban de “la reina secuestrada” que era la libertad. El martes, Joaquín Gabaldón Márquez elogíó, en la Plaza de la Pastora, los heróicos jóvenes que se sacrificaron en La Victoria. La noche del día siguiente, en el Teatro Rívoli, varios oradores intervinieron -entre ellos Gonzalo Carnevali, Miguel Otero Silva, Jacinto Fombona Pachano y Antonio Arráiz- clausurando el acto Rómulo Betancourt quien, con su estilo característico, recordó a “nuestro pobre pueblo olvidado de Dios y crucificado de angustias republicanas”. La represión del aparato policial gomecista no se hizo esperar y el 14 de febrero ingresaban en el Castillo de Puerto Cabello los cabecillas del acontecimiento: Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Guillermo Prince Lara y Pío Tamayo. El país conoce bien el significado de esta generación en la ardua tarea de recuperar la libertad y establecer la democracia sobre el suelo patrio. EL 21 de noviembre de 1957 estalló la huelga nacional universitaria en protesta contra el régimen dictatorial de Marcos Pérez Jiménez. Los antecedentes de esta huelga se remonatan a la Pastoral de Mons. Rafael Arias Blanco, Arzobispo de Caracas, dada el 1º de Mayo del mismo año, en la que el Prelado puso en relieve las injustas condiciones laborales a las que estaban sometidos los trabajadores venezolanos, así como el cuadro general de limitaciones establecidas desde el poder político contra la libertad y los derechos de los ciudadanos. Desde el mes de setiembre, en diferentes planteles educativos de la Capital, como los Liceos Fermín Toro, Andrés Bello, Juan Vicente Gonzalez, Razzeti y Luis Espelozin, la Escuela Miguel Antonio Caro y otros, así como también en las principales ciudades del país, los estudiantes manifestaban sus protestas contra la situación reinante. En el día 26 del mes de junio, el espúreo Congreso designado a raíz del golpe de Estado del 2 de diciembre de 1952, aprobó un acuerdo que regiría las elecciones que fueron fijadas para el 15 de diciembre del mismo año. Luego, el propio Pérez Jiménez anunció que en vez de elecciones se realizaría un plebiscito en el que venezolanos mayores de 18 años y extranjeros con dos años de residencia en Venezuela serían los participantes, lo que aprobó el Consejo Supremo Electoral sometido al régimen, el día 17 de noviembre. Fue esa, sin dudas, la gota que rebasó el envase. Cuatro días después, las Universidades Central de Venezuela y Católica Andrés Bello declararon huelga indefinida a la que se sumaron casi todas las Universidades existentes en el país. Entre los principales dirigentes de la huelga estaban los estudiantes Antonio José «Caraquita» Urbina, Chela Vargas, Hilarión Cardozo, Ramón Espinoza, Alejandro Arratia, Héctor Rodríguez Bauza, Leticia Bruzual, Enver Cordido, Julio Escalona, Emilio Santana. Los estudiantes iniciaban entonces la etapa final de la resistencia nacional contra el régimen dictatorial. En la Católica Andrés Bello fue quemado un ejemplar de la Ley Electoral, junto a un ejemplar del oficialista "El Heraldo" que manejaba el Ministro Vallenilla, así como un retrato de Pérez Jiménez. La población de Caracas despertó y acompañó a los estudiantes en las diversas manifestaciones múltiplicadas secretamente por toda la ciudad. Los manifiestos de la clandestina Junta Patriótica circulaban por todas partes, la mayoría de ellos redactados e impresos por ciudadanos particulares. La Seguridad Nacional tomó inmediatamente la UCV, detuvo a más de 200 estudiantes y profesores. Un grupo de estudiantes irrumpió en un Congreso de Medicina que se realizaba en la Universidad Central, con el propósito de denunciar los atropellos de la dictadura. Las manifestaciones se hacían violentas por la represión policial. Los barrios se sumaron a la protesta: Propatria, Catia, Capuchinos, El Silencio, El Guarataro, La Vega, Antímano, Petare. En la etapa final bombas molotov fueron hechas y utilizadas al enfrentar las fuerzas represivas del gobierno. El régimen parecía muy sólido por estar apoyado en las FFAA. Sin embargo, consumado el fraude plebiscitario, el 1º de enero se levantó la Fuerza Aérea y lo demás es historia. Como curiosidad, casual o causal, apunto que también en 1918 y en 1928, a pocos días de las protestas estudiantiles, el gobierno gomecista tuvo que enfrentar y sofocar alzamientos provenientes de la Academia Militar. La juventud venezolana, pues, nunca ha rehuído asumir su deber en defensa de los mejores intereses de la Patria. La huelga de hambre que, admirados, estamos presenciando es nueva expresión de su hermosa entrega y compromiso. Recordemos, con Germán Arciniegas, lo que éste ilustre colombiano escribiera en su obra de 1932 “El Estudiante de la Mesa Redonda”: “El estudiante tiene una biografía de cinco siglos. No asalta posiciones, sino que remoza las que le pertenecen por conquista milenaria”... y ...“Quiere hacer de la Universidad el fiel de la Democracia que registre los hechos, aunque vengan de muy abajo, de las ideas, aunque se vislumbren muy lejanas”. Puede que los estudiantes en el presente sientan, con razón, lo que por ellos expresó el sociólogo brasilero Fernando de Azevedo: “Los fines a los cuales se hallaban ligados nuestros padres perdieron su autoridad y su atractivo sin que nosotros veamos muy claramente, al menos con la unanimidad que sería necesaria, dónde están los que se deben perseguir de ahora en adelante”. Pero de Ellos y sólo de Ellos es el futuro de esta bendita tierra de gracia.

América, un continente que se hunde


Por: Francisco Alarcón - En muy malas manos se encuentra el continente americano, desde la zonas septentrionales hasta la Patagonia lo que se aprecia son extravíos. Centroamérica con sus gobiernos “neosocialistas” de peligrosa trayectoria, Suramérica constituyéndose en el gran barranco de la civilización a pesar de las excepciones de Chile, Colombia y con un Brasil dirigido por el díscolo Lula Da Silva, quien ha sabido dentro de sus pocas luces, sacarle provecho a los gaznápiros vecinos que derrochan sus fortunas en aras de sus propias particularidades. América se ha convertido en un torbellino de dictaduras, rebuscando los “tesoros” del viejo comunismo y a la zaga del provecto Fidel Castro, como quien quiere emular un modelo de desarrollo y de bienestar muy codiciado. Además de ser unas vulgares autocracias veladas de socialistas, que no han servido para nada, irrogan las mayores crueldades a sus habitantes. Los indígenas no se han beneficiado con estos regímenes, y sólo pequeños grupos cambiaron de hábitat, abandonando sus lugares tradicionales para trasladarse a las ciudades y disfrutar de los lujos frívolos. Analfabetas funcionales dirigen repúblicas otrora democráticas, haciendo revoluciones inexistentes. Estados Unidos pareciera que caprichosamente se empeñó en tener un presidente afroamericano, como para decir somos la democracia más grande del mundo y nos podemos permitir estas magnificencias, porque las instituciones aquí existen y se respetan predominando más allá de las individualidades. Ojalá este antojo no le cueste el desmembramiento a esa poderosa nación. Su Presidente no pareciera tener las nociones necesarias para ese cargo con una adversativa crisis económica encima. Esperamos por bienestar del mundo desarrollado que, en verdad esas instituciones funcionen a cabalidad y que su Presidente, ex buen candidato, logre acogerse a sus planteamientos, de lo contrario se sumaria al naufragio del continente. La afirmación de Hegel que los pueblos tenían los mandatarios que se merecían, no siempre se cumple, ni es una verdad apodíctica. En la región han llegado a la presidencia aventureros por la vía democrática, luego trocados en trogloditas del poder, adueñándose de todo como si de ellos fueran los bienes públicos y las vidas de sus habitantes. Resultando una modalidad nueva que los deslinda de las dictaduras clásicas del siglo anterior, con ese seudónimo de socialista han logrado engañar a mucho “intelectual” que siempre soñó con libertades, o que se tienen que cuadrar con todo lo que diga socialismo, pensando que de esta manera están en armonía con el pensamiento universal. Sin detenerse a analizar las miserias que representan estos “neosocialista” para sus países y el resto de la zona. Soy “socialista” y le rindo culto mecánicamente a quien enarbole el término, ¿qué fácil es ser así a distancia y disfrutar de las libertades “burguesas”? Mejores registros tuvieron las dictaduras clásicas de comienzos y mediados del siglo XX, algo trabajaban y eran más recatados esquilmando. No intervenían en las políticas de sus vecinos y se dedicaban a robar, pero ejecutaban algunas obras de infraestructura para cuidar las apariencias. También cerraban y controlaban los medios de comunicación privando a la opinión pública de la libertad de expresión. Su cara era la de un nacionalismo prístino con mano dura para que estos países pudieran avanzar. Indiscutiblemente las democracias se van extinguiendo en América, devenidas en manos de hampones. El daño todavía es posible sea reparable, pero si al corto o mediano plazo estos países sojuzgados no empiezan a sacudirse sus yugos, ya no serán únicamente los cubanos quienes vivirán en la miseria, sin luz, agua ni alimentos. Seremos todos, metidos en una gran isla que se llamará América “socialista”. Posiblemente se salve de este grupo el gordito Lula, quien ha sabido expoliar a los pueblos hermanos, aprovechándose de las debilidades de sus gobernantes. Mientras Brasil florece, se muere el resto de la zona. El problema estará cuando no fluyan los dólares que han mantenido estas aberraciones en América hundiéndola en el lodo.

Ganó el líder


Este jueves 1° de octubre, los trabajadores de PDVSA celebraron al fin sus elecciones sindicales en un clima de fuerte tensión, monitoreadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) y luego de haber sido postergadas en unas ocho oportunidades. Hoy es claro que la billetera de PDVSA, con la cual se dice se habría subvencionado la meteórica campaña electoral de la Plancha N°7; el peso del poder patronal para "convencer" al trabajador de la dirección del voto; la determinante participación de las fuerzas policiales y la Guardia Nacional; más la "ayudita" de la experiencia del CNE en direccionar comicios, dio sus frutos, como cabía esperar.Así, para sorpresa de pocos, las "elecciones" las ganó la Plancha N°7, que encabezaba Will Rangel, la cual estaba respaldada no sólo por el PSUV (el partido del Presidente) sino desde las altas esferas directivas de PDVSA. Con una participación de 70% de los más de 33.600 trabajadores con derecho a voto de la industria, la Plancha N°7 obtuvo 15.000 votos, que representan el 54,27% de los sufragios, y se alzó con siete de los 12 puestos de la Directiva de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (FUTPV).La segunda Plancha favorecida por los trabajadores de PDVSA, fue la N°1, liderada por José Bodas, quien venía manteniendo una posición opositora a las políticas de la Junta Directiva de PDVSA en defensa de los intereses de los trabajadores. La N°1, con 7.557 votos (27,32% del sufragio) captó 4 puestos de la nueva directiva de FUTPV, entre ellos la Secretaría General, el segundo cargo en importancia de esta federación. Cabe acotar que los resultados reflejaron que unos 10.000 trabajadores no siguieron la línea que les dio la directiva de PDVSA.La importancia de estas elecciones viene dada, porque de su realización dependía, por exigencias tanto de PDVSA como del Ministerio del Trabajo, la discusión o no de la contratación colectiva 2008-2010.Al respecto cabe recordar que en julio de este año, el ministro de Energía y Minas y presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, advirtió a sus trabajadores que PDVSA no sólo está resteada con Chávez sino que no discutiría el contrato colectivo del sector hidrocarburos con ningún sindicato opuesto a la ideología del mandatario, y que trabajador que se negara a inscribirse en un comité socialista sería considerado un conspirador. Hoy, Hugo Chávez y Rafael Ramírez podrán descansar en sus laureles, no en vano el nuevo presidente de la FUTPV, Will Rangel, en una de sus primeras declaraciones como vencedor de la contienda proclamó que "el único líder que existe, el único líder que ganó en este proceso fue el presidente Chávez". Más claro no canta un gallo.En opinión de algunos analistas, incluso con todo ese amañamiento electoral, lo relevante de estos comicios es que por primera vez en años los trabajadores de PDVSA tendrán un organismo representativo para discutir su convención colectiva. Otros opinan que lo que no dijo Wills es que el verdadero perdedor podría ser el trabajador, quien tendrá en adelante un sindicato en su mayoría servil al patrono.Lo cierto es que ahora los representantes sindicales electos se enfrentarán al reto de hacer cumplir las exigencias laborales de todos los trabajadores así como bregar por mejores condiciones en el deteriorado ambiente de trabajo de la industria. Esto podría poner a calentar una olla de presión en la masa laboral. Disponible en inglés en: www.veneconomy. com a partir de las 4:00 p.m.

La Pantomima


EDITORIAL ANALITICA - Por: Emilio Figueredo - La pantomima no fue la de los estudiantes sino la de Cilia Flores con su escuálida convocatoria de jóvenes y no tan jóvenes que opinaron en contra de la honrosa huelga de hambre de los estudiantes. Si el gobierno tuviera cabezas pensantes nunca hubiera dejado que la situación llegara hasta el punto de hacer que el escurridizo Insulza tuviese que aceptar recibir una delegación estudiantil y que la Comisión de Derechos Humanos de la OEA solicitase visitar al país, que como sabiamos de antemano no se lo iban a autorizar, so pretexto que la Comisión tiene que excusarse primero por su posición en los hechos del 11 de abril. Pero la soberbia y la estupidez no tienen límites y el PSUV no se caracteriza precisamente por su brillantez. La juventud ha dado una muestra de madurez que muchos deseáramos que la tuviesen los principales dirigentes de la oposición organizada. Si estos dirigentes no entienden el mensaje estarán condenados a seguir siendo actores secundarios en una película en la que, quiéranlo o no, los protagonistas son otros. Lo ocurrido en estos días hace indispensable que haya una chispa de lucidez en la mente de los líderes de la oposición para que pongan en marcha un auténtico proceso de unión de todos los factores democráticos. No es hora de cobrar pequeñas parcelas de poder, es hora de presentar ideas y soluciones a un país que contempla como va directo al abismo sin que existan bomberos para salvarlo. No hay mucho tiempo más para mostrar una cara unitaria y ésta no puede ser el resultado de micro cogollos sino de un entendimiento nacional entre todos los factores de poder de la alternativa democrática. El método, primaria, encuestas, consenso es lo de menos, lo que importa son las ideas y propuestas para rescatar al país de la crisis en la que está inmerso y seleccionar a las personas más idóneas para llevar a cabo esa tarea. De no hacerlo, el precio que pagarán las organizaciones políticas será muy alto y, la consecuencia más grave, la desaparición paulatina de la República Democrática de Venezuela.

La politica (los politiqueria diria yo) condenaron las luchas vecinales


Por: Beatriz Cruz Salazar - bcruz@eluniversal. com - La política congeló las luchas vecinales. Las comunidades y organizaciones civiles celebran hoy el Día del Vecino. Los expertos recomiendan retomar las organizaciones ciudadanas y volver a discutir los temas del colectivo, dejando de lado los intereses partidistas. Con una recolección de firmas se consolidó, hace 28 años, un movimiento vecinal que tímidamente empezó a formarse luego del fin de la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez. Hablar de participación ciudadana en aquella época, ciertamente, era una novedad. Teníamos un país enfermo, desactivado, con una débil democracia", recuerda Ligia Gerbasi, de la Asociación de Vecinos de La Floresta, quien asegura que se cometieron errores, pero también alcanzaron logros. El proceso no fue fácil y tampoco había un modelo a seguir. "No estábamos organizados, encontramos unos municipios sin leyes ni ordenanzas y nos preocupaban el desarrollo urbano, la calidad de vida, el ambiente y los servicios. Lo que queríamos era una sociedad más participativa y una mejor gestión pública", apunta por su parte Dilia Gallamini, quien también fue parte del movimiento vecinal. Pero hoy, los vecinos ven nuevamente con preocupación cómo la política ha debilitado los lazos de muchas organizaciones comunitarias. "La política ha desmembrado al movimiento. También la confusión porque nadie sabía cuál sería el futuro de las asociaciones de vecinos frente a los consejos comunales y algunas desaparecieron" , dice Kiomara Escovino, secretaria general de Asopraes. Como dirigente vecinal, Gerbasi teme que la ciudad siga sufriendo los síntomas de la polarización política. Cree que muchos han dejado de pensar en el colectivo y en las luchas por el ambiente. "Se nos están derritiendo los esfuerzos", advierte preocupada, y asegura que la mejor manera de combatir el miedo a participar es reactivando las organizaciones vecinales. A sus 85 años, Carmen Alicia Beaujon cuenta que incluso antes de que habitara su casa en Prados del Este decidió unirse a la Asociación de Vecinos. Por sus años de experiencia afirma que es un error confundir la política con las luchas vecinales, porque las comunidades, a fin de cuenta, son heterogéneas. Batallas que se renuevan El 3 de octubre de 1981 las asociaciones de vecinos celebraron junto a la Federación de Asociaciones de Comunidades Urbanas (Facur) y la Coordinadora de Asovecinos del Sureste (Comsureste) las recolección de 20 mil firmas contra la Ordenanza de Áreas Especiales. La jornada de recolección de rúbricas, la posterior aprobación de la Ordenanza del Sureste que condicionaba la creación de nuevos desarrollos a la presencia de servicios públicos básicos, la lucha por la salida de los vuelos de La Carlota, la creación del parque Cuevas del Indio para preservar las cuevas de El Cafetal, son algunas de las luchas más destacadas del movimiento vecinal, según recuerda Elías Santana, representante de la Escuela de Ciudadanos. Hoy, son muchos los que lamentan la pérdida de esos logros que tanto celebraron los vecinos en las décadas de los 70 y 80. "Claro que me siento frustrada, pero no por eso tiro la toalla, hasta que me muera voy a seguir luchando y recordando días como éste", afirma Beaujon cuando habla del exceso de construcciones que se aprueban en el sureste, sin garantizar servicios. Pero las guerras que se libraron en el pasado aún no están del todo perdidas. Basta recordar la campaña para la creación de un parque verde en La Carlota o la advertencia que hace un año dio la Coordinadora de las Asociaciones de Vecinos de la Hoya de El Cafetal, Coracafe, sobre la avalancha de vehículos que traerían los nuevos urbanismos vecinos al sector. "Muchas veces nos sentimos agobiados como ciudadanos porque uno inicia sus luchas con emoción, pero no obtiene resultados o respuesta de las autoridades" , dice Elsa Salazar, representante de Coracafe. A diferencia de las generaciones pasadas, Elías Santana está convencido de que actualmente hay más recursos para desarrollar la lucha vecinal. "Hoy existen más recursos para comunicar, informar y consultar la opinión de los demás y hay más conciencia del ciudadano", dice. Y aunque la fecha puede pasar por debajo de la mesa para algunos, Gerbasi está convencida que el Día del Vecino es la prueba de que el trabajo en equipo puede obtener grandes logros.

Para estdiantes y ciudadanos


Por: Antonio Nicolás Briceño Braun - Con Amor en Acción por Venezuela - - Especialmente los valientes jovenes Carabobo, de la UCAB, y del interior a los presos politicos y sus familiares. Apoyo total a los estudiantes claros, creativos y valientes que estaban en huelga o apoyándola en la logística, no a los manipuladores políticos que han influenciado para acabar la huelga, obedeciendo a intereses mezquinos y egoístas una vez más. No a los a los Primero Injusticia, Un Mal Tiempo, a los fariseos de la política entre otros. Gracias especiales a ese nuevo lider nacional Julio Cesar Rivas y los valiosos jóvenes de la UCAB, especialmente a los estudiantes del Oriente, de Valencia, a los del interior del país de Merida, Anzuátegui, Aragua, Barquisimeto, Maracaibo, Margarita, Guayana entre otros que no fueron nunca consultados sobre la suspencion de la huelga, al igual que muchos otros en huelga como los comisarios y sus familias o los presos de la Alcaldía Mayor y sus familiares, a la Alcaldía Mayor, al apoyo de tanta gente buena y noble que dice no al totalitarismo, con ellos es que realmente cuenta Venezuela para salir adelante; en sus manos y las nuestras la República se pierde o se salva. El futuro depende de nosotros. Lo importante es vencer el miedo y dejar de ser indiferentesLa lucha por la libertad continua en des obediencia activa .

Definitivamente...

Para caminar erguido
hace falta mucho más
que un par de piernas.

Proverbio Chino