domingo, 22 de noviembre de 2009

¿Por qué muchas veces nos sentimos infelices, aún teniéndolo casi todo?

La revista Forbes dice que el 37 por ciento de los millonarios se sienten desgraciados. Existen en el mundo millones de personas que se mueren de hambre y viven en los límites de la pobreza, mientras otras se amargan por no poder comprarse todos los "caprichos" que quisieran. He aquí algunas maneras de pensar para amargarse la vida a uno mismo y a los que le rodean:
1.- Nunca preguntes a nadie cómo se encuentra, podrían pedirte consejo, o peor aún ¡dinero! 2.- ¿Luchar por una causa? ¿Para qué? Nadie lo ha hecho antes por ti. 3.- Fíjate una meta, y cuando la logres, no la disfrutes, márcate un nuevo objetivo, a ser posible más difícil. 4.- ¿Hay algo malo en tu vida? Piensa en ello a todas horas. ¿Para qué vas a pensar en lo bueno? ¡No necesita ser cambiado! 5.- ¿Se ha perdido o se ha roto algo? antes de arreglarlo busca al culpable. 6.- No te interesa nada si alguien te hace una crítica, seguro que lo dice porque te odia y ya está. 7.- Estás en desacuerdo con alguien, mejor retirarle la palabra para evitar discusiones. 8.- Un amigo te pide un favor: mejor negarse, das el pie y te toman la mano. 9.- Tienes un mal día y todos a tu alrededor ríen encantados, ¿es que no se dan cuenta que me molestan? 10.- ¿Todo marcha bien? entonces teme al futuro, todo lo que sube debe bajar. 11.- Dos compañeros que estaban hablando se callan cuando te acercas, seguro que te estaban criticando. 12.- Una de tus máximas en la vida es: ojo por ojo y diente por diente.

Petróleo ¿Leyendas o Gerencia?


Por: Rafael Gallegos - gallegos.c@gmail. com - La relación de los venezolanos con el petróleo gira alrededor de dos leyendas. La Leyenda Negra y la Leyenda Dorada. La Negra indica que el petróleo es el culpable de todos nuestros males, de la corrupción, del facilismo, de la baja relación trabajo – éxito, del papá estado que todo lo absorbe y de la mamá estado que todo lo reparte. Esta leyenda afirma que el petróleo ha sido una valla que ha obstaculizado nuestro desarrollo y que si no lo tuviéramos seríamos un país avanzado, tal vez como Alemania u Holanda. Pura farsa, no hay razones para pensar que sin petróleo seríamos diferentes a los más atrasados países de América Latina. La Leyenda Dorada por su parte afirma que somos un país muy rico, tal como nos enseñan desde la escuela. Se confunden los recursos con la riqueza, cuando nuestro problema es precisamente que no hemos podido transformar nuestros gigantescos recursos en calidad de vida para los venezolanos. Por ello, estamos en deuda con el petróleo. Es hora de pagar, sustituyendo esas perjudiciales leyendas por paradigmas de Gerencia Petrolera. Gerencia que permita transformar el petróleo de los yacimientos, en comida, educación, salud, empleo, vivienda… o sea, en calidad de vida para el pueblo. Ya está bueno eso de ser de ser un limosnero sentado en un lujoso barril. No se trata de negar los logros anteriores. En Venezuela ha habido grandes ejecutorias en materia petrolera. La Ley de 1943, que le alargó los pantalones a la relación Estado – Concesionaria. Luego la política liderada por Betancourt y Pérez Alfonzo, tan activa en la fundación de la OPEP, de la CVP, de la Oficina Técnica de Hidrocarburos y que culminó con la exitosa nacionalizació n de 1.975. Estas políticas se reflejaron en democracia como forma de vida y en el crecimiento sostenido más alto del mundo durante treinta años. Sin embargo, no se logró transmutar las divisas petroleras en desarrollo sustentable. El petróleo creó una “ilusión de armonía”, el 4,30 tapó una economía improductiva y el facilismo aflojó los resortes morales acelerando la decadencia del modelo y el ascenso de esta “revolución”, que ha significado un gigantesco retroceso, digno de hacer sentir nostalgia a Trucutrú. Han politizado la labor cotidiana de PDVSA, se atrevieron a realizar una lobotomía empresarial al botar a 23.000 profesionales y técnicos con los resultados a la vista de industria petrolera empresa sin cifras ciertas, importación de gasolina, endeudamiento, y a nivel nacional, sintonizaron con el pre - derrumbe que hoy caracteriza a Venezuela. TRIANGULO PETROLERO - Parafraseando un poco el pentágono del irrepetible Pérez Alfonzo, proponemos un Triángulo Petrolero. Tres vértices relacionados: Gestión Petrolera Eficiente / Desarrollo de Responsabilidad Social Petrolera y / Creación de un Estado que transforme las divisas petroleras en bienestar. Un triángulo de Gerencia Petrolera, a objeto de lograr que desde los yacimientos fluya… calidad de vida. A continuación, detalles: 1.- Gestión Petrolera Eficiente… rescatar la industria petrolera, crear un Ente Petrolero que diseñe políticas de inversiones y producción, leyes adecuadas de petróleo, gas y petroquímica. Estrategias de producción y de refinación, de petroquímica, captación de tecnologías. Filosofía y mecanismos de control del Estado. Estímulo a la industria conexa. Y por encima de todo, respeto a los trabajadores de la Industria, eliminación de ese ridículo rojo rojito, o de ese risible (para la competencia) concepto de yacimientos revolucionarios. 2.- Desarrollo de Responsabilidad Social Petrolera… adoptar estratégicamente una relación industria - entorno, basada en la aplicación de Inversión Social y la conformación de Alianzas Sociales capaces de incrementar la calidad de vida y generar dinámicas socioeconómicas en las áreas aledañas a las operaciones. Una manera de transportar energía creadora y tecnología gerencial a las comunidades, haciendo país, desde adentro. 3.- Creación de un Estado que transforme las divisas petroleras en bienestar… redefinir el rol del Estado. Menos productor, más controlador, estratégico y enfocado. Descentralizado y dinámico. Democrático. Efectivo en su rol de usar las divisas petroleras en servicios educativos, de salud, viviendas, seguridad, empleos, fomento de industrias, infraestructura vial. Ojo, no se trata de un Estado débil como este blandengue, que gelatinosamente arropa todas las actividades y no deja trabajar, catalizando el hambre y la frustración. Se trata de un ente depurado y fuerte. Ejemplos sobran: los dragones asiáticos, los estados de Europa. Ya está bueno de actuar como un heredero que dilapida la fortuna. Es imperativo construir este Triángulo Petrolero. El destino… ya nos toca la espalda. Y si nos alcanza, podríamos desintegrarnos como país. Gerencia o muerte.

La violencia desmesurada


Por: Jonathan Humpierres (Juan Diego) - Cantautor, músico y abogado venezolano - humpierres@cantv.net juandiegocd2@hotmail.com La violencia desmesurada que reviste nuestro territorio forma parte del contexto y del manual de la revolución. Un país que lleva una década conjugando la agresión y la fragmentación social no puede esperar un resultado diferente al estado conflictivo en el que vivimos. Las cifras rojas, que leemos cada lunes como “parte de guerra”, es ya un código de muerte habitual para todos los ciudadanos. No tengo dudas de que hay sectores y núcleos del poder que han institucionalizado el crimen como política de Estado. Esta afirmación en cualquier sistema verdaderamente democrático pecaría de un absurdo extremo, sin embargo en un país donde la indefensión personal y jurídica cabalga a su antojo este tipo de premisa pareciera tener asidero firme. A este escenario, alarmante por si solo, se le incorpora un nuevo aliado, aún más peligroso y perverso que la delincuencia común: la industria del sicariato que lucía tímida y fugaz, en estos instantes tiene franquicia en Venezuela. En años anteriores, Colombia era un caldo de cultivo perfecto para que concurrieran los grandes agentes criminales, un espacio minado de guerrillas, de paramilitares y narcotraficantes, era el escenario ideal para hacer de la muerte por encargo un negocio altamente productivo. No obstante, el Estado colombiano ha tenido pulso firme para luchar contra todo estos flagelos tenebrosos, provocando una movilización necesaria y obligada hacia otros territorios. Lo acontecimientos de las últimas semanas, que incluyen la muerte de los futbolistas, de los Guardias Nacionales en el estado Táchira, del secretario de la Asamblea Legislativa en Los Teques y una serie de ajusticiamientos selectivos, revelan de forma clara que el crimen organizado ha encontrado en Venezuela un espacio cómodo donde operar. Nuestra frontera es hoy en día tierra de nadie, es un puente de brazos abiertos sin control alguno. La guerrilla transita a su antojo, nuestro espacio aéreo es un corredor libre para el narcotráfico y ahora estos agentes de la muerte entran y actúan de manera descarada y efectiva. Estos hechos puntuales de los últimos días son sólo el anticipo de lo que veremos, este nuevo enemigo ya convive en nuestras calles; esta guerra, ahora sí verdaderamente asimétrica, está declarada por estos agentes del terror. El desgobierno actual coincidirá con el caos y la anarquía en algún momento, el desenlace de la violencia sólo concluye en capítulos sangrientos, esos que ya son parte de nuestra lectura diaria. En este instante ya nadie tiene el control. ¡Que Dios nos proteja!

Ahora ¿se acordará de sus origenes y se acordará de su tía? Quien sabe.







Apascacio, el popular PM, sobrevive en la miseria


Magda Mascioli G. - 40 años de democracia. 11 años de dictadura. La porqueria no son los sistemas de gobierno; la porqueria son los que detentan el poder haciendo ver que gobiernan cuando muy lejos estan de siquiera RESPETAR a los ciudadanos. Todos politiqueros miserables a quienes les importan un bledo el sufrimiento de los ciudadanos que solo les sirven en tiempos de elecciones. Pero llegará el día en Venezuela en que las cosas tomen su lugar. ¡Llegará el día!
__________________________________________
Por: Francisco Alarcón - El sargento mayor Apascacio Mata Palacio, desde su "sarcófago", mira con orgullo y aversión baúles repletos de condecoraciones, cruces y medallas con que la sociedad le premió aunque hoy lo hayan enterrado vivo. El espigado mulato del pueblo de Panaquire, estado Miranda, nunca imaginó que debido a su intransigente labor frente a un semáforo, el presidente Jimmy Carter lo invitaría a visitar a la Policía de Tennessee. Regresó semanas después como el único policía venezolano con una chapa que lo distinguía como oficial norteamericano ad honorem. Ingresó a la PM el primero de marzo de 1965. Luego le asignaron la misión de vigilar el tránsito en la esquina de Sociedad, de la avenida Universidad, en el centro de Caracas. Durante 33 años de servicio nunca faltó a su trabajo, jamás fue amonestado aunque se granjeó antipatías por ser inflexible frente a los más "encopetados". Diputados, senadores y ministros respetaban sus señales de tránsito para evitar ser multados por el testarudo policía que vestía impecable uniforme con guantes blancos. Todo un guardián real británico tropicalizado. La situación ha cambiado pues los funcionarios de la época transitaban acompañados de un chofer y un escolta. Ahora disponen de un convoy para su protección. "Un saludo desarma a cualquiera", dice para referirse a la ceremonia mediante la cual lleva su mano derecha a la cabeza y se inclina. Lamenta que ahora sus colegas vistan uniformes rotos y el vocabulario de algunos se asemeje al de los delincuentes que deben combatir. En una ocasión se enfrentó a la caravana presidencial. Desde la ventanilla de un auto negro que se detuvo, "un gordo de bigotes" ordenó a los miembros de la Casa Militar que aguardaran por el semáforo. Minutos después, regresaron con una invitación del presidente Luis Herrera Campins. "Estaba apenado y quería disculparse. Me invitó almorzar a Miraflores. La comida estaba sabrosa", recordó.Tras el acontecimiento que significó la corona de Marítza Sayalero como primera Miss Universo, la reina lo eligió como su escolta personal. El funcionario modelo que recibió cientos de condecoraciones antes de jubilarse mostró una, que guarda con especial celo. "La orden Patrimonio Viviente de la Ciudad de Caracas", conferida por la Alcaldía de Libertador. Ahora el policía emblema y ciudadano ejemplar sobrevive en un roñoso apartamento, postrado en una cama clínica que le donaron. Debido a la diabetes que lo aqueja, le tuvieron que amputar ambas piernas. Uno de sus hijos se encarga de cambiarle el pañal cada vez que lo necesita. A sus 69 años, a Apascacio lo entristece sentirse olvidado por la sociedad que lo exaltó. Dentro de su desventura de haber sufrido dos amputaciones consecutivas espera no vivir la velada mutilación que le tienen reservada a la capital con la supresión de la PM

Mentiras de guerra



El Presidente necesita con urgencia un conflicto que tape su fracaso. De nuevo Chávez le cae a mentiras al país. Detrás de esa amenaza, luego “rectificada”, de que vamos hacia la guerra con Colombia lo que se esconde es la imperiosa necesidad de desviar la atención de la opinión pública sobre el fracaso de la gestión presidencial. Chávez necesita que los ciudadanos se fijen y discutan sobre temas distintos a los graves problemas que afectan a los venezolanos agobiados por la escasez de alimentos, la inseguridad desatada, los racionamientos de electricidad, la falta de vivienda, la ausencia de agua potable y la enorme y pesada imagen de corrupto que tiene su Gobierno. El Presidente está agobiado por su propia ineficiencia. Por eso regaña a los ministros y reclama mayor eficiencia tratando de que los venezolanos se coman el cuento de que él está ajeno a lo que hacen o no hacen sus funcionarios más cercanos. El es el principal exponente de un gobierno inútil. Chávez necesita huir de nuevo hacia adelante y ante esa urgencia agarra el tema de las bases militares que usará Estados Unidos en Colombia, para alegar que lo van a espiar y que el imperio planifica la invasión definitiva de Venezuela para apoderarse del petróleo. El primer mandatario nacional necesita un nuevo conflicto. Quizás uno mucho mayor que todos en los cuales se ha involucrado. La guerra retumba en su mente como la salida a la crisis de su Gobierno y su caída en la confianza de los venezolanos. Ahí están frescos los ejemplos de los militares argentinos que intentaron recuperar militarmente las islas Malvinas, como estrategia para mantenerse en el poder cuando la sociedad pedía el regreso de la democracia. Igual ocurrió en Ecuador y Perú, cuando protagonizaron una corta confrontación en la frontera de la Cordillera del Cóndor y todo porque sus presidentes Sixto Durán Ballén y Alberto Fujimori, estaban atravesando sus respectivas crisis de popularidad ¿Será Chávez capaz de motivar la guerra? Qué mejor que un conflicto armado con Colombia para intentar tapar su confirmada ineficacia contra la inseguridad, que es uno de los temas sobre el que no habla y cuando se ve cercado por las preguntas sobre la violencia, lo único que atina a decir es que el socialismo es la solución y eso es otra mentira más. Qué mejor que unos cuantos bombazos en la frontera para que los venezolanos dejen de lamentarse por los apagones que se generan ante el déficit en la generación de electricidad en Venezuela. Hasta la oscuridad se justifica en medio de un clima de confrontación militar. Qué mejor que unos tanques moviéndose hacia territorio colombiano para que el pueblo olvide que no hay agua potable en buena parte porque el Gobierno no invierte en ampliar las fuentes disponibles de agua y mucho menos en el mantenimiento y ampliación de los acueductos. Qué mejor que unas cuantas batallas que lo exalten como héroe nacional y así intente detener su caída en popularidad porque ya el pueblo le endosa el fracaso de su gestión y le reclaman que no ha cumplido con las miles de promesas realizadas. La guerra con Colombia, aunque sea corta, lo ayudaría a revitalizar su imagen y ganar tiempo para su fracasada gestión. Pero hasta en la búsqueda de esa salida tiene graves problemas que enfrentar ¿Estamos preparados para un conflicto armado? Por supuesto que no. En primer lugar nuestra Fuerza Armada Nacional carece de un nivel de operatividad decente que le permita por lo menos intimidar al enemigo. Colombia supera a Venezuela en cantidad de efectivos, en preparación, en equipos y en experiencia porque sus militares tienen más de 40 años en guerra y los nuestros se han especializado en los últimos años en la venta de alimentos y en la custodia de los eventos del PSUV. Adicionalmente a esas deficiencias militares, el comercio de alimentos depende en buena medida de una frontera abierta que permita el traslado de materia prima o productos terminados que son esenciales en la dieta del venezolano. Con hambre nadie va a la guerra. Y si falta algo más para desnudar nuestra desventaja ante Colombia, en un escenario de conflicto militar ellos cortarían el suministro de electricidad y gas, lo que profundizaría los problemas que ya tenemos en la provisión de energía para el occidente venezolano. Todo eso lo saben los miembros de la Fuerza Armada venezolana y por eso ante aquella arenga hecha por Chávez ordenándoles prepararse para la guerra, se han estado moviendo pero para presionar al Presidente y exigirle que modere su lenguaje. Chávez tiene una gran presión desde el mundo militar, porque los primeros que quieren evitar una guerra son los militares. Por eso el Presidente “rectificó” sus palabras y alegó que todo fue una manipulación mediática, cuando medio país se lo escuchó de su propia voz. Chávez quiere usar la guerra para potenciarse, tapar su fracaso y exacerbar el espíritu nacionalista y sus niveles de popularidad; pero corre el riesgo que sea el final de su gestión. Sueña con batallas épicas, pero lo despiertan las pesadillas de una salida deshonrosa del poder.

Habla Otto Gebauer


Por: Agustín Blanco Muñoz - abm333@gmail.com - ¿Qué le pasa Don Antero que tiene esa cara tan amarrada? Caracho profesor es que usted con este libro me ha puesto a pensar. Cuesta admitir que este régimen le haga tanto daño a un ciudadano, cuyo único delito fue cumplir con la orden de custodiar y garantizar los derechos humanos de quien había renunciado a la presidencia.¿Y cómo es eso de que este capitán Otto Gebauer sea el único militar preso por lo del 11A-02, con una condena de 12 años y medio, mientras que sus jefes están en plena libertad? ¡Eso no puede ser! Y lo que más lamento es que aquí ya ni se protesta contra estos atropellos.Y por cierto, profesor, me han comentado que muchas distribuidoras y librerías pasan agachadas y no aceptan comercializar su libro. ¿Será que le meten a la autocensura por lo de que el capitán vio llorar a quien renunció (según Lucas Rincón) porque quería que lo dejaran salir para Cuba?¿Y cuál es la ofensa, si el golpista-presidente está cansado de contar las veces que ha llorado, por los niños de la calle, los hospitales, el hambre, el desempleo, la inflación, la corrupción, la inseguridad?Tiene razón Don Antero, el GP se vanagloria de su capacidad de llanto. Y por ello hay que ir más allá de lo secundario y saber que eso pudo ser perfectamente parte del ambiente del montaje que...Sí, profesor, yo diría que esa hipótesis que usted discute con OG de que el 11 A-02 fue una trampa que montó el régimen para detener el gran movimiento de protesta, y el expediente que se le hace a las FA, y a los generales que terminaron reponiendo otra vez al que renunció, son dos partes esenciales del libro. Para mi esta es la verdadera historia del 11A-02. Antes era sólo la cantaleta del GP, ahora hay quien ponga las cosas en su debido lugar. Y este libro es ya fuente indispensable para el estudio de esta guarandinga y de lo que nos espera en un camino en el cual ojalá la tragedia se ponga a un lado. Eso es difícil, Don Antero, pero que su palabra vaya alante. Queda, profesor, el mensaje de dos venezolanos que, aún frente a este tiempo de destrucción, piensan que la salida debe ser por el camino de la fuerza social, sin violencia, traumas ni lamentaciones. Sancho, el 28-11, estaremos en la presentación de este libro, en el Colegio de Ingenieros a las 11 am, en un acto que, además, será en defensa de los presos políticos!

Guerra y paz - Los puentes


EDITORIAL - EL NACIONAL - De nuevo los conflictos en la frontera con Colombia vuelven a poner en vilo a la opinión pública de los dos países. Por encima de los sentimientos y las actitudes claramente antibelicistas de los pueblos colombiano y venezolano, expresadas y reconocidas por las mediciones de las encuestas, los gobiernos parecen no dar su brazo a torcer. El presidente Álvaro Uribe ha tratado de bajar el tono de la confrontación, pero le ha faltado vigor y se le ve estrechado en su voluntad de paz. De parte de Venezuela resulta imposible pedirle al actual gobierno militar que ceda ante los deseos de paz de la mayoría de los venezolanos. El Presidente siente la necesidad de ser protagonista de una guerra y lanza discursos altisonantes como si estuviera en la Europa de la entreguerra. Es una manera irresponsable de dibujar el futuro de la gente joven que, si en mala hora estallara un conflicto, heredaría una nación destruida y en la ruina. Y todo por seguir los consejos irresponsables de Fidel Castro, a quien le quita el sueño cualquier mención a Estados Unidos. El hecho de que se llegue a un acuerdo de cooperación militar entre Estados Unidos y Colombia no es un problema en el que Cuba puede pegar el grito al cielo. Es "una cuestión entre dos Estados", como bien lo dijo rotundamente, hace unos días, el ministro de Defensa de Nicaragua. En los años sesenta los cubanos depusieron su soberanía y abrieron su territorio a las bases nucleares rusas, previo pago de un millonario alquiler anual y el compromiso de comprarle la tonelada de azúcar a precios sustancialmente mayores a los del mercado internacional. Valga decir, un multimillonario subsidio económico tan vulgar y corriente como el que critican hoy los economistas neoliberales de Occidente. Hoy Cuba impulsa la lucha contra la presencia de militares estadounidenses en América Latina, cuando ellos fueron precursores de la presencia de los rusos en este continente. Vaya cinismo. ¿Por qué no se lanzan contra los franceses que mantienen una base militar de alto calibre en Cayena, donde lanzan cohetes y satélites? El colmo es que Lula acaba de invitar a Nicolás Sarkozy a la reunión de presidentes en Manaos, Brasil, aduciendo que Francia tiene un dominio territorial en la Amazonía. Es decir, que el socialista Lula quiere legitimar (en función de la voracidad de los negocios de las transnacionales brasileñas) el actual colonialismo francés en esta parte del continente. Cinismo puro. Desde luego que a los venezolanos, que no somos fanáticos histéricos ni oportunistas políticos, nos interesa conocer a fondo el acuerdo militar de Colombia con Estados Unidos. Es lógico y natural que nos preocupen los alcances de este tipo de alianza. Pero el Gobierno de Venezuela, por ejemplo, ha firmado una serie de acuerdos militares con Rusia, y la Asamblea Nacional los ha declarado secretos para los ciudadanos comunes. ¿Qué pretenden esconder?

OEA Complice, Cobarde e Inutil


Por: Víctor R. Azuaje - El hambre como sensación se inicia de forma imperceptible, va aumentando de intensidad al cabo de un cierto tiempo en momento cual en que la reconocemos como hambre, este estado de malestar crece y nos lleva cada vez más intensamente al deseo de comer. Durante esta sensación de hambre el estomago sufre contracciones rítmicas intensas, llamadas "contracciones de hambre" estas producen una sensación de estiramiento o torsión en la punta del estomago que a veces producen dolor "dolor de hambre". Durante una ingesta normal de comida los hidratos de carbono de forma preferente se usan para formar energía frente a las grasas y las proteínas, estas pueden suministrar energía por pocas horas. Por tanto excepto en las primeras horas de la huelga de hambre, los principales efectos son un vaciamiento progresivo de la grasa y proteínas. Debido a que la grasa es la principal fuente de energía. Por su parte las proteínas sufren tres fases de consumo. Uno rápido al principio, luego lento y nuevamente rápido poco antes de la muerte. Durante la evolución de la huelga de hambre se suceden al igual que en ayuno tres fases: Fase 1 - La primera fase del ayuno dura aproximadamente un día y medio. En esta fase se consumen las reservas de glucosa almacenadas en el hígado y en los músculos. La reserva de glucosa para un hombre de características: (70 kgr. de peso y 1.74 m. de altura) es de unos 300 gramos lo que equivale a unas 1.200 kcal. (puesto que se obtienen unas 4 kcal./gr. de la combustión de 1 gr. de glucosa). Fase 2 - En esta segunda fase el organismo pasa de consumir la glucosa y el glucógeno almacenados a consumir las grasas que constituyen la auténtica despensa energética del organismo. En el organismo humano existen aproximadamente unos 10-11 kgr. de grasa que aportan a partir de 9 kcal./gr. unas 100.000 kcal., y pueden durar más de 40 días. El epiplón, la grasa perirrenal y el tejido subcutáneo constituyen la reserva energética más importante y están completamente disponibles para tal fín. Fase 3 - En esta fase se comienzan a consumir principalmente proteínas musculares. Se produce un apetito desmedido tras un gran adelgazamiento y una gran debilidad y tras una perdida de interés por la comida durante casi todo el ayuno excepto durante los dos o tres primeros días.. La albuminemia y los edemas son una prueba de la autofagia y de la autodigestión proteica. Se puede producir a partir de los 20, 30 o 40 días o incluso más y varía en función de las características constitucionales de cada individuo. Según Cahill y Owen las reservas energéticas para un hombre medio de 70 kgr. de peso y 1.70 m. de altura. Teniendo un metabolismo basal de 40Kcal/m2 / hora, posee un requerimiento energético de 1.700 kcal./en 24 horas. Teniendo una reserva energética de 125.640 Kcal teóricamente podría resistir con un ayuno hídrico 74 días. Bobby Sands un prisionero político Irlandés resistió durante 66 días una huelga de hambre que solo culmino con su muerte, como hemos explicado el cuerpo busca adaptarse a la nueva situación y comienza un proceso de autofagia, es decir, empieza alimentarse de si mismo, para poder resistir la situación, muchos de los daños son irreversibles, el organismo queda dañado de forma permanente, por esto una Huelga de hambre no es cualquier forma de resistencia o protesta, es una de las mas arriesgadas y llevarla a cabo no se puede realizar si la persona no esta totalmente convencida psicológicamente de la justicia y razón que le ampara. "El hombre construye según un arquetipo" Dice Mircea Eliade en su libro "El Mito del Eterno Retorno", un Arquetipo lo entendemos como "formas o imágenes colectivas que se dan en toda la tierra como elementos constitutivos de los mitos y, al mismo tiempo, como productos autóctonos e individuales de origen inconciente" esta es la definición de Jung a la cual agrega; "El arquetipo es una especie de predisposición para producir una y otra vez las mismas ideas míticas o ideas similares" asi que, un arquetipo es una forma de pensamiento universal o predisposició n a responder ante el mundo de ciertas maneras. El hombre busca superar los limites de la materia y trascender, solo lo que trasciende es sagrado, pues crea y perdura en el tiempo, Franklin Brito inicio una huelga de hambre el 2 de julio, para un total de 129 días hasta la fecha, un increíble numero y que siendo sinceros no es para nada alentadador en el plano de lo físico, para esta fecha el cuerpo de este hombre esta gravemente marcado, muchos de los organismos que comenzaron a "auto-consumirse" no podrán curarse, podríamos decir y mas allá debemos decirlo, Franklin Brito físicamente ya cruzo las puertas de la muerte, pero resiste, su resistencia no es ya física, su cuerpo se consume en un proceso que ya ha pasado de lento ha rápido, cada minuto que pasa la materia se autoconsume y el sacrificio se hace real. Algunos responden al mundo con cobardía y apatía, flojera espiritual y mental, sin mayor búsqueda que el placer, otros en cambio se consumen a sí mismos en el fuego del sacrificio, encarnando arquetipos que habitan en su inconsciente, eso es lo que de verdad mueve a los hombres, eso es lo que movío a Franklin Brito, víctima de la injusticia, víctima del odio de aquellos que se creen poderosos por tener medios físicos para realizar no su voluntad, si no sus caprichos, sus mas oscuros deseos en beneficio de su placer personal. Franklin Brito se revelo contra la tiranía, no acudiendo a otros para que le representaran, si no en cambio sacrificándose así mismo, transformándose en ejemplo y encarnando ideales que están mas allá de la comprension física, en el plano del "Mito" "Todo cuanto en la vida humana se halla por debajo del Mito, pertenece al plano de lo infra humano" diría Keyserling y Franklin Brito lo demuestra así, solo de esta forma, podemos entender como un hombre es capaz de resistir durante tanto tiempo, la dureza del hambre, ese instinto salvaje y tan brutal, como de forma estoica renuncia así mismo en beneficio del Arquetipo, en este caso la Dignidad y la Justicia como el mismo ha manifestado. No queremos ser crueles, pero en la realidad, el Señor Brito físicamente ya esta muerto, su situación medicamente es irreversible, pero su alma, su espíritu esta mas fuerte que nunca, el no tiene "dolor de hambre" tenia "dolor de justicia" y este dolor lo llevo a la acción y en la acción se mantiene, ya no sostenido por la materia, si no por la trascendencia de las ideas. Franklin Brito hoy es una víctima mas de la revolución, otro prisionero político, pues en un país secuestrado por un ejercito extranjero de ocupación todos somos prisioneros políticos o complices, esa revolución genocida, criminal por naturaleza permitio que un hombre se mantenga ya 130 días en huelga de hambre, auto consumiéndose a cada minuto sin tener ninguna respuesta y lo peor de todo, su huelga de hambre es frente a la OEA, un organismo cómplice y culpable de los crímenes que el gobierno venezolano comete, cómplice por cobarde e inútil.

La tentación de los estúpidos


Por: Pedro Lastra - La guerra es una enfermedad, como el tifus. Antoine de Saint-Exupery - Sólo faltaba que pretendiera ocultar todas sus derrotas políticas con una fantasía bélica teledirigida desde su despacho. Es lógico, si se considera que Hugo Rafael Chávez Frías no sabe hacer otra cosa - fuera de chacharear interminablemente - que apretar el gatillo. Y no posee otra cultura que la que un mediocre teniente coronel de ejército puede adquirir en un cuartel venezolano. Asunto que sólo se explica por su rutilante fracaso académico. Tampoco Carl von Klausewitz llegó a más que a coronel. Pero aunque no ganó una sola batalla escribió el más deslumbrante tratado sobre la guerra de que tengamos memoria, si exceptuamos a Sun Tzu. Quien, a diferencia del coronel prusiano que pergeñara el concepto de guerra absoluta, enseñó la máxima de la guerra: ganarla sin matar un solo hombre, sin provocar un solo daño. Las de Clausewitz costaron más de cien millones de muertos.No se requiere ser experto en asuntos militares o profesional de las armas para comprobar que Hugo Chávez ha sido la mayor estafa de la academia de guerra desde que fuera fundada. Pérez Jiménez, quien se inició en asuntos de gobierno con un grado semejante al suyo y quien gobernara menos tiempo que el que ya lleva despilfarrado nuestro teniente coronel, dejó tras de sí una obra que ni el tiempo ni la política ni el olvido han conseguido descalificar. Todavía transitamos por sus autopistas, habitamos sus conjuntos habitacionales, disfrutamos en las maravillosas salas de conciertos debidos a su empuje. Y si sus hospitales se hallan derruidos y por los suelos no es culpa suya.El comandante Chávez, en el otro extremo, tras once años de infinito mayor poder absoluto que Pérez Jiménez - pues éste ni contó con la complicidad de las democracias occidentales ni tuvo el aplauso de los gobiernos latinoamericanos y el respaldo de la OEA - y regalado por los dioses con todos los medios financieros y materiales imaginables -dinero a raudales - ha perdido todas y cada una de las guerras que enfrentó o hubiera debido enfrentar. Que las más importantes ni siquiera se atrevió a enfrentar.Sesenta mil cubanos en puestos de comando sobre áreas de seguridad estratégica de la Nación demuestran que perdió la guerra por la defensa de nuestra soberanía. Se la entregó, sin que nadie se la pidiera, en bandeja de plata arrodillándose ante el tirano de un gobierno miserable de una isla desgraciada. Los ciento cincuenta mil asesinatos cometidos bajo la política de seguridad de su gobierno demuestran una derrota colosal y de gigantescas proporciones para el pueblo venezolano, que la sufriera. Sus ejércitos fueron derrotados en las calles por el malandraje analfabeta y brutal, sin más armas que la canallesca decisión de acabar con la vida de inocentes venezolanos. De nada le han servido los miles de millones invertidos en armas, tanques, aviones, vehículos de guerra. Esa guerra la perdió de manera vergonzosa sin que haya disparado un solo tiro. Él y sus generales, entre los que no han faltado tirapiedras, encapuchados y malandros como el actual ministro del interior y justicia.Perdió la guerra de la vivienda. Del hambre. De la salud. De la producción y la economía. Perdió la guerra en defensa de la soberanía de la patria. Es, en asuntos de guerras, el propio mariscal de las derrotas. Napoleón en Waterloo sin haber pasado por Austerlitz.Y ante la devastación que enfrenta y que amenaza con el tsunami de las cuentas por saldar, de la ira y la indignación de las madres que lloran a sus hijos y esposos muertos en una de las guerras más sangrientas que sufriera Venezuela, de los padres que llegan a sus casas con las manos vacías, de los niños que esperan agazapados en la oscuridad de sus ranchos, sin luz, sin agua que beber, sin pan que llevarse a la boca, sin una esperanza del mañana, no se le ocurre nada mejor que provocar una guerra. Por ahora de los dientes afuera. La clásica tentación de los estúpidos. Él, que más allá del cerco de sus dientes, no tiene ni el coraje, ni la grandeza, ni la razón, ni la entereza de los verdaderos generales.Hay una sabiduría anónima que dice que si el rey, el presidente, el primer ministro y el general en jefe debieran ser los primeros en ir a la línea de fuego al declararse la guerra, ésta no tendría lugar. ¡Qué amarga verdad para esta amarga circunstancia!