sábado, 14 de noviembre de 2009

Venevision y la Alcaldia de Baruta


Magda Mascioli G. - Creo que no tengo que hacer presentación del adefesio que llaman programa, cuyo nombre es Sábado Sensacional. Bueno. Hoy, cambiando canales como es mi costumbre para ver lo que está sucediendo en todos, incluyendo vtv, me encuentro con la escena de una muchacha vestida de novia que estaba llorando amargamente. Ese programa tiene una sección nefasta, a mi modo de ver, en la que las mujeres llevan bajo engaño a sus parejas, para comminarlos a que se casen con ellas. Algunas lo han logrado, otra han tenido la experiencia que la pareja les diga que no, en pleno estudio y al aire. Eventualmente paso por ese canal para ver hasta dónde son capaces de llegar. Bien. Hoy me di cuenta "hasta donde son capaces de llegar". Resulta ser que Sarcos le estaba diciendo a la joven que la pareja no habia querido salir al set para decirle directamente que no se iba a casar con ella. Adicionalmente le explicaba que cuando falta algun documento evidentemente la "autoridad" no puede proceder con el acto de casamiento civil. Despues de que un empleado se llevara a la muchacha fuera del estudio, luego de haberla sometido por un rato a tan lamentable situación, Sarcos llamó a la "autoridad" de la alcaldia de Baruta quien comienza a dar toda una extensa explicación diciendo que la pareja de la joven está supuestamente separado, pero casado aun. Sarcos, dentro de su ya conocida condición de mediocre conductor de ese bodrio, procede a explicar que las mujeres que se presentan en el canal queriendo participar, son las responsables de llevar toda la documentación necesaria para que en caso se recibir el beneplàcito de los engañados, entiéndase -parejas-, se pueda proceder de inmediato al casamiento. Lo sucedido con esta joven es que supuestamente llevó el documento de separación de cuerpos, más no la sentencia firme del divorcio. Ahora yo pregunto: ¿será posible que la desgraciadez, la miseria humana de un canal llegue a estos extremos, EN COMPLICIDAD con la Alcaldía de Baruta? Y me explico. La joven tuvo que haber llevado los papeles esta semana o la semana pasada o antes. Es evidente pensar que no los llevó hoy toda vez que aparte de los documentos, tiene que entregar tallas, tallas de zapatos, medidas de anillos, etc. y dar tiempo que todo se organice para el día pautado. Al recibir los papeles en el canal, me imagino en la Consultoria Juridica, y posterior envío de los mismos a la Alcaldía de Baruta, ALGUIEN tuvo que haberse percatado que faltaba el documento de sentencia firme de divorcio y A PESAR DE ESO, le dieron curso al procedimiento hasta llegar a la lamentable situación de la que millones fuimos testigos el día de hoy. Ahora, concediendo el beneficio de la duda de que no se haya hecho a propósito ¿qué podemos concluir entonces? Que tanto los abogados de Venevisión como los funcionarios de la alcaldia de Baruta son un catapacio de incompetentes e irresponsables de primera linea. ¿Qué tal si el individuo de marras hubiera dicho que sí? ¿Quien se hubiera hecho responsable de la bigamia legalizada en vivo en Venevisión y avalada por la Alcaldia de Baruta? Y si fue que se dieron cuenta entonces podemos concluir que todo fue una vil canallada que puso broche de oro a la canallada inicial, que no es otra que el engaño del individuo a su pareja a quien evidentemente hizo creer que estaba divorciado cuando en realidad no lo estaba. Y me pregunto yo ¿quién responde por el escarnio público y la humillación DOBLE a la que sometieron a esa joven el día de hoy? NADIE ¿verdad? Absolutamente nadie. No dudo que algunos diran que ella se lo buscó. Yo digo más bien que ella confió en todos, comenzando por su pareja, pasando por venevisión y llegando a la alcaldia de Baruta. Pero alla arriba está quien para abajo ve y todos estos miserables de Venevisión y de la Alcaldía de Baruta se estarán riendo hoy, estarán cobrando en la Alcaldia y estaran celebrando rating en venevisión; pero la Justicia Divina no se pela a nadie con sus premios, y la bondad o la desgracia de esos premios la decide cada quien con sus acciones. Triste comprobar que la mayor desgracia de nuestro país no es el rancho de cartón, no es la pobreza económica... la mayor desgracia es el rancho mental, el rancho moral, el rancho de corazón que nos ha hecho perder el sentido de dignidad, que nos hace engañar a diestra y siniestra sin temor de nada, que nos ha hecho perder de vista la misericordia, la consideración, el respeto a los demás y a sus sentimientos. Esa es nuestra verdadera y real desgracia. No otra.

¿Qué tarea le corresponde hoy a quienes no apoyan a este regimen y sus oposiciones?

Cátedra Pío Tamayo - Centro de Estudios de Historia Actual - IIES / FACES / UCV - CONTINÚA EL DEBATE ABIERTO - SOBRE LOS NINI - En esta nueva sesión damos continuidad al debate abierto el pasado lunes 09-11-09 sobre ese creciente conglomerado, que las estadìsticas electorales, llevan al 54%, que no apoya ni a este régimen ni a sus ‘oposiciones’. Un colectivo que con anterioridad, y desilusionado de cuatro décadas de una democracia meramente formal, acudió a la oferta de un cambio, que resultó en la práctica ser la mayor estafa histórica de este expais y la más profunda extensión de los viejos males que han aquejado y quebrantado la sociedad venezolana.Hoy, esa mayoría despierta a una realidad que lo atenaza, reprime, atemoriza y contiene. Y frente a ella comienza a expresar su malestar, su desacuerdo, su protesta. No quiere nada del pasado que lo ha traído hasta esta realidad y mucho menos del engaño de una tal revoluciòn que se ha contraído a formar nuevos ricos y a corromper en su maximo grado todos los niveles de la vida.Esa mayoría, a la cual le temen los dos bandos de la polarizaciòn destructora que pervive en este expaìs, está siendo sometida a todo género de presiones con el objeto de neutralizarla o llevarla nuevamente al matadero electoral, para darle aval democrático a este régimen de claro contenido dictatorial, y darle esperanzas de recuperar espacios a un pasado que no logra superar sus errores y fracasos.¿Podrá este colectivo organizarse, crear conciencia, avanzar en una acción, alejada de estos dos polos, capaz de crear formas de pensamiento y acción inéditos, que le den cauce creador y de porvenir, a esta protesta que alcanza todos los niveles de esta sociedad en destrozo?Ese es el debate que proponemos y que requiere del aporte de todos aquellos interesados en detener esta masiva destrucción que amenaza con extinguir lo que aún queda en pie, y lanzarnos por el precipicio de todas las derrotas y miserias.¿Podrá ergurise este colectivo, consciente y organizadamente, para conformar una propuesta con perspectiva de presente y porvenir?¿Con qué instrumentos cuenta o cuáles habrá que crear para juntar en forma horizontal ese descontento creciente hasta convertirlo en fuerza social lo suficientemente poderosa para enfrentar a los dos monstruos de la polarización?¿Avanzaremos en el cumplimiento de las tareas que nos impone la terrible coyuntura que estamos vviendo o nos mantendremos afiliados al control que nos impone el miedo-temor-control? ¿Aceptará pasivamente este pueblo ser llevado, en medio de la gigantesca riqueza petrolera malversada, al máximo grado de miseria, hambre y descomposición?¿Podrá la intimidación, la represión, el miedo y el dejar hacer liquidar lo que aún queda de este expaís? ¿O surgirá de este caos, de este colosal desmadre, de esta ‘maisantera’, una opción de futuro para el hoy y el mañana?
MODERADOR: AGUSTÍN BLANCO MUÑOZ
LUNES 16 DE NOVIEMBRE DEL 2009, SALA “E” / 6 pm
Coordinadores: Agustín Blanco Muñoz y Mery Sananes
Tlfs 6052536 / 6052563 / 0416-6387320

Jineteras soviéticas


EDITORIAL EL NACIONAL - ¿Cuáles bases? El Presidente de la República decidió ayer seguir en el montaje cínico y anunció la guerra a Colombia y la invasión de los "marines norteamericanos" a Venezuela. Pues que con su pan se lo coma. Pero los venezolanos (según revelan las encuestas) no tienen ni la menor gana de ir a pelear contra los colombianos, ni éstos con nosotros, entre otras cosas porque en esta tierra viven más de dos millones de familias originarias del país vecino. ¿Qué va a hacer, si llega la guerra, el comandante bolivariano con esta gente que trabaja pacíficamente en el país? ¿Los va a conducir a campos de concentración? ¿Los va a expulsar montados en camiones sin darle chance alguno para que recojan sus cosas y retiren a sus hijos de las escuelas? ¿Los botarán de sus trabajos, le pagarán sus prestaciones, les quitaran las cédulas y les expropiarán sus humildes casas y sus terrenitos comprados con el sudor de su frente? Si estalla la guerra, como quiere, anuncia y propone el Comandante, centenares de miles de colombianos enterrarán sus sueños de progreso en Venezuela, donde han sido recibidos con los brazos abiertos como gente trabajadora y respetuosa. Ahora son enemigos, y peor, presuntos paramilitares. Tendrán que volver a su país con la esperanza expropiada por el chavismo. Ya comenzaremos a ver en las fronteras a la gente colombiana en caravana regresando a sus lugares de origen, cargando con lo que puedan y tratando de salvar lo poco que sea salvable. Y no les queda otra salida porque si estalla una guerra serán considerados como enemigos y, si se quedan, caerán en la condición de sospechosos de colaborar con el gobierno de Uribe o con los paramilitares. Lo único será volverse amigos de las FARC y el ELN, para poder sobrevivir sin que los martille la GN. Tanto los colombianos sensatos como los venezolanos que tienen muy claro los efectos devastadores de una guerra sienten una inmensa angustia por el destino de los dos pueblos. Tanto las narcoguerrillas de las FARC como del ELN, han tenido como objetivo estratégico provocar un enfrentamiento bélico entre los gobiernos de Bogotá y Caracas, con la finalidad de parar y revertir la exitosa ofensiva del ejército colombiano contra ellos. Aquí el Comandante ha comprado la idea que esas narcoguerrillas constituyen una fuerza que atacará en la retaguardia al ejército colombiano. Es un juego peligroso y cínico. Tan cínico como el de Fidel Castro, que se lanza un discurso hipócrita contra la presencia de militares estadounidenses en Colombia. Pero se olvida de que él fue el único presidente latinoamericano que tuvo, al mismo tiempo, dos "bases imperialistas" en su país: la de Guantánamo, de Estados Unidos, y la de misiles en Sagua La Grande, de la Unión Soviética. Y los soviéticos pagaban a los cubanos en dinero constante y sonante. Un caso deleznable en el que las fuerzas armadas cubanas se comportaban como jineteras del imperialismo soviético. Hay que tener memoria.

“Mis soldados”


Por: Teódulo López Meléndez - teodulolopezm@ yahoo.com - El diario “VEA”, órgano semioficial de la bastardía gobernante en Venezuela, el 11 de noviembre de 2009, tituló “Nueve soldados de Uribe caen ante las FARC”. Así, los soldados no son de Colombia, son de Uribe. No son miembros de las Fuerzas Armadas Colombianas, son de Uribe. La concepción que la bastardía tiene es que los soldados son propiedades personales. Son los soldados de Uribe, esto es, son miembros de un ejército personal. Es obvio que tal concepción proviene de su propia conciencia. Los soldados venezolanos no son de las Fuerzas Armadas Nacionales, son los soldados de Chávez. Son propiedad personal de Chávez, las Fuerzas Armadas Venezolanas son ahora el ejército personal de Chávez. El titular indica, además, una morbosidad. Hay en él un festejo de que hayan caído nueve soldados de Uribe. Mientras tanto, el inefable nos agregó que su anuncio de guerra era una tomadera de pelo. Sólo se refería a un adagio, asegura. Fue el mundo mediático el que manipuló su declaratoria bélica. Adagio es una sentencia, aunque también musicalmente un movimiento lento. Ni una cosa ni la otra, aunque el mundo entero emitió una sentencia de condena, lo que quiere decir que el mundo entero le puso el adagio. Se mueven al son que Chávez toca. Carecen de capacidad de respuesta. Son bailarines al son del clarinetista de las burlas sangrientas y de la irresponsabilidad manifiesta. “¿Yo amenacé con guerra?” “¿Cuándo?” Surge días después la inefable voltereta de quien cree que tiene un ejército personal, que los soldados venezolanos son suyos, de su propiedad y que ya dejaron de ser miembros de las Fuerzas Armadas Nacionales. El titular de VEA “Nueve soldados de Uribe caen ante las FARC” debería, al menos, provocar una reflexión en las Fuerzas Armadas Venezolanas. ¿Son ustedes propiedad de Chávez? ¿Son ustedes el ejército personal de Chávez? ¿Esperarán a ver otro titular en “VEA”, cuando se produzca el hipotético y fantasioso conflicto bélico, señalando que cayeron tantos soldados de Chávez? Afortunadamente jamás lo verán porque colombianos y venezolanos lo impediremos, pero nada más la hipótesis debería mover a una profunda cavilación. Afortunadamente los únicos que han caído en estos días son otros soldados de Chávez…los que salieron a pedir paz, a llamar al diálogo, a halarse los pelos por la guerra que se inventó en un domingo estresante el dueño de los soldados de Chávez. El dueño de los soldados de Chávez habló de “mis soldados”.

¡Yo Estoy!


Por Enrique Vásquez - unete@yoestoy.com- http://www.yoestoy.com/ - En Venezuela hay una importante alienación de la sociedad con respecto a los partidos políticos, el grueso de la población no se siente lo suficientemente identificada con esas agrupaciones como para inscribirse y formar parte de ellas, en gran medida se percibe a los partidos como los grandes culpables de la llegada de Chávez al poder y de su permanencia al mando durante más de 10 años, más allá de la veracidad o no de lo anterior, es necesario que los partidos de oposición -incluyendo a aquellos que dicen no serlo- logren una verdadera unidad de cara a las venideras elecciones, unidad que debe pasar necesariamente por la escogencia de liderazgos nuevos que sepan conectar con los sectores más desposeídos de la sociedad y que presenten una propuesta política inclusiva, amplia y que favorezca a todos por igual, donde predomine la mejora sustancial de la calidad de vida de todos los venezolanos. Los ciudadanos tenemos el deber de hacernos oír y de presionar a las organizaciones políticas para que su actuar sea cónsono con las necesidades del país en pro de lograr el objetivo supremo que es ganar la mayoría de la Asamblea Nacional en 2010 como paso necesario para recuperar la ya casi desaparecida democracia que tenemos. Twitter, Facebook, Correo Electrónico, Messenger, BB Pin, Ovi, SMS, más recientemente Google Wave y otros son grandes ejemplos de la capacidad tan grande de comunicación que tenemos en la actualidad, más allá del uso tradicional del teléfono, es posible enviar mensajes escritos, de voz, audio y video en tiempo real desde un celular, se pueden pasar horas al frente de un computador interactuando con todo tipo de personas, desde un familiar que esté en el cuarto de al lado, hasta un viejo amigo que tenías años sin saber de él y ahora vive en Australia, así como también los teléfonos inteligentes permiten hacer lo propio desde casi cualquier lugar donde se esté. Todas esas herramientas tecnológicas pueden utilizarse para la organización ciudadana. El concepto es simple, contactar algunos amigos de la misma ciudad, reunirse y coordinar siguiendo un plan de acción nacional que es creado en la web entre los mismos colaboradores para solicitar espacios de participación en los medios de comunicación regionales (TV, radio, prensa) y dar a conocer las solicitudes y propuestas que tiene la sociedad plural y democrática del país. La idea anterior fue tomada de una propuesta llamada "Movimiento Yo Estoy" que salió de las entrañas de Twitter creada por un servidor en colaboración con otras personas como @Patriot34nd, @SinMiedoVe, @adrianagruber, @monimoniz, @Quinaitor, @ratcumin, @luisanamillan entre otras personas que aportaron valiosas sugerencias para la gestación de esta idea que se convertirá en una experiencia maravillosa para hacer oír la voz de la sociedad venezolana. Para conocer más del Movimiento Yo Estoy, visite la página http://www.yoestoy.com/ o escriba a www.Twitter.com/indiferencia indiferencia@yoestoy.com

Frase del día

Nuestros pensamientos más importantes
son los que contradicen nuestros sentimientos.
VALÉRY, Paul