mover

mover

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Frase del día

Prefiero una verdad sin poesía
a una mentira poética.

Sabrina Fernández

Convocatoria

La UCV te necesita. Asiste
http://www.pagebin.com/32698

Hay que ser bien ciego y bien sordo


ANALÍTICA - Habría que ser ciego y sordo y aún así sería imposible no darse cuenta de la involución por la que atraviesa Venezuela. El llamado pomposamente Socialismo del siglo XXI ha generado riquezas absurdas en unos pocos favorecidos por el régimen que se han hecho dueños de bancos, compañías de seguros, de empresas industriales, de importadoras de alimentos y pronto, por lo que suena, de compañías de telefonía móvil. Por otro lado, las condiciones de vida de la inmensa mayoría de los venezolanos se han ido deteriorando aceleradamente en estos últimos años. Basta para muestra varios botones. La inseguridad en todo el territorio nacional con su secuela de asesinatos, secuestros y robos, ha alcanzado tal grado, que nos coloca al mismo nivel de los países más violentos del mundo. El deterioro de los servicios de salud es tal que no pasa un día sin que no se muestren imágenes deprimentes del estado de los hospitales públicos, mientras que las clínicas privadas se ven abarrotadas más allá de sus capacidades instaladas. Los servicios de agua y electricidad están en mengua debido a la falta de planificación y previsión de un gobierno en el que lo primordial es el debate ideológico sobre la creación de un hombre nuevo. ¿Quién será ese hombre nuevo? ¿Será el mismo que tiene padeciendo más de medio siglo de escasez en Cuba? Y ciertamente el gobierno bolivariano no puede vanagloriarse de éxitos en educación y salud, como en algún tiempo pudo hacerlo Cuba. Mientras el Presidente Chávez piense en la revolución permanente a escala hemisférica, mientras crea que hay que comprar armas para defenderse de una presunta invasión del “imperio”, mientras presuma que no es importante defender la soberanía territorial cuando se trate de países miembros del Caricom, mientras prefiera ser instrumento del Brasil en Mercosur, en vez de ser cabeza del Pacto Andino. Mientras se ocupe en fortalecer, a punta de dólares, la ALBA. Mientras esté convencido de que junto con Irán acabarán con el capitalismo occidental. Venezuela seguirá transitando la ruta hacia el despeñadero con una inflación galopante, una criminalidad desbordada, y una incompetencia generalizada incapaz de brindarle a los venezolanos los servicios públicos elementales para la vida en sociedad. Los que no quieren ver esta realidad y no desean oír el murmullo de descontento a todo lo largo de nuestra geografía terminarán siendo, quiéranlo o no, las próximas víctimas de una realidad que no discrimina entre rojo rojitos, escuálidos y Ni Ni.

Una verdad como un Templo

Por esto es importante decir la verdad:
Si dices la verdad,
no tendrás que acordarte de nada

Mark Twain

Adelante Venezolanos que ¡SI PODEMOS!


Dale a las quienes te rodean mas de lo que esperan de ti y hazlo con gentileza
Cásate con alguien con quien disfrutes hablar.
No creas todo lo que escuches, no gastes todo lo que tengas, ni duermas todo lo que quieres.
Cuando digas TE AMO, siéntelo desde el fondo de tu corazón.
Cuando digas "lo siento", mira a la persona a lo ojos.
Por lo menos espera 6 meses desde que te comprometes hasta que te cases.
Cree en el amor a primera vista.
Nunca te burles de los sueños de otros. Quienes no tienen sueños, no tienen mucho.
Ama profunda y apasionadamente.
Cuando tengas desacuerdos, pelea con altura.
No juzgues a las personas por sus familiares.
Habla despacio pero piensa rápido.
Cuando alguien te pregunte algo que no quieras responder, sonríe y respóndele ¿Por qué quieres saber eso?
Recuerda: un gran amor implica un gran riesgo.
Dí ¡Salud! cuando alguien estornude cerca de ti.
Cuando pierdas; no pierdas la lección que aprendiste.
Recuerda las tres R: Respeto por ti, Respeto por los demás y Responsabilidad por todas tus acciones.
No dejes que pequeñas disputas o diferencias, maltraten tus relaciones.
Cuando te des cuenta que cometiste un error, de inmediato toma los pasos necesarios para corregir tus errores.
Cuando respondas el telefono, SONRIE, quien llama va a "escuchar" tu sonrisa.
Disfruta del tiempo que pases contigo.

Ciudadanía Activa


Mi Cuento preferido de Navidad

De: Charles Dickenshttp://bit.ly/1P6BmZ

Los roñosos de la antipolítica


Por: Pedro Lastra - Vuelve a reavivarse la roña de la antipolítica, esa suerte de caspa espiritual que suele afectar a fracasados consuetudinarios y chupa sangres de la politiquería, e incluso a quienes sin los faldones de Jaime Lusinchi o Blanca Ibáñez y el salvavidas de Carlos Andrés Pérez no hubieran llegado a la esquina del Poder. Los más repulsivos son aquellos que trajinaron por los pasillos de Miraflores durante los peores años de la Cuarta República y en un interesado acceso de amnesia no sólo votaron por el teniente coronel, sino que pretenden de vírgenes vestales de la sociedad civil. Ex ministros en varias carteras - turismo, secretaría de la presidencia, información, cancillería -, ex embajadores en Suramérica y Europa e incluso seres que lo fueron todo en uno, el colmo del vampirismo de la Cuarta, que rumian su desesperanza y su despecho ante la atroz acometida de la senilidad y la ya insalvable pérdida de toda significación política. Lo peor de todo: escupen su baba maloliente en el plato blanco que les diera de comer. Y hasta los llevaran al parlamento. Hoy despotrican contra quienes les pusieron donde había pa’eso. Su culpa tienen: criaron cuervos, hoy les sacan los ojos.Cuelgan de una columna concedida gracias a la gestión de un buen amigo, de la que no se sueltan ni por asomo. Así ya nadie los lea. ¿Quién tendría la paciencia de restregarse los ojos con creolina o sorber bocanadas de alcanfor ante quien nadie se explica qué demonios hace allí, jubilado de los asuntos públicos, que requieren más que amargo reconcomio y un pedacito así de generosidad y altruismo político, del que no poseen un adarme? O alguien cree que de esos gurús casposos se destilará algo más que babosería impertinente?Pues entendámonos con la verdad en la mano: no estamos ante seres híper críticos con el alma en limpio. Que buena falta nos hacen. Estamos ante publicistas del acomodo que supieron acodarse en el árbol que les diera más sombra y cobijarse tras la popularidad de Carlos Andrés Pérez o Jaime Lusinchi, sin haber salido a buscar un voto ni en la panadería de su esquina. Amanuenses con estudios a medio terminar que en la desportillada tierra derecha de sus existencias no pueden sostener el belfo y quitarse de una vez por todas la vinagrera del alma. Dan grima.En realidad no saben ni donde están parados. ¿Qué era Acción Democrática, qué era el COPEI, que era la Unión Republicana Democrática cuando en el país sólo se escuchaba la voz del coronel Pérez Jiménez y la charrasca de Billo Frómeta resonando desde el Club Militar? Héctor Pérez Marcano y Américo Martín, Simón Sáez Mérida y Moisés Moleiro pedían a gritos que alguien de “la vieja guardia” viniera a auxiliarlos para recabar fondos, que como a ellos no los conocían ni sus padres, cuando estiraban la mano para recoger con qué comprar papel bond les cerraban las puertas en las narices creyéndolos agentes de la dictadura.Como también recibieron de ñapa la representación en España debieran saber algo de la transición. ¿Quién conocía en España a Adolfo Suárez que no fuera la Nomenklatura franquista, joven dirigente del Movimiento cuyo rostro recién se asomó cuando Franco tenía todo armado y bien armado y estaba a punto de estirar la pata? ¿Quién conocía a Felipe González? Ni el PS ni la DC chilenos existieron durante los años de tiranía pinochetista. Ricardo Lagos había sido un gris funcionario de la Universidad de Chile. Los países no salen de sus tinieblas con partidos al gusto de viejos roñosos y malignos. Se despercuden cuando pueden y siguiendo el ejemplo generoso de los que están dispuestos a dar sus vidas, no de aquellos que se refocilan en sus rencores.Si en tiempos de Pinochet o Videla uno de estos ácidos personajes hubiera podido hablar libremente en contra de los partidos democráticos y sus dirigentes perseguidos, desterrados y encarcelados, hubiera cumplido exactamente el mismo papel de nuestros roñosos paquidermos del pesimismo nacional. El déspota gozará viéndolos destilar su veneno anti partidos. Tiran su ponzo y miran de soslayo, a ver si cae algún mosquito. Cuando engullen sus lenguas y vuelven cabizbajos a sus covachas no cosechan más que el desprecio de sus ex compañeros de partido y la lástima de quienes se la están jugando con sus vidas, sin seguro de vida ante el tirano como el que se obtiene cuando se caga la propia jaula o se escupe en el mismo plato.La pregunta no es cuánto valen, sino quiénes los cotizan. Un flaco favor en la bolsa del comercio político. Morirán en la indigencia, esperando una embajada en el infierno que les sirva de eterno consuelo. Lo peor es que ya están en los infiernos. Dios se compadezca.

El perro del establo


En un establo cerca de un gran pastizal vivían 30 vanidosas vacas y un pastor alemán. Todos los días las vacas muy seguras de que eran muy importantes para su dueño mecían sus colas mirándose largos ratos unas a otras antes de hacer caso al perro que animado daba de brincos para llevarlas a pastar. Luego, sin mucha prisa, salían calmadas como haciendo favores, y pasito a paso iban a comer. El perro brincaba mostrando el camino, corriendo, ladrando, y diciendo a las vacas por donde llegar al gran pastizal. "Por aquí señoras! Por aquí!". " Vamos, apúrense que ya es hora de llegar", ladraba el perrito, "Señoras en fila para cruzar el riachuelo". Las vacas miraban al perro con ojos de burla. "Nosotras somos importantes, somos las vacas, damos leche a nuestro amo así que nosotras marcamos el paso, no este perro tonto que esta hecho de saltos, carreras y no da nada al amo". Todos los días era lo mismo, las vacas miraban al perro desde lo alto, mientras el perro trataba de ordenarlas a su paso entre carreras, ladridos y animados saltos. Una noche, al llegar al establo, el perro agotado se echó al costado y escucho a las vacas burlarse de su trabajo. "Ese perro inútil cree que nos lleva y no sabe que nosotras lo llevamos hasta nuestro pasto ja, ja, ja". Se reían haciendo escándalo "Quien necesita a ese perro flaco?". Esa noche, el perro se durmió llorando. Al amanecer el perro decidió no seguir pastando a aquellas vacas vanidosas y se fue en busca de otros animales más agradecidos que reconocieran su trabajo. Cuando fue la hora de salir al pasto las vacas meneaban sus rabos esperando que llegara el perro flaco brincando y ladrando para salir de nuevo al campo, pero no escucharon ladridos ni vieron saltos. Solo se escuchaba al amo llamando "¡Tarzán! ¡Tarzán! ¿Donde estas?". Pasó la mañana y sus grandes estómagos comenzaron a rugir. Las vacas esperaban ya poder salir, pero vieron luego que el amo molesto sólo les traía heno. "¿Y que ha pasado de nuestro paseo?", decían las vacas mientras comían rumiando. "Es que el perro inútil se olvidó de nosotras que somos importantes, por seguir durmiendo?". Y así las vacas pasaron el día burlándose, riéndose y criticando al perro. Al día siguiente por no salir al campo las vacas vanidosas se estaban aburriendo, pero una vez más no escucharon los ladridos del inútil perro, solo vieron al amo trayéndoles heno. "Creo que hoy tampoco al campo saldremos". "Si, creo que esos ricos pastos ya deben estar creciendo y nosotras aquí acaloradas nos quedaremos", decían las vacas mientras rumiaban su heno. En lo que quedaba de día, las vacas siguieron discutiendo, de quién tenía la culpa de la huída del perro "Es que fue tu culpa por no apurarte", "No, fue la tuya por no formar fila" "No, fue tuya por mojarte en el arroyuelo cuando veníamos de regreso". Se culpaban unas a otras sin encontrar al responsable. Pasó un día más y las vacas ya cansadas se resignaron a su encierro, a no salir al campo y a mugir su aburrimiento, cuando de pronto una de las vacas dijo con gran suspiro: "Extraño al perro", "sí, yo extraño sus ladridos", "y yo sus saltos de contento", "y yo extraño el que nos pasee dando ordenes como de sargento", "¡ah! pero era bueno el perro, nos sacaba temprano sin importarle el frío, calor o la lluvia de invierno", "Sí, siempre pensó en nosotras y en nuestro alimento, en conseguirnos pasto y del más tierno". Y en ese tercer día las vacas entristecieron y no dieron leche pues de tristeza casi no comieron. El jilguero del roble que crecía al costado del establo oyó los lamentos de las vacas tristes y fue a buscar al perro. Voló todo el día buscando y buscando y al final de la tarde encontró al perro, echado al costado de un hormiguero con el hocico picado y con cara triste. "Al fin te encuentro perro. Te he estado buscando por todo el campo" dijo el jilguero. "¿Para que me buscabas? preguntó el perro", "Para que vuelvas al establo" respondió el jilguero. "Allí no me necesitan!", respondió el perro. "Esas vacas vanidosas no me quieren ni respetan, y yo no quiero eso, por eso me fui a buscar otros rebaños. Fui donde las abejas, me picaron y ni caso me hicieron, siguieron volando a las flores que quisieron; fui donde los patos, traté de dirigirlos en el agua pero nadar es demasiado cansado para un perro; fui luego donde unos gusanos que encontré en un árbol, pero caminaban muy lento, y por más que yo ladrara, al día siguiente eran mariposas, salieron, volaron, y se fueron muy lejos. Ahora estoy aquí tratando de decirles a estas hormigas donde ir, pero pasaron sin mirarme, les ladre, les brinqué y solo esquivaron mi pata y siguieron adelante"."Por eso debes regresar" dijo el jilguero, "las vacas están tristes, ya ni leche pueden dar desde que te fuiste", "ayer las escuché decir que te extrañaban y que si tu regresabas nunca más de ti se burlarían". "¿Eso dijeron?" se alegró el perro, y partió rumbo al establo, ladró y brincó, sin dejar de mover el rabo. A la mañana siguiente las vacas escucharon los ladridos sonoros, se arreglaron temprano para salir al pasto, y el perro contento las llevó ladrando diciendo "Señoras, buen día, nos vamos al campo", se hicieron amigos y nunca más pelearon. Y el jilguero tranquilo pudo dormir sin burlas, sin culpas ni quejas en el roble al costado del establo.
http://www.guiainfantil.com

Frase del día

La timidez
es una condición
ajena al corazón,
una categoría,
una dimensión
que desemboca en la soledad.
NERUDA, Pablo

Frase del día

La ciencia moderna
aun no ha producido
un medicamento tranquilizador
tan eficaz
como lo son
unas pocas palabras bondadosas.

FREUD, Sigmund