mover

mover

lunes, 14 de abril de 2008

Ejercicios Espirituales


Ejercicios de Relajamiento - Entrega al Padre Celestial todas tus cargas, preocupaciones y tristezas. “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré, porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera”. (Mateo. 11:28,30) Ejercicios de Respiración - Respira una atmósfera de Paz, Amor y Felicidad. “Buscad la paz con todos, y la santificación, sin la cual nadie verá al Señor”. (Hebreos 12:14). Ejercicio ocular - Busca solo hacer el bien a tus semejantes. “El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo y apegaos a lo bueno”. (Romanos 12:9). Ejercicios Auditivos - Escucha la voz de Dios. “Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen”. (Juan 10:27). Ejercicios para la Mente - Ejercita exclusivamente ideas constructivas. “Todo lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable, laudable; todo lo que es virtud o mérito, tenedlo en cuenta”. (Filipenses 4:8). Ejercicios para la Lengua - Pronuncia sólo palabras edificantes y amorosas. “ Desechando la mentira, hablad la verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros”. “ No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino la que sea buena para la necesaria edificación, y para hacer el bien a los que os escuchen”. (Efésios 4:25, 29). Ejercicios Faciales - Sonríe… sonríe… sonríe… sonríe siempre… “¡Estad siempre alegres!”. (I Tesalonicenses 5:16). Ejercicios para los pies - Anda siempre por los caminos que Dios te indique. “No tengas miedo ni te acobardes, porque el Señor, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas”. (Josué: 1:9). Ejercicios para las Manos - Únelas diariamente para una oración especial. “Os encargo que oréis en cualquier lugar alzando las manos, limpias de ira y divisiones”. (I Timoteo 2:8). Ejercicios para el Corazón - Irradia sentimientos de Amor. “Queridos hermanos y hermanas: amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. ¡DIOS ES AMOR!”. (I Juan 4:7,8 ). Ejercicios para el Alma - Mantén contacto con Dios... todos los días. “Dios te ha declarado lo que es bueno, y lo que Él desea de ti. Solamente que seas justo, que ames la misericordia y que te portes humildemente con tu Dios”. (Miquéas 6:8).

Mira en tu jardin


MIRA en tu jardín las rosas entreabiertas, y nunca los pétalos caídos...
OBSERVA en tu camino la distancia vencida y nunca lo que falte todavía...
GUARDA de tu mirar los brillos de alegría y nunca las nieblas de tristezas...
RETÉN de tu voz carcajadas y canciones y nunca los gemidos dolorosos...
CONSERVA en tus oídos las palabras de amor y nunca las de odio...
GRABA en tus pupilas el nacer de las auroras y nunca tus ponientes lastimosos...
CONSERVA en tu rostro las líneas de las sonrisas y nunca los surcos de tu llanto...
CUENTA a los hombres el azul de tus primaveras y nunca las tempestades del verano...
GUARDA en tus mejillas solo las caricias disfrutadas, olvida las bofetadas recibidas...
CONSERVA de tus pies los pasos rectos y puros, olvida los caminos equivocados...
RECUERDA con placer tus escaladas, olvida las desilusiones del descenso...
RECUERDA los días en que fuiste agua limpia, olvida las horas en que te sentiste pantano...
CUENTA y muestra las medallas de tus victorias, olvida las cicatrices de las derrotas...
MIRA de frente el Sol que existe en tu vida, ignora la sombra que queda atrás...
La flor que se abre es más importante que mil pétalos caídos; Y solo un mirar de amor puede llevar consigo calor para entibiar muchos inviernos...
En la profundidad de las noches sin luna es donde brillan mucho más las estrellas!
Sé OPTIMISTA, y no te olvides que... Que tu vida sea un jardín florido !!!

La Vida


Más vale tu sonrisa triste, que la tristeza de no verte sonreír. Si piensas que todo el mundo esta contra ti, recuerda que los aviones se elevan contra el viento. Apunta hacia la luna; aún cuando falles, aterrizarás entre las estrellas. Si quieres ver las cosas que nunca has visto, haz cosas que nunca has hecho. Hoy es el mañana por el que te preocupabas ayer. La aventura más maravillosa no es llenar de sueños nuestras vidas, si no de hacer de cada momento algo tan fuera de lo común, que parezca un sueño a la hora de recordarlo. Cuando la determinación de triunfar es lo suficientemente fuerte, el fracaso, jamás te alcanzará. El amor aunque sea dulce, siempre tiende a agriarse; pero, si lo mezclas con sabiduría y madurez, va a ser un amor para toda la vida. En esta vida todo gira. No hagas lo que no quieres que te hagan a ti. Sueña lo que quieras soñar, ve a donde quieras ir, se lo que quieras ser, porque tienes tan sólo una oportunidad para hacer todo lo que quieras hacer. El que busca un amigo sin defectos, se quedará solo toda la vida. Si ves a alguien sin una sonrisa, dale una de las tuyas. Aquel que tiene fe, encuentra el éxito en donde muchos fracasan. La alegría comienza en el mismo momento en que cesas la búsqueda de tu propia felicidad y procuras la de otros. El que te humilla y te hace sentir menos, está reflejando en ti sus propias inseguridades. La gran diferencia entre lo material y lo espiritual, es que lo material tiene un valor temporal, momentáneo mientras que lo espiritual tiene un valor infinito. Puedes llegar tan lejos como te lleven tus sueños. Se paciente con todo el mundo pero sobretodo contigo mismo. Hay un montón de días bellos que aún vendrán, lo pasado pasó. El mañana durará siempre. No hay ensayo general. Cada día es debut y despedida. Construye para ti un buen día y una buena Vida.

Maravilloso Mundo


Vi árboles verdes; rosas rojas también; las ví florecer para mí y para tí; y pensé para mí mismo: qué maravilloso mundo. Ví cielos azules y nubes blancas. El brillante y bendito día, la oscura noche sagrada; y pensé para mí mismo: qué maravilloso mundo. Los colores del arcoiris tan bello en el cielo están también en las caras de la gente paseando. Ví amigos uniendo sus manos diciendo "¿cómo estás?". Realmente están diciendo “Te amo”. Escuché bebés llorando, los ví crecer. Aprenderán mucho más de lo que yo jamás sabré. Y pensé para mí mismo: qué maravilloso mundo. Sí, pensé para mí mismo: ¡Que maravilloso mundo!. Que tengas una maravillosa semana en un mundo maravilloso.

De Facundo Cabral


No estás deprimido, estás distraído; distraído de la vida que te puebla, distraído de la vida que te rodea, delfines, bosques, mares, montañas, ríos. No caigas en lo que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano, cuando en el mundo hay cinco mil seiscientos millones. Además, no es tan malo vivir solo. Yo lo paso bien, decidiendo a cada instante lo que quiero hacer y gracias a la soledad me conozco; algo fundamental para vivir. No caigas en lo que cayó tu padre, que se siente viejo porque tiene setenta años, olvidando que Moisés dirigía el Éxodo a los ochenta y Rubinstein interpretaba como nadie a Chopin a los noventa, sólo por citar dos casos conocidos. No estás deprimido, estás distraído. Por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un sólo pelo de tu cabeza, por lo tanto no puedes ser dueño de nada. Además, la vida no te quita cosas: te libera de cosas... te alivia para que vueles más alto, para que alcances la plenitud. De la cuna a la tumba es una escuela; por eso, lo que llamas problemas, son lecciones. No perdiste a nadie: El que murió, simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además, lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón. No hay muerte... hay mudanza. Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Miguel Ángel, Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuelo y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas y nos aleja, porque nos hace desconfiados. Haz sólo lo que amas y serás feliz. El que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser, será y, llegará naturalmente. No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por amor. Entonces habrá plenitud, y en esa plenitud todo es posible y sin esfuerzo, porque te mueve la fuerza natural de la vida, la que me levantó cuando se cayó el avión con mi mujer y mi hija; la que me mantuvo vivo cuando los médicos me diagnosticaban tres o cuatro meses de vida. Dios te puso un ser humano a cargo y eres tú mismo. A ti debes hacerte libre y feliz. Después podrás compartir la vida verdadera con los demás. Recuerda : "Amarás al prójimo como a ti mismo". Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo y piensa que esa criatura que estás viendo es obra de Dios y decide ahora mismo ser feliz, porque la felicidad es una adquisición. Además, la felicidad no es un derecho, sino un deber; porque si no eres feliz, estás amargando a todo el barrio. Un solo hombre que no tuvo ni talento ni valor para vivir, mandó a matar a seis millones de hermanos judíos. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la Perusa, la baguette francesa, los tacos mexicanos, el vino chileno, los mares y los ríos, el fútbol de los brasileños, Las Mil y Una Noches, la Divina Comedia, el Quijote, el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y las poesías de Whitman; la música de Mahler, Mozart, Chopin, Beethoven; las pinturas de Caravaggio, Rembrandt, Velázquez, Picasso y Tamayo, entre tantas maravillas. Y si tienes cáncer o sida, pueden pasar dos cosas y las dos son buenas: si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto (tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo razón, tengo dudas)... y si le ganas, serás más humilde, más agradecido... por lo tanto, fácilmente feliz, libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente, como debe ser. No estás deprimido, estás desocupado. Ayuda al niño que te necesita, ese niño que será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas. Además, el servicio es una felicidad segura, como gozar de la naturaleza y cuidarla para el que vendrá. Da sin medida y te darán sin medida. Ama hasta convertirte en lo amado; más aún, hasta convertirte en el mismísimo Amor. Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas. El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso. Una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que alimentan a la vida. Vale la pena, ¿verdad?. Si Dios tuviera un refrigerador, tendría tu foto pegada en él. Si Él tuviera una cartera, tu foto estaría dentro de ella. El te manda flores cada primavera. Él te manda un amanecer cada mañana. Cada vez que tú quieres hablar, Él te escucha, El puede vivir en cualquier parte del universo, pero Él escogió tu corazón. Enfréntalo, amigo, ¡Él está loco por ti!. Dios no te prometió días sin dolor, risa sin tristeza, sol sin lluvia, pero él sí prometió fuerzas para cada día, consuelo para las lágrimas, y luz para el camino. "Cuando la vida te presente mil razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones por las cuales sonreír”.

La silla del amigo


La hija de un hombre le pidió al sacerdote que fuera a su casa a hacer una oración para su padre que estaba muy enfermo. Cuando el sacerdote llegó a la habitación, encontró a este pobre hombre en su cama con la cabeza alzada por un par de almohadas. Había una silla al lado de su cama, por lo que el sacerdote pensó que el hombre sabía que vendría a verlo. -¿Supongo que me estaba esperando?-, le dijo. -No, quién es usted?-, dijo el hombre enfermo. -Soy el sacerdote que su hija llamó para que orase con usted; cuando entré y note la silla vacía al lado de su cama supuse que usted sabía que yo vendría a visitarlo. -Ah si, la Silla-. Le importa cerrar la puerta?-. dijo el hombre enfermo. El sacerdote sorprendido cerró la puerta. El hombre enfermo le dijo: -Nunca le he dicho esto a nadie, pero toda mi vida le he pasado sin saber como orar. Cuando he estado en la Iglesia he escuchado siempre al respecto de la oración, cómo se debe orar y los beneficios que trae... pero siempre esto de las oraciones; noo se!. Me entra por un oido y me sale por el otro. De todos modos no tengo idea de cómo hacerlo. Entonces... Hace mucho tiempo abandoné por completo la oración. Esto ha sido así en mí hasta hace unos cuatro años, cuando conversando con mi mejor amigo me dijo: -José, esto de la oración es simplemente tener una conversación con Jesús, así es como te sugiero que lo hagas-. -Te sientas en una silla y colocas otra silla vacía enfrente tuyo, luego con fe miras a Jesús sentado delante de ti-. -No es algo alocado el hacerlo pues el nos dijo: -“Yo estaré siempre con vosotros”-. Por lo tanto, le hablas y lo escuchas, de la misma manera como lo estas haciendo conmigo ahora-. -”Es así que lo hice una vez y me gustó que lo he seguido haciendo unas dos horas diarias desde entonces”-. -Siempre tengo mucho cuidado que no me vaya a ver mi hija... Pues me internaría de inmediato en el manicomio-. El sacerdote sintió una gran emoción al escuchar esto y le dijo a José que era algo muy bueno lo que venía haciendo, y que no dejara de hacerlo nunca. Luego hizo una oración con él. Le extendió una bendición y se fue a su parroquia. Dos días después, la hija de José llamó al sacerdote para decirle que su padre había fallecido. El sacerdote le preguntó: -¿Falleció en Paz?- -Si, cuando salí de la casa a eso de las dos de la tarde me llamó y fui a verlo a su cama-. -Me dijo que me quería mucho y me dio un beso-. -Cuando regresé de hacer unas compras una hora más tarde ya lo encontré muerto-. -Pero hay algo extraño al respecto de su muerte, pues aparentemente justo antes de morir se acercó a la silla que estaba al lado de su cama y recostó su cabeza en ella, pues así lo encontré. -¿Qué cree usted que pueda significar esto?-. El sacerdote profundamente estremecido, se secó las lagrimas de emoción y le respondió: -”Ojalá que todos nos pudiésemos ir de esa manera”-.

Ser Feliz


En cierta ocasión, durante una elegante recepción de benvenida al nuevo Director de Marketing de una importante compañía londinense, algunas de las esposas de los otros directores, que querían conocer a la esposa del festejado, le preguntaron con cierto morbo: "¿Te hace feliz tu esposo, verdaderamente te hace feliz?". El esposo, quien estaba en ese momento no estaba su lado, pero sí lo suficientemente cerca para escuchar la pregunta, prestó atención a la conversación e incorporó ligeramente su postura, en señal de seguridad, y hasta hinchó un poco el pecho, orgullosamente, pues sabía que su esposa diría que sí, ya que ella jamás se había quejado durante su matrimonio. Sin embargo, para sorpresa suya y de los demás, la esposa respondió con un rotundo -No, no me hace feliz. En la sala se hizo un incómodo silencio como si todos los presentes hubieran escuchado la respuesta de la mujer. El marido estaba petrificado. No podía dar crédito a lo que su esposa decía, y menos en un momento tan importante para él. Ante el asombro del marido y de todos, ella simplemente se acomodó enigmáticamente sobre su cabeza su elegante chalina de seda negra y continuó: - No, él no me hace feliz, ¡Yo soy feliz!. El hecho de que yo sea feliz o no, no depende de él, sino de mí. - Yo soy la única persona de quien depende mi felicidad. Yo determino ser feliz en cada situación y en cada momento de mi vida, pues si mi felicidad dependiera de otra persona, de otra cosa o circunstancia sobre la faz de esta tierra, estaría en serios problemas. -Todo lo que existe en esta vida cambia continuamente: el ser humano, las riquezas, mi cuerpo, el clima, los placeres, etc. Y así podría decir una lista interminable. A través de toda mi vida, he aprendido algo: Yo decido ser feliz y lo demás son "experiencias o circunstancias", como ayudar, comprender, aceptar, escuchar, consolar, y junto a mi esposo lo he vivido y practicado tantas veces. La felicidad siempre se apoyará en el verdadero perdón y en el amor a sí mismo y a los demás. - No es responsabilidad de mi esposo hacerme feliz. Él también tiene sus “experiencias o circunstancias”, lo amo y el me ama, muy a pesar de sus circunstancias y de las mías. -Él cambia, yo cambio, el entorno cambia, todo cambia; habiendo amor y perdón verdadero, y observando esos cambios (los cuales tal vez puedan ser fuertes o no, pero existen), hay que enfrentarlos con el amor que hay en cada uno de nosotros, si los dos nos amamos y nos perdonamos; los cambios serán sólo “experiencias o circunstancias” que nos enriquece y que nos darán fortaleza, de lo contrario, solo habremos sido parejas de “paso”. Para algunos divorciarse es la única solución (en realidad es la más fácil). El amar verdaderamente, es difícil, es dar amor y perdonar incondicionalmente, vivir, tomar las “experiencias o circunstancias” como son, enfrentarlas juntos y ser feliz por convencimiento. Hay gente que dice: - No puedo ser feliz porque estoy enfermo, porque no tengo dinero, porque hace mucho calor, porque me insultaron, porque alguien ha dejado de amarme, porque alguien no me valoró!. Pero lo que no sabes es que puedes ser feliz aunque estés enfermo, aunque haga calor, tengas o no dinero, aunque alguien te haya insultado o alguien no te amó o no te haya valorado. Ser feliz es una actitud ante la vida y cada uno decide!. ¡Ser feliz, depende de ti!.

El Arte de callar


Callar sobre la propia persona, es Humildad; callar sobre los defectos de otros, es Caridad; callar cuando se está sufriendo, es Heroismo; callar ante el sufrimiento ajeno, es Cobardía; callar ante la injusticia, es Flaqueza; callar cuando otro habla, es Delicadeza; callar cuando otro espera una palabra, es Omisión; callar y no hablar palabras inútiles, es Penitencia; callar cuando no hay necesidad de hablar, es Prudencia; callar cuando dios nos habla al corazón, es Silencio; callar ante el Misterio que no entendemos, es Sabiduría; cuando en la oscuridad de la noche buscamos a Dios y no lo encontramos, es porque no buscamos en nuestros corazones. Recuerda que Él jamás te abandona a sus hijos. Que tengas un lindo día y una noche de paz. Recuerda que Dios está en tu corazón.

El Guerrero de la Luz


Un guerrero sabe que un angel y un demonio se disputan la mano que sostiene la espada. Dice el demonio: "Vas a flaquear. No sabrás cuál es el momento exacto. Tiene miedo". Dice el angel: "Vas a flaquear. No sabrás cuál es el momento exacto. Tiene miedo". El guerrero se sorprende. Ambos le han dicho lo mismo. Entonces el demonio continúa: "Deja, que yo te ayudo". Y dice el ángel: "Yo te ayudo". En este momento el guerrero percibe la diferencia. Las palabras son las mismas, pero los aliados son diferentes. Entonces él escoge la mano de su ángel.
Manual del Guerrero de la Luz - Pablo Coelho