mover

mover

domingo, 12 de julio de 2009

El Hormiguero


Por: Eugenio Montoro - montoroe@yahoo.es - La mayoría de los distintos tipos de hormigas viven en colonias bastante bien organizadas. Cada quien tiene su función y a través del trabajo conjunto logran suficiente recolección de alimentos, protección contra enemigos y tener una especie de ciudad llamada el hormiguero. Generalmente son pequeños aunque uno de los más numerosos fue encontrado en Japón y se calculó que su población era cercana a los 500 millones de hormigas. Cuando se escucha a los líderes comunistas hablar de una nueva sociedad sin diferencias sociales, en donde todos aportemos bienestar con nuestro trabajo y donde el dinero, reflejo del capitalismo, no exista, no podemos de dejar de pensar en los hormigueros. En efecto allí las cosas funcionan bien y nadie está pensando en tener más cuevas que los otros o más alimento almacenado. El resultado es que todas las hormigas comen y tienen casa. Comunismo puro se diría. Y vale la pregunta de porqué no podríamos vivir así. Ellas son la prueba de que las ideas comunistas si funcionan. Evidentemente hay diferencias entre las hormigas y los humanos pero todas surgen de una principal. Los humanos tienen la posibilidad de elegir. Algunos llaman a esto el libre albedrío y veamos como funciona con un inventado ejemplo. Las hormigas exploran su entorno y si alguna encuentra una chicharra muerta avisa a otras hormigas y en poco tiempo empieza un trabajo frenético colectivo para llevar a la “inmensa” chicharra al hormiguero. El libre albedrío consistiría en que una o varias hormigas decidiesen no participar en empujar la chicharra sino que le arrancasen una pata y se la fueran a comer y a descansar en un sitio fresco y bonito. El comunismo no funciona por la misma razón. Hay personas que deciden no trabajar y vivir una vida de contemplación y otros quieren tener tres casas, cinco carros, viajar por el mundo y para ello deciden trabajar mucho y crear cosas que les sirvan a los otros, venderlas y ganar dinero. Los sistemas comunistas tratan de aplacar a esta gente rara que rompe la tranquilidad del sistema y el resultado es la formación de Países insípidos donde el libre albedrío se reprime y con él la libertad individual. Sin libre albedrío la creatividad social es raquítica y la producción de bienes y servicios muy débil. Los Estados comunistas toman control de las empresas con el cuento de la justicia social y empiezan a vender los productos y servicios con pocas o ninguna ganancia. En corto tiempo las empresas no tienen recursos para crecer ni mantenerse. Estos Estados Empresarios caen en una espiral de pobreza que luego sufrirán las personas. No contentos con tratar de embarcar a sus paisanos en una vaina que no sirve, Chávez y sus asociados se empeñan en exportar las ideas de su paraíso a otros Países. Pero lo cierto es que el socialismo XXI es solo pobreza sin libertad y pasará a la historia como otra de las grandes estupideces humanas. Los comunistas creen que las Naciones son como hormigueros o “masas” que son más importantes que el ciudadano. Nunca será así. Cada ciudadano es único e irrepetible. Un prodigio de la creación con aspiraciones que sobrepasan el comer y tener un techo. Esa indómita y enorme fortaleza individual, que se resiste a ser manada, choca de frente con las ideas comunistas y por ello esos Estados absurdos tienen que volverse grandes máquinas de control. Chávez piensa que con regalos de azúcar nos convertirá en un dócil hormiguero. Si Luís. Ya solo le quedan algunas hormigas atarantadas a su alrededor. El resto es el bravo pueblo que espera la hora correcta.

¿Qué pasó?


Por: Ana Black - ¿Qué pasó con el país? ¿Qué pasó con aquella fórmula tan digna de mantener un solo pensamiento, un solo discurso, una misma idea a prueba de toda conveniencia, interés, beneficio o ventaja? ¿Cuándo fue que borraron de nuestra historia más recientita el sangriento golpe de estado que dio El Mandador en 1992? ¿A partir de cuál fecha él dejó de ser Gorila?¿Cuándo se nos olvidó que invadir países e interferir en asuntos ajenos es chimbo?¿A dónde se fueron los principios que hasta hace un par de semanas nos hacían clamar contra los embargos económicos a países desprotegidos? ¿Cuándo fue que se descalabró el país? ¿Dónde estaba yo cuando empezó a ser válido, natural y hasta gracioso que la Presidenta (te, to, ti, tu, novayaser…) del Tribunal Supremo de Justicia amenace a una periodista con cualquier cosa, mucho menos con una cosa tan poco seria como un espinito? ¿O normal ver a la Fiscala gagueando la justificación de sus desmanes?Qué pasó para que el Multiministro perdiera la sindéresis al punto de arriesgarse –ofendido- con un paquetito de nuevas leyes porque a Telesur y a VTV le bajan el volumen en las empresas de TV por cable ¡cuando este régimen ignora a los medios que no le hacen el juego! ¡Los ignora, los negrea, perdón, los afrodescendientea, les prohíbe la entrada a las instalaciones oficiales, les niega declaraciones! ¿Qué generó tanta ira contra grupos que defienden una vainita tan inocua –y anhelada- … –y querida por los patronos del Régimen- como la propiedad privada?¿Cuándo fue que dejamos de ser venezolanos para convertirnos en bolivarianos versión reguetón?¿Quién en este país votó por vivir en un régimen marxista? ¿Cuándo se dieron esas elecciones que me las perdí? ¿Cómo decía el tarjetón? ¿Cuánta gente se pintó el dedito de morado para votar que sí al comunismo? ¿Cuántos venezolanos aceptaron –vía voto electrónico, directo, secreto y capta huella de por medio- renunciar a sus esfuerzos personales para aclamar el colectivismo? ¿En qué momento se decretó que los venezolanos desdeñamos conceptos de prosperidad, progreso, bienestar económico? ¡Coño, cuándo fue eso!¿A quién se le olvidó que este es un país forjado por gente que vino de abajo o vino de afuera? ¿En qué momento nos convertimos en un país de éstos y aquellos, de unos y otros, de míos y tuyos, de aquí y allá?¿Cuándo fue que decretaron que en Venezuela unos pobladores son ciudadanos y otros –y me perdonan pero si mi abuelita, tan decente, lo decía no debe ser incorrecto- somos pupú de perro? ¿Cuándo fue que se institucionalizó que yo, mi hija, mi madre, mis hermanos y amigos tengamos que soportar los insultos, las ofensas y humillaciones constantes del presidente de este país y sus adláteres? ¿Cuándo cambiaron las normas del buen y justo gobernante?¿Quién partió al país por la mitad?¿Por qué yo debo temer que el vigilante de mi edificio sea chavista si es un hombre amable que me conoce desde hace más de 25 años?¿Quién puede creer que queramos ser una nación de delatores de nuestros hijos, acusetas de nuestros padres, sapos de nuestros patronos, espías de nuestros vecinos?¿Ah?

Correo de Insulza

Magda Mascioli G. - Para que le mande la felicitación cuando lo pongan de nuevo en su carguito como pago por los favores recibidos: jinsulza@oas.org

El Tiempo

¡Inaudito!


Por: Coronel (Ej-Ven) Manuel A Ledezma Hernández - Siempre han existido militares involucrados en actividades político-partidistas y generalmente fueron caudillos que poseían ejércitos privados que les permitían tomar el poder y administrar el país como si fuera su hacienda propia. Esto no ha cambiado en absoluto y aún hoy en día se puede apreciar en su máxima expresión. Durante la época comprendida entre 1958 y 1998 disminuyó, más no desapareció, la participación político-partidista de los militares en servicio activo; así pudimos ver algún general, activo, que en esta época reciente fue “reactivado” y vuelto a retirar, desempañándose como gobernador de una entidad federal y algún otro oficial ocupando cargos en la administració n pública o empresas del Estado; ¿pero que sucede hoy en día?, sencillamente que el militar activo es otro militante de cierto partido político, además de ocupar una enorme cantidad de cargos en la administració n pública, diferentes a lo que podría corresponderle según su profesión y misión. Aquí es necesario reconocer el éxito que se ha obtenido en el estrago de la FAN, su inevitable desmoralizació n y desmembramiento, lo cual redunda en beneficio de la “otra FAN” paralela contemplada en la LOFAN-2008: la milicia nacional bolivariana, la cual está constituida por dos “componentes”: la milicia territorial y la reserva militar (artículo 43). Es más, algunos sucesos recientes permiten deducir que existen los “comisarios políticos” dentro de cada unidad militar, sin importar el nivel de ella. Esto quedó en evidencia en los discursos de un oficial de la armada, director de una escuela, y otro oficial del ejército, comandante de un “comando”, a quién se le podría exigir, de parte de los ciudadanos que pagan impuestos, cuál es la operatividad de la actual fuerza armada nacional ya que la misma es sostenida con los impuestos que cancela el ciudadano común ¿cierto? Retomando el tema, si leemos con detenimiento los discursos políticos de ambos funcionarios, podremos concluir que ambos fueron redactados por una misma persona o por una misma organización; ambas peroratas aduladoras contenían un núcleo exactamente igual que constituía el eco de la anticuada ideología del “jefe” y su incoherente verborrea; es como si alguien le hubiese dicho a los oradores: “…aquí tienen la esencia de lo que deben decir, pueden agregarle sus respectivos toques personales, pero de ningún modo podrán salirse de éstos términos”, “lo cual aceptaron” como fieles adláteres. Todo esto trae al presente un relato publicado en la antigua “Revista del Ejército, Marina y Aeronáutica”, órgano del Ministerio de Guerra y Marina de los Estados Unidos de Venezuela, el 24 de julio de 1931. El escrito es obra del Mayor del Ejército Alemán Franz Kaiser. He aquí la transcripción: “… Poco después del pronunciamiento de Kapp1, se aumentó la planta del grupo citado en 80 hombres procedentes de una batería disuelta que estaba de guarnición en una capital. El jefe de este refuerzo, un veterano sargento, anuncia su llegada y se presenta al capitán en la forma correctísima usual en los tiempos anteriores a la guerra; el capitán saluda a los soldados y se congratula del espíritu que parece animarles y que recuerda al que nunca debió debilitarse. Al preguntar al sargento si tiene algo que manifestar, contesta éste en sentido afirmativo, solicitando una entrevista, a solas, con el capitán. En vista de ello, éste conduce al sargento a su despacho para que le diga lo que desee. ‘Le ruego, mi capitán, me diga las ideas políticas que usted sustenta’. El capitán, dando un brinco en la silla, replica en tono descompuesto: ‘¡Voto a mil diablos, esta maldita política parece no lleva trazas de terminar nunca!, ¡llevo 20 años de servicio, no he pertenecido ni perteneceré a ningún partido político, ni consentiré que ningún subordinado mío se atreva a hacer política!’. Entonces se sonrío el sargento, que no dejaba de permanecer cuadrado, y contestó: ‘Mi capitán, estas palabras son precisamente las que deseaba oír de labios de usted, y por esto me he atrevido a formular mi pregunta. El pelotón que he conducido desea un jefe que sea ante todo militar y no se una a la mayoría para moverse después al impulso de los diferentes acontecimientos que se desarrollan constantemente. Ahora sé, mi capitán, el terreno que piso; me permito expresarle respetuosamente nuestro agradecimiento por el recibimiento que nos ha dispensado y nuestra inquebrantable adhesión y respeto a cuantas órdenes se digne darnos como soldados únicamente que somos y para que impere de nuevo la disciplina con todo su esplendor’. Entonces se dieron un apretón de manos ambos hombres y el capitán se quedó pensando a que extremo se había llegado de tener que sondear los soldados el modo de pensar de sus jefes, para encontrar uno digno de confianza. Y a pesar de todo, esta demostración es un rayo de esperanza para el porvenir”. ¿Existirán, aún, oficiales y sargentos de ese calibre?

Desde Aserne

  • OEA: Crónica de una muerte anunciada

Cuentos del Capitan Araña


Por: Carlos Blanco - “Chávez está cogido por las redes de ex militares que él controla y que ahora lo controlan a él” - El régimen se encamina a los fogones del Averno. Varios episodios recientes muestran la marcha hacia ninguna parte; eso sí, con las banderas desplegadas, diez cañones por banda y viento en popa a toda vela, capitaneados por el Capitán Araña, que bufa, enloquecido, en la Sala de Mando.Una sucesión de malas tardes agobian su faena; cierto que tiene a su alcance las mandarrias represivas -las cuales ejerce a discreción- pero los sabios siempre han advertido que sin un mínimo consentimiento social las buenas (y las malas) intenciones se escurren por los desagües de la historia. Para ejercer el Gobierno es indispensable cierto consenso ideológico, con propuestas, ideas y valores compartidos por amplios grupos de la población y por franjas de las élites. En Venezuela tal noción se ha desgajado; la mayor parte de los que han acompañado a Chávez se encuentran perplejos cuando advierten que el timonel ha perdido su peculiar astucia; más bien, juega pico-pico y se mira al espejo en medio de la tormenta, apenas rodeado por el círculo de hierro de su pequeño grupo de ex militares, ex pobres y uno que otro izquierdista convertido en sapo.Primer Out. El golpe que impidió el golpe del otro, en Honduras, sacó de cuajo a Chávez de la escena de este país. Las instituciones civiles y los militares, al desplumar a Zelaya, también eyectaron a su mentor. La comunidad internacional ha clamado -con cierta hipocresía- por el retorno del ex presidente; pero, salvo los sospechosos habituales, la condición implícita es que primero debe sacudirse al caudillo venezolano. De allí que el rojo de Zelaya haya comenzado a desteñirse en forma veloz, para adquirir el tono beige-gris de los derrotados que aspiran a regresar a las antiguas posiciones aunque sea con el rabo entre las piernas.Después de la operación aerotransportada sobre Tegucigalpa, el proceso de mediación ha pasado a las veteranas manos de Oscar Arias en Costa Rica, lo cual ha implicado un reconocimiento de hecho del Gobierno hondureño en funciones. Por su lado, la administració n norteamericana, por la vía de Hillary Clinton, ha bajado el tono, procura un arreglo entre las partes, apoya y auspicia la negociación de Arias e ignora a Chávez. Mientras mira con el rabillo del ojo al de acá para tranquilizarlo, el hermano Lula refuerza su presencia en las ligas mayores en un tuteo persistente con Obama, que Chávez debe estimar infamante.La salida de la crisis hondureña será sin que Chávez participe; no es de extrañar que hasta Zelaya se lo sacuda. Por cierto, a las salidas forzadas de las crisis políticas en las que intervienen militares, al final, los factores de poder nacionales e internacionales le encuentran un acomodo obligado que aparenta ser constitucional, o, si es necesario, curan la torcedura con unas elecciones que recubren los garrotazos previos. Los especialistas lo llaman “realismo”. La verdad verdadera es que la democracia que se suponía instalada por siempre y firmemente en América Latina, goza de salud incierta.Segundo Out. Hillary Clinton y Globovisión, con la entrevista de Leopoldo Castillo, han protagonizado un evento de inmensas repercusiones. Lo que dijo la hillary es un mensaje al régimen venezolano en el estilo suave, pero preciso, de Obama, “lo bueno sería&”, “lo que la democracia implica es&”, “lo que a los venezolanos convendría&”, todo lo cual se puede sintetizar en que no hay democracia sin equilibrio de poderes (que en Venezuela no hay) y que no hay democracia sin libertad plena de expresión (que en Venezuela no hay). Estas referencias que hace el gobierno de Obama, son un mensaje a la comunidad internacional para decir que los apretujones que le propinó Chávez no han modificado las realidades geopolíticas; y así como antes todos los enemigos de Bush eran amigos entre sí y se tenían simpatías comunes, de lo cual se benefició Chávez; ahora todos los enemigos de Obama disfrutan de antipatías universales, como le ocurre al Capitán Araña barinés. Antes era simpático ser enemigo de Bush, ahora es antipático serlo de Obama y Chávez no lo ha advertido todavía.Lo más importante, sin embargo, de la entrevista de Globovisión es que el gobierno de EEUU ha dicho, con el gesto de que su vocera en política exterior sea entrevistada por la persona que el Gobierno considera la encarnación de su principal enemigo en los medios, que el cierre de este canal es inaceptable para el mundo democrático. Mrs. Clinton le ha subido a Chávez en varias toneladas el costo de acabar con este canal al colocar el caso en el radar mundial. Esta vacuna no hace invulnerable a Globovisión contra la peste que lo asedia, pero le hace más difícil el trabajo a la represión roja.Tercer Out. La huelga de hambre de Antonio Ledezma y de varios ciudadanos más, ha evidenciado a Chávez como la cabeza de un régimen colocado al margen de su propia Constitución, sin ningún acatamiento al marco jurídico que los mismos bolivarianos se quisieran dar a fuerza de su real gana.El coraje personal de Ledezma ha servido para mostrar, sin estridencias, pero con la radicalidad de quien pone su propia salud en juego, que el golpe de Estado que Chávez protagoniza no es menos golpe que el que intentó Zelaya y tampoco le queda debiendo al que lo sacó del poder. En Venezuela las elecciones ya no sirven para elegir y es lo que la protesta del alcalde mayor muestra con toda inclemencia: los ciudadanos votan en el marco de un ventajismo descarado, bajo diversos mecanismos de fraude, hostigados y reprimidos en sus trabajos y en la calle, y cuando a pesar de todo no se les puede desvalijar de sus victorias, se pone en marcha la máquina del despojo de atribuciones y recursos, el desconocimiento de la institucionalidad, la legislación tramposa y el golpe de Estado continuado contra la ley.En el actual régimen el voto vale para elegir chavistas; el voto no vale para elegir discrepantes u opositores.Esta huelga de hambre ha ido mucho más allá. Ha servido para mostrar que los venezolanos no pueden contar mucho con gobiernos demasiado hipnotizados por el sonido espeso del petróleo que fluye desde estas tierras; incapaces de ver la acción sistemática, deliberada y crecientemente represiva, con la que se conculcan los derechos y las garantías..La Opción Escogida. La respuesta que un gobierno serio tendría frente al desgajamiento de sus bases de apoyo, sería fortalecer sus alianzas, negociar políticas, abrir diálogos. Chávez no puede hacer esto, no sólo por su talante personal, sino porque está cogido en las redes del grupo de ex militares que él controla y que ahora lo controlan a él. Sólo le queda la represión, la cual siempre recubrirá, si no con una Estela, con una Luisa. http://www.tiempodepalabra.com/ El Universal

Esto es muy cierto.


Magda Mascioli G. - Muchas veces.
Cuentan que al llegar un hombre a su casa se dio cuenta de que los ladrones lo habían saqueado. Sintió un profundo dolor por lo sucedido. Contó sus perdidas, se lleno de rabia y de dolor. Sin embargo, luego de pensarlo se dio cuenta que aparte de intensificar las precauciones, era muy poco que podía hacer para recuperar sus bienes o encontrar a los ladrones. Y entonces dijo: - Ya que me robaron mis bienes, no voy a permitir que me roben mi tranquilidad y mi paz. Y decidió olvidarse del asunto. ¿Cuantas veces al día permites a otros que te roben tu tranquilidad y tu paz, o con tus propios pensamientos dejas que hechos que ya pasaron te sigan robando tu atención de lo mejor de tu vida?

Definitiva y absolutamente...

Magda Mascioli G. - Quien siembra vientos recoge tempestades. En justicia, màs tarde o màs temprano siempre asì sucede. Y que nadie diga, hipócrita y cìnicamente que es que otros son responsables y lo quieren fregar queriendo hacer ver ahora, que quien se erigió, junto a otros, como juez, jurado y verdugo, ahora es supuesta pobre victima de la malidicencia de otros. No señores. Nada de eso. No se puede ser tan hipòcrita y tan cínico a estas alturas luego de haberse reido y haber humillado a media humanidad. Lo que sucede es que está comenzando a recoger lo que sembró: cizaña, peleas, discordias, división, burlas, insultos, engaños, ofensas, mentiras, humillaciones, y un largo etc. Nadie que hace tanto daño puede suponer que pasará liso en la vida. No hay peor ciego que el que se niega a ver. Pero Dios siempre hace justicia. Y las querellas incoadas miserable, cobarde y rastreramente, se volverán contra el actor, y a manos de sus compinches, que es lo más paradójico. No importa que tan poderoso sea o se pueda creer; no importa que crea que es todopoderoso; la vida siempre pone las cosas en su justo lugar, en especial a los soberbios. Cada quien con su conciencia. Lo bueno de todo esto es que eso es Ley de Vida para todos por igual. La Justicia Divina es exactamente igual para todos. A Dios gracias.
Ver: http://libertadpreciadotesoro.blogspot.com/2009/07/cierra-filas-con-zelaya.html