sábado, 19 de septiembre de 2009

Frase del día

La razón nos engaña a menudo,
la conciencia nunca.
Jean-Jacques Rousseau

NO coronel comandante, su revolución no nos gusta


Por: Hernando Fernández Franco - Medellín - En Colombia no nos gusta la dictadura, y usted, Coronel-Comandante, es un dictador. En su programa en la televisión usted ordena y contraordena, usted insulta y dispone, da órdenes, con su sola voz, como si se tratara de leyes. Aquí no. Nuestro sistema es la democracia. Los actos de nuestro Presidente están sometidos a controles independientes, a veces excesivos y no distantes de los intereses partidistas. Nuestro Poder Ejecutivo se origina en la votación libre y directa del pueblo, tras campañas llenas de libertad, en las que los medios de comunicación se expresan sin control ni retaliaciones. En Colombia tenemos libertades políticas. Usted, Coronel-Comandante, ha perseguido a la prensa. Usted tomó posesión de las emisoras privadas. Ha organizado milicias que difunden el terror y han cometido atropellos contra los periodistas. En su país, la prensa ya no es libre e independiente. En Colombia tenemos libertad de prensa. Usted controla la opinión, y con su reciente reforma a la educación, ha avanzado también para controlar el pensamiento. Aquí tenemos libertad de cátedra. Aquí somos especialmente celosos con el erario público: el Parlamento analiza en detalle el presupuesto nacional, que le somete cada año el Ejecutivo; de allí en adelante, tenemos Cortes, Contraloría, Fiscalía, Procuraduría, jueces y, sobre todo, periodistas. Nuestra prensa actúa como fiscal implacable y, aún a veces, irresponsable. Pero lo preferimos así. Usted, Coronel-Comandante, mete las manos en el erario publico, como si fuera su propio bolsillo, y reparte, financia revueltas en otros países, como recientemente en Honduras, o apéndices de su revolución fuera del suyo, como está ocurriendo ahora en Colombia; suministra combustibles subsidiados a sus amigos, compra su deuda, o, en fin, recursos que pertenecen al pueblo venezolano, benefician a terceros, según convenga a sus simpatías personales. Usted, Coronel-Comandante llama a su revolución "Socialismo Siglo XXI" pero, en realidad, es pura y sencillamente "comunismo" o como dijo Evo (una de sus "Evonadas") marxismo-leninismo. Y usted y Lenin saben que tal revolución no es posible en democracia, y que exige el terror y la dictadura. Claro, usted conserva el aparato externo de la democracia: elecciones, parlamento, jueces. Pero todos le están sometidos, y el terror se manifiesta en la desviación de la judicatura y de los poderes del Estado contra sus opositores, y en la organización de "milicias bolivarianas" camisas y boinas rojas, como las camisas pardas del nazismo. Por esto le cabe tan bien a usted el "Comandante", que resalta su armamentismo, sus acuerdos con Irán, China y Rusia, sus frecuentes amenazas de guerra. Y le conviene por ahora: más adelante, cuando su revolución se haya consolidado aún más, quizás encuentre un título que responda más a su egolatría. Hitler se bautizó "Fuherer", Stalin "El Padrecito", Mao "El Gran Timonel". Toda revolución como la suya requiere un líder ególatra, dominante, arrogante y orgulloso, prepotente y redentor, rabioso, veleidoso y vengativo. Nosotros preferimos un Presidente sencillo, civilista, controlado, combativo, derrotado a veces y temporal. No, Coronel-Comandante, su revolución no nos gusta. Su más reciente rabieta contra el comercio con Colombia amenaza miles de empleos. ¿Será que el tratado con Estados Unidos desbarató algún recóndito propósito suyo contra nuestro territorio?

Acuerdos hechos por Chavez en su ultimo viaje


Algunos logros y acuerdos del DICTADOR venezolano Hugo Chávez Frías obtenidos durante su reciente paseo por Europa y Asia:

1.- Compró armas en Rusia y comprometió al país en una deuda por 2.200 millones de dólares para la compra de 100 tanques y un sistema de cohetería antiaérea iguales a las adquiridas por Saddan Hussein en Iraq.

2.- Para congraciarse con el gobierno ruso reconoció, en nombre de Venezuela, los gobiernos de facto de Abkhazia y South Ossetia, regiones separadas, por la fuerzas de las armas rusas, de la madre patria Georgia.

3.- En Libia acompañó al dictador Muhammad al Gaddafi en la celebración de sus 40 años de dictadura y terrorismo.

4.- Homenajeó en Libia, como a un héroe, al terrorista Abdelbaset Ali Al Megrahi excarcelado por el gobierno escocés por motivos humanitarios, condenado en 2001 a cadena perpetua por el atentado en 1988 contra un avión de Pan Am en Lockerbie (Escocia), en el que murieron 270 personas.

5.- Firmó, en nombre de la república, un acuerdo nuclear con el líder de Irán Mahmud Ahmadineyad para desarrollar armas nucleares en Venezuela con la ayuda de técnicos iraníes. Pronto veremos en nuestro país a los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA), inspeccionando sitios, en búsqueda de las armas nucleares de Chavez en un interminable juego del gato y el ratón, amenazando con sanciones internacionales que en nada benefician a un pueblo que clama por seguridad personal, educación, salud y trabajo.-

Video de Human Rights Watch


http://www.youtube.com/watch?v=SxUNCqZoqMA

El pavoso


Por: Luis Chumaceiro - Truenos y centellas en un cielo oscurecido es lo que irradia la tarde del sábado caraqueño en que comienzo a escribir este artículo. Me inspiró la lectura de la columna de Wendell Robinson, en el diario Detroit Free Press, sobre un grave mal que afecta al beisbol. Lo denominó "Ciriac Turkey". Refiere que, conversando con Scott Boras, agente de Maglio Ordóñez, este le manifestó que, después de inenarrables auxilios con especialistas en ciencias ocultas y sobrenaturales, su cliente concluyó que la causa de su bajón fue su amistad con alguien a quien no se atrevió a identificar. Parece ser que el grandeliga, no conforme con todo el dinero que gana en el norte, se dedicó con su familia a realizar negocitos gobierneros que lo llevaron a proclamar "Urbi et Orbe": sí, soy chavista, ¿y qué? El innombrable, lo abrazó y le deseó la mejor de las suertes. Comenzaron sus desgracias y casi pierde los 18 millones de dólares el año próximo. Complementaré a Mr. Robinson con una relación de personajes que demuestran la maldición criolla. Ozzie Guillén, desde que se autoproclamó chavista, no vio luz hasta que se retractó y confesó su horror. Johan Santana visitó el palacio presidencial y comenzó a perder lanzando bien hasta que, lesionado, ve peligrar su notable carrera. Qué no decir de Sammy Sosa. Le regaló su bate al tipo aquel y se apagó definitivamente. El dominicano no deja de lamentar su desgracia cuando narra que se le partió el otro bate y vio el relleno de corcho. Afirma que ese señor tiene "artes haitianas" y que no quiere verlo nunca más. Los Navegantes del Magallanes nunca más se han titulado campeones desde que el personaje se proclamó fanático número uno del equipo. A la potranca escarlata de los filibusteros, un tal Álvarez, no se le ha visto más. Y se dice que el equipo no tiene vida este año a pesar de que el traicionero general Eructo se esfumó. ¿Y la selección que participó en el II Clásico Mundial de beisbol? Después de derrotar a Estados Unidos, Ciriaco los felicitó y le dijo al que era primer ministro japonés, Taro Aso, en una visita oficial en Tokio: "Ganaremos el próximo Clásico Mundial de Beisbol". ¿Quiénes sacaron a los venezolanos de la competencia? Los nipones. Pero la realidad es que el poder del mal se expande a otras disciplinas. El peor equipo de la región se catapultó después del mensaje fraterno de Ciriaco anunciando la victoria vinotinto. Inmediatamente, un empate y dos derrotas más. El que tenga dudas, que le pregunte a Richard Páez. A los que apoya, se desgracian. Díganlo ahí los muchachos del baloncesto. La tenista Milagros Sequera se lesionó y la sacaron de la cancha en silla de ruedas. Bastó una referencia en el show de los domingos para que el boxeador Hector Manzanilla cayera ante un boxeador de las islas Mauricio que tenía 27 derrotas en su haber. ¿Y la política? Tiene un cementerio particular. La Kirchner gozaba de la máxima popularidad hasta el maletinazo. A Zelaya no lo salva nadie. A la Córdoba y Marulanda, ni hablar. Con el que no ha podido es con Lula porque tiene el apoyo de Iemanjá. Escribir sobre este tema amerita un libro. Al patiquín Fernando Carrillo lo botaron de la novela por meloso y bolsa. Noami Campbell hasta presa quedó al regresar de su "viaje de negocios". Sean Pean perdió la casa en un incendio y a la mujer de toda su vida. Oliver Stone acaba de sufrir un infarto. En este punto comenzó a temblar en mi casa y se fue la luz. Fue un sismo de 6,2 en la escala del Ciriaco, el mismo que regresó a esta salada patria ese mismo día. Mejor dejó de invocarlo porque de que vuela, vuela; y el diablo escogió como residencia a Venezuela.
http://www.vlinea.com/index.php?option=com_content&view=article&id=4139:-el-abrazo-de-la-muerteel-pavoso&catid=1:nacionales&Itemid=64

Discurso para enviar a la OEA.


Cantinflas en "Su Excelencia", México, 1967
Me ha tocado en suerte ser último orador, cosa que me alegra mucho porque, como quien dice, así me los agarro cansados. Sin embargo, sé que a pesar de la insignificancia de mi país que no tiene poderío militar, ni político, ni económico, ni mucho menos atómico, todos ustedes esperan con interés mis palabras ya que de mi voto depende el triunfo de los Verdes o de los Colorados.
Señores Representantes: estamos pasando un momento crucial en que la humanidad se enfrenta a la misma humanidad. Estamos viviendo un momento histórico en que el hombre científica e intelectualmente es un gigante, pero moralmente es un pigmeo. La opinión mundial está tan profundamente dividida en dos bandos aparentemente irreconciliables, que dado el singular caso, que queda en solo un voto. El voto de un país débil y pequeño pueda hacer que la balanza se cargue de un lado o se cargue de otro lado. Estamos, como quien dice, ante una gran báscula: por un platillo ocupado por los Verdes y con otro platillo ocupado por los Colorados. Y ahora llego yo, que soy de peso pluma como quien dice, y según donde yo me coloque, de ese lado seguirá la balanza. ¡Háganme el favor!... ¿No creen ustedes que es mucha responsabilidad para un solo ciudadano? No considero justo que la mitad de la humanidad, sea la que fuere, quede condenada a vivir bajo un régimen político y económico que no es de su agrado, solamente porque un frívolo embajador haya votado, o lo hayan hecho votar, en un sentido o en otro.
El que les habla, su amigo... yo... no votaré por ninguno de los dos bandos (voces de protesta). Y yo no votaré por ninguno de los dos bandos debido a tres razones: primera, porque, repito que no sería justo que el solo voto de un representante, que a lo mejor está enfermo del hígado, decidiera el destino de cien naciones; segunda, estoy convencido de que los procedimientos, repito, recalco, los procedimientos de los Colorados son desastrosos (voces de protesta de parte de los Colorados); ¡y Tercera!... porque los procedimientos de los Verdes tampoco son de lo más bondadoso que digamos (ahora protestan los Verdes). Y si no se callan ya yo no sigo, y se van a quedar con la sensación de saber lo que tenía que decirles.
Insisto que hablo de procedimientos y no de ideas ni de doctrinas. Para mí todas las ideas son respetables, aunque sean “ideítas” o “ideotas”, aunque no esté de acuerdo con ellas. Lo que piense ese señor, o ese otro señor, o ese señor (señala), o ese de allá de bigotico que no piensa nada porque ya se nos durmió, eso no impide que todos nosotros seamos muy buenos amigos. Todos creemos que nuestra manera de ser, nuestra manera de vivir, nuestra manera de pensar y hasta nuestro modito de andar son los mejores; y el chaleco se lo tratamos de imponérselo a los demás y si no lo aceptan decimos que son unos tales y unos cuales y al ratito andamos a la greña. ¿Ustedes creen que eso está bien? Tan fácil que sería la existencia si tan sólo respetásemos el modo de vivir de cada quién. Hace cien años ya lo dijo una de las figuras más humildes pero más grandes de nuestro continente: “El respeto al derecho ajeno es la paz” (aplausos). Así me gusta... no que me aplaudan, pero sí que reconozcan la sinceridad de mis palabras.
Yo estoy de acuerdo con todo lo que dijo el representante de Salchichonia (alusión a Alemania) con humildad, con humildad de albañiles no agremiados debemos de luchar por derribar la barda que nos separa, la barda de la incomprensión, la barda de la mutua desconfianza, la barda del odio, el día que lo logremos podemos decir que nos volamos la barda (risas). Pero no la barda de las ideas, ¡eso no!, ¡nunca!, el día que pensemos igual y actuemos igual dejaremos de ser hombres para convertirnos en máquinas, en autómatas.
Este es el grave error de los Colorados, el querer imponer por la fuerza sus ideas y su sistema político y económico, hablan de libertades humanas, pero yo les pregunto: ¿existen esas libertades en sus propios países? Dicen defender los Derechos del Proletariado pero sus propios obreros no tienen siquiera el derecho elemental de la huelga, hablan de la cultura universal al alcance de las masas pero encarcelan a sus escritores porque se atreven a decir la verdad, hablan de la libre determinación de los pueblos y sin embargo hace años que oprimen una serie de naciones sin permitirles que se den la forma de gobierno que más les convenga. ¿Cómo podemos votar por un sistema que habla de dignidad y acto seguido atropella lo más sagrado de la dignidad humana que es la libertad de conciencia eliminando o pretendiendo eliminar a Dios por decreto? No, señores representantes, yo no puedo estar con los Colorados, o mejor dicho con su modo de actuar; respeto su modo de pensar, allá ellos, pero no puedo dar mi voto para que su sistema se implante por la fuerza en todos los países de la tierra (voces de protesta). ¡El que quiera ser Colorado que lo sea, pero que no pretenda teñir a los demás! —los Colorados se levantan para salir de la Asamblea—.
¡Un momento jóvenes!, ¿pero por qué tan sensitivos? Pero si no aguantan nada, no, pero si no he terminado, tomen asiento. Ya sé que es costumbre de ustedes abandonar estas reuniones en cuanto oyen algo que no es de su agrado; pero no he terminado, tomen asiento, no sean precipitosos... todavía tengo que decir algo de los Verdes, ¿no les es gustaría escucharlo? Siéntese (va y toma agua y hace gárgaras, pero se da cuenta que es vodka).
Y ahora, mis queridos colegas Verdes, ¿ustedes qué dijeron?: “Ya votó por nosotros”, ¿no?, pues no, jóvenes, y no votaré por ustedes porque ustedes también tienen mucha culpa de lo que pasa en el mundo, ustedes también son medio soberbios, como que si el mundo fueran ustedes y los demás tienen una importancia muy relativa, y aunque hablan de paz, de democracia y de cosas muy bonitas, a veces también pretenden imponer su voluntad por la fuerza, por la fuerza del dinero. Yo estoy de acuerdo con ustedes en que debemos luchar por el bien colectivo e individual, en combatir la miseria y resolver los tremendos problemas de la vivienda, del vestido y del sustento. Pero en lo que no estoy de acuerdo con ustedes es la forma que ustedes pretenden resolver esos problemas, ustedes también han sucumbido ante el materialismo, se han olvidado de los más bellos valores del espíritu pensando sólo en el negocio, poco a poco se han ido convirtiendo en los acreedores de la Humanidad y por eso la Humanidad los ve con desconfianza.
El día de la inauguración de la Asamblea, el señor embajador de Lobaronia dijo que el remedio para todos nuestros males estaba en tener automóviles, refrigeradores, aparatos de televisión; ju... y yo me pregunto: ¿para qué queremos automóviles si todavía andamos descalzos?, ¿para qué queremos refrigeradores si no tenemos alimentos que meter dentro de ellos?, ¿para qué queremos tanques y armamentos si no tenemos suficientes escuelas para nuestros hijos? (aplausos).
Debemos de pugnar para que el hombre piense en la paz, pero no solamente impulsado por su instinto de conservación, sino fundamentalmente por el deber que tiene de superarse y de hacer del mundo una morada de paz y de tranquilidad cada vez más digna de la especie humana y de sus altos destinos. Pero esta aspiración no será posible si no hay abundancia para todos, bienestar común, felicidad colectiva y justicia social. Es verdad que está en manos de ustedes, de los países poderosos de la tierra, ¡Verdes y Colorados!, el ayudarnos a nosotros los débiles, pero no con dádivas ni con préstamos, ni con alianzas militares.
Ayúdennos pagando un precio más justo, más equitativo por nuestras materias primas, ayúdennos compartiendo con nosotros sus notables adelantos en la ciencia, en la técnica... pero no para fabricar bombas sino para acabar con el hambre y con la miseria (aplausos). Ayúdennos respetando nuestras costumbres, nuestra dignidad como seres humanos y nuestra personalidad como naciones por pequeños y débiles que seamos; practiquen la tolerancia y la verdadera fraternidad, que nosotros sabremos corresponderles, pero dejen ya de tratarnos como simples peones de ajedrez en el tablero de la política internacional. Reconózcannos como lo que somos, no solamente como clientes o como ratones de laboratorio, sino como seres humanos que sentimos, que sufrimos, que lloramos.
Señores representantes, hay otra razón más por la que no puedo dar mi voto: hace exactamente veinticuatro horas que presenté mi renuncia como embajador de mi país, espero me sea aceptada. Consecuentemente no les he hablado a ustedes como Excelencia sino como un simple ciudadano, como un hombre libre, como un hombre cualquiera pero que, sin embargo, cree interpretar el máximo anhelo de todos los hombres de la tierra, el anhelo de vivir en paz, el anhelo de ser libre, el anhelo de legar a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos un mundo mejor en el que reine la buena voluntad y la concordia. Y qué fácil sería, señores, lograr ese mundo mejor en que todos los hombres blancos, negros, amarillos y cobrizos, ricos y pobres pudiésemos vivir como hermanos. Si no fuéramos tan ciegos, tan obcecados, tan orgullosos, si tan sólo rigiéramos nuestras vidas por las sublimes palabras que hace dos mil años dijo aquel humilde carpintero de Galilea, sencillo, descalzo, sin frac ni condecoraciones: “Amaos... amaos los unos a los otros”, pero desgraciadamente ustedes entendieron mal, confundieron los términos, ¿y qué es lo que han hecho?, ¿qué es lo que hacen?: “Armaos los unos contra los otros”
He dicho...

¿Cómo nos afecta el calor?


En Julio del 2006, la Secretaría de Coordinación General del CCUN divulgó el presente documento sobre el impacto del calor y las recomendaciones a seguir por nuestra comunidad. Por ser una situación que nos agobia actualmente lo estamos reenviando. Cabe mencionar que la misma es consecuencia del calentamiento global, producto de la contaminación de los combustibles fósiles, entre otros, y en donde nosotros jugamos un papel importante en su incremento, control, disminución o mitigación. Este fenómeno ambiental afecta y compromete a nuestras generaciones actuales y futuras.
1. ¿Cómo afecta el calor a nuestra salud? - Los días de calor intenso obligan al cuerpo humano a un esfuerzo de adaptación para mantener la temperatura corporal normal: se suda más, nuestras venas se dilatan. Este esfuerzo es mayor, durante la primera ola de calor, ya que el cuerpo aún no está acostumbrado a las altas temperaturas. El riesgo de dilatación de las venas se incrementa cuando el calor continúa durante varios días, sin viento y con mucha humedad.
2. ¿Qué podemos hacer para proteger nuestra salud? - Los problemas de salud asociados a las altas temperaturas pueden evitarse con medidas muy sencillas. Beba mucha agua o líquidos sin esperar a tener sed, salvo si hay contraindicació n médica. Evite las bebidas alcohólicas, café, té o cola y las muy azucaradas. En los días de intenso calor permanezca en lugares frescos, a la sombra y si es posible pase al menos dos horas en algún lugar con aire acondicionado. Tome una ducha o un baño fresco. Baje las persianas evitando que el sol entre directamente. No abra las ventanas cuando la temperatura exterior es más alta. Evite usar máquinas y aparatos que puedan producir calor en las horas más calurosas. A partir de los 35 ºC en el interior de la vivienda, un ventilador sólo mueve el aire, no lo enfría. Haga comidas ligeras que le ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor, tañes como: ensaladas, frutas, verduras, gazpachos o jugos. Evite las actividades en el exterior en las horas más calurosas y con una inclinación vertical solar, sobre todo si las actividades son intensas. Si tiene que permanecer en el exterior procure estar a la sombra, use ropa ligera y de color claro, protéjase del sol, use sombrilla o cubre cabeza. Utilice un calzado fresco, cómodo y que transpire.
3. Las Personas mayores, los enfermos y los niños tienen más problemas - El calor no afecta a todas las personas por igual, algunas tienen más riesgo: Las personas mayores, sobre todo las que viven solas o son dependientes. Personas que están enfermas (enfermedad cardiovascular, cerebro vascular, respiratoria, renal, neurológica, diabetes) o medicadas (anticolinérgicos, antihistamínicos, fenotiazinas, anfetaminas, psicofármacos, diuréticos, betabloqueadores). Personas con facultades mentales disminuidas. Niños menores de 4 años. Personas con mucho peso. Si es muy mayor, toma medicación o padece una enfermedad crónica, consulte con su médico acerca de las medidas suplementarias que debe adoptar. Siga tomando sus medicamentos. No se automedique.
4. Ayude a las personas más frágiles de su entorno - Las personas mayores que viven solas, las personas con facultades mentales disminuidas o incapaces de adoptar medidas protectoras sin ayuda, deben ser visitadas o controladas al menos una vez al día por un miembro de la familia, amigo, vecino o por los servicios sanitarios o de cuidados a domicilio. En el caso de los niños, en edad comprendida de recién nacidos a 4 años, asegúrese de que beban mucho líquido, vístalos con ropa clara y ligera y no los deje nunca solos en automóviles al sol o con las ventanas cerradas. Las personas que realizan trabajos intensos, en el exterior o actividades deportivas intensas, deben reducir su actividad en las horas de máximo calor, protegerse del sol y beber abundantemente bebidas que repongan los líquidos y las sales perdidas por el sudor (agua, zumos, frutas, gazpacho, bebidas deportivas o rehidratantes).
5. ¿Qué problemas puede producir el calor y cómo debemos actuar? - El calor puede producir desde irritaciones en la piel, calambres, hasta un aumento de temperatura tal que puede llevarnos incluso a la muerte si no recibimos atención médica urgente. Nuestro organismo está compuesto de un 60% de agua. La pérdida de agua y sales minerales por el sudor, si no se repone, produce síntomas como dolor de cabeza, mareos, debilidad muscular o calambres, náuseas y vómitos e incluso pequeñas elevaciones de la temperatura corporal.
Calambres - Calambres musculares (en piernas, abdomen o brazos), sobre todo si se suda mucho durante una actividad física intensa.
¿Qué se debe hacer? - Parar toda actividad y descansar en un sitio fresco. Evitar la actividad física intensa durante varias horas. Beber zumos ligeros y bebidas deportivas diluidas en agua. Consultar a su médico si los calambres duran más de una hora.
Agotamiento por calor
Ocurre después de varios días de calor: la sudoración excesiva reduce los fluidos corporales y la restauración de las sales. Principales síntomas: debilidad, fatiga, mareos, náuseas, desmayo.
¿Qué se debe hacer?
Descansar en lugar fresco. Beber zumos o bebidas deportivas diluidas en agua. Consultar a su médico si los síntomas empeoran o duran más de una hora.
Golpe de calor
Problema grave: el cuerpo es incapaz de controlar la temperatura, que se va incrementando rápidamente y puede alcanzar los 40,6º C. Los síntomas principales: calor, sequedad y piel roja, pulso rápido, dolor intenso de cabeza, confusión y pérdida de conciencia.
¿Qué se debe hacer? - Llamar a operadores de servicios de emergencias. Mientras se espera, enfriar el cuerpo, estar en una habitación oscura, poner paños de agua fría sobre el cuerpo o darse un baño o ducha fría. Sin ayuda médica urgente, un golpe de calor puede ser fatal. Las quemaduras solares se producen por el sol directo sobre la piel aunque el día no sea muy caluroso. Deben evitarse, estando menos tiempo al sol y usando cremas de protección.
Enviado por: Fugitivo.

Chávez: el fabricante de nostalgias


Por: Gustavo Coronel - En los últimos diez años perdí a mi Venezuela de carne y hueso. Cuando decidí salir del país, muy probablemente para no regresar jamás, lo hice porque ya no se parecía en absoluto a la Venezuela que yo había conocido por años. Esa Venezuela existía ya solamente de las puertas de mi casa para adentro y en algunos sitios selectos del país, como los pequeños pueblos andinos. Al salir de mi casa todo lo que veía, oía y olía contrariaba profundamente mi visión de lo que un país debe ser. Me enfrentaba a una suciedad denigrante, a un tráfico caótico, a un índice de criminalidad que me hacía sentir francamente inseguro, yo, quien jamás había sentido tal sensación. Mis días estaban llenos de momentos traumáticos que no tenían nada que ver con la calidad de la vida: protestando los apagones frecuentes en las oficinas de Eleoccidente, esos nidos de indiferente incompetencia; esperando un par de horas en una cola bancaria para cambiar un modesto cheque; atracado en un lío de tráfico entre Valencia y Puerto Cabello; involucrado en la misión imposible de buscar vegetales y frutas frescas en Tocuyito. Y, la guinda en la torta, sin poder escapar de la omnipresencia de una revolución procaz, indecente, pomposa y cursi que había capturado las instituciones, avasallaba todos los espacios públicos y todos los medios. En todas partes, la figura roja de Hugo Chávez despidiendo un fétor compuesto de odio, inferioridad y resentimiento, con el cual babeaba a mis compatriotas de escasos recursos intelectuales o financieros. Era demasiado. Llegué a la conclusión de que no podría vivir mucho tiempo allí, en aquella Venezuela de pesadilla. He logrado encontrar la tranquilidad y la felicidad fuera de mi país, debido a la generosidad del país donde estoy pero también al ejercicio intelectual de fabricar mi propia Venezuela, una ilusión quizás, pero no por ello menos poderosa. En esta Venezuela co-existen las lectura, siempre vivas y emocionantes, de Mariano Picón Salas, Mario Briceño Iragorry, Arturo Uslar Pietri y otros ilustres desaparecidos con mis memorias abundantes de un paseo entre la neblina que rodea el hotel Los Frailes o en el parque Cachamay en Puerto Ordaz; del disfrute de los paisajes áridos de Siquisique y Bucarito o la mágica visión de los vuelos de garzas en lo que fue el Hato Piñero, santuario ecológico hoy abandonado. En mi Venezuela todavía hay retretas pueblerinas, donde los jóvenes aprovechan para verse, así como ferias de pueblo donde la gente va a divertirse sanamente y no a recibir limosnas humillantes del político local. Se puede viajar tranquilamente, sin que ello constituya una lotería en la cuál se puede perder la vida. Es una Venezuela de horizontes, no de nubes tormentosas. En mi Venezuela estoy rodeado por una sociedad solidaria, no hostigado por una colección de tribus dispersas y hostiles que ni siquieran hablan el mismo idioma. En cierta manera el régimen de Hugo Chávez se ha constituído en el más poderoso fabricante de nuestras nostalgias.La nostalgia no existe cuando la Venezuela real coincide con nuestra visión. Existe cuando esa Venezuela de nuestra visión ha sido reemplazada por un país de pesadilla, degradado, aplastado bajo la bota inculta. Mi misión muy modesta es ahora la de ayudar a restituir la Venezuela de mi visión. No la veré ya en carne y hueso pero la veo en un futuro en el cuál vivirán mis descendientes. Ellos recordarán que, brevemente,Venezuela se sumergió en un pantano maloliente, del cuál emergió ayudado por quienes se negaron a olvidar lo que se había perdido.

Articulo de Carlos Hernandez


Por: Carlos Raúl Hernández - carlosraulhernandez@gmail.com - No tiene ningún sentido leerse Más allá del capital o cualquier monserga de Itsvan Meszáros No tiene ningún sentido leerse Más allá del capital o cualquiera de las monsergas de Itsvan Meszáros, ni siquiera para quienes hayan cometido la avilantez de estudiar sociología o afines. Además de su discreto papel en el ranking de los grandes pensadores marxistas (Cerroni, Horkheimer, Colletti, Marcuse, Sartre, Althusser) hasta que la caída del muro de Berlín barrió tales supercherías, hoy parece que su única importancia es que nuestro capataz lo menciona. No es el caso de sus paisanos Luckács o Agnes Heller, cuyas exploraciones sobre el arte y la cultura son imprescindibles para cualquier interesado en la historia del pensamiento. El ingreso petrolero venezolano ha dado electricidad al cadáver del comunismo, que camina torpe y ridículamente por el mundo, como Frankestein, fingiendo una vida que está destinada rápidamente al colapso cuando se fundan sus precarios y aberrantes circuitos. Meszáros es uno de los pocos sobrevivientes de esa secta, y como la realidad demolió sus dogmas, declaran que no existe la realidad.Ciego Falsedad, candidez y error. Dramáticamente ciego ante la naturaleza real de la sociedad abierta que lo rodea en la primera década del siglo XXI, la analiza con la óptica de los clásicos que estudiaron la Revolución Industrial. Cognoscitivamente fuera de una realidad que se parece en muy poco a lo que Marx viviseccionó. La contradicción entre pauperización de lasmayorías y concentración de la propiedad -decía Marx- conduciría a un mundo de fábricas automatizadas rodeadas por muchedumbres famélicas, al que llamó y denigró como "capitalismo". Allí explotaría en la revolución. Hay quetener la inteligencia interferida por el fanatismo para desconocer que siglo y medio después el mundo es lo contrario y que la pobreza sólo crece en los países influidos aún por el pensamiento colectivista. Poca sal en la mollera se requiere para decir que la tierra es cuadrada. ¿Neuronas? Nuestro paleomarxista dice que "la destrucción del ambiente por el capitalismo" hace necesaria la "nueva sociedad" para "salvar la vida". Hay que hacer un uso muy prudente de la neuronas (o de la honestidad intelectual) para no darse cuenta de lo que ocurre en los países democráticos avanzados, donde la nueva religión es la ecología. Ese ambiente distópico que pintaba Marx (y el trasnocho de Meszáros) se parece a Corea del Norte, Cuba o los restos del socialismo africano y no a Francia, Alemania, Inglaterra, mientras que donde se quebranta la naturaleza y se destruye el ambiente, es en los cementerios del comunismo y los demás colectivismos, Rusia, China, la India, África.

Operación Pandemia

Operación Pandemia

http://www.youtube.com/watch_popup?v=gKwk8Kq8QXA

El precio de ser Opositor en Venezuela


El siguiente link es de un trabajo academico que mide el impacto que tuvo sobre un importante sector de la sociedad venezolana el haber firmado una peticion en favor de un referendum revocatorio en contra del Presidente Hugo Chavez en el 2003. Los 4.7 millones de venezolanos que firmaron la peticion aparecieron en una lista conocida como Maisanta, la cual fue publicada por personas afines al gobierno. El trabajo muestra evidencias de como la mencionada lista fue empleada por el gobierno para identificar y castigar a los firmantes.

Extracto De La Obra "Hacia El Humanismo Democratico"

De: Arturo Uslar Pietri - Hoy el mundo corre el peligro de verse polarizado entre simplificaciones doctrinarias extremas, entre la cuales no parece quedar campo para la libertad y la responsabilidad del individuo. Tanto como del aire, como del agua o como de la tierra, el hombre necesita de una ideología, de una razón de ser, de una explicación de su papel en el mundo. Esta es su dignidad y es al mismo tiempo su grandeza y su debilidad. La necesidad de crecer, de participar, de realizar un designio está detrás de todas las acciones humanas, y no es otra cosa que la necesidad de saber, de comprender y de justificarse. La tarea de entender el mundo y el destino y de integrarse a él muchos la sustituyen por un simple acto de adhesión a una doctrina militante. Han confiado su tarea de pensar y de dirigir su acción a otras manos y han caído en la actitud pasiva de la que surgen los secuaces, los fanáticos y los esclavos. Han renunciado a la suprema responsabilidad de ser hombres. Hoy el mundo corre el peligro de verse polarizado entre simplificaciones doctrinarias extremas, entre la cuales no parece quedar campo para la libertad y la responsabilidad del individuo. Si el hombre va a ser salvado de la catástrofe física de la destrucción nuclear y de la catástrofe mental de la renuncia al pensamiento y a la libertad de objetar, no hay sino un camino abierto y es el de la búsqueda de una afirmación del hombre como dueño y siervo de su conciencia. Tiene que partirse de la evidencia de que es el hombre el que hace la Historia y no la Historia la que hace al hombre, que es el hombre el que hace la ciencia y no la ciencia y la técnica las que hacen al hombre, que es el hombre el que concibe y le da sentido al mundo y no el mundo el que crea y le da sentido al pensamiento humano. El camino de salvación del hombre parte de una actitud fundamental e integralmente humanista. De una declaración individual de independencia que diga: "Soy hombre y no estoy dispuesto a renunciar a serlo, y soy hombre en la medida en que acepto y rechazo según los dictados de mi conciencia". El primer paso para esta liberación consiste en rescatar al hombre de los dogmatismos, en restituirlo a su plena responsabilidad y en hacerle comprender que en sus manos individuales está el presente, el porvenir, la historia y el destino del mundo, y que esa responsabilidad no es renunciable, ni delegable. Frente al hombre de hoy pasan las ideologías cerradas para invitarlo a la adhesión sin reservas. Parecen decir: ¿Para qué te vas a preocupar de pensar si otros más capaces que tu se encargan ya de hacerlo por ti? ¿Por qué te vas a cargar con la responsabilidad de decidir, ante las cambiantes circunstancias, si alguien más ilustrado y poderoso que tú ha trazado ya los designios y tú no tienes más que seguirlo? Todo lo que necesitas para alcanzar la seguridad, la paz de espíritu y la integración dentro de lo colectivo es renunciar a tus dudas, a tus caprichos de querer decidir y adherirte ciega y decididamente a lo que te proponemos. No hay doctrina cerrada en la que quepa el hombre entero. Todas, en grado variable, son lechos de Procusto, que militan y deforman al hombre para ajustarlo a sus propósitos y dogmas. El gran camino de la liberación es el que invita al hombre a ser hombre, a serlo plenamente, a serlo con angustia creadora, a serlo con valor de aventura, a serlo con buscadora audacia. Para ello tiene que partir de una convicción no dogmática y no cerrada, que no rechace nada a priori y que lo convierta en juez del mundo y decididor de su propio destino. Esa convicción es simple y únicamente, ésta: "Soy hombre en la medida que me hago al mundo y hago al mundo a mi semejanza, soy hombre en tanto que respondo de mi libertad como instrumento de bien o de mal; soy hombre para recibir y rechazar en cada hora y en cada circunstancia lo que me ha sido posible conocer como bueno y como malo; soy hombre en la proporción en que uso mi libertad, mi conciencia y mi saber, mis manos y mi mente, para hacerme mejor yo y mejores a mis hermanos, para mejorar la suerte de los otros y para que sea respetada la dignidad de cada quien; soy hombre, mientras me abstengo de odiar y me esfuerzo por comprender y amar; mientras no persigo ninguna libertad que no sea criminal, mientras respete el derecho de cada quien a pensar y a creer libremente en cosas distintas y hasta contrarias a las que yo creo; soy hombre en la medida en que acepto e invito a cada hombre a luchar por su libertad y su responsabilidad y a oponerse a toda imposición ideológica y a toda persecución ideológica. Soy hombre mientras pueda afirmar; nada significa para mí que una ideología sea compartida por muchos si no es válida para mi conciencia y para mi libertad". Esta es la posición de realizar al hombre frente al mundo por medio de su conciencia, de su acción y de su libertad, en libertad, en libres asociaciones de colaboración, en organizaciones estables nacionales, en sistemas internacionales de paz y cooperación. Es una invitación a la plenitud de ser hombre. Al honor, a la dignidad y a la responsabilidad de ser hombre libre. No persigue ninguna ideología, no trata de sustituir un credo cerrado por otro credo cerrado, invita a todos los que crean en la libertad y en el poder creador del hombre a sumar libremente su capacidad y su decisión a la construcción de su destino humano, individual y colectivo, para la nación y para la humanidad.
Extracto de la obra "Hacia el Humanismo Democrático" Prefacio Arturo Uslar Pietri Caracas, Febrero de 1965.
http://ve.globedia.com/extracto-obra-humanismo-democratico-arturo-uslar-pietri

Frase del día

Hay maridos tan injustos
que exigen de sus mujeres
una fidelidad que ellos mismos violan,
se parecen a los generales
que huyen cobardemente del enemigo,
quienes sin embargo,
quieren que sus soldados
sostengan el puesto con valor.
Plutarco

Según Hugo Chavez