domingo, 6 de septiembre de 2009

No se van a unir. Tienen demasiados intereses personales. ¡DEPENDE de los ciudadanos!


Por: Eugenio Martinez - SE UNEN O TERMINAN DE ENTREGARLE EL PAIS AL DICTADOR - Comienzo a sospechar que la dirigencia de oposición aspira a que Hugo Chávez gobierne otros cinco años sin contrapeso institucional en la Asamblea Nacional. Atrapados entre sus miserias los dirigentes del antichavismo confían en que el descenso lento pero sostenido del Presidente en las encuestas les permita volver a gobernar el país. Ninguno de los dirigentes opositores parece percatarse que la Asamblea Nacional modificó el sistema político del país, ahora se requiere mucho más que ser mayoría para dominar la Asamblea Nacional. Supongamos que la oposición se presenta dividida en dos bloques a la elección parlamentaria de 2010. Supongamos que el bloque capitaneado por Leopoldo López -y todos los que exhiben un discurso antipartidos- obtiene 33,33% de los votos, mientras la otra parte de la oposición, dirigida por los cogollos partidistas capitaliza 33,32% de los votos. En total 66,65% de los votos, lo que condena al chavismo -en este hipotético escenario- a un pírrico 33,35% de los votos. Como el nuevo sistema electoral beneficia al bloque mayoritario esa votación pírrica del chavismo equivaldría a 82,93% de las curules de la Asamblea Nacional. Es decir, la oposición con 66,65% de los votos se quedaría con 4 curules ganados por los cogollos, 24 capitalizados por los candidatos Leopoldistas, mientras 136 curules serían ganados por Chávez. Aclaro, si la opción de los partidos es la que obtiene una milésima más que el bloque del ex alcalde de Chacao (33,32% vs 33,33%) entonces los leopoldistas sólo obtendrían 4 carguitos. ¿Conclusión? O se unen o le regalan el país a Chávez.