miércoles, 23 de enero de 2008

Sencillamente ¡Espectacular! (Con Audio)

Los militares pueden y deben impedir la tragedia de una guerra injustificada contra Colombia


Por: Petit Da Costa
Pensamos que los militares venezolanos, antes de de que estalle la guerra, procederán como lo hicieron el 11 de abril de 2002 ante la orden de masacrar a los civiles. Le exigirán la renuncia a Su Majestad Imperial, único modo de que haya paz con Colombia. Aquí, en esta página, advertí hace días que el conflicto planteado por Su Majestad Imperial, el dueño y señor de Venezuela, contra el gobierno del Presidente Uribe obedece a un complot de la Internacional Comunista de América Latina, que se identifica como Foro de Sao Paulo, del cual son miembros los partidos de gobierno de nuestro país y las guerrillas colombianas FARC y ELN. Es lógico entonces que el gobierno venezolano ayude a sus compañeros de la Internacional Comunista, los guerrilleros colombianos, a lograr su objetivo de desestabilizar a Colombia y derrocar a su gobierno constitucional y democrático, el único muro de contención de la expansión comunista en el sub-continente. La ofensiva, por ahora verbal, de Su Majestad Imperial contra la democracia colombiana tiene por finalidad inmediata auxiliar a las guerrillas que están confinadas en la selva y cercadas por el ejército colombiano. Ante el riesgo inminente de la derrota militar, los comunistas de aquí, con su jefe a la cabeza, intentan forzar al gobierno colombiano a una salida política negociada, que salve a sus compañeros del desastre y les permita convertirse en una fuerza política con vista a las elecciones de 2010. Consciente el gobierno colombiano de su victoria sobre las guerrillas, se niega a darles la oportunidad de convertir su derrota militar en un triunfo político que abriría las puertas a otro régimen castro-comunista semejante al venezolano. Entonces la Internacional Comunista, valiéndose de Su Majestad Imperial, ha montado una maniobra de distracción, provocando a Colombia para que le declare la guerra a Venezuela. ¿Qué persiguen Su Majestad Imperial y la Internacional Comunista a la cual pertenece? Con la maniobra de distracción busca que el ejército colombiano afloje el cerco a las guerrillas para atender el frente de guerra con Venezuela. Hasta ahora Colombia ha eludido la trampa. Pero podría ocurrir que dé un paso decisivo para demostrar que está dispuesta a ir a la guerra, sin llegar a ella todavía. En este caso, qué hará la Fuerza Armada Nacional? Creemos que los militares venezolanos no están dispuestos a hacerse matar en una guerra contra Colombia para ayudar a los guerrilleros colombianos que han secuestrado y matado a ciudadanos venezolanos. Pensamos que los militares venezolanos, antes de de que estalle la guerra, procederán como lo hicieron el 11 de abril de 2002 ante la orden de masacrar a los civiles. Le exigirán la renuncia a Su Majestad Imperial, único modo de que haya paz con Colombia. Por los guerrilleros comunistas colombianos no vale la pena derramar una gota de sangre de militares venezolanos, ni exponer a Venezuela a la destrucción que provoca toda guerra. Los militares venezolanos son los únicos que pueden impedir la tragedia de una guerra injustificada contra Colombia, en la cual ellos serían las primeras víctimas.

Una imagen habla más que 1000 palabras


Cambio en el tiempo


Un guerrero de la luz respeta la principal enseñanza del I Ching: "La perseverencia es favorable". Él sabe que la perseverancia no tiene nada que ver con la insistencia. Existen épocas en las que los combates se prolongan más allá de lo necesario, agotando sus fuerzas y debilitando el entusiasmo. En estos momentos, el guerrero reflexiona: "Una guerra prolongada termina destruyendo la victoria". Entonces retira sus fuerzas del campo de batalla y se concede una tregua. Persevera en su voluntad, pero sabe esperar el mejor momento para un nuevo ataque. Un guerrero siempre retorna a la lucha. Pero nunca lo hace por obstinación, sino porque nota el cambio en el tiempo.
Manual del Guerrero de la luz - Pablo Coelho.