mover

mover

martes, 22 de enero de 2008

La Corporación Yo


Casi siempre Ud. desarrolla sus fortalezas profesionales y personales en interacción con otras personas. Por eso la importancia que ha cobrado el concepto de network. Son las relaciones que Ud. tiene con compañeros, jefes, competidores, gente de otras empresas y que usa para su beneficio profesional. Cada vez que Ud. desarrolla una relación con alguien de su mundo laboral que los ayuda mutuamente y es para bien la organización, Ud. está "networking". Eso, si lo hace con ética y respeto; si no, es uso y abuso. Muchos estudios demuestran que los grandes profesionales fomentan relaciones con sus colegas, lo que traer beneficios no solo para ellos, sino para sus organizaciones. Las empresas más exitosas tienen la mayor cantidad de empleados con su mejor amigo en el trabajo. Cuando un empleado considera que su jefe, colegas, subordinados se preocupan por él, su desempeño es superior. La razón más común para dejar un empleo subitamente, es el deterioro de las relaciones interpersonales. Recuerde, la mejor y la peor decisión que haya tomado en lo personal o en lo profesional. Es probable que la diferencia entre la decisión acertada y la equivocada está en si pidió ayuda o consejo a alguien de su confianza. Así funcionan las empresas. Ningun presidente toma decisiones sin consultar con su junta directiva. Entonces forme Ud. su Junta Directiva Personal. Dibuje en una hoja de papel un gran óvalo. Es la mesa de reuniones de la Corporación Yo. Colóquese a la cabeza, Ud. es el presidente de la Junta Directiva de la Corporación Yo. Escriba alrededor de la mesa los nombres de las personas importantes en su vida. Pueden haber muerto, ser famosos, aunque nunca los conocerá. Pueden conocerse o no entre sí. Lo importante es que Ud. es el común denominador entre ellos. El número usual de miembros es entre 6 y 9 personas, pero Ud. puede colocar tantos como desée. Ahora: desarrolle más intercambio de opiniones y consejos con los integrantes de la junta más cercanos. Con los muertos y famosos, busque maneras de aprender de su manera de trabajar, de tomar decisiones. ¿Querrían ellos que Ud. estuviese en sus junta directivas propias?. Si la respuesta es Si, escelente, Ud. se ha ocupado de tener con esa persona una relación de satisfacción y beneficio mutuo. ¿No?. Significa que ha estado un poco aislado de la gente valiosa que lo rodea. ¿Cuál es la característica común entre estos individuos?. ¿Son creativos, prosperaron en ambientes adversos, son fuertes, originales, conservadores o por el contrario, un poco excentricos?. Este análisis le dará la información sobre la característica de personalidad o destreza que Ud. cree que necesita en estos momentos, pero no posée (o cree que no). El próximo paso es pedirle ayuda a estos miembros de su junta directiva personal a la hora en que eso sea importante. ¿A quién no incluyó que sea muy distinto a los otros?. Sea creativo y añada a alguien que le dé un toque de diversidad a la junta, recuerde que puede ser alguien lejano.

Para mejorar la imagen de Chavez en USA


Martes, 22 de enero de 2008 - La Cancillería venezolana para el 2008 contempla $193 millones para intensificar las actividades de Venezuela en todo el mundo - The Miami Herald - Pablo Bachelet. Cuando la embajada venezolana en Estados Unidos y CITGO lanzaron recientemente un programa de suministro de combustóleo para calefacción con descuento para los pobres, la maquinaria publicitaria del presidente Hugo Chávez entró en acción. El programa se lanzó en la modesta casa de Safronia Holland, una afroamericana que CITGO describió como ''una abuela de 67 años que batalla con precios cada vez más altos del petróleo''. Los niños agitaban banderas venezolanas y los diplomáticos venezolanos sonreían ampliamente. Había comida y muchos medios de prensa. Aunque Chávez generalmente arremete contra ''el imperialismo' ' estadounidense, también invierte más de $70 millones en mejorar su imagen desde Washington a Alaska. Su embajada, una de las más activas de Washington, trabaja con docenas de grupos que favorecen su revolución izquierdista bolivariana. Y su programa de combustible para calefacción ha beneficiado a decenas de miles de pobres e indios norteamericanos. Ciertamente, en la historia reciente no hay ningún país latinoamericano que haya invertido tanto dinero y esfuerzo por cambiar la percepción --mayormente negativa-- de su gobierno como resultado de la retórica de Bush contra Chávez, su amistad con Cuba e Irán y las dudas sobre su compromiso con la democracia.La llamada revolución de Chávez, impulsada por el petróleo, lo ha convertido en una figura tanto admirada como detestada en su propio país, ha hecho avanzar su posición como mentor izquierdista de líderes como el presidente boliviano Evo Morales y el primer mandatario nicaragüense Daniel Ortega-- y ha ofrecido cuantiosos fondos para cabildear a nivel comunitario en EEUU.''Yo no diría que es antinorteamericano. Sin embargo, está claramente contra la hegemonía de Estados Unidos'', dijo Kenneth Roberts, profesor de Estudios Latinoamericanos en la Universidad Cornell. Tiene esta visión estratégica de redistribució n de poder en asuntos globales, tiene una visión más fuerte que cualquier otro líder de su generación''.Fiel a su política populista, Chávez ha tratado de llegar directamente al pueblo estadounidense, en lugar del método tradicional de cabildear a los congresistas.Un borrador del presupuesto de la Cancillería venezolana para el 2008 contempla $193 millones para intensificar las actividades de Venezuela en todo el mundo. Es una suma grande que no incluye el sueldo de los diplomáticos y otros gastos de rutina.El documento, obtenido por The Miami Herald , afirma que la Cancillería desea estimular en EEUU ''intercambios con movimientos sociales'', dar a conocer la posición de Venezuela a través de ''medios alternativos de comunicación' ', aumentar su apoyo a ''sectores excluidos de la sociedad norteamericana' ' y promover ``grupos solidarios con la revolución bolivariana' '.No obstante, esos grupos prochavistas son todavía pequeños. Una presentación privada de la Red de Solidaridad con Venezuela el primero de diciembre en Washington de un documental sobre la victoria de Chávez en un referendo revocatorio atrajo menos de una docena de personas.Los primeros grupos prochavistas en EEUU surgieron en el 2002, cuando el gobierno del presidente Bush enfrentó acusaciones --rechazadas con fuerza-- de que había respaldado un golpe contra Chávez ese año. Hoy, tres redes de solidaridad se mantienen activas, a veces dirigidas y apoyadas por estadounidenses que participan en una amplia gama de actividades izquierdistas. Chuck Kaufman, veterano de la oposición a la política estadounidense en Nicaragua en los años 80, fundó Venezuela Solidarity Network, con sede en Washington, mientras que Alan Woods, editor de la publicación En Defensa del Marxismo, creó el grupo Hands Off Venezuela, con sede en Minneapolis. Kaufman dice que tiene filiales en Filadelfia, Pittsburgh, San Francisco y Houston y 2,000 contactos por correo electrónico para su ''red de reacción de emergencia'' que alerta a los activistas de posibles medidas del gobierno de Estados Unidos contra Chávez.El coordinador de la región este de Venezuela Solidarity Network, Banbose Chango, dice que apoya varias causas cubanas, como Libertad para los Cinco, una campaña que busca la liberación de cinco espías cubanos que cumplen condenas en EEUU.También están las versiones estadounidenses de los grupos de voluntarios prochavistas conocidos como Círculos Bolivarianos, poco coordinados entre sí, lo que dificulta determinar cuántos están activos. William Camacaro, que dirige uno en Nueva York, dice que éstos existen en muchos grandes centros urbanos, como Houston, Los Angeles, Boston y Chicago. También hay uno en Miami. ''Tratando de contrarrestar la propaganda en los principales medios de comunicación contra el gobierno venezolano'' , dijo Camacaro.El embajador venezolano en Estados Unidos, Bernardo Alvarez, que frecuentemente viaja por todo el país en defensa de las políticas de Chávez, también sostiene que el cabildeo es mayormente defensivo porque los enemigos de Chávez quieren que Washington imponga sanciones más fuertes, como las impuestas a Cuba.El gobierno del presidente Bush canceló casi todos los programas de asistencia y venta de armas a Venezuela, alegando que Caracas se ha negado a cooperar en temas como el narcotráfico y el terrorismo.''El nuestro tiene una visión alternativa que ha sido demonizada'' , dijo Alvarez a The Miami Herald. ``Lamentablemente, debemos coexistir con una administració n --partes de una administració n-- que después de los hechos del 11 de septiembre del 2001 revivieron la Guerra Fría en su forma más brutal''.Alvarez también ha promovido el programa subvencionado de combustible para calefacción que maneja la organización sin fines de lucro Citizens Energy, con sede en Boston, y CITGO, filial de la estatal Petróleos de Venezuela, que tiene varias refinerías y 8,000 gasolineras en franquicia en EEUU.Calificándolo del mayor programa social en la historia de una empresa petrolera, CITGO distribuyó 66 millones de galones de combustóleo el invierno pasado y espera duplicar la cifra este invierno para llegar a 220,000 núcleos familiares en Estados Unidos. Citizens Energy calcula que cada vivienda pudiera ahorrar $320.CITGO, que no opera en Alaska, también ha donado más de $5 millones a organizaciones de indios americanos de Alaska, el costo estimado de 100 galones de combustóleo para cada uno de 12,000 núcleos familiares. Además, la empresa donó $3.3 millones a grupos comunitarios en el Bronx, y Alvarez afirma que se estudian donaciones similares en otras zonas.Todo esto le da a Chávez una fuerte presencia en Estados Unidos, donde su asistencia llega a 23 estados, además de 200 tribus de indios. El programa de combustóleo incluso recibió el aplauso del secretario de Energía, Samuel Bodman, quien le declaró a la agencia de noticias Reuters que quisiera que ``más empresas hicieran lo mismo''.Pero los vínculos de CITGO con Chávez también han provocado exhortaciones a boicotear sus gasolineras, como una valla de publicidad de un empresario de Alabama, en que se ve una foto de Chávez con el logotipo de CITGO y un texto que pide no comprar gasolina en CITGO. Algunos en Alaska han rechazado la asistencia de CITGO.Joseph P. Kennedy, fundador de Citizens Energy e hijo del ex senador Robert Kennedy, no pidió disculpas por aliarse con Chávez durante el lanzamiento en la residencia de Holland el mes pasado. El gobierno estadounidense, dijo, mantiene relaciones con países acusados de abusos a los derechos humanos, como China y Arabia Saudita.''No escucho que tome medidas contra estos países por sus políticas'', dijo. ``Sólo les pido que sean justos y razonables'' .Chávez no ha dejado a un lado completamente el cabildeo tradicional. Hace cuatro años, la embajada venezolana contrató a Patton Boggs, un poderoso grupo de cabildeo de Washington, pero el acuerdo duró sólo unos pocos meses. Alvarez declinó ofrecer detalles sobre la separación.Y según documentos presentados ante la unidad de Inscripción de Agentes Extranjeros del Departamento de Justicia, entre el 2004 y principios del 2007, la embajada venezolana pagó entre $3,000 y $15,000 mensuales a Segundo Mercado-Lloré ns, miembro de los Carmelitas Descalzos convertido en cabildero, para mejorar sus capacidad interna de presión, como la capacitación de diplomáticos venezolanos.Buena parte del trabajo de cabildeo depende de la Oficina de Información de Venezuela, creada en el 2004 en calidad de entidad semiautónoma de la embajada para labores de activismo. La embajada gastó poco más de $1 millón en esa oficina en los 12 meses que terminaron el 31 de agosto del 2007, según documentos presentados ante el Departamento de Estado. La Oficina emplea a un puñado de activistas que cobran de $30,000 a $60,000 al año.Según los libros de la Oficina correspondientes a ese período, el grupo hizo 342 contactos con organizaciones no gubernamentales por teléfono, correo electrónico o en persona, con periodistas, funcionarios locales, académicos y estudiantes.Muchos periodistas recibieron mensajes electrónicos ''sugiriendo ideas para un periodismo equilibrado' '. La Oficina también pide a los activistas que se quejen de supuestos prejuicios en la prensa. Un mensaje del 2006 se quejaba de la ''extrema hostilidad hacia Venezuela'' por parte de The Washington Post e incluía un enlace para ''hacer sentir su voz'' en el periódico. También emitieron alertas dirigidas a The Miami Herald, The Denver Post y otros periódicos.La Oficina contactó sólo a ocho oficinas en el Congreso federal, donde parece que el Chávez tiene nuevos amigos.Durante una visita a Caracas la semana pasada, el representante William Delahunt, demócrata por Massachusetts, quien participó en un grupo de legisladores estadounidenses y venezolanos creado en el 2003 para aliviar las tensiones bilaterales, apoyó los esfuerzos de Chávez para liberar a rehenes de las FARC y dijo que las relaciones entre ambos países exigen ``respeto mutuo''.El representante José Serrano, demócrata por Nueva York, alabó a Chávez por la asistencia a los estadounidenses pobres después que Chávez visitó el Bronx y Harlem para lanzar su programa de combustóleo.Pero la mayoría de los grupos liberales tradicionales, como MoveOn.org, ignoran a Chávez y una resolución aprobada por el Congreso el año pasado para condenar la decisión el año pasado de sacar del aire un canal de televisión de la oposición, fue respaldada por los senadores Hillary Clinton, Barack Obama y Christopher Dodd.Pero el embajador Alvarez afirma que ha avanzado. ''Hemos podido contener gradualmente los elementos más derechistas, que salieron a buscar una condena en el Congreso'', afirmó.

La manía de la reelección, grave síntoma de enfermedad mental


Por: Petit Da Costa - Guerreros en acción
Ahora podemos comprobar que la no-reelección de los gobernantes, para asegurar la alternancia en el poder, es una medida profiláctica de salud mental, destinada a prevenir los efectos perniciosos del agravamiento de la “enfermedad del poder”, que contrae inexorablemente el que ejerce el más alto cargo público. Y, por contrapartida, la manía de plantear terca e insistentemente la reelección, especialmente la indefinida, es un síntoma inequívoco del desequilibrio mental característico de la “enfermedad del poder”. Todo gobernante, cuando asume el poder, está aquejado de alguna dolencia orgánica. Puede sufrir de hipertensión, colesterolemia, diabetes, asma, alergias, gastritis, insomnio, prostatitis, hipertiroidismo, o de cualquiera otra de las comunes que nos obligan al control periódico por los médicos. No hay nadie perfecto. A veces, con frecuencia insospechada, el gobernante sufre además de trastornos mentales, ignorados por él mismo, que pueden ser leves, que no lo incapacitan para gobernar, o graves, lo suficiente para tener consecuencias jurídicas. Esto se ocultó en el pasado y todavía se sigue ocultando. Pero crece la tendencia de sincerar la democracia haciendo público el estado de salud de los gobernantes. Hacerlo público antes de las elecciones para que los electores estén informados de las enfermedades que padecen los candidatos. Hacerlo público durante el ejercicio del gobierno para que los ciudadanos estén informados periódicamente sobre el estado de salud físico y mental del gobernante. Esta evaluación periódica es tanto más necesaria en cuanto hay enfermedades cuya evolución puede concluir en la incapacidad física o mental permanente, lo cual motivaría la declaración de falta absoluta del Presidente de la República y accionaría así el mecanismo sucesorio establecido por la Constitución. Al respecto ha dicho un autor: “Si a un piloto de un 747 se le exigen rutinarios chequeos de salud, un estilo de vida sano y alerta, así como reposo cotidiano riguroso, porque en sus manos está la suerte de los centenares de pasajeros que él transporta en el avión, qué no debería exigírsele a un gobernante cuyos actos pueden a afectar a millones de personas, dentro y fuera del país”. Para demostrarnos que no ha habido un gobernante totalmente sano los franceses Pierre Accoce y Pierre Rentchnic escribieron el libro intitulado “Esos enfermos que nos gobernaron.” Se referían a las enfermedades físicas que padecían incluso los grandes hombres que figuran en la historia. Aquel libro dejó sembrada la inquietud. Después de su publicación los estudiosos han dirigido su atención a las enfermedades desarrolladas durante el ejercicio del poder, sobre todo las mentales. De allí la tesis de que el poder enferma. Han diagnosticado la “enfermedad del poder”. La enfermedad del poder. A esta orientación obedece el libro del argentino Nelson Castro, titulado “Enfermos de Poder.” El más reciente en lengua española, de los tantos que vienen estudiando esta enfermedad. Al explicar porqué se interesó en el tema, lo atribuyó al famoso novelista Ernest Hemingway, a quien le llamó la atención la acción destructiva que el ejercicio del poder causa a la salud física y mental de los gobernantes. Hemingway sostenía, y los estudios posteriores lo han comprobado, que el poder afecta de una manera cierta y definida a todos los hombres que lo ejercen. Quiso decir que aún los líderes políticos que llegaban sanos al gobierno, tarde o temprano terminaban registrando en su salud la acción implacable propia de la posición suprema que habían alcanzado. Según Hemigway, observador acucioso de personajes puesto que fue un gran novelista, y cuyas observaciones motivaron los estudios científicos posteriores, los síntomas de la “enfermedad del poder” comienzan con el clima de sospecha que rodea al gobernante, que ve por todas partes el peligro del magnicidio o la traición y se rodea de anillos de seguridad que lo aíslan. Sigue con una sensibilidad crispada en cada asunto en el cual interviene, que lo hace reaccionar agresivamente pudiendo llegar al insulto y la descalificación. A esto lo acompaña una creciente incapacidad para soportar las críticas, no sólo de los adversarios sino las constructivas de sus propios compañeros y seguidores. Más adelante se desarrolla la convicción de ser indispensable y de que, hasta su llegada al poder, nada se había hecho bien. Luego, ya enfermo en grado extremo, se convence de que nunca nada volverá a hacerse bien, de no ser que él mismo permanezca en el poder hasta la muerte. El tratamiento de la enfermedad del poder Llegado a este punto el enfermo empeorará hasta la locura mientras siga en el poder. Sólo podrá sanar, sin poderlo asegurar, apartándolo del poder y enviándolo a su casa para que repose física y sobre todo mentalmente. Los más interesados en someterlo a este tratamiento deberían ser sus colaboradores inmediatos. De lo contrario, los espera vivir el drama que vivieron sus semejantes en los últimos años de Stalin: “Los allegados y esbirros del dictador empezaron a notar que el hombre perdía la concentración. De pronto nadie se sentía seguro: a la menor molestia Stalin podía mandar a ejecutar a quien minutos antes le había sonreído. Debido a su fatiga mental leía poco y recelaba de todos”. Ahora podemos comprobar que la no-reelección de los gobernantes, para asegurar la alternancia en el poder, es una medida profiláctica de salud mental, destinada a prevenir los efectos perniciosos del agravamiento de la “enfermedad del poder”, que contrae inexorablemente el que ejerce el más alto cargo público. Y, por contrapartida, la manía de plantear terca e insistentemente la reelección, especialmente la indefinida, es un síntoma inequívoco del desequilibrio mental característico de la “enfermedad del poder”. Oponernos a la reelección es, por lo dicho, y por encima de cualquiera otra consideración, un mecanismo de defensa de la sociedad para evitar los perjuicios que le pueden causar los trastornados por la “enfermedad del poder”, que siempre terminan en demencia destructiva.

Tus lágrimas


Cuentan que había una vez un señor que padecía lo peor que le puede pasar a un ser humano: su hijo había muerto. Desde la muerte y durante años no podía dormir. Lloraba y lloraba hasta que amanecía. Un día, aparece un ángel mientras dormía y le dice: - Basta ya. - Es que no puedo soportar la idea de no verlo nunca más. El ángel le dice: - ¿Lo quieres ver?. El hombre lógicamente responde afirmativamente. Entonces lo agarra de la mano y lo sube al cielo. -Ahora lo vas a ver, quédate acá. Por una acera enorme empiezan a pasar un montón de chicos, vestidos como angelitos, con alitas blancas y una vela encendida entre las manos, como uno se imagina el cielo con los angelitos. El hombre dice: - ¿Quiénes son?. Y el ángel le responde: - Éstos son los chicos que han muerto en estos años y todos los días hacen este paseo con nosotros, porque son puros. - ¿Mi hijo está entre ellos? - Sí, ahora lo vas a ver. Y pasan cientos y cientos de niños. - Ahí viene... avisa el ángel. Y el hombre lo ve. ¡Radiante!, como lo recordaba. Pero hay algo que lo conmueve: entre todos es el único chico que tiene la vela apagada, y él siente una enorme pena y una terrible congoja por su hijo. En ese momento el chico lo ve, viene corriendo y se abraza a él. Él lo abraza con fuerza y le dice: - Hijo, ¿por qué tu vela no tiene luz? ¿No encienden tu vela como a los demás?. - Sí, claro papá, cada mañana encienden mi vela igual que la de todos pero... ¿sabes qué pasa?, cada noche tus lágrimas apagan la mía. (Publicado por la Forista Marilin4 en Megaresistencia)

¿Hasta qué punto?


Un guerrero de la luz, antes de entrar en un combate importante, se pregunta a sí mismo: "¿Hasta qué punto desarrollé mi habilidad?". Él sabe que las batallas que trabó en el pasado siempre terminan por enseñar algo. No obstante, muchas de estas enseñanzas le hicieron sufrir más de lo necesario. Más de una vez perdió su tiempo luchando por causa de una mentira. Y sufrió por personas que no estaban a la altura de su amor. Los victoriosos no repiten el mismo error. Por eso el guerrero solo arriesga su corazón por algo que vale la pena.
Manual del Guerrero de la Luz - Pablo Coelho