mover

mover

viernes, 11 de enero de 2008

Las 3M


Por: Gustavo Yepez. El régimen anunció un nuevo bodrio para embaucar a los pocos que aún se dejan engañar: Las 3R. Revisión, Rectificación y Reimpulso. Era de esperar que, sin necesidad de anunciarlo con bombos y platillos como es su costumbre, revisará sus actuaciones, rectificará las estrategias que no le han servido y reimpulsará su proyecto socialista, el mismo que ya rechazó el pueblo venezolano en las urnas electorales. La realidad es otra. El régimen actúa movido, no por esas 3R, sino por 3M. Ninguna de ellas, por cierto es la M que el caudillo usó para calificar la victoria ciudadana -más bien su derrota- del 2D. La primera M corresponde a Miedo, que en realidad debería ser una T de Terror. El caudillo, conocido por su proverbial cobardía, es invadido por un profundo Miedo cada vez que recuerda que ya no tiene la posibilidad democrática de eternizarse en el poder. Sus seguidores, aferrados vigorosamente a él, también sienten un Miedo penetrante porque saben lo que les viene encima una vez abandonen el poder. Ese día se conocerá en toda su dimensión lo que son “crímenes de lesa humanidad”; la palabra “corrupción” adquirirá un nuevo significado cuando se cuantifique el saqueo de los últimos años al erario público; el pueblo, el soberano, sabrá de qué forma ha sido engañado y manipulado. Si yo estuviera en sus zapatos también sentiría Miedo. El Miedo como motivador es muy peligroso. Los animales heridos son feroces porque tienen Miedo a la muerte. El hombre, cuando siente Miedo, hace cosas que no haría normalmente. El Miedo es un pésimo consejero, y es el actual consejero de los que se aferran al poder. La segunda M se refiere a Mentira. El régimen tiene que mantener la política de la Mentira para justificar sus actuaciones pasadas y futuras. Es la única forma que tienen de conseguir y mantener adeptos, pero en el fondo saben que la verdad siempre sale a flote y por eso tienen que seguir mintiendo. Con la Mentira nos quieren hacer creer que lo malo es bueno; que la guerrilla de las FARC es humanitaria; que personas con prontuario criminal son las más idóneas para dirigir las instituciones; que sus golpes de estado fueron buenos y los actos lícitos de disidencia son golpes de estado; que ser rico es malo; que es bueno ayudar a otros mientras los nuestros siguen sufriendo carencias; que los 40 años de democracia no dejaron nada bueno para el país; que no hay presos políticos sino políticos presos y un sin fin más de Mentiras. La última M corresponde a Mezquindad. Para disimular, tienen que repartir migajas infladas de aire para que parezcan actos generosos y magnánimos. Por eso sacan una Ley de Amnistía que discrimina groseramente a los presos políticos más representativos; por eso le escamotean los dólares al pueblo mientras ellos los disfrutan sin límites y los reparten en maletines y en dádivas; por eso distribuyen algunas sobras a los venezolanos mientras el grueso se usa para comprar conciencias y adhesiones internacionales y para financiar la creciente corrupción; por eso ayudan a liberar, en buena hora, a dos ciudadanas colombianas secuestradas y se olvidan de las decenas de venezolanos en poder de los terroristas. El panorama político de 2008 luce muy interesante. Tenemos un régimen motivado por el miedo, una oposición que está decidiendo qué hacer con la apabullante victoria del 2D y una generación humanista que está irrumpiendo en la política con ideas frescas y métodos no violentos. Más que las 3R o las 3M, requerimos diversidad, no sólo de pensamientos, sino también de iniciales, tales como D de Democracia y L de Libertad.
Enero 11, 2008

El Guerrero de la Luz


Un guerrero de la Luz nunca olvida la Gratitud. Durante la lucha, fue ayudado por los angeles; las fuerzas celestiales colocaron cada cosa en su lugar, y permitieron que él pudiera dar lo mejor de sí. Los compañeros comentan: "¡Que suerte que tiene!". Y el guerrero, a veces, consigue mucho más de lo que su capacidad permite. Por eso, cuando el sol se pone, se arrodilla y agradece el Manto Protector que lo rodea. Su gratitud, no obstante, no se limita al mundo espiritual; él jamás olvida a sus amigos, porque la sangre de ellos se mezcló con la suya en el campo de batalla. Un guerrero no necesita que nadie le recuerde la ayuda de los otros; él se acuerda solo, y reparte con ellos la recompensa.
(Manual del Guerrero de la Luz-P. Coelho).
La Felicidad está en el corazón... no en las circunstancias.