viernes, 5 de octubre de 2007

Actitud


Mientras más vivo, más me doy cuenta del impacto de la actitud en mi vida. La Actitud, para mí, es más importante que los hechos. Es más importante que el pasado, que la educación, que los fracasos, que las circunstancias, que los éxitos, que lo que otras personas piensen, digan o hagan. Es más importante que la apariencia, que el talento o la destreza. La Actitud puede construir o quebrar una empresa, una iglesia, un hogar, una familia. Lo maravilloso es que tenemos una elección cada día respecto a la Actitud que asumimos. No podemos cambiar nuestro pasado... No podemos cambiar el hecho de que la gente actúe en una u otra forma. No podemos cambiar lo inevitable. La única cosa que podemos hacer es cambiar las condiciones que tenemos. ¡Eso es la Actitud! Estoy convencido que la vida es 10% de lo que me sucede y 90% de cómo reacciono ante ello. Así pasa contigo... ¡Estamos a cargo de nuestras Actitudes!
Charles Swindoli

¡Que bueno!

¡QUÉ BUENO! Las circunstancias de la vida se presentan ante nosotros como dados lanzados sobre una mesa de vidrio. No importa cómo los tiremos. Siempre veremos los números variando nuestra perspectiva. En la vida hay gente que ve los números bajos; otras, los altos.
Cuentan que un rey tenía un consejero que ante circunstancias adversas decía: " ¡Qué bueno! " Un día de cacería, el rey se cortó un dedo del pie y el consejero exclamó: " !Qué bueno! ". El rey, cansado de esta actitud, lo despidió y el consejero le respondió: " !Qué bueno! ". Tiempo después, el rey fue capturado por una tribu enemiga de su reino y quiso sacrificarlo ante su dios. Cuando lo preparaban para el ritual, vieron que le faltaba un dedo del pie y decidieron que no era digno de ser ejecutado para su divinidad al estar incompleto, dejándolo en libertad. El rey ahora entendía las palabras del consejero y pensó: " ¡Qué bueno que haya perdido el dedo del pie, de lo contrario ya estaría muerto!". Mandó a llamar al consejero y le preguntó porqué dijo " ¡qué bueno..." cuando fue despedido. El consejero respondió: "Si no me hubieses despedido, habría estado contigo cuando fuiste capturado y como a ti te habrían rechazado, a mi me hubieran sacrificado". La vida es como un laberinto con muchos caminos por tomar. Podemos estrellarnos contra las paredes cuando las circunstancias son difíciles. Pero hay que tomar una actitud como la del consejero de la historia: Positiva y de desapego. Nada ganamos angustiándonos, preocupándonos y torturándonos con los problemas. Para cualquier dificultad en la vida existe una razón que muchas veces escapa a nuestra perspectiva y no entendemos en el momento. No podemos entender el porqué de todas las paredes del laberinto; a menos que nos elevemos y veamos la figura completa. La vida es un aprendizaje permanente: Todo estudiante recibe primero la lección y luego el problema por resolver. En la vida real es al revés: Primero nos dejan problemas para resolver y luego debemos deducir la lección. De la misma manera, así como la tensión durante un examen baja nuestro rendimiento, la vida nos prueba que la mejor forma de rendir bien es con desapego y buena actitud. ¿Por qué es tan difícil enfrentar los problemas con una actitud positiva?. Por la distancia entre el problema y Tú. Imagínate que vas en patines y remolcado por un auto. Si la cuerda está muy corta entre el auto y tú, seguramente no verás con anticipación los baches en la pista y te golpearás. En cambio si la soga larga, verás los baches y podrás esquivarlos. Lo mismo ocurre en la vida: Mientras más distancia tomemos y tengamos más soga entre nosotros y los problemas, podremos tener la libertad para escoger nuestra respuesta y evitar los golpes. El estrés, el trabajo exagerado, la falta de tiempo para descansar, para la familia y para desarrollar actividades espirituales; en suma, el estar desbalanceado, acorta la soga y nos quita libertad para responder. Si llegamos a casa con estrés y nuestro hijo comete una travesura, reaccionamos desproporcionadamente, haciéndole daño a quien más queremos. Cuando estamos tensos en la oficina y un colega nos hace una crítica, explotamos. Así creamos un clima laboral contraproducente y afectamos las relaciones interpersonales. Dedícale tiempo a la persona más importante en tu vida: TU. Alarga la soga ante los problemas, balanceando tu vida. Así, la próxima vez que te enfrentes a una dificultad, podrás decir como consejero del rey: " !Qué bueno! "

Aprendí


-a los 5 años que a los pececitos dorados no les gustaba la gelatina....
-a los 9 que mi profesora sólo me preguntaba cuando yo no sabía la respuesta.
-a los 10 que era posible estar enamorado de cuatro chicas al mismo tiempo.
-a los 12 que si tenía problemas en la escuela, los tenía más grandes en casa.
-a los 13 que cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería, mi mamá me mandaba a ordenarlo.
-a los 15 que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano, porque mi padre tenía frustraciones mayores y la mano más pesada.
-a los 20 que los grandes problemas siempre empiezan pequeños.
-a los 25 que nunca debía elogiar la comida de mi mamá cuando estaba comiendo algo preparado por mi mujer.
-a los 27 que el titulo obtenido no era la meta soñada.
-a los 28 que se puede hacer, en un instante, algo que te va a hacer doler la cabeza la vida entera.
-a los 33 que a las mujeres les gusta recibir flores, especialmente sin ningún motivo.
-a los 34 que no se cometen muchos errores con la boca cerrada.
-a los 38 que siempre que estoy viajando, quisiera estar en casa; y algunas veces cuando estoy en casa me gustaría estar viajando.
-a los 39 que puedes saber que tu esposa te ama cuando quedan dos croquetas y elige la menor.
-a los 40 que si estás llevando una vida sin fracasos, no estás corriendo los suficientes riesgos.

Luego, al pasar de los años aprendí...
-que puedes hacer a alguien disfrutar el día con solo enviarle una pequeña postal.
-que niños y abuelos son aliados naturales.
-que es absolutamente imposible disfrutar vacaciones sin engordar cinco kilos.
-que es razonable disfrutar del éxito pero que no se debe confiar demasiado en él.
-que no puedo cambiar lo que pasó pero puedo dejarlo atrás.
-que la mayoría de las cosas por las que me he preocupado nunca suceden.
-que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, esperaste demasiado tiempo.
-que nunca se debe ir a la cama sin resolver una pelea.
-que si las cosas van mal, yo no tengo por qué ir con ellas.
-que envejecer es importante.
-que amé menos de lo que hubiera debido.

Y hoy... me doy cuenta que todavía tengo mucho por aprender.
"AMAR ES DAR Y COMPARTIR"
De repente, cuando creí estar solo, me doy cuenta de que hay luz, color y sonido en mi vida, pues cuando recibo mensajes de alguien que se acuerda de mí, me lleno de compañía.

La Mariposa


Un hombre encontró un capullo de una mariposa y se lo llevo a casa para poder ver a la mariposa cuando saliera del capullo. Un día vio que había un pequeño orificio y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por abrirlo más grande y poder salir. El hombre vio que forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño agujero, hasta que llego un momento en el que pareció haber cesado de forcejear, pues aparentemente no progresaba en su intento. Pareció que se había atascado.
Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera corto al lado del agujero para hacerlo más grande y ahí fue que por fin la mariposa pudo salir del capullo. Sin embargo al salir la mariposa tenia el cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas. El hombre continuo observando, pues esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba. Ninguna de las dos situaciones sucedió y la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas... Nunca pudo llegar a volar. Lo que el hombre en su bondad y apuro no entendió, fue que la restricción de la apertura del capullo y la lucha requerida por la mariposa, para salir por el diminuto agujero, era la forma en que la naturaleza forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que estuviesen grandes y fuertes y luego pudiese volar. Libertad y volar solamente podrán llegar luego de la lucha. Al privar a la mariposa de la lucha, también le fue privada su salud y crecimiento.Algunas veces las luchas son lo que necesitamos en la vida. Tenemos que vivir la experiencia consecuente de nuestro error, para poder aprender de ella y del mismo modo, tenemos que dejar que nuestros seres queridos vivan su propia experiencia, para que aprendan de las propias.
Si se nos permitiese progresar por nuestras vidas sin obstáculos, nos convertiríamos en inválidos. No podríamos crecer y ser tan fuertes como podríamos haberlo sido. Cuantas veces hemos querido tomar el camino corto para salir y sacar personas queridas de dificultades, tomando esas tijeras y recortando el esfuerzo para poder ser libres. Necesitamos recordar que nunca recibimos más de lo que podemos soportar, y que a través de nuestros esfuerzos y caídas, somos fortalecidos, así como el oro es refinado con el fuego. Nunca permitamos que las cosas que no podemos tener, o que no tenemos, o que no debemos tener, interrumpan nuestro gozo de las cosas que tenemos y podemos tener. No pensemos ni nos enfoquemos en lo que no tenemos, disfrutemos cada instante de cada día por lo que tenemos y nos ha sido dado.

Las grietas de la tinaja


Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaba a los extremos de un palo que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, y cuando llegaba a su destino sólo contenía la mitad del agua; la otra era perfecta, y conservaba toda el agua
después del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón. Durante dos años completos esto fue así diariamente. Desde luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines por los que había sido creada.

La pobre vasija agrietada, por el contrario, estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque sólo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía era su obligación.
Después de dos años, la vasija quebrada habló al aguador, diciéndole así: "Estoy avergonzada y quiero disculparme contigo, pues, debido a mis grietas sólo puedes entregar la mitad de mi carga y sólo obtienes la mitad del valor que deberías recibir.” El aguador, respondió compasivamente:
"Cuando regresemos a casa, quiero que notes las bellísimas flores que crecen a todo lo largo del camino." Así lo hizo la tinaja. Y, en efecto, vio muchísimas flores hermosas, pero aún se sentía apenada porque, al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar. El aguador le dijo entonces: "¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas, y todos los días las has regado, y por dos años he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Maestro. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza." Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Somos vasijas agrietadas. Debemos saber que es posible aprovechar las grietas para obtener buenos resultados. Reconozcámoslas cuanto antes para aprovecharlas al máximo. No olvides que nadie es perfecto.

Cortesía de HUMANNET, e-mail: humannet@cantv.net

Receta - Pan de Jamón



Ingredientes: 1 1/2 Kilos de harina de trigo 2 cucharadas de levadura fresca (en granos o en pasta) 200 gramos de mantequilla o margarina 3 huevos de gallina 200 gramos de azucar 1/2 litro de leche (de vaca) 400 gramos de tocineta ahumada 1 kilo de jamon (pierna, espalda o ahumado) 200 gramos de pasas 200 gramos de aceitunas sin semillas 150 gramos de papelon o panela Procedimiento: En una taza de agua eche dos cucharadas de levadura fresca. Dejela reposar durante cuatro minutos. Entibie la leche, agreguele la sal y el azucar. Coloque sobre una mesa 1 kilo de harina en forma de volcan, agregue la levadura crecida y mezcle con la mano. Añada dos huevos enteros, la mantequilla y poco a poco la leche hasta que la masa se haya homogeneizado; en caso de que este muy aguada para eso es el otro medio kilo de harina que le dije al principio que reservara. Deje reposar la pelota de masa por 35 minutos en un sitio tibio. Corte las aceitunas en rueditas. Ponga a remojar las pasas. Ponga la tocineta y el jamon en un plato en forma ordenada, para que se vaya viendo bonita la cosa. Supongamos que ya pasaron los 35 minutos y procedemos a hacer el pan propiamente dicho, despues de darnos cuenta de que no hay rodillo en la casa y hay que salir corriendo a buscarlo por todo el vecindario. Divida la masa en dos partes y estirela con el rodillo hasta formar un rectangulo; sobre ese rectangulo esparza el jamon y la tocineta hasta cubrirlo completamente de forma de que aunque queramos no podamos ver ni un pedacito de masa. Pongale las pasas y las aceitunas. Si es para venderlo pongale poco, pero si es por placer y para quedar bien con su familia pongale muchisimo. Enrolle el rectangulo de alla para aca, hasta formar un rollo que mas tarde sera un pan. Con los dedos aplate ambas puntas para que no se derrame el contenido. Guarde un pedazo de masa para decorar. Deje reposar el pan crudo durante 30 minutos antes de meterlo al horno, el cual hemos calentado ya a 250 grados. Cuando el pan lleve en el horno 20 minutos, saquelo y proceda a pintarlo con papelon rayado al cual hemos agregado un huevo entero. El pan estara listo en una hora y pico aproximadamente, pero recuerde, el tiempo se lo da la logica (no dejarlo quemar). Con esta receta salen aproximadamente 3 panes. No deje que se lo cuenten. Hagalo. Y Feliz Navidad aunque usted lea esto cualquier dia del año.

Receta - LA HALLACA


HALLACA - PLATO TIPICO NAVIDEÑO DE VENEZUELA (SEGUN RECETA DE ARMANDO SCANNONE) Ingredientes: (60 hallacas) Para el guiso: 200 gramos de masa de maíz 3 kilos de pernil de cochino 2 gallinas, unos 4 kilos 3 limones 1 taza de aceite 1 1/2 kilos de cebolla molida gruesa 400 gramos de lo blanco de ajo porro picadito 200 gramos de lo blanco de cebollin en rueditas 3/4 de taza de dientes de ajo triturados con 1/2 taza de alcaparras pequeñas en 1/2 taza del caldo donde se cocinan las gallinas 1 kilogramo de pimenton rojo, molido sin semillas 2 kilogramos de tomate molido, sin piel y sin semillas 4 ajies dulces picaditos 30 gotas de salsa picante 1 frasco de 270 gramos de encurtidos en mostaza triturados 2 tazas de vino dulce tipo Moscatel 1 taza de vinagre 2/3 de taza, de salsa inglesa 550 gramos de papelón 1 1/2 cucharada de pimenton rojo seco molido 1 cucharada de pimienta negra molida 5 cucharadas de sal 2 tazas de caldo donde se cocinan las gallinas 3/4 de taza de mostaza. Ingredientes para la masa: 5 tazas de manteca de cochino 5 kilogramos de masa de maíz 3 tazas del caldo donde se cocinaron las gallinas 5 cucharadas de sal 6 cucharadas de semilla de onoto. Otros Ingredientes (adornos): 1 kilogramo de pimentones rojos 3 cucharadas de aceite 1/2 kilogramo de tocino 150 gramos de almendras 1/2 kilogramo de cebollas mas bien pequeñas 2/3 de taza de alcaparras pequeñas 2 1/2 tazas de aceitunas 2 1/4 tazas de pasas sin semillas 1/2 taza de encurtidos en vinagre picaditos. Otros Ingredientes (envoltura): 7 kilos de hojas de cambur para hallacas 1 taza de manteca de cochino coloreada con onoto pabilo para amarrar las hallacas agua y sal para cocinarlas. Preparado: PREPARACION del Guiso: Se limpia el cochino. Se frota con limon. Se enjuaga bajo agua corriente y se pone al fuego conjuntamente con el tocino que se va a usar como adorno, con suficiente agua que los cubra. Se lleva a un hervor y se cocina de 7 a 8 minutos. El cochino debe quedar rosado. Se apaga el fuego. Se deja enfriar, se aparta el tocino. El cochino se corta en pedazos de unos 3 centimetros, quitandole la grasa o cualquier otra parte desechable que todavia tenga. Se pone aparte. Se desecha el liquido. Se limpian las gallinas. Se frotan con limon y se lavan bien. Se pone cada gallina en una olla de presion grande con 4 a 5 tazas de agua. Se llevan a un hervor y se cocinan por 35 minutos o hasta que ablanden, pero no demasiado. Se apaga el fuego. Se deja reposar unos 10 minutos. Se sacan de la olla y se dejan enfriar. Se les elimina la piel. La carne se corta o desmenuza en pedazos. El caldo que resulta del cocimiento de las gallinas se deja enfriar y se guarda en la nevera para usarlo en la PREPARACION del guiso y de la masa. En una olla grande preferiblemente de acero inoxidable, se ponen el aceite, la cebolla, el ajo porro, el cebollin, y el ajo triturado con las alcaparras. Se lleva todo a un hervor y se cocina por unos 15 minutos, hasta marchitar. Se agregan el pimenton, el tomate, el aji dulce, la salsa picante, los encurtidos, el vino, el vinagre, la salsa inglesa, el papelon, el pimenton seco, el aji seco, la pimienta, la sal, las 2 tazas de caldo y la mostaza. Se lleva a un hervor y se cocina por unos 10 minutos. Se agrega el cochino. Se lleva a un hervor y se cocina por unos 40 minutos. Se agrega la gallina. Se lleva a un hervor y se cocina de 30 a 40 minutos, revolviendo de vez en cuando. Se corrige la sazon, que debe ser muy fuerte. Se tritura finamente la masa con 1 1/2 taza de caldo y se agrega a la olla, para engruesar o cuajar el guiso. Se baja del fuego y revolviendo suavemente, se cocina a fuego lento por 30 minutos mas o hasta que el guiso espese, quedando con poco liquido sobre la superficie, de 1 a 2 centimetros. Se tapa la olla con un paqo no muy tupido y sin que quede demasiado tapado se deja enfriar en un lugar fresco hasta el dia siguiente, cuando se van a llenar las hallacas. PREPARACION de la masa: En un caldero se pone parte de la manteca, unas 2 tazas, con el onoto, se lleva a un hervor, se cocina brevemente y se apaga. Se eliminan los granos de onoto. Esa manteca se va a usar para colorear la masa para engrasar las hojas. En una mesa o tabla se pone la masa y se le incorporan, la manteca, unas 3 tazas sin colorear y 1 taza coloreada y la sal. Todo se une y amasa muy bien. Se pasa por la maquina de moler para obtener una masa bien unida y compacta. Posteriormente se le incorpora el caldo de gallina, unas 3 tazas, y se amasa nuevamente, muy bien, hasta que quede suave y compacta. Se pone en una bandeja grande y se tapa con un paqo humedo. PREPARACION de los adornos: Se precalienta el horno a 350 grados. Se untan los pimentones con el aceite. Se meten en el horno y se hornean por 50 minutos o hasta que comiencen a dorar. Se sacan del horno. Se colocan sobre un paño humedo. Se envuelven y al enfriar se les quita la piel y las semillas y se cortan en tiritas de 1 centimetro de ancho. El tocino, ya cocido, se corta en tiritas delgadas de 4 a 5 centimetros de largo. Se quita la piel a las almendras. Se pelan las cebollas. Se cortan en ruedas delgadas. Las alcaparras y aceitunas se escurren. Los encurtidos se escurren y se cortan en pedazos pequeños. Todos los adornos se ponen separados, aparte. PREPARACION de las hojas y confeccion de las hallacas: Se pican las hojas clasificandolas en tres grupos de acuerdo al tamaño. Las de unos 40 x 30 centimetros se usaran para la parte inferior y tambien, sin masa, para hacer a la hallaca una envoltura de proteccion contra el agua. Las de unos 20 x 25 centimetros para la parte superior o tapas y las de unos 10 a 15 centimetros de ancho por el largo que da la hoja transversalmente, para las fajas o envoltura final de las hallacas. Las hojas deben lavarse con agua y secarse bien. Notas: 1. Las hojas deben engrasarse antes de extenderles la masa, para ello se usa la manteca coloreada con onoto, con un pañito que se moja en la manteca. Las fajas o cubiertas finales no se engrasan. 2. Se pone una hoja ya engrasada sobre una mesa. En el centro se le coloca una bola de masa de unos 5 a 7 centimetros de diametro y encima un pedazo de plastico grueso y mas o menos del tamaño de la hoja. Se aplasta fuertemente con una tabla como las usadas en cocina y al hacer presion con las palmas de las manos se le da a la tabla un pequeño movimiento circular hacia cada lado para que la masa quede muy delgada. Igual se hace con las tapas pero usando menos masa. Las hojas con masa se van colocando aparte. 3. Sin esperar mucho, se pone una hoja con masa sobre un plato llano, y con un cucharon pequeño se vierte en el centro de la masa alrededor de 1/2 taza de guiso ya frio. Encima se colocan los adornos: 3 ruedas de cebolla, 2 tiritas de pimenton, 2 tiritas de tocino, 2 aceitunas, 2 almendras, 4 a 6 alcaparras, 6 a 8 pasas y 4 a 6 pedacitos de encurtidos en vinagre. 4. Se tapa con una hoja mas pequeña tambien con masa. Con los dedos se presiona por las orillas del relleno para pegar las dos capas de masa. Se doblan sucesivamente los dos lados de la hoja hacia arriba y los dos extremos tambien hacia arriba. Se envuelve nuevamente con la hoja grande, sin masa, y luego se envuelven con una faja. Se aprieta con cuidado y se amarra con pabilo cruzandolo 3 veces en cada direccion. Se debe terminar siempre en el centro para que el amarrado quede mas seguro. Si alguna de las hojas se rompe debe protegerse la hallaca con otra hoja extra antes de ponerle la faja y amarrarla, con el objeto que no le entre agua al cocinarla. Se meten con cuidado en una olla con agua hirviendo con sal de manera que queden cubiertas. Se les colocan por encima unos pedazos de hoja para mantenerlas sumergidas, se tapa la olla, se lleva nuevamente a un hervor y se hierven tapadas durante 1 hora. Se sacan y se colocan sobre una mesa, ligeramente inclinadas para que escurra! ! n. Se dejan enfriar bien y se meten en la nevera donde se conservan hasta por 4 semanas, sin embargo despues de la tercera semana adquiere mucho sabor de la hoja. 5. Cuando se van a servir, se calientan previamente en agua hirviendo con sal o en el horno envuelta cada una en papel de aluminio. Para servirlas, se desatan, se les quita la faja y la camisa, se colocan en una tabla con las puntas dobladas hacia abajo y se cortan las hojas por los bordes con una hojilla. Se elimina el pedazo de hoja cortado y se dejan sobre el resto de la hoja en cada plato que va a la mesa. Para preparar el plato navideño sin problemas: Es dificil economizar tiempo y trabajo cuando de hallacas se trata. Algunos cocinan el alijo con anticipacion y lo congelan.Cuando van a hacer las hallacas, lo llevan al fuego hasta hervir y continúan la elaboracion del guiso agregando las carnes ya semicocinadas, hasta terminar. Los adornos pueden prepararse el dia anterior. Asimismo la masa, condimentada o no, guardándola en la nevera cubierta con un paño humedo, siendo recomendable pasarla por la maquina de moler maíz antes de hacer las hallacas. Las carnes deben cortarse en trozos no muy pequeños y semi-cocinarlas antes de agregarlas al guiso. Deben quedar rosadas para que no se desbaraten durante la PREPARACION del guiso, que despues de agregado el cuajo, debe revolverse, para evitar que se pegue y probarse con regularidad, recordando que su sazon final debe ser fuerte. Para cocinar el guiso lo mejor es usar ollas de acero inoxidable. No debe meterse en la nevera antes de que haya enfriado para evitar que se descomponga y se ponga "piche".

La Vida


La vida no es más que un viaje por tren repleto de embarques y desembarques, salpicado de accidentes, sorpresas agradables en algunos embarques y profundas tristezas en otros.
Al nacer, nos subimos al tren y nos encontramos con algunas personas las cuales creemos que siempre estarán con nosotros en este viaje: nuestros padres. Lamentablemente la verdad es otra. Ellos se bajarán en alguna estación dejándonos huérfanos de su cariño, amistad y su compañía irreemplazables. No obstante esto no impide que se suban otras personas que serán muy especiales para nosotros. Llegan nuestros hermanos, amigos y esos amores maravillosos.
De las personas que toman este tren habrá también los que lo hagan como un simple paseo;
otros que encontrarán solamente tristeza en el viaje... y habrá otros que, circulando por el tren, estarán siempre listos para ayudar a quien lo necesite.
Muchos, al bajar, dejan una añoranza permanente. Otros pasan tan desapercibidos que ni siquiera nos damos cuenta que desocuparon el asiento.
Es curioso constatar que algunos pasajeros, quienes nos son más queridos, se acomodan en vagones distintos al nuestro. Por lo tanto se nos obliga a efectuar el trayecto separados de ellos. Desde luego no se nos impide que durante el viaje recorramos con dificultad nuestro vagón y lleguemos hasta ellos pero lamentablemente ya no podremos sentarnos a su lado pues habrá otra persona ocupando el asiento. No importa, el viaje se hace de este modo, lleno de desafíos, sueños, fantasías, esperas y despedidas... pero jamás de regresos.
Entonces, hagamos este viaje de la mejor manera posible. Tratemos de relacionarnos bien con todos los pasajeros buscando en cada uno lo mejor de ellos. Recordemos siempre que en algún momento del trayecto, ellos podrán titubear y probablemente precisaremos entenderlos y otras tantas, nosotros también titubearemos, y habrá alguien que nos comprenda.
El gran misterio, al fin, es que no sabremos jamás en qué estación bajaremos, mucho menos dónde bajarán nuestros compañeros, ni siquiera el que está sentado en el asiento de al lado.
Me quedo pensando si cuando baje del tren, sentiré nostalgia... Creo que sí. Separarme de algunos amigos de los que hice en el viaje será doloroso. Pero me aferro a la esperanza de que, en algún momento, llegaré a la estación principal y tendré la gran emoción de verlos llegar con un equipaje que no tenían cuando embarcaron.
Lo que me hará feliz, será pensar que colaboré conque el equipaje creciera y se hiciera valioso.

La tristeza


Quizás la tristeza no sea sino otro nombre de la lucidez, aquella que nos permite apreciar la realidad alejando cualquier idealización piadosa o engañosa.
Pero, por otro lado, sabemos que demasiada realidad no es buena porque endurece el alma. Encanto y desencanto, apertura y cierre, pertenecen al ámbito del alma y no al de la exactitud; al reino del corazón y no de la razón.
Quizás una ciudad, una persona encantadora, sea aquella capaz de vencer las redes de la tristeza y la desgracia... seducir a pesar de todo... hacerse amar... o hacerse amable para que se la pueda querer.
Sin embargo, no advierto una contraposición unilateral entre conocimiento y amor, entre sujeto cognitivo y sentimental; no sé con qué llaves se abren las puertas del encanto y de la gracia, el camino hacia el conocimiento cordial, pues, como dije antes, su llegada y despedida son un misterio inefable.
Sólo intuyo que el encanto es un don celso y tiende a concentrarse solo en ciertos paisajes y en ciertas personas; y también sé que el cariño, a veces, se muestra mejor en la distancia, en el lugar donde el paisaje o la persona tengan que estar... cuando se sabe que están, sin decirlo...
Anónimo