mover

mover

lunes, 5 de septiembre de 2011

Golpe bajo


Por: Carolina Jaimes Branger - @cjaimes - "El fanatismo político tiene los límites aún más lejos de lo que jamás pensé" - El 31 de agosto me sucedió algo que jamás pensé que alguien tendría la bajeza de hacer: burlarse de mi hija, una niña discapacitada, para atacarme a mí. El agresor, un tuitero que se autodefine como "ex funcionario Cepal-ONU, espec. en detectar fraudes económico-políticos. Perseguido x Neolib-fascismo y Concertación. Francotirador castro-chavista no remunerado" (sic). Desde el lunes 29 en la noche, el susodicho comenzó a enviar tuits apoyando a Mario Silva y Jorge Amorín, quienes dedicaron buena parte del programa La Hojilla para leer, comentar y criticar mi artículo de ese día. Como yo celebro la diversidad, hasta retuiteé algunos de sus comentarios. El martes 30 siguió compulsivamente enviando tuits. Parecía un disco rayado. Me acusaba de ser "Disney", según él un pecado mortal, porque Walt Disney era de la CIA y representante del macarthismo. El miércoles 31 y quizás desesperado porque no lograba sacarme de mis casillas, colgó en Twitter el link de un video con el que participamos mi hija y yo en un concurso de Savoy y se burló. Le respondí de inmediato llamándolo "cobarde" y él respondió llamándome "histérica". Histérica no, pero sí una leona a la hora de defender a mis hijas. Y más si a quien tengo que defender es a quien su condición le impide hacerlo por sí misma. Dicen que la gente mala es cobarde. Lo constaté de primera mano cuando el tuitero, en vez de reconocer que había tenido una infeliz iniciativa, insultó a diestra y siniestra a quienes intervinieron para defenderme. Final y tristemente alegó que él había querido "ironizar" sobre mi video de Savoy, pero no lo había visto. ¿Cómo puede ironizar sobre algo que desconoce? Después me acusó de hacerme la víctima, una "muy vieja y boba" táctica fascista. Yo soy una persona frontal que dice y escribe lo que piensa. No espero -ni quiero- que todos piensen como yo. Confronto las ideas en base a argumentaciones. Por eso espero que se me trate de la misma manera. Y este fue un golpe bajo, muy bajo, el más bajo de todos. Así sería que en La Hojilla aclararon que nada tenían que ver con eso y que no conocían al tuitero. Por cierto, éste borró todos los tuits que tenían que ver con el caso. Cuánto lamento que el debate político lleve a ciertas personas a usar como argumento lo peor que puede pasarle a una madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su Comentario