mover

mover

viernes, 6 de agosto de 2010

Entrega de la soberanía petrolera


Por: Carlos Olivares - A fines de agosto de 1975, o sea hace 35 años, Venezuela tomó la decisión soberana de reservar para el Estado la industria y el comercio de los hidrocarburos. Para manejar esta actividad se creó a Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) como casa matriz de varias filiales operadoras. En esa fecha, gracias a los acuerdos entre el Colegio de Ingenieros de Venezuela y las empresas transnacionales, en toda nuestra industria petrolera solo laboraban 200 trabajadores extranjeros. Los primeros años estuvieron dirigidos a incrementar las reservas de petróleo, cambio del patrón de refinación para optimizar el rendimiento de los crudos venezolanos, fortalecer el adiestramiento, la investigación y la comercialización. En1983 se inició la estrategia de internacionalización para asegurar la colocación de nuestros crudos pesados, adquiriéndose total o parcialmente 17 refinerías en el exterior. En los años 90 se inició la estrategia de apertura mediante convenios operativos, exploraciones a riesgo y asociaciones estratégicas, en los que todas las decisiones tenían que contar con la aprobación de PDVSA, aunque ésta fuese socia minoritaria. Se desarrolló el negocio de la Orimulsión, producto de tecnología venezolana. Se crearon las filiales INTEVEP para la investigación, CIED para la educación y Palmaven para la responsabilidad social. En el año 2001 PDVSA era jerarquizada como la segunda empresa petrolera del mundo, caracterizándose por el respeto a la meritocracia y la no politización de sus cuadros. PDVSA elaboraba el Plan de Negocios siguiendo los lineamientos del Ministerio de Energía y sometía a la consideración de este ministerio el plan anual, el presupuesto y los resultados obtenidos. En el caso de las Asociaciones Estratégicas de la Faja Petrolífera del Orinoco de las exploraciones a riesgo, las mismas fueron aprobadas por el Congreso Nacional. A partir del 2003, Venezuela empezó a perder o a entregar soberanía sobre su petróleo, al tomar decisiones que favorecen a otros países en detrimento del nuestro; igualmente hemos perdido soberanía por el manejo inadecuado de las operaciones de exploración, extracción, refinación y comercialización, así como por contrataciones desfavorables realizadas por PDVSA, lo cual genera menos aportes al fisco, obligando al país a endeudarse y a posponer los planes de desarrollo. A lo anterior es necesario agregar la pérdida de reputación de PDVSA por el incumplimiento de convenios y por la corrupción imperante que va mucho más allá del caso del maletín con dólares enviados por PDVSA para la campaña electoral argentina. Sin duda, el régimen socialista marxista, o sea comunista, que actualmente rige los destinos de Venezuela destruye los principios y valores de nuestra sociedad y de nuestra principal empresa, entregando o manejando ineficientemente nuestro recurso más valioso, limitando así las posibilidades de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Al despedir valiosos recursos humanos que sumaban 241.000 años de experiencia y destruir nuestros centros de enseñanza y de investigación, el régimen hizo más dependiente a nuestra industria petrolera de las empresas transnacionales.
1-El régimen entregó soberanía cuando despidió ilegalmente a casi 23.000 trabajadores petroleros, muchos sumados motu propio a un paro cívico convocado por todos los partidos políticos, por la CTV y por FEDECAMARAS, y otros excluidos por motivos ideológicos. Por tener prohibición inconstitucional de trabajar en Venezuela, miles de estos trabajadores laboran actualmente en 21 países contribuyendo a elevar la producción y la productividad de sus industrias petroleras.
2-El régimen entregó soberanía cuando para sustituir al personal calificado despedido, contrató iraníes, cubanos y de otras nacionalidades, y cuando designó personal gerencial y directivo incondicional con el proyecto político totalitario.
3-El régimen entregó soberanía cuando permitió que aspectos estratégicos como los estudios de las cuencas, entre ellas la del Golfo de Venezuela, y de las reservas sean del conocimiento de otros países y/o manejados por éstos.
4-El régimen entregó soberanía cuando por falta de pericia permitió la declinación de la producción petrolera, el deterioro de las refinerías y la ocurrencia de frecuentes accidentes de trabajo con lamentable saldo de trabajadores fallecidos y lesionados ( desde el 2003 a la fecha 229 accidentes con saldo de 50 trabajadores fallecidos y 174 lesionados).
5-El régimen entregó soberanía cuando eliminó la producción de Orimulsión, producto de tecnología venezolana apropiado para la generación de electricidad en plantas termoeléctricas.
6-El régimen entregó soberanía cuando dejó perder nuestro mercado de crudos pesados en la costa del Golfo de México, mercado que hoy ocupan Canadá, México y Brasil.
7-El régimen entregó soberanía cuando entregó la Faja Petrolífera del Orinoco a empresas de gobiernos afines al régimen, la mayoría de las cuales carecen de tecnología, de experiencia, de capacidad financiera y de gerencia.
8-El régimen entregó soberanía cuando por el lamentable estado de nuestras refinerías PDVSA debe importar componentes para elaborar la gasolina
9-El régimen entregó soberanía cuando invirtió en la refinería de Cienfuegos, en Cuba, la cual no es rentable. Y cuando ofrece participar en una refinería en Siria para procesar petróleo iraní y argelino, y promete irresponsablemente participar en otras 25 refinerías en otros países sin conexión con la estrategia de desarrollar nuestros recursos.
10- El régimen entregó soberanía cuando por no contar con personal capacitado para operar y no invertir en el mantenimiento de las instalaciones causó daño a nuestros recursos naturales, especialmente en el Lago de Maracaibo.
11-El régimen entregó soberanía cuando sin consultarnos vendió nuestro petróleo a futuro, comprometiendo los recursos que corresponden a las próximas generaciones.
12-El régimen entregó soberanía cuando suministró petróleo a gobiernos considerados afines al régimen en condiciones de financiamiento que representan un regalo.
13-El régimen entregó soberanía cuando contrató gabarras obsoletas de perforación costa afuera con empresas de papel y a precios inflados.
14-El régimen entregó soberanía cuando ayudó a asfaltar calles y carreteras de otros países, mientras en Venezuela proliferan los huecos.
15-El régimen entregó soberanía al aceptar que nuestro petróleo sea canjeado por carne, vaquillas, caraotas, soya, entrenadores deportivos y supuestos médicos.
16-El régimen entregó soberanía cuando vendió petróleo para la reserva estratégica de los Estados Unidos, a través de intermediarios que se lucraron indebidamente.
17-El régimen entregó soberanía cuando a fines del 2009 PDVSA tenía una deuda externa de 21.419 millones de dólares millones de dólares y cuentas por cobrar de 17.490 millones de dólares. Ahora pretende aumentar la deuda en 20.000 millones de dólares con oferta de petróleo a futuro a China, hipotecando las reservas que pertenecen a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos. Además, cuando por carencia de experticia negociadora tiene que enfrentar once litigios ante instancias de arbitraje internacional.
18-El régimen entregó soberanía cuando PDVSA cambió su misión de “Satisfacer las necesidades de energía de la sociedad y crear el máximo valor para la nación venezolana”, por una que permite realizar actividades de producción, procesamiento y comercialización de los bienes y servicios que determinen los intereses políticos del Poder Ejecutivo.
19-El régimen entregó soberanía cuando por corrupción e ineptitud y con asesoramiento cubano, PDVSA permitió que se dañaran miles de toneladas de alimentos importados.
20-El régimen entregó soberanía cuando por corrupción y falta de controles PDVSA adquirió alimentos en el exterior con sobreprecio en competencia desleal con nuestros productores y, además, muchas de esas compras ni siquiera ingresaron al país.
Gente del Petróleo hace un llamado a todos los venezolanos a detener esta entrega de soberanía y la pérdida de oportunidades de negocios. La era del petróleo como principal fuente de energía puede estar por terminar en las próximas décadas, por su sustitución por fuentes alternas y para disminuir el problema del calentamiento global. Por ello, nuestra generación está en la obligación de sacarle el máximo provecho y de invertir los ingresos obtenidos en promover el desarrollo sustentable. Para lograrlo es imperativo un cambio de gobierno y tenemos oportunidad de dar un primer paso este 26 de setiembre. Mientras tanto, Gente del Petróleo invita a dar un gran debate nacional sobre el desarrollo futuro y la administración de nuestras fuentes de energía. Al respecto ponemos a disposición un papel de trabajo que sirva de base para iniciar la discusión. El tiempo apremia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su Comentario