miércoles, 23 de marzo de 2011

Proverbio chino

“Con la mentira suele irse muy lejos,
pero sin esperanzas de volver”.
Antiguo proverbio chino.

Refrán Castellano

Unos dicen lo que saben,
y otros saben lo que dicen.
Unos hacen lo que saben,
y otros saben lo que hacen.
Refrán Castellano

Fray Antonio de Guevara

¡Cuántos en las cortes
tienen oficios preeminentes,
a los cuales en una aldea
no les hicieran alcaldes!
GUEVARA, Fray Antonio de

5 señales de que podrían despedirte


Algunas veces, al prescindir de los servicios de un profesional, éste se reprocha "debí haber visto venir mi salida". Existen señales de advertencia, las cuales evidencian que una empresa podría concluir la relación con su colaborador. Para estar atento a esos indicadores y prevenir escenarios, habría que empezar por decir que hay dos tipos de empleados: el primero es quien tiene identificado por qué es valioso para la empresa y cómo puede lograr adaptarse si se presentara un cambio repentino (como una crisis que pusiera en riesgo su puesto). El segundo es el que pasa la mayor parte del tiempo en el chat, en el teléfono, o cuando hay un problema financiero en la organización dice "eso es algo ajeno a mí", es el dinero de la compañía. "Con esa actitud se demuestra que lo último que haría es ver venir la señal del despido", se indica en el libro Dealing with Problem Employees, cuya autora es Lisa Guerin. "Aunque hay indicadores sutiles -y no tanto- de que la persona está a punto de ser despedida, no hay que dar nada por hecho. Lo primero es saber si no se trata de una estrategia para hacer notar al empleado que su desempeño está decayendo, o que la situación en el negocio va mal por cuestiones económicas. Es importante reunir esa información y para ello hay que hablar del tema con el jefe o buscar contactos que den la mayor información posible", indica la psicóloga del trabajo Patricia González. Fusiones, ajustes de plantilla o una mala relación con los jefes, son causas por las que es posible perder el trabajo. Además, si aparecen problemas financieros en el grupo -como disminución de ventas o llegada de otros competidores- seguramente algunos puestos se verán amenazados, dice Charles-Henri Dumon, autor del libro Los siete secretos de los que nunca están en paro. Para el autor, también hay circunstancias que entran en el ámbito de relaciones personales y no tienen vínculo con la calidad del profesional. "Simplemente a veces no hay química con el jefe o con la gente del equipo. Eso podría hacer que baje la 'popularidad' de la persona y -en cualquier momento- se buscará reemplazarla", detalla González. Aunque en el país se habla de generar entre 450,000 y 500,000 puestos formales en el primer semestre de 2011, según datos de la consultora de recursos humanos Manpower, situaciones como una reorganización de la empresa pueden poner en riesgo el trabajo. ¿Es posible detectar si puedes ser despedido? De acuerdo con Patricia González, estos son algunos de los patrones que podrían 'vaticinar' la salida de un colaborador: 1. Cambio de actitud. Uno de los síntomas notorios es que el jefe comienza a comportarse en forma distinta, y ese indicador se hace más evidente cuando el colaborador lleva una relación muy estrecha y de pronto, en cuestión de poco tiempo, el superior se aísla. El director podría actuar de una manera que no te hace sentir seguro, por ejemplo: se aparece varias veces por el cubículo; habla sobre aquello que la compañía busca de ese puesto y por qué no se han cumplido ciertos objetivos; tiene un repentino interés en 'fiscalizar' los horarios de la persona; evita al colaborador en situaciones como salir a comer (si esto era un patrón común); y tiene -en general- una comunicación más reservada. 2. Siempre ocupado. Otra conducta de 'alerta' es que el jefe cancele una y otra vez las juntas con el colaborador; o bien, que empiece a involucrar en esos encuentros a otra persona que (normalmente) no tendría por qué atender esas reuniones, y le pida a ella o él que aparezca copiada en todos los avances relacionados con un proyecto. "Integrar a un colaborador distinto no siempre es una amenaza total, sin embargo, si el director parece tener más entendimiento con ese tercero, y de repente le pide a él más sugerencias, entonces sí es una gran alerta", indica González. 3. Sin planes inmediatos. El hecho de no hablar en tiempo futuro sobre las responsabilidades y el trabajo del profesionista, es un 'síntoma' de que las cosas no van por buen camino. Si un año atrás, por citar un caso, la persona estuvo trabajando en la entrega de cierto informe, y actualmente no le han solicitado esa información, o pareciera que al jefe le interesa poco no haberse reunido para ver esos pendientes, quizá es que no estén considerando ya a ese colaborador para sacar adelante el trabajo. 4. 'Ley del hielo'. Cada equipo laboral tiene a un (o unos) representante, es decir, aquella persona que tiene 'información privilegiada': va y viene con ella, se encarga de irla comentando entre los conocidos, al estilo del radio pasillo. Si esos datos dejan de llegarte o, incluso, estás siendo excluido de algunas actividades, como invitaciones a cumpleaños, a la fiesta de la oficina o a ver las nuevas instalaciones, quizá no es "que te despedirán de inmediato, pero sí hay una separación clara del resto del equipo, lo cual podría restarte puntos y convertirse en una destitución. 5. El síndrome del 'avión'. Si como profesionista cometiste un error importante y el jefe no hace mención de ello, o cuando te acercas para querer comentarlo te dice "no te preocupes", "no prestes mucha atención", "tú tenías la razón", entonces ¡cuidado! Este signo podría ser la señal de que tu trabajo ya no interesa. "Antes de entrar en pánico y cometer errores que podrían costar el puesto de inmediato, es importante ver estos síntomas como advertencia, y hacer un plan para ver cómo se puede cambiar la actitud para conservar el empleo. Si no hay buena relación con el jefe, hay que buscar empatía en ciertos puntos, y que ese factor no se convierta en un conflicto más grande", menciona Patricia González. Por otra parte, agrega, es fundamental cuidar ciertas reacciones. Si hay un problema que molesta en el trabajo, es inadmisible 'ventilarlo' en las redes sociales: eso puede acelerar un despido. Un ejemplo de esa situación le ocurrió a Dawnmarie Souza, empleada de la American Medical Response de Connecticut, en Estados Unidos, quien tras hacer unos comentarios sobre sus empleadores en Facebook perdió su trabajo. El tema llegó a la asociación National Labor Relations Board, luego de que Souza se quejara del despido. La empresa argumentó que la conducta de ella equivale a "hablar mal" de la compañía, lo que constituye una violación del código que llevan sus trabajadores. Aunque el caso se fue a juicio y ella llegó a un acuerdo con la firma, "es una realidad que las empresas pueden acceder a esos sitios y, aunque legalmente no pudiera despedir, deja un mal precedente en el empleado", explica González.

Del Financiamiento del exterior de las campañas electorales


Por: Virginia Contreras - Las recientes declaraciones de “Eïf Al-Islam”, hijo del dictador libio, Muammar Gaddafi, denunciando el financiamiento por parte de su gobierno de la campaña electoral del otrora candidato, y hoy Presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, levanta nuevamente la discusión respecto a las consecuencias que conlleva el financiamiento por parte de organizaciones, gobiernos y personas extranjeras, de las campañas electorales. Tal circunstancia es un hecho sensible, si consideramos que el tema de las contribuciones extranjeras a estas actividades políticas ha causado serias controversias en el pasado, en donde se han involucrado gobiernos y candidatos presidenciales, como el caso del Presidente Collor de Melo, de Brasil, o el famoso proceso judicial 8000 cuyo objetivo fue el de investigar al entonces Presidente de Colombia, Ernesto Samper, acusado de recibir dinero por parte de reconocidos narcotraficantes del Cartel de Cali, con el fin de financiar su campaña electoral. Incluso, curiosamente, una semana antes de que se produjeran los terribles sucesos naturales en Japón, el ministro de Relaciones Exteriores japonés, Seiji Maehara, renunciaba a su cargo, después de admitir que había recibido donaciones económicas de una ciudadana extranjera, hecho prohibido expresamente en ese país. Respecto a las acusaciones del heredero Gaddafi, éste solicitaba iracundo: "Que (Sarkozy) devuelva el dinero al pueblo libio, para el que se le acordó una ayuda para que obrara en favor del pueblo libio, pero nos decepcionó". Esta circunstancia viene a aclarar el misterio respecto a las amenazas proferidas días antes por el denunciante, en donde advertía de “un secreto que le costaría la salida del poder al Presidente Sarkozy”. Ciertas o falsas estas acusaciones, -rechazadas de plano por el gobierno francés-, las mismas no han sido óbice para que éste respaldara enérgicamente todas las medidas tomadas por las Naciones Unidas en contra del país petrolero, formando parte, junto con Los Estados Unidos y la Gran Bretaña, de la coalición militar organizada para garantizar el cumplimiento de la Resolución 1973 dictada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en defensa de la sociedad libia. Pero fuera de la crisis en este país, el tema que nos ocupa va más allá, al verificar cómo un gobierno, como el de Libia, - indistintamente de la organización política allí existente, la cual niega rotundamente la categoría de jefe de Estado de Gaddafi- reconoce tan campante la contribución económica a un candidato presidencial extranjero, a fin de que éste “obrara en favor del pueblo libio”. Más claro, imposible. Hablar de Francia implica reconocer toda una tradición en materia de campañas electorales, toda vez que fue esta República, quien en 1914, innovó respecto al establecimiento de financiamiento de los partidos políticos mediante contribuciones públicas, ejemplo que fue asimilado por todas las democracias europeas, después de la segunda guerra mundial. Señalamos esto, porque a diferencia de lo que piensa la familia Gaddafi, en Francia las contribuciones de personas físicas extranjeras (siendo que el propio líder libio se declara un simple ciudadano), son admitidas sin ningún tipo de restricciones, más allá que las exigidas para cualquier francés. La pretendida amistad que el presidente Hugo Chávez ha tratado de demostrar al líder libio, nos hace hurgar en la memoria para trasladarnos a Venezuela, haciendo un símil de lo narrado, con la bochornosa situación en la cual el gobierno bolivariano se vio envuelto cuando el mundo descubrió las abultadas contribuciones económicas que el Banco Español, “Bilbao-Vizcaya” (BBV), hiciera en 1998 al entonces candidato presidencial, Hugo Chávez. Terminado el proceso judicial en contra de algunos directivos de la referida entidad bancaria, por falseamiento de información bancaria y uso de los depósitos del Banco para actividades no autorizadas, -y en donde fueran condenados ciertos ejecutivos en España-, en 2002 se inicia un nuevo proceso judicial en contra de Emilio Ybarra, ex copresidente del “BBV-Banco Provincial de Venezuela”; Pedro Luis Uriarte, ex consejero delegado de la entidad; Gervasio Collar y Domingo Ampuero, antiguos vicepresidentes del banco; y Luis Bastida, ex director financiero, ahora acusados por la Audiencia Nacional de España como presuntos autores de un delito continuado de “falseamiento de las cuentas anuales”, cuyos cargos, entre otros, se refieren al “financiamiento ilegal de 525.586 dólares para la campaña del candidato presidencial Hugo Chávez a las elecciones de Venezuela de 1998; así como al partido político, “Movimiento V República”, con un millón de dólares, a la Asamblea Constituyente de 1990”. Debemos destacar que, a diferencia de la legislación francesa, en Venezuela el financiamiento a los partidos políticos, por parte de organizaciones, o personas extranjeras, se encuentra absolutamente prohibido. En efecto, tal y como lo establecen los ordinales 4° y 5° del artículo 25 de la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones, vigente en Venezuela para la época de recepción de los fondos ilegales, los partidos políticos están impedidos de aceptar donaciones de las compañías extranjeras, o con casa matriz en el extranjero; de empresas concesionarias de obras públicas o de cualquier servicio de bienes propiedad del estado; y de Estados extranjeros y/o de organizaciones políticas extranjeras. En tal virtud las organizaciones políticas se encuentran en el deber de llevar su contabilidad en donde consten sus ingresos e inversión de sus recursos. Tanto así, que de acuerdo a la Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política, modificada en 1998, se establece la pena de dos a tres años de prisión para "El responsable de los partidos políticos o grupos de electores, así como el candidato que reciba contribuciones o financiamiento de forma anónima y el candidato que oculte información o suministre datos falsos al Consejo Nacional Electoral sobre su gasto de campaña". Esta no ha sido la única contribución irregular a la campaña del Presidente Chávez. Tan solo el pasado año, el conocido narcotraficante Walid Makled, considerado uno de los más importantes capos de la droga por parte del gobierno de los Estados Unidos, y detenido actualmente en Colombia, denunció públicamente haber financiado con “al menos 2 millones de dólares”, la campaña pro referendo del presidente venezolano. De igual forma, tal y como fue referido por las autoridades encargadas de verificar la autenticidad de la información extraída de las computadoras del conocido comandante guerrillero Raúl Reyes (FARC), asesinado en marzo de 2008 en territorio ecuatoriano, la organización guerrillera “FARC” habría contribuido con cierta cantidad de dólares a la campaña presidencial de Hugo Chávez en 1998. Pero no sólo el gobierno revolucionario se ha visto involucrado en hechos dudosos, de recepción de fondos, por cuanto que igualmente ha sido denunciado en distintas oportunidades de interferir en los asuntos internos de otros gobiernos, mediante el financiamiento de sus respectivas campañas electorales. En este sentido ha sido pública la información facilitada por la conocida organización “Wikileaks”, de acuerdo a datos contenidos en el cable #153018, enviado en 2008, y firmado por Robert J. Callahan, embajador de los Estados Unidos en Nicaragua, transmitido confidencialmente al Departamento de Estado, E.E.U.U., en donde señalaba que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, habría recibido financiamiento de las redes internacionales del narcotráfico, así como del presidente venezolano Hugo Chávez. Igualmente, “Wikileaks” hace referencia al caso de “Paraguay”, el cual, de acuerdo a cable confidencial remitido por el embajador de ese país al Departamento de Estado, de los Estados Unidos, se manejaban serios rumores de que el candidato y actual presidente, Fernando Lugo, en 2007, “recibió una oferta de financiamiento para su campaña electoral de parte de la embajada de Venezuela en la Asunción, y de que éste habría manifestado su interés en contar con ella”. De igual forma, el diario “Correo”, del Perú, durante la pasada campaña presidencial en ese país, reveló que la esposa del candidato Ollanta Humala recibía 36 mil dólares anuales del diario venezolano “The Daily Journal”, advirtiendo que tal periódico en inglés, antes independiente, se había convertido en afecto al régimen de Hugo Chávez luego de ser adquirido por Julio Augusto López, de origen peruano, quien contribuyó a la campaña presidencial de Humala. Otro sonado caso que podemos mencionar, se refiere al conocido bajo el nombre del “Maletinazo”, o “Valijagate”, en donde al venezolano-americano Guido Antonini Wilson, le fuera decomisado por las autoridades aeroportuarias argentinas, un maletín contentivo de 790.550 dólares, presuntamente como un aporte del presidente de Venezuela para financiar a la candidata presidencial Cristina Kirchner, en la contienda electoral Argentina. Son muchas otras las denuncias que se han visto respecto al financiamiento de campañas electorales por parte del gobierno venezolano a candidatos de países como Bolivia, Ecuador, y hasta Colombia, entre otros. No obstante, los ejemplos antes señalados son suficientemente claros, particularmente el caso español, como para reconocer que indistintamente de la dificultad de demostrar fehacientemente la responsabilidad en todos los otros casos, en lo que respecta al Banco Bilbao Vizcaya-Provincial, los delitos imputados a sus directivos en donde se vinculaba la contribución al gobierno de Venezuela, no dejaron ninguna duda respecto a la responsabilidad de éste. Paradójicamente, en Venezuela estos casos no han tenido la relevancia suficiente para originar una acción contundente en contra de las autoridades venezolanas involucradas. La falta de memoria de los venezolanos ha sido tal, que el pasado año un grupo de militantes del partido oficialista, “PSUV”, armados con el mayor cinismo y obviando los graves hechos en donde el presidente de la República, y presidente de dicha agrupación política, ha sido involucrado, acudió ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) “para solicitar una investigación sobre los orígenes del financiamiento que reciben los partidos que integran la contrarrevolucionaria Mesa de Unidad Democrática (MUD)”. Dentro de la denuncia facilitada a la presidenta del organismo electoral, los visitantes hicieron mención, como posibles donantes de “los fondos ilegales” a la MUD, al “Banco Federal”, a la empresa “Polar”, a la “CIA” y a la organización civil Norteamericana “National Endowment for Democracy” (NED). Esta situación, de descaro ante la contundente realidad, llegó a tal nivel, que el dirigente y diputado electo por el PSUV, Freddy Bernal, advertía en aquella oportunidad respecto al interés del partido de gobierno, de “impulsar en la Asamblea Nacional una ley para regular el aporte financiero de organismos extranjeros a las campañas electorales, para evitar estas graves situaciones”. En este sentido, el partido “PPT”, introdujo en mayo pasado, ante la Asamblea Nacional, un “Proyecto de Ley de Financiamiento de Campañas Electorales”, el cual fue aprobado por unanimidad en primera discusión, remitiéndosele a la Comisión de Política Interior para la elaboración del informe para la segunda discusión. Como hemos indicado en otras oportunidades, la falta de transparencia en las condiciones electorales por parte del organismo electoral, así como la poca importancia que dicha situación parece significar para la oposición venezolana, son elementos que hacen presumir la posibilidad- bastante real- de que para los comicios presidenciales de 2012, los resultados pueden ser poco alentadores. Si a esto le unimos la manera como las autoridades del Estado, obedientes del mandatario venezolano, han permitido la violación de prácticamente todos los derechos civiles, políticos y económicos de los venezolanos, los augurios resultan poco menos que dramáticos. Basta con mencionar la novísima “Ley de Soberanía Nacional y Autodeterminación”, la cual limita la actuación de las organizaciones no gubernamentales en el país, eliminando su fuente mayor de financiamiento, para vislumbrar lo que puede significar la Ley que regule el financiamiento de las campañas electorales, aún cuando bajo su contenido se trate de incentivar al colectivo a su apoyo, contemplando la contribución con fondos públicos para las campañas electorales de los partidos políticos. La responsabilidad de resguardar nuestra soberanía es una obligación que le corresponde a todos los venezolanos; pero es innegable que aquellos que han sido honrados con la representación ante las instituciones del Estado, como los diputados del ala democrática ante la Asamblea Nacional, poseen la capacidad suficiente para evitar una hecatombe electoral, por falta de las garantías de imparcialidad, objetividad y transparencia en el proceso electoral venezolano. De nada nos sirve que pasadas las elecciones presidenciales, los líderes opositores nos señalen una vez más, que “obtuvimos mayor número de votos”, si con ello igualmente perdemos la oportunidad de enrumbar al país hacia el camino democrático que todos nos merecemos. ¿Qué será necesario hacer para que actúen?

de La Rochefoucauld

Pocos hay tan diestros,
que sepan preferir el útil vituperio
a la peligrosa alabanza.
François de La Rochefoucauld,

Invasión comunista cubana en Venezuela


Magda Mascioli G. - El régimen en Venezuela promueve la invasión comunista cubana Y ENTREGA LA SOBERANÍA DE NUESTRO PAIS.
************
Base de datos manejadas por los cubanos Ilustración de Lemmus
Cientos de cubanos manejan los sistemas que recogen la información sensible de los venezolanos. El de identificación, el de las empresas y bienes que transan en el mercado, los registros policiales y la actividad petrolera. La cooperación binacional abarca campos más amplios que la salud, la educación o el deporte: el gobierno de Hugo Chávez ha encomendado el diseño de las principales bases de datos del país a técnicos cubanos. Los convenios firmados con el Ministerio de Informática y Comunicaciones de Cuba, del que es titular el general Ramiro Valdés, han permitido que a los médicos y entrenadores de la isla que vienen a Venezuela se le sumen ingenieros y desarrolladores de software. Proceden de la UCI, la Universidad de Ciencias Informáticas de La Habana que fue creada en 2002 para consolidar la Batalla de las Ideas, plan cultural de la Revolución Cubana. Los acuerdos forman parte del Alba, la plataforma de integración regional impulsada por Chávez. Uno de los principales clientes venezolanos de los productos tecnológicos de la isla es el Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia. Entre 2004 y 2007, el organismo firmó acuerdos con la UCI y el despacho de Valdés para poner en marcha proyectos que requieren nuevos sistemas. Los cubanos asesoraron la transición de la antigua Oficina Nacional de Identificación y Extranjería a lo que ahora es el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime). Incluso en procesos como la solicitud del pasaporte hay participación cubana: técnicos de la isla diseñaron el portal del Saime, a través del cual se piden las citas. En 2005, la UCI creó lo que denomina su "cara comercial", la empresa Albet Ingeniería y Sistemas S. A., que vende los servicios y productos de la universidad cubana. "Sus resultados en la exportación la ubican como una de las principales empresas de su sector en el país, con una destacada participación en el Convenio de Cooperación Integral Cuba-Venezuela y con grandes perspectivas de crecimiento en su proyección internacional", afirma la compañía en su sitio web. De acuerdo con documentos que la UCI ha presentado en eventos internacionales, Albet esperaba facturar 174 millones de dólares en 2009 y proyecta ganancias de 252,3 millones de dólares en 2010. Las facturas se pagan con petróleo venezolano. De la mano - Albet gestiona el plan insignia del Saime en los últimos dos años: la emisión de pasaportes y cédulas electrónicas, que prometió expedir en 2010 y cuyo valor sobrepasa los 200 millones de dólares. El diseño de las identificaciones venezolanas tiene dos autores, la UCI y el ministerio que rige Valdés en Cuba. En la VII Conferencia de Ministros de Información y Comunicaciones del Movimiento de Países No Alineados, que se celebró en Margarita en julio del año pasado, ambas instituciones presentaron este plan como uno de sus proyectos más exitosos. El diario oficialista cubano Juventud Rebelde señaló en su reseña que el proyecto "revolucionó la emisión de cédulas y pasaportes, migración en aeropuertos, puertos, puntos fronterizos y de control de extranjeros que radican en el país (Venezuela), a partir del cambio de los procesos y el desarrollo de un software para la gestión". El programa informático interactúa con dispositivos de captura biométrica que "evita el fraude al garantizar la unicidad de los ciudadanos por la comparación de las huellas dactilares". Erick de la Vega, representante de la UCI, dijo a la agencia cubana Prensa Latina que el trabajo en la Misión Identidad se trataba de "una solución integral que incluye todas las herramientas para el proceso de cedulación, pasaporte, control migratorio, manejo de datos y navegabilidad". La página web de la empresa Albet precisa que se encargaron de crear el centro de datos, las medidas de seguridad para la sede principal y las oficinas regionales del Saime y el suministro de equipos. Gestores venezolanos aseguran que en el Departamento de Informática del Saime trabajan cubanos y que son ellos quienes manejan la data. Registrados - El Gobierno justificó el desmontaje del antiguo modelo de registros y notarías porque fomentaba la creación de redes de corrupción. La plataforma del Saren, Servicio Autónomo de Registros y Notarías, fue diseñada por cubanos. En sites de la isla se encuentran algunos proyectos de estudiantes de la UCI para el nuevo modelo de registros venezolanos: detallan cómo circulará la información por los terminales de computación y por qué fue necesario centralizar el pago de los aranceles en la banca pública. "Se desarrolló un sistema que controla, en todo el país, cada una de las operaciones contables realizadas en las oficinas registrales", concluye una de las presentaciones de los cubanos, que lleva el logo del Saren en cada página. Un grupo de entre 20 y 25 cubanos trabaja en el piso 5 de la sede del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia, en el manejo del programa informático que enlaza a los registros y notarías del país que cuentan con el software para el control de sus procesos. "Para mandar memos o circulares a las sedes regionales, hay que ir a las oficinas de los cubanos para que te pasen los datos de las personas y empresas que necesitas", aseguran empleados del Saren que pidieron mantener su nombre en reserva. Coinciden en que los cubanos son los únicos que tienen acceso a la base de datos que muestra las empresas registradas por cada individuo y los actos notariados. "A una de las oficinas donde están los cubanos podemos entrar los venezolanos, pero hay otra a la que no tenemos acceso", agregan. La empresa Albet indica que el proceso en los registros públicos venezolanos "incluyó la instalación de equipamiento ofimático en oficinas regionales, la consecuente interconexión y almacenamiento de información en un moderno centro de datos". Señala que digitalizaron la documentación legal de estas instituciones y que garantizaron la capacitación y asistencia para el empleo del sistema. Fuentes del sindicato que agrupa a los trabajadores de registros y notarías señalan que los cubanos que instalaron el sistema hacen frecuentes inspecciones en sus oficinas. "Los trabajadores, los mismos registradores, sienten que tienen jefes cubanos, no venezolanos", dicen. En una intervención ante la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional a mediados de 2009, el director del Saren, Pedro Maldonado, indicó lo que considera las ventajas del sistema desarrollado por los cubanos: "Hay un tema vinculado a la seguridad de Estado, a la seguridad de los trámites que ahí se brindan; poder saber quién compra y quién vende, qué compran y qué venden, en qué monto compran y en qué monto venden". Datos estratégicos - Pese a ser una universidad dedicada a la enseñanza de la informática, no fue sino hasta 2008 que la UCI lanzó su página web. Una peculiar anécdota marcó el inicio de la vida virtual de esta casa de estudios: los primeros días, al tratar de acceder a su portal, aparecía la página de la Dirección de Servicios Penitenciarios de Venezuela. "En la UCI estaban desarrollando este sitio web. Para probarlo lo pusieron en uno de sus servidores y lo configuraron de manera que se veía este sitio respondiendo a www.uci.cu y estuvo así unos días", relata Yudivián Almeida en su blog sobre temas educativos de Cuba. Luis Medina, director de Tecnologías de la Información del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia, dijo en 2008 a la revista Gerente que estaba en desarrollo un sistema de control penitenciario, que a través de la interconexión permitía conocer el número exacto de reclusos para "mejorar la toma de decisiones gracias a un mayor control de cada prisión". Control interno - Los cubanos también delinearon los programas de información de las policías venezolanas. Los técnicos de Albet desarrollaron dos aplicaciones: el Sistema Integral de Gestión de Emergencias y Seguridad Ciudadana y el Sistema de Gestión Policial (Sigepol). El primero "estandariza el proceso de atención a emergencias y permite realizar análisis estadísticos delictivos a escala nacional", según la página web de Albet. El segundo captura información "que sirva de base en la toma de decisiones en la gestión policial". En febrero de 2009, cuando se anunció la creación del Sigepol, Edwin Rojas, director de Prevención del Delito, dijo a El Nacional que el sistema almacenaría los expedientes profesionales de todos los policías para evitar "que individuos que ni siquiera son funcionarios `chapeen’ y el otorgamiento indiscriminado de credenciales". La compañía Albet asegura que la plataforma que diseñó es un aporte para garantizar el orden interno y la seguridad ciudadana en Venezuela. "Se emplea como parte de esta solución el monitoreo de señales de radio y televisión utilizando tecnología de punta para la obtención y análisis de información de las emergencias y situaciones excepcionales en tiempo real que acontecen en el país". Incluyó la creación de un Centro de Tratamiento y Análisis de Información para evaluar estrategias y acciones en la prevención del delito. Funcionarios del Cicpc señalan que los sistemas de información policiales ­incluido el de la recién creada Policía Nacional­ son manejados por cubanos y que también están presentes en el manejo de la data de la policía política, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, conocido antes como Disip. Pero no sólo el Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia es cliente de los servicios informáticos cubanos. El Ministerio de Salud encomendó a Albet la creación del Sistema de Información de Gestión Hospitalaria, para conocer en tiempo real la situación de cada centro de salud y los registros médicos de los 24 estados del país. Además, la misión médica cubana supervisará la recolección de data para el censo nacional de inmunizaciones que está por comenzar. Crece la cantidad de información sobre los venezolanos a la que los cubanos tendrán acceso. En todas partes - Salud. La red de módulos de Barrio Adentro es atendida por médicos cubanos. Se calcula que han pasado por el país al menos 30.000. No sólo médicos han venido: técnicos de la Universidad de Ciencias Informáticas de Cuba desarrollan los programas de imágenes médicas que emplean en los Centros de Diagnóstico Integral. La Misión Milagro, especializada en servicios oftalmológicos, también cuenta con especialistas cubanos. Energía. El general Ramiro Valdés, tercer hombre fuerte de Cuba, asesora a Venezuela en la crisis eléctrica. Con la intermediación de la isla, Venezuela está comprando las plantas termoeléctricas con las que el Gobierno espera solventar el déficit de generación de energía. La firma cubana Albet y Pdvsa adelantan un proyecto para la recuperación de transformadores eléctricos. Educación. El Ministerio de Educación es asesorado por cubanos, quienes colaboraron en el diseño de misiones educativas como Robinson, Ribas y Sucre. Los comentarios sobre el monitoreo que ejercen en las zonas educativas ha sido motivo de críticas por la presunta intromisión en el sistema de formación. También vienen de la isla entrenadores deportivos. De acuerdo con autoridades venezolanas, un grupo de 500 instructores de arte se desplegó en 145 barrios caraqueños cuando se creó la Misión Cultura en 2008. Infraestructura. Brindan asistencia en la proyección y ejecución de obras del sistema ferroviario nacional y al Metro de Valencia, por ejemplo. Con la Constructora ALBA, que es una empresa mixta, participan en el negocio de la construcción de viviendas en Venezuela y otros países. También hay acuerdos para la reparación y construcción de embarcaciones. Comunicaciones. Cuba participa en la migración a software libre (que no cobra licencias para el uso de programas) de la administración pública venezolana. Han desarrollado las páginas web de organismos públicos. Existe un acuerdo para crear fábricas socialistas de software junto con la firma cubana Albet. Esta empresa maneja, por ejemplo, el proyecto de modernización de las comunicaciones del Despacho de la Presidencia, para el cual en 2008 el Estado aprobó más de 15 millones de bolívares.
*Nota: Este trabajo fue publicado en el cuerpo Siete Días el domingo 28 de febrero de 2010, y fue finalista en el II concurso nacional de reportajes de investigación periodística del Ipys

Bécquer

La soledad
es el imperio de la conciencia.
BÉCQUER, Gustavo Adolfo