mover

mover

viernes, 17 de mayo de 2013

Como todo dictador ¡NO PRESCRIBEN!

























Buenos Aires, 17 de mayo. AFP) – 

El ex-dictador argentino Jorge Videla, sobre quien pesaban dos condenas a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad durante el gobierno de facto (1976/83), murió este viernes a los 87 años en Buenos Aires, informó una fuente cercanas a la familia. 


Videla, que estaba detenido en el penal de Marcos Paz al sudoeste de Buenos Aires, murió de muerte natural, dijo la televisión.

“Anoche (jueves) no se sentía bien, no quería cenar y esta mañana lo encontraron muerto en la celda“, dijo a la prensa Cecilia Pando, titular de la Asociación de Familiares y Amigos de Presos Políticos de la Argentina (AFYAPPA), como se autodenominan los militares condenados por crímenes en la dictadura.

Videla no tenía un problema puntual de salud, “pero el último tiempo lo aislaron porque había un rumor de que lo iban a matar”
En declaraciones a la radio Cadena 3, de Córdoba, Pando señaló que Videla no tenía un problema puntual de salud, “pero el último tiempo lo aislaron porque había un rumor de que lo iban a matar”. 

Además de haber sido condenado a prisión perpetua, el exgeneral que fue destituido de su cargo militar por la justicia civil, a la que nunca reconoció, fue presidente entre 1976 y 1981, los más duros años de la dictadura que dejó 30.000 desaparecidos, según los organismos de derechos humanos.

“Como lo hiciera antes, quiero manifestar que este tribunal carece de competencia y jurisdicción para juzgarme por los casos protagonizados por el ejército en la lucha antisubversiva”, dijo el martes pasado al declarar en un juicio por el Plan Cóndor de coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur .

Además fue condenado a 50 años como responsable de una plan por el robo de bebés en la dictadura.

Unos 500 niños fueron robados por militares, policías o allegados durante la dictadura, según la entidad humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo, cuya labor ha permitido que 108 de ellos hayan recuperado su verdadera identidad.

Uno de los más grandes delitos fue el fusilamiento de una treintena de presos políticos en 1976.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su Comentario