mover

mover

martes, 5 de abril de 2011

Pescado para Semana Santa



Flaubert

Es necesario siempre esperar cuando se está desesperado, y dudar cuando se espera. FLAUBERT, Gustave

Especial sobre Walid Mackled


Lunes, 04 de abril de 2011
http://www.analitica.com/

Makled paga a 40 generales y 5 diputados para conseguir favores

Chávez: regreso sin gloria...y sin Makled Manuel Malaver

El caso Makled: ¿una pesada carga para el Gobierno de Chávez?

Walid Makled: Una papa caliente en manos del presidente Hugo Chávez Guillermo A. Zurga

Fiscal Ortega Díaz: Makled ya debería estar en Venezuela

Las cuentas de Makled Joseph Poliszuk

Colombia autoriza extradición de Walid Makled

Makled desata guerra de mafias en Carabobo José Luis Cedeño

El curioso vuelo de Makled Joseph Poliszuk

Las 128 maletas de Makled Joseph Poliszuk

Makled portaba un carnet de la Guardia Nacional

Walid Makled el rey de los capos Rómulo Veroes

El caso Makled Marco Ferreira Torres

La Makledrevolución Agustín Blanco Muñoz

Algo sobre el caso Makled Víctor Rodríguez Cedeño

¿Cuánto vale Makled? Freddy Lepage

Habrá sanción a implicados por Makled

Makled vuelve a casa

El sobreprecio de Makled Manuel Corao/Globovisión

EE UU respeta extradición de Makled a Venezuela

Walid Makled: El eslabón perdido Roberto Carlo Olivares

Makled lo tiene loco Román José Sandia

Denuncias de Makled deben investigarse Diego Arria

Grupo Makled recibió contratos sin planes de inversión

Corneille

Hay que tener buena memoria después de haber mentido - CORNEILLE, Pierre

La fuerza de nuestros sueños


Por: Enrique Perera - @pereiralibre - No importa cuánto mal hagan, los sueños no se mueren. Los venezolanos que tenemos más de treinta años –muchísimos todavía- ya éramos mayores de edad cuando este gobierno se sentó en la silla. Con dieciocho años o más, estuvimos en contacto con la democracia, estudiado, y observado los que sucedía en nuestro entorno. Lo que estamos viendo hoy a nuestro alrededor, es una Venezuela gastada, “des-construida”, peligrosamente anárquica y mal gerenciada. Esta Venezuela es la que ha producido un fuerte éxodo de sus ciudadanos ¿será que ese medio millón de nacionales que ha abandonado el país está equivocado? Se fueron, cierto es, pero nunca perderán sus sueños de futuro. No importa lo que nos cuenten, importa lo que todavía recordamos. Esos venezolanos tenemos el sueño de una Venezuela mejor, mejor incluso que la que conocimos antes de la llegada de este gobierno de militares. Nosotros si soñamos con una Venezuela organizada en torno a un verdadero plan que respete entre otras cosas nuestra libertad de elegir, nuestro legitimo y constitucional derecho a la propiedad, una educación y salud de calidad y una seguridad en la que no tengamos que mirar por encima del hombro para cuidar nuestra espalda. Nosotros somos la Venezuela del futuro que se organiza en torno a nuestros sueños. Nosotros somos la verdadera esperanza de convertir a este país en lo que merece ser: una Venezuela prospera, con capacidad de producir una armoniosa felicidad a sus nacionales y a los extranjeros que comparten nuestra lucha. Nos negamos a entender un socialismo destructivo que nos engaña con una economía blindada, con una industria petrolera en decadencia y con la energía eléctrica en el piso, por culpa de no sé cuál de los “niños”. Nos negamos a entender a un amoroso gobierno que hace oídos sordos a los reclamos de quien dice amar. Cuando hablo de nosotros, hablo de una inmensa masa de venezolanos, los mismos que ganamos aquella consulta por una pírrica diferencia y los mismos que sumamos cincuenta y dos por ciento de los votos en las elecciones a la Asamblea. No se deje confundir, en dos mil doce, cincuenta y dos por ciento de los votos producirán cincuenta y dos por ciento del presidente. En esas elecciones, cada voto cuenta, diferente a la trampa que lograron hacer con una distribución de votantes amañada, en las elecciones de la Asamblea. Es más –sin que me queden dudas- hoy somos más que el año pasado. Este gobierno es una máquina de construir opositores. Los sueños de los venezolanos no se mueren por decreto. Nuestras aspiraciones no se confiscan, no se expropian y no se manipulan con más engaños y mentiras. Él lo sabe y eso es lo que lo tiene dando saltos e intentando revertir esta cuenta que cada día crece más. No importa cuánto haga, no estamos dispuestos a mantener en el gobierno por veinte años a los peores administradores que ha tenido la república, el que comenzó pidiendo un milloncito y se raspó la olla. Venezuela defenderá sus sueños en dos mil doce.

Santos: La Moral y el Pragmatismo Utilitario


Por: Carlos R. Alvarado Grimán - http://www.aserne.blogspot.com/ “Estos son mis principios. Si a usted no le gustan, tengo otros” Groucho Marx - Cientos de miles de personas han muerto en Colombia en una guerra fratricida, por una ideología que debió quedar sepultada junto con el siglo XX, que algunos grupos seudo-revolucionarios abrazan como una tabla de salvación para justificar el pingüe y lucrativo negocio del narcotráfico. Walid Makled destapó la olla podrida donde se cuecen las bazofias chavistas y faracas, la cual sirvió para corroborar lo que cualquier ser medianamente informado, sensato y con mínima capacidad de análisis, daba por un hecho sentado: Los estrechos vínculos entre las redes criminales binacionales de Chávez y Alfonso Cano. La sorpresa ha provenido del Presidente Santos, un protegido del ex presidente Uribe, quien luego de alcanzar la primera magistratura alzando las banderas del uribismo en la lucha contra las narco-guerrillas y el adecentamiento del Estado, asume posturas contrarias, pactando con el capo de los capos del socialismo del siglo XXI y principal auspiciador de grupos terroristas colombianos, que día tras día bañan de sangre sus ciudades y campos. Desde la captura de Walid Makled en Cúcuta por el DAS colombiano a instancia de la DEA en agosto de 2010, los mensajes y señales que emanan desde la Casa de Nariño giran exclusivamente en torno al tema comercial. El caso Makled ha quedado sintetizado a unas simples operaciones de suma y resta. La deuda de Venezuela con los comerciantes e industriales colombianos, los pactos arancelarios binacionales, la inclusión de Colombia en el TLC, las nuevas negociaciones para el suministro eléctrico, son los temas que copan la escena. Makled ha quedado como una especie de pieza de arte en una subasta de Sotheby´s, soslayándose completamente los aspectos morales que envuelven el caso. Es pública la noticia del papel que juegan los militares venezolanos de altísimo rango, antes con Makled y ahora con su (s) sucesor (es), en el trasiego de armas, pertrechos militares y urea para las guerrillas, cuya moneda de curso es la cocaína y que esa estrecha colaboración contribuye decisivamente en la operatividad de las narco-guerrillas que matan, secuestran, mutilan a niños, mujeres y hombres colombianos. Santos debería ejercitar un profundo acto de contrición, hacer un juicio en el interior de su alma. El utilitarismo sobre la moral tiene un límite, sobre todo cuando está en juego la vida humana, la sanidad de la sociedad, los valores y objetivos supremos del Estado. Por esto creemos que su ambigüedad y falta de principios frente al caso Makled, no le dará réditos en esta ocasión y signará negativamente su futuro político. La expresión de Santos “Mi nuevo mejor amigo” y su compromiso de extraditar a Makled hacia Venezuela, envuelve un inexplicable comportamiento juvenil y emocional impropio de un estadista, que no debería comprometer en lo absoluto, a la institucionalidad colombiana. Se dice que los Estados no tienen amigos sino intereses, nosotros creemos que ambos deben marchar lo más juntos posible, que no son términos excluyentes, pero además, siempre deben ser acompañados con valores éticos muy bien cimentados. Los intereses de los Estados no tienen alcances cortoplacistas y quienes así lo interpretaron tuvieron que probar, en el largo plazo sus amargos resultados. El fin no justifica los medios, una sociedad carente de principios donde prevalezca el pragmatismo utilitario, como el evidenciado en el accionar político de Santos, nos condenará a la barbarie y al total desplome moral de nuestros pueblos.