mover

mover

jueves, 28 de abril de 2011

El padre, el hijo y el burro



Erase una vez, un padre, su hijo y su burro, que venían de la dehesa de cuidar del ganado. En el camino el padre se sentó encima del burro mientras el hijo tiraba de el. Cuando se cruzaron con una señora y viendo la estampa, dijo "¿pero cómo un padre puede obligar a su hijo a tirar del burro mientras él va cómodo a lomos de este?, es vergonzoso que un padre consienta tal cosa. Ellos dos se miraron avergonzados y se cambiaron los puestos. Siguiendo el camino, estando el hijo sobre la bestia y el padre tirando de él, se cruzaron con un arriero que viendo la estampa dijo, "¿pero cómo un padre puede ir a pie tirando de un burro teniendo un hijo tan fuerte y joven?, es vergonzoso que un hijo consienta tal cosa. Ellos se volvieron a mirar avergonzados encontrando como única solución las las criticas ir los dos a pie. Continuando el sendero, se les cruzó un peregrino que les dijo "¡me parece increible, que teniendo un animal de tan buen porte, tengan los amos que ir a pie pudiendo ir a lomos de este". El padre y el hijo se volvieron a mirar sin saber una vez más el qué decir al respecto, creyendo que ir los dos en los lomos del burro seria una buena idea. Ya a mitad de camino, estando los dos a lomos del animal, se cruzó un cura que viendo la estampa les dijo "¿no les da vergüenza? que un pobre animal, ya mayor, tenga que soportar el maltrato de sus amos, teniéndolos que llevar a lomos, desde vaya usted a saber donde?".
MORALEJA: Haz lo que creas que es correcto, como hagas caso a los demás, podrás acabar llevando el burro a hombros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su Comentario