mover

mover

jueves, 25 de julio de 2013

Respuesta a Monseñor Ubaldo Quintana (Ver PD)


Por: Magda Mascioli G.

Buenos días Monseñor:

Leí su carta dirigida a Vidal Atencio. Interesante. La publiqué en mi blog http://recorta.com/df798b. Allí podrá leer la respuesta que una persona dejó como comentario a su misiva. Si bien aparece como Anónimo, yo le puedo decir que quien la escribió tiene autoridad suficiente para reclamar como lo hizo. Pero ese es otro asunto que, estoy segura, esa persona sabrá manejar sin mi ayuda.

Por mi parte me dirijo a Ud. y al Cardenal Urosa Sabino, como feligrés que soy. Y tal cual la enviaré al correo de él, de Monseñor Porras y de la Conferencia Episcopal, junto al link donde podrán leer el oportuno y contundente comentario, lapidario por demás, no solo en cuanto a la conducta de su supervisado, sino a la suya propia como supuesta autoridad eclesiástica. Y digo “supuesta”, porque como decía mi mamá, la mujer del césar no solo debe ser, sino parecer, y definitivamente Uds. serán, pero bien lejos están de parecer.

Es lamentable que Ud. trate de poner orden con una carta que más que cuestionar, lo que traduce es una indudable falta de autoridad, y hasta cierto dejo de temor,  desde cualquier ángulo que se quiera analizar. Eso de, y lo cito: “Te recuerdo que no solicitaste mi autorización para aceptar servicios profesionales en un canal de TV claramente identificado con el Gobierno” fin de la cita, es absolutamente cuestionable, por no decir risible. Analicemos. 

¿Cómo es eso que no le pidió permiso? ¿Qué hizo Ud. cuando el sujeto en cuestión no le pidió permiso?  

¿Y lo de la precisión extemporánea de “un canal de tv claramente identificado con el Gobierno”? Por razonamiento en contrario entonces ¿debo inferir que si el sujeto en cuestión hubiera participado en el programa de tv de Capriles entonces no hubiera habido necesidad de solicitar su permiso o por lo menos, su falta no sería cuestionable? 

Porque ese es el meollo del asunto Monseñor; primero, su absoluta falta de autoridad habida cuenta que el insubordinado (y no solo este, por cierto) lo está desde hace tiempo y a la vista de todos los venezolanos hasta llegar a la profanación del Altar; y segundo, la duda que cabe cuando Ud. pareciera cuestionar la falta de solicitud de permiso porque participa en un programa solo porque está identificado con el régimen. Diferente hubiera sido si Ud. hubiera dejado su frase hasta “un canal de tv”… Punto. 

En Castellano, Monseñor, un punto colocado en el sitio adecuado, hace una diferencia abismal.  

 ¿Dónde han estado Uds. todo este tiempo en que curas han profanado la Misa haciendo proselitismo político con discursos absolutamente ajenos a la Misa, sean afectos al gobierno o a la Mud? Díganos Monseñor. Porque tanta falta es de un lado como del otro ¿cierto? ¿O ud. es de los que piensa que lo malo es malo si lo hacen los afectos al régimen pero eso mismo malo es bueno cuando lo hacen los afectos a la mud? 

Diganos Monseñor ¿Dónde han estado Uds?

Confiesa Ud. en su lamentable carta que le han llegado quejas de los feligreses relacionadas con las actuaciones miserables de este sujeto. ¡Ajá! ¿Y qué ha hecho a ese respecto hasta ahora? ¿Dónde la respuesta a la feligresía a la que Uds. se deben? Eso quisiera saber. ¿Dónde las acciones correctivas y disciplinarias? 

Porque es menester recordarle Monseñor que Uds. SE DEBEN a la feligresía y NO al revés. Ese es el gran problema de políticos y muchos curas (no Sacerdotes) que olvidan que Uds. se deben y nos sirven a nosotros, y no al revés. 

En especial los jerarcas que pareciera que están absolutamente divorciados no solo de la feligresía, sino también de aquellos Sacerdotes que sí entienden a la perfección el mandato y la confianza que Dios depositó en sus manos, razón por la que esas porquerías llamadas decentemente “sincretismos religiosos” campean a diestra y siniestra mientras las autoridades eclesiásticas brillan por su ausencia o por su ceguera acomodaticia. 

¿Dónde están Uds. Monseñor? ¿Dónde los encontramos nosotros los feligreses a la hora de las chiquitas? ¿Dónde por ejemplo una persona como Franklin Brito encuentra a las autoridades de la Iglesia a la hora de las tragedias? Porque que un cura llegue a posteriori cuando pudo haber llegado A TIEMPO, será una cuenta que deberá entregar no solo el actor principal, sino quienes los tienen que llamar a capítulo a tiempo y no lo hacen. 

Yo vengo de dos empresas cuya supervisión y normativa eran férreas. Uno sabía muy bien lo que tenía que hacer para avanzar, y al mismo tiempo sabía muy bien lo que no debía hacer so pena de recibir la amonestación de rigor. La jerarquía administrativa estaba muy bien definida, así como las reglas y las normas disciplinarias. 

No me cabe en la cabeza la supina desatención de las autoridades de la Iglesia ante individuos como Vidal Atencio quien bien lejos está de saber lo que significa ser Sacerdote. Y no porque sea chavista, no, sino porque no sabe dónde comienza y dónde termina una cosa y otra.

Es sencillamente inaudito que un sujeto de esa calaña haga y deshaga y lo único que vemos los feligreses es una cartica como la que Ud. escribió, y no sé cuánto tiempo después.

¿Ya quitaron las fotos (NO imágenes) de los sujetos que colocaron en el Altar de la Iglesia de Las Mercedes en Maracaibo? ¿Ya ORDENÓ que las quitaran o no se atreve Usted a HACER RESPETAR EL SAGRARIO y piensa que con una cartica tranquiliza su conciencia Monseñor Quintana? 

Yo le digo algo Monseñor, si ser católica en Venezuela dependiera solo de las autoridades de la Iglesia, verdad de Dios que esto sería una verdadera tragedia en cuanto a nosotros los feligreses. Salvación nuestra es que nuestra fe está muy por encima de ustedes y que aun hay Sacerdotes, muchos de los cuales son “castigados” por hablar claro dentro de la Iglesia, mientras sujetos como Vidal Atencio son tratados con “carticas”.

En cuanto a los maracuchos que siempre andan pregonando con su lenguaje escatológico (y me disculpa la cita) de que son los más “vergatarios” pues debo decir que la supuesta vergatoriedad (si acaso se acepta el término) es poco menos que risible. Aquí en Caracas ya hubiéramos bajado esa basura del Altar y Jesucristo, al sacar a los mercaderes, hubiera quedado como cuento de niños al lado de cómo lo hubiéramos sacado del Templo.  

Al día de hoy Monseñor ¿Cuántos mercaderes cree Ud. que Jesucristo sacaría del Templo? Medite sobre eso.

A QUIEN MUCHO SE LE DIO, MUCHO SE LE PEDIRÁ.
Allá Uds. Monseñor. ¡Allá Ustedes!

Magda Mascioli Garcia


c/c.:
faustihg@yahoo.es

PD
El día de hoy nos enteramos que se llevaron al Comisario Simonovis al Hospital Militar y ni su esposa sabe los detalles del traslado.
DIGANOS Monseñor ¿Será que alguno de Ustedes se podrá acercar al hospital en cuestión para darle asistencia al Comisario o harán lo mismo que hicieron con el Sr. Brito cuando sufrió el mismo traslado al mismo lugar y terminó como terminó?  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su Comentario