mover

mover

viernes, 19 de julio de 2013

911cocina - Como resolver errores de preparación

Por: Yahoo Editorial -

La cocina es como un laboratorio de ciencia: cada tanto, algo “explota”. Los alimentos se queman, se pasan de cocidos, se exceden en condimentos. Las recetas fallan y resultan en platos diametralmente opuestos de los que imaginábamos.

No desesperes: los expertos también sufrieron este tipo de catástrofes y te acercan soluciones prácticas para disimular cualquier “desperfecto”, y que tus invitados ni se enteren de lo que pasó detrás de esas puertas.
911 cocina/ Thinkstock
  • Se te quemó el pollo. “Para eso está la salsa”, resalta Angela McKeller, chef estadounidense y autora del libro Gluten-Free Made Easy as 1, 2, 3, a la revista Good Housekeeping. Sirve el pollo ya trozado y con una buena cantidad de salsa para humedecer la carne. Si se te quemó solamente la piel, ¡pélalo!
  • ¡Muy picante! ¿Se te fue la mano con el jengibre, los ajíes picantes o la pimienta? Nada que un limón no pueda resolver. Exprímelo encima del plato que hayas cocinado, ¡para bajarle la temperatura! Otras soluciones que recomienda Marlene Koch, autora del libro Eat More of What You Love en la revista Good Housekeeping son 1 o 2 cucharaditas de vinagre o 1 cucharada de azúcar. Si estabas haciendo una salsa, puedes diluir el picante con crema, manteca, yogur o queso crema.
  • Pusiste demasiada sal. Frena esas ganas de tirar todo lo que preparaste. ¡Hay solución! McKeller propone meter una papa cruda en la sopa o en la salsa que estés cocinando, para que absorba la sal. Un paquete de arroz también sirve. Si todavía está salado, añade una cucharada de azúcar. Por último, un toque de vinagre de manzana debería ayudar.
  • La carne parece suela de zapato. ¿La cocinaste demasiado tiempo a alta temperatura? No hay drama. Marc Vidal, chef ejecutivo de Boqueria en Nueva York, sugiere a la revista Woman’s Day cortarla en tiritas para hacer fajitas mexicanas. O tritúrala y agrégala a una salsa boloñesa. ¡Mmm!
  • Las verduras se te pasaron (y se desmayaron). Te las olvidaste en la cacerola y quedaron casi deshechas. ¿El remedio? Termina de deshacerlas y coviértelas en puré o sopa. McKeller también aconseja acomodarlas en una fuente, agregarles un huevo batido, rociarlas con queso rallado y llevarlas al horno.
  • La salsa tiene grumos. ¡Fíltrala con un colador! Enseñanza para la próxima vez: incorpora los ingredientes lentamente. El secreto de la salsa blanca es “añadir la leche poco a poco y batir, batir, batir”, remarca Vidal en Woman’s Day.
  • Los espaguetis se pegan. Escúrrelos y enfríalos rápidamente. Después, saltéalos con una cucharada de aceite de oliva (quizás necesites un poco más), y sacúdelos en la sartén hasta que se recalienten.
¿Qué haces ante una catástrofe culinaria? ¿Tiras todo y vuelves a empezar o tratas de arreglarlo?
Fuentes: Revista Good Housekeeping (goodhousekeeping.com), Revista Woman’s Day (womansday.com) y Revista Reader's Digest (readersdigest.ca).

Tal vez te interese:
La importancia del agua en las dietas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su Comentario