mover

mover

viernes, 1 de marzo de 2013

Anécdota de una lucha estudiantil

 

Por: Julio César Jiménez Gédler - 


Anécdota de una lucha estudiantil

Jueves, 28 de febrero de 2013

Este escrito corresponde a una serie de tweets que publiqué el 17/02/2013 en mi perfil twitter @Juliococo, los cuales me recomendaron sintetizar y publicar a propósito de las luchas juveniles que se desarrollan el día de hoy. No es mi intención dar una lección moral ni mucho menos decirles cómo hacer las cosas, solo voy a contarles la anécdota de una lucha estudiantil en la que participé, cuando la "sociedad civil" y los medios de comunicación nos calificaban como agitadores de oficio.

El 20 de junio de 1999 los estudiantes de los institutos tecnológicos y colegios universitarios cerramos el Puente de Angostura por 10 horas, logramos paralizar totalmente el tráfico hacia Guayana, cortando el transporte a las empresas básicas y la entrada y salida de suministros del estado Bolívar. Hicimos eso para detener el proyecto  de la Universidad Integrada Regionalmente (UNIR), que fue el proyecto chavista para la "integración" de las universidades e institutos universitarios para eliminar la autonomía.

Nos concentramos en el Instituto Universitario de Tecnología José Antonio Anzoátegui, en El Tigre – estado Anzoátegui, desde el día anterior, de allí salimos en caravana de autobuses estudiantiles al amanecer y llegamos al peaje del Puente de Angostura a las 7:15 a.m., la Guardia Nacional nos dio la cordial bienvenida con plomo de FAL, el compañero Danilo León del IUT Barlovento salió herido de bala de fusil y otra compañera (No recuerdo su nombre) resultó herida por una bomba lacrimógena en el pecho disparada a quemarropa, esta compañera perdió un seno por esa acción. Nos enfrentamos con la GN usando los mecanismos asimétricos naturales del movimiento estudiantil hasta que capturamos y desarmamos a un capitán de la GN, eso nos permitió  que los represores cesaran el fuego por unos momentos y así pudimos posicionarnos sobre el Puente.

Lo que nadie se imaginó es que debajo del Puente de Angostura había un panal de avispas africanas gigantesco, con tantas lacrimógenas y el ruido de la metralla salieron y nos atacaron a nosotros que estábamos sobre el puente; no solo recibimos balas y bombas, las avispas nos masacraron. Era una nube ensordecedora, su zumbido retumbante era sinónimo de dolor.

Al puente logramos subir los "pertrechos", así continuamos peleando desde arriba hasta las 11 a.m. que comenzaron las conversaciones. Siempre estuvimos rodeados de GN, a ambos extremos del puente, nos atacaban intermitentemente y nosotros respondíamos. La lucha fue dura, dolorosa física, intelectual y emocionalmente. ¡Pero vencimos! ¡Detuvimos el proyecto UNIR!

Lo que marcó esa lucha es que no fuimos buscando ser famosos, ni hacer liderazgo político. ¡Los estudiantes de los tecnológicos fuimos a una lucha a vencer! Salimos a vencer en una batalla completamente adversa, sin apoyo de medios de comunicación, ni de la sociedad civil, y vencimos al gobierno en su mejor momento, en esos tiempos el gobierno tuvo un 80% de popularidad y apoyo.

A la toma del Puente de Angostura fuimos delegaciones de TODOS los IUT y CU con una "participación" mínima de 20 estudiantes, éramos pocos pero estábamos TODOS, muy UNIDOS y resteados. No tuvimos comida y muy poca agua, todos estábamos trasnochados, coñaceados y picados de avispa, de un pan comíamos tres. Ahora... Las protestas estudiantiles terminan en McDonald’s.

Ese día hice muchos hermanos de la vida, nada unifica más que la lucha, que confiar la vida a un desconocido que lucha por lo mismo que tú. Profesores de los tecnológicos de todo el país -chavistas y opositores- hicieron colectas para que pudiéramos hacer ese viaje y la lucha, los choferes asumieron el riesgo y nos llevaron sin cobrar ni un centavo. No hubo factores económicos, ni empresarios de medios de comunicación, ni diputados, ni alcaldes financiando ni dándonos órdenes, no abogados asesorando; ni siquiera la dirigencia estudiantil de las universidades autónomas nos ayudó, los estudiantes de las privadas ni se enteraron. ¡Tuvimos autonomía total! Muchísimo menos teníamos alguna policía municipal o regional resguardándonos. Fueron, son y serán los represores, y como tal nos trataban y de igual forma fueron tratados.

¿De qué clase social veníamos? De donde se pasa roncha y se pone el cuero duro, donde nada te lo regalan, todo tienes que ganártelo peleando.

Con las metas claras, sin miedos, con dignidad y con exigencias no negociables forjamos la primera derrota que los estudiantes venezolanos le dimos a Chávez y a su gobierno, en una época donde tenía 80% de popularidad.

Cayó la tarde con las heridas frescas, la sangre caliente, la conciencia limpia y la frente en alto, con la victoria en el corazón nos marchamos nuestras ciudades de origen sin comprender que habíamos sido parte de algo más grande que nosotros mismos.

Otro día les cuento cuando incendiamos la Gobernación del estado Sucre ese mismo año en protesta por el asesinato de Ángel Castillo, lo mató la policía en una protesta luchando por el comedor estudiantil para el Instituto Universitario de Tecnología de Cumaná, Chávez tuvo que llegar en helicóptero, fue la segunda vez que lo vi cara a cara…

Julio César Jiménez Gédler

coco_ujr@hotmail.com

@Juliococo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su Comentario