mover

mover

martes, 17 de abril de 2012

Otra gota en la cuesta electoral



El fraude electoral y las violaciones a los deberes de los entes electorales con los ciudadanos se vienen aplicando en los últimos 10 años a cuenta gotas, aunque sistemáticamente en las diferentes etapas del proceso electoral.

El goteo fraudulento viene en forma de abuso de la propaganda presidencial sin sanciones; de un gasto publicitario sin control; de una “elección” sesgada de miembros de mesa que deja a los partidos de oposición con mínima o ninguna representación en miles de juntas y mesas electorales; o incluso un Registro Electoral Permanente (REP) nada transparente.

Por ello no sorprendió el cúmulo de pillerías que rodearon todo el proceso de inscripción en el REP, que culminó la medianoche de este domingo, y con el cual se cerró otra etapa en el camino espinoso de los comicios presidenciales del 7 de octubre. En este proceso, según cálculos de la Comisión de Registro Civil y Electoral del CNE, el 4,59% de los ciudadanos mayores de edad no se habrían inscrito en el REP, es decir 1,2 millones de ciudadanos. Aunque según el coordinador del movimiento democrático Voto Joven, Brian Fincheltub, los que quedaron sin derecho a sufragar serían unos 800.000 ciudadanos.

Más allá de cuál sea la cifra definitiva de los no votantes, puede decirse que para los objetivos progobierno del CNE el proceso de inscripción tuvo un balance “positivo”: lograron que una gran cantidad de venezolanos que se oponen al chavismo no se inscribieran en el REP o no hicieran los cambios de domicilio en el exterior.

De más de un millón de venezolanos que se han ido del país, sólo se habrían inscrito o cambiado de lugar de residencia unos 85.000 electores. Ello debido principalmente al saboteo que aplicaron muchos consulados para obstaculizar el proceso de inscripción. Entre otras arbitrariedades, solicitud de documentación no prevista en la Constitución Nacional, ausencia de jornadas de registro, cierre de las oficinas consulares sin previo anuncio, limitación en el número de personas atendidas por día y operaciones morrocoy.

En el país el proceso también adoleció de muchas trabas. Una de éstas fue, según denunció Voto Joven, el privilegiar con total descaro la instalación de centros de inscripción en las zonas conocidamente chavistas, y habilitar muy pocas en las zonas de tinte opositor. Los últimos días incluso se recurrió a la manida práctica de atemorizar a quienes hacían cola para inscribirse con motorizados de los grupos violentos del chavismo.

Pero, quizás la mayor desfachatez fue el excluir a las universidades o sus cercanías para instalar los puntos de inscripción electoral, algo que fue denunciado ampliamente por los estudiantes.

Aún faltan otros escollos que sortear de aquí al 7 de octubre, uno de los primordiales es formar testigos de los partidos de la oposición comprometidos con la democracia. Es en cada mesa, contando los votos y haciendo respetar los resultados lo que en definitiva marcará la diferencia.

• Disponible en inglés en: www.veneconomy.com a partir de las 4:00 p.m.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su Comentario