mover

mover

lunes, 10 de octubre de 2011

Señor Presidente


Por: Vicente Diaz - Rector CNE - El fin de semana pasado en cadena nacional, durante un consejo de ministros, actuando como Jefe de Estado se dedicó a promover su opción electoral. Habló de su partido y de los partidos que conformarán su alianza para la contienda que se avecina. Usted conoce perfectamente la Constitución, fue su promotor. Ha dicho en reiteradas oportunidades que dentro de la Constitución todo, fuera de ella nada. Usted conoce perfectamente que el artículo 145 de la Constitución, y todas las normativas que regulan la función pública y la actividad electoral, le prohíben hacer lo que hizo. Y a pesar de conocerlo perfectamente Usted lo hace. Lo hizo ayer y lo hace siempre. En seis oportunidades, como consecuencia de ese desacato a la Constitución y a la Ley he solicitado a mis colegas en el CNE que le abramos una investigación administrativa por su actuación. Ha sido infructuoso. Por eso una vez más recurro a la vía pública. Señor presidente, cuando usted desacata la Constitución y la Ley en el terreno electoral usted le está mandando varios mensajes al país, presumamos que sin quererlo: Le está diciendo, con su ejemplo, que usted acata la Ley sólo cuando le conviene. Y si eso lo hace el presidente que debe ser un modelo del ciudadano que el país necesita ¿por qué yo no? podría pensar cualquiera. Le está diciendo, con su ejemplo, yo no le temo a los otros Poderes Públicos encargados de aplicar la Ley. Será entonces que Ud. piensa que esos Poderes no actuarían en su contra, lo cual lleva agua al molino de quienes critican al Estado diciendo que no hay autonomía de Poderes. Le está diciendo a sus partidarios que ocupan la función pública que es válido el uso de recursos públicos para la promoción electoral; con lo que, adicional al tema de peculado, estaría consagrando una carrera electoral desigual, desequilibrada y, por ende, injusta. Echando por la borda los llamados de la presidenta del CNE al reconocimiento de los resultados, pues en caso de una derrota su adversario y quienes sean testigo del acto electoral venezolano tendrían razones para desconocer al ganador. Les está diciendo, con su ejemplo, a sus oponentes que usen también los recursos de sus gobernaciones y alcaldías para hacer campaña, ya que lo que es igual no es trampa. Les está diciendo a los muchachos que se están levantando que se vale el abuso siempre que convenga; que se vale la viveza, cuando deje provecho; que la Ley es para los pendejos. Señor Presidente, ¿cuántos votos le suman esos abusos? ¿cuánto es el precio que paga el país por esos voticos? Piénselo. Recurro a este medio porque el otro camino, el formal, no ha funcionado hasta ahora. Estamos a tiempo, el juego apenas comienza. Aprovechemos la oportunidad. Ayude a fortalecer la institucionalidad. No hagamos de la Constitución un manual de uso a conveniencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su Comentario