mover

mover

lunes, 28 de febrero de 2011

Anónimo

Creer que un enemigo débil
no puede dañarnos
es creer que una chispa
no puede causar un incendio.
Anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su Comentario