mover

mover

viernes, 31 de octubre de 2014

¿Qué pasa con el gas de PDVSA?

Por: Damián Prat - @damianprat 
Ya sabemos del tremendo fracaso que significó la estatización de las empresas distribuidoras de gas doméstico y la centralización dizque “socialista” en Pdvsa Gas Comunal.   Lo sufrimos todos.  Lo sufre el pueblo de menos recursos.  Las humillantes colas de horas y horas para poder lograr llevar a casa una bombona de cualquier tipo.  Las condiciones inseguras de traslado en taxis, en las maletas de carros particulares y hasta en motos.  En fin.  Otro atraso de la “revolución” que en realidad es involución.  El servicio era medianamente aceptable y en lugar de modernizarlo,  retrocedimos casi a las cavernas.  Obra, logros y legado.
Pero la pregunta del título no se refiere a ese caso que hemos denunciado otras veces.  Lo de hoy es otra cosa igual de dañina para el país aunque las personas no lo vemos ni lo sentimos como en el caso del gas doméstico.   Se trata del gas que mediante las grandes tuberías o gasoductos debía llegar de Pdvsa hacia las grandes industrias de Guayana.  En Sidor hay varias plantas que usan gas.  Las briqueteras usan gas.  En todas ellas hay problemas con el suministro.  Se podría decir que se los están racionando a pesar de que todas ellas se consume mucho menos que antes por los problemas propios del deterioro de sus instalaciones, falta de insumos, ausencia de repuestos, equipos fuera de servicio e incluso líneas completas con uno, dos años paralizadas y hasta más.   
En Sidor, dos semanas atrás, se recibió un exhorto de Pdvsa para reducir el consumo de gas en mas o menos la mitad de lo que se veía usando.  Los jefes rojo rojítos se cuidan mucho de no pasar esa orden por escrito a los supervisores y mucho menos a los trabajadores, para no dejar constancia pero muchos la recibieron.   En las briqueteras como Venprecar y Orinoco Iron, por ejemplo, a pesar de que estuvieron mas o menos un año totalmente paralizada la producción por un acumulado de equipos y líneas de producción dañadas sin recursos para repararlas, junto con ausencia casi total de insumos y repuestos,  ahora que se ha logrado reactivar un 20%, quizás 25% de la capacidad de producción, también confrontan problemas con el suministro de gas de Pdvsa.   ¡Imaginen el desastre si esas plantas pudieran recibir las inversiones para recuperarlas plenamente!.  Cuanta frustración sería no poder arrancar del todo… ¡porque Pdvsa no tiene suficiente gas!.
Hurgando y preguntando, topé con un trabajo en el blog del periodista José Suárez Núñez, Petrofinanzas, un profundo conocedor de la industria petrolera, siempre al día. Y con otro publicado en el portal Soberanía.org.  “PDVSA Gas Anaco ha perdido más de 1.000 millones de pie cúbicos de gas de producción desde 2008 y en momentos en que el país más los necesita”, se lee en uno de esos trabajos.   
Aunque el potencial gasífero del subsuelo de Anaco es inmenso, dicen que 22 trillones de piés cúbicos y el sitio es explorado y explotado desde hace mas de 50 años,  es imposible no recordar aquel cuento que recurrentemente contaba Chávez en cadenas, programas dominicales y hasta discursos en escenarios internacionales  acerca del Gasoducto del Sur que llevaría el gas del subsuelo del lecho marino del Golfo de Paria “hasta la Patagonia en el sur mas profundo de Argentina, atravesando la Amazonía brasileña y con ramales en Uruguay, Paraguay, etc”.  Los primeros en dejar de participar del proyecto fueron los brasileños de Petrobras seguramente al constatar que solo eran discursos, anuncios y promesas pero que nada se concretaba, salvo cambiar el nombre de Proyecto Cristóbal Colón a Proyecto Mariscal Sucre.  Diez años después no hay nada, o casi nada, salvo lo que la “revolución” heredó de la Pdvsa de antes:  estudios de factibilidad, exploración y certificación de reservas. ¿Obra efectiva?  Casi cero.
Aquí en Ciudad Guayana, aparte del racionamiento a la industria, también vivimos de cerca el cuento fallido.   ¡Y eso que estamos infinitamente mas cerca de Paria que la Patagonia!.   Hacia 2006 el gobierno “revolucionario”  anunció que todas las estaciones de servicio de la ciudad tendrían suministro de gas directo por tubería, de modo que habría surtidores para gas vehicular y que todas las ensambladoras del país serían obligadas por ley a entregar los carros nuevos con sistema dual: gasolina y gas. Que todo el sistema de autobuses para transporte de pasajeros igual que el de alimentos tendría sistema para gas como combustible. Y que se le instalaría a decenas de miles de carros ya existentes ese mismo sistema.  Que entonces se aumentaría el precio de la gasolina sin impactar la cadena económica ni al transporte colectivo. 
Mas aún, tanto Chávez como Ramírez anunciaron que miles de viviendas tendrían sistema de gas directo a sus casas mediante tuberías. Las bombonas ya no serían necesarias.  En Ciudad Guayana el plan piloto iba a ser una barriada popular: Colinas de Unare.   ¿Saben que se cumplió de todo aquello?   Numerosas calles y avenidas a las que se les abrió el asfalto para colocar tuberías  -trabajo hoy totalmente perdido pero costó miles de millones-  sin que haya gas para nadie:  ni las estaciones de servicio ni las casas de Colinas de Unare.  De hecho, en esta comunidad, uno de los problemas mas graves es el desastre de sus calles convertidas en cráteres porque rompieron las calles pero jamás repusieron correctamente el asfalto.    Nunca hubo gas para llenar esas tuberías.   Y, como vemos hoy en Sidor y las briqueteras, lo que hubo fue retroceso.  Ahora hay menos que antes. Mucho menos.   Otro “Milagro al revés” de la robo-lución.
TIP  1:   Apareció Elías Jaua con una carta al gobierno de Brasil, pidiendo perdón por el “error” cometido de tener la pistola en la maleta.  Que fue una equivocación.   Que la señora detenida si es su empleada y la maleta si es suya.  No obstante, Jaua no pide perdón a Venezuela  por usar un avión de Pdvsa para lo particular y familiar.  Y mucho menos coloca su renuncia como sería lo correcto. 
TIP  2:  En Brasil, la prensa libre informa que la juez decidió mantener la detención preventiva de la empleada venezolana del ministro, al menos hasta recibir pruebas que justifiquen lo ocurrido.    Y se informó que todo se origina en que un familiar cercano del ministro está recibiendo atención médica en un afamado hospital de Sao Paulo lo que no explica por qué los familiares no hacen el viaje por sus propios medios en aerolíneas comerciales.  Mas allá de la grave irregularidad que debería ser sancionada, cuando menos con la destitución, uno desea que su familiar supere las dolencias por razones humanitarias. 
TIP  3:  En muchos medios de Brasil hay información clara del caso.  Una agencia en idioma español con un seguimiento exhaustivo y de calidad es Brasil247.com de la periodista venezolana Valentina Alvarez. 
TIP  4:  Improvisación, dejadez e indolencia son el sello del desastre ambiental que vivimos en Guayana con la basura.  Por un lado la alcaldía cuyo “servicio” de aseo  urbano es cada vez peor y nos tiene llenos de “cambalachitos” en docenas de calles y avenidas.  Por el otro la gobernación cuya responsabilidad con el vertedero de desechos desde hace mas de tres años ha sido de total nulidad e indolencia.   No solo no hicieron nada para preparar un relleno sanitario que permitiera sustituir a Cambalache sino que a última hora inventaron “Las Margaritas” sin tener nada hecho ni planificado.  ¡Ahora resulta que tenemos un tercer vertedero!, en la zona industrial Cañaveral, mas allá de Sidor. Es el que se está usando éstos días. Tampoco es relleno sanitario.  Un simple “peladero” contaminante.  Los trabajos de la joven periodista Diogelis Pocaterra en Correo del Caroní son concluyentes. La entrevista-reporte que hicimos con ella el lunes en P&C radio es de colección.  Pueden escuchar el audio en publicoyconfidencial.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Su Comentario